30 años del Burán

El 15 de noviembre de 1988 el transbordador soviético Burán realizó su primer y único vuelo sin tripulación, que, al mismo tiempo, fue el segundo y último vuelo del cohete gigante Energía. Los encargados del programa decidieron lanzar el Burán, a pesar de que la nave no estaba totalmente a punto —no llevaba sistemas de soporte vital ni mandos para la tripulación, pero tampoco otros sistemas importantes del vehículo—, para dar a conocer el proyecto al mundo antes de que fuese cancelado por Mijaíl Gorbachov. El programa Energía-Burán había nacido a principios de los años 70 fruto de un malentendido y de la mentalidad paranoica de la Guerra Fría. En Estados Unidos la NASA estaba desarrollando el transbordador espacial con ayuda financiera del Pentágono y los militares habían jugado un papel clave a la hora de decidir las dimensiones de la bahía de carga del shuttle, que debía acomodar satélites espías de gran tamaño como el KH-9 Hexagon. La participación del Pentágono desató el pánico en Moscú y los militares soviéticos llegaron a la conclusión de que el shuttle podría ser usado como arma en un ataque nuclear preventivo contra la Unión Soviética. El transbordador despegaría desde la base de Vandenberg en California y, siguiendo una órbita polar, usaría su capacidad de planeo hipersónico para cambiar el plano orbital, esquivando parcialmente los radares de alerta temprana soviéticos para luego sobrevolar Moscú, donde soltaría un «regalito» en forma de ojivas nucleares.

La lanzadera Burán con el cohete Energía 1L en la rampa de lanzamiento del Área 110 de baikonur (Roscosmos).

Los expertos que asesoraban a los militares soviéticos insistían en que este escenario, aunque posible, no tenía sentido estratégico. Pero en el Kremlin no querían arriesgarse. Si la NASA y el Pentágono se estaban gastando miles de millones de dólares para desarrollar una nave espacial tripulada con aplicaciones militares, la Unión Soviética no se iba a quedar atrás. Y, de este modo, a mediados de los años 70 nació el programa MTKS (‘sistema de transporte espacial reutilizable’). La industria aeroespacial soviética propuso otros diseños más adaptados a las necesidades y la idiosincrasia de la tecnología del país, pero el Kremlin impuso que la réplica del shuttle tenía que ser lo más parecida posible. De hecho, se sopesó construir una copia idéntica —el OS-120— con motores principales situados en el orbitador y aceleradores de combustible sólido. Finalmente se llegó a un compromiso. El orbitador sería una copia casi idéntica del shuttle, aunque con diferencias de diseño muy significativas. Por ejemplo, por primera vez en una nave espacial se usó un sistema de propulsión de control de posición y orbital a base de queroseno y oxígeno líquido; y la estructura de la nave sería de titanio y no de aluminio. Además llevaría motores a reacción para facilitar la maniobra de aterrizaje y sería capaz de volar automáticamente sin tripulación.

El Burán cuando todavía se llamaba Baikal (Roscosmos).

Por otro lado, el Burán sería lanzado por un cohete gigante a cargo de la oficina de diseño TsKBEM de Valentín Glushkó, heredera de la OKB-1 de Serguéi Koroliov. Glushkó, que se oponía vehementemente a la construcción de una copia del shuttle estadounidense, adaptó el proyecto de familia de lanzadores RLA a los requisitos de los militares soviéticos y, de esta forma, el lanzador podría usarse para otros objetivos aparte de lanzar el Burán, como por ejemplo viajar a la Luna y a Marte o lanzar estaciones espaciales gigantes. Ni que decir tiene, los militares eran partidarios de usarlo para otros menesteres, como poner en órbita estaciones láser de combate Skif. El desarrollo del Energía supuso un esfuerzo descomunal en materia de propulsión para la Unión Soviética. Hubo que crear el motor criogénico RD-0120 de gran potencia para la etapa central y el motor RD-170 para los bloques laterales (el RD-170 y sus derivados siguen siendo hoy en día los motores de combustible líquido más potentes jamás construidos). La creación del escudo térmico del Burán y otros sistemas relacionados no fueron más sencillos. El Burán usaría en Baikonur las instalaciones del malogrado programa lunar N1-L3, las más grandes de la historia de la cosmonáutica.

