Ingenuity lleva a cabo el primer vuelo propulsado en otro mundo

Por Daniel Marín, el 20 abril, 2021. Categoría(s): Astronáutica • Marte • NASA • Sistema Solar ✎ 168

El pequeño dron Ingenuity de la NASA ha hecho hoy historia al convertirse en el primer artefacto humano en volar por los cielos de Marte y en la primera aeronave propulsada en levantar el vuelo en otro mundo (los globos de las misiones VeGa en Venus fueron las primeras aeronaves en otro mundo). Ingenuity aceleró sus rotores contrarrotatorios por encima de las 2500 revoluciones por minuto y levantó el vuelo en la tenue atmósfera marciana. A pesar de la elevada velocidad de giro y de los 1,2 metros de diámetro de los rotores, volar en Marte es una tarea harta difícil por culpa de la baja densidad de la atmósfera, que apenas es el 1% de la terrestre. Pese a todo, Ingenuity se elevó del suelo a las 07:34 UTC del 19 de abril de 2021 (12:33 hora local) y alcanzó los tres metros de altura (no obstante, la confirmación no llegó a la Tierra hasta las 10:46 UTC). Ingenuity mantuvo su posición con respecto al suelo durante unos 30 segundos y luego volvió a descender más o menos sobre la misma zona desde la que despegó. La velocidad de ascenso y descenso fue de 1 m/s aproximadamente. El primer vuelo en Marte tuvo una duración total de 39,1 segundos. Ingenuity, un pequeño dron helicóptero de 1,8 kg de masa y 59 centímetros de altura, ha pasado ya a la historia de la exploración espacial.

Una imagen histórica: la sombra de Ingenuity en vuelo grabada por el propio helicóptero. Se aprecian las huellas de Perseverance (NASA/JPL-Caltech).

Durante el vuelo, Ingenuity captó el suelo del cráter Jezero con sus cámaras —una en color y otra en blanco y negro— e inmortalizó el histórico momento con una imagen en la que se aprecia la sombra proyectada por el propio artefacto sobre la superficie. Tras el vuelo, Thomas Zurbuchen, el administrador asociado de la NASA para temas científicos, anunció que el «aeródromo» desde donde había despegado Ingenuity pasó a llamarse el «Campo de los Hermanos Wright» en honor de Wilbur y Orville Wright, los famosos fabricantes de bicicletas que llevaron a cabo el primer vuelo propulsado en el planeta Tierra. Precisamente, Ingenuity lleva un pequeño trozo de tela del aeroplano Flyer de los hermanos Wright que en 1903 voló en Kitty Hawk. El trocito de tela del Flyer está enrollado alrededor de un cable bajo el panel solar, cubierto por un trozo de cinta aislante. Curiosamente, el primer vuelo del Flyer en la Tierra duró menos que el de Ingenuity en Marte (12 segundos), aunque es cierto que se desplazó una mayor distancia en horizontal (36 metros). Como conmemoración del vuelo de Ingenuity, la ICAO (International Civil Aviation Organization) otorgó la designación JZRO para el aeródromo del cráter Jezero e IGY como callsign para Ingenuity.

Ingenuity en vuelo visto por Perseverance (NASA/JPL-Caltech).
Partes de Ingenuity. Las dimensiones del fuselaje son de 13,6 cm x 19,5 cm x
16,3 cm. Los rotores tienen un diámetro de 1,2 m y las patas del tren de aterrizaje una longitud de 38,4 cm, lo que permite que el fuselaje del helicóptero esté a 13 cm del suelo (NASA).
Instalación del trozo de tela del Flyer de los hermanos Wright en Ingenuity (NASA).
El trocito de tela del Flyer bajo el panel solar de Ingenuity (NASA).

La hora del vuelo —el mediodía local— fue elegida para maximizar la carga de las baterías mediante el pequeño panel solar del dron antes del salto y para asegurarse de que las baterías pudiesen continuar con la carga tras el vuelo, de cara a garantizar que tuviesen suficiente energía como para sobrevivir a la gélida noche marciana. La carga de las baterías es un condicionante de diseño muy importante que limita seriamente la flexibilidad de la misión. Mientras Ingenuity volaba, Perseverance se dedicó a observarlo a 64,3 metros de distancia desde el Mirador Van Zyl con sus cámaras y pudo grabar un vídeo de la histórica secuencia. Para cumplir con su misión, Ingenuity debe realizar otros cuatro vuelos en el espacio de un mes aproximadamente. Aunque este primer vuelo solo ha sido vertical, el segundo probablemente también incluirá algún desplazamiento en horizontal. Durante el tercer vuelo el dron marciano podrá desplazarse hasta 50 metros y, en los dos últimos vuelos, es posible que alcance una distancia de hasta 500 metros. Ingenuity no puede alejarse más de un kilómetro de Perseverance porque ese es el radio de acción de su pequeña antena, ya que todos los datos que envía y recibe el helicóptero pasan por el rover. Todos estos vuelos tendrán una duración máxima de unos 90 segundos.

