Los 10 errores más comunes en las películas ambientadas en el espacio

Por Daniel Marín, el 8 enero, 2013. Categoría(s): Astronáutica • sondasesp ✎ 202

Confieso que me encantan casi todas las películas sobre el espacio. Incluso las malas. Pero hay ciertos errores que me molestan profundamente. Empecemos por aclarar que cuando hablo de «espacio» no me refiero exclusivamente a películas de ciencia ficción, sino a todas aquellas ambientadas fuera de la atmósfera terrestre. Sí, ya sé que si nos ponemos tiquismiquis no hay película de este tipo que resista un análisis científico serio, pero tras visionar un importante número de ‘películas espaciales’ -algunas de las cuales han requerido grandes dosis de paciencia por mi parte, la verdad sea dicha- me he dado cuenta de ciertos errores de bulto que se repiten una y otra vez. Pareciera que estos gazapos han entrado a formar parte del acervo popular y que toda película del género debe incluirlos si quiere parecer realista. ¿Cuáles son? Vamos allá.

1- ¡A la porra la primera ley de Newton!

Cualquiera que no estuviese dormido durante las clases de física en el instituto recordará la Primera Ley de Newton, también conocida como Principio de Inercia. Según este famoso principio de la dinámica, un objeto que no esté sometido a la acción de una fuerza resultante no nula permanecerá en reposo o se moverá en línea recta con velocidad constante. Dicho de otro modo, una nave espacial podrá desplazarse sin necesidad de mantener encendidos sus motores todo el rato. Que se lo digan a las naves Voyager o Pioneer, que se alejan del Sol a una velocidad de unos 17 km/s desde hace años, y eso que no cuentan con ninguna propulsión. Esto también es válido para satélites que se encuentren alrededor de cuerpos planetarios: un objeto en órbita no tiene por qué mantener su sistema de propulsión activo constantemente. Pero héte aquí que este detalle fundamental se les suele pasar por alto a los guionistas y nos hemos acostumbrado a ver flotas de naves con sus motores continuamente encendidos, incluso cuando están en órbita. Obviamente, habrá que activar los motores si queremos acelerar o cambiar de trayectoria, ¡pero es que así no les va a durar el combustible ni un asalto! Hablando de combustible, los guionistas de cine parece que no conocen la Ecuación de Tsiolkovsky, porque cualquier nave que se precie transporta propergoles para viajar casi indefinidamente.

La flota rebelde de Star Wars como ejemplo de naves con motores encendidos permanentemente. ¡Qué manía! (Lucasfilm).

2- Qué difícil es eso de las órbitas

Ya que hemos mencionado las órbitas en el punto anterior, parece que los guionistas tampoco se aclaran con este concepto. En las películas vemos como en muchas ocasiones las naves espaciales levitan a cierta altura sobre la superficie de los planetas de forma mágica. Si se trata de una producción de ciencia ficción, podemos imaginar que hay algún tipo de dispositivo antigravitatorio de por medio -lo que podría explicar casos como la Estrella de la Muerte sobre la luna de Endor, por ejemplo-, pero de no ser así estamos ante una violación clara de las leyes de la física. Otra cosa es que la nave esté situada en una órbita (geo)estacionaria, pero en muchas pelis aparecen claramente estáticas en una órbita inferior. Casi nunca vemos naves orbitando la Tierra u otros mundos como debe ser, moviéndose a la correspondiente velocidad orbital mientras la superficie del planeta se desplaza lentamente bajo la nave. Si el simple concepto de órbita circular es difícil de entender, mejor no hablamos de los otros tipos de órbitas (elípticas, parabólicas o hiperbólicas) y trayectorias. En algunas películas –Mission to Mars, por ejemplo- las naves pasan de una trayectoria hiperbólica a una órbita circular alrededor de un planeta sin solución de continuidad y sin maniobra propulsiva de por medio.

Las naves se mueven como quieren en las películas del espacio.

