Starship: el cielo debe esperar (a los Raptor 2)

Por Daniel Marín, el 13 diciembre, 2021. Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • Comercial • SpaceX • Starship ✎ 582

Hace unos meses, el primer lanzamiento orbital del sistema Starship de SpaceX parecía estar al alcance de la mano. El montaje y las pruebas de los prototipos Starship S20 y el Super Heavy B4, que habían sido los protagonistas de la exhibición del pasado agosto, iban, aparentemente, viento en popa de cara a un posible lanzamiento a finales de año. Si surgían retrasos, la culpa sería del informe medioambiental de la FAA sobre el impacto de las actividades de SpaceX en Boca Chica. Sin embargo, poco a poco quedó claro que el primer lanzamiento orbital no tendría lugar hasta 2022, y no solo por la FAA. Los rumores sobre dificultades relativas a la marcha del proyecto llenaron los mentideros de internet, culminando en la apoteosis mediática creada a raíz del correo que Elon Musk dirigió a finales de noviembre a los trabajadores de SpaceX. En dicho correo, Musk exponía la urgencia de poner a punto los Raptor 2, la última versión de los motores de metano que emplea el sistema Starship. Según la misiva, suponiendo que la situación económica internacional empeorase, SpaceX «corría un serio riesgo de bancarrota» si la Starship no logra despegar a un ritmo de, al menos, una misión cada dos semanas.

Recreación de las dos rampas de lanzamiento orbital en Starbase una vez operativas (Elon Musk / ErcX / https://twitter.com/ErcXspace).

La razón es que SpaceX depende del sistema Starship para poner en órbita en poco tiempo grandes cantidades de satélites Starlink v2.0, más capaces que los v1.0 y v1.5 —estos últimos con láseres— que ahora están en órbita (cada misión de la Starship podrá lanzar más de cien Starlink v2.0 de golpe). Posteriormente, Musk se apresuró a matizar el correo señalando que la bancarrota era poco probable, pero no imposible, aunque solo en el peor de los escenarios económicos a nivel internacional. Ciertamente, hay que subrayar que SpaceX goza de buena salud financiera (solo en 2021 la compañía ha recaudado más de dos mil millones de dólares procedentes de inversores privados y no olvidemos que, aunque no cotiza en bolsa, su valoración ronda los cien mil millones). En cualquier caso, lo importante es que los planes del programa Starship parece que han cambiado. Y, una vez más, todo gira alrededor de los motores Raptor. Los Raptor son los motores cohete más avanzados en servicio debido a que emplean un avanzado doble ciclo cerrado —tanto para oxidante como para el combustible— y constituyen la piedra angular del programa Starship. Su desarrollo ha costado más tiempo del previsto, algo normal si tenemos en cuenta que Musk quiere que, además de ser los motores más eficientes del mundo en su categoría, sean increíblemente baratos de fabricar. Los Raptor 2, que tendrán un empuje de 245 toneladas y una presión en la cámara de combustión de 321 atmósferas, tienen un diseño muy diferente a los actuales —hay quien dice que prácticamente son motores nuevos—, a pesar de que no han transcendido los detalles técnicos de los mismos.

Los 29 Raptor del B4 (Elon Musk).

En 2019 Musk declaró que cada Raptor de primera generación —Raptor 1 o v1.0— costaba menos de un millón de dólares por unidad, pero que esperaba que los Raptor 2 costasen menos de 250 000 dólares cada uno. Actualmente, SpaceX construye un motor Raptor cada dos días aproximadamente, una cifra apabullante y que responde a la elevada cadencia de vuelo del sistema Starship y al gran número de motores de cada lanzador (29 Raptor para los Super Heavy actuales y hasta 33 en versiones posteriores, además de otros 6 para la Starship). A esta velocidad de producción infernal tendríamos unos 180 motores al año, lo que daría para varias unidades de Super Heavy y Starship, aunque quizás no suficientes para los ambiciosos planes de la empresa, que pasan por desechar los primeros lanzadores (sin contar algún posible accidente que pudiera ocurrir en este tiempo). Pero la cuestión es que, a pesar de las mejoras, los Raptor actuales, a veces denominados v1.5 para diferenciarlos de la primera generación, son demasiado caros y delicados —siempre según los estándares de Musk, claro—, de ahí que la prioridad de la empresa sea ahora poner a punto los Raptor 2 cuanto antes. Para ello, SpaceX está construyendo una nueva línea de montaje en las instalaciones McGregor (Texas) que debe resolver todos estos problemas.

