Curiosity, una misión espacial realmente cara

Desde que Curiosity aterrizó en Marte el pasado 6 de agosto hemos podido oír todo tipo de comentarios sobre el coste de la misión. Ya se ha convertido en una molesta rutina que ciertos círculos critiquen sistemáticamente el dinero gastado en misiones espaciales, como si el presupuesto de la NASA o la exploración del Sistema Solar fuesen un lastre para la economía mundial. No voy a explicar aquí por qué debemos explorar el espacio. No es el momento ni el lugar, pero sí me gustaría llamar la atención sobre el fenómeno contrario. Me explico. Muchos científicos y aficionados a la exploración espacial se han apresurado estos días a señalar el bajo coste de Curiosity comparado con otros gastos ‘superfluos’ de nuestra sociedad. Sin duda tienen razón, pero el problema de este punto de vista es que pasa de puntillas por un hecho objetivo y es que Curiosity es una misión realmente cara si la comparamos con otros proyectos espaciales. De hecho, es la nave espacial más cara que ha visitado Marte.

La sombra de la ‘cabeza’ de Curiosity en el suelo de Marte (NASA).

Pero vayamos por partes. Como decíamos al inicio, no resulta problemático argumentar que Curiosity es barata en comparación con todo tipo de programas militares o presupuestos de defensa. Por ejemplo, no tenemos más que mirar la siguiente gráfica:

Como vemos, el coste de Curiosity, de 2500 millones de dólares, es una nimiedad comparado con el presupuesto de defensa de España para 2012 -y no digamos ya el de EEUU-, el coste de un solo bombardero B2 o el de un portaaviones clase Nimitz (en realidad, sólo he tenido en cuenta la factura de la construcción del portaaviones, sin contar el coste de las operaciones y su mantenimiento, que elevaría la cifra hasta los 22 mil millones de dólares). Si alguien quiere más ejemplos, sírvanse ustedes mismos de buscar el precio de algunas aventuras militares actualmente en curso. En fin, creo que a todos nos queda claro que la economía mundial no está peor por culpa de Curiosity.

El problema surge si comparamos el coste de Curiosity con otras misiones que han alcanzado la superficie de Marte. Antes que nada, aclarar que el cálculo preciso del coste de una misión espacial es un asunto muy complicado y depende de multitud de factores (¿se incluye el coste de lanzamiento?¿es el coste de construcción de la sonda o el total de las operaciones a lo largo de su vida útil?¿se ha tenido en cuenta algún cambio de moneda en el cálculo?). Para la elaboración de estas gráficas he usado cifras oficiales de la NASA en dólares, aunque hay que advertir que éstas pueden variar considerablemente según la fuente. Pero lo más importante es que he tenido en cuenta la inflación en el coste de las misiones, un asunto fundamental que se suele pasar por alto. Por ejemplo, las misiones Viking costaron unos mil millones de dólares a finales de los años 70, lo que equivale a unos 3500-4000 millones de dólares en la actualidad. Huelga decir que no hay una única manera de calcular los precios ajustados a la inflación y que las cifras pueden bailar un poco según el método empleado. Aclarado este punto, veamos la gráfica:

Coste de misiones de aterrizaje en Marte en dólares de 2010 (ajustados a la inflación).

Se aprecia claramente que Curiosity es la misión de aterrizaje más cara desde las Viking. Pero cuidado, porque el programa Viking consistía en dos sondas separadas, así que el precio por unidad era inferior al de Curiosity. Es más, cada sonda estaba formada a su vez por un orbitador y una nave de aterrizaje, por lo que el precio de cada una de las sondas de aterrizaje era inferior al de Curiosity. Dicho de otro modo, Curiosity es la nave más cara que se haya posado en Marte. La diferencia es especialmente notoria cuando comparamos a Curiosity con el programa Mars Exploration Rovers (MERs), con un coste de unos 945 millones de dólares. Spirit y Opportunity solamente salieron por unos 475 millones de dólares cada uno.

