Tom Cruise, ese turista espacial

Por Daniel Marín, el 6 mayo, 2020. Categoría(s): Astronáutica • ISS • NASA • SpaceX ✎ 154

¿Viajará Tom Cruise como turista espacial a la Estación Espacial Internacional (ISS)? Cada cierto tiempo surgen rumores de que algún famoso quiere viajar al espacio y no suelen tener mucho recorrido. A veces son rumores infundados. Otras veces la intención existe, pero la iniciativa se frustra por el camino debido a falta de financiación o porque el turista en cuestión no cumple con todos los requisitos médicos. O ambas cosas. Sin embargo, y para sorpresa de todo el mundo, los rumores sobre un posible viaje espacial del famoso actor Tom Cruise han resultado ser ciertos. El propio administrador de la NASA Jim Bridenstine confirmó ayer la noticia. Es más, no solo confirmó que Tom Cruise estaba planeando un viaje espacial, sino que además irá a la ISS.

ISS (Roscosmos).

Pero, ¿cómo viajaría hasta la estación espacial? Lo cierto es que, más allá de la confirmación de Bridenstine, poco más se sabe del vuelo espacial del actor. Pero podemos hacer conjeturas informadas. Primero, si el propio Bridenstine se atreve a hacerlo público, eso significa que el proyecto se encuentra en un estado relativamente maduro. Segundo, al haber sido anunciado por el administrador de la NASA, casi con toda seguridad no se trata de una plaza turística a bordo de una Soyuz rusa, ya que Roscosmos no ha dicho ni mu al respecto. Por tanto, todo apunta a que se trataría de una misión en la nave Crew Dragon de SpaceX. Más que nada porque es el único vehículo que se ha ofrecido para realizar vuelos espaciales turísticos.

Cápsula Crew Dragon de SpaceX (NASA).

El pasado febrero SpaceX anunció que había llegado a un acuerdo con la empresa Space Adventures para ofertar asientos turísticos en la Crew Dragon. Space Adventures es la empresa que se ha encargado de gestionar casi todos los vuelos turísticos a bordo de naves Soyuz, así que no estamos hablando de humo. No obstante, el vuelo que se anunció en febrero era una misión con cuatro turistas que serían situados en una órbita alta para tener una buena vista de la Tierra. Los cuatro turistas viajarían solos en una misión automática. En ningún momento se habló de acoplarse a la ISS, debido a la aparente negativa de la agencia espacial a que una misión con turistas interfiriese con el normal funcionamiento de la estación. Pese a todo, el año pasado la NASA cambió de opinión con respecto a los turistas que puedan viajar a bordo de las nave Crew Dragon de SpaceX y Starliner de Boeing y decidió que trabajaría con ambas empresas para permitir estancias en la estación de hasta un mes de duración. En ese caso, los protocolos de seguridad obligan a que al menos uno de los cuatro tripulantes sea un astronauta profesional para que pueda controlar la nave en caso de emergencia durante las maniobras próximas a la ISS.

Los cuatro tripulantes de la misión USCV-1 se entrenan en la Crew Dragon (Shannon Walker, Victor Glover, Mike Hopkins y Soichi Noguchi) (NASA). 

Pero, si el vuelo de Space Adventures no se acopla con la ISS, ¿en qué misión podría viajar Tom Cruise? Pues en marzo de este año la empresa Axiom Space llegó a otro acuerdo con SpaceX para enviar una Crew Dragon a la ISS con tres pasajeros de pago a finales de 2021 o principios de 2022. Axiom quiere lanzar un nuevo módulo a la ISS en 2024 y esta misión debe servir para que la compañía gane experiencia en la gestión de vuelos espaciales. El precio de cada asiento: 55 millones de dólares. Tom Cruise podría ocupar uno de estos asientos. Evidentemente, lo lógico es que no fuera solo y que le acompañase algún cámara o director, o bien algún otro actor o actriz. Pero, como hemos dicho poco se sabe del todo el asunto a día de hoy. Curiosamente, hace quince años el director James Cameron ya planeó enviar a Tom Cruise al espacio a bordo de una Soyuz para rodar una película, un proyecto que finalmente no salió adelante.