3- Trajes espaciales flácidos

A todos nos resulta normal ver cómo los astronautas salen al vacío del espacio exterior o a una superficie planetaria hostil tras ponerse la correspondiente escafandra espacial. Hasta aquí nada que objetar. Lo malo es que por lo general dichos trajes parecen ser eso, simples uniformes con casco y no escafandras de presión como son en la realidad. Y es que los trajes espaciales son básicamente globos presurizados con un humano dentro. La movilidad de estos trajes es muy reducida, especialmente si nos movemos por la superficie de mundos con gravedad. Pero lo cierto es que los héroes de estas producciones suelen moverse sin dificultad cual gacelas cósmicas. Solamente podríamos pasear con trajes normales -no de presión- dotados de un sistema de soporte vital en aquellos mundos con atmósferas densas. En el Sistema Solar, el único mundo de esas características con superficie sólida -además de la Tierra, obviamente- es Titán, la luna de Saturno (Venus es demasiado caliente y su presión atmosférica demasiado alta).

En ‘Mission to Mars’ vemos los típicos trajes espaciales flácidos.
Los trajes espaciales reales son mucho más voluminosos (NASA).

4- Descompresiones explosivas y cascos iluminados

A estas alturas el que más o el que menos sabe que en el espacio las descompresiones explosivas como las que aparecen en la película Atmósfera Cero (Outland) o Desafío Total (Total Recall) son una simple fantasía, pero supongo que el morbo de ver cuerpos descuartizados por la diferencia de presiones sigue siendo lo suficientemente alto como para que de vez en cuando veamos versiones de este mito en algunas películas. Pues no, el cuerpo humano no explota si la estructura de un vehículo espacial se rompe súbitamente (aunque el resultado no sería menos letal). Un error más sutil y mucho más común es el que tiene que ver con el proceso de salir al exterior de la nave. Por lo general, los astronautas se ponen sus trajes y salen por la puerta/esclusa tan ricamente. En la realidad, esta forma de proceder los habría matado o incapacitado por culpa de una embolia. La presión de un traje espacial es inferior a la presión en el interior de una nave espacial, por lo que los astronautas deben realizar un proceso de descompresión para purgar el nitrógeno de su sangre respirando oxígeno puro. Puesto que la atmósfera de un traje está compuesta exclusivamente por oxígeno, sólo podremos reducir la duración de este proceso si la atmósfera de la nave también es de oxígeno (como en las naves Apolo) o si usamos un traje rígido de alta presión. Otro detalle menor, pero que me molesta especialmente, es la manía que tienen los guionistas de incluir luces en el casco. Pero no para iluminar el exterior, no, que sería lo lógico, ¡sino para alumbrar la cara del astronauta! Entiendo que se trata de un recurso cinematográfico para reconocer al actor claramente, pero es que es tan absurdo que clama al cielo. Y lo peor es que probablemente se trata del error más extendido de todos los de esta lista. No hace falta decir que salir al exterior de una nave en medio de la oscuridad -o subir a la azotea de tu casa por la noche, ya que estamos- con una linterna apuntando a tu cara no es una idea muy inteligente que digamos.

¿Alguien puede ver con esas luces enfocándote a la cara?

5- Escapes de motores incorrectos

El error que voy a comentar pudiera parecer muy técnico, y quizás lo sea, pero me llama la atención porque revela lo poco que entendemos el espacio. Los humanos hemos evolucionado en un mundo con atmósfera, de ahí que no estemos familiarizados con ambientes donde reina el vacío. Me explico. Fíjense bien en el escape de cualquier motor cohete en una película. Parece normal, ¿no? Pues no, y de hecho me atrevo asegurar que en el 100% de las películas donde vemos motores cohete funcionando en el vacío, están mal representados. En el vacío, los gases de los motores se expanden enormememnte, alejándose de la forma más o menos cilíndrica que solemos asociar con los escapes de un motor a reacción o cohete. Pero hay más: la ausencia de oxígeno provoca que el color anaranjado de las llamas características asociadas a un escape disminuya o desaparezca por completo. El resultado es que, dependiendo de la mezcla de combustible empleada, ¡el escape de un cohete en el vacío pueda ser casi invisible!