¿Y qué hay del resto de sondas marcianas? A lo largo de las últimas décadas se han enviado muchas naves a Marte, y no todas han alcanzado la superficie. ¿Es Curiosity barata comparada con los satélites marcianos? Veamos:

Coste de algunas misiones marcianas. MGS: Mars Global Surveyor. MRO: Mars Reconnaissance Orbiter.

Efectivamente, Curiosity sigue destacando. Sólo la fallida Mars Observer de principios de los 90 le hace cierta competencia en temas de presupuesto. La sonda europea Mars Express está muy por debajo, con un coste de 440 millones de dólares, por no hablar de la malograda Fobos-Grunt, de apenas 160 millones de dólares. Evidentemente, queda claro que Curiosity es la nave marciana más cara jamás enviada a Marte, aunque el programa Viking de los años 70 sigue siendo el más oneroso en conjunto.

Vale, ¿y qué tal si la comparamos con otras sondas espaciales de la NASA? Dicho y hecho:

Coste de algunas sondas de la NASA. LRO: Lunar Rconnaissance Orbiter.

Vemos que Curiosity ya no está a la cabeza. La costosísima y comlejísima misión Cassini-Huygens a Saturno se le adelanta con un precio de 4400 millones de dólares -recuerda, ajustados a la inflación-. Aunque en realidad, Cassini es una misión internacional. Si solamente tenemos en cuenta la participación norteamericana, vemos que la diferencia no es tan abismal (unos 3500 millones). El resto de sondas queda muy por detrás de Curiosity.

Pero ya que estamos, vayamos a las grandes ligas. Si nos atrevemos a comparar esta misión con los programas tripulados de la NASA y otros proyectos científicos espaciales, obtenemos lo siguiente:

Precio de programas tripulados y no tripulados de la NASA.

En este caso, Curiosity es casi una ganga comparada con los más de 6000 millones de dólares que ha costado el programa del telescopio espacial Hubble (incluyendo las misiones de mantenimiento del transbordador), o los 8000 millones del telescopio James Webb (JWST), actualmente en construcción. De hecho, el coste del futuro programa MSR (Mars Sample Return) para traer muestras marcianas a la Tierra alcanzaría los diez mil millones (aunque consistiría en al menos tres misiones por separado, con un precio de tres mil millones cada una aproximadamente). El alto coste de MSR es una de las razones por las que esta misión aún no ha sido aprobada por la NASA.

Los programas tripulados son claramente más caros que Curiosity, faltaría más, pero la diferencia disminuye si comparamos el precio de esta sonda con el de las misiones tripuladas individuales:

Se puede apreciar que Curiosity es incluso más cara que una misión del antiguo transbordador espacial, que salía por unos 1500 millones de dólares (contando gastos fijos). Pero lo realmente sorprendente es que podemos compararla directamente con una misión Apolo sin que la escala de la gráfica se resienta. Muchos detractores de la exploración tripulada creen que el coste de las sondas espaciales es infinitamente menor al de una tripulada. Pero, a pesar de que Curiosity es significativamente más barata, lo cierto es que no es muchísimo menos cara.

¿A dónde quiero ir a parar con todo este baile de cifras? Primero, dejar claro que Curiosity es una misión espacial nada barata. Los partidarios de la exploración del espacio hacemos un flaco favor a la causa si le quitamos importancia al coste de cualquier programa espacial y metemos todas las misiones en el mismo saco. Como todo en la vida, en esto de los presupuestos espaciales hay categorías. El precio de Curiosity es despreciable si lo comparamos con, no sé, el rescate bancario de España o la Guerra de Irak, sí, pero también es cierto que por lo que ha costado se podrían haber lanzado seis rovers como Spirit o Opportunity (¡seis!). Cierto es que Curiosity es increíblemente más compleja que cualquiera de los MERs, pero el caso es que ciertamente existe un debate en la comunidad científica norteamericana sobre la conveniencia de mandar misiones tan caras a Marte. De hecho, la próxima misión de la NASA a la superficie del planeta rojo -aún no aprobada- será  casi con toda probabilidad más barata que Curiosity.