Motores Raptor en Starbase (Elon Musk).

Entonces, ¿cómo afecta todo este «asunto raptoril» a los planes de Starship? Pues no está claro. El plan original era enviar el Booster 4 con la Ship 20 en un vuelo orbital inaugural que debía terminar con ambas etapas amerizando en el océano. Pero los problemas encontrados durante la integración de los 29 Raptor 1.5 con el B4 parece que han obligado a SpaceX a cambiar de opinión y ahora la duda es si se usarán los prototipos con Raptor 2 en las primeras misiones orbitales o se mantendrá el plan de emplear prototipos con Raptor 1.5. Si al final se opta por los Raptor 2, esto quiere decir que un gran número de prototipos Super Heavy que están en construcción podrían ser abandonados o reciclados y, en todo caso, únicamente se emplearían en pruebas estáticas, incluyendo el Booster 4. Precisamente, hoy el B4 fue colocado de nuevo en la rampa de lanzamiento orbital (OLM, Orbital Launch Mount) de cara a las primeras pruebas de ignición de un prototipo Super Heavy dotado de todos sus motores. Ahora, las instalaciones de la zona de lanzamiento de Starbase ya pueden distribuir las 3200 toneladas de propelentes y nitrógeno líquido requeridas para los ensayos. El lanzador está sujeto a la rampa OLM gracias a veinte abrazaderas situadas junto a los veinte motores Raptor exteriores (los Raptor Booster o RB) y la enorme torre de servicio dispone del brazo de desconexión rápida para el lanzador, así como los brazos del sistema Mechazilla para la recogida de las etapas en una fase posterior del programa.

El primer encendido de la S20, con un motor RVac (SpaceX).

A diferencia de las pruebas de integración del pasado agosto, el B4 incorpora ahora nuevas cubiertas aerodinámicas y un escudo térmico alrededor de los motores, imprescindible para evitar que parte de los Raptor se derritan durante la ignición. Con respecto al resto de prototipos, el B5 está completo, aunque el B6 será un tanque de prueba y es posible que el B7, del que solo se han construido algunas secciones, sea desechado. Si los rumores son ciertos, el B8 será el primero con Raptor 2 —33 de ellos— y, por tanto, quizá el primero en alcanzar la órbita. En cuanto a los prototipos de las segundas etapas Starship, todo indica que no dependen del cambio de planta motriz, así que la S20 seguiría siendo la primera que intentará alcanzar el espacio. Sea como sea, la S21 y la S22 están ya prácticamente completas. Además, ya se han comenzado a montar secciones de la S23 y la S24 (¿las primeras con Raptor 2?). Por otro lado, SpaceX ha decidido reanudar las obras para una rampa de lanzamiento orbital del sistema Starship en Florida. Esta rampa ya se empezó a construir hace unos años, pero fue abandonada después de que el diseño del sistema Starship cambiase. Ahora, Elon Musk quiere disponer de una alternativa, o complemento, a las dos rampas de Starbase, a las que habrá que sumar las plataformas Phobos y Deimos. En definitiva, si 2021 fue un año decisivo para el programa Starship, 2022 promete serlo todavía más.



582 Comentarios

    1. -19 de diciembre: SpX lanza el Turksat-5B a GTO desde Florida (SLC-40)

      https://www.nasaspaceflight.com/2021/12/turksat-5b-falcon-9/

      – 21 de diciembre: está previsto el lanzamiento de una Dragon de carga a la ISS desde Florida (LC-39A)

      3 lanzamientos en 4-5 días.
      SpX ya ha lanzado 30 Falcon 9 este año y aún le queda uno.

      Un año de bandera para SpX:
      – El F9, el fiel caballo de batalla de SpX bate, un año más, sus propios récords.
      – Starlink ha completado el despliegue de la primera capa (a pesar del problema global de suministro de chips).
      – Starship no despegará en 2021, pero por poco. El complejo de lanzamiento ya está a punto, Mechazilla incluida.

