Adiós a la Luna y…¿al futuro?

Por Daniel Marín, el 30 agosto, 2009. Categoría(s): Astronáutica • Constellation Program • Luna • NASA ✎ 42

El verano de 2009 pasará a la Historia como un punto de inflexión en la exploración tripulada del espacio, como el momento en el que la Humanidad renunció oficialmente a viajar más allá de la órbita baja de nuestro planeta. La eterna polémica entre partidarios de las sondas espaciales y las misiones tripuladas ha llegado finalmente a su fin. Debemos aceptar la realidad: el futuro es de las naves no tripuladas. El hombre no irá más allá de la Tierra en los próximos cincuenta años.

Al menos, esto es lo que se desprende de los resultados de la Comisión Augustine, que ofrecerá a la administración Obama en su informe final las recomendaciones sobre el futuro de la exploración tripulada del espacio. Según la Comisión, con el presupuesto actual de la NASA no es posible viajar a la Luna, ni a Marte, ni a ningún lugar del Sistema Solar, ni siquiera a los asteroides más cercanos. Esto es lo que hay, ni más, ni menos. Adiós al Programa Constellation, adiós al Ares V, adiós al módulo lunar Altair, adiós a las bases lunares, adiós a Marte. Lo único que la NASA puede hacer ahora es lo mismo que ha hecho desde 1972: continuar con misiones en órbita baja y rezar para que todo siga igual. Porque el programa tripulado estadounidense está más cerca de la desaparición que nunca y sólo la existencia de programas similares en otras naciones permitirán que la NASA siga mandando a sus astronautas al espacio.

Creo que uno de los momentos más deprimentes de mi vida adulta ha sido ver la comparecencia de Sally Ride -miembro de la Comisión- dando las malas noticias a un público ilusionado ante la perspectiva de una nueva era de exploración. “Lo siento, amigos. Nos quedamos en casa”, parecía decir con tristeza la mirada de la ex astronauta. Como muchos nos temíamos, al final el Programa Constellation ha terminado como la malograda Space Exploration Initiative (SEI) de finales de los 80. Otro proyecto más a olvidar, simples sueños fantásticos propios de una especie de simios inteligentes con aires de grandeza.

A pocos se les escapa la ironía de la situación: en el mismo año que se celebra el 40º aniversario de la llegada del hombre a la Luna, la NASA decide darle la espalda al Sistema Solar de forma definitiva. La decepción es aún mayor si tenemos en cuenta la expectación que se había creado en las últimas semanas a raíz de las presentaciones ante el comité. Aunque estaba claro que el Programa Constellation no podía seguir adelante tal y como fue propuesto originalmente, parecía que la Comisión podría decantarse por estrategias más modestas -pero no por ello menos interesantes- consistentes en sobrevuelos de Marte y Venus o en la visita a asteroides cercanos. Pero no. La Comisión ha sido realista y ha comprobado que cualquier misión fuera de la órbita baja está simplemente más allá de la capacidad presupuestaria de la NASA.

Muchos dirán que no, que la puerta no está cerrada, que en el futuro las cosas pueden cambiar. Al fin y al cabo, la Comisión Augustine sólo influye en el programa espacial de los Estados Unidos, no en el del resto de naciones con programas tripulados. Quizás China, -o la India, o Rusia- o una unión de varias naciones, acaben por darnos una sorpresa. Y sin duda, esto es posible. La exploración tripulada del espacio es, ante todo, un compromiso político. Si la situación internacional cambia lo suficiente, las misiones interplanetarias podrían hacerse realidad.