Por otro lado, es evidente que a partir de cierto grado de complejidad las misiones automáticas no son tan baratas cuando las comparamos con los programas tripulados. Un conjunto de misiones automáticas realmente ambiciosas con el fin de traer rocas de Marte a la Tierra y explorar el planeta concienzudamente no sería mucho más económico que un programa tripulado, y eso es algo que los detractores de la exploración tripulada parecen no tener en cuenta.

Sea como sea, ahora que Curiosity está en Marte sólo nos queda disfrutar con sus espectaculares imágenes y esperar a los revolucionarios resultados científicos que sin duda nos va a proporcionar. Los próximos años prometen ser muy interesantes.



69 Comentarios

    1. Es muy complicado. En algunas ya está incluido. De todas formas, no suele haber variaciones significativas. La parte más cara es la fase de diseño, construcción y lanzamiento de la sonda. Las operaciones suelen ser una pequeña fracción del coste de una misión cara.

  1. Eduardo.
    Cuanto cuesta un planeta habitable y en el sistema solar. Si cuantificamos las riquezas que confíen, mas el precio del m2 para edificar, que a esto si que le sacaría partido cualquier politicucho español. Comparado con lo que cuesta el Curiosity os aseguro que es una autentica ganga.

  2. En general quienes critican el costo de la investigación espacial son ignorantes o hipócritas.
    Cada bombardero B2-Spirit cuesta 2500 Mill U$S, un caza F-22 350 Mill U$S, cualquier otro avioncito mata-gente no baja de los 100Mill U$S.
    Si se trata de asesinar a decenas miles de personas está bien si es para investigación está mal.
    Asi es esa gente.

  3. Señores, pensando como raza humana tenemos que aprender a no transformar todo en una cuestion economica. Curiosity es el producto de la imaginación humana, que se mantiene tan viva como la de los primeros “curiosos” que elevaron su mirada al cielo y a las estrellas. La imaginacion, la curiosidad y otros nobles valores humanos son imposibles de cuantizar en moneda, pero si se pueden plasmar en una mision como curiosity. Gracias Daniel por tanta información y por la libertad de opinión de tu blog.

  4. Hipoteticamente, si existiera la posibilidad de enviar en la proxima decada otra curiosity a marte, no seria mas barato ya que para esta mision se requirio desarrollar muchas tecnologias nuevas (ejemplo Skycrane) que ya se pagaron en esta mision?. Solo se necesitaria volver a construir sin desarrollar nada de cero.
    Otro tema, si el programa apollo costo 120000 millones una mision a marte tendria que costar como minimo el doble o triple, que nos guste o no es injustificable en estos tiempos.

  5. Daniel, lo que no entiendo, desde mi supina ignorancia, es porque el extraordinario avance de la ciencia y sobre todo de la técnica no se reflejan en el coste. Estamos acostumbrados en nuestra vida diaria a ver como el coste de los productos industriales cae com el tiempo: mi primer portátil me costó 1400 hace 10 años y hoy los tienes por la mitad de precio y con muchísimas más prestaciones.
    ¿Por que ese avance de la técnica no se refleja en el coste de manera apreciable?
    ¿Por que arrastrando una experiencia de 50 años en mandar sondas, algunas tan exitosas y veteranas como las Voyager el coste de desarrollo puede ser tan alto?
    ¿Ha habido avances en el ahorromy optimización de recursos o por la naturaleza de la materia estos serán mínimos?
    Lo que está claro que la inversión se nota. Phobos salió carísima. Cassini con un coste muy grande es después de las Voyager la más exitosa y con diferencia.
    Lo que suscribo al 100 % es la reflexión de que no se debe minusvalorar el coste y se debe ser consciente que toda la sociedad, incluido nosotros a través de nuestros impuestos, hacemos un esfuerzo económico para la exploración espacial y esa sociedad tiene derecho a pedir cuentas de la eficacia y los resultados y hay que dar respuestas más claras más allá del habitual “en guerras se gasta más”

