Utilizando láseres para desviar asteroides peligrosos

Existen muchas maneras de desviar un asteroide cercano a la Tierra (NEA) capaz de chocar con nuestro planeta. Algunas son realmente ingeniosas, tanto que desafían la imaginación. Por ejemplo, ¿qué te parece usar un láser para vaporizar la superficie del asteroide y emplear la fuerza generada por la materia expulsada para cambiar su órbita? Suena al argumento de una novela de ciencia ficción, pero lo cierto es que el concepto es viable.

Láseres para desviar un asteroide…¡pero no tan cerca de la Tierra! (space.com).

De entre los miles de NEAs que existen, los que nos preocupan son los PHA (Potentially Hazardous Asteroids), con un diámetro superior a los 150 metros y capaces de acercarse a menos de 7,5 millones de kilómetros de la Tierra. Conocemos en la actualidad 8758 NEAs, 840 de ellos con un tamaño superior a un kilómetro. Por contra, solamente hemos descubierto 1298 PHAs, pero sabemos que hay muchos más. Según las estimaciones del telescopio espacial WISE de la NASA, podrían existir unos 21000 NEAs con un tamaño superior a los cien metros.

Los NEAs se suelen clasificar en cuatro grupos: los asteroides Aten, denominados así por el asteroide 2062 Aten, y que poseen órbitas con un semieje mayor inferior a la órbita terrestre; los asteroides Apolo, con un perihelio superior al de la órbita terrestre, y los asteroides Amor, con órbitas totalmente exteriores a la terrestre, pero situadas en el interior de la órbita de Marte. La mayoría de NEAs y NHAs son del tipo Apolo, como es el caso del famoso 99942 Apofis.

Pues bien, vayamos al lío. Si vemos que un NHA tiene un rumbo de colisión con nuestro planeta -algo, por otro lado, muy difícil de determinar- podríamos mandar una pequeña flotilla de sondas equipadas con láseres de 22 kW alimentados por energía solar para desviar su órbita. Cada nave usaría un sistema de espejos -con un primario de diez metros de diámetro- para concentrar la luz solar y aumentar la potencia útil de los láseres. Los haces de luz láser iluminarían la misma zona del asteroide, elevando la temperatura y sublimando el material superficial. El chorro resultante generaría una fuerza de reacción que permitiría cambiar la órbita del asteroide y evitar que colisionase con la Tierra.

Sistemas para desviar asteroides (NASA).

Asteroides (puntos amarillos) y cometas (triángulos blancos) cercanos a la Tierra (ESA).

Emplear la materia expulsada al calentar la superficie de un asteroide para desviar su órbita no es nada nuevo, pero hasta ahora este método se basaba en el uso de láseres de pulso de alta potencia o en el de espejos que reflejaban la luz solar. Esta técnica combina los dos métodos anteriores, con las ventajas que ello conlleva. Además, introduce la necesidad de emplear un grupo de sondas situadas a 1-4 kilómetros de distancia en vez de una única, para minimizar así la masa total del proyecto (aunque a costa de aumentar su complejidad).

El problema de este método es que resulta más eficiente para asteroides que se encuentran más cerca del Sol, lo que es una limitación importante. También depende fuertemente de la composición del asteroide. A mayor cantidad de volátiles (hielos), más efectivo será el sistema. Otra de las dificultades es que las partículas expulsadas por la ablación del láser -compuestas normalmente por materiales similares al silicato de magnesio- se condensarían poco después, formando pequeños granos que obstaculizarían la luz de los láseres. Por contra, se trata de un método bastante efectivo en el caso de asteroides -o cometas- que no sean totalmente sólidos y estén formados por un conjunto de restos y polvo de variado tamaño.

Mecanismo de espejos para alimentar los láseres con luz solar (Vassile et al.).

Personalmente, considero que el método nuclear a distancia (es decir, usado un arma nuclear no para destruir el asteroide, que sería peor, sino para “empujarlo”) es el más idóneo en caso de emergencia, pero métodos indirectos como éste son ideales en caso de tener tiempo de sobra (por cierto, de entre los métodos indirectos mi preferido sigue siendo el tractor gravitatorio). Claro que es posible que, en el caso de descubrir un asteroide en ruta de colisión, no tengamos demasiado tiempo antes del fatídico encuentro.

Referencias:

3 comentarios

Participa Suscríbete

Dubitador Dubitador

Me temo que sin poner rastreadores fuera de la Tierra va a ser practicamente imposible detectar a tiempo un asteroide peligroso con orbita de colision.
En Cita con Rama, Arthur C. Clarke, vaticina que se necesitará que un asteroide cause un cataclismo para que se constituya esa red de alarma temprana.
Quizas la aventura de la mineria de asteorides en la que esta embarcado David Brin implique esa aludida red ya que el guiado de asteroides puede dar lugar a indeseables accidentes.
Imagino que el sistema mas practico y potente consistirá en enviar una nave automatica provista con un motor de fusion que vaporizaría materia del asteroide expulsandola a gran velocidad mediante una o varias toberas de plasma.

RUBEN RUBEN

Pensando un poco a mí se me ocurre que para que esa fuerza fuese efectiva debería estar dirigida hacia el cdm del asteroide, pues de otro modo lo que haría sería cambiar su rotación pero su cdm seguiría sin cambiar de trayectoria
¿estoy equivocado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *