El nacimiento de la Era Espacial: el Sputnik vs. la V-2

Por Daniel Marín, el 6 octubre, 2019. Categoría(s): Astronáutica ✎ 113

El pasado 4 de octubre se celebró el 62º aniversario del lanzamiento del PS-1 (Prosteishi Sputnik 1), más conocido simplemente como Sputnik, el primer satélite artificial de la humanidad. Este suceso se considera además el inicio de la Era Espacial, pero lo cierto es que en los últimos años hemos hemos sido testigos de un movimiento cada vez más insistente que quiere otorgar este honor al primer lanzamiento exitoso del misil alemán A-4. A mi modo de ver, este intento de reescribir la historia no solo es injusto, sino que transmite un mensaje erróneo a la hora de entender cómo se accede al espacio. Veamos por qué.

El primer satélite artificial de la historia, el PS-1 o Sputnik.

El misil A-4, también conocido como V-2, supuso un salto de gigante en el diseño de cohetes. Después de la Segunda Guerra Mundial sería usado por los Estados Unidos y la Unión Soviética como punto de partida para desarrollar sus respectivos programas de misiles balísticos. El A-4, diseñado por el legendario Wernher von Braun, era un misil increíblemente avanzado y grande para su época. No obstante, sus inicios fueron complicados. El primer vuelo con éxito fue en realidad el cuarto lanzamiento. En este vuelo, que tuvo  lugar el 3 de octubre de 1942, el misil con el número de serie V-4 alcanzó 84,5 kilómetros de altura, muy cerca del límite de 100 kilómetros que se considera el límite actual del espacio y muy por encima de la barrera de las 50 millas que durante muchos años fue la frontera del espacio para la NASA y la USAF.

Un misil A-4 (V-2) en el Museo de la Guerra de Londres (Eureka).

Al día siguiente de este lanzamiento, el general de la Wehrmacht Walter Dornberger, el superior de von Braun en Peenemünde, afirmó que la humanidad había alcanzado el espacio y que ese día sería recordado para la posteridad. Entonces, ¿por qué no debemos considerar este lanzamiento el origen de la Era Espacial? Ante todo, hay que dejar claro que no es solo una cuestión de números. El misil V-4 no superó los 100 kilómetros de altura, pero el V-177, lanzado el 20 de junio de 1944, sí que lo hizo (alcanzó un apogeo de 174 kilómetros). O sea, si no nos gusta el lanzamiento de octubre de 1942, siempre podemos recurrir a este último para reivindicar el papel espacial del A-4. Tampoco se trata de que el A-4 fuese un arma y el Sputnik un satélite «civil». Al fin y al cabo, el Sputnik fue lanzado por el misil soviético R-7 Semiorka, el primer misil balístico intercontinental de la historia. La primera objeción es que las distintas  fronteras «oficiales» del espacio —todas ellas más o menos subjetivas— no fueron establecidas hasta muchos años más tarde. Pero, evidentemente, eso no quita para que el V-4 o el V-177 puedan ser considerados lanzamientos «espaciales» según los criterios actuales.

Diorama de un misil A-4 y su infraestructura de lanzamiento móvil (Eureka).

La diferencia más obvia es que el A-4 solo seguía trayectorias suborbitales y, aunque superó la frontera del espacio esporádicamente, nunca estuvo cerca de alcanzar las velocidades necesarias para situar un objeto en órbita. Pero, por encima de todo, la diferencia fundamental es que el A-4 jamás formó parte de ningún programa concreto para alcanzar el espacio o investigar la atmósfera superior desde el punto de vista científico. El régimen nazi financió el desarrollo y construcción del misil A-4 con el único objetivo de que fuese un arma altamente destructiva (por suerte, solo podía llevar un máximo de 900 kg de explosivos). Cierto es que, afortunadamente, nunca fue un arma muy efectiva en relación a su enorme coste. Los más de tres mil misiles A-4 que se lanzaron durante la guerra mataron a miles de personas, sobre todo civiles británicos. Una cifra espantosa, sin duda, pero que palidece en comparación con los casi veinte mil prisioneros del campo de concentración Mittelbau-Dora que fallecieron mientras se dedicaban a fabricar misiles A-4 en las instalaciones de Mittelwerk en condiciones infrahumanas como mano de obra esclava.

Von Braun (en el centro, con ropas de civil) y Dornberger (primera fila a la izquierda) junto con otros altos mandos de la Wehrmacht en Peenemünde (Wikipedia).

