La recta final del James Webb: la historia del telescopio espacial más complejo concebido por el ser humano

Por Daniel Marín, el 21 octubre, 2021. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • NASA ✎ 182

Pocos objetos hay en el mundo que cuesten diez mil millones de dólares. Y uno de ellos es el Telescopio Espacial James Webb (JWST), la joya de la corona de la división de astronomía de la NASA. El James Webb es el instrumento astronómico más caro y complejo jamás diseñado por el ser humano. Después de quince años e innumerables retrasos y sobrecostes, el James Webb afronta su recta final antes de despegar el próximo 18 de diciembre desde la Guayana Francesa en un cohete Ariane 5 ECA+. El observatorio espacial llegó al puerto de Pariacabo de la Guayana a bordo del buque MN Colibrí, que transportó el preciado objeto desde las instalaciones de Northrop-Grumman en California a través del Canal de Panamá. Normalmente, los satélites se transportan en aviones de carga como el An-124 o el C-17, pero el Webb es tan grande que se tuvo que llevar en barco. El traslado no ha estado exento de polémica después de que se decidiese ocultar la fecha del viaje para evitar un posible secuestro por parte de… piratas. Sí, piratas, como lo oyes. Supongo que cuando llevas algo cuyo valor es de diez mil millones de dólares cualquier exceso de paranoia es comprensible.

Una estampa que parecía que nunca iba a llegar: el James Webb en la Guayana Francesa (ESA).

Pero lo importante es que el JWST ya está en la sala de espera listo para embarcar en su vuelo. Solo queda superar las pruebas finales y esperar que no existan más contratiempos. Precisamente, antes de que el JWST surque los cielos a bordo de su cohete en diciembre, el Ariane 5 debe despegar el 22 de octubre en la misión comercial VA255. Si todo sale bien en esta misión, como sería de esperar, el lanzamiento del JWST solo dependerá de sí mismo. En caso contrario… bueno, mejor no imaginar qué podría pasar en caso contrario. El Ariane 5 se eligió en su momento por ser un lanzador muy fiable y porque es parte de la contribución de la Agencia Espacial Europea (ESA) al proyecto. No olvidemos que en el JWST colaboran NASA, ESA y CSA (la Agencia Espacial Canadiense). Sin embargo, el «susto» que dio el Ariane 5 en la misión VA241 de 2018 y, más recientemente, ciertos problemas con la cofia, han creado algo de inquietud. En el caso de la cofia, el problema es un tanto sutil.

Ahí va un telescopio de diez mil millones de dólares. Llegada del JWST a Kourou (ESA).
Sacando al JWST de su contenedor en la Guayana (ESA).
Partes del James Webb (NASA).
Partes del James Webb (GAO).

Como en todos los lanzamientos, la cofia del Ariane 5 se expulsa cuando prácticamente se ha alcanzado el vacío y ya no tiene sentido seguir protegiendo la carga útil. Sin embargo, no se separa en un vacío perfecto, ya que se intenta conseguir un equilibrio entre las prestaciones del lanzador y la protección de la carga. Cuanto más tarde se separe, más protegida estará la carga útil, pero mayor impacto tendrá la masa de la cofia en la capacidad de lanzamiento del vector. Como resultado, se elige un punto óptimo en el que la carga esté protegida y no se penalice demasiado las prestaciones del cohete. Por tanto, la cofia se separa cuando todavía queda cierta cantidad de aire en el interior de la cofia, pero se considera despreciable.

El JWST y el Ariane 5 (ESA).
El James Webb plegado en la cofia (ESA).

El problema surgió en marzo de 2019, cuando los técnicos se dieron cuenta que esta cantidad de aire residual podía dañar las delicadas membranas del escudo solar (o térmico) del James Webb durante la despresurización generada por la separación de la cofia (sí, curiosamente a nadie se le ocurrió que esto fuese un problema grave hasta hace un par de años). Finalmente, se tomó la decisión de introducir un nuevo tipo de cofia que cuenta con unos orificios de mayor tamaño en la base para igualar la presión entre el interior y el exterior. Eso sí, las dimensiones de la cofia son similares a las de antes, 17 metros de longitud y 5,4 metros de diámetro. A principios de 2020 Arianespace probó primero esta nueva versión en un vuelo comercial del Ariane 5, pero, a raíz de la misma, se decidió aumentar todavía más el tamaño de los orificios porque los resultados no fueron totalmente satisfactorios. La nueva configuración también se puso a prueba en agosto de 2020.

Concepto de telescopio infrarrojo de 6 metros de 1990  (NRC, 1990 Decadal Survey, Garth Illingworth/NASA/ESA).
Longitudes de onda que serán observadas por el JWST y el área de los telescopios espaciales (NASA).
Uno de los conceptos iniciales del NGST con espejo desplegable de alrededor de finales de los 90 (NASA/ESA).

