Los desafíos a los que se enfrenta la próxima misión de la NASA a Europa

El año pasado fue decisivo en la larga historia del desarrollo de una sonda para estudiar Europa, el satélite de Júpiter, uno de los proyectos espaciales más fascinantes que existen en la actualidad. La NASA no solo aprobó formalmente la misión, conocida provisionalmente como Europa Multi-Flyby Mission (EMFM), sino que además eligió los nueve instrumentos principales de la nave y estudió la posibilidad de incluir una sonda de aterrizaje de la ESA. Por si esto fuera poco, el Congreso movió ficha y obligó a la NASA a añadir una sonda de aterrizaje para la misión.

Diseño actual de la sonda a Europa de la NASA (NASA).
Diseño actual de la sonda a Europa de la NASA (Europa Multi-Flyby Mission) (NASA).

2016 promete ser un año casi  igual de interesante para este proyecto. Paradójicamente, en ese proceso complejo y enrevesado que es la aprobación del presupuesto anual de la NASA, la Casa Blanca no está de acuerdo con el Congreso en cómo financiar esta sonda. La administración Obama quiere destinar menos dinero para la misión en el año fiscal 2017 y, de hecho, no está por la labor de gastarse el dinero necesario para lanzar la sonda en 2022. En el borrador del presupuesto, la Casa Blanca ha decidido gastar 49,7 millones de dólares en la misión, una reducción drástica si los comparamos con los 175 millones destinados en 2016.

Captura de pantalla 2014-10-10 a la(s) 18.19.02
Diseño original de Europa Clipper con paneles solares (NASA).

Si la NASA desea lanzar la sonda a Europa en 2022 resulta necesaria una inversión de unos 2100 millones de dólares de aquí a 2021, pero sin embargo el gobierno de Obama solo piensa invertir unos 493 millones de dólares. De hecho, en el borrador de la propuesta de la Casa Blanca se habla de una fecha provisional a finales de la próxima década. Un retraso de este calibre podría suponer la suspensión indefinida de la misión o rediseñarla por completo. Pero ¿a qué se debe este rechazo del gobierno? Por un lado, la administración ve con malos ojos el enorme gasto que supone llevar a cabo dos misiones de alto coste a principios de la próxima década (la sonda a Europa y el rover marciano de 2020). Pero, por otro lado, la sonda a Europa no es más que otro de los rehenes de la eterna lucha política entre los dos grandes partidos estadounidenses. Es decir, el rechazo de la administración podría transformarse fácilmente en un apoyo incondicional a cambio de algún tipo de concesión por parte del Congreso, aunque no necesariamente relacionada con el ámbito espacial.

Por supuesto, el enfrentamiento también afecta al crítico asunto del lanzador. El Congreso y la NASA quieren usar el cohete gigante SLS para alcanzar Júpiter unos tres años después del lanzamiento (en marzo de 2025), mientras que la Casa Blanca quiere que se use un cohete convencional (Delta IV, Vulcan, etc.), lo que implicaría llegar al gigante joviano no antes de enero de 2030. O sea, y si tenemos en cuenta los retrasos inevitables, estamos ante la diferencia entre comenzar a estudiar Europa durante la próxima década o en los años treinta. No obstante, y ante la perspectiva de tener que incorporar una sonda de aterrizaje por mandato del Congreso, la NASA está estudiando la posibilidad de lanzar esta nave de forma separada. O sea, tendríamos dos misiones a Europa. Y es que los estudios preliminares que se han llevado a cabo estos últimos meses han demostrado que es prácticamente imposible construir un vehículo de aterrizaje avanzado para Europa con una masa inferior a las ocho toneladas (la masa de la sonda EMFM es de unas 5 toneladas, de ahí que solo pueda llevar una sonda de aterrizaje del orden de 500 kg).

Como vemos, y aunque leyendo las declaraciones de la NASA uno pudiera pensar lo contrario, la misión a Europa sigue en la cuerda floja. Por supuesto, la agencia sigue adelante con los detalles técnicos ajena a estas peleas en la cumbre del poder. En los últimos meses hemos podido ver cómo ha variado ligeramente el diseño de la sonda. Ahora es una nave de 4,6 metros de altura y 22,3 metros de envergadura con los paneles solares desplegados. Los paneles han aumentado de tamaño y tendrán una superficie de 72 metros cuadrados en vez de los 52 metros cuadrados originalmente planeados. La antena de alta ganancia se confirma que no estará situada en la parte superior, como es el caso de la Cassini o Galileo, sino en un lado. Además, las antenas del radar REASON, uno de los instrumentos principales de la misión, ya no estarán situadas en un mástil independiente, sino que se instalarán en los paneles solares. Sin embargo, el magnetómetro, que antes estaba en los paneles, ahora pasará a estar en el extremo de un mástil separado como en la sonda Cassini.

asss
Tamaño y masa de EMFM comparada con las sondas Galileo y Cassini (NASA).