    1. …Porque no están enviando a Marte un producto industrial, sino artesanal. Quiero decir,cada vez que se envia una sonda, esta es única o casi única. No puedes hacer una producción industrial a gran escala de sondas espaciales, porque para cada objetivo que quieras investigar has de crear un aparato distinto y cada aparato tiene implicito unos costes de desarrollo propio por lo que no puedes ahorrar de ahí. Incluso en el caso de querer repetir los MER no creo que el precio baje de esos 470 millones, más bien al contrario por la inflación y el lanzador.

    2. La razón de esto es cualquier dispositivo que lleva una sonda espacial está diseñado y construido ex-profeso, y ello supone un coste extraordinario para un elemento que consiste en tecnología probada y amortizada (incluso más rudimentaria que la de nuestro último portátil o smartphone, paradojicamente, pero es que el requisito fundamental para que vaya en una misión espacial no es que sea lo último, sino que sea fiable y resista las duras condiciones ambientales del espacio).

      Ahora mismo, tú puedes en efecto adquirir un ordenador por una cantidad asequible, gracias a que los componentes se han abaratado, y el montaje masivo en una cadena, en países con menos costes laborales, ha hecho caer el coste por unidad. Sin embargo, los dispoditivos electrónicos, cámaras, instrumentos, etc, de una sonda espacial, han de ser encargados ex-profesos en unas pocas unidades, e integrados en las factorías de las empresas contratistas.

    3. Si quieres poner en el suelo de marte lo ultimo de lo ultimo en tecnologia de analisis, pues sale todo muy caro. Pero hay otro camino, el de simplificar y diversificar. Lo dice daniel, el coste da para 6 mer, y si encima los simplificas un poco mas y haces una produccion en cadena seguro que salen todavia mas baratos. Que es mejor, mandar un super-rover a un lugar muy localizado de marte, o enviar muchos rovers mas simples a multitud de luegares de marte a la vez?

    4. A mí también me parece interesante esta idea de mejor muchos baratos que uno caro.

      Y no somos los únicos. Durante las últimas jornadas sobre ideas y conceptos para la exploración de Marte, uno de los ponentes expuso que un aterrizador equivalente al de la MSL podría llevar en la superficie hasta 21 micro-rovers del tamaño del Sojourner (7 grupos de 3) (saltar al minuto 01:03:45): http://www.livestream.com/marsconcepts2012/video?clipId=pla_fe571098-46d4-4320-ad22-c60c2cc05f35&utm_source=lslibrary&utm_medium=ui-thumb

      Hace tiempo que vengo defendiendo en varios foros la idea de que ya sea la iniciativa pública o la privada (más probable), alguien debería ponerse a desarrollar hardware de exploración espacial de propósito más general (a la manera de los lanzadores actuales, que lo mismo te valen para poner en órbita un satélite espía, que mandar una sonda científica a Saturno).

      En el caso de Marte un aterrizador genérico vendría la mar de bien, y también algún tipo de plataforma móvil adaptable para múltiples instrumentos (o sea un rover).

    5. TITAN:Hoy en la actualidad a pesar del avance de la ciencia y tegnologia es muy dificil poder salir,escapar de la gravedad de la tierra se necesita mucha fuerza,mucha energia.una gran parte del coste de la mision esta en el combustible y los motores que se emplean.Fase 1,fase 2 etc..