El James Webb nació a finales de los años 80 como una propuesta de observatorio espacial para estudiar el infrarrojo medio que complementase la labor del telescopio espacial Hubble, un telescopio espacial muy diferente que observa el ultravioleta, el visible y el infrarrojo cercano. El infrarrojo medio es una región del espectro que nos permite ver a través de las nubes de polvo y gas interestelares y, por tanto, comprender mejor los procesos de formación estelar y de planetas. Además, permite estudiar los objetos muy lejanos con un alto corrimiento al rojo que existían al comienzo del Universo, como las primeras estrellas y galaxias. La nueva generación de telescopios terrestres de gran tamaño hacían difícil justificar el enorme coste de un telescopio espacial que operase en el visible, como el Hubble, pero el ultravioleta y el infrarrojo medio son, y serán, regiones del espectro electromagnético vetadas a estos observatorios por culpa de nuestra atmósfera. En 1990 el informe Decadal Survey recomendó que el próximo gran telescopio espacial de la NASA fuese un observatorio infrarrojo refrigerado con un espejo primario de 6 a 10 metros de diámetros, siendo 8 metros la cifra favorita de compromiso (el espejo primario del Hubble tiene 2,4 metros). En 1995 las restricciones presupuestarias obligaron a reducir el tamaño del espejo primario a 4 metros de diámetro. Por otro lado, el telescopio contaría con un avanzado sistema de refrigeración pasiva que permitiría observar en el infrarrojo sin enfriar los instrumentos con helio o hidrógeno, prolongando su vida útil de forma considerable. A diferencia del Hubble, situado en órbita baja, el nuevo telescopio estaría situado en el punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Sol. De este modo se podrían controlar mejor las temperaturas del telescopio, aunque, a cambio, las posibles misiones de reparación como las que se lanzaron al Hubble serían casi imposibles.

Diseño del NGST de 200 (NASA).
El James Webb de principios de siglo, cuando se denominaba NGST y tenía un espejo de 8 metros de diámetro (ESA).
Región del espectro que estudiará el JWST (NASA).

En 1996 el proyecto, por entonces conocido como NGST (Next Generation Space Telescope), volvió a sufrir un cambio de diseño. El administrador de la NASA Dan Goldin consideró que un espejo de 4 metros era demasiado pequeño y presionó para volver a aumentar el tamaño hasta los 8 metros. Como el espejo no podía caber en la cofia de ningún lanzador, se optó por construir un espejo segmentado y plegable. El NGST de principios de siglo tenía una masa de 3,3 toneladas, frente a las 11 toneladas del Hubble, y su lanzamiento debía tener lugar entre 2007 y 2011. Lamentablemente, pronto el coste del proyecto se disparó de los cerca de mil millones de dólares originales a casi 3500 millones. La razón era que jamás nadie había intentado construir un telescopio espacial tan ambicioso y complejo. El NGST/JWST fue diseñado como un origami metálico para que cupiese en la cofia del Ariane 5, con multitud de elementos desplegables que no podían fallar o la misión terminaría un fracaso. Por si fuera poco, debido a su gran tamaño era imposible probar el despliegue de muchos sistemas en una cámara de vacío. Asegurarse de que todas estas partes se desplegarán correctamente a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en el  momento preciso tiene un precio, o, mejor dicho, un precio que nadie supo calcular.

Diseño del JWST de 2004 (ESA).
Diseño del James Webb de 2009 (ESA).

Para mediados de la primera década de este siglo, el tamaño del espejo se redujo otra vez a los 6,5 metros de diámetro y en 2002 el observatorio se bautizó oficialmente como James Webb, en honor del segundo administrador de la NASA y uno de los mayores impulsores del programa Apolo. El coste del JWST continuó subiendo y subiendo hasta alcanzar los 6500 millones. En 2011 el telescopio estuvo a punto de ser cancelado por el Congreso de los Estados Unidos, aunque finalmente se logró un compromiso gracias a una intensa campaña a favor del proyecto por parte de la comunidad científica. Como resultado, se estableció una cifra límite de 8 mil millones de dólares, una línea roja que el telescopio no debía superar. Al mismo tiempo, la fecha de lanzamiento se retrasó de 2016 a 2018. Para entonces, el James Webb ya se había «comido» todo el presupuesto de la división astronómica de la NASA, lo que obligó a cancelar o posponer muchas otras misiones, como el observatorio WFIRST (actualmente conocido como Nancy Grace Roman). Durante unos años las cosas parecían ir bien, pero en septiembre de 2017 el lanzamiento se retrasó a junio de 2019. En 2018 y, para sorpresa de absolutamente nadie, el lanzamiento del James Webb se volvió a posponer. Este retraso trajo consigo saltarse la sacrosanta barrera de los 8 mil millones de dólares impuesta por el Congreso. Ahora el telescopio debía despegar en mayo de 2020, aunque casi inmediatamente se retrasó de nuevo a una fecha comprendida entre noviembre de 2020 y marzo de 2021. Lógicamente, tampoco nadie se sorprendió cuando el proyecto se retrasó por enésima ocasión a octubre de 2021. Esta vez, la excusa fue la pandemia de covid-19, que tuvo un impacto considerable en Northrop-Grumman. Y, no, este no sería el último retraso, pues finalmente se decidió poner la fecha de lanzamiento en diciembre de 2021.

Telescopio espacial JWST (NASA).
Diseño definitivo del telescopio espacial JWST de 2011 (NASA).
Partes del JWST (NASA).

En 2018 se hicieron públicas varias «historias de terror» del contratista principal del proyecto, la empresa Northrop-Grumman. Por un lado, durante las pruebas de despliegue de las membranas de kaptón del escudo térmico aparecieron grietas debido a un «error humano» y, además, luego se comprobó que uno de los seis sistemas encargados de desplegar el escudo se había bloqueado, por lo que fue necesario cambiar la configuración de los cables empleados para el despliegue (el nuevo diseño sería aprobado en mayo de 2019). También se tuvieron que sustituir 8 válvulas defectuosas de un total de 16 en los propulsores del vehículo y un técnico inutilizó los sensores encargados de medir el nivel de combustible de la nave al aplicarles un voltaje demasiado elevado, entre otros problemas técnicos. Northrop-Grumman se quejó de que estos contratiempos habían salido a la luz para usarles como cabeza de turco en los retrasos, pero, en cualquier caso, la integración del observatorio siguió su curso.

