Despega con éxito la primera misión tripulada de la nave Starliner de Boeing (CFT)

Por Daniel Marín, el 6 junio, 2024. Categoría(s): Astronáutica • Comercial • ISS • NASA ✎ 151

A la tercera va la vencida y la Starliner ya está en el espacio con seres humanos a bordo. Después de dos intentos de lanzamiento cancelados cuando los astronautas ya estaban dentro de la cápsula los días 6 de mayo y 1 de junio, el 5 de junio de 2024 a las 14:52 UTC un cohete Atlas V N22 despegó con la nave CST-100 Starliner Calypso de Boeing desde la rampa SLC-41 de la Base de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral (Florida). A bordo viajaban los astronautas Barry ‘Butch’ Wilmore y Sunita Williams en la misión CFT (Crew Flight Test), también denominada Boe-CFT (Boeing Crew Flight Test). Es el tercer vuelo de la nave Starliner de Boeing tras las dos misiones no tripuladas OFT (diciembre de 2019) y OFT-2 (mayo de 2022). Curiosamente, también ha sido el 100º lanzamiento de un cohete Atlas V, operado por la empresa ULA (United Launch Alliance), un cohete que incorpora en su primera etapa un motor ruso RD-180 de la empresa NPO Energomash.

Primer lanzamiento tripulado de la Starliner (ULA).

Si todo sale según lo previsto, la Starliner Calypso se acoplará con el puerto frontal PMA-2/IDA-F del módulo Harmony de la Estación Espacial Internacional (ISS) el 6 de junio a las 16:15 UTC.y el 14 de junio la nave regresará a la Tierra. Por primera vez en la historia de la astronáutica, Estados Unidos posee oficialmente dos vehículos operativos capaces de llevar personas al espacio. Es la primera nación del planeta que cuenta con esta capacidad (aunque en los años 80 la nave soviética TKS/VA voló al espacio y llegó a tener astronautas dentro de la cápsula en la estación Salyut 7, nunca despegó con tripulación). La Starliner es la sexta nave espacial de EE.UU. que lleva astronautas al espacio tras las Mercury, Gemini, Apolo, el transbordador espacial y la Crew Dragon. El cohete Atlas V es el sexto cohete orbital estadounidense que transporta astronautas tras los Atlas LV-3B, Titán II, Saturno IB, Saturno V, transbordador espacial y Falcon 9 v1.2 Block 5.

Suni Williams y Butch Wilmore (NASA).
La tripulación poco antes del lanzamiento (NASA TV).
Emblema de la misión (NASA).

El comandante de la misión es Barry Eugene ‘Butch’ Wilmore (61 años), antiguo piloto militar y capitán de la armada de los EE.UU. (US Navy) con más de ocho mil horas de vuelo en aviones de combate A-7 y F/A-18, incluyendo misiones desde portaviones sobre Irak y Bosnia. Fue seleccionado astronauta de la NASA en julio de 2000 como parte del 18ª grupo de la agencia espacial y ha participado en las misiones espaciales STS-129 Atlantis en 2009 y la Soyuz TMA-14M en 2014. Acumula 178 días en órbita y ha efectuado cuatro paseos espaciales con una duración total de 25 horas y 36 minutos. Sunita ‘Suni’ Lyn Williams (58 años) es la piloto de la misión CFT. Como Butch Wilmore, también es capitán de la US Navy, aunque su experiencia de vuelo es en helicópteros. Entró en el cuerpo de astronautas de la NASA como miembro de la 17ª selección de la agencia, en 1998. Este es su tercer vuelo espacial tras la STS-116 Discovery en 2006 y la Soyuz TMA-05M en 2012. Ha pasado un total de 321 días en el espacio y ha realizado siete EVAs con una duración en total de 50 horas y 40 minutos.

Butch Wilmores y Suni Williams en la rampa (NASA).
Wilmore y Williams durante el entrenamiento (NASA).

Después de tantos retrasos, la tripulación de la CFT ha sufrido muchos cambios. En 2018 la tripulación debía estar formada por Eric Boe, Nicole Mann y Christopher Ferguson. Un año más tarde Mike Fincke sustituyó a Eric Boe y en 2020 Butch Wilmore sustituyó a Ferguson. En 2021 Nicole Mann comenzó a entrenarse en la Crew Dragon y Suni Williams la reemplazó. Finalmente, en 2022 Mike Fincke fue asignado a la siguiente misión, Starliner-1, aunque siguió entrenándose como reserva de Butch y Suni en la CFT.

