La vigésima recuperación de una primera etapa de un Falcon 9

Por Daniel Marín, el 14 abril, 2024. Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • Comercial • Lanzamientos • SpaceX ✎ 147

Hace tres años SpaceX logró un hito en cuanto a reutilización se refiere: recuperar la primera etapa de un Falcon 9 por décima vez. La protagonista en aquella ocasión fue la etapa B1051 en la misión Starlink v1.0 F27. Ahora, la empresa de Elon Musk ha conseguido otro récord: recuperar una primera etapa veinte veces. Ahora, la etapa que ha copado los titulares ha sido la B1062 (Booster 1062), lanzada en otra misión Starlink, la Grupo 6-49. El Falcon 9 Block 5 con la B1062 despegó el 13 de abril de 2024 a las 01:40 UTC desde la rampa SLC-40 de la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral y poco después colocó 23 satélites Starlink v2 Mini en una órbita inicial de 280 x 290 kilómetros y 43º de inclinación. Ya se han lanzado 6189 Starlink y hay en órbita 5721 unidades.

Lanzamiento de la misión Starlink Grupo 6-49 con la etapa B1062 (SpaceX).

La B1062 aterrizó poco después en la barcaza ASOG (A shortfall of gravitas), situada en el océano Atlántico a 615 kilómetros de distancia del centro de lanzamiento (por cierto, fue el 65º aterrizaje en la barcaza-dron ASOG). En su carrera, que todavía no ha finalizado, la etapa B1062, ha despegado en más ocasiones que muchos cohetes a lo largo de toda su vida útil. La etapa debutó el 5 de noviembre de 2020 y en este tiempo ha sido empleada para lanzar dos satélites GPS III, las misiones tripuladas Inspiration 4 y Axiom 1 con las Crew Dragon Resilience y Endeavour, así como satélites OneWeb y de comunicaciones. Su carga más habitual han sido los Starlink, con trece misiones dedicadas a esta megaconstelación. En total, la B1062 ha colocado nada más y nada menos que 507 satélites Starlink en órbita.

La etapa B1062 tras aterrizar por 20ª vez (SpaceX).

Las cifras de SpaceX son tan increíbles que marean. Este lanzamiento ha sido el 38º orbital de SpaceX este año, por lo que la empresa de Elon Musk ya ha lanzado más misiones que todo el resto del mundo junto, incluyendo a otras empresas estadounidenses. También ha sido el 323º lanzamiento de un Falcon 9 y el 337º lanzamiento de SpaceX. Esta recuperación ha sido la 223ª exitosa de una primera etapa seguida y la 297ª en total. Son números tan grandes que es fácil que no nos digan nada. Reflexionemos un poco. Solo SpaceX opera con regularidad etapas de cohetes orbitales recuperadas (Blue Origin usa etapas de cohetes suborbitales New Shepard y Rcket Lab pronto se unirá al club de la reutilización orbital, pero por ahora esto es lo que hay), y no solo eso, sino que el contador es apabullante en cifras a favor de SpaceX. Por otro lado, la misión también logró otro récord: el menor tiempo entre lanzamientos desde la rampa SLC-40, que ahora está en dos días y veinte horas.

20º lanzamiento de la B1062 (SpaceX).

Es evidente que el modelo de SpaceX no tiene que ser válido para todo el mundo ni para todos los países. La propia empresa es un buen contraejemplo, pues la mayoría de las misiones del Falcon 9 son satélites Starlink. Sin esta carga, el Falcon 9 tendría un número de misiones muchísimo menor, complicando la rentabilidad de la reutilización. Pero las cifras siguen siendo alucinantes. Más impresionante que el número de lanzamientos o recuperaciones es la eficiencia y la práctica ausencia de fallos. Está claro que todas las empresas y países que a lo largo del planeta están intentando replicar el modelo del Falcon 9 tienen un listón muy alto que igualar, no digamos superar. SpaceX no ha hecho públicas las cifras precisas de los gastos y ahorros asociados con la reutilización, pero es evidente que usar una primera etapa dos decenas de veces es altamente significativo.

Otra vista del despegue (SpaceX).

Con respecto a Starlink, la constelación recientemente alcanzó los 2,7 millones de clientes repartidos en 70 países. En los lanzamientos Starlink Grupo 7-9 del 3 de enero y del Grupo 8-1 del 7 de abril, SpaceX ha añadido algunos satélites capaces de comunicarse directamente con teléfonos móviles mediante servicios DTC (Direct-To-Cell), que quedarán situados en una órbita final más baja que la de la mayoría de Starlink (unos 350 kilómetros frente a 550 kilómetros). Además, SpaceX ha empezado a usar los lanzamientos Starlink para poner en órbita unidades —¿prototipos?— de la megaconstelación militar Starshield. En el lanzamiento Starlink Grupo 7-16 del 19 de marzo SpaceX puso en órbita los Starshield USA 350 y USA 351. En otro orden de cosas, SpaceX publicó imágenes del eclipse total de Sol del pasado 8 de abril tomadas desde un Starlink permitieron ver la configuración de estos satélites una vez en órbita con los paneles desplegados.

SpaceX tiene otras dos etapas con 19 misiones cada una —B1060 y B1061—, por lo que pronto sumarán veinte recuperaciones junto con la B1062. Otras etapas están muy cerca, como la B1062 con 17 misiones y la B1067 con 18. Y no olvidemos que originalmente estas etapas fueron construidas para ser utilizadas en diez ocasiones. ¿Dónde está el límite? Probablemente no muy lejos. Por eso, es de esperar que la nueva generación de primeras etapas sea certificada desde el comienzo para más de veinte misiones como mínimo y estas etapas más antiguas vayan siendo retiradas (en misiones desechables, es de esperar). Lo que es seguro es que veremos la 30ª recuperación de una primera etapa antes de tres años.



147 Comentarios

  1. Qué notable la cantidad de lectores de este blog del 1%… que se sienten tocados cuando alguien pone la lupa sobre el origen de su «genialidad».

    Y también de los inversores en Spacex y Starlink, que vienen a festejar «las ganancias» de esas empresas –y así, sus dividendos, supongo!

    En realidad, ES LOABLE que Mr.Musk y su empresa hayan logrado LA REUTILIZACIÓN de una etapa, desde 2015, no? Ése fue el hito: realizar un concepto pensado 30 años antes, p.ej., el Baikal, si no hubo otros.

    Pero todo lo demás parece hype. Sólo así se explican los 450 comentarios sobre una prueba todavía destructiva de un prototipo. Y los 250 sobre un anuncio que es un «escape hacia adelante», o las cuentas de la lechera positrónica.

    Mientras sigue esta hype, mucho menos repercute el papel subsidiario que, Daniel expuso, le están dejando a la ESA en Artemis. Y aun ha habido comentarios repetidos descalificando el Ariane6 y sugiriendo lanzar con Spacex.

  2. @ Elfisixo, me parece que no te han respondido: se te explica porqué sería «más barato» para Spacex fabricar –y amortizar- el F9. NO por qué no lo ofertan por $5M –en tu ejemplo- bajando los costes de acceso al espacio.

    Creo que una respuesta es: si lo pueden cobrar a $60M ¿por qué lo van a cobrar por menos?

    Si aparece otro cohete por 60, acaso lo oferten a 55… maximizando las ganancias. Saludos

Deja un comentario