¿Podríamos desviar un asteroide como Bennu si fuese a chocar contra la Tierra?

Por Daniel Marín, el 8 diciembre, 2019. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • Sistema Solar ✎ 185

El asteroide 101955 Bennu (1999 RQ36) es uno de los muchos cuerpos menores cercanos a la Tierra conocidos como NEOs y, de hecho, está tan cerca que la posibilidad de que choque contra nuestro planeta no es despreciable. Este hecho lo convierte en, además de un NEO, en un PHA, o sea, un asteroide potencialmente peligroso. Eso sí, no chocará durante el transcurso de nuestras vidas, así que tranquilos. Pero, ¿y si descubrimos un asteroide de tamaño similar —unos 500 metros— que viene hacia nuestro planeta? ¿Qué hacemos? Pues, a pesar de lo que las películas de Hollywood nos hayan hecho creer, actualmente no hay ningún sistema para prevenir el choque de un asteroide, ni pequeño ni grande. Ninguno. Cero. Nada.

Bennu visto por la sonda OSIRIS-REx (NASA).

Por eso mismo, es conveniente analizar cuál sería la mejor manera de evitar la catástrofe. Desde hace años se ha estudiado el asunto usando innumerables simulaciones numéricas y se ha llegado a dos conclusiones rotundas. Primero, que los interceptores cinéticos —es decir, usar una sonda espacial como si fuera una bala muy grande— son  muy eficientes y son suficientes para desviar la trayectoria de asteroides pequeños y medianos siempre y cuando detectemos la amenaza con antelación (obviamente, cuanto mayor sea un asteroide, más tiempo necesitaremos para desviarlo de forma segura mediante un impacto). Segundo, que los asteroides presentan una gran variedad de composiciones y características, por lo que es necesario saber de qué está hecho el objeto antes de intentar desviarlo.

El tamaño de Bennu (NASA).

Es importante recordar que el peligro real viene de la mano de asteroides de entre 200 y 600 metros de diámetro, ya que todavía existen miles de asteroides cercanos de estas dimensiones que no hemos descubierto y pueden chocar contra la Tierra sin previo aviso si se aproximan desde el Sol (sí, los asteroides juegan a sorprendernos como si fueran cazas de la Segunda Guerra Mundial). Los asteroides de mayor tamaño están casi todos catalogados —aunque podemos llevarnos alguna sorpresa— y los más pequeños no son tan peligrosos —siempre que no te caigan encima, claro—. Los más peligrosos, por su abundancia, son los asteroides de unos 200 metros. Un interceptador que intente desviar un asteroide cercano chocará contra él a una velocidad de entre 5 y 20 km/s, dependiendo de la órbita del asteroide y la ventana de lanzamiento. Esto requiere afinar al máximo las técnicas de navegación y guiado en el espacio interplanetario. Precisamente, la sonda DART de la NASA intentará poner en práctica estas técnicas chocando contra la luna del asteroide Didymos. Ahora bien, algo que hemos aprendido recientemente es que la eficiencia del impacto dependerá en buena parta de la cantidad de materia eyectada. En función de este parámetro, el impacto puede ser exitoso o, por el contrario, no será capaz de desviar al asteroide.

Los cuatro métodos principales para desviar asteroides en función de su tamaño y el tiempo de aviso. El tráctor gravitatorio solo serviría para asteroides pequeños con antelación de muchas décadas (NASA).
Otro gráfico en el que se analiza el ámbito de la deflección nuclear frente a la cinética (David Dearbon / NASA).

El asteroide Bennu tiene una pequeña probabilidad de chocar contra la Tierra entre 2175 y 2199, dependiendo de cómo afecte a su órbita el sobrevuelo de nuestro planeta que tendrá lugar en 2135. Pero Bennu no es interesante por eso, sino porque está siendo estudiado en estos momentos por la sonda OSIRIS-REx, que además traerá muestras del mismo a la Tierra. Esto lo convierte en el asteroide potencialmente peligroso mejor estudiado que conocemos. Si chocase contra nuestro planeta, lo haría a una velocidad de 12,86 km/s, generando una explosión de 2700 megatones, lo que viene siendo la energía de unas 54 Bombas Zar explotando al mismo tiempo (la Bomba Zar es la unidad de energía del SIP; o sea, Sistema de Unidades Periodísticas; otra unidad es el ‘campo de fútbol’). Bennu, como muchos asteroides cercanos de tipo carbonáceo, es básicamente una pila de escombros. O sea, no es un cuerpo sólido, sino un conjunto de rocas de varios tamaños. Tanto Bennu como Ryugu, otro asteroide cercano estudiado por la sonda japonesa Hayabusa 2, han sorprendido a los expertos por poseer muy poca cantidad de polvo y ser básicamente conjuntos de rocas sueltas.

Bennu visto de cerca por OSIRIS-REx (NASA).

La densidad media de Bennu es de 1,26 gramos por centímetro cúbico, muy inferior a lo estimado antes de la visita de OSIRIS-REx y casi idéntica a la del asteroide Ryugu. Esta baja densidad implica que se trata de cuerpos muy porosos. Además, la distribución de masas no es ni mucho menos homogénea. Quizás podríamos pensar que estas son malas noticias para los interceptadores cinéticos. Al fin y al cabo, la intuición nos dice que una bala disparada contra un saco de arena tiene menos efecto que otra disparada sobre un bloque de cemento. Pero es justo lo contrario (si el saco de arena y el bloque de hormigón estuviesen en órbita en el vacío veríamos por qué). La alta porosidad facilita la eyección de material durante el choque del interceptor, lo que aumenta su eficiencia a la hora de desviar la órbita. Otra ventaja es que no debemos temer que el asteroide se fragmente, que es la peor pesadilla de cualquier protector planetario.

Distribución de densidades en el interior de Bennu (NASA).

Varios fragmentos causarían un daño mayor sobre la Tierra que un único asteroide porque distribuimos la zona de impacto y aumentamos las probabilidades de que alguno caiga sobre un núcleo poblado (la excepción es que los fragmentos sean muy pequeños, de apenas unos metros). Lo malo es que no todos los asteroides cercanos tienen una composición y estructura similar a la de Bennu o Ryugu. Otra conclusión de los modelos que se han llevado a cabo durante los últimos años es que, afortunadamente, la forma y velocidad de rotación del asteroide no afectan significativamente a la eficiencia del choque, aunque sí afectan a la probabilidad de que el asteroide se fragmente tras la colisión.