Ingenuity en Marte (NASA/JPL-Caltech).
Perfil de los cinco vuelos de Ingenuity (NASA).
Otra imagen de Ingenuity en vuelo (NASA/JPL-Caltech).

Originalmente, el vuelo de Ingenuity estaba planeado para el 11 de abril de 2021, pero dos días antes surgió un problema durante una prueba de giro a alta velocidad de los rotores. Durante la prueba, el ordenador debía cambiar el estado de ‘prevuelo’ a ‘modo de vuelo’, pero no logró entrar en este último. Después de estudiar el problema, el equipo de Ingenuity sopesó la idea de reinstalar el software de control de vuelo (recordemos que Ingenuity usa Linux como un sistema operativo en dos ordenadores, uno para navegación, con un procesador de cuatro núcleos Qualcomm Snapdragon 801 de 2,26 GHz, y otro encargado del vuelo, con un microcontrolador ARM Cortex-R5). Sin embargo, el equipo decidió finalmente que esta opción era muy arriesgada y prefirió modificar la secuencia de comandos enviada desde Tierra para cambiar el momento preciso de la transición al modo de vuelo. Esta modificación permite dejar el software intacto, pero solo garantiza que el helicóptero vuelo el 85% de las veces, una probabilidad que se consideró más que aceptable. Tras implementar este cambio, el 16 de abril se efectuó al fin la prueba de giro de los rotores a alta velocidad, esta vez con éxito. Esta solución se usará también en los próximos vuelos y si en alguno de ellos se impone el fatídico 15%, el equipo intentará que el helicóptero vuele durante los días siguientes hasta que la probabilidad se imponga. Por si acaso, el equipo de Ingenuity ha enviado a Perseverance una versión modificada del software de Ingenuity por si hiciera falta reinstalarlo, aunque confía en que no será necesario instalarla.

Ingenuity sobre el cráter Jezero (NASA/JPL-Caltech).
El aeródromo y la zona de vuelos de Ingenuity (NASA/JPL-Caltech).
Cámaras de Ingenuity, en la parte inferior del fuselaje (NASA).

El primer vuelo de Ingenuity supone un éxito para la NASA y, paradójicamente, un alivio para el equipo de Perseverance, que está deseoso de dejar atrás los saltos del helicóptero para continuar con su tarea científica. En todo caso, lo importante es que un ingenio humano ha volado por los cielos de otro planeta por primera vez. Un día para recordar.

El primer artefacto humano en volar de forma propulsada en la Tierra y en Marte (NASA).
El presidente Biden con una réplica de Ingenuity (NASA).



168 Comentarios

  1. Que pasa «ingy» se sale de control…y vuela hacia «percy»?
    No deberia llevar un matamoscas en su brazo robot perceverence?

    Por otro lado, porque el NO a reinstalar software…si hasta lo llevaron al rover…porque no pasarlo al dron?

    1. Porque la solución actual funciona el 85% de las veces, y si falla solo hay que intentarlo otra vez hasta que la estadística se pone de tu lado. Pero si una actualización completa de software falla en un mal momento… ay amigo, adiós Ingenuity y adiós vuelos.

  2. Este experimento también le abre la puerta a vehículos como los aerodeslizadores (hovercraft). Imagino naves como esta moviéndose a gran velocidad por los mares de arena marcianos.

  3. «SpaceX está tomando piezas intercambiables de la Starship, modificando ligeramente un puñado de ellas, y convirtiendo lo que podría haber sido un cohete en un tanque de almacenamiento de propulsante. Esto es significativo porque, en relación con todos los demás cohetes de la historia, incluso con los propios Falcon 9 y Heavy de SpaceX, construir tanques de almacenamiento con piezas de cohetes inalteradas en una línea de montaje de cohetes sería más o menos como contratar a Vincent van Gogh para pintar líneas de carriles.

    La existencia de tanques de almacenamiento de propelente autoconstruidos prácticamente idénticos a los armazones de las naves estelares aptas para el vuelo prácticamente garantiza que SpaceX ya está construyendo Starships por unos pocos millones de dólares cada una, y posiblemente por mucho menos.»
    etc.
    https://www.teslarati.com/spacex-starship-orbital-pad-second-storage-tank/

    1. También tienes la explicación opuesta.
      Puedes usar los prototipos como tanques de la rampa de lanzamiento porque como no vuelan (debido a sus características constructivas) en realidad son más parecidos a tanques de superficie que a cohetes.

