2I/Borísov, un cometa interestelar corriente y moliente

Por Daniel Marín, el 2 noviembre, 2019. Categoría(s): Astronomía • Sistema Solar ✎ 61

El segundo cuerpo interestelar que visita nuestro sistema solar, 2I/Borísov, sigue dando que hablar. Observatorios terrestres repartidos por todo el mundo y el telescopio espacial Hubble han logrado obtener datos de este intruso proveniente de otra estrella durante el que será su único paso por nuestro sistema solar antes de volver a perderse en la inmensidad del espacio interestelar. ¿Y cuáles son los resultados? Pues la noticia es que el cometa Borísov es un cometa completamente anodino que no tiene nada de especial. Es más, si no fuera por su naturaleza claramente hiperbólica, habría pasado prácticamente desapercibido.

El cometa 2I/Borísov visto por el Hubble (NASA, ESA and J. DePasquale (STScI)).

El primer visitante interestelar conocido, 1I/ʻOumuamua, fue toda una sorpresa porque no presentó ninguna actividad cometaria, aunque posteriormente se pudo comprobar indirectamente que sí que la tenía gracias a la desviación de su órbita prevista. ¿Y por qué era una sorpresa? Porque lo lógico es suponer que un viajero interestelar que haya abandonado su estrella provenga de las regiones exteriores de su sistema, o sea, que en su momento haya sido un miembro del equivalente a la nube de Oort o el cinturón de Kuiper en nuestro sistema solar. Y los objetos de la nube de Oort son, como todos sabemos, núcleos cometarios ricos en volátiles (hielos de agua, metano, dióxido de carbono, etc.). Por tanto, es natural suponer que un objeto interestelar sea un cometa rico en hielos.

La órbita de Borísov (NASA).

Pero no, 1I/ʻOumuamua no era un cometa, por lo menos no uno normal. También es verdad que se trataba de un objeto muy pequeño, de apenas 250 metros aproximadamente. Por contra, Borísov es mucho más grande, con un diámetro de entre 3 y 16 kilómetros (el tamaño exacto no lo sabemos porque desde la Tierra no podemos resolver el núcleo). En cualquier caso, al ser un cometa tiene abundantes volátiles y podemos analizar mejor su composición que en el caso de ʻOumuamua gracias al material expulsado del núcleo que forma la coma y la cola. Los instrumentos terrestres y espaciales han detectado compuestos como monóxido de carbono, cianuro (CN) y agua. Vamos, lo normal en cualquier cometa. La presencia de agua ha llamado, lógicamente, la atención de muchos medios, que han publicado que Borísov «tiene agua alienígena». Bueno, dado su origen, lo raro sería que tuviese agua de nuestro sistema solar (de paso, estos medios han obviado que el agua de Borísov, como en el resto de cometas, no se encuentra en estado líquido).

El color de Borísov comparado con otros cuerpos del sistema solar, incluyendo cometas (Bolyn et al.).

La presencia de agua en Borísov no es nada espectacular porque eso es precisamente lo que se espera que haya en un cometa normal. Y, aunque es cierto que hay algunos cometas que presentan muy poca cantidad de este compuesto en los espectros, la mayoría de cometas que vienen de la nube de Oort tienen importantes cantidades de agua en su coma porque nunca han pasado por las cercanías del Sol previamente. Y, justamente, Borísov se comporta como un cometa nuevo que viene de la nube de Oort, como el famoso Hale-Bopp o el C/2013 S1 (ISON). Naturalmente, la diferencia es que Borísov proviene de una nube de Oort de otra estrella. La cantidad de agua del núcleo revela que Borísov no ha experimentado temperaturas muy altas durante mucho tiempo, pero que, al menos, se ha calentado previamente por encima de 30 kelvin. De no ser así, habría presentado poca cantidad de agua en su espectro, como el cometa C/2016 R2, un cuerpo proveniente de la nube de Oort con poca agua en su coma y cola. En este caso, la falta de agua se cree que se debe a la presencia de otros hielos a temperaturas muy bajas que han enfriado tanto el hielo de agua que dificultan la sublimación de este último.