Efecto de la porosidad en la eficiencia del impacto (NASA).

Con todos estos datos, ¿podemos entonces desviar un asteroide como Bennu con un interceptor cinético? Para ello deberíamos diseñar primero la nave, que podría ser parecida a la propuesta HAMMER (Hypervelocity Asteroid Mitigation Mission for Emergency Response) del Centro Goddard de la NASA. Una vez que la tengamos, algo nada sencillo, los resultados de los modelos no son especialmente halagüeños. Por un lado, es cierto que los interceptores cinéticos podrán desviar la gran mayoría de asteroides de menos de 300 metros, los más numerosos con diferencia, pero recordemos que Bennu es bastante más grande. La órbita de Bennu complica las cosas, porque la mayor parte de ventanas de lanzamiento limitan la velocidad del choque a unos 5 km/s, demasiado baja. Un interceptor cinético de 8 toneladas como HAMMER lanzado mediante un Delta IV Heavy solo cambiaría la velocidad —Delta-V— de Bennu en 0,13 centímetros por segundo, la mitad de lo que se requiere para desviar Bennu con seguridad. Cada seis años hay una ventana de lanzamiento que permite impactos con una velocidad de 12 km/s, de tal forma que la Delta-V alcanzada en el asteroide sería de 0,5 cm/s, suficiente para desviar su órbita si lo hacemos con cuarenta años (!) de antelación, pero no menos.

Sonda HAMMER para desviar asteroides (NASA/NNSA).
Sonda HAMMER para desviar asteroides (NASA/NNSA).

Determinar la densidad del asteroide antes del impacto es el principal desafío, ya que de esta magnitud dependerá la masa del mismo y, por tanto, la Delta-V que un determinado interceptor puede generar en el choque. Pero si el asteroide no tiene satélites no hay manera de saber su masa a no ser que lancemos una sonda que lo sobrevuele antes lo suficientemente cerca como para que podamos sentir su campo gravitatorio. Algunos asteroides pueden tener ventanas de lanzamiento que permitan una desviación exitosa con más frecuencia, pero otros tienen incluso menos ventanas de lanzamiento. Por ejemplo, el asteroide 1950 DA, de un kilómetro de diámetro, solo tiene ventanas de lanzamiento que garanticen un choque a 20 km/s cada treinta años. En este punto, conviene resaltar que hay asteroides, como Apofis o Bennu, que solo sabremos si van a chocar contra la Tierra con seguridad después de que pasen cerca de nuestro planeta, con un tiempo de reacción de apenas cinco o diez años (siete años en el caso de Apofis).

Factores que influyen en la elección de un método u otro para desviar un asteroide (NASA).

¿Qué hacer entonces? Una posibilidad es disponer de una flota de interceptores cinéticos en vez de una única nave. Esta solución es ingeniosa, pero más costosa y aumenta el riesgo de fragmentación del asteroide. Sin embargo, la única opción si no disponemos de tiempo o si el asteroide es del tamaño de Bennu —o mayor— es el interceptor nuclear. Si usamos armas nucleares, en la mayor parte de ocasiones lo que nos interesa no es un impacto directo, sino que la bomba explote a unos cientos de metros de distancia. Principalmente porque las armas nucleares actuales no tienen detonadores lo suficientemente rápidos como para que la bomba explote en la superficie antes de desintegrarse por el impacto. Pero, además, porque este tipo de explosión minimiza las posibilidades de fragmentación. A diferencia de lo que mucha gente cree, un arma nuclear en el vacío sí genera una onda de choque como resultado de la desintegración de la propia bomba, pero, en cualquier caso, el efecto más importante de este tipo de armas sobre un asteroide es el flujo de rayos X y neutrones de la explosión, que ‘pelan’ la superficie del mismo, produciendo una gran cantidad de material que sale expulsado, ayudando a desviar la órbita.

Simulación del efecto de la explosión de una bomba termonuclear de 1 megatón sobre un asteroide de 50 m (similar al que creó el cráter Barringer de Arizona) (J. Michael Owen / NASA).

El principal inconveniente de las armas nucleares es que, como ya hemos comentado, necesitamos una precisión exquisita para que la secuencia de detonación se inicie justo a tiempo de tal forma que la bomba explote a la distancia requerida (recuerda que las velocidades relativas pueden ser del orden de 10-20 km/s). Otra desventaja es que, puesto que su eficiencia depende del efecto de los rayos X y neutrones en la superficie del asteroide, son muy sensibles a la composición del mismo. Sea como sea, las armas nucleares ofrecen una Delta-V del orden de 5 cm/s para un asteroide como Bennu, frente a los aproximadamente 0,3 cm/s que nos pueden aportar los interceptores cinéticos. Con armas nucleares podemos desviar un asteroide como Bennu con apenas un par de años de antelación (aunque todo dependerá de la órbita precisa del asteroide). Por último, no podemos olvidar que, de acuerdo con los tratados internacionales, está prohibido detonar armas nucleares en el espacio. Nos podemos imaginar que la posible desaparición de nuestra civilización es una excepción a tener en cuenta, pero habrá que cambiar estos tratados.

Potencia del arma nuclear necesaria para desviar el asteroide en función del tiempo de aviso y su tamaño (NASA).

Resumiendo, los interceptores cinéticos son la mejor baza para librarnos de la amenaza de la mayoría de asteroides peligrosos que podrían chocar en un futuro cercano con la Tierra, pero primero habrá que construirlos. Por otro lado, si descubrimos un asteroide como Bennu por sorpresa con un rumbo de colisión contra nuestro planeta y solo disponemos de unos pocos años antes del fatídico choque, la única opción son las armas nucleares. En cualquier caso, a día de hoy estamos igual de indefensos en ambos escenarios.

Superficie de Bennu (NASA).

Referencias:

  • https://doi.org/10.1016/j.actaastro.2019.10.026
  • https://iaaweb.org/iaa/Scientific%20Activity/conferencereportpdc2019.pdf
  • https://www.lpi.usra.edu/sbag/meetings/jun2016/presentations/barbee.pdf
  • https://iaaweb.org/iaa/Scientific%20Activity/conf/pdc2015/IAA-PDC-15-03-08.pdf
  • https://arxiv.org/abs/1409.4704


185 Comentarios

      1. Creo que lo dice en el sentido de un meme que existe cuando se hacen noticias negativas.

        Ex: En 1 año estaremos todos muertos. PD: Que paséis un buen día.

