El primer despegue de Stratolaunch: ¿un vuelo a ninguna parte?

El 13 de abril de 2019 el avión gigante de Stratolaunch voló por primera vez. El avión, también conocido como Scaled Composites 351 y apodado «Roc», surcó los cielos del desierto de Mojave durante dos horas y media aproximadamente, alcanzando una altura máxima de 5,2 kilómetros y una velocidad de 304 km/h. A los mandos del aparato estaban los pilotos Evan Thomas y Chris Guarente. Lamentablemente, nada apunta a que la empresa esté más cerca de situar satélites en órbita que hace unos meses. Stratolaunch surgió en 2011 de la mano del multimillonario Paul Allen con el fin de lanzar satélites desde una enorme aeronave. Pero la muerte de Allen el 15 de octubre del año pasado paralizó el proyecto. Aunque la empresa ha seguido con las pruebas del avión, se han suspendido todos los programas de desarrollos de lanzadores propios y hoy en día Stratolaunch carece de un sistema de lanzamiento espacial en firme.

El primer vuelo de Stratolaunch el 14 de abril (Stratolaunch).

La única posibilidad es usar este gran avión para lanzar cohetes Pegasus XL de tres en tres, un plan tan exótico como poco rentable (el Pegasus XL es un lanzador relativamente caro). Todo indica que, paradójicamente, el primer vuelo de Roc ha sido el canto del cisne de esta empresa, al menos en su versión como plataforma de lanzadores orbitales. Usar el mayor avión del mundo para lanzar tres pequeños cohetes Pegasus no parece ser una estrategia muy acertada, especialmente cuando se enfrenta a una situación económica complicada y tiene enfrente la competencia de la empresa Virgin Orbit, que este mismo año lanzará su cohete LauncherOne desde el Boeing 747 Cosmic Girl. El LauncherOne es capaz de situar 500 kg en órbita frente a los 370 kg del Pegasus XL, pero, evidentemente, el avión de Virgin Orbit es mucho más barato y flexible que Roc (ambos, eso sí, comparten la misma base de operaciones: el espaciopuerto de Mojave).

Stratolaunch aterriza (Stratolaunch).
Configuración actual de Stratolaunch con tres lanzadores Pegasus (Stratolaunch Systems).
Configuración de Stratolaunch con tres lanzadores Pegasus (Stratolaunch).
Roc volando (Stratolaunch).

Roc es un enorme avión construido a partir de dos Boeing 747 comerciales. Su principal característica es su fuselaje en tándem, que le permite llevar hasta 249 toneladas de carga entre las alas. Aunque parezca que dispone de dos cabinas gemelas, el avión se controla desde la cabina derecha, mientras que la izquierda solo sirve para almacenar equipos electrónicos. Tanto los motores como el tren de aterrizaje, así como otros elementos, han sido tomados directamente de aviones Boeing 747. Roc tiene una envergadura de 117,3 metros, lo que lo convierte en el avión más ancho jamás construido, superando incluso al mítico Hughes H-4 Spruce Goose (de 97,5 metros). Eso sí, aunque se le publicita como «el avión más grande del mundo», lo cierto es que el Antonov An-225 Mriya sigue ostentando el récord de avión más largo: 84 metros frente a los 73 metros de Stratolaunch. Además, el An-225 es más pesado (640 toneladas de peso máximo frente a 589 del Roc). Paradojas del destino, el An-225 también nació como un avión con aplicaciones relacionadas con el espacio.

Roc durante las pruebas de rodaje de enero (Stratolaunch).
El vicepresidente Pence en la cabina de Roc (Stratolaunch).
El Roc en vuelo (Stratolaunch).

El objetivo original del An-225 era llevar los elementos del sistema de lanzamiento Energía-Burán —los orbitadores y la etapa central del cohete Energía— desde Moscú hasta el cosmódromo de Baikonur. Sin el An-225 hubiese sido imposible cargar estos elementos de una pieza hasta Baikonur, ya que el transporte por ferrocarril no permitía llevar cargas tan voluminosas y el avión Myasischev V-MT Atlant, empleado antes de la puesta en servicio del An-225, solo era capaz de llevar estos elementos incompletos.

Esta combinación fue el mayor avión del mundo a finales de los 80 (buran.ru).

Pero, independientemente de si Roc es o no el avión más grande del mundo, sí que es el primero de doble fuselaje construido para proyectos espaciales. Y eso que la idea no es en absoluto nueva. En los años 80 la Unión Soviética estudió varios proyectos de aviones gigantes de fuselaje en tándem dedicados al lanzamiento de lanzaderas espaciales. Uno de ellos fue el llamado Sistema 49M, que debía haber sido usado para lanzar el transbordador Bizan-T de 28 toneladas. Poco después de la caída de la URSS también se consideró el gigantesco avión doble Gerakl («Hércules»), un enorme triplano de 900 toneladas que tenía que servir como plataforma para lanzar los sistemas orbitales MAKS-OS, MAKS-T y MAKS-M, con una capacidad máxima de 28 toneladas.

Proyecto soviético de lanzamiento aéreo Sistema 49M con la lanzadera Bizan-T (buran.ru).
Avión Gerakl de transporte y lanzamiento de cohetes (buran.ru).
Sistema de lanzamiento espacial OOS (una locura de Túpolev) (buran.ru).

En los 80 la URSS también se sopesó muy brevemente la idea de construir un avión gigante formado por dos Antonov An-225 para lanzar la lanzadera OOS —un sistema de una sola etapa a la órbita (SSTO)— de mil toneladas. Semejante quimera hubiera empleado entre veinte y cuarenta reactores, pero nunca pasó la fase de propuesta alocada. De forma similar, en los años 70 Estados Unidos también estuvo cerca de construir un avión gigante de doble fuselaje para transportar los orbitadores del programa transbordador espacial a lo largo del país, un papel que finalmente llevarían a cabo los dos Boeing 747 SCA de la NASA. Uno de estos proyectos era el Conroy Virtus, un avión fabricado a partir del bombardero B-52 que también hubiera sido usado para el transporte del tanque externo (ET) y los cohetes de combustible sólido (SRB) del shuttle, así como para las pruebas atmosféricas del Enterprise. También se estudiaron conceptos más exóticos, como un avión formado por dos fuselajes de aviones de carga C-5 Galaxy unidos entre sí.

Conroy Virtus (NASA).
Sistemas de lanzamiento y transporte del shuttle usando tecnología del C-5 Galaxy (capcomspace.net).

Viendo estos proyectos fallidos, al menos Stratolaunch ha llegado mucho más lejos que todos ellos. Ahora habrá que ver si, efectivamente, Roc se emplea como sistema de lanzamiento espacial o si, como muchos nos tememos, su futuro esté más enfocado al transporte de mercancías o alguna otra misión más prosaica. Por supuesto, también cabe la posibilidad de que alguna empresa aeroespacial compre este avión único en el mundo para lanzar sus propios cohetes.

Cosmic Girl con Launcher One, la competencia de Stratolaunch (Virgin Orbit).



40 Comentarios

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 17 abril, 2019
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Aviación • Comercial