Los instrumentos terrestres y espaciales seguirán estudiando el cometa Borísov hasta que desaparezca para siempre. Recordemos que nunca más lo volveremos a ver. Por otro lado, con dos intrusos interestelares ya podemos estimar mejor la probabilidad de que este tipo de objetos visite nuestro sistema solar. De acuerdo con un estudio liderado por el investigador Bryce Bolin, en un momento dado puede haber hasta trece visitantes interestelares del tamaño de ʻOumuamua o menos a una distancia de menos de 450 millones de kilómetros del Sol. Si esto es cierto, las probabilidades de que dentro de unos años podamos estudiar un objeto de otro sistema solar con una sonda espacial son muy altas.

Referencias:

  • https://www.nature.com/articles/s41550-019-0931-8
  • https://arxiv.org/pdf/1910.12785.pdf
  • https://arxiv.org/pdf/1910.14004.pdf


61 Comentarios

  1. Daniel… hasta la piedra mas común del universo, es única en todo aspecto. ni su forma, composición, trayectoria u origen pueden ser copiadas. aunque este cometa no es “tan interesante”, puede traer “correspondencia” (química o composición de otros sistemas) por eso es digno su estudio.

    pd: últimamente toman mis comentarios a la ligera, por tener el avatar así, aveces no pudieron contestar mis preguntas.

    1. Estudiarlo mola.
      Sobre todo por si podemos montarnos en uno de estos, que vaya en la dirección apropiada y que nos sirva de base para una nave robótica. A lo mejor se puede alargar la vida de la sonda aprovechando los recursos del cometa.

  2. Por muy anodino que sea ese cometa es reconfortante, por decirlo de alguna manera, pensar que el fenómeno cometario es algo habitual en todas partes. Quizá sea eso de que “no se consuela el que no quiere”, pero es un modo de constatar que la química y, por qué no, la biología funcionan, o pueden funcionar, aquí y en cualquier punto del Universo.

    Estaría bien que la Humanidad tuviera listo algún dispositivo con el que poder estudiar a fondo estos objetos (asteroides o cometas) cuando vuelvan a presentarse, por muy “aburridos” que sean….

  3. Lo que viene de fuera, en general, nos despierta y nos estimula a reflexionar. ¿Cómo no iba hacerlo un objeto tan veloz que no deja dudas de que no ha estado orbitando nuestra estrella?

    El parecido de 2I/Boísov con cometas de nuestro sistema me lleva a reflexionar sobre porqué se suele decir que los objetos pequeños que orbitan más allá de los planetas son “restos” de la formación del sistema solar. ¿No podrían haber entre ellos, y que quizá sean la mayoría, objetos atrapados por la gravedad del Sol a lo largo de toda la vida de este?

    Me parece razonable pensar que nuestro sistema se cruza contínuamente con objetos cuya velocidad relativa al Sol cubre un rango enorme, desde los que van tan lentos como para quedar en la nube de Oort hasta los que son tan veloces que, a pesar de que pasan tan cerca del Sol como para que podamos verlos, como 2I/Borísov, saldrán del sistema, quizá incluso acelerados por la gravedad de nuestra estrella.

    ¿Porqué no iban a poder formarse objetos pequeños como los cometas sin tener que orbitar una estrella?

    1. Pues… Porque necesitan un disco protoplanetario. En ausencia de este, lo que tenemos son nubes moleculares, que precisamente si hacen algo es colapsar gravitatoriamente a protoestrellas con sus discos protoplanetarios. Los detalles del negocio son nebulosos, pero el consenso actual es que del zoo planetario lo único que puede formarse a su bola, nunca mejor dicho, son enanas marrones (que vienen siendo “subestrellas” de quiero-y-no-puedo).

