Hasta siempre, Opportunity

Ha sido la crónica de una muerte anunciada, pero no por eso la despedida ha sido menos dolorosa. El 13 de febrero de 2019 la NASA ha dado por finalizada la misión del entrañable rover Opportunity después de quince años explorando Marte. Opportunity aterrizó en Meridiani Planum el 25 de enero de 2004 para una misión de 90 soles (días marcianos) de duración (o, lo que es lo mismo, 92,5 días terrestres). Después del aterrizaje exitoso de su hermano gemelo Spirit, la NASA consiguió lo imposible: tener dos rovers operativos en la superficie del planeta rojo al mismo tiempo. Recordemos que, hasta ese momento, el único vehículo con ruedas que había pisado Marte era el pequeño rover Sojourner de la misión Mars Pathfinder de 1997. Con sus 185 kg de masa, Opportunity y Spirit eran unos gigantes en comparación.

Haciendo historia sobre un mundo alienígena (NASA/JPL).

Los rovers Spirit y Opportunity nacieron como respuesta a la gran debacle marciana de 1999 en la que la NASA perdió las dos sondas Mars Climate Orbiter y Mars Polar Lander en el espacio de unos pocos meses. Como resultado de este doble fracaso se canceló el programa Mars Surveyor de sondas de aterrizaje, que debía culminar en una misión de retorno de muestras a mediados de la primera década de este siglo, y se decidió aprovechar la favorable ventana de lanzamiento de 2003 para enviar a Marte una misión radicalmente nueva. Esta misión sería bautizada como MER (Mars Exploration Rovers), con Steve Squyres como investigador principal. Se enviarían dos rovers gemelos  para garantizar el éxito de al menos uno de ellos —como en los buenos tiempos de las misiones Viking— y se usaron las tecnologías desarrolladas para la misión Mars Pathfinder (escudo térmico, airbags, paracaídas, etc.) para acelerar la construcción de las dos sondas sin disparar su presupuesto. Los rovers solo podían despegar en 2003. Puesto que la siguiente ventana de lanzamiento no era tan favorable, si la misión se retrasaba tendría que ser cancelada

800px-MER_vs._Sojourner_PIA04827
Uno de los MER junto a una réplica del rover Sojourner de la Mars Pathfinder (NASA/JPL).

Opportunity fue originalmente denominado MER-1, mientras que Spirit sería MER-2, pero la NASA decidió que primero despegaría Spirit, así que, para evitar confusiones, decidió volver a cambiar los nombres y Opportunity pasó a ser MER-B y Spirit MER-A (una medida que, a la postre, solo serviría para generar más confusión). Afortunadamente, el 8 de junio de 2003 la NASA anunció que los dos rovers serían conocidos como Spirit y Opportunity y nadie tuvo la necesidad de usar más la anterior y confusa denominación técnica. Los nombres habían sido sugeridos por Sofi Collis, una niña de nueve años de origen ruso, y al principio causaron extrañeza entre la mayoría del público. Parecía raro llamar a una sonda espacial «Espíritu» u «Oportunidad». Pero, con el tiempo, la gente se acostumbró y «Oppy» se ganaría un huequito en el corazón de todos los aficionados a la exploración del espacio.

Sofi Collis en 2004 con una réplica de los MER (NASA).
Así grabó Opportunity la tormenta de polvo que acabaría con su misión (NASA/JPL).

Spirit y Opportunity superaron con creces las expectativas más locas y se negaron a morir. Los dos robots funcionaron durante años, demostrando que en el Marte primigenio había existido agua líquida de forma estable. Spirit dejó de funcionar en 2011, pero Opportunity continuó batiendo todos los récords posibles, aunque cada vez con más achaques. Hace varios años llegó al borde del enorme cráter Endeavour y se encontraba explorando el valle Perseverancia, situado en las paredes del cráter. El año pasado una enorme tormenta de polvo —también conocida como PEDE (Planet-Encircling Dust Event)— cubrió el planeta rojo. Para un rover que se alimenta con energía solar, la falta de luz era una situación potencialmente dramática, a pesar de disponer de la ayuda de ocho pequeños calefactores RHU a base de plutonio-238 para sobrellevar el frío nocturno. La última señal de Opportunity se recibió el 10 de junio de 2018. Desde ese día la NASA ha intentado recuperar el contacto con el infatigable rover, pero sin éxito. Se han enviado más de ochocientos comandos para restablecer las comunicaciones usando la red de espacio profundo (DSN) de la NASA.

Una puesta de sol azul. Una de las últimas vistas de Oppy, tomada en el sol 4999 de su misión (NASA/JPL).
Última posición de Oppy en el valle Perseverance, en el borde del cráter Endeavour, en una imagen de la sonda MRO (NASA/JPL).
Recorrido de Oppy (unmannedspaceflight.com).

