Rusia y Estados Unidos acuerdan colaborar en la estación lunar Deep Space Gateway

Muchos lo veían como un imposible, pero al final ha sucedido. Aprovechando el congreso internacional de astronáutica IAC que se celebra en Australia Roscosmos y la NASA han anunciado que colaborarán en el proyecto de estación espacial lunar Deep Space Gateway (DSG). Eso sí, antes de que nadie se entusiasme demasiado conviene señalar que el proyecto no ha sido todavía oficialmente aprobado en los EE UU y cabe la posibilidad de que nunca lo sea. Pese a las tensas relaciones existentes entre ambos países, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca abrió la puerta a un acuerdo que finalmente se ha producido. ¿Pero cómo hemos llegado hasta aquí?

asas
Propuesta de estación lunar Deep Space Gateway de Boeing de 2017, con un módulo PPB de propulsión y electricidad, un módulo hábitat, un módulo logístico y una esclusa (Boeing).

Para entenderlo debemos remontarnos a 2010. Una de las primeras decisiones del presidente Obama fue cancelar el ambicioso Programa Constelación para volver a la Luna. Estados Unidos se quedaba sin la nave Orión que debía sustituir al transbordador y sin el cohete gigante Ares V. Pero el Congreso se revolvió contra esta decisión e impuso el desarrollo del cohete SLS —una especie de Ares V light— y resucitó la cápsula Orión. La cuestión era qué hacer con estos vehículos. Sin presupuesto para aterrizar en la superficie de nuestro satélite no había muchos proyectos alternativos. Y así surgió la propuesta de estación Gateway —«portal»— alrededor de la Luna o, mejor dicho, en una órbita de halo alrededor del punto de Lagrange EML2 del sistema Tierra-Luna. Es decir, una estación espacial situada sobre la cara oculta de nuestro satélite.

sa
Estación Gateway de 2012 con la nave Orión, dos módulos de la NASA y un gran módulo ruso de veinte toneladas (Boeing).

El nombre no surgió de la nada, pues hacía referencia a varios estudios del mismo nombre de principios de siglo que analizaban la idoneidad de colocar una estación en los puntos L1 o L2 sobre la Luna. Para reducir los costes de semejante proyecto desde un primer momento se contempló la participación de Rusia, que en principio debía suministrar el módulo principal donde viviría la tripulación. Curiosamente, los contactos bilaterales se produjeron principalmente a nivel empresarial, entre Boeing, contratista principal de la ISS y el SLS, y RKK Energía, fabricante de las naves Soyuz y los nuevos módulos rusos de la estación espacial. Según el proyecto Gateway de 2012, Energía acordó aportar un módulo de 22 toneladas denominado SPM (Scientific Power Module) similar al Zvezdá de la ISS. El SPM sería el primer módulo en ser lanzado y a él se acoplarían posteriormente dos módulos estadounidenses de 25 toneladas cada uno: un nodo con seis puertos de atraque y un módulo logístico. Por entonces Gateway no era más que un apodo informal del proyecto ISS-EP (International Space Station-Exploration Platform).

asa
Otra vista de la propuesta Gateway de 2012 (Boeing).

Sin embargo la administración Obama se opuso ferozmente a la estación Gateway por ser un proyecto que prometía reforzar el programa SLS/Orión, algo inaceptable para el presidente. Aunque contaba con el apoyo de la cúpula de la NASA y estuvo a punto de ser aprobada en 2012, Obama la canceló sin miramientos antes de nacer. Teniendo en cuenta la dependencia norteamericana de Rusia en la ISS, la participación de este país en gateway era vista como una gran desventaja en vez de un punto a favor del proyecto. El progresivo deterioro de las relaciones entre ambas naciones, que culminó con el conflicto ucraniano en 2014, se tradujo en un rechazo aún mayor si cabe de Obama hacia Gateway.