      Es decir, si tienes una barra de pan es muy razonable que sea una barra de pan, es decir, que se haya fabricado siguiendo la misma receta, aunque el panadero, el horno, y hasta el trigo y la levadura sean diferentes.

      Quiero decir que puede, y con toda certeza, haber cosas muy muy muy rrraras, nunca vistas, pero tienen que ser eso. Raras, nunca vistas.

      ¿Puedo estar equivocado? Naturalmente.

      1. En teoría se pueden formar a su bola objetos menores que enanas marrones pero más masivos que Júpiter.
        Estos cuerpos tendrán anillos y lunas, restos de la formación del planeta o enana marrón, así que también formarán objetos helados pequeños. Lógicamente en cantidades insignificantes comparado con una nube de Oort.

          1. Pues que el anillo actúa de disco protoplanetario (disco protolunar?)

            Que es lo mismo que el disco entorno a una estrella común en formación, muy distinto de que colapse materia para formar directamente pequeños cuerpos en cualquier punto del espacio, fisivi no tiene en cuenta que el motivo por el que colapsan esas nubes es porque en conjunto ya tienen una importante gravedad “propia” (como diría algun redactor del país) con un centro común

          2. Supongo que en las nubes de gas y polvo, además de su gravedad, que las haría colapsar en poco tiempo, hay que tener en cuenta la velocidad de sus partículas, que impide que la nube colapse. Quizá por eso duran hasta que una perturbación externa provoca aumentos de densidad locales que actúen como núcleos de condensación.

      2. Últimamente se están empezando a observar discos protoplanetarios, naturalmente gracias a la luz de la estrella que orbitan. Esto sirve para confirmar el “consenso actual” de que los objetos pequeños se forman en torno a las estrellas. Pero claro, esto se parece demasiado al chiste del borracho que buscaba de noche las llaves junto a la farola porque allí había luz.

        Supongo que hay otros procesos para condensar la materia interestelar en objetos menores que una estrella, alejados de cualquier astro luminoso. Dos ejemplos:

        – Una supernova explota cerca de una nube de gas y polvo. El frente de onda de la explosión barre la nube y la comprime en la superficie del frente. Entonces, en esa superficie se podría aglutinar el polvo y el gas en pequeños cometas o asteroides repartidos en una esfera en expansión.

        – Las líneas de flujo magnético interestelar podrían aglutinar partículas de hierro con mucha rapidez en comparación con la gravedad. Una vez formados pequeños núcleos de hierro, estos atraerían por gravedad el polvo y gas cercanos, o que pasasen cerca a poca velocidad.

        Quizá lo raro no es que existan objetos interestelares pequeños, sino que como no tienen luz propia y están alejados de cualquier estrella, lo raro sería detectarlos con nuestros medios actuales.

        1. En realidad estamos observando discos protoplanetarios en el infrarrojo cercano, medio y lejano, en radio milimétrico y centimétrico … todo ello independientemente de la luz de la estrella (o al menos, no directamente, puesto que detectamos calor)

        2. Mi opinión es que sólo un cataclismo considerable tendrá como resultado una estrella que no forme disco protoplanetario alguno.
          Me atrevo a decir que tal suceso es imposible, sobre todo si estamos refiriéndonos a formación de escombros, cometas y demás.

          1. Claro que se forman discos protoplanetarios, seguramente en todas las estrellas, eso no lo discuto, pero eso no excluye que haya otras formas de condensar materia.

          2. Ok, no tengo conocimiento para discutirte otras vías. Intuyo que si las nubes de materia son visibles en espectro radio centimétrico o milimétrico significaría en parte que hay guijarros o polvo de esos tamaños en esas nubes y por tanto sería plausible objetos más grandes. Es cuestión de indagar sobre la composición de esas nubes de materia para tener la respuesta, yo ni idea. Quizá haga falta estrellas cercanas que calienten algo esas nubes para detectarlas en radio.
            Ya te digo, sobre nebulosas y demás, ni idea.