Pero lo que no se puede es luchar contra los fríos cálculos matemáticos. A menos que en los próximos años tenga lugar una revolución en la tecnología astronáutica, cualquier misión espacial debe atenerse a los estrictos requisitos de la ingeniería. Y estos requisitos nos dicen que para volver a la Luna o viajar a Marte hace falta un lanzador de gran potencia (como el Saturno V, el Energía o el Ares V) que permita vencer el pozo gravitatorio de la Tierra. Y lo cierto es que la Comisión ha enterrado casi definitivamente la posibilidad de desarrollar un cohete de estas características en un futuro cercano. Si algún día los EEUU deciden cambiar de opinión y viajar más allá de la órbita baja, deberán desarrollar primero un lanzador de este tipo. Y esto es algo que no se consigue en un par de años, como la reciente y problemática historia de los cohetes Ares ha dejado patente. Si la administración Obama acepta las recomendaciones de la Comisión -algo más que probable-, en la próxima década no veremos un Ares V ni un Ares IV. En todo caso, no sería hasta 2030-2040 cuando los Estados Unidos podrían plantearse nuevamente el desarrollo de un cohete potente, lo que supondría que la vuelta a la Luna o el viaje a Marte no tendría lugar antes de 2050, como muy pronto.

Podríamos buscarle el lado positivo a esta tragedia y pensar que el desarrollo de sondas espaciales no tripuladas sufrirá un empuje adicional con los fondos liberados por el programa tripulado, pero, desgraciadamente, esto no va a suceder. Las misiones realmente ambiciosas para explorar el Sistema Solar, como la Jupiter Europa Orbiter u otras similares, llegarán a su objetivo dentro de quince años, como poco. Nunca antes había sido tan evidente la tremenda dificultad que conlleva la exploración del espacio y lo lejos que quedan los sueños de los pioneros, ahora poco menos que fantasías infantiles que jamás se harán realidad. Al menos, no durante nuestra vida.

Es difícil calibrar con objetividad los resultados de la Comisión y la profunda decepción que suponen para la mayor parte de entusiastas de la exploración espacial. Somos muchos los que crecimos pensando que el viaje a Marte estaba a la vuelta de la esquina. Primero nos decían que se llevaría a cabo en 2010, luego en 2020, para finalmente dejarlo de forma ambigua en el periodo 2030-2040. Pero lamentablemente, no va a ser así. No veremos un hombre en Marte -ni en la Luna- en 2030 ni en 2040. Lo que implica que cada vez es más probable que ningún miembro de mi generación -y quizás de la siguiente- sea testigo de este acontecimiento. Es hora de despertar a la realidad: viajar al espacio es costoso y complejo, mucho más de lo que nos imaginábamos hace unas décadas. Y en todo caso, ya podemos dar gracias de tener una estación espacial permanentemente habitada y vuelos espaciales rutinarios.

Por supuesto, la esperanza es lo último que se pierde. Quizás una misión internacional a nuestro satélite o a Marte esté a la vuelta de la esquina, esperando que la coyuntura económica y política sea la adecuada. Quizás. Pero es muy difícil no ser pesimista en estos tiempos que corren. La NASA ha tenido en sus manos una oportunidad para ir más allá de nuestro planeta que probablemente no se presente en muchísimo tiempo. Y la ha dejado escapar. Bienvenidos al futuro.


R.I.P.



42 Comentarios

  1. A lo mejor se obra un milagro y es Europa la que se pone las pilas.

    Otro bonito milagro sería que pasara x cosa y que eso obligara a centrar la atención en la exploración espacial tripulada.

    (donde milagro = algo muy poco probable)

  2. Era la crónica de una muerte anunciada. Precisamente por eso quizás la decepción es menos, porque, de alguna manera, “ya lo sabíamos”.

    La excusa de las “necesidades básicas” sigue siendo falsa como se ha demostrado innumerables veces. Lo necesario es que la situación política fuerce a un cambio de postura, y esa situación política sólo se da ahora en China e India; de ahí el despegue de estas naciones en este tema.

  3. El Rey ha muerto…¡Viva el Rey!
    Disfrutemos pues con los pies en la tierra de las nuevas naves que están en desarrollo, la orión y la ACTS.

    Carlos Ruiz.