      1. Queda claro que Pochimax está dispuesto a morir al pie del cañón, con las botas puestas.
        Se agradece.

        – Lo de los tanques GSE (Ground Support Equipment) es otro ejemplo de la capacidad única de SpX de realizar macro-proyectos por un coste impensable para otras empresas del sector.

        Con unos 15 aros de acero, un par de domos y un sistema de tuberías, SpX construye tanques de 9 metros de diámetro por casi 30 de alto para la granja de propelente que suministra al pad orbital.

        ¿El coste? Supongo que ínfimo, insignificante. Sólo hay que soldar unos aros de acero baratísimos, por Dios, y ya tienen la maquinaria y la metodología para hacerlo: exactamente la misma que usan para el cohete. Seguro que les cuesta mucho menos que comprar tanques comerciales. Inaudito.

        De igual manera, el coste de la estructura de acero de una Starship o un SuperHeavy tiene que ser bajísimo. Aros de cebollaacero soldados con dos domos en los extremos y otro domo intermedio. ¿Qué puede costar? Decenas de miles, puede que algunos cientos de miles, sin contar los costes fijos de personal e instalaciones.
        Es decir, el coste marginal de construir uno de esos tanques GSE debe ser de decenas de miles de dólares. Calderilla. ¡Les sale más barato que los tanques comerciales!

        Starship es una arquitectura pensada para reducir costes de forma integral. Todo el proceso de diseño, desarrollo, pruebas, construcción, transporte, integración, carga, lanzamiento, operación, recuperación y reacondicionamiento ha sido rediseñado con simplicidad y coherencia para reducir los costes, tanto del cohete como de las instalaciones, como demuestran los tanques GSE.

        En contraposición, la rampa de lanzamiento del SLS ha costado casi 1.000 millones.
        La rampa del Ariane 6, con su torre Eiffel sobre ruedas, unos 400 M$.
        Jeff Bezos se ha gastado 2.500 millones en instalaciones. Sólo la rampa orbital y sus instalaciones relacionadas en el pad LC-36 han costado 1.000 millones.

        – Por otra parte, también puede servir para lo que dice Ana, probar lo que se usará en Marte.
        SpX deberá montar una granja de tanques de propelente en Marte. Dado que no creo que transporten tanques comerciales hasta Marte, lo lógico es usar los tanques de las Starships aparcadas como contenedores para la granja. Y esos tanques son prácticamente idénticos a los tanques GSE.
        Es un primer paso para montar la planta ISRU para fabricar propelente y almacenarlo.

        1. Todo eso está muy bien, pero resulta que los tanques de almacenamiento de criogénicos «comerciales» (yo que pensaba que todo de subcontratar comercialmente estaba muy bien cuando era SpaceX el proveedor, ¡ahora resulta que no, que es sólo si lo hace SpaceX!), aparte de estar muy probados bajo condiciones bien medidas, repetibles, representativas y probadas durante su proceso de homologación/rating, cosa que como es evidente éstos no, y de tener sólidas estimaciones de durabilidad (de nuevo, por razones obvias estos tampoco)… también resulta que tales tanques suelen incorporar sistemas de aislamiento térmico muy importantes, sea a través de capas con vacío, con perlita, con amianto o con lo que se tercie, para evitar las importantísimas pérdidas por intercambio térmico con el ambiente que tiene un contenedor metálico liso y laso.

          Claro, si toda esa solidez, durabilidad y capacidad te la traen al pario y lo importante es montar cuanto antes un recipiente grande, ande o no ande, cuando tienes la fábrica de recipientes enormes a cien metros, aunque no sean ideales para la tarea pero puedan valer, y cuando el objetivo declarado es pasarse a operaciones marítimas en cuanto la cosa tenga el mínimo viso de funcionar sin llevarse la plataforma por delante…

          1. A SpaceX déjales a lo suyo, basta con que se hable con propiedad y no se confunda a la gente comparando cosas que nada tienen que ver.

        2. Los depósitos los van a aislar, aparentemente con 1,5 mts de aislamiento a juzgar por los anillos exteriores y cúpulas de 12 mts de diámetro que están preparando.
          Con amianto seguro que no los aíslan, está considerado cancerígeno y ya no se utiliza.
          Y cumplirán la normativa pertinente federal y del estado de Texas para recipientes criogénicos a presión.