  1. Muy buen artículo Daniel, gracias, es muy interesante.

    ¿Sabes si hay alguna posibilidad de que la sonda DART de la NASA saque la luna del asteroide Didymos de su órbita?

    Saludos.

  2. Tendríamos que tener un sistema de interceptores cinéticos preparados y listos para ser lanzados. Quizás si los lanzamos desde la luna mejoraríamos la ventana de lanzamiento.

    No se cuanto se va a dedicar a nivel mundial a reducir el CO2 de la atmósfera (vía impuestos claro). Pero seguro que con el 1% de lo que se “invierta” en un solo año estaríamos protegidos conta ateroides inesperados del tamaño dos campos de fútbol.

    PD.- Tampoco estamos preparados para lanzar sondas que estudien los asteroides interestelares.

  3. Francamente, no creo que un tratado sobre armas nucleares en el espacio fuera a ser un problema si tuviéramos la seguridad de que en menos de un lustro se nos echaba encima un asteroide de categoría Greta Thumberg (por lo del holocausto, la extinción, el fin de los días, la infancia robada y tal). Simplemente, las potencias espaciales montarían sondas con ojivas nucleares a toda leche y que saliese el sol por donde quisiera. Los tratados solo sirven cuando hay alguien dispuesto a respetarlos.

    Personalmente, opino que la mejor opción es una vigilancia estrecha de todos estos pedruscos potencialmente armagedonianos para poder detectarlos a tiempo (varias décadas a ser posible) y usar la técnica del tractor gravitatorio para desviarlos antes de que se acerquen demasiado. Será lo mas barato y seguro.

    PD.: Se nota que Daniel ya terminó la grabación del especial de Julio Verne en Radio Skylab… 😊

    1. Hola:

      Yo creo igual, los tratados internacionales están para saltárselos cuando conviene (la lista sería interminable) y en este caso no creo que haya mucho problema.
      No entiendo bien que se uno da un deltaV de 5 cms/s y el otro de 0.3 la balanza se incline por los cinéticos (si nos jugamos un impacto de este tamaño no me valen los “peligros” de lo nuclear); supongo que se habla del movimiento del cdm y -creo yo- la disgregación producida haría reducir mucho su tamaño, haciendo al objeto más sensible a un segundo impacto. Su alta “porosidad” -y baja densidad- es un indicio de que puede ser disgregado con reiterados impactos (cinéticos o nucleares) y es mejor una lluvia de piedras pequeñas que una sola piedra gorda gorda.

      Feliz Navidad a todos.
      Paz, amor y turrones.

      1. Los cinéticos son “baratos” de fabricar y no hay que inventar nada. Se podrían fabricar mañana.

        En cambio para el tema nuclear hay que investigar y solucionar varios problemas, sobre todo lo relacionado con el momento de la denotación.

  4. Ya lo dije anteriormente. Que un asteroide (de 200 m) choque contra la Tierra sí que es una amenaza catastrófica real. La ONU debería concienciar al mundo para, ya que tenemos suficiente capacidad tecnológica, desarrollar un sistema de defensa global.
    En su lugar, la ONU prefiere inventarse la amenaza del cambio climático: mediante la falacia del cherry picking se atribuye erroneamente este cambio al hombre (no queriendo comprender, ni sopesar la variabilidad natural del clima) y mediante modelos climáticos sin capacidad predictiva se proyectan escenarios catastróficos que, luego, periodistas y políticos paniagüados (o “concienciados”) convierten en “predicciones científicas”. Así la ONU satisface a los lobbys progres y a las grandes corporaciones, a la vez que refuerza su poder político-social en espera del siguiente paso: el control del crecimiento poblacional.
    Daniel, gracias por permitirme expresar esto en tu blog: ¡viva la libertad de expresión!.

    1. Que pesado el negacionista climatico… bueno, a todo esto, buen articulo como siempre, lastima los “antinucleares” seguro prefieren la extincion al desarrollo de una defensa nuclear.

    2. Claro que sí campeón, ese tema favorece a las grandes corporaciones. Ya veo que están todas como locas fabricando paneles solares para sacarnos del apuro. Ah, ouch, que la energía solar aún solo es el 1% de la energía producida a nivel global. La mayoría sigue siendo carbón y combustible fósil. Nada está cambiando. No al menos al ritmo que se requiere.

    3. Creo que nadie en este blog, excepto la mascota oficial, duda de la variación en la atmósfera de ningún gas debido a los ciclos de los mismos, sería negligente y poco científico por nuestra parte. Sin embargo es destacable que los mismo datos que nos dicen que estamos en un momento de máximo interglaiciar nos dicen que pese a eso la cantidad de CO2 en atmósfera es en una magnitud de 2’5 veces, si no recuerdo mal, mayor que la del último periodo de máximo interglaciar. En lo que si podemos discutir es en la magnitud de las consecuencias del mismo pero no en su existencia o ya estarías dudando del propio efecto invernadero, o ¿acaso dudas de que exista el efecto invernadero?
      Vamos rebate los datos, o es que esos datos son invenciones de ese malvado lobby llamado científicos y las imágenes de las ciudades super contaminadas son todas CGI, ¿no ves a quien empiezas a parecerte?