Tras el fiasco de 2012 la NASA decidió seguir trabajando en el proyecto, pero con un perfil mucho más bajo. Al mismo tiempo se redujo la participación rusa hasta eliminarla en algunas versiones y se logro atraer al resto de socios de la NASA que actualmente participan en la ISS, o sea, Europa, Japón y Canadá. Europa suministrará el módulo de servicio de la nave Orión, mientras que Japón propuso colaborar con un módulo hábitat. Canadá, como es lógico, participaría con una versión de su brazo robot Canadarm. En 2016 el proyecto recibió un nuevo impulso con la salida prevista de Obama de la Casa Blanca. El año pasado el diseño de la estación Gateway contaba con dos módulos hábitat —construidos conjuntamente por Europa, Japón y EE UU— y el módulo estadounidense de propulsión y generación de electricidad PPE (Power and Propulsion Element) o PPB (Power and Propulsion Bus), todos ellos módulos de unas diez toneladas lanzados por el cohete SLS como carga secundaria junto con la Orión. Rusia se vio marginada en las negociaciones y presionó con el fin de que les dejasen participar al menos con una pequeña esclusa para paseos espaciales similar a los módulos Pirs o Poisk de la ISS, además de contribuir con naves de carga. En el futuro la nave tripulada Federatsia podría complementar a la Orión de la NASA.

asa
Estación lunar Gateway sugerida por la NASA (izquierda) y por la empresa rusa RKK Energía en el verano de 2016. La estación tendría un módulo energético norteamericano y las tripulaciones viajarían hasta la misma a bordo de la nave Orión (RKK Energía).
sas
Módulos hábitat construidos por la NASA, Europa y Japón para la estación lunar (RKK Energía).

A principios de 2017 el proyecto se concretó y recibió el nuevo nombre de Deep Space Gateway o DSG (recordemos que hasta ese momento Gateway había sido un apodo oficioso). Ahora la estación ya no estará situada en el punto EML-2 ni en una órbita DRO (Distant Retrograde Orbit), sino en una curiosa órbita lunar NRHO (Near Rectilinear Halo Orbit). Este tipo de órbita, altamente excéntrica (1.500 x 70.000 kilómetros), permite evitar la sombra de la Luna y garantiza una comunicación constante con la Tierra. Esto quiere decir que durante la mayor parte del tiempo los astronautas que vivan a bordo de DSG verán la Luna desde una distancia enorme. Según el plan oficial de la NASA de marzo de este año, el primero hecho público, Deep Space Gateway estaría formada por cuatro módulos de unas diez toneladas: el PPE (de 8 toneladas y quizás con propulsión SEP), un módulo hábitat, un módulo logístico y una esclusa. A estos módulos habría que añadir posibles naves de carga que se acoplarían con la estación DSG de tanto en cuanto o algún que otro módulo adicional suministrado por Japón o Europa.

Propuesta de estación Deep Space Gateway de Lockheed-Martin de 2017 (LM).
Propuesta de estación Deep Space Gateway de Lockheed-Martin de 2017 (LM).
El módulo PPB según Lockheed-Martin (LM).
El módulo PPE según Lockheed-Martin (LM).
Órbitas (NASA).
Órbitas NRHO en la que estará situada la estación Gateway (NASA).

Los módulos serían lanzados junto con naves Orión tripuladas por cuatro astronautas entre 2022 y 2026 en las misiones EM-2, EM-3, EM-4 y EM-5 del SLS (EM significa ‘Exploration Mission’). A partir del acoplamiento del módulo hábitat cada tripulación de la Orión podría pasar entre 26 y 42 días en la estación DSG (la intención nunca fue garantizar una tripulación permanente). La frecuencia de vuelos sería muy baja, de uno o dos al año, lo que serviría para contener los costes y, de paso, evitar unas dosis muy elevadas de radiación para unos astronautas que vivirían fuera de la protección del campo magnético terrestre.

sa
La estación Deep Space Gateway (izquierda) de marzo de 2017 y una nave Orión. La estación está formada por un módulo energético y de propulsión, un hábitat, un módulo logístico y una esclusa, además de un brazo robot (NASA).
as
Misiones del SLS/Orión para construir la Deep Space Gateway según el plan de la NASA de marzo de 2017 (NASA).
Configuración de lanzamiento del módulo PPE en el cohete SLS (NASA).
Configuración de lanzamiento del módulo PPE en el cohete SLS durante la misión EM-2 en 2022 (NASA).

