Los primeros aremotos detectados por InSight

La sonda InSight de la NASA ha cumplido uno de sus objetivos prioritarios al detectar los primeros terremotos marcianos —o «aremotos»— gracias al instrumento SEIS. InSight aterrizó exitosamente el 26 de noviembre de 2018 en Elysium Planitia y apenas un mes más tarde el sismómetro SEIS fue capaz de sentir el viento marciano desde la cubierta de la sonda. Al fin, el 19 de diciembre del año pasado el brazo robot de InSight depositó el sismómetro frente a la nave (a unos 1,6 metros de distancia). SEIS consta de seis sensores increíblemente precisos capaces de detectar movimientos sísmicos muy débiles, pero para ello debe estar situado en contacto con la superficie marciana. Tras su colocación en el suelo, cinco días más tarde SEIS ajustó sus tres patas para compensar la pendiente del terreno, de 2,5º, y quedar nivelado. A principios de este año los sensores ya estaban listos para comenzar a detectar temblores marcianos.

El instrumento SEIS cubierto con la cúpula WTS frente a la sonda InSight. A la izquierda se ve el instrumento HP3 (NASA/JPL-Caltech).

Pero aún así no era suficiente. Las diferencias de temperatura y el viento de Marte generan demasiado ruido para que SEIS pueda detectar terremotos. El 2 de febrero (sol 66 de la misión) el brazo robot colocó el escudo WTS (Wind and Thermal Shield) sobre SEIS para protegerlo de las inclemencias del medioambiente. La instalación del WTS ha permitido reducir el ruido en un factor de 6 en la dirección vertical y de 100 en el plano horizontal (de tal modo que ahora el ruido es del orden de solo 2 x 10-10 ms-2). Diez días más tarde (sol 76) se colocó con el brazo robot el segundo instrumento más importante de la misión: la sonda térmica alemana HP3 (Heat Flow and Physical Properties Probe). El HP3 dispone de un «sensor topo» que debía excavar hasta una profundidad de cinco metros para medir el flujo de calor desde el interior del planeta, unos datos que permitirán afinar los modelos del interior de Marte generados a partir de los datos de SEIS. Desgraciadamente, el 1 de marzo (sol 92) el sensor chocó contra una roca a menos de medio metro de profundidad. Hasta el momento no se ha podido resolver este problema, aunque el DLR alemán está estudiando el problema.

El instrumento SEIS y la cubierta WTS (CNES/NASA).

Pero volvamos al sismómetro SEIS. Tras tantos esfuerzos, el instrumento francés ha logrado detectar por fin un aremoto de forma clara, así como otros tres posibles candidatos. La señal de estos últimos sucesos tienen demasiado ruido para asegurar que se trata de aremotos y no de impactos de meteoritos o simples rachas de viento especialmente intensas. El primer terremoto marciano detectado claramente por SEIS se produjo el 6 de abril (sol 128), mientras que los otros posibles aremotos se detectaron el 14 de marzo y los días 10 y 11 de abril. ¿Pero cómo de intensos son estos terremotos alienígenas? Pues por el momento no son especialmente impresionantes: el aremoto del 6 de abril fue extremadamente débil, más parecido a los terremotos lunares detectados por las misiones Apolo que a los terremotos de nuestro planeta.

La sonda InSight vista en diciembre de 2018 por la sonda MRO. A la izquierda se aprecia el escudo térmico y a la derecha el paracaídas de la sonda (NASA/JPL-Caltech).
El instrumento SEIS siendo colocado por el brazo robot en el suelo marciano (NASA/JPL-Caltech).

Los otros tres candidatos a aremotos son todavía más débiles y solo se han detectado por los tres sensores franceses VBB, los más sensibles que lleva SEIS y que están situados en el interior de una esfera de titanio al vacío. Por contra, el aremoto del 6 de abril ha podido ser sentido también por los tres sensores británicos SP, menos sensibles. El aremoto tuvo una duración de cerca de un cuarto de hora, pero, como se desconoce a qué distancia tuvo lugar resulta casi imposible conocer su origen o estimar su magnitud (si la señal hubiera sido más fuerte se habrían podido calcular estos parámetros). En la Tierra una señal sísmica de este tipo suele durar mucho menos, mientras que en la Luna la duración es parecida. Esto podría indicar que el interior de Marte es más parecido al de la Luna que al de la Tierra, pero todavía es muy pronto para sacar conclusiones.

La señal del aremoto del 6 de abril detectado por SEIS (CNES/NASA/JPL-Caltech).