Vídeo del lanzamiento de un cohete Falcon 9 desde una cámara situada en el lanzador. Se aprecia cómo el escape se expande y se oscurece a medida que disminuye la presión atmosférica:

Vídeo del despegue del módulo lunar del Apolo 17 desde la Luna. El escape es casi invisible:

6- Estrellas en el cielo

«¿Por qué no se ven estrellas en las imágenes de los astronautas del Apolo?», claman los negacionistas/conspiranoicos de las misiones lunares. Pues por la misma razón que no las vemos si caminamos de noche por las calles de una gran ciudad iluminada. El brillo de las fuentes de luz y de los objetos iluminados nos deslumbra e impide ver los astros. En el caso de los astronautas, por supuesto que son capaces de ver las estrellas ‘de noche’, esto es cuanto su nave pasa por la sombra de la Tierra (o cualquier otro cuerpo celeste). Sin embargo, y a pesar de la ausencia de atmósfera, ‘de día’ resulta mucho más difícil observar las estrellas -aunque no imposible- por culpa de la luz proveniente de nuestro planeta (o de la Luna en el caso de los astronautas del Apolo), ya que el contraste es demasiado intenso. Curiosamente, en las películas es habitual ver la Tierra -u otro mundo- rodeada de millares de estrellas como si fuera de noche cerrada. Si nuestros ojos fuesen distintos podríamos ver las estrellas claramente en el espacio ‘de día’, pero no es el caso.

En ‘Space Cowboys’ vemos las estrellas a pesar del brillo del satélite.
En la realidad, como vemos en esta foto de la ISS en la que aparece la Luna y la Soyuz TMA-07M, las estrellas son invisibles de día (NASA).
En este vídeo desde la ISS se aprecian las estrellas de noche:

7- Retraso en las comunicaciones

Entiendo que estamos ante otro recurso cinematográfico para hacer fluida la acción, pero lo normal es que las producciones de Hollywood no tengan en cuenta la finitud de la velocidad de la luz y el retraso en las comunicaciones que ello conlleva. Claro que una película en la que haya que esperar media hora entre frase y frase durante una conversación que tenga lugar entre un astronauta que esté en Marte y su familia en la Tierra debe ser la mar de aburrida.

8- Los problemas de la ingravidez

Resulta lógico que en la mayoría de películas ambientadas en el espacio se salten las leyes de la física a la torera y los astronautas aparezcan sometidos a un campo gravitatorio dentro de la nave, en vez de estar en caída libre. Limitaciones presupuestarias y todo eso. No vamos a armar un escándalo por ello. Resulta más curioso ver cómo retratan la ingravidez cuando lo hacen. Uno de los recursos más habituales es representar a los astronautas moviéndose a cámara lenta, como si la ingravidez ocasionase una especie de aletargamiento o debilidad muscular. Ciertamente, los astronautas se mueven a veces despacio para evitar chocar con sus compañeros o con el equipo que les rodea, pero normalmente se desplazan y realizan sus tareas a ‘velocidad normal’. Otro error curioso es la falta de precisión a la hora de representar otros campos gravitatorios. Todos los planetas y satélites -o incluso cometas, véase Armageddon– de la Galaxia tienen una aceleración superficial de 9,8 m/s2, si hemos de hacer caso a las películas.