Analizando uno de los 18 segmentos del espejo primario (NASA).
Espejos del JWST (NASA).
asa
El escudo térmico del James Webb durante las pruebas de despliegue en tierra (NASA).

En 2011 ya se habían fabricado los espejos de la óptica del JWST, incluidos los 18 segmentos del espejo primario y en 2013 comenzó la fabricación de las láminas del escudo térmico. La óptica se integró en 2016 y un año más tarde se finalizó la integración de los instrumentos con el telescopio propiamente dicho. En 2019 se procedió a la integración de todos los elementos del telescopio. Durante 2020 y principios de 2021 el telescopio fue sometido a todo tipo de pruebas antes de ser plegado y empaquetado de cara al traslado a la Guayana Francesa. En los últimos meses una nueva polémica ha enturbiado el proyecto a raíz de la protesta de varios activistas que han querido presionar a la NASA con el objetivo de cambiar de nombre al observatorio al considerar que el bueno de James E. Webb había sido un homófobo y un misógino. Tras un breve escándalo en las redes sociales, la NASA hizo oídos sordos a las peticiones y el JWST seguirá siendo el JWST.

La tecnología hecha arte. Contemplad la perfección de la óptica del JWST (NASA).
Historia de la integración del James Webb (GAO).
Óptica principal del James Webb (NASA).
Espejo primario y secundario del James Webb (NASA).
El James Webb completo con las 5 capas del escudo térmico desplegado en 2019 (NASA/Chris Gunn).

Polémicas aparte, el James Webb es una máquina excepcional que revolucionará todos los campos de la astrofísica, como en su día hizo el Hubble. Sus objetivos principales son la detección directa de la luz de las primeras estrellas y galaxias, los procesos de formación estelar y de planetas, la evolución y la dinámica de las galaxias y el estudio de exoplanetas, incluyendo, en algunos casos, el análisis de la composición de sus atmósferas y la búsqueda de biomarcadores. También observará cuerpos de nuestro sistema solar y contrapartidas ópticas de sucesos de altas energías, entre otros muchos fenómenos celestes. El JWST logrará todo esto gracias a cuatro instrumentos principales: NIRCam NIRSpec, MIRI y FGS/NIRISS, que cubrirán el rango espectral de 0,6 a 28,5 micras. NIRCam es una cámara que trabajará en el infrarrojo cercano, mientras que NIRSpec es un espectrómetro que también observará esta región del espectro. MIRI funcionará como cámara y espectrómetro en el infrarrojo medio, mientras que FGS/NIRISS se encargará del guiado fino que requiere el telescopio y también servirá como espectrómetro de infrarrojo cercano.

Instrumentos del JWST (NASA).
Óptica del JWST (NASA).

Al operar en el infrarrojo, el JWST es una herramienta única que ningún observatorio terrestre podrá igualar, sin importar su tamaño. Aunque, lógicamente, el trabajará codo a codo con otros observatorios, incluido el Hubble. El James Webb es un observatorio de 6,2 toneladas —casi el doble de lo inicialmente previsto— y tiene unas dimensiones de 21 x 14 metros una vez desplegado el escudo térmico. El espejo principal de 6,5 metros, construido por Ball Aerospace, está formado por 18 segmentos hexagonales fabricados en berilio y cubiertos por una fina capa de oro de solo 700 átomos de espesor (sí, 700 átomos). El escudo solar para control térmico está formado por cinco capas de kaptón que permiten mantener una temperatura de -234 ºC en la parte interior a pesar de que la exterior estará a 125 ºC. NIRCam, NIRSpec y FGS/NIRISS funcionarán a esta temperatura de -234 ºC, mientras que MIRI, que observa longitudes de onda más largas, requerirá refrigeración mediante helio para alcanzar -266 ºC, o sea, tan solo 7 kelvin por encima del cero absoluto. La ESA contribuye con cerca del 15% del presupuesto del telescopio y, por tanto, recibirá el mismo porcentaje de tiempo de observación. La Agencia Espacial Europea ha contribuido con el instrumento NIRSpec y la mitad del instrumeno MIRI, además de proporcionar el Ariane 5. Por su parte, Canadá contribuye con el instrumento FGS/NIRISS y recibirá menos del 5% del tiempo de observación. El centro Goddard de la NASA está a cargo de la gestión del proyecto.

Elementos del JWST (GAO).
Partes del JWST (NASA).
Elementos del JWST (ESA).

Los nervios acumulados después de tantos años no desaparecerán una vez el James Webb alcance la órbita el próximo 18 de diciembre. En ese momento comenzarán los «treinta días de terror» hasta el punto L2, durante los cuales una serie de sucesos críticos deberán tener lugar en el momento justo para asegurar el éxito de la misión. Primero se desplegará el único panel solar y, 12 horas tras el lanzamiento, tendrá lugar la primera maniobra de corrección de la trayectoria. Un día más tarde se desplegará la antena de alta ganancia. Dos días después del despegue se llevará a cabo la segunda maniobra y a los tres días comenzará el despliegue del escudo térmico delantero, seguido unas horas después por el trasero. A los cuatro días la torre con la óptica y los instrumentos se separará del bus y el escudo térmico, mientras que al día siguiente comenzará el crítico despliegue de las membranas del escudo. En el sexto día de misión se tensionarán estas membranas y se separarán entre ellas. En el día 11 se desplegará el espejo secundario y, al día siguiente, las dos «alas» de tres segmentos del espejo principal. Luego comenzará un arduo proceso de puesta en servicio del observatorio y, ya en 2022, veremos las primeras imágenes de esta máquina alucinante.