En cuanto al nombre, la NASA sigue refiriéndose a la misión como Europa Multi-Flyby Mission, una mera descripción genérica a la espera de que alguien decida darle un nombre adecuado. El nombre de Europa Clipper, usado por el JPL para designar al diseño ganador finalmente seleccionado, no gozó del favor de la cúpula de la NASA y no ha sido elegido. Recordemos que esta sonda debía ser inicialmente un orbitador, pero al final el JPL optó por una misión consistente en unos 45 sobrevuelos de Europa para simplificar -y abaratar- el diseño de la nave. La sonda no tendrá que llevar combustible para ponerse en órbita alrededor de Europa, por lo que el ahorro en la masa de los propelentes se puede usar en parte para añadir un blindaje contra la radiación más consistente, de tal forma que la nave ya no tiene que llevar componentes electrónicos tan caros y, de paso, se aumenta la vida útil de la misión. El punto débil de este diseño es que se obtendrá menos información de la estructura interna de Europa.

El objetivo principal de la misión a Europa es determinar las características del hipotético océano global que tiene esta luna y sus condiciones de habitabilidad. Los datos de la sonda Galileo indican que Europa es una luna formada principalmente por roca y una capa de agua y hielo externa de unos cien kilómetros de espesor. La sonda deberá averiguar el espesor de la corteza de hielo -o si existen lagos de agua dentro de la misma- y la profundidad del océano, que actualmente se estiman en 20 y 80 kilómetros, respectivamente (curiosamente, la presión en el fondo del océano es aproximadamente similar a la de fosa de las Marianas debido a la menor gravedad de Europa). El radar REASON y los instrumentos ICEMAG y PIMS averiguarán estos datos y determinarán la salinidad del océano, un dato clave para medir la habitabilidad de Europa. Los espectrómetros E-THEMIS y MISE estudiarán la composición de la superficie, especialmente de aquellas zonas que se supone han estado en contacto con el océano. De ser así, seremos capaces de conocer la composición del océano y su potencial de habitabilidad sin necesidad de aterrizar o penetrar la corteza. El instrumentos SUDA y MASPEX analizarán el polvo o gases alrededor del satélite y, junto con el espectrómetro ultravioleta UVS, podrán estudiar los chorros de agua que detectó el telescopio Hubble y de los que no se ha podido confirmar su existencia. Por último, la cámara EIS proporcionará imágenes en alta resolución de la superficie.

Instrumentos de la sonda a Europa (NASA).
Instrumentos de la sonda a Europa (NASA).

Encélado, una luna de Saturno, también posee un océano global. Y, a diferencia de Europa, tenemos numerosas pruebas que indican que este océano posee fuentes hidrotermales en el fondo y que los chorros del polo sur de esta luna están conectados directamente con el océano. Pese a todo, la comunidad científica considera que Europa es más interesante que Encélado por dos motivos. Primero, por el tamaño. Europa mide 3000 kilómetros de diámetro, mientras que Encélado apenas alcanza los 500 kilómetros. Esto significa que la energía química disponible para una hipotética biosfera es mucho mayor en el caso de Europa que en el de Encélado. Segundo, los modelos teóricos apuntan a que el océano de Encélado, o por lo menos su actividad hidrotermal, es geológicamente reciente. Por contra, el de Europa podría tener la misma edad que el sistema solar.

Los próximos meses serán claves para la misión a Europa. La NASA tendrá que decidir si finalmente lanzará una nave a Júpiter en 2022 o si construirá dos sondas para estudiar uno de los mundos más apasionantes del sistema solar.