      1. Martín, léete mi: drive.google.com/file/d/0B4r_7eooq1u2ZlIwZFcxQ2ZWaHc y aprende. Yo soy un científico, un experto. Tú eres una persona normal (supongo que con algún estudio) y, aunque te será difícil … si sabes inglés, creo que llegarás a comprender mi documento. Hay otros del blog que no lo comprenderían, ni aunque se lo leyesen miles de veces y fuesen angloparlantes.
        Si no sabes inglés, el resumen es: existe una variabilidad natural y un cambio climático producido por los gases de efecto invernadero que mencionas; PERO, ningún informe, ningún artículo y ningún libro especializado ha establecido el porcentaje en el que la una y el otro actúan. ¿Qué tiene más peso?, ¿la VN en un 99% y el CC en un 1%?, ¿la VN en un 2% y el CC en un 98%?, ¿50% y 50%?: nadie lo sabe.
        Martín si sólo tuvieras tiempo de leerte una única página de mi documento: léete la número 9. Allí verás cómo: (1) el propio IPCC reconoce que pueden estar equivocados al evaluar la influencia de la variabilidad natural (al final de la página: en el párrafo donde el IPCC intenta explicar por qué las observaciones de la pausa no se ajustan a sus predicciones). Esta explicación de los científicos se ha ocultado deliberadamente en los resúmenes que el IPCC hace para los policymakers. (2) también puedes comprobar en esta página que las proyecciones climáticas no tienen ninguna capacidad predictiva (unas pocas décadas de observación no permiten predecir cambios climáticos en las próximas décadas. ¿Por qué?: por algo que se llama estadística y que funciona, por ejemplo, para establecer estrategias de ventas en productos … no hay ninguna empresa que analice el mercado durante un trimestre y quiera predecir las ventas de sus productos durante un año: no se puede).
        Estos dos inconvenientes, que te he resumido, impiden aceptar el cambio climático como teoría científica (y aún hay muchísimos más inconvenientes que podrás descubrir leyéndote mi documento al completo). Cualquier persona minimamente instruida vería todo esto tan claro, que abandonaría sin más la teoría del cambio climático antropogénico.
        ¿Por qué no se ha abandonado?. Pues yo especulo que es porque se ha establecido un sistema de agitación y propaganda entrono al cambio climático antropogénico.
        Personalmente (desde mi kilométrica atalaya intelectual) me encantará ver a los políticuchos (como Teresa Ribera) que durante esta semana se van a reunir en Madrid (en la Cop25): me voy a reír un montón. Seguro que algunos políticos se creerán que si consiguen reducir las emisiones de CO2 a cero para el 2050 (o el 2040, o cuando se les ocurra), habrán evitado una catástrofe climática de proporciones apocalípticas. ¡Ay!, cuánta ingenuidad en el vulgo (y en algunos políticos) y cuánta maldad en los que han diseñado todo este sistema de agit-prop.

          1. ¡Ah, Karl80!, discúlpame: no había comprendido que tu pregunta iba con segundas. Normalmente eras un tipo plano que preguntaba cosas simples (pero bueno, supongo que estás creciendo).
            A ver, la respuesta simple a tu pregunta es: como se ve, mi artículo está subido a la nube (a google drive), es decir, no está publicado en ninguna revista de investigación (porque si lo estuviera, hubiese subido el enlace al sitio arxiv).
            Claro, pero ahora surge la contra-pregunta que tú, Karl80, me harías: “si dices que eres un experto, ¿cómo es que no has publicado tu artículo en ninguna revista de investigación?”. Bueno, mi idea no es publicar un artículo, sino un libro. Tengo dos años y medio para prepararlo todo (aprovechándome de la atención que despertará el AR6 del IPCC). Pero el caso es que tengo muchas otras cosas que hacer. ¿Lo lograré?.
            Aparte, yo no recibo ninguna subvención. Si quiero estimar cuánto dinero puede costarte a ti el cambio climático, tengo que currármelo desde cero (ahora mismo creo que un mínimo 20000 euros en 30 años, pero tengo que refinar el cálculo yendo a bases de datos y haciendo un montón de trabajo). En fin, eso es “lo malo” de alcanzar una kilométrica atalaya intelectual: que siempre hay que trabajar para seguir subiendo.

          2. El libro: “Cambio climático: la gran estafa del siglo XXI” , o con un título parecido, escribirlo, lo voy a escribir. Pero como tendrá tanta carga política, no creo que haga publicidad de él en Naukas. He de estudiar todavía si ofrecerlo gratis y cómo.
            Lo que sí que subiré a google drive serán mis apuntes sobre ciencia y tecnología; seguro que con tanto pazguato escribiendo burradas me dan baza para publicitarlos.

        1. Procuro no responder a comentaristas que demuestran mala intención, como tú, pero lo que dices es tan gracioso que no puedo evitarlo.

          Si de verdad te crees lo de tu “kilométrica atalaya intelectual”, ve a que te lo miren, por si te ha sentado mal caer de tan alto.

        2. Ya que dices que eres un científico y un experto, supongo que respetarás el trabajo y las conclusiones de otros científicos, concretamente de alrededor de 11.000 de ellos pertenecientes a más de 150 países que han presentado sus conclusiones en el siguiente estudio (aquí el enlace: https://academic.oup.com/bioscience/advance-article/doi/10.1093/biosci/biz088/5610806). Según ellos mismos firman “están en la obligación moral de advertir a la humanidad de cualquier amenaza catastrófica”, llamémosla emergencia climática, pérdida masiva de biodiversidad, acidificación de los océanos, destrucción de hábitats o como queramos llamarla. Pretender que más de 7.700 millones de seres humanos, componiendo una civilización global industrial que precisa más y más recursos para seguir creciendo de forma no lineal, no producen ningún impacto negativo en el entorno planetario, no me parece la más racional y prudente forma de pensar ¿Hay expertos que llevan muchos años advirtiéndonos de que algo muy grave podría ocurrir y los ignoramos? ¿Es eso sensato por mucho que pueda haber dudas acerca de la fiabilidad de los modelos climáticos? Sería lo mismo que, mencionando el artículo de Daniel Marín, no hacer nada si nos dijeran que un asteroide potencialmente peligroso podría chocar contra la Tierra, sólo porque las probabilidades son, pongamos, inferiores a un 30% ¿Merecería correr el riesgo? Pues en mi modesta opinión con el cambio climático (y todos los demás impactos negativos que causamos globalmente en el entorno, porque no se trata de una única amenaza sino de varias) pasa exactamente lo mismo. Esto se no va de jóvenes activistas suecas o de políticos oportunistas, va de las investigaciones que miles de científicos vienen realizando desde hace décadas y de las muy preocupantes conclusiones que arrojan (me remito de nuevo al enlace de la revista BioSciencie).
          Espero que sepas verlo desde tu kilométrica atalaya intelectual.