La tripulación de la CFT en 2019: Mike Fincke, Chris Ferguson y Nicole Mann. Finalmente ninguno de los tres voló en esta misión (NASA).
Cápsula Starliner Calypso (ULA).

La Starliner, también conocida como CST-100 (Crew Space Transportation 100), es una nave construida por Boeing con financiación de la NASA para garantizar, junto con la Crew Dragon de SpaceX, el acceso independiente de los astronautas estadounidense a la ISS. Tiene una masa de unas 13 toneladas —más o menos con la Crew Dragon—, aunque la cifra precisa no se conoce. La nave está dividida en una cápsula y un módulo de servicio. Tiene 4,6 metros de diámetro y, con el módulo de servicio, 5 metros de alto. El módulo de servicio incluye cuatro motores de escape hipergólicos LAE (Launch Abort Engines) con un empuje de 18,14 toneladas cada uno —que sustituyen a la tradicional «torre de escape»—, además de 20 motores de maniobra orbital (OMAC, Orbital Maneuvering and Control) de 680,4 kgf de empuje y 28 motores de control de posición (RCS) de 38,6 kgf. Durante el lanzamiento, el módulo de servicio también tiene una «aerofalda» añadida en la fase final de diseño cuando se comprobó que las ondas de choque provocadas por la nave durante el despegue eran mayores de lo esperado. La superficie trasera del módulo de servicio está cubierta por paneles solares.

Partes de la Starliner (izquierda) y el cohete Atlas V N22 (ULA).
Elementos de la Starliner (Boeing).
Secuencia de descenso y aterrizaje de la Starliner (Boeing).

El volumen interno de la cápsula es de 11 metros cúbicos, lo que la convierte en la cápsula más espaciosa que se acopla con la ISS (la Crew Dragon tiene 9,3 metros cúbicos). Para el descenso, la Starliner incluye dos paracaídas piloto que se despliegan a 9 kilómetros de altura y tres paracaídas principales, además de un sistema de airbags que se inflan a 0,9 kilómetros de altura. La Starliner será la primera cápsula tripulada de EE.UU. que desciende sobre tierra firme (White Sands, Nuevo México), aunque puede amerizar en caso de emergencia. La cápsula Starliner es reutilizable, mientras que los módulos de servicio se construyen para cada misión. La Starliner de Boeing, como la Crew Dragon de SpaceX, puede llevar un máximo de siete personas, aunque en las misiones a la ISS llevarán hasta cuatro astronautas por motivos de seguridad. La cápsula puede ser reutilizada hasta un máximo de diez veces.

Sunita frente al panel de control de la Starliner (NASA TV).
Fabricación de la Starliner (Boeing).

Boeing ha construido tres cápsulas Starliner. La S1 (Spacecraft 1) es un prototipo no orbital y se usó para la prueba del sistema de aborto en el lanzamiento. La S2 voló en la misión OFT-2 sin tripulación a la ISS. La S3 Calypso fue la primera en viajar al espacio en la misión OFT y ha sido la usada en esta misión. Las Starliner se ensamblan en el edificio C3PF (Commercial Crew and Cargo Processing Facility), anteriormente usado para procesar los transbordadores espaciales bajo la denominación OPF-3 (Orbiter Processing Facility 3).

La Starliner Spacecraft 2 se aproxima a la ISS en la misión OFT-2 de 2022 (Samantha Cristoforetti/ESA).
Regreso de la cápsula Starliner de la OFT-2 en White Sands. Los técnicos van equipados con trajes especiales por si hay fugas de propergoles hipergólicos (NASA).