Al igual que ocurrió con Spirit, la NASA da por terminada la misión de Oppy sin saber exactamente qué provocó su muerte más allá de la obvia descarga de las baterías. Esperemos que algún día alguien vaya a Marte a estudiar los restos de estos dos mensajeros de la humanidad y nos dé una respuesta. Después de 45 kilómetros recorridos en 5111 soles y tras tomar cerca de 225.000 imágenes (!), el pequeño corazón eléctrico de Oppy ha dicho basta y se ha parado para siempre. La misión termina, pero ahora empieza la leyenda.

Autorretrato de Oppy tomado después de cinco mil soles en Marte (NASA/JPL).

Más información: 



89 Comentarios

  1. Hasta siempre.

    Con unos cuantos rovers explorando varios cuerpos del Sistema Solar, habría exploración en directo durante años, casi generaciones.

  2. Una idea para una película sobre la sonda Opportunity.
    Aquí va el argumento, guión y story-board. Título:

    Lost Opportunity
    *****************

    [Plano general. Vemos a la sonda a unos 30 metros de un precipicio]

    [Banda sonora: pitidos y crujidos]

    [Vista desde detrás de la sonda, siguiéndola paso a paso]
    Vemos a la sonda avanzar centímetro a centímetro hacia el precipicio, durante media hora.

    Cuando llega al borde, se para.
    [Primer plano de la sonda]
    Durante media hora, vemos a la cabeza de la sonda, con las cámaras a modo de ojos, moverse de un lado a otro examinando cuidadosamente el terreno.

    [Plano general]
    Finalmente, la sonda decide dar media vuelta y volver por donde ha venido.

    [Vista desde detrás de la sonda. Cámara fija. La sonda se va separando de la cámara]
    Durante media hora, vemos alejarse a la sonda, hasta volver a la posición inicial.

    Y ahora viene el trepidante final:

    Al llegar a la posición inicial, la sonda no se detiene, sino que continúa avanzando hacia el horizonte, donde el Sol se está poniendo.
    [Una hora después, la sonda es ya un punto en el horizonte]

    [Cambio a primer plano de la sonda]
    En una de las dos lentes de la cámara, se ha condensado un poco de humedad.
    En la soledad de Marte, una lágrima cae en la arena.

    ***** FIN *****

    De ella han dicho:
    «Una Obra de culto»
    «La angustia vital de la sonda impregna el metraje»
    «La Academia debe tomar nota de la interpretación de Oppy»
    «Lost Opportunity es una película que te hace pensar»
    Y también:
    «Que no escape!»
    «¡Linchadlo!»

      1. Una sinfonía estética en homenaje a Lawrence de Barsoom aderezada con sutiles armónicos de profundo simbolismo estilo The Bad Batch. Seguro arrasa en el Festival de Canninos.

    1. Al llegar a la posición inicial, la sonda no se detiene, sino que continúa avanzando hacia el horizonte, donde el Sol se está poniendo.
      [Una hora después, la sonda es ya un punto en el horizonte]

      Eso será en modo Benny Hill XD XD XD XD
      Saludos.

  3. No nos pongamos tan melancolicos. En los cercanos años venideros alguien llegara a Marte, reparara y actualizara los cacharros y los dejara funcionando o bien, inaugurara un museo con ellos 🙂

    A diferencia nuestra, las maquinas son casi inmortales.

  4. off topic
    «SpaceX has filed a protest over the award of a launch contract to United Launch Alliance for a NASA planetary science mission, claiming it could carry out the mission for significantly less money.»
    (spacenews)

    1. Cuidado, Elon… Mesura. Tacto. Prudencia. Que queremos verte llegar a Marte. Y estos avisperos chupa-sangre es lo que tienen, nunca se sabe cuándo van a sacar un Lee Harvey Oswald de la manga…

    2. De poco nos va ha servir abaratar el acceso al espacio si se asignan contratos a dedo. Se calcula que el sobrecoste total de la misión puede ser un 8% o 10% más que si se hubiera otorgado a Spacex.

      1. Hay otras consideraciones, no sólo el costo.

        La sonda que van a lanzar tiene una ventana de lanzamiento muy pequeña y si no se pudiese lanzar en ese ventana tendría que ser cancelada la misión, porque las alineaciones planetarias requeridas para poder lanzar la sonda no se volverán a dar hasta dentro de muchas décadas.

        El cohete de SpaceX tiene un tiempo medio de retrasos en los lanzamientos demasiado alta para esa misión, no quieren arriesgarse a tener que tirar directamente a la basura la sonda por no poder lanzarla a tiempo.

  5. Más de una década viendo los reportes de Oppy: odometría, potencia generada, recorrido efectuado… el fin de una etapa para muchos de nosotros… Te vamos a extrañar!!!