Estos últimos años la posición rusa en materia de colaboraciones internacionales ha sido un tanto esquizofrénica. Al mismo tiempo que amenazaban con abandonar la ISS antes de 2024 y anunciaban su intención de separar los módulos rusos de la ISS para crear una estación propia a partir de esa fecha, Roscosmos negociaba con la NASA para seguir colaborando en la estación Gateway a pesar de ser un proyecto en el que serían participantes de segunda categoría. Pero mientras tanto también ha iniciado toda una serie de negociaciones al más alto nivel con China para llevar a cabo varios proyectos espaciales conjuntos. ¿Significa eso que, de salir adelante Gateway, Rusia dejaría tirada a China para continuar colaborando con la NASA? Pues muy probablemente, de ahí que en el anuncio de hoy de la colaboración entre Roscosmos y la NASA los medios rusos hayan insistido en que el acuerdo abre la puerta a la participación de China y otros países como Brasil o India en Gateway. No hace falta ser analista de la política estadounidense para saber que al Congreso de EE UU no le va a gustar nada esta posibilidad (hoy en día China tiene vetada cualquier colaboración de alto nivel en el espacio con Estados Unidos).

as
Otro diseño de DSG (NASA).

Ahora queda por ver si la NASA puede convencer al Congreso para que apruebe la estación lunar Gateway. Si la agencia quiere lanzar el primer módulo en la misión EM-2 de 2022 es necesario dar el visto bueno cuanto antes. El proyecto tiene la ventaja de dar un objetivo continuado al programa SLS/Orión durante la próxima década y de contar, ahora sí, con una sólida participación internacional. Desde el punto de vista estratégico su utilidad es válida siempre y cuanto sirva como punto de apoyo para otras misiones más ambiciosas a la superficie lunar, los asteroides o Marte (el Deep Space Transport). En cuanto al punto de vista científico, mejor no hablamos. ¿Son condiciones suficientes para sacar adelante este proyecto?

Referencias:

  • https://www.roscosmos.ru/24136/
  • https://www.nasa.gov/feature/nasa-roscosmos-sign-joint-statement-on-researching-exploring-deep-space
  • http://tass.com/science/967781


118 Comentarios

  1. Hola Daniel:
    Me parece que la NASA anda sin rumbo en este tema. No encuentro la utilidad de ubicar una estacion tripulada en una órbita lunar de tipo NRHO, donde podrían hacer poco más de lo que hoy se logra desde la órbita terrestre, sumado el inconveniente de que serán pocos días al año, muy difícil de mantener y abastecer, y a costos astronómicos.
    Sería mucho más útil que la NASA, junto a sus históricos socios, se embarquen en la ISS-2, para que entre en servicio en la década del ’30, y que -si el presupuesto lo permite-
    evalúen misiones tripuladas en órbita lunar de unas dos semanas de duración (muchísimo más económicas que la proyectada estación Gateway).
    Me encanta tu página.
    Un abrazo
    César Herbón

    1. No estoy de acuerdo. Una segunda ISS sí que supone seguir con el mismo concepto. La Gateway implica tener astronautas en condiciones de espacio profundo, y con posibilidad de aterrizar en la Luna si se construye y envía un módulo lunar. Es algo radicalmente distinto a estar a 300-400 km de la Tierra.

      1. Entonces anuncias la Gateway con un lander lunar (concurso, internacional, interna…) y un plana para aterrizar en el polo sur y por otro lado traer asteroides. Ahí le das “objetivos” pero estar en espacio profundo al estilo ISS tiene un coste/beneficio muy bajo.

        Prefiero misiones directas a asteroides o alunizajes, que empantanarse en una estación a ningún lado, si se va a la estación que se pongan las herramientas para explorar dese allí.