  6. De momento ha llegado q con lo novedoso del sistema de aterrizaje ya es un éxito despues ya veremos como se desenvuelve en Marte.
    Creo q los MERS son a Curiosity lo q un Fiat 500 a un Ferrari 456

  7. Bueno, la misión Viking en conjunto sigue siendo más cara, pero se ve efectivamente que Curiosity es una inversión muy importante, más aún en el contexto en el que estamos, con recortes, y misiones de coste moderado. Evidentemente, se explica por la complejidad del vehículo, su mayor masa y su incremento en instrumentos científicos sobre los rover anteriores.

    De las estadísticas que has mostrado, me llama la atención el bajo coste de las Voyager en comparación con las otras sondas, y sobretodo respecto al tremendo retorno científico que ha proporcionado sobre el conocimiento de los planetas exteriores.

  8. Carlos T. dice:

    ¿Por qué es caro Curiosity? Porque es un laboratorio móvil en otro planeta; porque se ha probado un novedoso sistema de aterrizaje; porque todos deseamos las mejores y más espectaculares imagenes; porque como dice el refran “lo barato sale dos veces caro”. Sí a todos nos habara pasado; vamos al “chino” de al lado a comprar algo muy barato y a la semana deja de funcionar. No quisieramos que eso pase con nuestro rover favorito, ¿no es así?
    Daniel creo que lo que intenta decirnos (corrijeme si me equivoco) es que no es tan caro llevar seres humanos a Marte a explorar porque el coste no seria tan descabellado comparandolo con el Curiosity, teniendo en cuenta que se exploraria más superficie y mucho mejor.

    Evidentemente se pueden hacer las cosas mucho mas baratas, pero pasa por la simplificación y la estandarizacion, como p. ej pasa con los Cubesat, ya que incluso se va a enviar uno (a la orbita terrestre claro) que como ordenador usara un smartphone enterito, eso si, convenientemente programado.

    Bueno a Curiosity le deseo “larga vida y prosperidad” cientifica

  9. Hola Daniel, te escribi el otro dia para felicitarte por tu Blog, pero como militar y tecnico de telecomunicaciones te rogaria que tuvieras en cuenta los beneficios que la DEFENSA aporta a la sociedad. Se que parece que nuestro presupuesto es alto, pero comparativamente con otras naciones occidentales y teniendo en cuenta el beneficio en SEGURIDAD que proporciona para que puedan seguir desarrollandose estos programas cientificos, te sugiero que pienses si quizas los pobres soldados mal pagados y con un equipamiento raquitico que tiene la sociedad española no salen rentables.
    Afectuosamente un saludo.

    1. No dudo que una parte del ejercito hace su labor y se gana su salario, pero conozco una parte del mismo (y no pocos) que se limitan a parasistar y vivir a costa del estado. Y te vuelvo a repetir que estos “ladrones” no son pocos.

      Limpiar los parásitos y entonces contaréis con mi apoyo para recibir el dinero y apoyo que necesitáis.

    2. Pero como en el resto de la sociedad española. Yo tambien conozco en el ambito universitario un monton de “grupos de investigacion” cuyo unico fin es sencillamente captar subvenciones.
      De todos maneras no creo que este sea el foro adecuado para discutir esto. Disfrutemos del Curiosity 😉

    3. Pero como en el resto de la sociedad española. Yo tambien conozco en el ambito universitario un monton de “grupos de investigacion” cuyo unico fin es sencillamente captar subvenciones.
      De todos maneras no creo que este sea el foro adecuado para discutir esto. Disfrutemos del Curiosity 😉

    4. Hola David (somos tocayos),

      No conozco el tema pero estoy seguro de que los soldados españoles nos salen muy rentables (y sería un tema de discusión -o tal vez un simple prejuicio mío- si los altos mandos también nos salen tan rentables -lo que en el fondo simplemente sería un reflejo de la sociedad en la que vivimos-).