Guy Laliberté fue el último turista espacial en 2009

Viaje o no Tom Cruise a la ISS, lo que es seguro es en los próximos años vamos a ver otra vez turistas en la ISS. Además de la Crew Dragon de Axiom, Space Adventures anunció a principios de año la firma de un acuerdo con Roscosmos para mandar dos turistas a bordo de la Soyuz MS-20 en diciembre de 2021. La última vez que viajó un turista a la estación espacial fue en 2009, cuando Guy Laliberté —uno de los fundadores del Circo del Sol— partió al espacio a bordo de la Soyuz TMA-16. Liberté pagó unos 35 millones de dólares por la aventura. El motivo del parón en los vuelos turísticos en la última década ha sido la retirada del transbordador espacial. Desde que el shuttle dejó de volar en 2011, el resto de socios de la ISS —Estados Unidos, Europa, Japón y Canadá— ha tenido que reservar asientos en las naves Soyuz para poder acceder a la estación, por lo que Rusia no ha podido ofertar ninguna plaza para turistas. Ahora que la Crew Dragon y la Staliner van a volar a la ISS, se liberarán asientos en las naves Soyuz a pesar de que la frecuencia de lanzamiento de estas naves disminuya (este año solo se lanzarán dos Soyuz, pero en 2021, 2022 y 2023 se lanzarán tres por año).

Dennis Tito, el primer turista espacial, en la ISS en 2001 (NASA).

La actitud de la NASA con respecto al turismo espacial ha dado un giro de 180º desde que el estadounidense Dennis Tito se convirtiese en el primer turista espacial en 2001. Tito voló a la estación a bordo de la Soyuz TM-32 con la frontal oposición de la NASA, que se negó en redondo a que el magnate se entrenase en los simuladores del segmento estadounidense en las instalaciones de la agencia en Houston. De hecho, Tito cuenta que el rechazo de la NASA a su vuelo era tan agresivo que contrató guardaespaldas para protegerle (no es que temiese por su vida, pero sí que ‘alguien’ pudiese ocasionarle alguna lesión leve que le impidiera volar al espacio). En todo caso, veremos si la iniciativa de Tom Cruise fructifica. No es la primera vez que un vuelo turístico se frustra antes del despegue, como ya ocurrió con la cantante de ópera Sarah Brightman, el empresario Daisuke Enomoto, el político Vasili Grúzdev o el cantante Lance Bass. Tampoco pudo viajar al espacio Vladímir Steklov, que, precisamente, en los años 90 estuvo a punto de ser el primer actor en el espacio, pero su misión a la estación Mir fue cancelada por falta de fondos. Ahora bien, puestos a mandar un actor al espacio, ¿no hubiese sido mejor enviar a Tom Hanks o Matt Damon? (vale, puede que manda a Matt no sea muy buena idea).



154 Comentarios

  1. Me parece una gran noticia para la nueva época espacial que se avecina. Creo que todos estamos de acuerdo que el marketing es muy necesario para que la ciudadanía vuelva a mirar al espacio con el mismo interés que tuvo antaño. Se necesitan fondos y publicidad desde todos los ámbitos para que esto no vuelva a ser una moda pasajera. Saludos

  2. La humanidad en el espacio es… como un toro (como decía Jesulín). No le importa cuantas puyas le den, sigue embistiendo al peto del rejoneador. Dan igual las tragedias y misiones tripuladas ruinosas desde los años 60, seguimos embistiendo de la misma forma, con los mismos medios y sin ninguna posibilidad de éxito.

    No me gusta, pero no me extraña lo de la NASA con Cruise. Después de todo ¿qué puede hacer el ser humano en el espacio? Pues turismo. Ni es nuestro ambiente ni sabemos crearnos un ambiente habitable fuera de aquí.