Conferencia de prensa de la NASA sobre el estado de la misión a Europa:

Broadcast live streaming video on Ustream

Referencias:

  • http://futureplanets.blogspot.com.es/2016/02/proposed-2017-planetary-budget-great.html
  • http://www.spacepolicyonline.com/pages/images/stories/NASA%20FY2017%20budget%20request%20Feb%2012%202016.pdf


36 Comentarios

  1. Es increíble, somo capaces de gastamos cientos de millones de dolares en cosas como por ejemplo, películas de superheroes (muchas bastante malas), y en cambio hay reticencias para invertir mucho menos en una misión a otro mundo tan potencialmente interesante como Europa, con todo lo que ello puede implicar. Aqui hay algo que va muy mal :s

    1. El problema es que la gran mayoría de esas películas tienen un retorno en forma de beneficios casi inmediato, mientras que las sondas espaciales no tienen ese retorno, y para el cual habría que esperar muchos años y en forma de ciencia. Y la iniciativa privada solo busca beneficios en forma de dinero.

      Por otra parte, mucho me temo que con esas «guerras» políticas, al final se acabe cancelando.

    2. Bueno, también hay equipos de fútbol con presupuestos que ya quisieran muchas agencias espaciales. No veo por que una inversión privada no pueda hacerse en el campo que se quiera. Eso no es malo en si mismo y cada cual se gasta su dinero en lo que quiere…

    3. Totalmente cierto , se gasta sin remordimientos millones de dolares para crear películas para entretenernos y son temerosos en gastar para las ciencias … patético ….. para colmo los políticos son mezquinos y miran a corto plazo , se representan a si mismo , no a la sociedad o un país .

    4. No seamos demagogos, por favor. Las películas «de superhéroes» no se hacen con dinero público y cada uno invierte su dinero en lo que quiere y en lo que considera que va a tener un retorno en beneficios para él

      1. Ochentero, Hilk, Enrique Moreno. Saludos.

        Demagogia? Leed de nuevo y esta vez sin tanta prisa:

        «Es increíble, somos capaces de gastamos cientos de millones de dolares en (…) películas de superheroes (…) y en cambio hay reticencias para invertir mucho menos en una misión a otro mundo (…). Aqui hay algo que va muy mal :s»

        Más allá de las necesidades básicas, nuestra sociedad tiene sus prioridades y, en su orden jerárquico, el conocimiento científico no está en el TOP-3 (sin entrar en otros temas, incluso más urgentes). La de Blue_Hypergiant es una reflexión simple que no entra en guerras sobre el capital. Si la mentalidad es tal que preferimos 150 minutos de cine-fórmula a explorar el espacio, pues por qué no íbamos a reconocerlo? Es sano y no es demagogia… se llama tomar consciencia.

  2. En infraestructuras inútiles, aquí tendríamos para unas cuantas buenas sondas. En cuanto a pelis son más una inversión que un gasto,
    Una lástima que no haya pasta para entrar en órbita.

  3. Resulta curioso el caso: el Congreso le pide a la NASA que envíe una sonda a Europa, quiere darle el dinero y la Casa Blanca replica que no. Lo cierto es que la NASA va estar atareada en los próximos años.
    2018 – Primer lanzamiento del SLS
    2018 – Primer lanzamiento del Orion
    2018 – Lanzamiento del JWST
    2018 – Lanzamiento de Insight
    2020 – Rover marciano
    Me da que , a lo mejor, lanzar una sonda a Europa el 2021 se les indigesta.

  4. Es increíble lo bien que venden humo la nasa porque no hay nada definitivo. Por cierto un aplauso por como montan el espectáculo, me llama la atención la diferencia con la esa, no veo a un ingeniero alemán o sueco respondiendo una pregunta de un niño, deben aprender mucho mucho en europa.

    saludos jorge m. g.

  5. El máximo desafío / obstáculo se llama Administración Obama. La verdad es que su oposición, poniendo tantas piedras en el camino como pueden, parece casi como algo personal, quizás fruto de los tira y afloja políticos con un Congreso hostil.

  6. Las pelis no son un retorno de inversión: son una estafa, sobre todo a la Hacienda norteamericana que como la de todos los países occidentales sólo saca ya pasta de los curritos y no de los Grandes Ladrones (que van por ahí de grandes señores). Fabricar una sonda de estas, aunque la estampes en la cara visible de la Luna, tiene un retorno de capital inmediato en las empresas contratistas, las películas en realidad para empezar constituyen una productora ad hoc que siempre, siempre, siempre, palma pasta, por no hablar de ese tema tan espinoso que se llama «subvenciones encubiertas» (en este caso, dumping descarado de la industria brainwashing de EEUU, que como todos, lo paga el currito ut supra citado), sistema que también está pendiente de un hilo cuando los chinos den otro puñetazo encima de la mesa con sus producciones brainwashing a precios que Hollywood simplemente no puede competir (lo único que podrán hacer es quebrar).

