El primer encuentro de BepiColombo con Mercurio

Por Daniel Marín, el 4 octubre, 2021. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • ESA • Sistema Solar ✎ 97

El pasado 1 de octubre de 2021 a las 23:34 UTC la sonda europea BepiColombo pasó a tan solo 199 kilómetros de la superficie de Mercurio. Con este primer sobrevuelo, BepiColombo se convierte así en la tercera sonda espacial en visitar el planeta más pequeño del sistema solar, tras la Mariner 10 y MESSENGER, ambas sondas de la NASA. Sin embargo, todavía habrá que esperar un poco para que BepiColombo se centre en el estudio de Mercurio. La inserción orbital de la sonda no tendrá lugar hasta diciembre de 2025 y el comienzo de su misión científica será en 2026. De aquí a entonces la nave efectuará otros cinco sobrevuelos de Mercurio para ir ajustando su órbita de tal forma que colocarse alrededor del planeta requiera el mínimo gasto de combustible.

El hemisferio septentrional de Mercurio visto por la cámara técnica M-CAM 2 el 1 de octibre de 2021 a las 23:44 UTC a unos 2418 km de Mercurio (ESA/BepiColombo/MTM).

Desde el punto de vista científico, el breve encuentro no ha sido especialmente relevante debido a todo lo que ya sabemos del planeta más cercano al Sol, pero sí que ha permitido probar muchos de los instrumentos de la sonda. En cuanto a las imágenes, las cámaras principales de la misión no estuvieron en activo debido a la configuración actual de la nave, así que solo hemos podido ver fotografías de baja calidad tomadas por las cámaras de vigilancia (M-CAM, Monitoring Cameras), situadas en el módulo de propulsión de la sonda. Estas cámaras han sido diseñadas para comprobar el correcto despliegue de las antenas, el magnetómetro y los paneles solares de la sonda y solo pueden obtener imágenes en blanco y negro mediante un sensor de 1024 x 1024 píxeles. Además, las imágenes solo pudieron obtenerse unas cuatro horas después del máximo acercamiento al planeta, ya que, debido a la trayectoria de este sobrevuelo, BepiColombo se acercó por el hemisferio nocturno de Mercurio. Por estos motivos, las imágenes más nítidas se tomaron a más de mil kilómetros de distancia. En este encuentro solo se usaron las cámaras M-CAM 2 y 3.

La imagen anterior con las principales características señaladas (ESA/BepiColombo/MTM). 
Resumen del primer sobrevuelo de Mercurio por BepiColombo (ESA).
Situación de las cámaras M-CAM de BepiColombo (ESA).

Aunque se presenta como una única sonda, BepiColombo está formada en realidad por dos sondas diferentes: MPO (Mercury Planetary Orbit), de la agencia espacial europea ESA, y Mio (みお) o MMO (Mercury Magnetospheric Orbiter), de la agencia espacial japonesa JAXA. A estas dos sondas hay que añadir un tercer elemento, el módulo de propulsión solar eléctrica MTM (Mercury Transfer Module), también de la ESA, que se encarga de reducir la Delta-V necesaria para la inserción orbital. En este sentido, es mejor pensar en BepiColombo como en un ‘tren’ de tres vehículos que en una única sonda espacial. El módulo MTM se separará de las dos sondas el 24 de octubre de 2025, mientras que la inserción orbital de MPO y Mio se llevará a cabo el 5 de diciembre de ese año. La inserción orbital se realizará usando los motores y las reservas de combustible de MPO, que es una sonda considerablemente mayor (1200 kg de la sonda europea frente a 255 kg de la japonesa).

Recreación de BepiColombo sobrevolando Mercurio (JAXA).
Geometría del sobrevuelo (el Sol está hacia la izquierda). La línea discontinua marca la influencia de la magnetosfera de Mercurio y la continua la onda de choque (JAXA).

Mio se separará de la MPO el 20 de diciembre y los dos orbitadores quedarán en órbitas distintas, una excéntrica para Mio (590 x 11640 kilómetros) y otra menos excéntrica para MPO (480 x 1500 kilómetros). Aunque en el imaginario de una gran parte de la opinión pública Mercurio es un mundo muerto muy similar a la Luna, en realidad se trata de un cuerpo muy diferente y tremendamente interesante. Entender cómo pudo terminar este planeta con un núcleo tan enorme en proporción a su tamaño, averiguar la verdadera naturaleza de los misteriosos hollows o estudiar las grandes reservas de ‘hielo negro‘ de las regiones polares son tres de los muchos objetivos de la misión BepiColombo. Cierto es que el estudio de este planeta no es, por el momento, una de las principales prioridades de la comunidad científica, especialmente después de la misión MESSENGER de la NASA, pero también no es menos cierto que BepiColombo es una misión mucho más avanzada y capaz que la desaparecida sonda estadounidense (que no dejaba de ser, después de todo, una misión de bajo coste tipo Discovery).

Imagen de Mercurio tomada por la cámara M-CAM 3 de BepiColombo el 1 de octubre a las 23:40 UTC a 1183 kilómetros (ESA/BepiColombo/MTM). 
Vista de la M-CAM 2 tomada a las 23:41 a 1410 km de Mercurio (ESA/BepiColombo/MTM). 
La imagen anterior con las principales características señaladas (ESA/BepiColombo/MTM). 

Lamentablemente, como decíamos, toca esperar. Alcanzar Mercurio es muy complicado en términos energéticos —no, no se trata de «dejarse caer» hacia el Sol— y BepiColombo debe usar sus motores iónicos QinetiQ T6 y realizar múltiples maniobras de asistencia gravitatoria para lograr una Delta-V de 7 km/s (de ellos, 4,2 km/s los proporcionan el módulo de prospulsión MTM). Si todo va bien, en 2026 ya podremos ver las primeras imágenes de alta resolución de la superficie de Mercurio tomadas por esta sonda. Paciencia.

Misión BepiColombo (ESA).


97 Comentarios

  1. Gracias FerranG. ¿Serían 5 en cada segmento? Estoy pensando (mi memoria puede fallar), que es la primer mujer en el segmento ruso desde que en el 2014 volvió Yelena Serova

Deja un comentario