El intento de lanzamiento del 6 de mayo tuvo que ser abortado por un raro fallo de una de las válvulas de presurización del tanque de oxígeno de la etapa Centaur. Además del problema de la válvula de la Centaur se detectó una fuga de helio en el módulo de servicio de la Starliner (en uno de los cuatro compartimentos de propulsión donde se encuentran dos motores OMAC). En un primer momento Boeing decidió que la fuga no era peligrosa, pero luego se detectó un problema que podía ser potencialmente grave. Para regresar a la Tierra, la Starliner debe realizar un encendido de los cuatro motores OMAC, pero en caso de emergencia puede efectuar este encendido mediante dos motores OMAC. Si esto también falla, se intentaría un encendido con ocho motores RCS. Y es aquí donde entraba en juego la fuga de helio. En el peor de los escenarios la fuga podría impedir el encendido de los ocho motores a la vez.

Introduciendo carga en la cápsula para la ISS (NASA TV).
Comparativa entre las dos naves tripuladas de EE.UU. en servicio (NASA GAO).

Por este motivo Boeing estuvo hasta finales de mayo estudiando el problema y llegó a la conclusión de que si fallaban los OMAC y además la fuga de helio se agravaba, el encendido de frenado se podría llevar a cabo con dos igniciones de solo cuatro motores RCS. Resuelto el entuerto del helio, el 1 de junio todo estaba listo para el lanzamiento, pero tuvo que ser cancelado a solo 3 minutos y 50 segundos de lanzamiento cuando uno de los tres ordenadores redundantes del secuenciador de tierra —básicamente un reloj para secuenciar las operaciones— dejó de sincronizarse con los demás (o sea, el fallo no fue culpa ni del cohete ni de la nave).

El Atlas V N22 con la Starliner (ULA).
Secuencia de lanzamiento (ULA).

La Starliner Calypso lleva 360 kg de carga, incluyendo una bomba de 70 kg para el sistema de reciclado de orina de la ISS, ropa, elementos de higiene, emblemas de la misión, banderas de EE.UU., monedas, pins de Snoopy, etc. Boeing ganó en 2014 un contrato de la NASA de 4200 millones de dólares para desarrollar la Starliner y efectuar seis misiones operacionales a la estación y, al menos, un vuelo de prueba no tripulado —finalmente fueron dos por los fallos detectados en la primera misión OFT— y otro tripulado (esta misión CFT). El diseño de la cápsula Starliner se basa en la propuesta de Boeing para la nave Orión del programa Constelación, que fue rechazada a favor de la propuesta de Lockheed Martin. Podríamos decir que si la Crew Dragon es la primera nave tripulada del siglo XXI en términos de diseño, la Starliner es la evolución y adaptación de una cápsula clásica al siglo XXI. El primer lanzamiento tripulado de la Starliner ha tenido lugar cuatro años más tarde que la misión Demo 2, el primer vuelo tripulado de SpaceX. En estos cuatro años SpaceX ha lanzado 13 misiones Crew Dragon con un total de 50 personas. Si la CFT sale bien, la primera misión rutinaria a la ISS, la Starliner-1, tendrá lugar a principios de 2025 con Scott Tingle, Michael Fincke, Joshua Kutryk (Canadá) y Kimiya Yui (Japón).

La etapa CBC con el motor ruso RD-180 llega al edificio de ensamblaje de la SLC-41 (ULA).
Integración de la segunda etapa Centaur (ULA).
La Starliner llega a la rampa (ULA).
Integración con el lanzador (ULA).
La Starliner integrada (ULA).
Traslado a la rampa (ULA).
Vista de la rampa SLC-41 (ULA).
El cohete en la rampa (ULA).
Brazo de acceso de la tripulación (ULA).
Vista nocturna del cohete (ULA).
La tripulación se pone las escafandras en el edificio Neil Armstrong del KSC (NASA).
Sunita Williams prueba la estanqueidad de la escafandra de Boeing (NASA TV).
La tripulación juega al piedra, papel y tijera como tradición antes del lanzamiento (NASA).
Otra tradición: repartir flores (NASA TV).
Los astronautas salen camino a la rampa (NASA).
Los astronautas se montan en la caravana de Boeing hacia la rampa (NASA).
La caravana que lleva a los astronautas a la rampa (NASA).
Los astronautas se abrazan con el equipo de la habitación blanca antes de entrar en la nave (NASA TV).
El vehículo en la rampa tras la carga de propelentes (ULA).
Despegue (ULA).
Los motores de combustible sólido y el RD-180 (ULA).
Otra vista del lanzamiento (NASA).
La Centaur en acción (NASA TV).
Separación de la Starliner (NASA TV).