  6. Es como despedirse de un amigo … y también significa perder uno de los gloriosos íconos de los últimos años, como Cassini y Messenger …
    Coincido con JulioSpx: algún día (¿en 2 siglos?) estará expuesta en el Smithsonian, pero no en el de Washington DC, sino en el de alguna ciudad marciana … ¿qué sentido tendría dejarla abandonada al borde del crater y -cómo no- expuesta a los vándalos? (en el siglo XXIII los habrá, no lo duden).

  7. excelente articulo Daniel. 🙂
    una pregunta: ¿que pasa si «REVIVE»? el viento sopla el polvo de sus paneles…¿andará de nuevo? ¿alguien escuchara sus mensajes o no?

    1. Leonardo DiCaprio en El Renacido no contaba con la Deep Space Network. Lo que no sé es si habrá alguien para reconocer la señal. Porque supongo que los operarios de la finiquitada misión habrán sido reasignados a otras tareas, como recoger del piso las tuercas que se le caen al JWST o empujar en plan egipcio al SLS a ver si arranca y cosas así.

  8. Mi misión preferida de todos los tiempos junto con Cassini…como te hemos querido Oppy, para siempre el primero de una nueva clase de rovers, las infatigables arenas marcianas, echan de menos ver este pequeño amigo moverse a paso sosegado, mientras disfrutaba de la suave brisa limpiadora de los dust devils…escudriñando el pálido cielo azulado del atardecer marciano…

    Muchos vendrán después de tí, ninguno como tú…hasta siempre nuestro héroe robótico… viva tu leyenda…

    1. Hola Erick!
      Totalmente de acuerdo en todo, y además lo dices de una forma que pareciera que estuviste en Marte unos años viendo a nuestro amigo. Te leo y me imagino a Oppy casi como un ser vivo. Me gustaría verte avanzar en tu proyecto literario. Escribes muy bien!

  9. PD: Ahora sabemos que su prima europea se llamará Rosalind Franklin…»Rosy» para los amigos…ahora falta por saber el nombre de su primo Chino, y su nieto americano…

      1. A estado usted, mr, Pelau, muy «clever» como diríamos en Brooklyn…es sin duda un bambino muy listo…un «goodfellas» de los nuestros… nos pondremos en contacto con usted, que tenemos que hacer un trabajito en un «Casino»…claro que primero debo hablar con «El Padrino»…

        Bueno y recuerdo mucho cuidado con el «Heat» y los tiroteos en rampas de aeropuertos a medianoche…

  10. Honor y gloria a Opportunity, el pequeño robot junto a su hermano Spirit y su primo Curiosity nos han permitido ser participes de una de las mas grandes misiones en la historia de la exploración espacial, 15 años de infatigable labor cuando Daniel en el artículo de los 10 años indicaba que en la NASA se daban por bien servidos si el rover alcanzaba 90 días en la superficie marciana, solo queda esperar quien tomará el relevo de este pequeño gigante, saludos desde Bogotá, Colombia y gracias Daniel por tan excelente blog.

  11. Pues yo no puedo evitar, si, cierta melancolía.

    Pienso la cantidad de cosas que han pasado en mi vida en este planeta desde 2004 hasta ahora y que, durante todo ese tiempo, un pequeño robot nos ha estado acercando la realidad de nuestro vecino planetario que sigue guardando celosamente muchos secretos. Un tiempo que ha terminado pero que ha sido fructífero en consecuciones científicas. Sabemos mucho más de Marte ahora. La seguridad, a la que contribuyó Oppy, de que Marte ha tenido agua en estado líquido de forma estable da muchas pistas para intuir que en ese medio pudo haber vida tal y como la conocemos. Nada que ver con el secarral polvoriento y (aparentemente) estéril que vemos hoy….

    Mención especial para Steve Squyres, científico que sigo hace años, al que esta misión debe mucho.

  12. Todo tiene un principio. Todo tiene un final.

    Ni en sus más locos sueños los diseñadores de estos rovers hubieran imaginado un éxito semejante.

    Gracias por todo.

    Espero que en el futuro estos dos magníficos exploradores sean recogidos, restaurados y puestos en un lugar destacado del Museo de Historia de la República Congresual de Marte.

    PD: No creo que se note mucho que estoy viendo la tercera temporada de la serie «THE EXPANSE» tras terminarme el tercer libro publicado en español, «La puerta de Abadón» 😉

    1. En cambio yo prefiero que los dejen exactamente en donde se encuentran ahora, en el mismo sitio. Que hagan un museo en ese lugar, y que vayan poniendo marcas por donde pasó, como si de un recorrido turístico se tratase.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 13 febrero, 2019
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Marte • MERs • NASA