      2. Hola Miguel. Sigo creyendo que la ISS-2 es la mejor opción para la humanidad en las futuras décadas 2030/2060: tripulada -y con investigación- los 365 dias del año. Eso no quita que emprendamos algunos vuelos al denominado espacio profundo (lunar y marciano). Lo que ocurre es que éstos serán necesariamente breves (en tiempo y en número) debido a las limitaciones de nuestros actuales sistemas de propulsión química. Ya llegará el salto tecnológico que nos permitirá otro tipo de exploraciones. Así como la vela permitió circunnavegar el mundo, el motor de combustión interna permitió el vuelo atmosférico de los más pesados que el aire, y la cohetería permitió salir al espacio, un salto en la propulsión espacial permitirá que dejemos de pasearnos frente a la puerta de nuestra casa. Interín, creo que el esfuerzo debe concentrarse en el (quizás aburrido, pero muy necesario y útil) desarrollo y construcción de la ISS-2. Cordiales saludos. César Herbón.

        1. La ISS está cercana a cumplir su vida operativa. El costo de modernizar y sustituir los sistemas envejecidos está cerca de superar el punto de no rentabilidad de la inversión. Algo similar a lo que pasó con el Hubble.

          Hay que ir preparando proyectos sustitutos de la ISS.

  2. Hola, es una noticia interesante. Sería muy bueno si nos pudieses introducir a lo que significaría esta estación espacial, en tanto a las diferencias dentro de sus múltiples propósitos, así como también de lo que implica (implementos necesarios) que esté en una órbita más alta con la ISS actual.

    Saludos!

    1. Se me ocurren unas cuantas, la verdad, no sé por qué tanta negatividad en los comentarios más abajo, salvo por “fanboiísmo cool” de SpaceX:

      – Demostración de blindajes para espacio profundo en un entorno “seguro” en el sentido que se puede abandonar fácilmente y se conoce relativamente bien.
      – Experimentos biológicos -con humanos, animales y plantas- y técnicos, de todo tipo -interiores y exteriores-, para estudiar la exposición al medio interplanetario (radiación sobre todo, pero también insolación continuada, ausencia de oxígeno molecular pero presencia de otros agentes (?)…)
      – Reducción de riesgos en electrónica de alto rendimiento y tecnologías de soporte vital de larga duración expuestas a condiciones mucho más parecidas a un viaje interplanetario que la ISS.
      – Astrofísica de precisión fuera de la magnetosfera (estilo AMS, CREAM, evitándose caros satélites dedicados con su aviónica, propulsión…)
      – dV mínimo para misiones (incluso pequeñas excursiones) a destinos más alejados, incluyendo NEOs, pruebas para una posible ARM-reloaded…
      – Obvias implicaciones de soporte y exploración en profundidad de la Luna. Esto incluye soporte de misiones de superficie, pero también exploración remota de polos, lugares de recogida de muestras caracterizados por nuevos instrumentos… la LRO no respondió “todo” sobre la Luna.
      – Cosas más genéricas, pero no por ello menos importantes, como: Nueva generación de estación espacial / hábitats con tecnología del s XXI, ya pensada para exploración más alla de la protección de la Tierra además. Importante cooperación internacional, que se ha visto en la ISS que no es un tema baladí. Preparación/soporte de misiones a Marte/sus lunas/asteroides. Relaciones públicas importantes por un precio más modesto que una misión compleja a Marte.

      Y seguro que me dejo bastante en el tintero.

      1. Gracias por la respuesta estimado. Sin dudas es un proyecto que ofrece grandes posibilidades. Esperemos que se puedan sobrepasar las barreras políticas del asunto y comenzar a trabajar cuanto antes.

        Saludos!

  3. Yo veria útil la Gateway en orbita circunlunar, la cual, recibiría naves Orion para luego bajar a la superficie lunar mediante landers. Así se pondría establecer una base lunar permanente.

  4. Con la histeria antirrusa que hay en los medios de propaganda y en el congreso estadounidenses, no creo que esta colaboración salga adelante. De todas formas es muy interesante el hecho de que la NASA decida salir de órbita terrestre y comience a pensar en el espacio profundo.