151 Comentarios

  1. Al menos va avanzando. Haber conseguido amerizar ya es un progreso considerable.

    ¿Qué fue de la Starship, que no pude ver el lanzamiento?. Parece que se perdió la telemetría de nuevo.

    1. Vuelo exitoso en cuanto a consecución de eventos planeados, con muchos flecos y tirando de márgenes y/o redundancia por todas partes:

      – Un Raptor no se encendió al despegue (aunque se consiguió un ascenso nominal).
      – Otro motor no se encendió en el encendido de amerizaje.
      – No se sabe si el encendido de amerizaje del cohete llegó tarde o estaba planeado así, pero se ejecutó a muy poca altura.
      – El cohete consiguió amerizar de una pieza (e incluso alcanzar velocidad 0 a poca altura) pero iba perdiendo piezas desde el reencendido final, y era evidente que tenía fugas de combustible.
      – El S29 siguió perdiendo losetas en su vuelo espacial de crucero, y había grandes emisiones de gas poco explicables.
      – Hubo un gran tumulto en Hawthorne unos minutos antes de la reentrada que hizo callar a la comentarista. Especulo que pasó algo durante la presurización de los impulsores como durante el 3er vuelo, pero no había vídeo para extraer más conclusiones.
      – La reentrada se ejecutó sin pérdida de control aparente pero a partir de unos 65 km había obvias liberaciones de grandes piezas. Aún así, la nave siguió en control y de una pieza.
      – La vista del aleron de proa mostró como fallaron los sellos de las aerosuperficies, acabando con la mitad de dicho alerón. Probablemente fue el caso de otros/todos los alerones. En cualquier caso consiguieron mantener cierta operatividad y controlar el vuelo hasta el final. ¿Buena noticia para librarse de ellos o reducirlos?
      – Es muy probable que haya perdido bastantes losetas del cuerpo y aún así sobrevivió a la reentrada de una pieza y bajo cierto grado de control.
      – En régimen subsónico se apreciaron grandes llamaradas / destellos que iluminaban la escena poco clara de la cámara requemada del alerón. Ello indica que había algún incendio en el cuerpo de la nave.
      – Igualmente, se apreciaban chispas y restos de materiales quemados volando delante de la cámara incluso después de la reentrada.
      – Parece que consiguió ejecutar un encendido final y acerar la velocidad de caída cerca del mar, lo cual es apabullante considerando los daños anteriores.

      1. Realmente parece que el acero ha sido una buena elección, al final. Daños como esos en el Shuttle habrían significado pérdida total de la nave (como sucedió con el Columbia, que creo que sufrió MENOS daños que la StarShip, y ya sabemos cómo acabó).

        Solo lo menciono a modo de comparación de materiales, ambas naves no se parecen apenas en nada, y daños catastróficos en una pueden ser solo importantes en otra.

        1. O simplemente tiene más márgenes estructurales, y/o las pérdidas eran en zonas de los tanques donde la temperatura interna refrigeró en parte el calentamiento excesivo, o… las variables son muchas.

    2. No, ha sobrevivido y ha conseguido hacer él encendido, el backflip y el soft splashdown, TODO. Lo más increíble… es que hecho todo eso con al menos un alerón medio comido por el plasma, que además se ha visto en directo cómo iba desintegrándose.

    1. Pues ha habido emoción hasta el final, como suele ocurrir en estas retransmisiones.
      Y parece que sí ha llegado a realizar la maniobra de frenado, pero me ha dado la sensación que ha habido un rebote en la superficie.

    2. Fantástico que haya funcionado hasta la superficie del mar también, no me lo esperaba.

      Pero los ecos de Columbia con el alerón desintegrándose lo hacían bastante desagradable de ver, por mucho que la nave haya resistido más o menos de una pieza. Interesante que obviamente, a pesar de lo que haya dicho Musk, que falte una (o varias) losetas no es óbice para la supervivencia de la estructura primaria y la propulsión, puesto que es evidente que perdió unas cuantas (muchas) tanto durante el crucero balístico como durante la reentrada en sí, y aún así llego a 0 km/h a unos metros del mar.