    1. Fisivi, pensaba que eras fan del proyecto espacial (alguno). ¿Qué te ha pasado? Has acabado hablando de toros, como analogía al hombre en el espacio.
      Entonces te centrarías en un programa no tripulado como el europeo?
      La vida es consumo de recursos en un ecosistema. Prever que el crecimiento demográfico conlleva un incremento de recursos, es lo que en el fondo, junto a la curiosidad, nos llevan a ir más lejos.
      El querer experimentar el espacio, aprender, inspirarse, es algo que nos hace lo que somos como civilización. Sin eso, el hombre no es mucho más que un mono con poco pelo.
      Puedo entender que pongas como prioridad la defensa de la tierra, pero ya destinamos recursos para ello. Miles de millones. La perspectiva que propones, es como la que comentaba la astrónoma Lucianne Walkowicz : plantear Marte como salvavidas, sin cuidar el nuestro, es como pensar que la fiesta de verdad, del Titanic, estaba en los botes salvavidas.

      https://www.ted.com/talks/lucianne_walkowicz_let_s_not_use_mars_as_a_backup_planet?language=es

      Lo puedo entender, pero sabiendo que no hemos podido volver a la luna, desde hace 50 años, debería hacerte reflexionar, que quizás no estamos gastando tanto dinero en el espacio.

      1. Muy bueno lo del video, gracias.

        No soy fan de nada, pero creo en la necesidad de exploración científica, como creo en la necesidad de que usemos los sentidos.

        Lo que quería decir es que la exploración tripulada del espacio está en un bucle sin fin. Y que quizá hay que replanteársela. En vez de tirar el dinero y el esfuerzo dando saltitos, quizá convendría aplicar esos esfuerzos en conseguir hacer habitables lugares inhóspitos, o degradados por nosotros, de la Tierra. Y cuando tengamos depurada esa técnica, entonces si que merecería la pena exportarla a otros mundos para reproducir nuestra forma de vida. Mientras tanto, esos saltitos al espacio sirven poco más que de propaganda.

  3. En mi humilde opinión y con todos los respetos para el maravilloso e ímprobo trabajo que Daniel desarrolla con su elevadísima calidad habitual, en este artículo se equivoca con el enfoque.

    Esta no sería un caso de turismo espacial, sino de explotación comercial del espacio, en particular por parte de la industria del cine. Aquí no se trata de que un particular se gaste su dinero en una suerte de supervacaciones a fondo perdido, sino en que la industria del cine va a invertir dinero en filmar en el espacio «de verdad» para luego rentabilizar esa inversión con la proyecciçon del filme. Como digo, un enfoque algo diferente al que Daniel muestra en el artículo.

    Cordiales saludos.

    1. Ya, pero yo creo que hasta ahora todos los turistas espaciales intentaron rentabilizar su viaje, con mejor o peor éxito, y les seguimos llamando turistas. Es una forma de hablar.

    2. Hola, Enrique. Coincido en que el caso de Cruise sería distinto al de otros turistas como Tito. Lo que pasa es que el término lo tengo tan interiorizado como «alguien que no es astronauta profesional que paga para ir al espacio» que lo he usado así. El mejor término para estos casos es «spaceflight participant», que incluye turistas, políticos, profesores, periodistas, astronautas de terceros países que han comprado un billete al espacio y demás. De todas formas, todavía no sabemos qué va a hacer Cruise en el espacio. Si es una película apoyada por la propia NASA, pues la cosa cambiaría sustancialmente.

  4. Yo veo un gran SI en todo este asunto:

    SI Estados Unidos resuelve sus problemas con el surtido de naves que sangran su presupuesto del programa espacial tripulado*, Tom Cruise hará un Armageddon más realista y en vivo.

    Si esta película del 98 se hizo para recuperar la imágen del STS perdida con el Challenger (1981) y el efecto Apolo 13** (antes del desastre del Columbia de 2003), este relanzará la de SpaceX o Boeing ante tanta producción cine promocional y powerpointinísmo, frente pocos resultados tangibles y retrasos.

    * Por mucho turismo espacial que fomenten por parte de Boeing y SpaceX, no pueden competir en precio con RKK Energia y sus asientos extra. Ni tampoco en las facilidades, experiencia y paciencia con astronautas más amateur (de países sin un programa espacial tripulado permanente o con suficente experiencia) y turistas espaciales que ha adquirido el otrora MOM y Rosaviakosmos, ahora Roscosmos, entre 1978-1991 y desde 1992 hasta la actualidad. La NASA no tiene tanto talante y experiencia para soportar a los que no se amoldan a su concepción de astronauta, y lo ha demostrado con creces. Además, como han demostrado las aerolíneas comerciales, tener que certificar a la tripulación en varios modelos de nave es más caro y complejo que en un solo tipo, aumentando los costes operativos; lo que lleva a plantear en qué Ciudad de las Estrellas se formarán los tripulantes dentro de EE.UU, será la NASA quien asuma los costes y operativa.
    Si te trata mal una espaciolínea, no la recomiendas o vuelas de nuevo con ella, si además es la más cara….además de que podrá darse que, si algún turista quiere repetir, lo hará en una misma nave; de cara ahorrarse parte del entrenamiento. Por lo que hay pocas posibilidades de sustitución, si hay una primera buena experiencia, salvo esnobismos varios.