  4. Es decir, en la Luna, esa máquina del tiempo que guarda registros prácticamente sin alterar desde el origen de los tiempos (Sistema-Solarianos), y que parece que estamos al borde de destrozar como esta civilización hace con todo aquí abajo, tiene una probabilidad de 1 de tener algún impacto (me temo que varios dada la estimación) de origen extrasolar, el valor de los datos que esto pueda aportar, como siempre, incalculable.

    Nada que no pueda ser destrozado en aras de alguna estupidez cultural como poner 800.000 latas de cerveza en órbita o hacer tremendos de agujeros para sacar habas contadas. Después nos preguntamos por la ¿paradoja? de Fermi. Quien es idiota sólo reconoce a sus iguales, y no, sí que es poco probable que los ETs sean idiotas. La supervivencia, y tal.

    Se hace urgente un tratado de la Luna al menos similar al de la Antártida.

    1. Solo le veo un par de problemas a tu argumento con el que a rasgos mayores estoy de acuerdo, obviando la escasa probabilidad de un impacto así, 1o lo más probable es que tanto la radiación solar como el impacto de otros asteroides hallan contaminado los restos y para seguir un impacto de esas características aún sin tener demasiada masa el objeto cual es el problema de los impactos cinéticos? El cuadrado de la velocidad, los dos cuerpos extrasolares visitantes han venido a toda pastilla y se han marchado un poco más rápido aún, tendría que mirar los datos pero extrapolando que hará falta una considerable velocidad de escape para huir de un sistema solar me imagino que la probabilidad de un impacto de este tipo sobre la luna hubiera dejado huellas hoy día apreciables y estaríamos hoy discutiendo ampliamente está posibilidad.

        1. Analizando todos los cráteres de la luna pochimax ye la única manera que se me ocurre y alguno tendrá una marca isotópica rara y tendremos bingo pero llevaría todo lo que queda de siglo XXI y apostaría que al menos la mitad del siglo XXII y encima esa exploración tan masiva de la luna haría que no fuésemos a ningún otro lado con tripulación humana durante todo este tiempo y nos quejariamos entonces de qué no salimos de la órbita terrestre.

      1. Todo está contaminado. Se puede probar a llevar a la entropía a los tribunales, pero me temo que no va a comparecer.

        La cantidad de información que se puede extraer de cosas a priori insignificantes o contaminadas es asombrosa. Asombrosa para nuestra estupidez, claro. Pero tienen que quedar cosas a priori insignificantes o asombrosas. Y exactamente como en una cata arqueológica, tenemos que tener el entorno prístino para poder discernir y resolver lo más antiguo de lo más nuevo.

        Todo esto está ya perfectamente sistematizado. Un circón de mierda o unos residuos fósiles insignificantes de microgramos de determinado contenido isotópico son la diferencia entre modelo válido y papelera. Insisto, existiendo esas pruebas.

        De aquí a no mucho, el nivel de resolución orbital de la superficie lunar será inimaginable, no hay nada más que ver lo que una tontería (tecnológicamente hablando) como el LIDAR ha supuesto para la arqueología. Claro, si no has pasado una autopista por encima u otra infraestructura (nunca mejor dicho) inútil arrasa con todo.

        Pero claro, es más importante poner 14.000 mierdas en órbita en una carambola político-financiera que la investigación pura, que a este sistema sólo le resulta rentable cuando cristaliza en un modelo Taza de Váter como el James Webb.

        1. “Se puede probar a llevar a la entropía a los tribunales, pero me temo que no va a comparecer.”

          Error. Si esperas lo suficiente, ya lo creo que acabará compareciendo.

          La entropía siempre comparece.

    2. Supongo que debe ser cuestión de tamaño y tiempo. La cantidad de objetos interestelares miccroscópicos que habrá barrido la Luna pienso que podría ser tan grande a lo largo de sus más de 4 eones de vida, que quizá su suelo tenga estratos con distintas proporciones de elementos e isótopos, recogidos de distintas zonas de la galáxia.