El Burán tras su única misión (www.buran.ru).

En los años 80 ya era evidente que los temores de la cúpula soviética sobre el transbordador estadounidense eran infundados. Como resultado, el programa Energía-Burán se fue retrasando más y más, aunque los encargados decidieron transformarlo en una respuesta a la iniciativa SDI («Star Wars») del Reagan. Pero entonces vino Gorbachov y su política de deshielo. El proyecto se convirtió entonces en un molesto escollo entre las relaciones entre ambas superpotencias. Además Gorbachov estaba empeñado en reducir el tamaño del complejo militar soviético y el Burán era un programa costoso, aunque no demasiado comparado con otros proyectos militares. Pero era muy llamativo y, por lo tanto, un objetivo fácil. La oficina TsKBEM de Glushkó,, ahora conocida como NPO Energía, a cargo del programa en general y del cohete Energía, así como Gleb Lozino-Lozinsky, de la oficina NPO Mólniya, a cargo del diseño de los orbitadores propiamente dichos, no estaban de acuerdo en la estrategia a seguir para defender el programa. Para Glushkó la prioridad era el lanzador Energía, que era la llave para conquistar el sistema solar. Obviamente, Lozino-Lozinsky defendía las lanzaderas y deseaba lanzar una misión cuanto antes para demostrar que el proyecto era viable.

Interior de la cabina del OK-GLI, idéntica al Burán de serie (www.buran.ru).

En 1988 el programa había sufrido innumerables retrasos y los rumores que venían del Kremlin apuntaban a una cancelación inminente. El programa Burán —«tormenta de nieve» en ruso— incluía la construcción de hasta cinco lanzaderas, pero solo se había bautizado oficialmente una —la primera, la 1K—, que recibió el nombre de Baikal. Los encargados del proyecto decidieron acelerar el calendario y jugársela. Lanzarían la 1K en noviembre de 1988, si el Kremlin no cancelaba el programa antes. La lanzadera 1K Baikal fue rebautizada con el nombre del programa, Burán, para darle mayor visibilidad. Las condiciones meteorológicas en Baikonur el 15 de noviembre eran claramente adversas, pero la misión ya había sido retrasada varias veces y los encargados decidieron doblar su apuesta. El despegue fue un éxito y el Burán realizó una sola órbita antes de aterrizar automáticamente en el aeropuerto al norte de Baikonur, construido expresamente para el proyecto. El Burán voló con las puertas de la bahía de carga cerradas porque los radiadores del sistema de refrigeración no estaban listos para esta misión. En el último momento el vuelo casi acaba en desastre cuando el control de la misión pensó en destruir el vehículo al detectar que se desviaba del rumbo previsto, pero la decisión de los ordenadores del orbitador resultó ser la correcta y el Burán aterrizó sin problemas. Todo había salido según lo previsto. Mejor incluso.

El Burán con el Energía camino de la rampa (Roscosmos).
bbur92
La lanzadera 2K en la rampa de lanzamiento de Baikonur en mayo de 1991 para pruebas de integración con una maqueta del cohete Energía.

El programa Energía-Burán fue el cénit de la tecnología de la cosmonáutica soviética. Muchos analistas occidentales no daban crédito a lo que veían. Después de años de propaganda machacona insistiendo en que la tecnología espacial soviética estaba en el paleolítico con respecto a Europa y Estados Unidos, el vuelo automático del Burán era un incidente increíble. Literalmente: algo así no podía ser posible. Pero la única misión del Burán fue al mismo tiempo el canto del cisne del programa más caro, más complejo y más ambicioso de la historia de la cosmonáutica soviética. Solo tres años después de su único vuelo el país que lo había creado desapareció. El programa Energía-Burán había superado en costes al enorme y malogrado proyecto lunar N1-L3. Y, sin embargo, a diferencial del N1-L3, su legado prácticamente desapareció por completo años después de la caída de la Unión Soviética, con honrosas excepciones, como el sistema de acoplamiento APAS de la ISS o el cohete Zenit —desarrollado como bloque lateral del Energía— y su potente motor RD-171. El esfuerzo descomunal invertido en el programa se deshizo rápidamente como si fuera un sueño. Ígor Volk y Alexánder Ivanchénkov nunca pilotaron una lanzadera del programa Burán rumbo a casa y el Burán o la lanzadera 2K nunca se acopló con la estación Mir. Y, por supuesto, nunca vimos una misión tripulada a Marte lanzada mediante el Energía.