    Respecto a la política, está claro que salvo numerito de última hora, por el lado republicano Trump se los va a comer a todos con patatas, y por el lado demócrata, de modo similar (tocando las mismas fibras de la clase media estadonunidense) Sanders le está dando caña a la Loca Desatada. Si el personal quiere molestarse en los planes que tienen ambos para la NASA, si no fuera porque uno es Mal Pensado, se diría que los han elaborado exactamente en el mismo sitio.

    Creo que podemos llegar a ver la Pirueta Máxima: tener la sonda construida, empaquetarla y ni llegar a lanzarla. Cosas vereis, amigo Sancho.

    Pero no hay que ser tan pesimistas: antes de 2030 tenemos sonda(s) china(s) en Júpiter, me apuesto una mariscada (si es que sigo por aquí y queda marisco, que por cierto no me gusta). Eso si no tenemos triplete, chino-indio-iraní. Sí, sí, ríanse. Más se descojonaban otros en los libros de historia.

    1. Efectivamente el cine Americano pierde dinero con las superproducciones,deberian aprender del cine Español y su rentable serie de peliculas guerracivilistas que no cuestan nada al contribuyente y son una mina para la Hacienda publica con los retornos via impuesto de sociedades ademas de no ser nada ( brainwashing)creo que mañana mismo la Coixet and Company deberia explicar a los Norteamericanos como hacer cine y que ademas no cueste un duro a los contribuyentes comooacurre en España,eso respecto al cine,en cuanto a la sonda es cierto, aunque las estampen los contratistas ya la han cobrado del gobierno EEUU.

      1. Si pagaran los impuestos que deberían, Hollywood hace tiempo que habría quebrado. Como siempre no lo digo yo, de hecho en la campaña electoral hablan entre otras cosas de esto (Sanders). No tienes más que ver que las películas el tipo de evolución de contenidos a que ha llevado esto.

        El tema del dumping es complejo, Airbus hace dumping, Boeing también, Embraer también, Bombardier también, y así ad infinitum. Es decir, que si no hiciesen dumping todos esos aparatos (que de por sí ya son muy caros) lo serían aún más, y probablemente colapsaría el mercado de la aviación civil (mira cómo está el mercado de transporte marítimo, que siempre ha sido usado como síntoma de la salud de la economía, cfr. Baltic Dry Index). Pero en el caso de las pelis la cosa como digo es más grave, porque no será una industria satélite y secundaria de la americana como la española la que pueda amenazar, sino la Riada de Mierda Hindustana con sus Megabodrios (a 0.001 el coste de un blockbuster yanki) o las pelis chinas (metiendo en el saco a toda la cazolada China-China, China-Taiguán, China-Jonkón, China-Makau, China-Chu y China-Sinjapur).

        Pos lo mismo en las agencias espaciales. ¿No fue la ISRO la que colocó la MOM en Marte por 73 millones de USD cuando estamos hablando de un bicho que no se sabe si bajará siquiera de los 2.100 kilos (que sí, que sí, que está más lejos y es más sonda, pero es que son casi 30 MOMs)?

        Por favor, caballeros, despabilen, que el Dios que mueve el mundo es el dinero y está habiendo cambio de paradigma (o de panteón, como quieran).

  7. Los americanos empezarán a poner pasta encima de la mesa cuando vean a los chinos pisandoles los talones. Hasta esa, nada.
    Salvo que llegue a la casa Blanca un megalómano como Trump que busque poner un hombre en Marte a la de ya, para mayor gloria del Imperio (y de sí mismo). No lo descarteis

    1. Pero no los van a ver, ahí está la gracia porque son como la novela que comentó Dani, un bosque oscuro. Cuando los vean ya los habrán adelantado. Hacen así en todo. Hacen de puta madre. Para qué tener follones antes de tiempo, te la meto doblada y ya llorarás cuando esté dentro, no antes.

    2. Pues Trump considera un estorbo carísimo la exploración espacial. Por no profundizar en su superficial pensamiento (cosa por definición imposible), mira esto. Está en inglés, pero resumiendo malamente: la exploración espacial es cosa del pasado, porque ahora no hay dinero, y además el espacio es un lugar hostil. Pero quizás en un futuro no muy lejano se pueda hacer algo, cuando él haya arreglado la economía… (eso hay que decirlo porque está en campaña).