          1. El cambio climático del IPCC es una estafa global que prostituye a la ciencia. Me da igual si los científicos prostituidos son menos de 20000 ó más de 1.
            M. Plaza, como veo que eres nuevo en el blog tienes deberes:
            (1) busca la controversia Mann vs. McIntyre en internet.
            (2) busca también a Jonathan Gregory, su trabajo y encuentra por qué se ha visto forzado a rectificarlo. Por cierto, ¿Gregory ha “rectificado” también el premio que le concedió la Fundación BBVA?: búscalo y me lo cuentas que de verdad esto no lo sé.
            (3) como experto estadístico, yo te puedo asegurar que el riesgo del que hablas es completamente absurdo. Las funciones de riesgo asociadas a reglas de decisión se basan en fundamentos sólidos. M. Plaza, busca por qué los fundamentos de la atribución no son sólidos. (Pista pg. 6,7,8 de mi Climate).
            (4) En realidad, todo este catastrofismo es una agit-prop para montar el circo en el que aparezcan “activistas suecas y políticos oportunistas” (aparte de las grandes corporaciones que se han apuntado desde hace unos pocos años). Toda esta “revolución” está diseñada: yo la leí en el libro “Earth in balance” de Al Gore de 1992. Creo recordar que allí se explicaba el por qué era imprescindible tensionar cada año a la sociedad global con las COP##. M. Plaza: léetelo y dime si lo que recuerdo es cierto.
            En fin, chicos: los que de verdad querráis escalar una atalaya intelectual tan alta como la mía deberéis pasaros meses leyendo y estudiando. Los que querráis manteneros en vuestra verdad inicial, vamos lo típico en los pazguatos, ¿para qué estudiar?.

        3. “¿Qué tiene más peso?, ¿la VN en un 99% y el CC en un 1%?, ¿la VN en un 2% y el CC en un 98%?, ¿50% y 50%?: nadie lo sabe.” Bueno, si nadie lo sabe, entonces no se puede “abandonar sin más la teoría del cambio climático antropogénico” . Y en cuanto a que la “ONU satisface a los lobbys progres y a las grandes corporaciones”, me cuesta creerlo, yo percibo más bien una tendencia a la degradación ecológica a la que los “lobbys progres” apenas le hacen mella

    4. Desde mi kilométrica atalaya intelectual, ¿observo allá abajo un intento de contra-argumentación?. Ya tengo una edad y no estoy aquí para debatir con pazguatos. En realidad, si estudiaseis antes de teclear, habríais asimilando la sacro-santa verdad de este siglo XXI: el cambio climático del IPCC es una estafa global que prostituye a la ciencia.
      Cuando en la Cop26, ó la 27 ó la 28, los malvados responsables de esta estafa hagan cantar a los niños-títeres el “Tomorrow belongs to me”, youtube.com/watch?v=FN7r0Rr1Qyc (en inglés), el espíritu del pueblo os hará alzar la voz y en unión fraternal diréis alto y claro que el mañana os pertenece. La primacía de la voluntad (y de los impulsos primarios) sobre la realidad objetiva os llevará a legitimar las monstruosidades que vendrán (e.g., eutanasia o esterilización para “salvar el clima”). Pero ahí estaré yo, viejo y sentado, negando con la cabeza: ¡no me levantaréis cabrones!. ¡Me paso vuestra agit-prop por el forro de mis cojones!

        1. Vale, nene, te atenderé desde mi kilométrica atalaya intelectual con este estribillo (a ver si te sale la música): Paco, Paco, Paco; Paco pazguato; Paco, Paco, Paco.

  5. Daniel, digamos que uno de esos piedrazos cae en la Tierra, asumamos que cae en Nueva Zembla (mismo lugar de la bomba Zar)… Con esa potencia de 54 bombas Zar… ¿Destruiría la civilización completa?

    Se me hace un poco falaz. No digo que seguiremos iguales que ahora (para nada) pero eliminarnos del todo lo veo algo exagerado (o tal vez me equivoque, que sé yo?)

    Gracias y saludos.

      1. Me preocuparía mucho más Yellowstone (o, por cercanía, los Campi Flegrei) que el Krakatoa… la erupción de un supervolcán (y hay un buen número de ellos repartidos por el planeta) es mucho más temible que la de cualquier “volcancito” normal.

        Un trastazo de esa categoría, en un lugar un poco conflictivo en cuestiones tectónicas, y una serie de ondas sísmicas de compresión y desplazamiento que confluyan en un mal lugar, o alteren algo en precario equilibrio (como la inmensa caldera de magma bajo Yellowstone)… y bye, bye, civilización como la conocemos: bienvenido siglo XIX.

        1. Si y no: el supervolcán de Nápoles no es tan super y está viento en contra. La piedra amarilla, es muuuucho más serio y está viento a favor.

          Coincido totalmente, un asteroide podemos tener los medios para desviarlo, pero un supervolcan no tenemos ni la más mínima idea de cómo pararlo (y eso de enfriarlo … mejor ni lo comentamos).

          1. Pues aquí, en Barcelona, el viento Este y Norte (el Levante y la Tramontana) soplan de lo lindo una gran parte del año… o sea, que lo de que Campi Flegrei está “a contraviento”, no sé, no sé, jajajajajaja.

            Cierto: es un supervolcán poco “súper”… pero justo en medio de la superpoblada Europa… cuando le dé por cabrearse, ésto va a ser una risa… aunque por supuesto, ni una centésima de la magnitud del Canto Amarillo.

            Saludos!

  6. Teniendo armas nucleares y la libertad de utilizarlas que daría una situación excepcional como esa ¿para que arriesgarnos con impactadores cinéticos? Yo no me imagino a nadie sensato en La Tierra invocando el cumplimiento del tratado

    Creo que si los detonadores de la bomba no son suficientemente rápidos lo mas lógico es “posar” la bomba suavemente sobre Bennu con una sonda automática, o varias si fuera necesario, las que hicieran falta para pulverizarlo en fragmentos inocuos ¿de verdad reparariamos en gastos para algo así? Intentaríamos ahorrar en delta v? Si hemos fabricado 15 mil bombas atómicas y toda la infraestructura de lanzamiento para garantizar la destrucción de este mundo sin reparar en gastos creo que podemos hacer lo mismo para salvarlo. No creo que fuera imposible que todos los países aportasen una parte importante de sus presupuestos en defensa para defender La Tierra

    1. Totalmente de acuerdo, Tiberius, pero cuenta con que grupos de milenaristas zumbados y/o ecologistas antinucleares con exceso de birras ecológicas en el riego sanguíneo pondrían, y nunca mejor dicho, el grito en el cielo porque en esa coyuntura íbamos a “contaminar con radiación” el sistema solar. 😂😂😂

      1. Creo, Hilario, que esas patochadas que comentas iban a pesar muy poco en la decisión y en la opinión pública, ante el exterminio de una ciudad, un país o un continente entero… o un porcentaje muy grande de la Humanidad.