  5. Existe la teoría de que es posible que los cometas regeneren su hielo a través del viento solar:
    https://phys.org/news/2019-10-regenerated-asteroids.html
    Por lo que el hielo que puede haber en la superficie podría estar contaminado con agua nuestra estrella.

    ¿Es posible que algún asteroide extrasolar tenga una órbita ‘regular’ con el sistema solar? o sea que vuelva regularmente al sistema solar cada x millones de años.
    ¿Se podría desviar el asteroide mediante un cohete para que pudiéramos estudiarlo en detalle en años posteriores su composición? Hacer que chocara con la luna, por ejemplo.
    ¿Y si nuestro visitante tuviera el tamaño de un planeta? He escuchado que se sospecha que hay planetas que vagan por el espacio libres de la gravedad de una estrella. Sé que pasó una enana roja cerca del sistema solar, pero quizás un planeta que vaga libre podría atravesarlo. Al fin y al cabo, tiene que haber una explicación a la falta de civilizaciones con capacidad de comunicación en nuestra galaxia. Quizás las catástrofes espaciales son la causa. Podría ser un fenómeno Kessler de proporciones planetarias.

    Gracias por la entrada Daniel. Como siempre un 10.

    1. Y el fenómeno Kessler podría ser lo normal en el universo pero no nos enteramos porque todo transcurre durante miles de millones de años.

    1. Sería mucha suerte esa y quizás sería lo mejor le podía pasar a la humanidad en toda su historia.

      Si apareciese un cometa interestelar de pongamos 100Km de diámetro y pasara bien, pero bien cerca la industria espacial y el progreso daría un gran salto. Los políticos dejarían de mirarse el ombligo y se darían cuenta que solo somos una mota de polvo en el espacio. Y que somos vulnerables.

      Es como cuando alguien va al bingo por primera vez en su vida y le toca… es lo peor que te puede pasar.

      1. Dice mi papá:

        Si el primer desafío técnico a superar en la órbita terrestre, era el acople entre dos naves que se desplazan a 28,000 km/hr; este desafío solo fue superado por los ingenieros soviéticos, quienes crearon el unico sistema de acoplamiento automatizado del mundo.
        https://youtu.be/RgmE6G0Ga3Y
        Los Norteamericanos NO lo superaron, y se inventaron el acoplamiento MANUAL con musiquita de Vals de fondo. Pero existen mas desafíos. …

        El segundo desafío a superar era, las dosis de radiación neutronica en la magnetosfera terrestre, del cual no voy hablar por el momento.
        https://youtu.be/qY4mfhVLW_Y

        Me interesa que ustedes conozcan el tercer desafío, al cual se enfrentaron los ingenieros soviéticos, que tampoco superaron los Norteamericanos, ese desafío es el siguiente: Como llevar una nave hasta la luna y descender de forma segura en su superficie.

        Si tu crees que la calculadora ciega (ordenador) del Apolo 11 sabia donde esta la luna, te equivocas, al no superar este tercer desafío técnico, se inventaron la siguiente chapuza: Armstrong piloto la nave de forma MANUAL y casi sin combustible.

        Por Dios, ustedes pueden creer en esta otra maniobra suicida, aparte del acoplamiento MANUAL, ambas te las venden, asi como si nada.

        Si los administradores de este blog no me bloquean, yo les dire como los ingenieros soviéticos resolvieron este problema, y a la misma vez, saldra otra tecnología que no desarrollaron los Norteamericanos y los ingenieros soviéticos si.

        Paz y bien.

          1. R/ a: Martínez el facha.

            Puedo entender tu ira, hacia mis comentarios, más, si nunca te haz leido un libro de aquéllos ingenieros que trabajaron con el genio espacial Korolev. Pero ofender la bases y núcleos de nuestras familias que son nuestros padres, te pasas.