Así quedó el hangar del MIK-112 donde se guardaba el Burán original (www.buran.ru).
asa
La lanzadera 2K (1.02) almacenada en el edificio MZK de Baikonur.

En una jugada irónica del destino, la lanzadera Burán original resultó destruida el 12 de mayo de 2002 cuando se colapsó el techo del hangar del edificio MIK-112 donde dormía el sueño de los justos. La única lanzadera casi completa que ha sobrevivido, la 2K, se pudre lentamente en el vecino edificio MZK de Baikonur. Cada cierto tiempo recibe la visita de youtubers y vándalos —o ambas cosas— que se cuelan en el edificio para grabar el enésimo vídeo sobre «un transbordador espacial soviético abandonado» que será olvidado a los pocos meses. Treinta años después el legado del Burán está disperso en museos de Kazjistán, Rusia y Alemania en forma de tristes restos de un futuro que nunca se hizo realidad. Si hubiese sido un futuro mejor, eso ya es otra historia.

as
El modelo OK-ML1 en el Museo del Cosmódromo de Baikonur (Eureka).
sas
Uno de los dos transportadores del sistema Energía-Burán junto al edificio MIK-112 (Eureka).
asas
Otra vista del OK-ML1 (Eureka).

Artículos de Eureka sobre el Burán:



85 Comentarios

  1. ¡Ostras, es verdad que ya han pasado 30 años!. Los que tengan menos de treintaypocos años, no deben saber qué era la URSS.
    Primero: la falta de libertad del ciudadano de a pie. Segundo esa grosera manipulación de los medios de comunicación. Tercero: economía planificada que acabaría en plena improductividad y caos financiero. Cuarto: mangoneo y corruptela de las élites políticas. Quinto escalada bélica hasta que en 1987 Gorbachov acordó con Reagan un tratado contra la proliferación de armamento nuclear.
    En realidad Gorbachov sólo fue un jerarca soviético que no se creía las propias mentiras que ellos mismos (el politburó) publicitaban. En contra de lo que afirma Daniel: “Pero entonces vino Gorbachov y su política de deshielo. El proyecto se convirtió entonces en un molesto escollo entre las relaciones entre ambas superpotencias. Además Gorbachov estaba empeñado en reducir el tamaño del complejo militar soviético y el Burán era un programa costoso”, una versión más neutral de los hechos explicaría que: “Gorbachov quiso evitar el colapso financiero de la URSS (aparte de dar libertad al pueblo con la perestroika), pero para ello debía mejorar la productividad de todas las administraciones y empresas dependientes del estado (que eran prácticamente todas). Todo ello era una enorme tarea porque durante décadas los soviéticos se habían acostumbrado a no arriesgar y a nunca perder: hasta que en 1990 todos perdieron. El Burán no es sino otro más de aquellos proyectos perdedores de finales de los ’80”.
    Lo que hemos de aprender en Europa es a controlar y fiscalizar todo gasto en general (y en particular en la industria espacial europea). Podemos enviar quejas y cuestiones a la EU. Controlemos nosotros a nuestros políticos, no permitamos que esto vaya al revés: que nos sirva de lección el colapso soviético y el del Burán.

      1. Y todavía no ha llegado Podemos/PSOE al poder. Que en cuanto lleguen nos enteraremos bien de qué va la cosa: (a) falseamiento de la historia (es decir que todo lo que hizo el comunismo estuvo bien y siempre estará bien), (b) falseamiento de los datos (aunque estemos en recesión e hiperinflacción, para ellos siempre seguiremos estando en la champions league económica mundial), (c) propaganda día y noche ensalzando al caudillo Iglesias y (d) una falta de libertad de verdad (no como la que crees que existe ahora).