Por contra, el lanzamiento del Sputnik no fue un hecho aislado, sino que supuso el inicio de un ambicioso programa espacial a cargo de la oficina de diseño OKB-1 de Serguéi Koroliov que incluía satélites científicos, sondas a otros planetas, satélites militares y naves espaciales tripuladas. Por consiguiente, el misil A-4 puede que fuese el primer ingenio humano en superar la barrera del espacio, pero es un tanto aventurado decir que «inauguró la Era Espacial». Alcanzar el «espacio» no es solo una cuestión de llegar a la suficiente altura o estar en condiciones de vacío. La Estación Espacial Internacional puede que solo esté a 400 kilómetros sobre nuestras cabezas, pero lo importante es que está en órbita y, por tanto, casi está fuera del profundo pozo gravitatorio de nuestro planeta. Lanzar un objeto en un vuelo suborbital puede ser más o menos sencillo en virtud de su masa, trayectoria y otros factores. Sin embargo, una vez en órbita ya tienes el 75% de la energía necesaria para abandonar la Tierra. Y eso por no hablar del innumerable número de aplicaciones que tienen los satélites artificiales hoy en día.

Modelo a tamaño real del Sputnik en el Museo de la Cosmonáutica de Moscú (Eureka).

En definitiva, no se trata de menospreciar el papel que jugó el misil A-4 en la historia de la astronáutica. Nadie niega que fue un elemento fundamental que, junto con el comienzo de la Guerra Fría, hizo posible situar un satélite artificial en 1957 y no varias décadas más tarde. Al contrario, se trata de reivindicar el papel del Sputnik en la historia moderna. El Sputnik no solo fue el primer satélite artificial de la historia —y no olvidemos la etapa central del misil R-7 que lo lanzó, que también alcanzó la órbita—, sino que marcó el inicio de una época caracterizada por el uso y exploración del espacio por parte de la humanidad, un uso que ha continuado de forma ininterrumpida hasta la actualidad. Para que nos entendamos, el vuelo suborbital del A-4 de 1942 sería el equivalente espacial de los viajes a Norteamérica que realizaron los vikingos a partir del siglo X. Fueron los primeros europeos modernos en llegar al continente americano, sí, pero su aventura careció de continuación en el tiempo.

Lanzamiento de un A-4 (Wikipedia).

Así, es perfectamente lícito, y técnicamente correcto, considerar el lanzamiento del A-4 de 1944 como el primer «vuelo espacial» en tanto en cuanto superó la frontera subjetiva del espacio. Pero otra cosa distinta, por paradójico que pueda parecer, es que ese suceso sea considerado como el inicio la Era Espacial. Ciertamente, puede que dentro de un par de siglos esta distinción no sea relevante, pero hoy por hoy creo que sí lo es. Es obvio que este debate acerca del carácter espacial del misil A-4 ha cobrado fuerza a raíz de la aparición de numerosas iniciativas de turismo suborbital como un intento, más o menos consciente, de resaltar la importancia de este tipo de misiones. Pero, por otro lado, algo me dice que si el primer satélite artificial de la historia hubiese sido el Vanguard TV3 este debate sobre el inicio de la era espacial no existiría.

Monumento al Sputnik junto a la Rampa de Gagarin en Baikonur (Eureka).


113 Comentarios

  1. De todos modos tambien la definicion de la linea de Karman influye en todo esto. Yo la pondria como sugieren algunos en la Wiki en ingles a la minima a la que puede orbitar un satelite de manera razonablemente larga.

  2. Una diferencia importante que creo que no se ha nombrado es que para alcanzar la orbita independientemente del tamaño del cohete hasta donde yo sé al menos se necesitan dos etapas, la segunda optimizada para trabajar en el vacío.

    La V2 solo tenía una etapa por tanto por eso y las razones que da Daniel en el post son más que suficientes para zanjar el tema. Pero parece que algunos no lo ven así.

    1. Sí que se puede poner en órbita algo con una sola etapa. En el caso del A-4/V2 es imposible que pusiera nada porque ya sin contar con la carga útil, su relación de masas y su eficiencia propulsiva eran muy deficientes.