        1. Niel, como decía el torero “hay gente pa tó”. Fijo que saldrían y fijo que habría gente que les hiciera caso. Ten en cuenta que un tercio de la Humanidad es idiota.

          1. ¿Sólo un tercio? ¡¡Qué generoso!! JAJAJAJAJA.

            Saludos… y mis respetos a un gran comentarista del blog. Aprendo un montón de tí.

      2. No creo que decir tonterías y faltas de respeto a quien no piensa como uno sirva de mucho en conversaciones eminentemente técnicas.
        El tratado sobre el espacio Ultraterrestre puede parecer cosa de “ecologistas locos” eso de frenar la proliferación nuclear espacial al que no ha pensado seriamente sobre las consecuencias de su eliminación, pero hoy en día hay varios países nucleares en condiciones de lanzar sus propios satélites satélites que bien pueden convertirse en estaciones de combate con varias cabezas nucleares que no apunten precisamente a “asteroides”.
        No es sólo EEUU, Rusia o China: la militarización del espacio también vendría de India, Corea del Norte, Irán..

        1. Aquí nadie está diciendo tonterías ni faltando el respeto a nadie. A ver si no tenemos la piel tan fina.

          ¿Acaso es falso que hay grupos ecologistas radicales que funcionan mas como sectas que como protectores del medio ambiente que en cuanto escuchan la palabra “nuclear” entran en modo histérico? ¿Acaso no han montado el show cada vez que la NASA lanzaba una sonda dotada de un humilde RTG? ¿Acaso no hay ecologistas zumbados que dicen que la Humanidad es un virus para la Tierra y que se merece la extinción?

          El tratado de prohibición de explosiones nucleares en el espacio durará lo que quieran las potencias implicadas, ni un minuto mas. Y desde luego sería papel mojado ante una emergencia como la que nos ocupa.

          Y tranquilo, que ni Irán ni Corea del Norte tienen capacidad para poner armas atómicas en el espacio. Y si lo intentaran, los demás se ocuparían de ellos. ¿En serio te crees que Corea del Norte es una amenaza real para alguien?

          1. Efectivamente. DeGaulle dijo: “los tratados duran en tiempo que duran”. Cuando interesa a quien sea un tratado es denunciado e incumplido

    2. Hay un viejo dicho que dice. “..el miedo no es zonzo”. Creo que frente al miedo que ocasionaría el peligro de un choque por parte de un asteroide, nadie se opondría a que se utilicen armas nucleares para evitarlos utilizando argumentos ecologistas. Pero de todas formas, personalmente preferiría que se afronte el problema con tiempo para evitar el uso de explosiones nucleares. En este último caso, el margen de error sería pequeñísimo. Tengamos en cuenta que sólo una décima de segundo implica que la explosión nuclear sea más de un km más cerca o más lejos del asteroide en cuestión. Los impactadores cinéticos requieren décadas de antelación e incluso más los tractores gravitatorios para que sean efectivos. E incluso hay (por supuesto que si el peligro es detectado con muchas décadas de antelación) otras alternativas. Por ejemplo en el caso de un cuerpo cuyo interior sea básicamente gaseoso, se podría tratar de hacer un orificio por el cual el gas saliera disparado. Eso desviaría su trayectoria de la misma forma que cuando soltamos el pico de un globo inflado pero no atado. Por eso pienso que la mejor prevención sería catalogar los cuerpos potencialmente peligroso y simular sus trayectorias, estudiando no sólo a aquellos que puedan colisionar con nuestro planeta este siglo, sino el próximo también.

      1. Yo no digo que la inmensa mayoría de la Humanidad no apoyase el uso de armamento nuclear en esta tesitura, pero FIJO que habría una minoría de zumbados, fanáticos religiosos, supuestos ecologistas idos de la olla u gente así que diría que no. No se les haría caso, desde luego, pero algunos podrían intentar impedir los lanzamientos con cualquier medio. La Humanidad es así y sobran ejemplos de ello.

        Pero volviendo al terreno de lo práctico, yo apuesto, como he dicho antes, que lo mejor es invertir unos pocos miles de millones en seguir potenciando y ampliando las actuales redes de detección de NEOs, de forma que no se nos escape ninguno de los realmente peligrosos. De momento, los cálculos indican que hay pocas probabilidades de que un matadinosaurios se nos venga encima y podemos ir preparándonos con cierta tranquilidad. Sigo creyendo que la mejor técnica es la del tractor gravitatorio, es la mas barata y accesible, sin necesidad de ir montando armas nucleares en sondas. Serían el último recurso.

        1. Concuerdo. Al respecto, hubo una entrada de Daniel, no recuerdo si este año o el anterior, donde mencionaba un proyecto ruso para montar un sistema de vigilancia de asteroides provenientes desde el lado del Sol. No eran cifras astronómicas. No sé qué pasó con ese proyecto

        2. El tractor gravitatorio es conceptualmente intachable.
          Funcionamiento garantizado. Newton approved 🙂

          Y es el método más limpio, no genera escombros…
          salvo que el “tractor” se mande un inoportuno Scacharrelli, claro.

          La pega es que la masa (gravedad) del “tractor” (la nave) tiene que ser grandecita,
          y luego el proceso de desvío del asteroide lleva su buen tiempo.

          Me entusiasma más DE-STAR / DE-STARLITE que aparte de servir para deflectar asteroides también puede tener varios otros usos muy interesantes:

          https://www.deepspace.ucsb.edu/projects/directed-energy-planetary-defense

          phys.org/news/2016-03-laser-weapon-earth-killer-asteroids.html

          danielmarin.naukas.com/2016/04/14/de-starlite-una-sonda-con-laseres-para-defender-a-la-tierra-de-los-asteroides/

          youtube.com/watch?v=G2CeaMmalRI

          Saludos.

          1. Una propuesta interesante. Incluso cuando fue hecha (2016), no existía el Falcon Heavy y se proponía lanzar la misión con un Atlas V. Ahora creo que podría ser más ambiciosa

  7. Tambien podriamos lanzar a algunos de nuestros politicos que con la cada tan dura que tenemos no habria asteroide capaz de traspasarlas.
    Bromas aparte, un enfoque que pienso que seria interesante seria la posibilidad de tener velas solares que estubiesen en orbita entre la luna y la tierra, acelerando poco a poco en cada orbita, pero listas para ser usadas cuando hagan falta ya que no haria falta lanzarlas ni acelerarlas, unicamente modificarles la direccion para impactar contra el asteroide.