En este vídeo vemos varios tipos de movimiento en caída libre:

9- Entradas atmosféricas extrañas

Las entradas a alta velocidad en la atmósfera de un planeta -o reentradas en el caso de la Tierra- son una verdadera pesadilla para los guionistas. No es extraño contemplar una nave que se precipita a varios kilómetros por segundo contra un planeta y que sin embargo no se calienta lo más mínimo al descender hacia la superficie. Como mucho vemos algo de condensación a su alrededor. Y luego está el extremo opuesto, entradas dramáticas en la que la nave entra en medio de una bola de fuego crepitante. La realidad es distinta. Una reentrada es un suceso tremendamente violento, ya que el vehículo debe disipar en poco tiempo la enorme energía cinética que posee al moverse a 8-11 km/s, lo que provoca temperaturas del orden de 2000º C (contrariamente al sentido común, vale la pena señalar que la mayor parte del calentamiento en una entrada atmosférica proviene de las ondas de choque generadas por la nave en movimiento, no de la fricción con el aire, pero esa es otra historia). Pero el caso es que a esas elevadas temperaturas lo que se forma alrededor de la nave es una bola de plasma, que no de fuego, con características muy diferentes a lo que podríamos imaginar si vamos al cine.

Un transbordador durante la reentrada visto desde el interior. El plasma rodea la nave y se forma una bola de color anaranjado, pero no es una bola de fuego (NASA).
La reentrada de un transbordador filmada desde su interior:

10- El sonido

Por supuesto, no podíamos olvidarnos del error más común y extendido. ¿Hace falta repetir otra vez que en el vacío no hay sonido? Señores directores, aprendan de Kubrick, por favor.

Y después de leer esto puede que te estés preguntando si hay películas espaciales fidedignas. Sí, las hay, pero muy, muy pocas. La única que evita la mayoría de estos errores es la gran 2001, una odisea del espacio, esa obra maestra de Kubrick que más de cuarenta años después nadie ha logrado superar. Apolo 13 también es una gran película espacial -que no de ciencia ficción-, aunque cae en ciertos gazapos menores, como es el caso de las estrellas en el cielo y los escapes de los motores cohete. Pero todo eso queda compensado por el hecho de que gran parte de sus escenas fueron rodadas en caída libre dentro de un avión en vuelo parabólico, por lo que es una de las pocas películas con escenas de ingravidez «reales». También merece una mención la serie Defying Gravity, que, aunque tenía un guión horroroso, era relativamente potable en estos aspectos. En definitiva, está claro que el espacio es un lugar extraño, pero tras medio siglo de viajes espaciales tripulados ya es hora de que nos familiaricemos con él.

Apolo 13, una película espacial casi perfecta.

Esta es otra contribución de Eureka al XXXVIII Carnaval de la Física, organizado en esta edición por este blog.



202 Comentarios

    1. Pero la imaginación no debe anclarse en lo que ahora conocemos. Por eso me gusta dar cuartel a las series o películas de ciencia ficción. ¿Quién dice que no se descubra algo similar al subespacio en un futuro mas o menos lejano? Al menos buscan una explicación imaginativa en vez de dar por supuesto cosas.

  1. Muy buen artículo, pero el detalle sobre Armageddon no es cierto. En la película, si tienen en cuenta la poca gravedad del cometa, pero los trajes vienen con unos cohetes que te aplastan contra el suelo simulando la gravedad. De hecho, el grupo que se estrella, para volver desconectan los cohetes del tanque presurizado para cruzar volando una gran grieta en la superficie.
    Tampoco es que mejore mucho su credibilidad… pero se tiene en cuenta.

  2. buenas, que es eso de que se movera en linea recta?Siento decirte amigo mio que el 1º principio de la dinámica dice que el estado natural de los cuerpos no es el reposo como comunmente solemos pensar sino el estar como estaban pero eso no implica que sea una linea recta!!En definitiva el movimiento se mantiene por si solo o si lo quieres ver de otro modo No es cierta la idea de que hace falta empujar a un cuerpo para que siga avanzando.