Secuencia de despliegue del JWST (NASA).
Secuencia de despliegue del JWST (NASA).
El viaje al punto L2, a 1,5 millones de km de distancia (NASA).

Si este proyecto no te emociona es que no tienes sangre en las venas. Porque, dejando a un lado sus retrasos y complicaciones, el James Webb representa lo mejor de la humanidad y es un ejemplo de las maravillas que este grupo de simios puede hacer cuando nos ponemos a ello. Durante los próximos años y décadas hablaremos sin parar de las imágenes que nos proporcionará esta extraordinaria máquina y nos sorprenderemos con los espectaculares descubrimientos que protagonizará. Hemos llegado hasta aquí después de tres décadas de arduo trabajo por parte de miles de hombres y mujeres. El próximo 18 de diciembre la humanidad pondrá en órbita la mejor herramienta que ha concebido para desentrañar los misterios del Universo. No puedes perdértelo. La era del James Webb está a punto de comenzar.

El JWST en la Guayana Francesa (ESA).
Recreación del lanzamiento (ESA).
El JWST en toda su gloria (ESA).



182 Comentarios

      1. Magnífico artículo, muy completo e ilustrado, si da un poco de nervios el lanzamiento, pero hay que confiar que todo va a salir bien y solo falta esperar para ver las maravillosa imágenes que nos va a presenta el James Web

      2. Este es acontecimiento enorme para la humanidad despues de recibir Todo Lo que alcanse a descubrir El mundo pasara de la edad media a la era moderna y sobre Todo DIOS ESTA tan impaciente como todos por conocer El universo.

        1. Dios «»creó»»el universo y necesita que le construyamos un telescopio para conocerlo?
          Me da a mí que ese dios tuyo no es de fiar….
          Por cierto la edad media y moderna quedaron atrás hace muuucho tiempo… Aunque no en la mentalidad de algunos

      3. Mi agradecimiento es en primer lugar a quien elaboró el artículo, muy detallista e interesante. Y claro, un aplauso a los miles y miles de personas que durante 30 años pusieron alma y corazón para llevarlo a feliz termino.

        1. Para los que vimos en vivo, vía TV, cuando Neil Armstrong piso la luna, la espectaculares imágenes del Bublé y ahora tras 30 años de esfuerzos el lanzamiento y despliegue de Jw, me hace sentir un orgullos del bueno por pertenecer a esta pandilla de simios que estamos intentando conocer y entender nuestro universo. Mis respetos a los matemáticos ( en todas sus ‘areas ) que han participado y seguirán participando en este proyecto. No puedo ni imaginarme lo que podré ver cuando sea un anciano. Mi contribución ha sido muy , pero muy pequeña a este proyecto , al igual que el resto de la humanidad, pero puedo decir que puse mi grano de arena en el.

      4. que todo salga bien , estamos ansiosos de que el JWST entre en funcionamiento por fin,
        aun así no se puede evitar no sentir inquietud y hacerse la pregunta después de tantos retrasos
        ¿y ahora con que resultaran los del JWST?
        crucemos los dedos para que todo se despliegue bien

      1. Excelente la descripción de este telescopio. Mi respeto y agradecimiento a la persona que lo elaboró. Estaremos a la expectativa en ese ‘mes de terror’, confiando que todo salga como está planificado. 😢

      2. A las «piratas feminazis» no les gusta ese artículo jajaja. Lo que se viene es maravilloso camaradas!! Nuestros creadores nos miran orgullosos desde arriba 🙂

    1. Es un proyecto titánico. Las observaciones serán impresionantes y de seguro responderá muchas preguntas también mas interrogantes. Será fantástico seguirlo.

    1. Lo único que temo de todo el asunto son los franchutes. Me temo les explote el cohete o que algún simio cometa un error…
      No me fio de un francés ni muerto.
      Esperemos todo salga bien en el lanzamiento.

          1. Hay que enviar buenas vibraciones… hay que mejorar la tasa…
            Nadie pensando en que algo pueda salir mal… prohibido. 🤣

        1. Realmente tengo, tenemos, el corazón en un puño. El fracaso sería desolador y nos tendríamos que plantear muchas cosas. Pensemos que puede ir bien y que dirijamos los próximos esfuerzos a evitar cargarnos La Tierra y a nosotros con ella.

    2. Gracias Daniel por este pedazo de articulo sobre el lanzamiento (por fiiiin!) del NGST.

      Como simio iletrado que me considero en estas cosas pero deseoso de poder ver más lejos que con el Huble, he de decir que deseo con desenfrenado fervor que el ingenio espacial más caro de los simios llegue de una pieza y al 100% de funcionalidad a L2.