  4. Me alegra que estes activo de nuevo aunque sea para presentar noticias duras como esta.
    Me entristece este pesimismo consecuente a los resultados de la comisión.
    Sabes que soy amante de la ciencia ficción.
    Sabes que el problema es básicamente económico.
    Sabes que en nuestra condición de “simios inteligentes con aires de grandeza” (me ha encantado la metáfora) existe un concepto que es la fantasia , la imaginación y los sueños junto el esfuerzo…
    Supongamos que en breve, dentro de nada, se desarrolle un sistema de puesta en orbita de grandes masas a bajo coste…
    ¿Que sucedería?
    ¿No existe ningún ingeniero (o empresa) atrevido que pueda desarrollar sistemas más eficientes y baratos?
    Creo que es el momento de la imaginación y busqueda de nuevas “tecnologías” para superar el “pozo gravitatorio” de la tierra.
    Te pongo un ejemplo muy industrial…Recuerdo en los años ochenta que estaba presente la tecnología de TFT pero no salia al mercado porque las multinacionales tenian que amortizar el I+D de: televisiones de tubo de vacio con 100Hz ,Black con no se que tecnologia, etc…
    Eran problemas industriales y de mercado antes que de disposición ,o no,de nuevas tecnologias.
    Otro simil para crear esperanza. Sistemas de transporte disponibles hasta la fecha: carro tirado por buelles,caballos,trenes,coches,globos,aviones,cohetes,…
    ¿Por qué no puede seguir la secuencia hacia algo nuevo? Un nuevo sistema de transporte de grandes masas. La frontera de la imaginación es infranqueable e intangible. Usemosla.
    Quizás es el momento en que los cohetes han quedado atras para estos propositos tan masivos. Al menos para hacer superar el “pozo gravitatorio” ,de nuestra madre tierra, a grandes masas o naves.
    Esa tecnología (de colocación de grandes masas en órbita) no tiene porque ser tripulable. La tripulación es colocada en orbita mediante cohetes en vigencia; o va a la estación espacial y ,desde ahí, embarca en la nave que ha sido , por ejemplo, catapultada desde el suelo…
    ¿Catapulta?
    La usaban los romanos.
    ¡La catapulta de M hacia la órbita!
    Un abrazo. Espero seguir leyendote mucho tiempo.
    Un saludo.

  5. Hola Constantino. Ojalá pudiese haber algún atajo para alcanzar el espacio, pero la tecnología actual no da para mucho más (a un coste razonable, se entiende).

    De todas formas, esto no es más que la opinión de un humilde servidor. Ojalá me equivoque y en los próximos años seamos testigos de alguna revolución técnica/política que nos saque del planeta.

    Un saludo.

  6. Creo que dentro de lo triste que parece la noticia, espero que se ponga remedio, no hay más presupuestos sociales si se interrumpe la carrera espacial.,o, los presupuestos van a estar destinados a lo que el gobierno prioririce.
    De todas formas la gente de mi generación nunca apostamos por llegar tan lejos y verlos, lo disfrutaran los hijos de los hijos, pero quedarse parado !!NUNCA!!!

  7. Para nada tuve un momento deprimido cuando puse el post, Isabel.

    ¿Como podéis pensar que hoy en día la exploración humana del espacio es una prioridad política, social o económica en alguna parte?. Haber, que alguien me lo explime porque yo no lo veo… 8|

    Quien ha seguido la exploración espacial durante muchos años, sabe que este es un debate que llevaba produciéndose mucho tiempo, y tarde o temprano tenía que llegar… incluso, ya tras la muerte del Pr. Kennedy, tanto Johnson como Nixon se plantearon cancelar las misiones Apolo.

    En cualquier economía los deseos humanos son infinitos y los recursos limitados, por tanto, elegir es una necesidad. EE.UU. tampoco se encuentra en la misma posición económica que tubo en los años 50, 60 y 70. los competidores se han multiplicado y la riqueza no fluye como antaño. Ejemplo: fíjate lo importante que es la defensa en EE.UU., cuando se inicio el programa F-22 Raptor por parte de la USAF, se tenia previsto la construcción de 750 unidades, finalmente se redujo el presupuesto para tan solo 120… tela!!!