    1. de hecho es en linea recta, para cambiar de direccion hay que aplicar un impulso, por ejemplo, las orbitas son lineas rectas o como me gusta decir caidas libres en equilibrio. Por el resto del comentario no veo discrepancias con el post, creo que se malinterpreto

  3. Isto tudo é para impressionar os incautos. É assim que eles imaginam o espaço. Caso contrário seria chato para eles e o filme não teria «bilheteria». A indústria estadunidense que produz a maioria desses filmes é espacialista nisso: produz o que o público quer ver e prega os «volores americanos»; a liberdade, o heroísmo, o individualismo (aquela ideia de que o individuo pode resolver tudo sozinho e de que a História é o resultado dos atoa inviduais).Todos os filmes tem o herói, o vilão, o casalzinho apaixonado. Star Wars nada mais é do que um videogame, trabalha com ícones, símbolos como a espada, a capa preta mas, tal como Titanic e outros mais, foi feito de acordo com a receita e vendeu muito.

  4. Magnífico Dani!, me has representado como siempre en mi astrotrastorno y mi cinefilia.

    Deberías componer un catálogo sobre como hacer ciencia ficción de la buena. Siempre compartí el criterio de que los mejores films del género son los que respetan las reglas de la física, y la ciencia en general.

    Grandioso.-

    1. Hay una película española (Stranded) sobre una misión a Marte que se estrella en la maniobra de aterrizaje. Las conversaciones entre los astronautas después del piño valorando las diferentes alternativas de supervivencia que tienen me parecieron bastante correctas técnicamente. Aunque ya hace tiempo que la vi y tal vez la haya idealizado.

    2. Recuerdo que en «Stranded» (española, por cierto), después de que una misión a marte se estrelle en la maniobra de reentrada y aterrizaje, los astronautas tienen una larga conversación sobre las posibilidades de supervivencia que tienen que me pareció muy correcta técnicamente. Aunque ya hace tiempo que vi la película y tal vez la recuerde mejor de lo que era.

      Por cierto, en «Misión a Marte» SI intentan hacer una maniobra de inserción orbital (es cuando les explota el motor debido a los micrometeoros y bla bla bla). Lo que pasa es que la pintan justo al revés (la inserción orbital debería ser un impulso retrógrado justo al llegar a la máxima aproximación a Marte, pero en la peli intentan hacer un encendido pro-grado bastante antes de llegar). Y luego, claro, resulta que la nave de suministros está en una órbita que pueden alcanzar con los propulsores de sus trajes… con los que consiguen suficiente delta-v como para pasar de una órbita heliocéntrica a una órbita baja de Marte (tomaya!). Y, suponiendo (que es mucho suponer) que la explosión de su nave les hubiese dejado en órbita marciana, la vuelven a cagar al no encontrar la forma óbvia de rescatar al astronauta que se pasa del satélite (que, siendo un satélite automático, tiene una hermosa cónsola para ser controlado manualmente… bufff!).

  5. En Total Recall (la nueva del vengador del futuro) Cuando atraviesan el planeta en ese «ascensor» llamado La Caída, se invierte la gravedad justo a mitad de camino, cuando pasa por el núcleo, ¿no debería ser gradual desde el momento que salen? En la película The Core (El Núcleo) cuando entran camino al centro del planeta la gravedad siempre se ejerce desde los pies como si estuviesen en la superficie, si están cerca del núcleo de la tierra, entonces están rodeados de masa por todas partes, por ende la gravedad debería ser ejercida desde todas partes ¿me equivoco? ¿Si estas parado en el centro del planeta se supone que como estar en el vació o algo así no?

    1. El nucleo es una patochada de pies a cabeza, pero obviando el resto de cosas, en realidad la gravedad media solo se ejerce por la esfera que queda por debajo, ya que la parte que queda por encima, por ser prácticamente esférica, se iguala (es un tema demostrable matemáticamente).
      Lo que sí debería ocurrir es que, precísamente, como solo se ejerce por la esfera por abajo, a medida que se acercaran al centro de la tierra, la gravedad debería ir reduciéndose considerablemente.

    2. Si el ascensor va en caída libre (y para que sea eficiente energéticamente tiene que ser así, o casi, lo que además requiere que el tubo esté al vacío) dejaría de sentirse gravedad desde el principio y durante todo el viaje. Además, creo que el tiempo sería algo mayor que en la película (algo más de 40 minutos, si no recuerdo mal).