          1. En tal caso los depósitos no están completos ni a la mitad, y la complejidad no tiene nada que ver, con lo que la comparativa de más arriba no tiene sentido (aparte de las otras carencias, incluida la maravilla de no contar costes de personal o maquinaria, pero bueno). Por ahora, y a juzgar por las monturas y las tuberías externas, no parece que vayan a hacer tal cosa, pero ya veremos. El amianto lo mencioné porque muchos tanques de almacenaje de la industria espacial lo usan, como también se hacía en por ejemplo construcción de edificios, no porque un proyecto nuevo lo fuera a usar. La idea era que lo normal es aislarlos, con lo que no es tan sencillo como «unos cuantos anillos y tubos y a correr». Y bueno, de la cuenta de gastos ni hablamos (claro, cuando no se publican costes de infraestructura, es fácil ignorarlos como irrelevantes). En cuanto a la normativa, es hablar por hablar: ni sabes cuál es, ni si hay excepciones por uso particular, o si en cualquier caso será cumplido escrupulosamente, sobre todo si son prototipos sin certificación previa para tal uso, ni reutilización relevante.

          2. «probadas durante su proceso de homologación/rating, cosa que como es evidente éstos no».
            Sin estar acabados tu te inventas que no van a cumplir ninguna homologación.
            Así que inventemos todos, yo me invento que si van a cumplir todas las normativas.
            Y aislados es evidente que si lo van a estar, eso no me lo invento.

          3. Será evidente que se aislarán (no estoy convencido, pero efectivamente sería lo lógico), pero entonces lo que dijo Martínez arriba sobre lo sencillos que eran no es cierto.

            En cuanto a la homologación, siendo los primeros elementos en ser construidos para este uso, y habiendo sido destruidos todos los anteriores en un uso muy diferente, a día de hoy es imposible que hayan pasado las pruebas necesarias. No conozco la normativa texana, que sin duda será laxa y sin duda SpaceX ya habrá calculado cómo usar a su favor para que les permitan operarlos, pero sus prestaciones como infraestructura de almacenaje en estos momentos es indiscutible que no han sido probadas, y mucho menos en cuanto a durabilidad. Pero bueno, no sé qué interés tenemos en rizar el rizo, cuando es obvio que los utilizarán como mejor les convenga. No era ése el mensaje.

    2. Es la forma más rápida de probar en la Tierra algo que se utilizará en Marte. Todo lo que ocurre en Boca Chica es conocimiento necesario para ser independiente en marte. También lo es la producción de O2 y CH4. No es por ahorrar, es por aprender.

      No solo hacen test con los Starships, el proceso productivo es un test en si mismo para Marte.

      1. Exactamente

        Yo, el otro día leí a alguien en algún lado quejándose de que aprender a aterrizar en Marte sería un atentado ecológico porque dejaría toda la zona donde se probase cubierta de chatarra, que deberían prohibirlo

        Aparte de que pensé que ni tampoco necesitarán tantos amartizajes de SNX como aterrizajes ahora, porque la experiencia de hacerlas aterrizar aquí les dejará con la maniobra prácticamente dominada, aparte de eso, pensé; todas las Starship que se estrellan en Marte son 120 toneladas de carga en acero, listas para ser aprovechadas en la fabricación de todo tipo de pequeños enseres, solo tendrán que recorrer los pedazos

  4. Un dron parecido a este, alimentado por energía solar, capaz de sustentarse en una atmósfera con menos de una centésima de presión que la que tenemos a nivel del mar, pienso que podría funcionar como pseudosatélite de comunicaciones, volando por encima de las rutas aéreas. Soñando un poco más, podría haber una red de drones a gran altura que permitiera evitar la puesta en órbita de las megaconstelaciones.

          1. Ya, pero un dron lo puedes cambiar de sitio.
            Es el mismo caso de los aviones. No deben pasar sobre los observatorios.
            Supongo que si hay observatorios nuevos se pueden cambiar las rutas.

          2. Lo mismo con los satélites, fisivi.
            sólo los geoestacionarios están ahí siempre dando la plasta, pero al estar fijos puedes lidiar mejor con ellos.

    1. No, no podría, porque un helicóptero consume mucha energía. Los paneles solares serían enormes, lo que lo haría pesar más, lo que requeriría más energía, que requeriría más paneles, etc. Además tendrías unas complejas partes mecánicas funcionando 24/7, que es algo condenado al fracaso. Es una idea absurda.

    2. Tu idea es muchísimo más peligrosa que Starlink.

      Es inevitable que algunos de estos drones (tendría que haber millones para cubrir el planeta, dada la baja altitud que implica el funcionamiento atmosférico) fallen y caigan. ¿Cuánta gente moriría por impacto de dron?

      Me imagino las noticias: una foto de un cadáver de bruces en el suelo, en un charco de sangre, con un dron clavado en la espalda.