    La guerra fría fue pagada por los ciudadanos tanto de EE.UU. como de la URSS, y abría que preguntarle a ellos si les importo o no. Pero que curioso que se ponga el grito en el cielo cuando dicen que subirán los impuestos en España… ¿aceptarías que dijesen que es para pagar dos expediciones a la ISS?

    Hablando de tecnología aplicada a la producción, lo que si es un hecho es que los países más pobres y donde menos empleo hay son aquellos que utilizan menos maquinaria para producir. Ejemplo: compara un agricultor Africano, uno europeo y finalmente uno Estadounidense… Pero si hasta Carl Sagan habla de esto en uno de sus documentales de Cosmos cuando explica porque los habitantes de Alejandría quemaron su biblioteca: http://www.youtube.com/watch?v=F3xJUtPZIN8&feature=related

    Para investigar no es necesario enviar seres humanos al espacio, las maquinas en esta función son más eficaces, eficientes y económicas. Ej: Con el coste de la ISS (100.000 m de $) se podrían haber construido al menos 166 misiones tipo MER. Si las maquinas no te gustan a ti ni Eugene Cernan (seguramente el sea el único de ambos que cobre de la NASA)… tranquila, las maquinas solo recogen datos, los humanos somos quien analizamos y sacamos conclusiones 😉
    No acabo aquí, algunos investigadores solo necesitan un misero laboratorio para hacer bien su trabajo… (ejemplo: Ricardo Amils en Río Tinto), otros solo necesitan un papel… como Newton.

    Anónimo(dos) ya que estas escribiendo que Obama comete un error, quizás también deberías empezar a pensar que todo el Senado Estadounidense también se esta equivocado mientras la comisión Agustine trabaja: http://www.universetoday.com/2009/08/10/nasa-may-have-to-revamp-science-without-rtgs/

    Para mi la exploración humana del espacio es un tema fuera de nuestro tiempo y posibilidades económicas actuales. Es una pena que no pueda ver como el hombre llega a Marte, pero hay que poner los dos pies en la tierra…

    Saludos.

  8. Sancho Panza, con su realismo y prudencia en contra de los quijotesco defensores de los programas espaciales tripulados, tiene razón en muchas cosas. Pero hay dos argumentos a considerarse: 1- los gastos militares son mucho más grandes, en cualquier país, que los espaciales. No me acuerdo las figuras exactas, pero en algún lado puse un comentario con la comparación entre los gastos de la ocupación estadunidense de Iraq y el presupuesto de la NASA, y hay una discrepancia enorme. Cuánto se ahorraría, cuántas misiones tripuladas a Marte se enviaría con ese dinero? Más de una.
    2- Se considera la exploración espacial un gasto absurdo y sin retorno. Lo que nadie parece darse cuenta es de todos los empleos especializados y bien remunerados que genera. Y si Rusia, alegando la crisis de los 90, hubiera cerrado su programa espacial? Qué sería de la vida de miles de técnicos y científicos, dónde trabajarían?
    Por fín, un argumento más “quijotesco”. Ya lo dijo Tsiolkovski: “la Tierra es la cuna de la inteligencia, pero no se puede vivir en la cuna eternamente”. La vida en nuestro planeta es vulnerable: nosotros podemos exterminarnos a nuestra especie y a casi todas las demás en una guerra nuclear, o lo puede hacer un meteoro. Eso ya sucedió antes, y va a suceder otra vez. Si hay otras especies inteligentes en otros planetas, seguramente no son muchas. Si nos quedamos en la Tierra, es bien posible que un día desaparezcamos. Si empezamos a colonizar otros planetas, no tendremos todos los huevos en una misma canasta. Carl Sagan, ardoroso defensor de los programas espaciales no tripulados en los años 70 y 80, cambió de posición en los 90 por ese argumento, y empezó a ser favorable también a la exploración tripulada.