  1. Joé, llego tarde a la fiesta, maldito viaje de trabajo. Vaya por delante que no me leido los 540 comentarios anteriores, aunque espero hacerlo más adelante. Ya anticipo quien estará por aquí y hasta lo que habrán puesto XD.

    Pero vaya aquí mi predicción lo primero de todo: El primero en volar será casi seguro el B4 con la S20 o la S21. Y si no es el B4 será el B5. A mi eso siempre me ha dado igual. Y esto sigue en marcha para Q1, probablemente marzo. Y sigo manteniendo que volará antes que el SLS, por supuesto. Todo lo demás es intrascendente. Ahora a esperar las pruebas del B4, y a disfrutar.

    1. Batallas encarnizadas, apuestas de 500 dólares a que Starship no órbita el 22 y el otro David ha vuelto a casa por navidad a espolear a los faltos de fe.
      Pan y circo.

    2. Pues con tu nueva predicción absurdamente optimista añadirás otro descalabro a tu ya dilatada carrera de ceguera garrafal. También con tu predicción de «backup», por cierto. Y con tus fechas, aún más, redoblando el descalabro. Garantizado. ¿Te apuntas también a la tonsura?

      En cuanto a adelantarse al SLS: todo lo que sea predecir qué será de ese cohete a corto plazo es papel mojado, porque es impredecible y arriesga tener que recertificar los SRBs si se retrasa mucho más. Pero a no ser que con «volar» te refieras a vuelos no espaciales, dudo mucho que nada de lo que se está construyendo en Boca Chica hoy se adelante al Artemis I.

      1. De hecho, me fijo en la infografía del tweet enlazado al final del artículo (fecha de 13 de diciembre de 2021, ojito al dato, un mes justo ha pasado y con Navidades de por medio), y me emplazo a comprobar cómo no hago mal en redoblar todas mis apuestas hechas hasta ahora diciendo que nada de lo allí representado llegará a la órbita, y de hecho la mayor parte ni siquiera llegará a volar.

        1. Bueno, la liebre ya ha saltado y es más o menos vox pópuli que el B4 no está ni para pruebas estáticas (!!!) por defectos de fabricación, montaje y, lo que es más llamativo, efectos negativos de la minima prueba criogénica a la que se sometió con nitrógeno líquido. Menos mal que al menos la estructura de los tanques de un SH iba a ser pan comido ahora que, sin sombra de duda, los «SS» no explotaban (y por lo tanto estaba todo resuelto, juas).

          Y el «SN20» ya veremos si acaba haciendo algo más aparte de moverse de soporte en soporte, pero seguro que nada de ir a la órbita, eso sí. Se me escapa la risa nerviosa cada vez que escribo uno de estos «SN», ¡que vamos por el número 24 y no tienen ni un vuelo supersónico en su haber, pero infinitos problemas de muchos de sus subsistemas todavía sí!

          Así que nada, me emplazo a seguir volviendo aquí, o a la continuación en otro post más reciente, y repitiendo lo que debería ser evidente. ¿Cómo va esa «granja de combustible» tan robusta, y esas apuestas para vuelos orbitales en marzo (o en mayo, que da igual)?

          ¿Dónde quedó esa iteración rápida tan eficiente? Porque ahora no hacen ni pruebas similares a las ya hechas, mucho menos más complejas, desde hace 9 meses. Alguna pruebecilla menor aquí y allí, con resultados que a la vista están (reventones básicos, fallos básicos de diseño y manejo en infraestructura de tierra y cohetes…). Pero claro, ahora ya hay algo que perder ($$ público) y los carteles anunciadores lisos y lasos ya no valen.

          ¡Seguiremos informando de lo que debería ser evidente!

          1. ¡Y otra liebre ha saltado! No tengo ni idea de la fiabilidad del comentarista, y bien puede darse de que esté soltando informaciones técnicamente incorrectas o simplemente cambien los planes… pero no creo que tanto, especialmente porque parece tener un historial solvente, y porque ciertos miembros habituales de NSF, adeptos al «wishful thinking» más descabellado y acostumbrados a descalificar como FUD cualquier desarrollo negativo, están comentando que no son noticias descabelladas.