  5. Gracias Daniel por el post, en principio no creo que deba haber problemas para que las dos nuevas potencias espaciales como India y Corea del Sur no colaboren con este proyecto…más socios más pequeños como Brasil, Argentina, Australia (que está creando su agencia espacial) etc….

    Lo que si sería un error, es hacer la estación Gateway, sin una clara intención de acompañarla de una Base Lunar…sin esto, no tiene mucho sentido…

  6. Daniel, gracia por la entrada. En ella dices: ” La frecuencia de vuelos sería muy baja, de uno o dos al año, lo que serviría para contener los costes y, de paso, evitar unas dosis muy elevadas de radiación para unos astronautas que vivirían fuera de la protección del campo magnético terrestre.”

    Entiendo que te refieres a los vuelos. Y en la estación, ¿Cómo se protegerán de la radiación”

      1. ¿No se podría probar a crear una burbuja magnética artificial?
        Al parecer, es posible crear una pequeña burbuja magnética de 100 metros alrededor de la nave con un gasto energetico asumible..

        1. Una cosa es que teóricamente sea posible, otra que tecnológicamente ahora se pueda fabricar tal cosa, otra que se pueda miniaturizar para lanzarlo allí, otra que sea económicamente viable y otra que merezca la pena hacerlo.

          Por cierto, ¿ Y si se quedan sin energía? ¿Todos fritos?

      2. ¿Y no sería posible escoger una órbita concreta cuyo período fuese el adecuado para que la luna estuviese permanentemente entre la estación y el sol? Eso reduciría muchísimo la radiación recibida ¿no?

        1. También reducirías mucho las ventanas de comunicación con la Tierra y harías necesario un sistema de satélites lunares repetidores, que habría que ir renovando con los años, añadiendo retardos y aumentando los costes.

      3. Daniel podrías explicar un poco más los costos de Delta-V y de energía entre las diferentes propuestas para orbitar la Luna con la estación Gateway…y cuanto gasto en energía es necesaria para mantener la estación en esta órbita sin moverse…digo en la ISS hace falta casi cada año mandar naves para trasvasar combustible y darle un empujoncito que si no se cae…en esta órbita lunar, como de frecuente sería esto?

        1. A la ISS hay que darle empujoncitos cada cierto tiempo porque se encuentra en la orbita baja terrestre donde aun hay partículas atmosféricas que la van frenando por fricción. en la orbita lunar no existe nada de atmosfera por lo que ya no habrá que preocuparse por ese problema. se podría mantener la estación orbitando la luna durante millones de años sin que sufra cambios en su orbita.

          1. Gracias por la respuesta, pues ese sería un coste muy grande que se ahorraría y además los módulos una vez viejos se pueden mantener como almacenes, eso le da en mi opinión una vida útil a esta estación muy grande comparada con la ISS que si no se mantiene arriba constantemente se nos cae, y al final se dejará destruir una cosa que ha costado casi 200 Mil millones…esto con la estación Gateway entiendo que no tiene porque ser así…

  7. ¿Qué actividades científicas podrían llevarse a cabo desde esa estación? Sólo se me ocurren dos normales y una frikada. Cartografiar la luna (otra vez), y un telescopio en un lugar privilegiado. La frikada es que se podría controlar un rover lunar y/o un dron lunar de exploración en tiempo real.
    ¿Alguna más?

  8. Vaya semanitas de anuncios.
    Buenas noticias para la astronautica. A ver mñn con que nos sorprende spaceX.

    Sin duda los chinos y sus planes sobre la luna han incentivado este proyecto tan abandonado.

    Una pregunta daniel: hay posibilidad con esta orbita de ensamblar una nave de alunizaje a la estacion cargarla de viveres y combistible y desde ahi descender a la luna y volver????
    Estaria bien poder usar esta estacion como puente a la luna y que se diseñara con el proposito de ayudar en el futuro.

    1. Por poder, claro que es posible.

      Pero una nave así no sale de la nada. Hay que diseñarla, fabricarla y probarla. Pero sobretodo hay que pagarla.