      Supongo que en la comparación (con el gasto militar) a la que recurrimos aquellos a los que nos gustaría que nuestra sociedad dedicase su esfuerzo y talento a la investigación científica y, como caso particular, a la exploración espacial, expresamos dos cosas: 1) Rabia de que no sólo no seamos capaces de eliminar las guerras (y también el hambre), sino de que sigamos lo que parece una carrera loca hacia la auto-destrucción total. 2) Rabia de que, más allá de los ejércitos, exista una industria armamentística “con vida propia” que se lleve cantidades astronómicas de recursos económicos y talento humano de una forma vergonzosamente irracional, incompetente (porque anda que no se han llevado millonadas proyectos absurdos desde el principio, cuya motivación fue, seguramente, artificialmente creada por simples especuladores) y rastrera (tráfico internacional de armas y sus consecuencias).

      En cualquier caso, nada que ver, tragando bilis por vivir en el mundo en el que vivimos, con el sueldo de los que se ganan la vida como soldados del ejército español.

      Un saludo.

    5. David, coincido en mucho de lo que dices (por no decir en casi todo) y que este no es el lugar … pero es que por desgracia he tenido relación con ambos temas y en un tema que me toca la moral.

      – En mi ciudad hay una base militar y un centro de mantenimiento muy importante. Es vox-populi que si sufrimos una incursión de un país enemigo, no morirá ningún trabajador. Por no hablar de la relación de endogamia y chanchulleo cuasi mafioso que aplican. ESTO ES CONOCIDO POR TODOS (INCLUIDO MINISTERIO) pues se usan los propios (teléfonos, por ejemplo) medios de los centros. No sigo que me incendio y no está la cosa para ir pegando fuego. Y coincido también en lo que comenta Anónimo.

      – Y coincido que también en la universidad hay mucha basura medrando y jodiendo a los que en verdad investigan y se ganan las habichuelas … algo que ya se comentó por aquí hace tiempo.

      Lo peor es que saldremos de esta crisis y continuaremos con estas mierdas (y muchas otras) intactas, pero los de siempre jodidos en grado extremo.

      Saludos.

      PD: Que paren el mundo que yo me quiero ir a Marte 😉

      PD: por desgracia (para los que son mejores personas que yo) creo que el ejercito es necesario para un país, pues en otro caso el mismo está condenado a desaparecer y sus integrantes pasar a “mejor vida” o peores condiciones.

  10. Hola Daniel, te escribi el otro dia para felicitarte por tu Blog, pero como militar y tecnico de telecomunicaciones te rogaria que tuvieras en cuenta los beneficios que la DEFENSA aporta a la sociedad. Se que parece que nuestro presupuesto es alto, pero comparativamente con otras naciones occidentales y teniendo en cuenta el beneficio en SEGURIDAD que proporciona para que puedan seguir desarrollandose estos programas cientificos, te sugiero que pienses si quizas los pobres soldados mal pagados y con un equipamiento raquitico que tiene la sociedad española no salen rentables.
    Afectuosamente un saludo.

  11. Hay que tomar en cuenta que el coste total fue gastado a lo largo de los anios que duro el proyecto, en este caso unos 300 millones de dolares por anio, durante 8 anios.

    No es que la NASA fue al supermercado, deposito 2500 millones y se llevo el MSL ultimo modelo como muchos periodistas de la TV parecen pensar.

  12. Echo de menos, una breve comparación con las misiones rusas, fallidas o no…. como las Fobos de los 80, la Phobos-Grunt o las Venera a Venus…. Alguien me puede iluminar? con datos actualizados a la inflación. Todo un reto…

    1. El coste real de las misiones soviéticas es poco menos que imposible de representar. Se saben los precios, pero no son reales. Por lo demás, he añadido los costes de la Mars 96 y la Fobos-Grunt.

      Saludos.

  13. Tal como dices es la misión de aterrizaje a Marte mas cara. Los gráficos así lo dicen y no hay discusión que valga. Dicho esto, cada uno puede elegir si quiere una radiografía o una resonancia para la rodilla. Hace tiempo leí una carta creo que era del presidente de la nasa a una monja que se quejaba del dineral que tiraban al espacio. Resumiendo si no se fuera invertido mucho dinero en unos espejos no se fuera inventado el microscopio que ha salvado muchas vidas. Invertir en ciencia no es caro.