  9. No creo que sea tan quijotesco querer la exploración espacial tripulada, de todos modos nadie niega el valor de la exploración robótica.
    Yo si creo que este post está escrito desde el pesimismo, por muchos datos que tengas; y lo digo por mi edad, porque una ya ha visto reabiertas muchas puertas que se creían cerradas. El programa Apollo no solo fue producto de un momento histórico como la guerra fría (que no es tan singular) también es el resultado de miles de años de avance técnico y de doscientos años de revolución científica, y eso si que es imparable. También es el logro de algo más simple: la voluntad humana.
    Por otra parte, no es que entienda mucho de economía, pero creo que la riqueza se crea, no es como tener monedas en una hucha con las que solo puedes hacer unos gastos concretos. Existe riqueza de sobra, o se puede crear, para invertir en viajes tripulados. Hablar de si cuesta más o menos que la guerra de Iraq me parece politizar el tema.
    Por otra parte, aunque hubiera un proyecto firme para ir a Marte, el viaje en sí tardaría 15 ó 20 años, supongo; aún se tienen que vencer muchas dificultades.
    Mientras tanto la ciencia y el tiempo corren a nuestro favor 😛

  10. Carlo: totalmente de acuerdo contigo. No puedo añadir nada nuevo a tu argumentación.

    Isabel: sé que el post es pesimista, pero, repito, no va dirigido hacia la situación de la exploración espacial en general, sólo se refiere a la del programa espacial tripulado más allá de la Tierra. Y en este punto, lo mires por donde lo mires, la situación es muy negra. Efectivamente, puede que en cualquier momento se reabra -siguiendo con tu metáfora- esa puerta que sigue cerrada, pero la triste verdad es que desde 1972 ningún ser humano ha viajado más allá de la órbita baja, independientemente de los progresos alcanzados en otros ámbitos de la exploración espacial.

    Incluso si la situación política y económica cambiase radicalmente (poco probable), habría que diseñar casi desde cero toda la infraestructura asociada a un viaje a Marte o a la Luna -empezando por un cohete gigante- y eso, como ya comenté en el post, no se consigue en cinco ni en diez años. El Programa Apolo logró desarrollar esta infraestructura en ese plazo de tiempo gracias a una inversión económica considerable y -más importante- a un apoyo político sin fisuras.

    Personalmente, no creo que comparar una misión a Marte con la guerra de Iraq sea politizar el tema. Estoy seguro que la mayor parte de la gente piensa que mandar un hombre al planeta rojo cuesta infinitamente más que la aventura militar en Iraq. La comparación sirve para que el gran público entienda lo poco -relativamente hablando, se entiende- que se invierte en el programa tripulado.

    Por lo demás, estoy de acuerdo contigo en que el tiempo corre a nuestro favor, aunque a este paso, es posible que algunos no veamos el final del camino.

    Saludos.

  11. Respuestas a Sancho Panza:

    “¿Como podéis pensar que hoy en día la exploración humana del espacio es una prioridad política, social o económica en alguna parte?”
    -No a corto plazo, sí a medio/largo plazo. Te copio un texto que escribí hace poco en un artículo: “…Con los años ha quedado demostrado que establecerse en el espacio es una inversión, y no necesariamente económica. Del mismo modo sería hacerlo en Marte, pero a gran escala. Con la creación de la llamada “Nueva Frontera”, nuestra sociedad posiblemente experimentaría el mismo desarrollo que tuvieron los griegos al extenderse por el mar Mediterráneo o los españoles al descubrir América. Ir a Marte representaría menos de un euro anual para cada europeo, y como declaró Franco Ongaro, director del proyecto Aurora en la Agencia Espacial Europea (ESA), “gastamos en cosméticos una media de 50 euros por persona en un año, y una media de 10 euros por persona al año en ir al cine”. Aún así, la rentabilidad de la actividad espacial fuera de la órbita terrestre va más allá de lo meramente económico. Las grandes empresas de exploración han sido costosas, y a la mayoría de sus promotores les ha movido la pasión y el afán de superar retos físicos e intelectuales. En contra de lo que pueda parecer, los mayores obstáculos no son ni económicos ni tecnológicos, sino de voluntad”

    “…Pero que curioso que se ponga el grito en el cielo cuando dicen que subirán los impuestos en España… ¿aceptarías que dijesen que es para pagar dos expediciones a la ISS?”
    -¿Sabés cuál es el presupuestos anual del estado? Para mandar dos expediciones a la ISS no es necesario subir los impuestos. Basta con un mínimo “saneamiento” de los gatos (y no me refiero a recortar, sino a no derrochar).