    1. Más bien aprendamos de la crisis de 2008, la última -de momento- del capitalismo, ese modelo que nos condena a crisis -y purgas sociales- clíclicas, y nos obliga a rescatar con dinero público los oscuros negocios de usureros y especuladores. Y pongamos freno a su ley de la selva, a la desigualdad creciente -porque sin igualdad la libertad es falaz-, a la manipulación global de la información, al pensamiento único, al poder brutal de los mercados desregulados, a la corrupción institucionalizada de lobbies y grupos de presión, a la austeridad y sus recortes en educación, investigación y desarrollo, al uso creciente no solo de la fuerza militar y paramilitar sino también de las finanzas y el comercio como armas de destrucción masiva… En fin, aprendamos de NUESTROS errores y no volvamos a repetirlos.

      1. Vale Gabriel, por lo menos no eres de los que niegan el colapso soviético debido al caos financiero. Que haberlos haylos en otros blogs de internet y en la wikipedia.
        Lo mismo que dije, se puede aplicar a la crisis económica del 2008: ¿aprendemos de ella que lo que dijo ZP (de que España estaba en la champions league de la economía mundial) era una burda manipulación para mantenerse en el poder?; ¿aprendemos de esa crisis que la solución nunca es que los políticos metan sus zarpas en los bancos o que no deben existir los bancos públicos para evitar aquellas tarjetas black y demás estafas a los ciudadanos?. Porque si lo que quieres que aprendamos del 2008 es que “el poder brutal de los mercados desregulados” “nos obliga a rescatar con dinero público los oscuros negocios”: tú y yo nunca vamos a aprender lo mismo de NUESTROS errores.

        1. Antonio: Creo que la URSS colapsó por causas endógenas, sí, lo que NO significa que todo en la URSS fuera un fracaso ni mucho menos. Tampoco creo que todo en el mundo capitalista sea negativo: considero, por ejemplo, que EEUU ha realizado importantes contribuciones al progreso de la Humanidad. Pero eso no cambia mi valoración global -negativa- sobre el capitalismo. La lista de miserias atribuibles a este modelo es interminable y lo hace merecedor de MI OPOSICIÓN rotunda y sin disimulos. Por supuesto hablo de mí. Que cada uno tome partido por quienes quiera.

      2. Comparto estos argumentos.

        Es sorprendente la lectura simplista que sobre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas comentaristas, como AKA, aprovechan para formular a raiz del presente artículo.

        En fin.

        1. Santiago, ya sabes que comento sobre el “paraíso comunista” de la URSS, principalmente, para conservar nuestra enemistad (también la de YAG, que no se me vaya a enfadar). Cuando ya no respondáis: malo; o estaréis muertos, o demasiado mayores. Ahora bien, siempre habrá jóvenes podemitas que sigan vuestro ejemplo.
          Por el contrario, a los que coinciden conmigo, como FJVA, pues no me motivan y no les contesto: tengo esa disfunción social.

          1. ¿Enfadarme porque te olvides de mí? ¡Pues claro! Me juraste que era para siempre… y no lo haces por nosotros, comentas cuando te pica, porque crees que rascando molestará menos. Y es cierto que mucha gente de treinta y pocos o menos años no sabe lo que es la URSS, porque ya no está y los que quedaron, inseguros de su victoria, manipulan a su antojo la historia. Pero aunque seamos jóvenes, sabemos buscar información y sacar conclusiones.

            P.D.: me encanta tu obsesión con ver comunistas hasta debajo de las piedras. Confundir a Podemos con comunistas da buena idea de la calidad de tu «explicación» sobre la URSS.

        1. Creo que el capitalismo es, precisamente, fruto de lo peor del ser humano (egoísta, posesivo, agresivo, territorial) y que deberíamos aspirar a algo mejor.

          1. Por supuesto. Pero como el comunismo choca tan frontalmente con la naturaleza humana, la única forma de implantarlo es imponiéndolo (la historia lo ha demostrado).
            Y acaba siendo comunismo para el pueblo y capitalismo para las élites gobernantes. Mejor capitalismo y democracia para todos y a intentar mejorarlo que todos podemos participar.

  2. Lamentablemente la cúpulas de unión soviética no fueron capases de hacer una trancision ordenada como los chinos hasia el capitalismo sino talves esta obra maestra de la ingeniería sigiria operativa ☹️

    1. ” no fueron capases de hacer una trancision ordenada como los chinos hasia el capitalismo sino talves…”

      ¿Podrías al menos chequear tus lamentables mensajes mediante el corrector ortográfico de Word? Sería preferible a la continua exhibición de tu defectuosa educación?