  14. Que es caro … los prototipos los son: ¿cuanto cuesta un medicamento nuevo? ¿cuanto un avión o incluso un coche nuevo?.

    El problema es la tendencia de la NASA a hacer prototipos. Claro que es caro. Estamos hablando de desarrollos mucho más complejos que los que he comentado antes y con mayores incertidumbres.

    EL futuro de la exploración y conquista del espacio pasa por los asteroides (la Luna y Marte son pozos gravitatorios y consumen mucha energía). Para esto harán falta flotas de cientos de sondas fabricadas en serie, encargadas de explorar industrialmente los recursos de ahí fuera.

    Recordáis el rescate de la CCM (el primero de los robos), creo que su coste daba para más de tres Curiosity Y ESO SOLO UNO DE ESTOS LATROCIONIOS.

    Saludos.

    PD: Sobre la excusa de que se gaste dinero cuando hay hambrunas, partiendo del hecho que esto no lo remediaría, el problema es que sobramos humanos (la mitad o más).

  15. Siempre me viene a la cabeza lo mismo cuando se tratan estos asuntos. ¿Por qué siempre se comparan los costes de la exploración espacial con los costes militares?. Creo que en el fondo no nos creemos que se pueda salir mas airosos con una justificación fundamentada y utilizamos, quizás inconscientemente, el concepto de gastos militares como simil de despilfarro o algo innecesario. Alguien podría decir (y de forma razonable) que por qué no se compara con la cantidad de personas que dejarían de morir de hambre o sed en el tercer mundo. Las comparaciones no son una jusitificación. Lo razonable es que la justificación sea en términos de coste vs retorno, entonces ¿no será en el fondo que no nos creemos que la sociedad valore el retorno científico o los beneficios aportados por la exploración espacial y por ello estemos echando mano de otras argumentaciones cuestionables?

    1. Adolfo, para el ciudadano típico (lo cuál nos incluye también a nosotros, no te creas que no), la distinción entre gasto e inversión es sumamente nebulosa.

      Todos queremos opinar sobre donde se pone el dinero de nuestros impuestos, pero prácticamente nadie (incluyendo con gran frecuencia a los economistas profesionales) se molesta en buscar la información necesaria para decidir racionalmente si se da o no un retorno razonable.

      El resultado es que terminamos tomando una postura casi que al azar, guiados más por nuestras filias y nuestras fobias que por ningún dato objetivo.

      Si te gusta la ciencia dices que los millones invertidos en el LHC son una inversión rentable. Si no te gusta que son dinero tirado.

      Si tiendes al pacifismo (y a esto tendemos casi todos) piensas que el dinero usado en armas y ejército es un desperdicio, pero si eres más del ala “dura” te puede parecer una inversión justificada.

      Si eres un adicto al coche y creyente en la libertad individual de circulación puedes pensar que el dinero gastado en sistemas públicos de transporte es un despilfarro intolerable, y si eres del lado contrario que son un magnífica inversión con un retorno evidentísimo.

      Etc, etc.

      Así somos los seres humanos. La enorme mayoría de nuestras posturas no son racionales.

      Mi idea es que las misiones científicas y de exploración han demostrado de sobra devolver mucho más a la sociedad de lo que la han costado, pero vete tú a saber si no es mi irracional espíritu “geek” el que habla.

  16. Yo propongo que los EEUU le declaren oficialmente la guerra a Marte, y que procedan a utilizar su vasto presupuesto militar para invadirlo (si es con tropas de tierra mejor). Es cuestión de encontrar algún arma de destrucción masiva allí, y con el gasto militar tendremos asegurada la colonización marciana en menos de diez años.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 14 agosto, 2012
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Curiosity • Marte • MSL • NASA • Sistema Solar • sondasesp