El descubrimiento de aremotos, por el momento, no nos va a permitir saber cómo es el interior del planeta rojo, pero lo fundamental es que se ha comprobado que SEIS funciona correctamente y que ha alcanzado el nivel de sensibilidad requerido para poder detectar temblores de tierra muy débiles. Se trata de un éxito muy necesario para la misión después del varapalo sufrido con el instrumento HP3. Recordemos que, además, el instrumento SEIS sufrió un fallo de diseño que provocó una pérdida de hermeticidad de la esfera de los sensores VBB y que obligó a posponer el lanzamiento de InSight de 2016 a 2018, un problema que se tradujo en un incremento del coste de la misión en más de 150 millones de dólares (la NASA llegó a sopesar la opción de cancelar la misión). Ahora sabemos que el instrumento principal de InSight funciona perfectamente y será capaz de obtener los datos que se esperaban. De hecho, la sensibilidad de SEIS es incluso mejor que lo que preveían algunos modelos gracias a los bajos niveles de ruido alcanzados. El día en el que sabremos cómo es el interior de Marte en detalle está más cerca.

Referencias:

  • https://presse.cnes.fr/en/world-first-french-seis-instrument-detects-marsquake
  • https://www.nasa.gov/press-release/nasa-s-insight-lander-captures-audio-of-first-likely-quake-on-mars


49 Comentarios

          1. Gracias Hilario, no sabía que existía “areología”. Que a mi me suene fatal, es irrelevante.
            Saludos.

  1. Excelente entrada Daniel, una lastima lo que le paso al «topo».
    Daniel E; calculo que por el dios «ARES», aunque yo ubiera pensaod que dirian martemotos, o algo asi

    1. Exacto es por el dios Griego, ARES, que es como se conocía este planeta, luego los Romanos, muy prácticos se apropiaron de sus dioses y otros más como «Cibeles», «Mitra», etc…y les cambiarán el nombre, ejemplos clásicos, Afrodita-Venus, Ares-Marte, Hermes-Mercurio, Zeus-Júpiter, etc…

      Excelente descubrimiento, que lastima que no tengamos 3 sismómetros más para triangular el origen del aremoto…aunque espero que en un futuro podamos comprobar mejor hasta que punto de potentes son…

    1. Ya. Es un ritual para mi el café. Yo también estoy con uno.
      ¿Un julio café que características particulares tiene? Yo a veces le pongo canela o un poco de miel.

  2. ¿No hay alguna manera de buscar otro sitio donde perforar con el HP3?. Es una lastima que no haya podido perforar mas.

    Pensaba que seria «areomoto», no «aremoto».

  3. Decir aremoto es meternos en el mismo berenjenal que se tiene cuando una sonda llega a otro planeta o luna (amartizar, amercurizar, aplutonizar, achuryumovgerasimenkar, abennuzar…). Si se dice aterrizar porque lo hace sobre tierra (en minúscula) o amerizar (sobre un mar), no empecemos con nombrar los movimientos sísmicos de cada cuerpo celeste con un nombre distinto (churyumovgerasimoto, plutimoto, venumoto, mercurimoto y demás variantes griegas o romanas). Terremoto viene de movimiento de la tierra (en minúscula, no el planeta, el planeta no se mueve, lo hace la tierra o el terreno). Keep calm and llámalo terremoto. 🙂

    1. En castellano «terremoto» viene de «terreno(lat -num)» + moto (-is) en vocativo, igual que en la 1a del griego, …no decimos tierramoto.
      Luego el castellano usa una construccion semiológica diferente al inglés. No es la misma raíz pues no es «landquake» sino earth-quake, evidentemente refiriendose al cuerpo celeste… si quisieran referirse al terreno dirian landquake. No encuentro ninguna entrada en el Collins que indique otro uso para «earth»

      …los yankees van por el espacio tomando cuerpos espaciales, nosotros los hispanos tomamos terrenos.

      atpc/appc/zp

  4. ¿Cómo pueden distinguir un movimiento sísmico de un mateorito con una señal tan débil? ¿Quizás la duración de las señales? Pero imagino que en ambos casos está condicionada por los materiles que las ondas sísmicas se encuentran en la corteza marciana

    1. Por lo que tengo entendido, hasta cierto margen, es imposible diferenciarlos, pero a partir de ahí, dependiendo de la duración y de cómo se propaguen las hondas, se pueden diferenciar.

      Por cierto, supongo que lo de mateorito, será una errata, pero me ha parecido una denominación genial para un meTEORITO, MArciano. Lo se, lo se, lo de aremoto me ha trastornado…

  5. Una segunda cápsula más pesada y grande reduciría el ruido?
    Por qué están pensando tanto qué hacer con la HP3? Lo único que pueden hacer es seguir avanzando, no? No pueden retirarla y posar el taladro sobre otro lugar. Sigo sin entender cómo un taladro, especial, pero taladro, no fue diseñado para sortear estos obstáculos. Sé que es fácil tirar piedras cuando las cosas salen mal. Y es de ignorantes normalmente tirar piedras despreciando los claros y superiores conocimientos de los científicos que diseñaron la misión.Es un vicio humano esta actitud de falta de respeto, tosco y cruel. En fin …

    Gracias por esta interesante entrada. Ojalá se pudiera decir más del taladro. Yo sigo mirando a veces el tiempo que hace en Marte gracias a la sonda. Ojalá lo del HP3 tenga solución.