  2. La verdad es bueno ver despega una misión tripulada con un Atlas 5 pero creo que será la última por qué este cohete será descontinuado y remplazado por el vulcan y está nave será un plan b por si pasa algo con la dragón

    1. A partir del 7 de junio de 2024 el cohete Atlas V tiene agendada las ultimas 16 misiones:
      9 lanzamientos en 2024 (9 de los satelites Kuiper y 1 de la USSF),
      y 7 lanzamientos entre el 2025 y el 2030 (1 ViaSat-3 -2025-, y seis de la Starliner Boeing uno cada año).

      1. En ese caso, ULA deberá mantener las instalaciones y equipo del cohete hasta 2030. Toda la infraestructura sólo para lanzar un Atlas al año.

        1. pienso yo..
          que las seis misiones de la Starliner se lanzaran en otro cohete,
          probablemente en el Vulcan;
          y que las misiones de 2025 a 2030 se asignaran a otras misiones,
          para asi jubilar al Atlas V mucho antes.

  3. Y parece que se han vuelto a detectar fugas de helio, tendrán que areglrarlo para futuras misiones.

    La StarShip en el océano al fin, aunque bastante chamuscada.
    Bien por mis chicos!!!

  4. Lanzamiento casi perfecto del IFT-4 (un motor falló en el lanzamiento y otro en el descenso de SuperHeavy), robustez casi extrema de la Starship y también de las cámaras de transmisión, increible transmisión hasta el final a pesar de todo el plasma que rodeaba la nave, y sobre todo, ¡¡quiero esos quemadores que utilizaron al final de la retransmisión los comentaristas de SpaceX!!

  5. De locos lo de hoy. Esperando la entrada de Daniel con los detalles.

    Para todos los haters, por cada «PERO» nombrado en vuestros comentarios muere un gatito.

    1. Pues yo odio los gatos…
      Sin embargo, no tengo ningún pero a lo de hoy. Es sólo una prueba más hacia un largo, tortuoso y probablemente cortado camino. La prueba ha sido un éxito. A ver lo que viene después.

  6. ¡La Starshipcha conseguido reentrar y aterrizar con un alerón semi-desintegrado! Qué alucinante demostración de resiliencia.

    1. Al ver el flap al rojo vivo y viendo como saltaban trozos, me he quedado esperando que la nave se desintegrara.
      Menos mal que esperaba sentado.

      1. Si hubiese sido una nave de aluminio (660ºC) o de fibra de carbono (815ºC) así habría pasado.
        Pero ese acero puede soportar hasta 1100ºC antes de fundirse.
        Hace el vehículo más pesado, pero más seguro.

    2. Hoy, esa nave ha sido la Star Chispas, jajajaja.

      Pero ADMIRABLE su resistencia. Medio fundida (y no ha sido solo ese alerón, creo que los CUATRO han sufrido lo mismo, porque los dos de proa seguro y el que se veía a popa en las imágenes desde proa, también estaba brillando y soltando vapor por la parte superior. Creo que los cuatro alerones han sufrido daños importantes… y aún así, la nave ha mantenido el control y ha sobrevivido a la calcinación.

  7. increible lo de aleron ha de estar fabricado en adamantium o similar cayendo se a trozos y aun funciona y tiene control para un aterrizaje suave de la starship

    impresionante

    1. Ese acero es especialmente resistente al calor.
      Pero tienen que mejorar el escudo en las aletas. Está claro.
      Por otro lado, han demostrado la validez del sistema y ahora hay que afinarlo.

      1. Las aletas en la posición actual para mi no están en el mejor lugar posible para la reentrada aunque si lo estén para drenar la velocidad y la maniobrabilidad final.

        Quizás la solución sea que el perfil forma de la Starship sea como de lagrima. Me parece la única solución para evitar que esa zona de «codo» donde encajan las aletas absorba tantísimo calor y de esa forma repartirse uniformemente por la superficie completa.

        Lo que no sabría decir es si la colocación de las aletas, de forma tan asimétrica respecto al centro de la nave pudiera dar lugar a desequilibrios en cada una de las fases.

        Ahora con este perfil `o´ no se yo… quizás como digo algo más así ô (con las aletas cerradas) sería mejor.