    “Para investigar no es necesario enviar seres humanos al espacio, las maquinas en esta función son más eficaces, eficientes y económicas”
    -Depende para qué tareas. Las máquinas son más económicas, esto no es discutible, pero ni más eficaces ni más eficientes (me gano la vida con ellas, o sea que sé lo que digo). Es más, y ya que hablas de los MER, ni con las misiones robóticas que se lanzarán de aquí a una década (esto incluye a Phobos-Grunt, MSL y ExoMars) se conseguirá los mismos resultados que colocando 1 geólogo en Marte durante 1 ó 2 días.

    “Para mi la exploración humana del espacio es un tema fuera de nuestro tiempo y posibilidades económicas actuales.”
    -Con esta actitud nunca hubiéramos llegado a la Luna.

  12. Carlo, dices “Se considera la exploración espacial un gasto absurdo y sin retorno”, no mediante sondas o telescopios, pero si es absurdo la exploración tripulada desde el momento que supone un coste de oportunidad enorme para el progreso del hombre.

    Respuesta a Juan Antonio Fernández:

    “ni con las misiones robóticas que se lanzarán de aquí a una década se conseguirá los mismos resultados que colocando 1 geólogo en Marte durante 1 ó 2 días” esto ya lo he escuchado en algún documental de TV, mira, los dos grandes proyectos de exploración tripulada, Apolo como ISS, hasta ahora no han aportado gran cosa al conocimiento y progreso humanos, dicho de otra forma, son deficitarios.

    “Con esta actitud nunca hubiéramos llegado a la Luna”… je,je, hombre, si Neil Armstrong piso la luna, fue porque muchas sondas le prepararon el terreno para que el pusiera la bandera 😉

    Saludos

    1. llevamos casi 50 años enviando sondas y robots no tripulados a marte, ya sabemos mas que suficiente de ese planeta como para ir a poner la bandera

  13. Daniel, varios puntos
    1) Cuando “Estados Unidos” y “Humanidad” dejen de tomarse como sinónimos, la Historia será muy otra.
    2) Lo que comentas, ante todo, es otra prueba más de que EEUU es una potencia decadente. Lo lamento por los fans de Obama: Kennedy firmó la iniciativa de llegar a la Luna y los funcionarios tuvieron que correr; ahora tenemos una comisión burocrática que decide y Obama se escuda en esa decisión. No es lo mismo, me parece una actitud cobarde; aparte ya decidió hasta crear dinero de la nada para salvar a los bancos, pero no lo dice de frente.
    3) El desarrollo espacial no depende de la NASA. Ellos no empezaron la historia en ese sentido; sí consiguieron los logros más resonantes. Pero los maestros en el tema son los rusos. La tecnología que usan los chinos (y parece toman los hindúes) es la rusa, no la americana. Eso dice mucho hacia dónde estamos yendo, y tomando esto en cuenta
    4) Cuando los rusos den la espalda al Cosmos, ahí sí estaré de acuerdo con lo que escribes, pero no antes. Medio difícil que ocurra, porque si en algo han destacado es en ser perseverantes y persistentes: la URSS se vino abajo pero los cohetes siguieron siendo disparados, incluso cuando muchos de los técnicos y directivos no cobraban sus sueldos.
    5) Después de que se detectó uranio en la Luna, yo me pregunto si es tan casual que China e India estén en pleno desarrollo de sus programas espaciales. El tema de los recursos está cada vez más en el candelero, y a mí no me parece delirante buscarlos en la Luna si están agotados en Tierra. En relación, por petróleo la Humanidad hizo tareas ciclópeas que para nosotros nos parece lo más normal. ¿Alguien miró lo que son las plataformas petrolíferas oceánicas, verdaderas islas artificiales? Nadie dice que hay cosas más importantes que hacer con el dinero que han costado, y con el dinero que se gasta para que sigan operando.
    Quizá esas plataformas terminen siendo un ejemplo: posiblemente el camino al Espacio no termine pasando por “explorarlo” sino por “explotarlo”. En semejante escenario, por ejemplo, cuando se quieren lanzadores pesados se contrata producir en serie cohetes Energía, ya conocidos y probados. Es otro enfoque.
    y 6) Si las cosas tomaran esa dirección, ir a Marte sería una aventura para documentales de NatGeo y poco más, capaz hasta se podría dejar para el siglo XXIII. Pero el espacio Tierra-Luna hasta podria tener una población fija residente antes de fin de siglo, si eso fuese necesario. No es lo que uno capaz desearía, pero si se da, hasta terminas diciendo que era mejor así. Por supuesto, tiempo al tiempo.