        1. Corregir errores ortográficos es algo muy productivo, en vez de insultar podrías dar las gracias a quien te señala errores y tenerlo en cuenta para la próxima vez.

  3. Recuerdo las imágenes en ña Tv y luego eb la revista Aeronautica y Astronautica de la que era lector. Yo tenia una maqueta del shutle y recuerdo compararla detalle a detalle. Gracias Daniel, estupendo artículo!

  4. Una auténtica pena, sin más. Un cohete fabuloso y con unos planes de desarrollo por delante aún mejores. Los propulsores laterales, se llegaron a pensar, para llegar a portar alas desplegables, y trenes de aterrizaje, para aterrizar en una pista de aterrizaje, y poder reutilizarlos con relativa facilidad.

    Muy poco de este colosal programa ha sobrevivido, y por desgracia los restos, como comenta Daniel, están dispersos, y en algunos casos abandonados, desde hace décadas, y pudriendose en hangares perdidos. Si se montara un Crowfunding para sacar el MK2 de es hangar y restaurarlo para exhibirlo en algún museo, yo de verdad que participaría.

    Y aunque el Buran se desechara, si simplemente el cohete Energía se hubiera mantenido, hasta el día de hoy, quizá muchas cosas, serían diferentes.

    Un gran programa, (con grandes desafíos, y grandes retrasos, sobrecostes, y problemas), que por desgracia cuando al fin vio algo de luz, fue para pasar inmediatamente a la oscuridad más absoluta.

    Que lástima, de verdad, que puñetera lástima, (con perdón).

    Gran artículo, mi enhorabuena a Daniel, por este artículo, y por su siempre impecable trabajo.

    Salu2

  5. Siempre que leo estos artículos me entra la nostalgia, e intento imaginar como hubiesen sido las cosas, aunque la realidad es que las lanzaderas han demostrado con el tiempo ser ineficientes, terriblemente costosas e inseguras, así que mejor que cancelaran el Buran, lo que mas lamento en realidad es la perdida del cohete Energia, era una bestia de carga increíble. Aunque claro, no se puede justificar tener un cohete así sin un cometido concreto. En fin, descansen en paz.

    1. ¿Como que no? Diselo a los americanos con el SLS que en la presentación del otro día casi me pongo a llorar pensando en la estupidez de la Deep space gateway la de sondas que se podrían enviar con ese dinero.

  6. Es una pena que no hubiera salido adelante y que sea otro más de tantos “What Ifs?”. El conjunto depósito de combustible-SRBs era más elegante que el de la lanzadera de la NASA.

  7. Nunca sabremos si este sistema era mucho mejor que el Shuttle, aunque tuviera mejoras…El Buran era casi un diseño calcado, y además igual de caro…pero si hubiera sido majestuoso verlo junto a la Mir…

    La mayor perdida sin duda el Energía…el Zenit, y la nave Zarya, que hubiera sustituido a la Soyuz…esas tres piezas en conjunto le hubieran dado mucha flexibilidad a los futuros programas de la URSS y quien sabe si una colonia en la Luna hoy ya sería una realidad…y ya estuviéramos planificando una misión Marciana…desde luego hemos perdido 30 años…pues USA dejo de acelerar después de la caída de la URSS y Rusia lleva 30 intentando mantener todo su programa espacial, a como estuvo en ese año de 1988…y le quedan quizás otros 20 para ponerse a ese nivel, con un super lanzador, una nueva nave espacial (Federatsia), y un cohetes medio pesado de nueva generación (Angara-Soyuz 5 reutilizable)…

    En fin al menos hay dos nuevas potencias como China y su potente programa espacial que empezará a estar a un nivel parecido en la década del 2020…y la India, que no quiere quedarse a la saga al menos en la parte tripulada y en sondas científicas…aunque aún muy lejos de este nivel…

    Pero nos queda la sensación, que ha habido dos grandes brechas que han roto nuestro presente espacial, y nos han retrasado décadas…la cancelación del programa Apollo, por el Shuttle, y la caída de la URSS justo cuando lo tenían todo para dar el siguiente paso…

    1. ¿Igual de caro?