  8. Lamento decir que se ha colado un comentario racista que desmerece al blog. Por lo demás supongo que la administración Obama no pasará a la historia cono la que más contribuyó a temas espaciales, quizás por otras prioridades, o quizás por sentar unas bases más sólidas aunque menos ambiciosas sólidas para el futuro.

  9. Al hilo de lo de Europa, veo falta de miras una vez más en otro tipo de ámbito. Yo no sé quién tiene la culpa, me imagino que se podría repartir a partes iguales entre los actores actuales y aquellos que nos han hecho llegar hasta aquí desde la pre-historia, ya sea a propósito o sin querer.

    Vamos a ver, hace falta estudiar Europa dice la comunidad científica porque puede haber un océano subterráneo habitable o potencialmente habitable o quizás habitado, y en eso tienen razón. Luego vienen los que sienten que deben hacer algo porque tienen los medios y tienen el dinero de poder hacerlo, y empiezan a poner en marcha sus egos, sus conocimientos, sus motivaciones y empiezan a trabajar duro en que instrumentos son necesarios, que lanzador usar, plazos de desarrollo, que si panel solar que si electrónica contra la radiación, etc., etc. Eso hace calmar nuestros deseos profesionales de sentirnos útiles para un fin global, un fin científico de primer orden. Todo el mundo quiere ser participe, cada uno a su nivel, la parte técnica, la parte política, la parte económica, la parte divulgativa. Bien, hay pocas naciones capaces de reunir semejantes dosis de empeño, organización y resultados (USA, china, Rusia o Japón, y la ESA).

    Pero el problema, el gran PROBLEMA, es que vamos a los sitios, seguimos yendo a los sitios sin plan B, sin plan C, y no me refiero a poner sistemas redundantes, electrónica a prueba de balas, etc. Me refiero a que donde viene escrito, donde se ha discutido, quien decide, cuando, que se hace en definitiva..si por puñetera casualidad, detectamos dentro de 10 años, o cuando finalmente llegue la sonda a Europa, no solo que el océano global de Europa es potencialmente habitable, sino que reúne las condiciones más favorables posibles para albergar vida, o sea, que lo raro es que no tenga vida vaya. Supongamos que encontramos vida (ya sé que la sonda no va a ir preparada para detectarla pero imaginemos que la sonda si pudiera), nosotros, como especie, cual es el protocolo por el cual deberíamos meternos allí o a lo mejor salir pitando de allí. Porque alguien habrá pensado en todo esto, cuál sería el protocolo por el cual sale el jefe de la NASA y dice a todo el mundo, Eh, chicos, hay vida fuera de la Tierra. Que harían acto seguido las organizaciones más influyentes de nuestro planeta aparte de velar por sus intereses, cuál sería el sentimiento de la gente? Estamos preparados para algo así?

    Veo DESPROPORCIÓN entre los aspectos técnicos de la misión y la parte social-filosófica derivada de posibles descubrimientos. Y no estoy hablando de invitar a la comunidad religiosa a decidir qué hacer, aunque siempre sería partidario de al menos escuchar todas las voces. Simplemente me pregunto si vamos a Europa en serio, o solo por montarnos el juguete y luego ya se verá. Por qué no en la misma forma que se presupuesta el precio de si el panel solar tiene no sé qué grosor, se presupuesta el coste de idear, diseñar, elaborar un comité disciplinar sobre las consecuencias de un posible descubrimiento de impacto?. Lo entiendo de alguna manera en el fondo, viendo los problemas de la humanidad en cuanto a guerras, etc., entiendo que como especie seamos incapaces de disponer de una visión así, global, pacífica, pero claro establecer una carta de derechos de otras formas de vida queda muy muy lejos, cuando no somos capaces ni de proteger la vida mínimamente en este Planeta Tierra.

    Claro, la ciencia va tan rápido, la técnica, que todos los demás rollos éticos-morales van por detrás, siempre por detrás. Y lo que realmente salva vidas es nuestra conocimiento científico, eso está claro. Lo único que puedo leer es que hay una franja en Marte que se supone nadie debe aterrizar para no contaminar el regolito marciano, vale, y probablemente acabará habiendo algo similar en Europa, pero podemos sostenerlo en el tiempo?, yo creo que al final dentro de 100 o 200 años se contaminará y punto y tendremos que lidiar con ello. En fin, hoy estaba más protestón y he acabado por soltar mi discurso mañanero para quedarme más agusto.