      En cambio, los satélites Starlink se desintegran en un 100% al reentrar en la atmósfera, superando la legislación vigente que pide un 95% (creo) como mínimo.

      1. No hace ninguna falta cubrir todo el planeta, sino las zonas habitadas, y bajo demanda, no con el cielo invadido por satélites extranjeros que nadie ha pedido.

        En cuanto a accidentes, no tienen porqué tener más que los aviones. No es frecuente que caiga un avión sobre la gente.

        Los drones podrían bajar periódicamente para revisarlos, algo que es imposible para los satélites.

        1. Más noticias:

          – Padre de familia decapitado por un dron delante de sus hijos durante una fiesta de cumpleaños.

          – Un dron defectuoso provoca la caída de un 737 Max.

          – Continúan las demandas judiciales contra Fisivi Inc. por los daños materiales causados por la caída de sus drones.

    1. Esta tarde deberían estar en tierra los resultados del segundo vuelo a 5m de altura, con desplazamiento de ida y vuelta de 2m en horizontal.

      Lo que no me acaba de entrar por la cabeza es lo de MOXIE. Obviamente estaba al tanto de su existencia y sus objetivos, pero ahora que lo han hecho funcionar y he atendido un poco más, no llego a ver la relevancia. Es decir, se sabe después de incontables medidas que la atmósfera marciana es en su mayoría dióxido de carbono. Esto se sabe porque han usado instrumentos que utilizan la física y química conocidas de este compuesto para determinar su existencia y abundancia. Vale.

      Ahora llevan un aparato que demuestra que dicho CO2… ¿se comporta químicamente como en otras partes? ¿se puede electrolizar con un sustrato catalítico apropiado (y nuevo) y la potencia eléctrica adecuada? ¿Quíén dudaba eso?

      Es decir, es trivial meter este aparato en una cámara de vacío en la Tierra (o en la ISS si se quiere ser escrupuloso y asegurarse de que incluso sin convección funcione, en condiciones más desfavorables que en una superficie planetaria), inyectar unos pocos milibares de anhídrido carbónico, si se quiere mezclarlo con los demás volátiles traza en Marte, o con un poco de polvo para fastidiar, y demostrar que el diseño es adecuado. ¿Qué es tan revolucionario -o siquiera relevante- de esto, y sobre todo, qué relevancia tiene montarlo en un rover científico y llevarlo hasta el mismísimo Marte? Porque lo importante de aparatos como MOXIE de utilización de recursos in situ es que sean escalables de manera ventajosa (tanto en principio de operación como en consumo de potencia como en durabilidad, resistencia y volumen de producción), no que funcionen. No es lo mismo que Ingenuity, donde las variables de control, aerodinámica e incluso meteorológicas son mucho más empíricas.

      Me recuerda a lo que leí recientemente en una parodia: «Científicos Estúpidos Descubren Cómo Aprovechar Directamente la Energía Del Batir De Alas De Un Mosquito Con Dos Simples Piezos: Se Cree Que Otros Animales También Pueden Tener Alas. ¿Energía Infinita?». Es como si, no sé, llevasen un recipiente con agua, disolvieran el CO2 marciano dentro con un sifón, y afirmasen que «los astronautas podrán disfrutar de CocaCola sin tener que llevar la bebida embotellada a presión».

      1. Pero es lo mismo que se decía contra Ingy.
        Las cosas hay que hacerlas una primera vez, sobre todo para eliminar los aspectos desconocidos (los famosos unknown unknowns)
        Por otro lado, es importante saber los rendimientos del sistema en las diferentes y cambiantes condiciones atmosféricas marcianas, para empezar a tener datos reales y extrapolar a instalaciones de mayor entidad.

        Que no te valga porque a lo mejor utilizas otro método mejor y más eficiente para acumular atmósfera marciana? Bueno, es que no se puede tener todo en esta vida… ¿habría sido preferible esperar otro porrón de años a hacer el experimento de una manera más realista?

        No sé, lo perfecto es enemigo de lo óptimo.

      2. En algún momento no tienes más remedio que contrastar la teoría con la realidad sobre el terreno. MOXIE es el primero de los varios pasos necesarios para lograr tener una planta funcional de oxígeno en Marte.

        1. ¡Gracias por señalarme una presentación que merezca la pena! De todas formas, debo decir que refuerza mis impresiones: las grandes «incógnitas» que mencionan son la presión de entrada y la humedad, dependientes unívocamente por el lugar de operación y la estación climática en Marte, y constreñidos por la masa/volumen del aparato, la potencia eléctrica disponible y la temperatura ambiente. Pero son cosas fácil(ísima)mente replicables y modificables en tierra…

          La única parte quizás menos modelizable, y más mejorable con datos sobre el terreno, es la de los filtros de polvo (¡esperan 5 kg/año de ingestión de polvo en condiciones de atmósfera «limpia» sin tormentas!), también por las características efectivas del mismo, algunas de las cuales no serán bien conocidas. Pero claro, para probar eso no necesitas un MOXIE.