  3. Voy a realizar un comentario algo polémico.Vamos a ver….No se si todo los que entran aquí sabrán que Von Braun fue un oficial de las SS,y que los artefactos por él diseñados hicieron mucho daño a mucha gente.Mataron y mutilaron personas en Inglaterra y los Países Bajos.Además se valió para construir sus diabólicos artefactos de miles de prisioneros judíos,polacos y de otras nacionalidades.Estos trabajadores esclavizados a las órdenes de Von Braun sufrieron mucho y muchos murieron exhaustos.Era un nazi y cometió crímenes contra la humanidad.Debería haber sido juzgado en Nuremberg y ajusticiado como los demás nazis juzgados.Se le taparon sus crímenes por trabajar para los americanos,y encima años más tarde los americanos lo considerarían un héroe.Increíble!.De criminal de guerra a héroe.

    1. Si von Braun hubiera sido nazi, yo lo hubiera visto muy normal, es decir, un aleman mas resentido por la derrota de la 1°GM, seducido por la propaganda y atemorizado por las represalias del partido.

      Pero von Braun provenia de la aristocracia, asi que no creo que simpatizara con los populistas nazis.

      Ademas, con lo inteligente que era, no creo que se creyera la ideologia nazi.

      Cuando la guerra estaba por terminar, no se fugo, como miles de SS, acompañado de un generoso tesoro.

      Von Braun se distinguio temprano como un avezado tecnologo, de modo que bajo el regimen nazi se transformo en un activo muy valioso. Negarse a trabajar para los nazis hubiera supuesto directamente la muerte.

      Todo director de proyecto de importancia debia ser obligatoriamente oficial de las SS, aunque no fuera militar, asi que su puesto de director de proyectos coheteriles vino obligatoriamente abrochado a un rango SS.

      Negarse a ese rango era cuando menos, sospechoso, por no decir antireglamentario. Con la paranoia que dominaba la guerra, negarse le hubiera significado la muerte. Si pudieron matar (hacer suicidar) a Rommel, que era un heroe nacional, no hubieran tenido empacho en liquidar al cohetero.

      Los prisioneros de sus fabricas venian con el puesto de trabajo, y como ocurre con el software enlatado, debia aceptarlo “asi como esta”.

      Una vez objeto la presencia de prisioneros en la fabrica de cohetes (que estaba separada del centro de investigacion que el dirigia directamente) con el razonable argumento de no ser confiables. “Usted no se meta!” le respondio el SS a cargo. Insistir mas, hubiera sido, nuevamente, sospechoso, y mortal.

      Que von Braun construyo artefactos que mato gente, obviamente, fabricaba armas, para una guerra que el no ordeno. Seguia los lineamientos de su gobierno o moria.

      Hay gente que pretende que von Braun se portara como un martir socialista. Es muy facil decir eso desde la comodidad de casa, hoy.

      Criticar una persona del pasado desde el punto de vista de una de las ideologias del dia de hoy, es una estupidez.

      Finalmente, las acciones positivas de von Braun superaron sus acciones negativas con creces, cosa que muchos comodos criticos suyos no pueden decir de si mismos, varios ordenes de magnitud debajo de von Braun en materia de utilidad social.

      1. +1

        Yo siempre digo una cosa, cuando Von Braun, lanza la V2 por primera vez dice “el camino a las estrellas esta abierto” no dice “voy a matar a millones de personas”…

        Von Braun era un soñador y visionario, que si vio arrastrado y obligado a colaborar con el régimen Nazi…

        Hablando de los “Vones” o la aristocracia alemana, casi todos grandes generales o en grandes posiciones importantes de deportes, ciencias, etc a lo largo de la guerra se fueron oponiendo a la locura del régimen nazi, como el famoso “zorro del desierto”, que participo en la operación Valkiria, junto a otros muchos más…

        https://en.wikipedia.org/wiki/Claus_von_Stauffenberg

        ://www.puntodebreak.com/2016/02/26/von-cramm-tenista-planto-cara-hitler

        Fueron tantos, que daría para un post…

      2. Mucho me temo que si Von Braun no hubiera querido colaborar en el desarrollo de la V-2 otro lo habria llevado a cabo en su lugar, o al menos lo habria intentado.

        Da tambien que pensar como habria sido la historia si Goddard hubiera recibido mas apoyo del que recibio, al menos para desarrollar cohetes aunque fueran el equivalente aliado de las V-2.

        Me ha gustado la parte final del comentario.

      3. Von Braun fué un ingeniero que vivió en una época en que en Alemania gobernó el partido nazi, con todo lo que conlleva. Alemania era un potencia científica y tecnológica, por eso lograron grandes avances. Eso lo usaron los nazis para sus propósitos belicistas. Científicos e ingenieros trabajaron en su pais, como millones de sus conciudadanos en la época que les toco vivir. Los criminales de guerra lo son por sus actos. Creo que está muy claro.