      Se me ha ocurrido una idea de simio bombero que estaría la mar de bien para supervisar el estado de semejante inversión tecnológica. Supongo que ya lleva todos los sistemas de debugeo necesarios antes de ponerse en marcha y para después, cuando opere, pero, teniendo en cuenta de que se trata de una estructura origami, estaría muy bien que el telescopio llevase consigo o junto a él un pequeño drone que se pudiera dirigir, desde cierta distancia prudencial, para inspeccionar cada detalle del aparato durante su despliegue y despues cuando ya esté en operación. Al menos durante un tiempo…
      Ya, si se le dota de cierta capacidad de parcheo robótico (je, yo siempre con mis temas) podrían solucionarse, p.e. pequeños rotos en el aislamiento térmico, tirar de una punta que no está bien desplegada…

      1. El Telescopio Espacial James Webb no lleva drone, no se si cámaras de servicio para el estado/salud,
        y si algo no funciona bien no se le podrá reparar como si paso con el Telescopio Espacial Hubble.
        En el futuro quizás y posiblemente lleven como satélites drones,
        y me imagino sondas para reparar,
        siempre sueño al punto L2 vaya una especie de StarShip tripulada con astronautas-técnicos, no es tan lejos L2.

        1. Sí, a ver si Elon se estira y organiza un tour turistico por diversos puntos historicos de la carrera espacial y puntos de interés del sistema solar! No sería mala esa…

          El tema del drone u otro artilugio (esto se lo dejo a los ingenieros) capaz al menos de hacer un diagnóstico de sistemas tan complejos y/o esenciales es muy interesante sobre todo en misiones imposibles o muy difícies de alcanzar.

          Bueno, dejemos de mentar a la bicha y confiemos en la dicha!

    3. Espero de corazón que el cohete explote en 1.000.000 de pedazos. Yo si fuera Estado unidense estaría más que preocupado el lanzador en manos Francesas y todo después de la sucia y miserable jugarreta que los «demócratas» estado unidense les han jugado con el contrato de los submarinos Australianos. Como bien es sabido los platos bien fríos son los que mejor saben. Espero que los Franceses lo sirvan en este caso. La patada en toda la barriga a estos piratas del otro lado del Atlántico sería histórica.

      1. No se que haces leyendo este blog si no disfrutas de espacio y su exploración, yo deseo que tu deseo no se cumpla, porque quiero poder ver y disfrutar de todos los descubrimientos que este peazo telescopio nos va a aportar a la humanidad, a todos, incluidos los que no se lo merecen. un saludo y que tengas mala suerte.

  1. Como siempre excepcional tu post, Daniel, que pasada…

    Pues si el JWST es una obra maestra de la ingeniería, que esperemos no tenga ningún contratiempo en el espaico…

    Nos esperan años maravillosos sin duda…

    1. Esta será la última máquina de ese nivel científico en siglos, recordad lo que os digo. Los woke no mirarán todo lo que va a hacer el JWebb, verán que es un instrumento homofóbico. Hemos sustituido la religión por la doctrina política, y la disidencia será aplastada. Un saludo

      1. La disidencia política siempre ha sido aplastada, con mano blanda o dura, eso depende de la coyuntura (mira què ripio). En Occidente igual que en cualquier otra parte.

        No se preocupe, que en todo el debate nadie se acordó de hablar del LHC (en el que EEUU no está, por cierto). En Irán se gastan mucha, muchísima pasta en ciencia y en cacharritos, y de momento no se ve la incompatibilidad política.

        ¿Sabe la ventaja de la religión? Que es gratis. Ni tienes que rascarte el bolsillo. No hablo de las organizaciones, hablo del concepto.

  2. Muchas gracias Daniel, pedazo de artículo. Alguna vez se te ha acercado algún periódico para que publiques con ellos?

    Espero mucho del JWST, una pena que su desarrollo haya sido tan lento y caro, porque me encantan las posibilidades que los telescopios espaciales nos abren a la hora de ampliar nuestro conocimiento.

  3. Excelente noticia Daniel.
    Creo que todos nos pondremos en estado de vigilia refrigerada de los nervios, hasta el último OK, que indique que todo, está listo para la gran función estelar.
    Larga vida y prosperidad para todo el complejo.

    1. Ni hablar de pelukin con semejante maravilla

      La novena maravilla del mundo creada en el siglo XXI
      » Mirar y poder ver , es la fuente del saber

      No hay quien logre entender lo que aún no a surgido de su Ser

  4. Leyendo el articulo me he ido emocionando hasta llegar a la parte final y se me han caído unas lagrimas por mis ojos, yo si tengo sangre en mis venas y puedo intuir e imaginar algo de lo que hay detrás, porque el tema del espacio siempre me ha maravillado. Los técnicos durante un mes no estarán tranquilos y todos los ojos miraran al cohete.

    Es increíble lo que somos capaces de hacer sin destruirnos, este es un ejemplo como lo fue el programa Apolo.

    Gracias Daniel por esta obra de arte bien explicada que no deja a nadie indiferente.

    Por cierto quiero deciros que el despegue será de día en Kourou y que salvo nubes altas podremos seguir el vuelo, me pregunto si habrá cámaras a bordo al estilo nasa o la esa seguirá ajena a lo que puede ser una buena oportunidad de publicitarse

    Saludos jorge m.g.