  14. Hola: Creo que el nuevo viaje a la luna no va a pasar por el desarrollo de un cohete gigante; recordemos que la idea inicial de V. Braun ¡era un tiro directo!. En la actualidad es mucho más factible economicamente -creo yo- que haya varios lanzamientos y luego reunir las “piezas” en orbita terrestre para salir zumbando hacia la luna. También creo -economicamente-inviable na base lunar, el viaje que ojalá veamos será una estancia prolongada en la superficie y luego vuelta a casa; la siguiente misión etaría- en el mismo sitio – más tiempo y la siguiente más..etc.. El viaje a Marte necesita de la propulsión iónica si se quiere acortar lo sufiente como para que haya muchas más posibilidades de éxito. El viaje “químico” es demasiado complejo y largo ¿podrian los motores resistir los ciclos de calor/frío tanto tiempo para luego estar nominales cuando se les necesite?¿si es Ox. liq/Hid. cuánto se perderia de este último por difusión durante tanto tiempo? Si son de Hidracina/ox. de nitrogeno creo que hay problemas de corrosión….planteo estos problemas pues me parece que ya estarán tratados y en este estupendo blog seguro que leeremos respuestas interesantes.

  15. Jorge: sólo un apunte a tu comentario. Utilizo como sinónimos “EEUU” y “Humanidad” porque por el momento es la única nación con el capacidad tecnológica Y económica para mandar una misión a Marte o a la Luna en solitario. Por supuesto que en el futuro podríamos ver, por ejemplo, una misión china-india-rusa a Marte, pero tanto a la India como China le queda muuucho para alcanzar el nivel tecnológico de Rusia o los EEUU. Rusia tiene la tecnología, pero no el dinero.

    Anónimo: para mandar una nave a Marte es imprescindible un cohete grande. Eso sí, el tamaño depende del tipo de misión y propulsión empleados. Por supuesto que se puede mandar una misión interplanetaria con varios lanzamientos, pero hoy en día esto es imposible con un cohete con una capacidad de 20 t, ya que el número de lanzamientos necesario sería de varias decenas.

    En cuanto al tema de la propulsión, es el eterno debate. En propulsión química, los combustibles hipergólicos son ideales desde el punto de vista de la operatividad (la corrosión no es un problema importante en la actualidad), pero su bajo impulso específico los hacen muy poco eficientes para el sistema de propulsión principal. Los combustibles criogénicos serían los ideales, pero, como comentas, diseñar la tecnología para evitar la evaporación del LH2 y el LOX es muy complicado y requiere mucha energía eléctrica de la nave. Lo ideal serían sistemas de propulsión avanzados, pero la mayoría hacen uso de reactores nucleares, algo muy complicado desde el punto de vista político.

    Un saludo.

  16. “Bajo mi opinión, creó que mejor será así, pues existen multitud de necesidades con más prioridad en el mundo que la exploración humana..”