          1. Creo haber entendido que la filtración del polvo precisamente debería intentar hacerse de otra manera a los HEPA que lleva MOXIE, para una planta «industrial» marciana.

            En tierra se ha probado ya mucho del instrumento… no guardé enlaces… me sorprendió que en sus atmósferas simuladas al final el polvo no era para tanto (pensaba que iba a ser un marrón de cuidado).

            Quizá tengas razón. Pero piensa que esto consume bastante energía, pico de potencia de más de 300 W y energía entre 500 y 1000 Wh, así que lo mismo es más fácil de implementar en un rover nuclear que en una sonda tipo InSight… (por la batería que tendría que llevar para alimentar el sistema durante los test)…

            Aquí tienes el artículo del PI del instrumento.
            https://link.springer.com/article/10.1007/s11214-020-00782-8

          2. Quizás sea también una cuestión, como muchos proyectos de viabilidad tecnológica, de que el valor del experimento sea más el de las pruebas en tierra y los estudios entre diferentes ejecuciones, más que la demostración final en Marte en sí, ya descontada. Salvando las distancias, como el argumento del satélite Ingenio: lo más importante era conseguir la base industrial y ejecutar un proyecto como líderes del mismo; los productos de la misión serían miel sobre hojuelas, pero no donde reside el valor principal.

            Por el artículo que enlazas, sí que separan el oxígeno del resto de gases, buena y crucial aclaración. Por otro lado, las condiciones de temperatura estables dentro de Perseverance eliminan uno de los parámetros a estudiar…

      3. No me parece que sea lo mismo que Ingenuity, por las razones que expuse arriba: la universalidad de la química del CO2, la pureza del mismo en la atmósfera marciana y la replicabilidad de una electrólisis con un sustrato adecuado, son indudables y fácilmente replicables en tierra, o la ISS para mayor robustez.

        Las variables (empíricas muchas ellas) de aerodinámica a bajísimas presiones, en diversas condiciones meteorológicas peculiares a Marte, con baja gravedad y vuelo libre, ni están establecidas (no hay helicópteros en tierra a 40 km de altura, por ejemplo, aunque otras condiciones serían tan diferentes que no permitirían la equivalencia) ni son replicables aquí.

        Quizás el quid sea que la técnica de MOXIE permita una escalabilidad importante para sistemas futuros, o una economicidad especial de la técnica, no lo sé, por eso preguntaba – pero por lo que he visto hasta ahora no parece particularmente así. De hecho, ayer encontré una breve entrevista de Zurbuchen al director del proyecto en el que mostraba el «corazón» de MOXIE, y es un sustrato cerámico para nada robusto, trivial o aparentemente barato – de hecho, se esforzaba en usar tecnicismos para recalcar lo especial que era. Tal vez debería sacar un poco de tiempo y ganas para leerme los papers técnicos que expliquen los detalles, pero tal como lo están vendiendo no consigo verle más fondo que la prueba de una reacción química bien conocida con un gas marciano sencillo e inerte, idéntico al existente en cualquier otro lugar, y que no requiere de técnicas de extracción. Diferente sería una hidrólisis con hielo subterráneo, por poner un ejemplo similar de utilización de recursos in situ: tienes que demostrar que puedes filtrar las impurezas de terreno, extraer suficientes cantidades, controlar la fusión y contención del líquido, y las presiones derivadas, para llevar a cabo la reacción, separar los productos… aquí, es hacer pasar aire ambiente por la caja, creo que ni siquiera separaron el O2 (+CO) producidos del CO2 inicial.

        1. No separan el O2 del CO pero sí son capaces de determinar la pureza del O2 producido.
          Creo que lo tienes que ver más como un prototipo de planta industrial 1/200, pero con las limitaciones de los medios disponibles que les obligan a modificar lo que, quizá, sería el diseño de su prototipo ideal.

          No sé, ¿qué alternativa propones? ¿no haber hecho MOXIE y haber pasado directamente a la fase 2, el prototipo de planta industrial? para eso tendríamos que esperar a más allá de 2030, a una misión dedica…
          Así que la alternativa es esto o nada…

          1. Creo que sí lo separan según el paper largo; el CO se oxidaría inmediatamente a CO2 en presencia de oxígeno.

            La alternativa no es nada: ¿por qué se prima un catalizador de estado sólido que ni le va ni le viene estar en Marte? Porque puedes decir «estoy usando materiales locales», «viviendo de la tierra», «creando recursos». Sin un sistema de almacenamiento, y sobre todo sin potencia eléctrica, MOXIE y descendientes son irrelevantes.