    1. No esperes nada de Arianespace. El otro día hicieron una castaña de lanzamiento y encima estaban superfelices y chupándose las pollas, increíble. 🤣 Y todo twitter poniéndolos a parir…

  5. Buena frase: «Si este proyecto no te emociona es que no tienes sangre en las venas». Lastima que estos telescopios no fueran terminados tambien: ELT, TMT y TGM. Se van a demorar 5-10 años o mas.
    Y la Starship+SH por supuesto 😉 no puede faltar🥳

  6. Ese maldito agujero negro financiero por fin será lanzado, hice esas bromas de ese tipo todo el tiempo que retrasaron esta monstruosidad, simplemente extrañare decirlas.

    1. VA A SER QUE NO

      Al Ariane 5 le quedan todavía 11 lanzamientos por delante además del de este telescopio. El próximo es mañana, con dos satélites. Entre esos lanzamientos, en agosto de 2002, está la sonda Jupiter Icy Moons Explorer (JUICE). Todos esos lanzamientos serán con la versión ECA. El último programado será en 2023. Luego le cederá el testigo al Ariane 6.

  7. Excelente reseña. Ojalá se escriba un libro sobre la historia del proyecto del JWST.

    Espero que todo salga a pedir de boca con el lanzamiento, despliegue, y traslado del telescopio a su posición final. Sino quien le aguanta la lengua a los detractores del proyecto, sobretodo aquellos que dicen que con lo que costó el JWST se hubiera construido una miles de observatorios avanzados en tierra; o construido una flotilla de telescopios espaciales como el Hubble; o, como siempre, que con lo costó dicho instrumento se podría palear el hambre en el mundo.

    Ahora falta que aparezca Greta Thunberg a criticar el proyecto fuertemente, decir que deberíamos haber invertido ese dinero en combatir el cambio climático.

    1. Deja a la Greta en el olvido que bastante ha tocado las narices al personal con su nueva religión el milenarismo climático. Yo diría muchas cosas pero no es el lugar. VIVA EL ESPACIO ¡¡¡¡¡¡¡

      saludos jorge m.g.

      1. No sé donde ves esa «nueva religión». No parece que vivas en el planeta Tierra, ni siquiera en el mismo ESPACIO que yo. Será cosa de tu espacio interior.

        1. Soberbio argumento. Puede contárselo a la Thunberg, tiene mierdas sociales. Si yo al principio tampoco lo veía claro, pero al ver donde levanta ampollas la paisana se me disiparon las dudas.

          1. ¿Pero de què habla? Yo en este hilo no he dado ningún argumento, he recordado unos hechos. Lo que dice la paisana puede usted encontrarlo fácilmente.

        2. Por ejemplo:
          Thunberg pide “dar voz a los científicos” porque “no nos queda mucho tiempo”
          Y también
          “Yo no soy científica, y por eso hemos invitado a estas personas para mostrar lo que realmente debe saberse, porque actualmente en los medios de comunicación de masas la gente de ciencia no esta suficientemente representada”, matizó en otro momento de su breve intervención. También advirtió de que “no nos queda mucho tiempo cómo para permitirnos excluir a los expertos” de la lucha contra la emergencia climática»

          Pero entendemos lo que queremos ¿eh?

        1. Ah, no cabe duda que juega en la misma liga que Biden, BoJo, Macron, sí, sin duda. Y ya se ve lo rica que se ha hecho, cobra 300.000 pavos por entrevista, sí.

    2. Es como comparar churras con merinas. Además, todavía no hemos terminado (casi ni empezado) ninguno de los grandes telescopios terrestres (clase 20-30 metros) así que todavía ni sabemos lo que van a terminar costando ni cuándo van a estar a pleno rendimiento.
      Yo era de los de… hummm, vale, el infrarrojo mola, pero sí, dame 9 telescopios terrestres de 30 metros y un impulso a la óptica adaptativa y que le den a las longitudes de onda opacadas.
      Pero el caso es que a saber lo que terminan costando TMT, ELT y etcétera.
      Aún así, no es comparable. Por otro lado, parece que a veces tiene más dinero la astronomía espacial que la terrestre y no me mola nada de nada.

      1. Que yo sepa, el ELT no ha tenido ningún sobrecoste ni retraso. El TMT sí, por culpa de los chiflados religiosos, no de las empresas constructoras.

        1. Hombre Antonio, no me digas eso que llevo ni se sabe esperando al ELT y lo que me espera.
          En 2012 iba a estar terminado «a principios de la próxima década» (o sea, ya tendría que estar funcionando)
          https://www.eso.org/public/spain/news/eso1225/

          En 2014 ya se retrasó a 2024
          http://www.eso.org/public/spain/news/eso1419/

          Hace poco ya se hablaba de 2027
          http://www.eso.org/public/spain/announcements/ann21008/

          Seguro que si me remonto más atrás se hablaba del 2020. De hecho, yo creo recordar que el 2020 era la «fecha mágica» en la que estarían los tres grandes telescopios, y ni están ni se les espera en varios años.

  8. Que pasa si queda como paraguas soplado?

    O que pasa si queda como la antena del galileo?

    …una mala sincronisacion…o una piesa atascada..y se desgarrara

  9. Crucemos los dedos, tanta complejidad es la puerta a las maravillas o una invitación al desastre.

    Por otro lado, me ha sorprendido que un instrumento requiera refrigeración:
    «MIRI, que observa longitudes de onda más largas, requerirá refrigeración mediante helio para alcanzar -266 ºC, o sea, tan solo 7 kelvin por encima del cero absoluto»
    Los telescopios de infrarrojos que se han lanzado hasta ahora siempre se han refrigerado por helio mediante un circuito abierto (básicamente, se deja que el helio se evapore). Todo bien, claro, hasta que el helio se agota.
    Me he puesto a buscar y me he quedado aliviado al ver que en este caso es un circuito cerrado.
    https://www.americanscientist.org/article/jwsts-limiting-factor
    https://www.jwst.nasa.gov/content/about/innovations/cryocooler.html

    Buena suerte

        1. No es fácil llegar a una temperatura tan cercana al cero absoluto como es -266°C. El helio es necesario para dar el empujoncito final.