        Como dice Erick, cuando la V2 Von Braun dijo “el camino a las estrellas está abierto”; eso era lo que hacía como ingeniero, su objetivo.

  4. Por cierto ya que estamos hablando de los padres de la astronautica, que algunos se la apuntan solo a Von Braun o Koroliov…dejo este maravilloso portal, que nos habla de los pioneros de esta increíble ciencia…hay “controversia” con los “países” de origen de muchos ellos, alemanes, rumanos, prusianos, etc….o austriacos…pero la realidad es que todos fueron genios…

    https://www.austrian-space-pioneers.at/pioneers.php

    Especial mención a Conrad Haas, hombre muy avanzado a su tiempo…

    No me gustaría dejar de mencionar a Pedro Paulet, hombre muy olvidado por la historia, pero todo un visionario y pionero de la cohetería…

    /enperublog.com/2010/05/17/pedro-paulet-and-the-peruvian-rocket-plane/

      1. Por supuesto Tsiolkovski, Oberth, y Goddard, siempre se han considerado la santísima trinidad de los “padres” de la Astronautica…

        Pero estos otros que he puesto, todos dieron su gran aporte…incluyendo al genio de Conrad Haas, el “abuelo” de la astronautica…

  5. Se puede ver de esta manera. Hay descubrimientos que tienen precuela. Colón no es el descubridor de América pero si el reduscubridor de América porque este continente necesito ser redescubierto. Otra cosa que descubrió colón fue la ruta de ida y vuelta a América y además una ruta factible para la tecnología de su época. Los antiguos siberianos llegaron a América a costa de olvidarse del propio concepto de Siberia y los vikingos no llegaron ni a enterarse de sí habían descubierto algo o no ni fueron capaces de establecer una ruta a su descubrimiento. Los nazis son entonces los mayores precursores de la era espacial pero no los iniciadores de la era espacial como tal. Godard también es un precursor de la era espacial pero sus cohetes no son comparables a las v2. Konstantin tioskovski es otro precursor pero solo a nivel teórico y obers, el de las órbitas de transferencia otro precursor.

    1. Es que aquí no hay ningún descubrimiento. ¿Cuándo nace la era espacial? Y eso, ¿qué es? La V2 fué el primer artefacto en llegar al espacio, el sputnik fué el primer satélite, Gagarin el primer hombre en el espacio y Apolo XI los primeros en pisar la Luna. ¿Y?

      Y, por favor, los nazis no hicieron nada en la carrera espacial, ni nada por el estilo. Alemania era (y es) una potencia científica y tecnológica y los nazis aprovecharon para utilizar todo ese potencial para fines bélicos. No confundan la parte con el todo, eso era precisamente lo que pretendian los nazis… no hay que caer en esa trampa.

  6. Bueno,aquí en este foro todo el mundo parece defender a Von Braun.Inaudito!.Porque sepa hacer cohetes que vayan a la luna se tapa todo.Vaya tela compare!

    1. Pero… ¿tú leíste la respuesta de JulioSpx y los demás comentarios del hilo? ¿Los leíste bien?

      Intenta ubicarte en el lugar y la época que le tocó vivir a Wernher von Braun. Ponte en sus zapatos… y ahora ve y dile al Führer en la cara…

      Muchas gracias, me siento honrado por tan distinguida elección. Pero, la verdad sea dicha, no me interesa ser nazi, y las armas de destrucción masiva no son santas de mi devoción. Así pues, lamento en el alma tener que declinar el ofrecimiento. Nuevamente, muchas gracias. Pero no, consígase a otro, führercito mío.

      …y luego nos cuentas cómo te va.

      También podrías preguntarle a Robert Oppenheimer cómo le fue tras haber cumplido su deber patriota durante la guerra… qué le pasó durante la “cacería de brujas” del Macarthismo cuando, en vez de construir bombas atómicas, comenzó a concientizar al público acerca de los peligros de la proliferación de armamento nuclear.