            Ya que M2020 es nuclear, podrían haber aprovechado para probar otro sistema de potencia nuclear aparte del RTG ya bien caracterizado. O, si eso fuera una pesadilla de financiar y ejecutar (aunque alguna vez habría que abrir el melón): nuevas células fotovoltaicas con TRL bajo, sistemas de limpieza/repulsión del polvo, disipadores de calor… O volviendo al almacenamiento y gestión: criocompresores, sistemas rellenables automáticos de alta presión… Más aburrido seguro, pero también más relevante, más escalable y con más margen de experimentación in situ no replicable en tierra. MOXIE me atufa a probar, rigurosamente al lado de gallinas ponedoras, la sarten definitiva para hacer las mejores tortillas, para diseñar la cocina de un restaurante.

          2. Bueno, yo sí he creído entender que el cogollo del asunto es la solución que buscan para hacer ISRU. Es decir, en lo básico, la producción del oxígeno, MOXIE es la centra a escala 1/200 de lo que se pretende hacer. O sea, que no es algo que no tenga nada que ver con la forma en que la NASA espera hacer ISRU en Marte. Simplemente, enviar a Marte un buen montón de placas de esas de catalizador (aka SOXEs)
            Falta la parte del almacenamiento, pero almacenamiento no es producción.
            En cambio el filtrado del polvo sí que no parece ser la solución definitiva, por tanto por ahí vamos mal. Pero eso es una limitación del experimento, no había forma de probarlo de otra manera.

          3. Aquí te dejo un pantallazo del plan (a futuro futuro). Sería una planta de una tonelada, alimentada por 25kW de potencia eléctrica (no entran dentro de la tonelada, se les supone preexistentes). Con eso esperan ser capaces de producir 24 Tm de oxígeno, en un plazo de entre uno y dos años…
            https://pbs.twimg.com/media/EgBJmUCWoAEcQr7?format=jpg
            Tampoco profundicé en el asunto, al fnal, …así que no pongo la mano en el fuego contra tus argumentos… pero creo que estás mirando el experimento con poco cariño…

          4. Cierto, pero no soy el único 😉 El experimento ni siquiera fue incluido como requisito para el éxito de la misión.

            No quiero llevar la contraria por llevar la contraria, que además aprecio mucho la conversación y los enlaces que me estás facilitando para ilustrarme sobre el tema del que había leído más bien poco hasta ahora – pero señalaría que escalar el tema no sería cuestión de añadir más SOXEs como quien añade ladrillos a un muro: tienen requisitos de temperatura y potencia muy relevantes (y no tan modularmente escalables, complejos de resolver) que pueden no ser intrínsecos a la producción per se, pero si ne qua non para la misma. La tecnología del catalizador será parte del plan de la NASA; pero como digo probarlo en Marte no aporta ventajas relevantes sobre hacerlo en laboratorio, sobre todo si la parte del polvo no es representativa (ídem con la bomba sencilla). No se probará tampoco la longevidad del catalizador con la atmósfera real de Marte, ni los daños derivados de la acumulación de carbonilla por picos de potencia mal regulados (CO2->C+O2 en lugar de 2·CO2->2·CO +O2), más allá de lo investigado en la Tierra… No me convence, no 🙂

  5. Hola Muchachos ! (Y Chicas)
    Espero que estén bien ! 😉 Completando un enlace de Zener, les dejo este otro, dos videos en paralelo, para ver el polvo que desprende al elevarse y al aterrizar Interesante lo que dice:
    »Polvo en el viento … en Marte. Estos videos en paralelo mejorados de
    @NASAPersevere Mastcam-Z revela plumas de #MarsHelicopter al despegar y aterrizar. Nos ayuda a comprender mejor el viento marciano y cómo viaja el polvo a través de la atmósfera del planeta rojo.»
    Ahí se los dejo.
    https://twitter.com/NASAJPL/status/1384680147048046595?s=20

    1. Oleee! Si señor. Nos falta saber cuanta energía ha usado en el proceso, pero se puede.

      No olvidemos que en el caso de una nave methalox, el oxigeno es el 78% de la masa propelente. Hasta podría merecer la pena mandar el metano desde la Tierra si no te quieres liar a buscar mucha agua.