  6. Me causó mucha gracia la cara de terror del astronauta con el casco lleno de focos, no sé de qué película viene la foto, pero en fin…
    Otro error de la película «Misión a Marte» es que un remolino característico de Marte desmembró a un expedicionario, esto es mentira ¿no? porque la atmosfera de Marte es tan poco densa que un remolino de estos no le haría nada a un astronauta ¿o me equivoco?

    1. Pues mira, con conocimientos básicos: la Pr = F / S, la presión media en la atmósfera de Marte son entre 400 y 700 Pa (en la Tierra a nivel del mar, 101.300), por tanto la máxima diferencia que un tornado marciano puede hacer debería ser como muchísimo de 1.000 Pa (exagerando a lo bestia, un orden de magnitud holgado), si la sección aproximada de un cuerpo humano en traje espacial es de 2m² (exagerando también otra burrada), la fuerza máxima sería de 2.000 N, unos 200 kg, pero en estos cálculos nos estamos pasando varios pueblos. Para tirarlo o mandarlo al quinto pino vale (sobre todo porque la gravedad es 0.3g), incluso para romper el traje en la caída, pero para romperlo en pedazos puedes apostar que no. Otra cosa será que lo duchen en polvo y el daño que eso pueda causar a su equipo de sostén vital.

      En la práctica no deben de llegar ni a la centésima parte de eso (mi cálculo más bien los terrestres), varios de esos torbellinos ya pillaron a más de una sonda en la superficie y simplemente les limpiaron el polvo xD.

  7. Otra de las clásicas es el comportamiento del pelo en ingravidez. Que yo sepa, en esa condición los astronautas deben de andar con «afros», ¿no? :P.

    Aparte de películas, otro de los apartados donde se ven más gazapos es en la animación. Concretamente en el género que me gusta (el anime japonés), muchas series tienen cada metida. Una de las que recuerdo con más cariño es «Rocket Girls». Caen en muchísimas fantasías (aunque por pocos conocimientos no puedo hablar de todas), pero eso sí, al menos a mí me agrado y en general está divertida :D.

    1. Carlos Fernando Castillo: en cuanto al pelo, preguntale a Sunita Williams que le pasa a su pelo en órbita ja ja ja, un abrazo.

  8. Hay otro error que he visto solo en algunas películas, y es que a parte del famoso efecto «globo», la exposición al espacio exterior es muy muy frio en algunos casos de ficción.

    En realidad, el espacio está vacío, por lo que la pérdida de calor solo puede producirse por radiación, lo que hace que el mecanismo de pérdida de temperatura sea lento. No te congelarías por una exposición de segundos.

  9. Heeeee en armaguedon si ay una gravedad inferior a la de la tierra, de esa manera aprovechan para saltar un barranco con la perforadora !!!!!!!!

    1. Llevarian botas magneticas como en Star Trek…Creo recordar que se pasan de la cuadricula de aterrizaje y van a parar a una zona de hierro jijiji
      7de9

  10. Solo por la curiosidad, te recomiendo ver Sunshine. Es un film que me gustó mucho y, dentro de mi ignorancia, parecía mucho más respetuosa con la física que la mayoría de las películas que había visto dentro del género.

  11. Daniel creo que olvidas una de las grandes, la «aerodinámica en el espacio». Eso merece un post entero prácticamente… 🙂

    Cualquier persona que sepa jugar al billar encontrará graciosas escenas donde las naves vuelan cual avión (incluso levantando alerones/timones en los giros).

    Quizás de las pocas que se salva de eso es Battlestar Gallactica (la nueva) que aunque no sea muy de mi agrado en cuanto a argumento, las escenas espaciales (en silencio también) están bastante bien realizadas.