  8. No hay que preocuparse, o yo no lo hago ya que dentro de poco Elon anuncia su sistema de detección temprana de la mano de su constelación starlink y además hace gala de usar los mismos cacharros para detener asteroides de 20km!

  9. Muchas gracias Daniel,
    Se podría añadir un apartado al final en este tipo de artículos mostrando las matemáticas y física que hay detrás de esos valores? Sé que explicar dichos cálculos sería demasiado. Y seguramente nos lo saltaríamos. O no (siempre puede haber algún chaval sediento de conocimiento sobre las matemáticas detrás de estos artículos). O quizás sitios de referencia para entender los números, que no sean leerse un libro entero de física. Vale. Me conozco al final no miraré ni las referencias ni los cálculos. Es un quiero y no puedo. O quizás aparentar interés cuando en mi interior no me interesa. O soy un super-perezoso. No sé. Da igual … no me hagas mucho caso.

      1. Hombre, Daniel ha puesto cinco referencias potentes, creo yo. Suficiente para empezar a profundizar en el tema, si alguien está realmente interesado.
        Además, lo peor de leerte un artículo científico son las referencias!
        Ya sabes, una cosa lleva a la otra y al final acabas con un tomo de artículos encima de la mesa y preguntándote cómo has llegado hasta ahí, no somos nadie, sólo sé que no sé nada, y etcétera.

  10. Magnifico articulo Daniel.
    Una pregunta.
    Se habla siempre de desvíos, impactos etc y es importante, obvio, pero,¿ se han hecho estudios de como seria la desintegración atmosférica?
    Un asteroide solido de 10.000T se desintegrará mas tarde que una pila de escombros de 10.000T.
    ¿O no?
    Muchas gracias!

  11. Bromas aparte en algún momento los habitantes de la Tierra tarde que temprano tendrán que ocuparse de una situación como esta. A ver que tan cuerdos estaremos cuando llegué la situación y que capacidad tendremos para enfrentarla. Es obvio que aunque la solución nuclear es la que menos fans tiene, es la que tendría que estar preparada puesto que es la que permite tratar la amenaza en los menores plazos. Un choque o colisión inesperada en el espacio entre asteroides(o de otra forma) puede enviar uno a la tierra de rebote rapidísimo y borrarnos sin mediar palabra(aunque sea altamente improbable eso eventualmente pasará ya que no hay límite de tiempo para que pase)….

  12. Veo que comentáis mucho sobre absolutos y no estáis en el que (creo yo) puede ser un escenario real de pesadilla: la zona gris.

    Por lo que veo, en estos casos solemos hablar de probabilidades, más que de certezas.

    Imagino como escenario más realista uno en el que a diez años el posible impacto es de un 30%, pongamos, y que nos pille con poca o ninguna experiencia en el tema de los desvíos y con poco conocimiento del asteroide. ¿Qué decisión tomaríamos y quiénes la tomarían? ¿Y si algunos científicos piensan que el desvío es más arriesgado y otros científicos de otros países deciden que lo mejor es interceptar y lo hacen por su cuenta y riesgo? ¿Podría desatar una crisis mundial, de consecuencias imprevisibles?

    1. Sí, lo más normal sería que todo el proceso estuviera envuelto en geopolítica y estupidez humana.

      Algún país (o todos) podría querer explotar la situación en su beneficio.

      Podrían haber sectas que exigiesen que se respete la voluntad de Dios y no se intervenga (porque están convencidos de que Dios salvará a los justos y castigará al resto).

      Y mucha gente pensaría que:
      – es una invención del gobierno para desviar la atención de la gente de otros temas.
      – es una invención del gobierno para tener a la gente asustada y controlada.
      – es una invención del gobierno para sacar más dinero.

      Y un montón de iluminados en la tele y los medios repitiendo que es un castigo divino por la decadencia de la civilización y el relativismo moral. El término “Nueva Babel” se hace popular.

      1. Pensaba en otro escenario, más bien. Incluso a nivel científico, en plan serio, pueden surgir dudas.
        ¿A partir de qué porcentaje de riesgo hay que actuar sobre el asteroide candidato?

        1. Sinceramente y hablando desde mi ignorancia, creo que en esto tipo de casos la ONU sería la que debería tomar cartas y ayudar a llegar a un consenso entre todos los países.

          1. Efectivamente, hoy he podido echar un vistacillo a los enlaces de Daniel. En el último dice muchas cosas interesantes:

            La IAWN debe advertir sobre los impactos pronosticados que exceden una probabilidad del 1% para todos los objetos caracterizados con un tamaño mayor a 10 metros, o aproximadamente equivalente a una magnitud absoluta de 28 si solo se pueden recolectar datos de brillo.
            ▪ Se recomienda que la planificación de la preparación terrestre comience cuando se advierta sobre un posible impacto: se pronostica dentro de 20 años; La probabilidad de impacto se evalúa en más del 10%; y el objeto amenazante se caracteriza por tener un tamaño superior a 20 metros, o aproximadamente equivalente a una magnitud absoluta de 27 si solo se pueden recopilar datos de brillo.
            ▪ SMPAG debe comenzar la planificación de la (s) opción (es) de la misión cuando se le advierte de un posible impacto: se prevé que sea dentro de 50 años; Se evalúa que la probabilidad sea mayor al 1%, y; El objeto se caracteriza por tener un tamaño superior a 50 metros, o aproximadamente equivalente a una magnitud absoluta de 26 si solo se pueden recopilar datos de brillo (este umbral de magnitud supondría un albedo de aproximadamente 3%; es decir, un posible objeto oscuro).

            Estas entidades se encargan de informar a la ONU (a la UNOOSA), así que si hubiera un caso grave es posible que la decisión se tomara en el Consejo de Seguridad.

  13. Como siempre, una entrada interesante, amena e instructiva.
    Una pregunta, Daniel. Obviando las reticencias geopolíticas que esto creara, ¿ayudaría a reducir los tiempos de respuesta tener preparados los proyectiles con el propelente necesario “aparcados” en órbitas estables o de relativo equilibrio? Si es así, ¿cuáles serían las mejores opciones?