            En fin, que parece que hasta mi «apuesta arriesgada» de hace un tiempo sobre la casi certeza de que ningún «SS+SH» llegaría a la órbita ni a nada que se le pareciese antes de esta primavera (marzo o mayo que sea)… ¡se ha quedado corta! Es decir, para quien no lo haya leído, parece improbable que incluso lo intenten ESTE AÑO. Mientras tanto los carteles anunciadores siguen replicándose en todo su esplendor (hablo del montaje propagandístico para enseñar a los inspectores de la NASA -otra vez- del «B4/SN20», que ya sabemos son inadecuados para cualquier prueba avanzada, especialmente el cohete). Espero que los sospechosos habituales estéis afilando las navajas para esas tonsuras que tanto queríais aplicarme. Aviso: estoy segurísimo de que, si Musk da la conferencia de prensa esta semana, dirá unos plazos extremadamente reducidos y negará cualquier problema, pero ya sabemos cómo va esto.

  2. «El taburete de tres patas», la estrategia comercial de SpX en el mercado de lanzamientos (Comerciales, NASA y Militares) y también en Starlink (directo a consumidor, Empresarial B2B y Gubernamental).

    Jonathan Hofeller de SpaceX abordó la estrategia de comercialización de la constelación Starlink, comparándola con la forma en que SpaceX abordó el mercado de lanzamiento. Hofeller describió cómo los clientes de lanzamientos civiles, militares y comerciales fueron clave para el éxito de SpaceX.

    “Si solo se hubiera concentrado en el lanzamiento comercial [o de la NASA o militar], no habríamos tenido éxito”, dijo Hofeller. “El taburete de tres patas es un paradigma que también aplicamos a Starlink. Tenemos nuestro servicio al consumidor, servicio empresarial B2B y también nuestro servicio gubernamental. Estamos esforzándonos en los tres.»

    Starlink tiene «más de 100,000 suscriptores tanto en el lado del consumidor como en el de la empresa» y opera en más de 20 países. Más de 230 naciones diferentes han realizado pedidos anticipados para el servicio Starlink, y la compañía está trabajando para ingresar a esos mercados para brindar servicio.

    “Mucha gente dice que estamos enfocados en el directo al consumidor. Ciertamente, esa ha sido una gran parte de nuestro esfuerzo hasta la fecha. Pero actualmente también estamos en torres de telefonía celular, aviones, escuelas y hospitales, lo que sea. No hay falta de demanda de conectividad.”, dijo.

    https://www.satellitetoday.com/broadband/2021/12/16/satellite-operators-debate-go-to-market-strategies-for-leo-and-geo-broadband/

    *****

    Por otra parte, he visto en Twitter un vídeo de uno de los nuevos Raptor 2 funcionando durante más de 2 minutos sin problemas aparentes.

    Entre Starlink y el Raptor 2 quizás el Apocalipsis Inminente no sea tan inminente.

    La última palabra para Elon. El Profeta Espacial profetiza:

    «Long way to go to perfect it, but Starship is really next-level»

    1. Como curiosidad, el viernes pasado estuve con un cliente inglés y me dijo que en su casa de Inglaterra ya tenía Starlink y que le funcionaba muy bien, muchísimo mejor que todo lo que había tenido antes.

    2. Pero por supuesto Facha, alguien en su sano juicio podía pensar realmente que SpaceX pudiera quebrar por el raptor 2, si es que sí pues debe tener un gran mareo mental.
      Seguramente ese e-mail tenía el clásico fin de Elon de arengar a la tropa, como hace con el «Elon Time», para mantenerlos atentos y afinar su concentración. Lo que si puede ser, es que quiera una nueva iteración del Raptor con aún mayor rendimiento y/o más barato.

  3. Creo que SpX conseguirá que el raptor 2 funcione al nivel deseado, aunque es probable que continúe con nuevas iteraciones para optimizar su coste y quizá, mejorar su rendimiento.
    «El roble» Musk no es santo de mi devoción, y tengo la impresión de que detrás de sus planes mas públicos hay otros planes no tan filantrópicos que solo el tiempo sacará a la luz, pero desde luego lo prefiero cien veces a él que a Godofredo del Amazonas… Al menos, intuyo que Musk sí desea realmente que la humanidad sea multiplanetaria en un afán altruísta, y pondrá todo su esfuerzo en conseguirlo.
    Saludos!

Deja un comentario