    Saludos,
    David

  12. Respecto al tema del sonido, si es necesario para dar más emoción a las escenas que exista el sonido; ¿Podría ser posible la existencia de un hipotético dispositivo que conectado al sistema de radar alertase al piloto de la aproximación de otras naves emulando el sonido que harían esas naves si existiese el sonido en el vació?. El piloto, y gracias a los efectos doppler emulados podría saber si le están atacando más rápidamente que leyendo datos en una pantalla. Y voilá, eso justificaría los sonidos de los pequeños cazas imperiales, que en realidad son emitidos por un altavoz en la cabina de Luke.

    1. No, porque el sonido son realmente ondas de choque de cuerpos que se desplazan por fluidos «apartándolos». Si quisieras simular el sonido de una cosa de esas, que supongo que mínimo se moverá a velocidad hipersónica (según los baremos de la atmósfera terrestre), simplemente le vuelas los tímpanos al piloto xD (de ahí la ventaja de moverse más rápido que el sonido y dejar las ondas acústicas detrás).

    2. Pero podría hacerse un sistema de referencias para el dispositivo, sin tener neceariamente que representar el sonido «real». Además, tengo entendido que hace mucho tiempo la USAF desarrolló un programa especial de detección de aviones enemigos por medio de auriculares, que indicaba la dirección de aproximación de los cazas enemigos, y los pilotos sometidos a ese experimento se quedaron con sus tímpanos. Otra cosa es preguntarse qué fue lo que falló (porque también tengo entendido que no está en funcionamiento)

    3. Que por cierto, las bombas al caer, desde la perspectiva a ras de suelo del bombardeado, se las oye cada vez más agudas precisamente también por el efecto Doppler (se acercan aceleradamente). No pocos guionistas confuden el origen del fenómeno y hacen cada burrada que no veas.

    4. Hombre… si se trata de justificar la animalada del guión, pues entramos en su misma mecánica, y todo vale. En un avión supersónico no se oye nada de lo que se ve en las películas (de hecho, los pilotos llevan auriculares aislantes). Si quieres ruido, una competicion de F-1 o Moto GP (subsónica, sin problemas) hace tal cantidad de bulla que los pilotos realmente no les sirve de ninguna ayuda (salvo que oigan un hostión o similar). Vamos, de hecho, los ruídos que se oyen en esas películas son totalmente irreales, no suceden jamás en ningún escenario aéreo, ni super- ni subsónico. De hecho, uno de los errores más frecuentes en las películas es simular mal el efecto Doppler, sin ir más lejos, cada vez que el coyote se cae por un barranco debería oirse cada vez más grave (porque se aleja aceleradamente de nosotros), y precisamente se le oye cada vez más agudo. Este punto concreto no sé qué guionista de la WB se lo hizo ver a los productores (por aquello de que el profe en la escuela explica una cosa y después el tontégeno, digo la tele, lo desmiente), lo miraron mal y le dijeron que se dejara de chorradas o se iba a la puta calle.

      Y con todo lo demás, igual.

    5. Hombre, la verdad que el ruido atonta. En competiciones de F-1 o de Moto GP, subsónicas, me dirás de qué sirve el ruido. En los vuelos de combate o de bombardeo en la II GM los pilotos iban con cascos para taparse los oídos (y los actuales también van acústicamente aislados, para poder oir claramente las comunicaciones radio), lo que sugiere que el ruído realmente no tenía ningún valor en vuelo. Date cuenta por ejemplo, que el contacto visual es «instantáneo», de ser posible, en cambio ya simplemente para aeronaves de hélice, con velocidades a partir de ciento y pico metros por segundo, implica una velocidad relativa del sonido de 200 y algo metro por segundo, es decir, pues casi (o más) de 5 segundos para un km, que a la velocidad de vuelo es más de medio kilómetro de inercia. El oído humano tampoco es que digamos muy capaz de resolver efecto Doppler, más allá del puuu-UUUUUUU xD, a fin de cuentas en los dibujos del correcaminos, el coyote cuando cae en el barranco se le oye cada vez más *agudo*, cuando debería ser precisamente cada vez más grave (de la misma forma que, en tierra, cuando oímos picar un avión o caer una bomba, esta vez sí es más aguda). En fin, que no tiene ningún sentido usar señales acústicas «para-realistas», no van a dar ninguna información más útil que la de tu copiloto o director de vuelo cuando te diga «están a las cinco menos cuarto y vienen cagando obleas», al contrario, te van a perturbar para asimilar esa información con rapidez.