    ** Que a esas alturas un lanzamiento del STS provocaba menos espectación que cualquier otro programa de la parrilla televisiva. A no ser que la cosa fuera mal.

      1. De forma, que confirmas mis temores de que el precio podría aumentar por problemas de retención e ineficiencias entre proveedores para asumir los costes de cada proceso, lo que nos indica que los 90 millones de dólares por asiento de la Starliner y 55 millones de dólares por asiento de SpaceX son sólo los valores básicos o predicciones iniciales, sin contar costes indirectos de operación por formación y otras gestiones de los vuelos tripulados.

        Y tal como destacas, los costes y problemas de planificación de transbordos de tripulación seguirán siendo menores en la Soyuz-MS, la cual ya está afinada para llevar a cabo este relevo desde su primera experiencia de 1977. Debido a los problemas que los estadounidenses tendrán en adaptar asientos, distribución de carga, adiestramiento y planificación de dos empresas con sus propios planes, intereses y secretos industriales de cara a asignar y modificar naves ad hoc, gestionar los servicios con particulares y consensuar el contenido de la formación con KBR; cuestiones con las que tienen poca experiencia, quitando el diferente programa Shuttle de 1995 a 2009 (hace 11 años).

        Por lo que, aunque la NASA, el Petágono o la Casa Blanca metan subvenciones encubiertas o apliquen medidas proteccionistas; la Soyuz-MS y sus asientos libres serán la mejor opción para turistas espaciales orbitales en un futuro próximo. Así como, el New Shepard de Blue Origin lo será para el turismo suborbital.

        1. Creo que los turistas querrán viajar en la cápsula moderna y sexy, la cápsula de moda en la tele e internet (cuando despegue el día 27), limpia y espaciosa.

          Querrán filmar sus vídeos, tomar fotos, y no hay comparación: todos querrán viajar en la Dragon, con su interior de diseño, sus paneles táctiles de control…

          No querrán viajar encerrados en una lata de sardinas, un espacio reducido y lúgubre y tener que pelearse por la única ventana. Eso no es turismo, es transporte.

          Y el traje espacial: viajar con SpX supone llevar el traje IVA «Power Ranger» de SpX: todos los turistas querrán salir en las fotos con ese traje espacial, elegante, ajustado y distinto a los trajes «saco de patatas» habituales en el espacio.

          Compara el vídeo de las vacaciones espaciales de mis vecinos:
          – Unos salen en las fotos con trajes futuristas de película dentro de una cápsula futurista de película.

          – Los otros salen apretujados en un reducido espacio gris y oscuro, empotrados contra las computadoras y sin poder mover los brazos (la cápsula es muy estrecha). Además, salen vestidos con trajes de patatas cosidos a lo bestia.

          No hay color. La Dragon dominará el mercado turístico.

          1. Pero no sólo eso, es que no creo que lo que ha considerado GM en los precios sea cierto. Me juego lo que sea a que SpaceX puede ofertar los asientos de naves adicionales a precios inferiores a los 55 millones que le cuesta un asiento a la NASA. Además ¿cuánto va a costar el entrenamiento de un turista? por dios.

          2. Siempre he pensado que viajar en la Soyuz es como viajar en el maletero. Dejando claro que me parece una estupenda cápsula y un acierto total que la hayan mantenido en servicio para el acceso a la ISS.
            Pero ciertamente para el turismo espacial creo que puede tener mas éxito la Dragon, aparte de que lo mas probable es que bajen los precios para el turismo.