      Va a ser que no. No lleva propulsores “reutilizables” que haya que desmontar y volver a montar.
      El burán era una carga inerte en el lanzamiento.

      Los fallos que propiciaron las muertes en el Shuttle no podrían reproducirse en el Burán.

      Y llegado el caso, el Burán y el Energía eran cosas distintas. Si llegado el momento se decide que el Burán no vale, el Energía sigue sirviendo. Y al revés lo mismo.

      En cambio en el Shuttle el sistema es uno. Realmente el SLS no es más que sacar del Shuttle un lanzador, es decir, lo que era el Energía.

  8. Aunque el tema ya fue tratado por Daniel en otros artículos, siempre da un gustazo volver a leerlo, y más cuando aparecen datos nuevos que no conocía, como el detalle de que la estructura era de titanio en lugar del aluminio. No tenía la menor idea.

  9. Me habría encantado verlo despegar junto con el Energia con la calidad de imagen con la que pudimos disfrutar los lanzamientos de shuttle, habría sido una pasada y mucho más impresionante.

    Por cierto, acaba de decir Elon Musk en twitter que el diseño del BFR ha cambiado radicalmente, si… otra vez.

    1. Cierto, Tweet de Elon:
      SpaceX is no longer planning to upgrade Falcon 9 second stage for reusability. Accelerating BFR instead. New design is very exciting! Delightfully counter-intuitive.

        1. Creo que no. Esta es una noticia que ha quedado anticuada. Precisamente el nuevo tweet de Musk la anula diciendo:

          “SpaceX is no longer planning to upgrade Falcon 9 second stage…”

          …negando lo que dijo hace diez días.
          Resumiendo, parece que no habrá mini-BFR en un Falcon 9.

          *****
          Supongo que no hace falta decir que tengo el corazón en un puño esperando esas novedades “radicales”. El último BFR me pareció un poco largo y pesado.
          El concepto 2017, con sus wing-fins en ala delta me sigue gustando.

          Puede que incorpore un LAS, un sistema de salvamento para la tripulación. Podría ser una Crew Dragon integrada en la punta, para contentar a la NASA si es cierto que el SLS podría ser cancelado (ver enlace de businessinsider.es en otro post un poco más abajo): según sea el desarrollo y capacidades del New Glenn y el BFR, la NASA podría cancelar el SLS.

          1. Yo espero que al menos parte de los cambios radicales vayan en la dirección de prevenir que el magnate japonés, la violinista, la soprano y el resto de la banda Quinto Elemento sean expulsados al espacio cuando la cristalera tamaño familiar ceda finalmente a la presión.

          2. Musk dijo que toda la misión sería retransmitida en vídeo de alta calidad. Será una especie de reality-show.

            Si alguien va a ser expulsado al espacio, las reglas de los realitys exigen que sean los espectadores quienes decidan con sus votos quién es el expulsado.

            Me imagino la publicidad:
            “Supervivientes en el Espacio: Sólo puede quedar uno”.

      1. Hum, espero que se refiera al miniBFR que se rumorea pretende probar con el Falcon 9. Por contra, si realmente se trata de un rediseño del BFR yo lo interpretaría como una mala noticia. Otro cambio de diseño radical del BFR demostraría que le quedan muchos años todavía de desarollo. Saludos.

        1. No hay mini nada.

          Lo que dijo es que usarían la segunda etapa para probar el escudo térmico y el frenado aerodinámico de cara al BFR. Es decir, van a aprovechar las segundas etapas para probar tecnologías y acelerar el desarrollo.

          Nada más.

      1. Me jode porque de pasar seria otro ejemplo de dinero y esfuerzo invertidos en algo que no va a ninguna parte, pero seria una bofetada bien merecida a Boeing.

        A ver cuanto tiempo tardarian en empezar una campaña de desprestigio contra esas dos compañias.

        1. Más productiva sería, quizás, tal vez, en una de esas, por si cuela… una campaña antimonopolio o similar.

          El “prestigio Boeing Corleone” ya se lo han ganado a pulso y es vox populi hace rato.