    6. Recuerdo un videojuego ambientado en el espacio que hacía referencia a un «sistema de sonido virtual» que se usaba para que el piloto tuviese referencia sonora de los objetos que estaban cerca de la nave. Aunque no recuerdo el título del juego en si.
      Suelo fijarme en estos detalles y es una lástima que no se suelan utilizar este tipo de recursos para darle un poco de verosimilitud a las escenas espaciales. Solo se tardan unos segundos en hacer este tipo de referencias y enriquecerían enormemente las películas.

    7. Pero es que eso es justificar lo injustificable xD. Es como si quieres justificar la fuerza de Yoda en unos super-seres benignos que obedecen los deseos mentales de los forcícolas o lo que se te ocurra. El sonido en un contexto como ese no sirve para nada, no tiene sentido atontar el cerebro con señales absurdas y nuestros cerebros usan el sonido con muchas limitaciones, por ejemplo nos falla mucho más la localización acústica (no pocas veces no somos capaces de ubicar el origen de un sonido, y eso que la señal es más estéreo que la visual, la resolución de onda tiene el ancho de todo el cráneo) que la visual, tampoco creo que sea necesario estimular la adrenalina y de serlo, menos aún a través de un disparador acústico, ineficiente e imprevisible.

      La razón de meter sonidos forma parte de la industria de entretenimiento como un todo, es como la banda sonora o el ruído que hay en la discoteca o el ruido de fondo de un centro comercial, todo eso está planificado aunque no lo creas. Eso sirve para darnos un trato de borregos, digamos, pero créeme que no tiene ninguna utilidad (al contrario, es contraproducente) para un piloto de avión de combate. Vamos, en la aviónica actual de los aviones no hay ninguna chorrada de ese estilo, y sólo faltaría, que ya el 90% de los accidentes son error humano (gracias a Dios).

  13. Buen artículo, pero creo que el tema de la reentrada en la atmósfera es disculpable si asumimos la hipótesis de que la nave tenga unos motores suficientemente potentes como para irse frenando sin que su velocidad respecto a la atmósfera sea espectacularmente alta. Evidentemente eso no sería con los motores que conocemos nosotros, pero se da por sentado que en esas películas se trata de tecnologías del futuro.

  14. Muy buen artículo. Por eso me gusta tanto 2001, aunque series como Star Trek o Galactica compensan con creces las inexactitudes.
    Olvidas mencionar una serie que descubrí hace poco, y de la que he hablado en alguna ocasión en los comentarios: Planetes. es bastante respetuosa, aunque tienen algún fallo, y no es aburrida ni lenta.

  15. Solo comentando una cosa respecto a las luces en los cascos. Precisamente he estado en algún rodaje en que el protagonista lleva una máscara de gas durante buena parte del metraje (no es un casco espacial, pero para el caso es lo mismo). Se ponen luces para que se puedan ver mejor los ojos y la cara de la persona que hay debajo. Vale, no es muy realista, pero no ponerlo hace que te pierdas toda la posible expresividad del actor.

  16. Me parece bien que a modo divulgativo se diga «esto que sale en el cine en verdad no es así». Lo que no puedes es decirle a un tipo que se va a gastar una fortuna en hacer una película que le quite toda la espectacularidad: explosiones, rayos láser y su sonidito inventado, supernaves fighter, llamaradas al despegar,… Al fin y al cabo es un negocio y lo que importa es que la gente vaya al cine y se rentabilice lo que ha costado. Cuando seas tú quien ponga el dinero, haces la peli como te plazca.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 8 enero, 2013
Categoría(s): Astronáutica • sondasesp