        1. Yo creo que, habría que «subir» un poco las aletas con respecto a la «panza» del vehículo, usando la propia curvatura del mismo vehículo como protección del codo. Eso desviaría el plasma hacia afuera y no hacia la unión de la aleta con el cuerpo de la nave. Espero que en la V2 de la Starship lo estén teniendo en cuenta.

        2. elon ya digo hace tiempo que las aletas las tenian que rediseñar o mover asi que supongo que eso ya seran camibios que veremos en la v2.

        3. Ya vi imágenes de proyectos en los que las aletas subían hacia el dorso de la nave, a fin de sacar sus articulaciones de los puntos de mayor incidencia del plasma…

    2. Durante unos momentos parecía que la nave acabaría por caer en vertical con la punta por delante y estrellarse como un ICBM.

      1. Claramente pueden mejorar un poquito ese punto. Estaría bien saber en qué forma se reencendieron los motores al amerizar.
        Quizás sea normal, pero salía mucho gas, y durante un buen rato, al apagar los motores.
        Yo apuesto por otro vuelo con el mismo perfil intentando reencender en el espacio. Así siguen afinando, mientras se preparan para el vuelo orbital.

  8. De nuevo, imágenes para recordar, casi igual que la maquetita de Boeing, mostrando como (quizás) está la nave.
    En ppio, todos los objetivos de la misión conseguidos!!

    1. Después de miles de lanzamientos es la primera vez que se recuperan ( casi) completos todos los elementos del mismo.
      Falcon9 pierde la segunda fase, el transbordador el tanque externo y los demás todo el cohete ( la fase recuperada del Electrón es una anécdota).

      1. Ernesto:
        49 vuelos x 9 motores en la primera fase.
        Y se ha reutilizado UNO.
        Y aquí el pollo- pera de Erick dice que NO es anecdótico.
        A este ni caso o en su defecto leña al mono que es de trapo!

        1. Luis ya sabemos que tienes MUCHO MONO y más cosas, pero relaja quillo…

          Solo estoy poniendo de relieve que los esfuerzos de Rocket Lab, con un cohete demasiado pequeño para ser reutilizado facilmente, también hay que tenerlos en consideración…

          s2

  9. Tengo que decir que estos directos en que se ve TODO lo que se puede ver son un ejercicio, no sólo publicitario de primer nivel, también de transparencia y divulgativo de toda la ciencia e ingeniería que hay detrás.
    Muchos chavales que hayan visto hoy el lanzamiento (o puedan verlo en un futuro) serán los que tomen el relevo con la pasión que requiere este mundo
    Hemos visto lanzamiento, falla de motor, MaxQ, separación en caliente, separación del anillo, desaceleración, amerizaje de la primera etapa con un motor menos, el desempeño (sub)orbital de la nave, TODO el aerofrenado, lo que hace el plasma a una nave a 20000km/h y el descenso final al mar con maniobra de aterrizaje.

    Es, sinceramente, lo mejor que ha habido hoy para el futuro de la astronáutica..

  10. Felicidades a Boeing. A ver si este éxito (bueno, aún falta la vuelta) les motiva para volver a ser la potencia ingenieril que eran antes.

    Cuando se acaben los cohetes Atlas V, ¿se certificará otro cohete para lanzar la Starliner?

    Felicidades también a la NASA por el éxito de los programas comerciales a precio fijo. Aunque, si no hubiera existido SpX, la cosa podría haber sido muy distinta.

      1. 1/28, tremendo, apocalíptico.

        Eso sí, derretirse en la reentrada es un éxito incomparable, sin matices.

        Menos mal que somos ecuánimes. Spoiler: se consiguió acoplar, en modo automático, unas 2h más tarde de lo previsto. Se comenta que quizás Butch y Suni tuvieron que comerse una barrita energética de más en la espera, recemos porque no se les acaben las reservas de comida y tengan que abortar la misión por ello.

    1. En cuanto a los problemas que está sufriendo la Starliner, hay que recordar que todas las cápsulas manifiestan problemillas de infancia, también las de SpX.

  11. Boing es una empresa de serie B. Mi enhorabuena a los valientes astronautas pues por eso, por ser valientes. Hay que tenerlos bien puestos para montarse con Boing. A otra cosa, ya estoy ansioso por oir el resumen de la última hazaña de la empresa de serie A SpaceX.