  10. ¿Qué comparativa se podría establecer entre el Energía, el Saturno V, el (white elephant) SLS y el (hipotético por el momento) BFR?

    Entre estos cuatro superlanzadores (2 reales, uno que quizá y uno que ya veremos)… ¿cuál es el más potente, el de más capacidad, el de más versatilidad?

    Sobre todo me interesaría entre los tres primeros, porque el BFR es un concepto radicalmente distinto y mucho más versátil si llega a existir y si se aprovecha convenientemente.

    P.D.: ¿del Energía también se han perdido los planos y los conocimientos para construirlo, como con el Saturno V, los escudos térmicos y tantas y tantas otras cosas soprendentemente “olvidadas”?

  11. Lo más terrible de todo es que se desarrollará el programa Burlan solo por copiar a los EE.UU. sin que hubiera una necesidad real de ello. Se consumieron una gigantesca cantidad de recursos que hubieran sido mucho más necesarios en otras áreas de la cosmonautica soviética, era solo copiar.
    30 Años después pues el sistema entero está colapsado. Rusia solo le quedan las soyuz, en espera de la llegada de los Dragones americanos y echará el cierre…

  12. Hay veces que no fracasa un lanzador espacial, fracasa un país entero. Mucho programa espacial para un país que ya era incapaz de sostenerlo. La Unión Soviética a punto romperse en pedazos y su economía socializada haciendo aguas. Poco después del Burán caía el muro de Berlín, aparecían más y más repúblicas en el este y se apostaba por el modelo de economía privada como más productivo. Nunca sabremos si el Burán habría sido mejor que el transbordador porque todo quedó en único vuelo.

  13. “El transbordador despegaría desde la base de Vandenberg en California y, siguiendo una órbita polar, usaría su capacidad de planeo hipersónico para cambiar el plano orbital, esquivando parcialmente los radares de alerta temprana soviéticos para luego sobrevolar Moscú, donde soltaría un «regalito» en forma de ojivas nucleares.”
    ¿Para después aterrizar dónde? ¿O quizá pensaban que sería una misión en modo automático desechando el orbitador?

    1. En las pista TAL (Transoceanic Abort Landing Sites) para el Shuttle en la isla estadounidense de Diego García (en el océano Índico, atravesando Persia desde espacio aéreo soviético). Así como, en las bases estadounidenses de Incirlik e Izmir en Turquía (a través del Mar Negro desde espacio aéreo soviético, en rumbo opuesto de los PGM-19 Jupiter de los años 60 emplazados allí antes de la crisis de los misiles cubanos de 1962).

      Una muestra de lo que hubiera supuesto (Incidente del MiG-23M soviético de 1989 en Bélgica): https://en.wikipedia.org/wiki/1989_Belgium_MiG-23_crash

    2. Sobre vuelo en orbita, el orbitador volteado reduciría su velocidad a sub-orbital mínima, desplegaria las bombas y re aceleraria antes de llegar al punto de no retorno orbital

  14. Realmente se siente la tristeza y hasta el enojo con que Daniel redacto este articulo, yo siento exactamemte lo mismo por que al final todo el futuro de la humanidad fue y seguira siendo manejado por politicos y empresarios que solo piensan en el dinero y el poder.
    El solo pensar donde podriamos estar hoy…

    1. Yo digo que la carrera espacial no es un proyecto de la Humanidad. Es un proyecto de una parte de la Humanidad, concretamente los espaciotranstornados. En una democracia todas las posturas y opiniones son igualmente legítimas y la postura anti-espacial y la postura de me importa más el partido de fútbol existen y son muy válidas.
      Hago una analogía precisamente con el fútbol. Hace más de 100 años nacieron los clubes de fútbol. Las personas que querían disfrutar de este deporte-espectáculo se sacaban el carnet de socio y pagaban cuotas, que les daba derecho a ir a ver los partidos y a poder votar al presidente del club.
      Debemos plantarnos clubes similares para disfrutar de la astronáutica. Pagamos cuotas y elegimos al presidente de nuestro club. El dinero del club se invierte en proyectos de colaboración con agencias espaciales, empresas u otros clubes espaciales de otras partes del mundo. El disfrute para los socios, el equivalente al ver ganar a tu equipo, puede ser por ejemplo el ver como un power-point se convierte en una realidad gracias a su financiación.

