Los cohetes de Blue Origin

Por Daniel Marín, el 18 noviembre, 2011. Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • NASA • sondasesp ✎ 28

La empresa Blue Origin es la gran desconocida de entre todas las compañías premiadas por la NASA con un contrato para construir la nueva nave tripulada de la NASA. El pasado abril, Blue Origin recibió 22 millones de dólares para desarrollar una nave con forma de cuerpo sustentador y capacidad para siete astronautas dentro del programa CCDev 2. El vehículo, denominado SV (Space Vehicle o Biconic Space Vehicle), recuerda poderosamente al Kliper ruso.

Recordemos que las otras propuestas son la Dragon de SpaceX, la CST-100 de Boeing y la lanzadera Dream Chaser de Sierra Nevada. Pero Blue Origin quiere crear también un lanzador propio para la SV. Y no sería un cohete cualquiera, sino uno totalmente reutilizable. El lanzador se llamaría RBS (Reusable Booster System) (no es un en un nombre muy original, no).

Lanzador de Blue Origin con la nave SV y la primera etapa reutilizable (Blue Origin).
Detalle de la primera etapa (NASA).
Nave SV (NASA).

Antes de dar este paso, la compañía de Jeff Bezos quiere crear un pequeño cohete suborbital denominado New Shepard dotado de una cápsula tripulada con capacidad para tres astronautas. Efectivamente, han oído bien, Blue Origin se suma así a la moda del turismo suborbital. New Shepard incluiría una etapa propulsiva reutilizable y una cápsula separable que aterrizaría con paracaídas. El pasado mes de septiembre, el segundo prototipo del New Shepard resultó destruido durante una prueba, aunque a principios de año se demostró la viabilidad del concepto realizando un breve despegue y aterrizaje vertical desde las instalaciones de la compañía en El Paso, Texas. En 2006 Blue Origin ya había probado con éxito el prototipo de aterrizaje vertical Goddard.

New Shepard (Blue Origin).
Impresionante vídeo del despegue y aterrizaje vertical del prototipo New Shepard de Blue Origin:
El prototipo del New Shepard durante las pruebas realizadas este año (Blue Origin).
Comparación de los lanzadores de Blue Origin: Goddard, New Shepard, Atlas V y RBS (NASA).

A partir de la experiencia con New Shepard, Blue Origin espera construir el RBS reutilizable, aunque nadie sabe cuándo estará disponible. La verdad es que Blue Origin me parece el eslabón más débil del programa CCDev, pero después de ver los vídeos del prototipo del New Shepard me he quedado impresionado. ¿Tendrá futuro esta iniciativa o pasará a la historia como el DC-X del siglo XXI? Veremos.



28 Comentarios

  1. La verdad es que la capacidad de aterrizaje en vertical de la etapa propulsora es acojonante. Con qué suavidad se acerca al suelo. Otra cosa será la capacidad de carga y el coste, pero de entrada tiene buena pinta.

    La idea de ir adquiriendo experiencia con vuelos suborbitales me parece también muy prudente, y desde luego es factible. Ya veremos luego si pueden llegar a más.

  2. Es una pena que solo gane uno de ellos, por que la nasa seleccionara a uno solo, verdad ?? Que pasara con los demás que pena de proyectos que se clausuraran o puede haber una alternativa real para los perdedores.

    Yo también pienso que es el proyecto mas atrasado y respecto a lo anticuado de volver en paracaídas, solo decir que es el sistema mas infalible y que ante eso los demás tienen que demostrar mucho su valía por que dentro van personas.

    Jorge m.g.

  3. El prototipo es realmente impresionante, basta con ver el vídeo para que te cautive. En el CCDeV-2 les veo con muy pocas posibilidades, pero el concepto puede cambiar radicalmente los viajes orbitales.

    Es una pena pensar que se pueden quedar en el intento, pues necesitarán una fuerte financiación para avanzar hacia un modelo totalmente fiable. Ojalá al menos marque una tendencia en el desarrollo de los cohetes y naves.

    Por si acaso LEO se le queda demasiado lejos, Blue Origin se podría desenvolver muy bien en el turismo espacial de vuelos suborbitales, por ello es acertada la idea del New Shepard. A partir de ahí quien sabe…

  4. El video solo demuestra que puede despegar y aterrizar un aparato con motor de cohete y nada mas.

    Pero no dices hasta que altura a llegado.