          3. A Pochimax:

            No va a costar tanto como un astronauta de verdad, ahí te doy la razón; pero tendría mucho que cambiar la concepcion del valor y sentido de la vida humana en la astronáutica para permitir tratar a los futuros turistas espaciales como a Belka y Strelka. Y la NASA, por elitísmo o racionalidad, va ha pedir estándares que no pongan en peligro sus operaciones, tenlo por seguro.

            Lo que podría traducirse en costes no previstos (lo que se traduce en menores beneficos, y a su vez, en precios más altos para mantener los dividendos; sin caer en modelos de gestión especulativos), si hablamos de modelos de negocio competitivos (no subvencionados, y por tanto dependientes del setor público). Sumado a las ineficiencias por la rivalidad de los integrantes del oligopolio espacial estadounidense.

            Y si como dices, creemos en el avance de la técnica sin reservas o controles, quizás no sería tan descabellado predecir a estas alturas incidentes futuros similares al de la Progress M-34 y la Mir en 1997. Como también, se preveían accidentes nucleares idénticos tras Chernobyl en 1986, antes de Fukushima en 2011; y virus similares al SARS-1 desde 2002-03 (con sustos intermedios como la gripe-A en 2009-10 o el ébola en 2014-16), antes del SARS-2-CoVid-19 en 2019-20. Siempre hemos tenido más de 10 años para debatir antes de tomar la siguiente crucial decisión (entre el Challenger y el Columbia, hubo 22 años (1981-2003) para seguir resolviendo deficiencias de seguridad en el STS) pero rara vez se ha evitado algo por los propios resultados de los debates.

          4. Lo lógico es suponer que el precio ya lo incluye todo, también el entrenamiento. Es el precio final. También incluye el oxígeno que respirarán en la nave.

            – 55 M$ es el precio del asiento para la NASA, con un cohete nuevo y una cápsula nueva.
            Para misiones turísticas, con un booster y una cápsula reutilizados, el precio será inferior.

            – Por ahora, los únicos que han adoptado medidas proteccionistas han sido los rusos.

        1. Tenias razón la otra página lo público primero,lo que no se es si la nota es tan larga como en mi link que comentan lo del próximo vuelo del Falcón Heavy para el Pentagono

          1. Aparte en el comentario del de la Nasa da a entender que los calendarios de test de otros cohetes y su validacion no llegan para la fecha programada del 2023

        2. Bueno, pues es más o menos lo que yo decía, no? Básicamente quitarle al HALO todo el tema de la propulsión. Además te evitas otro lanzamiento (ahí dicen Falcon Heavy, pero eso no se ha oído, que yo sepa)

          Lo intersante:

          «Lo que teníamos era un PPE que tenía su propio lanzamiento en un FH, y teníamos un HALO con su propio lanzamiento en un FH, y luego tendrían que tener sistemas de propulsión independientes y un muelle independiente sistemas y sistemas independientes de potencia, orientación y control ”, dijo Loverro. “Ambos iban a tener que llegar independientemente a la luna y luego (autónomamente) atracarse entre sí.

          «Y luego, la complejidad de enrutar toda la energía a largo plazo para la Gateway a través de ese mecanismo de acoplamiento, y los fluidos y otras cosas que teníamos que hacer, todo hizo que el sistema fuera bastante complejo», dijo Loverro. “Nos dimos cuenta de que si pudiéramos poner todo junto en el terreno, nos libraríamos de todo ese riesgo y reducimos el costo, no solo porque salvamos un vehículo de lanzamiento sino porque eliminamos una gran cantidad de complejidad adicional en el sistema . »

          En definitiva, pesa mucho más el simplificar el HALO y hacer unas conexiones sólidas desde el primer momento que el comprobar el funcionamiento del PPE en órbita lunar. Y seguro que se ahorra mucha pasta.

          1. Y sobre las evidentes ventajas de la Gateway, dice Brindestine:

            “Cuando pensamos en una presencia sostenible en la luna, necesitamos absolutamente la Gateway. Nos brinda la capacidad de reutilizar los módulos de aterrizaje, una y otra vez, lo que reduce el coste y aumenta el acceso. Gateway nos da acceso a diferentes órbitas alrededor de la luna, para que podamos llegar al polo norte, el polo sur, las regiones ecuatoriales y todo lo demás.»

            Y OJO a esto:

            «La Gateway también es transformable. Podemos usarlo eventualmente para nuestro viaje a Marte.»