  6. Es cierto que se a logrado algo realmente meritorio al hacer volar una máquina más pesada que el aire (no era un globo) en otro planeta con una atmósfera bastante más tenue que la atmósfera terrestre, sobretodo estando propulsada por HÉLICES, algo harto complicado.
    Pero…
    Sin quitarle protagonismo al DRON… creo que la afirmación «primer vuelo propulsado en otro mundo» no es del todo correcta, pues durante la «maniobra sky crane.» Este se aleja VOLANDO …

    repito VOLANDO

    1. No, porque el SkyCrane no despega desde terreno firme, … ya estaba «volando».
      A ver, hay cosas que se sobreentienden. Al final nos agarramos a cualquier cosa para el argumento… no puede ser (ni sirve para nada).
      Además (y más importante aún) la SkyCrane es un cohete, a fin de cuentas. No necesita para nada de la sustentación que le proporciona la atmósfera, como en un avión o en un helicóptero (que es el caso). También han despegado cosas desde la superficie de la Luna con cohetes… no es de esos «vuelos» de lo que se habla aquí.

      1. Exacto, la sustentación es la clave. Sin embargo, es cierto que la NASA a veces se pierde hablando de récords que no son tales. No es el primer vuelo en absoluto, ni el primer vuelo subsónico, ni el primer vuelo aerodinámico, ni el primer vuelo con sustentación, ni el primer vuelo controlado, en Marte, ni en otro planeta.

        Siendo puristas es el primer vuelo con hélice, si queremos no liarnos con calificativos… porque tampoco es el primer vuelo con sustentación: las cápsulas de Curiosity y Perseverance utilizaron sustentación (supersónica, pero sustentación al fin y al cabo) para dirigir su entrada. Si queremos ser más generales, tendríamos que decir que es el primer vuelo «subsónico por sustentación autopropulsado y guiado», o «por sustentación despegando desde reposo con respecto al suelo» como propones.

        1. Lo lamento, eso no es suficientemente tiquismiquis 😀 Para que sobreviva al martillazo de la crítica tenemos que definir MUY bien qué entendemos por «volar».

          En la primera página de comentarios hubo una hermosa discusión bizantina tan absolutamente inútil como confusa donde incluso se llegó a comparar el vuelo de los hermanos Wright con planeadores renacentistas y con proyectiles puramente balísticos del medioevo asiático.

          Estooo… que ya de entrada «volar» es una cosa y «planear» es otra, pero si encima decimos que una piedra que se desplaza por el aire VUELA… Houston, tenemos un problema…

          Pedrada, catapultazo, flechazo, cañonazo, balazo… Evel Knievel motorizado rampante… Juan Pueblo ejecutando un bonito arco parabólico auto-pierna-propulsado… todo esto y más NO salta… ¡VUELA! 😀

          A ver, muchachada, un poco de criterio, ¿puede ser?

          Una cosa es sustentación aerostática. Es lo que hacen los globos, flotar.

          Otra cosa es sustentación aerodinámica. Planeadores, aviones, aves, quirópteros, ardillas «voladoras», semillas «voladoras»…

          Otra cosa es sustentación aerodinámica autopropulsada. Aviones, aves, quirópteros…

          Otra cosa es levitación aerodinámica. Helicópteros, jets VTOL, ionocraft lifters (levitación electrohidrodinámica), insectos voladores, aves muy ligeras como el colibrí…

          Y otra cosa es levitación NO aerodinámica. Levitación magnética, electrostática, óptica, motor cohete

          La última cosa NO requiere de una atmósfera, de hecho el aire estorba, altamente preferible el vacío. En cambio todas las anteriores requieren de una atmósfera (son imposibles en la Luna, por ejemplo) porque de un modo u otro «se apoyan» en la atmósfera, sin ella NO hay acción y reacción.

          Ahora que cada cual elija su veneno 🙂

  7. Daniel no sólo nos informa con detalle y precisión, sino que ahora también nos da predicciones acertadas de futuro:

    «Después de estudiar el problema, el equipo de Ingenuity sopesó la idea de reinstalar el software de control de vuelo […]. Sin embargo, el equipo decidió finalmente que esta opción era muy arriesgada y prefirió modificar la secuencia de comandos enviada desde Tierra para cambiar el momento preciso de la transición al modo de vuelo. Esta modificación permite dejar el software intacto, pero solo garantiza que el helicóptero vuelo el 85% de las veces,[…] Esta solución se usará también en los próximos vuelos y si en alguno de ellos se impone el fatídico 15%, el equipo intentará que el helicóptero vuele durante los días siguientes hasta que la probabilidad se imponga [como está sucediendo con el 4º vuelo].»

    Escrito el 20/4, hecho realidad el 29/4. ¡A esperar la superioridad de la ley de las probabilidades! 🙂

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 20 abril, 2021
Categoría(s): Astronáutica • Marte • NASA • Sistema Solar