    No creo que llege a poder subir y situarse en orbita terrestre, y volver integramente a la tierra.

  5. Fascinante para demostrar su capacidad en desarrollo de proyectos y productos, tal vez con esto obtengan algo mas de dinero… Pero no es novedad que la cantidad de combustible requerida para semejante maniobra, implica un gran peso que pudo ser aprovechado en su carga util.

    Solo en el aterrizaje se echó unos 500kg de peso (por decir algo), cuando pueden cumplir la misma tarea con los 50kg que pesa un sistema de paracaidas… solo a costa de la elegancia.

  6. Estoy totalmente de acuerdo con Chatito, con los combustibles actuales y la relación entre éste y su empuje específico es un verdadero derroche tener que transportarlo hasta su destino y traerlo de vuelta solo para aterrizar «elegantemente».

    Hasta ahora ese trabajo lo ha realizado nuestra densa atmósfera, ya sea con los paracaídas de las distintas cápsulas, ya sea dinámicamente como en el caso de los Shuttle.

    El utilizar retro-cohetes para el aterrizaje creo que solo sirve para restar carga útil al sistema.

    Pero la verdad es que queda precioso.

  7. Daniel, por favor, me explicas por que motivo la NASA lleva gastada una fortuna de miles de millones para desarrollar la Orion versión de andar por casa, obteniendo como resultado una nave pesadísima (más de 20 toneladas), de capacidad ridícula (4 tripulantes, una Apollo ligeramente modificada podía transportar 5), con una torre de escape descomunal (7 toneladas), que requiere un lanzador pesado todavía inexistente, y que no podría jamás hacer lo hizo la Apollo 8 hace 43 años, poner 3 hombres en ORBITA LUNAR y traerlos a casa? Gabriel Arias

  8. Daniel, como corolario de mi pregunta anterior, me podrías ilustrar, por favor, como es posible que no 1 sino 4 compañías inviertan dinero y recursos en desarrollar vehículos con mayor capacidad (7 tripulantes), menor peso y mayor flexibilidad (Pueden usar el Atlas o el Delta si lo adaptan), más innovadoras técnicamente, como la copia del Spiral y a una fracción minúscula del precio de desarrollar la Orión?
    En el dibujo de la nave de Boeing como sistema de escape aparecen 4 cohetecillos de combustible sólido ¿Como puede ser que la torre de escape de Orión pese 7 toneladas? ¿Quienes están mintiendo?, porque no me cierran las diferencias, o la Orión la diseña un retrasado mental o los otros son genios al cubo. Gabriel Arias

  9. Discúlpame mi insistencia, Daniel, pero sor ingeniero y por entretenerme un poco me puse a hacer unas cuentas. No entiendo por que motivo la Orion es tan pesada y tan limitada en sus capacidades. Pero supongamos que por cojones un módulo de reingreso para 4 personas debe pesar si o si digamos que 9400 kg. Ya que van a usar el SLS con una capacidad mínima de, digamos 65 Tm en OTC, ¿Por que no desarrollan un módulo de servicio con más capacidad de combustible? A mi las cuentas me dan que con 18 toneladas de combustibles hipergólicos y un impulso específico de 314 segundos, para un peso total de 30 toneladas en trayectoria translunar le sobraría delta V para entrar en órbita lunar y volver. Gabriel Arias.

  10. Es más, aún sin saber exactamente las prestaciones del SLS, si a la configuración de la Orión de mi post anterior, de 30 Tm, le sumamos una segunda etapa Delta 4H – 2, con dos motores RL-10B-X y 30 Tm de peso como etapa superior para la TLI, me da un delta V de 2,7 Km/h, insuficiente para alcanzar la Luna desde OTC pero que la podría alcanzar si el SLS los coloca en una órbita elíptica. Gabriel Arias

  11. Un gran trabajo en control de los ingenieros pero es un derroche. Donde este un sistema simple que se quite todos los sistemas mas vistosos y mas complejos.
    Por cierto, ¿para cuando un proyecto ambicioso?

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 18 noviembre, 2011
Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • NASA • sondasesp