  10. Pues es algo en lo que todos tienen que perder si no sale bien. Absolutamente todos. Habrá un antes y un despuès de entrar en funcionamiento. Y va a modificar el debate sobre la astronomía en superficie y en el espacio. De esto estoy plenamente convencido.

    Y esto es un punto importante. De hecho, es el PUNTO. Me sale la sonrisa cuando leo que vale 10 millardos. Sí, es mucha pasta, pero es una M-I-E-R-D-A de pasta. De hecho, la gente que vive de ver moverse el dinero (analistas, ejecutivos financieros, políticos), es normal que no tengan respeto por la ciencia porque la cantidad de dinero que mueve (la ciencia pura) es absolutamente irrisoria en el mundo que estamos. A nivel de juguetes de defensa, no es una cantidad pequeña, pero da para poco, a nivel de cualquier negocio, no mueve nada. Lo que los EEUU se han gastado en Afghanistán, cifras maquilladas oficiales, da para 350 telescopios como este, es decir, (mucho) más de uno al mes. Los ‘beneficios’ de una y otra cosa me parece que ni necesitan comparación.

    1. Y por cierto, hace más, mucho más, algo como esto para sacar a la gente del siglo XVI que misioneros de la democracis gastando mucha, muchísima más pasta en masacrar al personal dejándilo atornillado en ese siglo.

    2. No puedo estar más de acuerdo. Es más, en cada artículo que se cite el precio del webb, debería añadirse: «10.000 millones, un 5% de lo que cuesta tal o cual pack de misiles o caza bombarderos que x país ha adquirido recientemente»

        1. No llega. La clase actual, la Gerald R. Ford (un presidente de quien sus propios subordinados decían que era tan mongolo que no podía mascar chicle y cagar un pedo a la vez), de la que van botados dos, sale a casi 13 millardos la unidad, en USD a valor fiscal de 2018. Hay proyectados 10 buques, para el costo total de la broma hay que añadir los 37 millardos del desarrollo del proyecto.

          Y los sobrecostos a mayores.

          1. Lo más gracioso (y triste para los marineros y sus familias) es que un triste misil mucho más barato los pueden hudir. Ya, ya sé que van muy bien protegidos y que son difíciles de hundir pero no son invulnerables y los misiles son, aunque caros, muchísimo más baratos que los portaviones.
            Creo que su uso se basa en que algunas naciones se piensan que nisnguna otra nación va a atreverse a hundir uno pero creo que se equivocan, puede pasar. Otra cosa distinta sería hundir tantos portaviones, buques de defensa y los de apoyo…

          2. Los puede hundir no, los hunde con total certeza. Pero es que eso es otro problema. El barco una vez hecho lo único que sigue haciendo es gastar dinero a más madera de Groucho Marx, para acabar en el desguace. Todo el concepto desde el origen hasta el final, sea cual sea el final, es levantar la tapa del váter y tirar fajos de pasta uno detrás de otro.

            No hay nada más en las antípodas de este telescopio.

          3. Y eso sin contar con la dotación de aeronaves, entre ochenta y noventa aviones y helicópteros con un coste de 100 millones de dólares por unidad, calculando muy groseramente. Es decir, casi tanto como el mismo portaaviones.
            Y como bien señala ur700, el coste de operación de todo el conjunto, calculado en unos 6.5 millones diarios.
            En fin, que enviamos cosas muy chulas al espacio, pero no dejamos de ser unos primates garrulos que destinamos ingentes recursos a atizarnos con evolucionadas versiones del garrote.

    3. la cuestión es que “la pasta” invertida en el espacio -o en lo que sea- se debe administrar bien,
      de forma diligente, optima, tal como lo hacen los japoneses -JAXA- con su limitado presupuesto,
      y creo que nadie que le interesa los temas de la ciencia y la astronomía dudan de la importancia del JWST,
      un telescopio adelantado a su tiempo, y que en funcionamiento sera lo mejor que se haya hecho de telescopios,
      pero hay un parte que no gusta, son las fallas de gestión, diseño, los sospechosos sobre-sobre-costos, la demora,
      claro algo tan complejo como esto tiene sus complicaciones, eso otra cosa diferente,
      y como sea hay gran inquietud, esperar que de que todo salga en un sistema de despliegue tan complejo,
      porque si no habrá que esperar otros 25 años si le vuelven a encomendar la tarea a Northrop Grumman de construir otro telescopio. a propósito el panel que no se desplegó bien la nave espacial Lucy lo fabrico esa empresa.

      1. Ya conozco cómo se hacen las cosas en EEUU en particular y en este sistema en general. No es con esto, es con todo. El debate aquí es si se hacen estas cosas o se hacen otras, porque pedirle peras al olmo, pues no sè què quiere que le diga.

  11. Yo no sé vosotros, pero yo estoy acojonado en que algo salga mal. Las probabilidades son muchas y supondría casi tirar por la borda el trabajo de 30 años. Siempre se aprenden cosas y nunca nada es en vano, pero me apenaría muchísimo que fallase.