  7. Hay datos objetivos innegables: el A4 fue el primer artefecto humano supersónico (Match 4,5 en 1942) y el primero en alcanzar el espacio (superó en 1942 el límite de 50 millas de la USAF, en 1944 el límite de 62 millas de Kármán). También es cierto que el jefe de la HVA, el Generalmajor Walter Dornberger (y no Von Braun), comentó entusiasmado tras presenciar el primer lanzamiento existoso, “”Wir haben mit unserer Rakete in den Weltraum gegriffen und zum ersten Mal den Weltraum als Brücke zwischen zwei Punkten auf der Erde benutzt. Wir haben bewiesen, dass der Raketenantrieb für die Raumfahrt brauchbar ist.” (“Llevamos nuestro cohete al ESPACIO y, por primera vez, usamos el ESPACIO como un puente entre dos puntos de la Tierra, lo que demuestra que la propulsión del cohete es útil para los VIAJES ESPACIALES”). Pero, cierto es también, que el A4 fue concebido como arma (y ‘arma de represalia’) de la artillería móvil y debe ser justamente recordado, con el nombre de V2, como el primer misil balístico guiado de gran alcance. Otro dato objetivo es que Alemania perdió la guerra, el III Reich desapareció y sus desarrollos tecnológicos ‘transferidos’ a las potencias vencedoras. No hubo continuidad o, si acaso, se la dieron EEUU y la URSS. Los Sputnik soviéticos fueron concebidos desde el principio para ir al espacio y orbitar la Tierra, lo que lograron aquel 4 de octubre de 1957. El Sputnik 1 fue el primer satélite artificial y el primero de una serie ininterrumpida de artefactos espaciales hasta hoy. Sí, el Sputnik 1 inauguró la ‘Era Espacial’. Creo que no hay que darle más vueltas al asunto, aunque la pandemia rusófoba haga olvidar cualquier ‘mérito’ relacionado con nación eslava.

    En cuanto a Von Braun, opino que, en general, conviene separar el juicio moral que nos merece la persona del justo reconocimiento que merece su producción científico-técnica, artística, intelectual, etc. Son muchos los personajes históricos, sobresalientes en estos ámbitos que, sin embargo, no superarían nuestros estándares éticos y morales si revisáramos a fondo su biografía… Por poner otro ejemplo de la IIGM, ¿que juicio moral merecería el plantel de ilustres científicos que cooperaron en los genocidios de Hirosima y Nagasaki? Quizás convenga recordar que EEUU asesinó allí a 160.000 civiles con sendas bombas nucleares (obras de ingeniería fabulosa al servicio del exterminio en masa).

  8. bueno, finalmente (o no…), en el encabezado de este blog, dice Eureka, y arriba hay una imagen con etrellas. ¿que es? ¿un asteroide con patas? o….
    ¿el Explorer?
    🤣🤣🤣🤣🤣

  9. El V2 pudo ser el primer misil en alcanzar una altitud muy cercana al espacio pero no se mantuvo en orbita, por lo cual no representa en lo absoluto el comienzo de ninguna era espacial… El V4 tampoco se mantuvo en orbita… Solo estaban diseñados para elevarse a una gran altura describiendo una trayectoria eliptica para enseguida descender hasta la superficie terrestre y ocasionar una enorme explosion destructiva… Yo le reconozco que fue el inicio de la era YET lo que a su vez dio origen a la era de los aviones a reaccion y de misiles mas avanzados… El primer aparato que logro mantenerse en orbita fue el SPUTNIK… Jamas ningun otro aparato habia logrado mantenerse en orbita alrededor del planeta… Por eso yo considero que el SPUTNIK es el verdadero comienzo de la era espacial

  10. La verdad es que el comienzo o final de cualquier era responde más a criterios de convencionalidad y costumbre que a datos fidedignos concretos. Al ser humano le gusta (y le conviene) establecer hitos discernibles en lo que se refiere a la historia. En realidad es evidente que los cambios son en realidad continuidades prolongadas. Es claro que en 1935 no había era espacial, pero que sí la había en 1965. En ese lapso ocurrieron eventos que son más o menos representativos de un inicio de una era. Por años se pensó en el Sputnik 1 pues fue el comienzo evidente, el primer objeto que era claramente espacial, que daba inicio a un programa, etcétera. Ahora se buscan otros hitos, como el primer V2 en alcanzar el espacio, y en eso entra a tallar el tema político: es algo vinculable con el trabajo de la Nasa, antes de que esta existiese, es un antecedente de ella, no de los soviéticos. En otra época tomarán en cuenta a Gagarin o el paseo de Leonov, o incluso algo como los diseños de Tsiolkovski. Eso es inevitable porque las eras comienzan en todo un periodo no con un hecho concreto, que es entronizado con posterioridad por los historiadores y que es convencional.
    Por otro lado, la expresión “mariconil” es claramente despectiva, como lo es decir que la I de LGTBI designa invertido, ya que designa intersexual. El señor AKA Un físico está atacando y ofendiendo.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 6 octubre, 2019
Categoría(s): Astronáutica