            La pobreza espiritual, siempre va acompañada de pobreza cultural.

            Paz y bien.

          2. Te has dejado la miseria moral y la degeneración ética.

            A eso dedico los domingos.

            Qué tiempos, ya no se puede tener un hobby!

    1. Depende de cuánto tiempo atrás quieres remontarse. Las estrellas mueren y es posible que visiten tan solo unos pocos sistemas cada uno de estos objetos y si tardan demasiado tiempo en llegar a nosotros pues debido a que nuestros mapas estelares son tan jóvenes es posible que nuca llegásemos a hallar el origen de estos objetos pero se puede hacer, si lo quieres hacer por tu cuenta lo único que tienes que hacer es alquilar un superordenador normalito un par de horas y cargar los mapas estelares más tochos que encuentres y usar los programas de recreación de órbitas que ya existen por ahí.

  6. Pues si se confirma que hay “tantos” visitantes extra-solares cerca del nuestro, puede ser una oportunidad genial para hacerles una visita y conocer lo que se cuece fuera. El universo nos ha hecho un favor, como se suele decir: “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña”.

  7. La noticia es muy pero que muy interesante.
    Si un cometa que viene de otro sistema solar diferente del nuestro es muy similar a lo que tenemos aquí, quiere decir que en nuestra galaxia hay similitudes entre los distintos sistemas solares. Somos similares con lo que ello supone a efectos de vida extraterrestre por ejemplo.
    No es una prueba ni clara y aplastante pero es un indicio más

  8. Ahora saldrá otra vez el académico ese que tenía un proyecto de velas solares a decir que esto es un artefacto extraterrestre impulsado por velas similares a las suyas

  9. otro objeto transgaláctico (que atraviesa galaxias) más, que pasa por aquí.

    Lo realmente impactante e histórico sería que un pedazo de una nave extraterrestre superantigua aparezca cruzando el sistema solar, o incluso una entera como en Cita con Rama, pero las posibilidades de que ocurra eso son tan ínfimas que eso sólo se quedará en un sueño.

  10. offtopic:

    Elon Musk dijo que el objetivo era conseguir que en Octubre se realizara el vuelo suborbital. Estamos en Noviembre y el vuelo, como mínimo está planeado para diciembre. No hay fechas de momento.

    Personalmente pienso que es el efecto Bridenstine : la presión para no eclipsar la Dragon 2, el niño de la Nasa. Y bueno … unas previsiones optimistas. No obstante, es un éxito lo que hay previsto. Igual nuestro regalo de navidad (anticipado, porque posiblemente se producirá antes) será un vuelo suborbital del Starship.

    Es difícil saber lo que tiene que ocurrir para que sea lanzado. Pero sospecho, que el vuelo suborbital, será más complicado que el orbital. La maniobrabilidad será muy complicada de implementar, creo yo. Imagino que será no mucho menos complicado que programar un sistema de piloto automático en un avión. Eso llevaría años de desarrollo a nivel de software, si no tuvieran el Falcon 9 en producción. Habrá que coordinar los 3 raptors. Controlar las alas. Hacer muchas pruebas y mediciones. Eso suena complicado. Sospecho que terminarán antes de construir las carcasas y el cableado y la fontanería antes que tener el software de gobierno listo. Pero sólo son suposiciones de algo que no tengo ni idea.

    1. Elon dijo el 28-S que el vuelo se efectuaría en “uno o dos meses”, por lo que el plazo termina el 28 de noviembre.

      De todas formas, tardará unas semanas extra y nos iremos a diciembre como dices.

      De todas formas, Starship ya está -parcialmente- en la rampa de lanzamiento… No falta mucho!

  11. “El segundo cuerpo interestelar que visita nuestro sistema solar”… se entiende… pero debería decir “El segundo cuerpo interestelar catalogado que visita nuestro sistema solar”. Excelente artículo por más “corriente y molinete” que aparentemente sea 2I/Borísov.

Deja un comentario