          2. Eso último parece más una frase de vendedor. Solo le falta ‘y las llantas de aluminio vienen de regalo’. 😂

  5. Pochimax, creo que mas que transformar la Gateway en sí, creo que lo que dice el de la Nasa es que en base al resultado que de la Gateway pueden considerar replicar otra estación espacial similar para dirigir diversas expediciones

  6. Inicio de la acción: Ethan Hunt ( Tom Cruise ) recibe un mensaje de la FMI: «Su misión, Sr. Hunt, si decide aceptarla consiste en robar una cápsula Soyuz e ir a la Luna para investigar una sonda china en la cara oculta. Este mensaje se autodestruirá en 5 segundos» Panpan panpanpanpan panpanpanpan panpanpan, tiriri tiriti tirí.

  7. Fantaseemos, que no cuesta nada. En primer lugar, ¿porque motivo el personaje de Cruise deberia subir a la ISS?.

    Podria usarse el «gambito 2001»: el es un especialista al que la tripulacion de la ISS debe comunicarle algo importantisimo y no quieren usar medios electronicos de comunicacion, ni siquiera encriptados, dada la evidente penetracion china en los secretos norteamericanos. Nota: para entonces no habia rusos en la ISS y si nuevos modulos occidentales.

    Bueno, resulta que nuestro personaje es un experto en exo-psicologia, una nueva disciplina, bastante esoterica, con pocos especialistas, acerca de las posible variantes psicologicas extraterrestres basada en modelos informaticos.

    Luego del arribo y de pasar por los habituales prolegomenos, que duran varias horas, le presentan, dentro de uno de los nuevos modulos de la ISS, lo que hallaron en la Luna, algo que no puede soportar la gravedad terrestre.

    Usar la tecnica de la pelicula de CF «La Señal» (2014, dir. William Eubank), varias capas de cebolla que engañen al espectador una y otra vez (de modo que diga: «ah, esto va de x», luego: «no, esto va de y», despues: «pero no, esto es z», y asi) hasta llegar al final.

  8. Al menos se sabe que las tomas que vayan a hacer no serán para una nueva entrega de Misión Imposible. Solo esperó que no sea de un remake de Battlefield Earth, la novela del fundador de la religión que práctica Cruise: La Cientologia

  9. OT:

    Amazon y SpaceX se encontraban entre los que deseaban adquirir los activos de la empresa británica en quiebra OneWeb, que planeaba proporcionar a la población del planeta Internet de banda ancha a través de una constelación de satélites.

    Según Space Intel Report, los posibles postores para la compra de la propiedad OneWeb también incluyen dos organizaciones chinas, que aparentemente actúan en nombre del gobierno chino, el operador satelital Eutelsat con sede en París y uno de los fondos de capital privado más grandes del mundo, Cerberus Capital Management con sede Apartamento en Nueva York.

    El lunes pasado fue la fecha límite para que los compradores potenciales presenten una solicitud que les da derecho a familiarizarse con los estados financieros de OneWeb.

    El proceso de quiebra incluye la realización de una subasta para vender los activos de OneWeb para compensar sus deudas con los acreedores, liderados por el consorcio europeo Arianespace, que debe más de $ 238 millones.

    La diferencia entre SpaceX y Amazon de otros solicitantes es que ambas compañías tienen sus propios planes para lanzar satélites para proporcionar servicios de banda ancha.

    SpaceX ya ha lanzado 420 satélites para Starlink y planea comenzar a ofrecer servicios comerciales limitados para finales de este año. Y Amazon bien podría usar el acceso al espectro OneWeb existente para su proyecto Project Kuiper.

    Es posible que SpaceX intente comprar los activos de OneWeb para que ni Amazon ni ningún otro competidor puedan usarlos.

  10. ¿Cómo es que no se le ha ocurrido a nadie? ¿Y si ponemos unos eurillos cada uno y mandamos a Daniel (si decide aceptarla)? ¿Os imagináis Eureka desde ahí arriba?

  11. Supongo que, como es mas chaparro y ligero que el promedio podrá llevar cosas consigo (como mínimo) una cámara para gravar las escenas de acción.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 6 mayo, 2020
Categoría(s): Astronáutica • ISS • NASA • SpaceX