      1. Si dedicases un par de minutos a buscar en Google, verías que ya hay organizaciones espaciotrastornadas con financiación privada. Aunque como comprenderás, no resulta igual de sencillo financiar una cancha de fútbol que un cosmódromo; o una fábrica de balones y una de cohetes.

        Y el acceso al espacio es un proyecto de la Humanidad, pues tarde o temprano, la Tierra se nos quedará pequeña, y más temprano que tarde. Y como toda especie que se precie, nos va a gustar seguir reproduciéndonos, así que o nos aguantamos con políticas de contención de natalidad que no han gustado ni gustarán en ningún sitio, o habrá que buscar nuevos lugares donde vivir.

        1. Discrepo. El 99% de las especies que han pasado por este Mundo se han extiguido, así que tiene toda la pinta de que el fin último de una especie es su extinción. De todas formas insisto en que en una democracia hay cabida para una postura y la contraria. El filósofo Schopenauer era un firme defensor de nuestra extinción voluntaria como especie. Solo aquellos que estan a favor de la salvación de la especie utilizando el espacio para ello deben costear la conquista del espacio de su bolsillo. El resto pueden costear un partido de futbol o un cubata los fines de semana.
          Por cierto. ¿Puedes enlazarme un club espacial? preferiblemente en español y afín a nuestra cultura. A ver si por temas de idioma no me entero de que es lo que estoy financiando.

          1. Señor si a usted no le gusta este tema y más aún no entiende la importancia que tiene para el futuro de todos (quizás no para nosotros pero si futuras generaciones) entonces no necesita estar aquí. Tan fácil que es.

          2. «Todo una vez solamente acontece,
            y una vez sí deberá suceder.
            Lejos, allá donde el campo florece,
            debo morir y desaparecer.»

            Pero no hablamos de nuestra más que garantizada extinción, sino de qué hacemos ahora, mientras estamos vivitos y coleando. Y sí: es condición necesaria de una democracia la libertad de expresión, lo cual no garantiza que toda expresión sea acertada. Sucede que, como para casi todo, hay distintas formas correctas de hacer las cosas, y de ahí la importancia de la política y la utilidad de la democracia.

            De la extinción voluntaria, solamente comentaré que considero de mal gusto no cumplir lo que uno predica, y que los suicidios colectivos son poco efectivos porque sus promotores tienen una notable capacidad de supervivencia.

            Y en cuanto a clubes espaciales… no estoy seguro de encontrar lo que pides. Necesitaría, para empezar, que concretes lo de «nuestra cultura». Me ceñiré a asociaciones de aficcionados en España. Para la observación espacial, tienes decenas de agrupaciones de astronomía; y para astronáutica, la Asociación Aeronáutica Española. Eso sí: te animo a apreciar las organizaciones internacionales, y especialmente si hablamos de ciencia y tecnología. El fútbol no es español, ni tampoco Internet o los móviles. Pero molan.

          3. mortadelo y filemón: Las cuotas de socio nunca son suficientes para el sostenimiento económico de una asociación y sus actividades; por eso siempre se necesitan otras fuentes, como subvenciones, patrocinios, mecenazgos, donaciones, etc. En los clubes de fútbol profesional las cuotas de socios se incluyen en “gastos deportivos”, pues bien, en la Liga de Fútbol española los “gastos deportivos” pasaron de representar el 40% del total de ingresos en 2012 a representar poco más del 4% en 2016. Vamos, que no, que no flipes con las cuotas ni con nada que deba salir del ciudadano de a pié, que bastante hace con pagar impuestos. Fue en 1973 cuando se reportó al Congreso de EEUU que el costo total del programa Apollo había sido de 25.400 millones de dólares (más de 200.000 millones de hoy en día). ¿Qué club de espaciotrastornados financiaría eso? ¿Cuál sería su cuota de socio? Y pongo de ejemplo UN programa. Ni te imaginas lo que supondría mantener a base de cuotas de socios toda la infraestructura industrial, logística y operativa que sostiene todos los programas espaciales de una potencia activa y constante en ese ámbito como EEUU…

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 17 noviembre, 2018
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Burán • Historias de la Cosmonáutica • Rusia