  14. Un impactor cinetico con mala suerte, y sobre todo un arma nuclear, podrian en el peor de los casos fragmentar el asteroide de modo que hubiera que preocuparse de varios trozos, no uno, como pasa en el inicio del videojuego OUTPOST

    ¿Que hay de enviar un cohete o incluso un motor de propulsion ionica/electrica si hubiera tiempo para ello al asteroide para que aterrizara en el y desviara su trayectoria, dejando el arma nuclear como ultimo recurso?.

    Da que pensar, por cierto, que aunque no haya blancos -que sepamos- en el Sistema Solar, al menos en sus planetas y lunas, lo que empleamos para estudiarlos podriamos usarlo para regalarles una bombita nuclear, o mejor quizas, un impactor cinetico estilo “Deep Impact”

    1. Hola U-95. No sé si interpreté correctamente tu propuesta. Pero piensa que el cohete más poderoso de todos los que existen, el Falcon Heavy, a duras penas puede llevar 26 toneladas a GEO. Mientras que un asteroide que tenga un volumen equivalente un cubo de 100 metros de arista, con una masa correspondiente a peso específico en la tierra de 1 (bastante modesto por cierto, es el del agua, muchísimo menor a prácticamente cualquier asteroide no gaseoso), daría 1 millón de toneladas. Entonces con los cohetes disponibles de aquí a bastante tiempo no podríamos hacer un cambio significativo en su trayectoria.

      1. Un millón de toneladas, con un motor iónico de 5 newton como el X3, nos darían una aceleración minúscula, pero sería una deltav de unos 30 cm/s al cabo de un año de funcionamiento (F=m.a).
        No sé si eso sería suficiente o no. Me parece bastante, si se hace con suficiente tiempo de antelación.

        1. Esa es la idea, usarlo contra cuerpos que nos den un amplio margen de tiempo para actuar

          Al hablar de motor pienso en algo potente y nuclear, tipo NERVA, no algo tan “light”. Además siendo los asteroides cómo son un pequeño cambio en su órbita puede ser amplificado con el tiempo debido a interacciones gravitatorias con otros cuerpos volviendo el blanco inofensivo.

        2. Pochimax, un motor iónico es apropiado para cuando hay que transportar el propelente, porque ahorra masa. Pero si conseguimos anclarnos al asteroide, y lanzar masa del mismo, por ejemplo lanzando polvo o piedras, se gana en eficacia y tenemos todo el propelente que queramos.

      2. Como aporte complementario, veo en uno de los artículos que incluyó Daniel que la densidad de Bennu es de 2 g/cc. Y esto es un ejemplo de los asteroides menos compactos (y menos densos). (Como bien apunta Carlos, hizo sólo un número rápido, para hacernos una idea)

  15. Linda pila de escombros. Yo le instalaría un catapulta medieval robotica y arrojaría pedruscos al espacio para sacar al asteroide de la trayectoria de colisión. 😊

    1. Buena idea.
      Aprovechando que Bennu está bien soleado, yo alimentaría la catapulta con grandes paneles solares. No se necesitaría mucha potencia, porque con lanzar las piedras a pocos cm/s ya las sacas de órbita. Un año lanzando piedras supondría muchísima masa eyectada, que es lo que se pretende con un impactador o una explosión nuclear.

      1. Y sin catapulta:
        Un robot con patas paseándose contínuamente por el ecuador de Bennu levantaría muchísimo material a cada paso. Las partículas más pequeñas escaparían de la gravedad de Bennu. Otras quedarían en órbita, formando un anillo, y podrían actuar como vela solar para que la radiación del sol desvíe el sistema del asteroide y su nuevo anillo.

      2. Hola Fisivi. Sacando ininterrumpidamente una masa promedio de un kg por minuto, luego de un año apenas habrías sacado 525,6 toneladas, un porcentaje ínfimo del asteroide. No lo veo.
        Saludos

        1. Hola, Carlos
          Suponiendo que el robot le da un impulso de 10 cm/s (0,1 m/s) a la masa que extrae del asteroide, aplicándole una potencia de 1 kW, o sea que cada segundo aplicaría 1000 Julios, se puede calcular la masa que lanzaría por segundo a partir de la energía cinética que resultase:

          e = m v^2 / 2
          m = 2e / v^2
          m = 2000 / (0,1^2)
          m = 200.000 kg

          O sea, que con 1 kW podría lanzar a la órbita más baja del asteroide 200 toneladas por segundo.

          … Si no me he equivocado al calcular.

          1. Hola Fisivi. Perdón, pero no termino de entender qué cuenta has hecho, o quizás no entendí tu propuesta. Si el robot lanzase la materia que extrayera, en el momento en que ésta es lanzada deja de aplicarle fuerza alguna.

          2. Carlos, lo que quiero decir es que enorme el flujo de masa que puede lanzarse con un pequeño robot de unos pocos vatios en un asteroide con poquísima gravedad, frente al kg por minuto que planteabas.

            Si esa masa se quedara en órbita, formando un anillo, presentaría una superficie enorme a la radiación solar, o sea que actuaría como vela solar.
            La idea es desviar el asteroide con sus propios recursos y energía solar, sin tener que enviarle una masa grande desde la Tierra.

  16. Es como mínimo curioso que NASA esté desarrollando sistemas de protección contra posibles choques con asteroides, y a la vez la humanidad está embocada a una catástrofe que nosotros mismos estamos causando y que sí podemos evitar, pero que los poderosos no se toman en serio porque les afectaría a sus bolsillos…

    1. Ningún misterio, para los estados imperiales es otra escusa de obtener ganancias, para ellos es mas fácil construir armas para detener un asteroide, que destruirlas para detener una guerra nuclear. Lamentablemente lo que llevará a la humanidad a su extinción es un tierno papelito pintado, no la roca gigante que termino con los dinosaurios. 👎

  17. Definitivamente nadie duda que tardé o temprano la humanidad dentro del siguiente siglo se enfrente a un desastre por los asteroides pero lo que dudo es que hayan la inteligencia colectiva para evitar dicho desastre si con la cuasi canselacio de la misión AÍDA se demostró la indolencia de los políticos europeos para tomarce en serio la amenaza de estos cuerpos espaciales no sería raro que si se detetara un impacto inminente no se podría hacer más que evacuar la zona de impacto y rogar para que mate la menor cantidad de gente 😔

Deja un comentario