    A veces se me olvida que ha habido misiones parecidas.

    Muchas gracias por este artículo Daniel.

    1. A ver, se lo están pensando porque un error, les deja sin taladro… hay que determinar muy bien qué tiempos y a qué revoluciones (o intensidad) usan para avanzar, sin tener pajotera idea del material de la roca, hay que medir bien los pasos.

  6. No me parece suficiente el aislamiento del aparato . Aquí se entierran a una profundidad de 1 metro. Además el «cordón umbilical» que lo une a la sonda está expuesto al viento y puede golpear el suelo.

    1. Sí, pero por lo general no son tan precisos como este aparato (que lo suyo les costó a los franceses…). A parte de que si con 20 cm de agujerito ya hay problemas, meter un trasto de esos a un metro en el suelo de Marte, pues como que no.

  7. Estupenda noticia. Seguro que la actividad sísmica de Marte nos dará muchas sorpresas.

    Una idea que me ronda desde hace tiempo es que si Marte no tiene la corteza fracturada en placas, a diferencia de la Tierra, tampoco tiene fisuras por las que liberar la energía interna de forma suave y contínua. Quizá en esa situación se acumularían tensiones que se liberarían en episodios de actividad volcánica y sísmica extrema.
    ¿Cómo se formaría el monte Olimpo, el enorme volcán marciano?

      1. No están hablando de inventar algo nuevo. Es ciencia/técnica existente y lo único que se necesita es experiencia y dinero. A China le falta algo de experiencia, pero los EEUU llegaron a la luna en 9 años. China puede acercarse a esa meta, aunque en vez de 10 años, sean 15 al final.

  8. No sabéis el disgusto que tengo por la roca de mie**a esa.
    ¡¡¡Todos estos años esperando a que perforen de una vez y aparece esa roca????
    Es injusto.

  9. Sería un poco decepcionante que el interior de Marte fuera más parecido al de la Luna que al de la Tierra. Preferiría pensar que queda algo parecido a una tectónica de placas. Que el interior de nuestro vecino conserva algo de dinamismo geológico.

    Veremos….

  10. A ver… hay una cosa que no entiendo:
    ¿Pretendían taladrar un metro de suelo y no pensaban encontrarse piedras? ¿es que pensaban que todo el suelo es arena? Cuando los rovers han arrastrado ruedas han encontrado suelo congelado bien duro, piedras… lo normal en cualquier suelo de un planeta rocoso (por algo se les llama rocosos ¿no?).

    Por otro lado, ¿que les impide recoger hacia arriba la broca y mover 30cm el aparato?¿no está diseñado para recoger muestras llevándolas para arriba?

    No sé, a lo mejor, en mi desconocimiento peco de inocente por no conocer a fondo las características de las sondas pero todo lo que me viene a la cabeza es de lógica aplastante.

    ¿qué parte desconozco?

  11. ah! si… aremoto suena algo ortopédico en mi humilde y modesta opinión.
    Pedro León creo que ha dado en el clavo. Aterrizar es sobre tierra amerizar sobre el mar aunque…¿y si es un lago?,
    alaguizar? y en un océano? uufffff, ya no sé si necesito un académico de la RAE o un psiquiatra.

  12. Acabo de releer el artículo para asegurarme de lo del HP3
    ¡ pretenden taladrar cinco metros sin encontrarse piedras ! sigo sin entender qué tipo de suelo se esperaban encontrar y cómo no lo pudieron preveer.

  13. Vayamos por partes, lo de aremoto es cuanto menos curioso y soy partidario de mantenerlo aunque admitir un anglicismo (marsquake) quizá sea lo más sencillo.

    Después maldita piedra toca narices cuando vaya pa allá y haga una excursión a la sonda me se lo que le va a pasar a la piedra esa aunque si la taladran un poco y sacan información relevante después, puede que no la maldiga tanto.
    Por último espero con ansias más terremotos que aporten más información sobre el subsuelo marciano. Y que algun otro Lander lleve sismometros para sacar más información útil.

  14. Digo yo…. no tienen una monitorización simultanea de sus instrumentos??? Es decir si detecta movimiento sísmico sin viento es movimiento sismico, si detecta movimiento sísmico pero al mismo tiempo están recibiendo una racha de viento se descartan los movimientos sísmicos.

    Me imagino que con el tiempo tendran registros mucho mas completos del viento y movimiento para poder descartar casi al 100% los ruidos y las falsas señales.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 24 abril, 2019
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Marte • NASA • Sistema Solar