    1. Excelente artículo para tan maravilloso proyecto, se me pondría más la piel de gallina si en vez de James Webb, este inigualable telescopio se llamará «Carl Sagan»
      Sin duda alguna me siento feliz Y extasiado de vivir en esta época, justo en este momento de la vida donde estamos a portas de presenciar los descubrimientos más asombrosos de nuestra galaxia a manos de la ciencia mediante el JWST.
      «Una de las razones del éxito de la ciencia es que tiene un mecanismo incorporado que corrige los errores en su propio seno» párrafo 2, pág. 46, El mundo y sus demonios, Carl Sagan.

        1. Puede que tenga un punto de superstición. Webb hizo lo que hizo. Con esto de los nombres, como siempre se puede ir a peor…

          Pero bueno, puedes tomar JWST como Just Wonderful and Superb Telescope.

        2. no soy partidario de colocarle nombres de personas a los telescopios o cuerpos celestes,
          cosas de vanidad o personalismo,
          de acuerdo, me quedo con NGTS o WFIRST,
          pero si le van a colocar nombres de personajes pues ni modo,
          en ese caso que dejen el nombre de James Webb que como administrador de la NASA tuvo un papel muy destacado, si fuera por fallas en la personalidad de las personas pues ni Isaac Newton ni Thomas Alva Edison eran buena gente por lo que siguiendo ese sentido no merecerían tampoco su nombre en algo. Pero es el famoso fastidioso progresismo el que termina por cambiar un buen nombre a cosas como el del asteroide Ultima Thule a Arrokoth, o el que ve en las esvasticas lo malo, eso si los indios usan ese símbolo en sus naves espaciales.

  12. https://news.softpedia.com/news/What-Happened-Since-Duke-Nukem-Forever-Was-Announced-46340.shtml

    Cosas que sucedieron desde que el juego Duken Nukem Forever fué anunciado.

    Creo que se podría hacer un recopilatorio similar en astronomia (y en general), desde que el James Webb fué anunciado hasta que definitivamente sea lanzado. Y pensar que si todo hubiese salido bien desde el principio, ahora mismo ya estaría seguramente fuera de servicio, al cumplirse su vida útil…….

    Ahora habrá que buscar un proyecto similar para poder quejarse por los retrasos, los sobrecostes, y a quien echarle la culpa de cualquier cosa.

  13. Un artículo monumental, como el trabajo que hay tras este telescopio.

    Van a ser unos meses muy tensos hasta verlo funcionando, pero el dinero y la tensión estarán compensados con creces con la información que puede dar.

    La humanidad necesita invertir mucho más en ciencia, porque adquirir conocimiento es imprescindible. La ciencia hace la misma función que los sentidos, sin los cuales estaríamos indefensos y no encontraríamos sustento ni comunicación.

  14. Excelente artículo, como siempre.

    Esperemos que todo esto no quede en una monumental cagada, con los millones que ha costado.

    OFF TOPIC: Daniel, visto tu breve comentario en Twitter sobre el exitoso lanzamiento del cohete surcoreano NURI que ha tenido lugar hoy, fijo que estás preparando una entrada sobre este interesante lanzador. ¿A qué sí? 🙂

  15. Genial entrada, como siempre nos tiene acostumbrados Daniel.

    Una duda, entiendo que el JW no está preparado para que ninguna nave se acople; pero si hubiera algún problema se han pensado en alternativas de emergencia para que astronautas puedan repararlo?

    Saludos

      1. Vale que L2 esta muy lejos, más allá de la luna a unos 1,5 millones de km.
        Pero, salvando la distancia y teniendo en cuenta que se planean los viajes de astronautas a Marte que como cerca cae +-55 millones de km … ¿cuales son las dificultades para ira a arreglar el JWST, o para ira a recogerlo y arreglarlo en una LEO o en orbita lunar?

        Quiero decir, hay cosas como que para aterrizar en Mercurio se necesita más energía que para hacerlo en Plutón que, a simple vista, parecen contraintuitivas, pero ¿Hay algun fenomeno que plantee una dificultad de ese estilo en el hecho de ir y volver de L2?

        1. Lo de que L2 esta lejos o no, es algo relativo,
          para mi no esta tan lejos, pues si se puede ir a la Luna por que no a L2,
          en comparación, Marte no esta a menos de 55 millones de kilómetros.
          Los puntos de Lagrange son puntos ideales para la colonización espacial,
          se mantiene el equilibrio con mínimo ajuste y se cuenta con el mismo periodo orbital que la Tierra,
          Viajar entre la orbita alrededor de la Tierra al punto L2 seria fácil
          pues hay un potencial efectivo poco profundo en ese punto L2.
          Como dato interesante gracias al poder de los ordenadores se descubrió que los puntos de Lagrange se pueden usar como autopistas o tubos de alta velocidad o puntos con gasto mínimo de combustible, se desplazan esas autopistas o tubos de acuerdo a la configuración de los planetas, lo cual seria un tema interesante para el blog.

      1. Pues además de remolcadores nucleares habrá que desarrollar “arregladores espaciales” que desde sus bases puedan acudir a solucionar pequeños problemas que causen graves daños en el uso de estas máquinas tan sofisticadas y caras.

        La idea del dron asociado que alguien refirió aquí me parece nada “ingenua” y supongo que ayudaría a la misión, tanto a observarla como hacer diagnóstico de posibles daños.

        Grúas espaciales dígame?

Deja un comentario