    Me parece un ejercicio de demagogia considerable conectar el gasto en la exploracion espacial con las necesidades sociales de la poblacion, cuando este primero esta lejos, lejisimos, de ser una prioridad presupuestaria para nadie, y el mundo dilapida recursos economicos en muchos otros campos, tanto publico como en ambito privado, de utilidad mas que discutible y que bien podrian sacar a mucha gente de las situaciones de pobreza y desigualdad que tanto exiten hoy dia en el mundo.

    Son esas “otras necesidades” que faltan cubrir a causa del gasto espacial? Si no se gasta en el espacio tendran de verdad mas recursos y se solucionarian? El problema esta en los 18.000 millones anuales de la NASA y no en los 450.000 de gasto militar de los USA o del Billon a escala global? No sera que el problema no son los recursos sino su mala distribucion?

    Lo siento, pero es que me molesta este tipo de discursos, que me parece que es tirar del discurso “concienciado” facil, tirando a dar al blanco mas indefenso y mas vistoso, como es el programa espacial.

    En cuanto al post, realmente deprimente…espero que el futuro, sea por los USA, sea por otras potencias, no resulte tan oscuro como lo pintas.

    Y en cuanto al eterno debate “exploracion automatica Vs exploracion humana”…de verdad pueden separarse de esta forma? Siempre he visto la exploracion con sondas el paso previo, que debe preceder a los viajes tripulados, ahora o en el futuro…si no es asi, poco o ningun sentido tiene. Yo puedo disfrutar como el que mas de ella, pero si se queda en eso su existencia a largo plazo pierde todo el sentido. Son dos piezas complementarias, no dos rivales…mientras se plante de esta manera, oscuro futuro veo ante nosotros.

  17. Respuesta a Sancho Panza:

    “los dos grandes proyectos de exploración tripulada, Apolo como ISS, hasta ahora no han aportado gran cosa al conocimiento y progreso humanos, dicho de otra forma, son deficitarios.”
    Si no fuera por la herencia de Apolo dificilmente podrías hacer estos comentarios en un blog.

    “si Neil Armstrong piso la luna, fue porque muchas sondas le prepararon el terreno para que el pusiera la bandera ;)”
    Por supuesto. Por eso estoy totalmente de acuerdo con Tokaidin. Primero exploración robótica, luego humana. ¿Qué sentido tiene la primera sin la segunda?

    Saludos.

  18. Pareciera que nos estamos preparando, sin saberlo, para morir aislados.

    El fin del petroleo derrumbara todas las economias. Cometimos el error de centrar nuestras vidas, a fuerzas, en eso llamado “economia” que el fin del petroleo acabo por hacernos ver que la “economia” era en realidad una trampa mortal.

    Y dado que la exploracion espacial, como muchos otros aspectos de nuestras vidas que hicimos estupidamente dependientes de la “economia”, tambien depende de esta aberracion.

    Ya no poder salir al espacio sera una señal de que hemos fracasado como especie, y que quiza merezcamos la extincion.

    La novela “El fin de la eternidad” de Isaac Assimov se vuelve ahora, aterradoramente profética, con esta noticia.

  19. realidades,sueños y promesas… y su fecha de caducidad

    promesas de futuro a las q les esta costando remontar el vuelo hay varias, la cura de la metastasis cancerigena ,el deterioro del envejecimiento. Las energias alternativas (siguen sin ser alternativa),el desarrollo sostenible (q es como el espandirse sin ocupar espacio)

    el viaje a MARTE a sido el primero (el unico reto auto-impuesto), pero temo q el resto siga tambien el camino de las utopias

    LA REALIDAD
    es q tal vez no seamos tan capaces ni tan listos, tan solo una manada de monos …espero q los americanos sigan apoyando el S.E.T.I. (para la busqueda de vida inteligente)

    y que recursos son necesarios para cubrir las necesidades basicas del americano actual?
    RECOMIENDO a los TERRICOLAS la cria de elefantes, consumen menos.

    Saludos desde MiKaZa
    (y perdonen por espresarme sin tacto ni analgesicos , pero… ES LA REALIDAD, y el ver mucho HOUSE)

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 30 agosto, 2009
Categoría(s): Astronáutica • Constellation Program • Luna • NASA