  12. se han marcado un poyaque los de la nasa en toda regla

    poyaque se ha jodido el atraque automatico que los sensores no funciona bien y la propusion va mal y el piloto ha tomado el control pues certificamos el el funcionamiento manual para la aproximacion funciona. si llega a ir en automatico no son capaces de atracar contra la iss.

    en serio hay algo que funcione en esta nave????

    mucho que arreglar y aun no ha terminado la mision tengo mis dudas que la nasa certifique esta mision DEMO y no hagan repetir a boeing otra vez la mision.

    1. Un total de ~2h de retraso sobre el plan inicial, parte de las cuales por tener que esperar a una ventana de acoplamiento apropiada. Casi todos los impulsores problemáticos recuperados tras unos minutos de pruebas para verificar que funcionaran, evidenciando que sólo había que cambiar unos límites de software demasiado ajustados. Los problemas iniciales sólo afectaban a la redundancia del control en 6 grados de libertad, no a la funcionalidad primaria. Todos los objetivos de prueba cumplidos, incluidos los opcionales. Acoplamiento automático de manual. Amplios márgenes de vuelo libre asegurados para la vuelta (90 h). Uno o dos impulsores (4-7%) de RCS deshabilitados para no prolongar más la espera intentando recuperarlos.

      «Mucho hay que arreglar, nada fiable, terrible Boeing».

      Otra misión contemporánea en su 4ª iteración de vuelo completo, y 29ª de prototipo de nave espacial simplificada: fallo de un 3% de la propulsión de 1ª etapa desde el despegue, y del 8% en aterrizaje (ejecutado perdiendo piezas a diestro y siniestro). Fallos en el escudo térmico por doquier con una trayectoria suborbital en su mayor parte no propulsiva, sospecha de fugas, destrucción generalizada de estructuras en la reentrada. Milagrosamente se consigue mantener el control hasta el final.

      «¡Éxito absoluto impecable, sin matiz posible!»

      (Sí, ya sé que es una falsa equivalencia porque los niveles de complejidad y tamaño no son ni similares, pero tampoco lo es la barra de medida de lo aceptable en cada caso, y no tenemos ni idea de cuánta redundancia tenía, y perdió por el camino, Starship – sólo el resultado final a grandes rasgos).

    1. Me parece tan alucinante que los humanos podamos observar y deducir estas cosas …

      Enhorabuena a Gaia y todo su equipo. ¿Quién diría que la ESA no hace nada en el espacio?

      “ says Timo Prusti, Project Scientist for Gaia at ESA. «Results like this are made possible due to incredible teamwork and collaboration between a huge number of scientists and engineers across Europe and beyond.»

      C O L A BO R A C I O N

    2. Eso fue cuando la Tierra tenía la mitad de la edad que tiene. Ya había vida, aunque fuera microbiana. Si alguien lo hubiera podido ver ¿vería cruzarse estrellas de ambas galaxias en el cielo?

  13. Acaban justo de decir en el canal 24h que literalmente que «La Starliner ha alunizado en la IIS». Sin comentarios….

    Relacionado con esta noticia: Boeing ha perdido el contrato de la renovación de la flota de «aviones del juicio final» a favor de…. Sierra Nevada, no la cervecera, sino los de la Dream Chaser. Sierra Nevada ha ofrecido en el contrato, de precio cerrado reformar aviones 747-8s de Boeing… Tiene muy mala pinta el futuro Boeing DSS y de la Starliner.

    1. La Luna es un satélite un satélite es una luna.
      La ISS es un tipo de satélite terrestre la ISS es un tipo de luna.
      Un aterrizaje es una toma de contacto con una superficie sólida, mientras que un alunizaje es la toma de contacto con la superficie sólida de la Luna, que es un satélite la ISS tiene superficies sólidas, y una nave espacial toma contacto con ellas, luego la Starliner está entrando en contacto con la superficie sólida de la ISS que es un tipo de satélite, que es equivalente a un tipo de luna, luego la Starliner ha alunizado en la ISS.

      Elemental, querido Sócrates, perdón, conejo.

      1. Un satélite no está determinado por sus características de nacimiento. Su satelitidad es un constructo social. Sí un satélite quiere ser una luna, o un Sócrates, o un conejo, tiene derecho a serlo!!

Deja un comentario