      Desde que aprueben eso hasta que se haga, serían años. Las cosas del espacio van despacio.

  9. Montar esta estación y abastecerla va a ser un pastón.
    Por qué no se gastan ese dinero en sondas y aterrizadores a Titan, Encélado, Europa, etc…???
    Seguro que también daría para explorar los grandes olvidados, Urano y Neptuno.

  10. El proyecto SLS/Orión es un monstruoso disparate donde se van a gastar miles de millones. NASA debería dedicarse a la exploración científica con sondas y rovers y dejar los viajes tripulados al sector privado, como han hecho, con mucho éxito, con los vuelos orbitales. Es decir, la que era la estrategia de Obama, que nos ha dado las capsulas Dragon y Starliner.

    Le dan una fracción del presupuesto de SLS/Orión a SpaceX y te pone un hombre en Marte en la próxima década.

    … una pena

  11. Espero que si la Gateway se convierte en una realidad sea el punto de partida para el Moon Village de la esa, que creo que ya va siendo hora de ponerse las pilas en ese aspecto. Llevamos décadas dormidos en los laureles!

  12. No tiene visos de hacerse realidad, pero es que casi mejor que empleen el dinero para misiones con un mayor retorno científico o ingenieril. Establecer una estación orbitando la Luna sin que exista un complemento de tipo base lunar, no tiene mucho sentido, para eso nos quedamos en órbita terrestre. Si el objetivo último es desarrollar las tecnologías de protección de los astronautas para permitir el viaje a Marte, a tope con ella.

    1. Hombre, primero la estación y luego la base en la luna, digo yo…

      Primero lo más sencillo y que sabemos hacer seguro y luego lo complicado. Además la estación serviría de salvavidas en caso de problemas en la base.

  13. Opino que la estación lunar Deep Space Gateway es un paso necesario y un eslabón importante para adentrarse en lo profundo del espacio. La exploración espacial se hace realidad paso a paso, y algunos quieren saltarse varios pasos. Pienso que la estación lunar Deep Space Gateway permitirá explorar como si se tratase de un ‘eslabón vital de unión’ la Luna e instalar allí una base, y podría ser una estación de salto al planeta marte y a otros destinos cercanos.. la estación lunar Deep Space Gateway puede ser una realidad en la próxima década, seria algo tangible, el aterrizaje en el planeta Marte sin esta estación, les aseguro sera por allá en el año 2015 si al caso.

    1. JAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJA Hace medio siglo pusimos gente en la Luna sin ninguna estación espacial. ¿Ahora mágicamente se ha convertido en un paso imprescindible para conseguir algo que ya lleva medio siglo conseguido? JAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAAJAJJAJAJAAJJAJAJA

      1. Con el actual panorama político y presupuestario, tiene más sentido del que parece. Es una forma de mantener lo que hay hasta que China le de a EE.UU. la voluntad que no tiene.

          1. Las mamandurrias no, Antonio: la investigación en viajes tripulados. Si tras el fin de la ISS no hay estación espacial (Gateway), no se podrá probar nada reservado a astronautas con la debida fiabilidad. Evidentemente, si Gateway es una copia de la ISS, solo que mal ubicada, es una tontería fabricarla. Pero es que China va en serio y habrá otra carrera espacial.

          2. ¿Lo cualo? Primero dices que la Gateway hace falta para probar cosas e inmediatamente después dices que es una copia de la ISS, con lo cual todo lo que tenga ya está probado. ¿Cómo se come eso? ¿Y cómo encaja eso con el hecho de que el objetivo final es construir una base en Marte, no una estación orbital marciana?

          3. Antes de que «Gateway es una copia de la ISS» hay un condicional («si»). Si la nueva estación se emplea como la ISS, entonces sí es un error, pero creo que la NASA tiene la esperanza de ampliar su uso a una base lunar. Básicamente: si envías a astronautas regularmente a órbita lunar, de vez en cuando puedes permitirte que un vehículo baje y suba de Gateway a la Luna.
            Y tienes razón con que el objetivo oficial es Marte, pero eso, en mi opinión, es solamente publicidad engañosa.

    2. Admito que preferiría la exploración de Marte con un enfoque más directo. Sin embargo, coincido contigo en que ésta estación también permite ir avanzando en ese sentido, paso a paso y quizá de una forma más segura. Aparte claro, de la exploración en detalle de la Luna, la cual apenas se le ha dado un vistazo. Además debo agregar que, con las siempre presentes limitaciones e incertidumbres de la financiación pública, se presenta como una de las opciones más sensatas, porque tiene la ventaja de poder obtener logros intermedios, lo cual de cara a cancelaciones imprevistas, resulta particularmente conveniente.

  14. Opino que la estación lunar Deep Space Gateway es un paso necesario y un eslabón importante para adentrarse en lo profundo del espacio. La exploración espacial se hace realidad paso a paso, y algunos quieren saltarse varios pasos. Pienso que la estación lunar Deep Space Gateway permitirá explorar como si se tratase de un ‘eslabón vital de unión’ la Luna e instalar allí una base, y podría ser una estación de salto al planeta marte y a otros destinos cercanos.. la estación lunar Deep Space Gateway puede ser una realidad en la próxima década, seria algo tangible, el aterrizaje en el planeta Marte sin esta estación, les aseguro sera por allá en el año 2050 si al caso..

  15. El tema esta en abaratar el acceso a LEO con la reutilizacion
    Es mas realista centrarse en llevar material a marte para desarrarrollar tecnologia ISRU que no las 100 personas
    Si antes dependia de abatatar el acceso a LEO con la reutilizacion ahora el desafio es podeR Llevar paquetes de tecnologia ISRU
    Lo dijo Elon reutilizacion que ya esta hahacien, abastecimiento en orbita que no tiene ningun problema y utilizacion de recursos de marte
    Esa es ahora la madre del coordero la fabricacion de oxigeno y metano asi como agua en marte

    1. Estoy de acuerdo. Una estación Gateway tripulada sólo será un pozo de gasto. La única razón para tenerla es, por un lado, la política de mantener programas obsoletos. Y la segunda, estar en un rango de presupuesto que ellos consideran aceptable.

      Pero el retorno científico ni de avance en colonización no será ni de lejos tan bueno comparado con otras alternativas.

      Antes que una Gateway tripulada, prefiero un esquema de estaciones de repostaje no tripulados, para permitir mantener arquitecturas de espacio profundo con participación de múltiples participantes con lanzamientos más ligeros, a costa de aumentarlos.
      Eso permite usar más reuso de cohetes y más participantes lo que siempre es bueno por la competencia y redundancia.

      Remolcadores espaciales, depósitos de combustible y esas cosas.

      Pero la joya de la corona debería ser algún proyecto IRSU. Podría ser remolcar un cometa a órbita terrestre, o ir a la superficie lunar a minar hielo de cráteres con sombra perenne. Fuera como fuese, estaríamos hablando que a medio plazo, el combustible de esas estaciones de repostaje comenzaría a provenir de fuera de la Tierra, con métodos de propulsión de alta eficiencia sin tener que recurrir a la fuerza de cohetes mastodónticos.

      Esa es la clave para abaratar la infraestructura del espacio de verdad.

  16. Yo veo dos tipos de misiones a marte
    Las cientificas y las tecnicas
    Las tecnicas son las de diseñar fabricas del tamaño de un camion con ruedas que obtengan agua y fabriquen oxigeno y metano

  17. Bien no me preocupa que MOXIE pueda fabricar oxigeno por la reaccion esa de sabater
    El hidrogeno del agua para fabricar metano
    Pero el agua sacarla escabando significa llevar una maquina muy pesada a marte que posiblemente haya que ensamblarla alli
    Y WAVAR? Es posible que pueda extraer agua suficiente de la atmosfera?

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 28 septiembre, 2017
Categoría(s): ✓ Astronáutica • ESA • Japón • Luna • Rusia