  10. Me temo que esto se va a ir al garete.Lo de la sonda en 2025 me huele a que no.Que pena, con lo que seria para la ciencia mundial poder ver otras especies o vida en otro mundo.Eso si, lo de siempre.Guerras que no conducen a nada billones de dolares derrochados.
    Ojala me equivoque pero tiene muy mala pinta.
    Recemos para que China poco a poco vaya avanzando.A rezar porque tiene pinta que hasta 2040 no veamos una sonda en europa.Ojala me equivoque.

  11. Si esta misión hubiera sido propuesta en los años 90, quizá pudiéramos haber aprovechado el cohete Energía ruso. A lo mejor hubiera salido mas económico que desarrollar el SLS. No obstante, parece que paso lo mismo con el Energía como con el Saturno V: se perdio el conocimiento e infraestructura para construirlo, cosa que pudiera ser demasiado costoso resucitar.

    ¿Nadie en NASA se ha atrevido a proponer sistemas de propulsión mas poderosos para hacer el viaje mas corto a Europa? Algo así como el VASIMR de Franklin Chang-Diaz y de esta forma no tener que utilizar el SLS

    1. Yo creo que el problema no es el sistema de propulsión. De lo que se está hablando aquí es si va a salir o no adelante la misión, y mucho me temo que la burocracia va a poner palos en las ruedas continuamente. El cohete elegido es una parte del presupuesto de la misión, pero no el más significativo. No sé, creo que incluso aunque les regalaran el lanzador, ya sea SLS, Delta IV, Falcon H o el que sea, ya pondrían alguna pega. Que si se va de presupuesto por algún componente, que si el Congreso cambia de opinión, que si el Presidente le da un flus y lo veta, que si de repente meten otro tijeretazo a la NASA, en fin…que no se hacen las cosas por falta de voluntad política, desgracidamente.

      Saludos

  12. No entiendo porque no aprovechan los viajes con varias sondas a la vez y que problemática hay con hacerlas más pequeñas. Además de hacer que de una grande salgan dos más pequeñas y de estas otras… Y de esas autómatas de apoyo para la creación de trabajos en Red de forma que se pueda reutilizar, ampliar y trabajar de forma distribuida… Aprovechando cada viaje y pensando en el siguiente…

    Se podría dejar un espejo en órbita que concentrará y rebotara los rayos del sol con otro en tierra para perforar con ayuda o sin necesidades extras…

    Se que lo pinto todo muy fantástico, pero si el problema es el peso ¿Que inconvenientes hay en disminuir los tamaños en el espacio?

  13. Siempre es la misma rutina: Se pide 100, se conceden 50. Eso supone un gran retraso, lo que a su vez aumenta el coste, y además añade más retraso. Y vuelta a empezar. Es el sistema americano de asignar partidas anuales para proyectos que duran años. Siempre con la amenaza de cancelación encima. A eso añadimos que cada 4 años hay elecciones presidenciales, y cada dos años a la cámara de representantes, y cada 2 años también, se renueva un tercio del senado. Con lo cual durante el periodo de desarrollo de una misión el guirigay politico puede cambiar mucho y pasa lo que pasa.

  14. Bueno nada. Que los de Ad-astra habían soltado su boutade o lo que sea con su motor (o su tipo de motores se supone que habrán muy diferentes pero bueno) para ir a Europa con una catapulta solar y con ello sacar partido de los paneles solares a mayor energía para aumentar la propulsión…

    No ha salido con los enlaces, y lo siento, me hubiera gustado alguna critica formada al asunto aparte que el motor aún deja mucho que desear como está ahora.

    Bue…

    1. Pues ahora sí me sale, cuando antes no el comentario inicial que puse. Me parece que o el navegador me va loco o hay un bug en el sistema de comentarios de Naukas que algo lo hace saltar

      Pido perdón avergonzado y lo siento. Pero falla algo
      perdón

        1. Gracias, lo desconocía (tal vez tengo demasiado vício de meter enlaces) y sí que a veces aparece pendiente de moderación, lo que confunde es que después de estar como pendiente de moderación otras simplemente desaparece, para volver a aparecer al rato como pendiente de moderación de nuevo según le da la gana al código. Cosas de esas que tiene la informática

          Gracias por la info.

  15. Una vergüenza total ,esto yanquis pueden gastar cientos de billones de dolares en un ladrillo con alas como el F 35 ,pero no pueden gatar unos miserables 2000 millones de dolares para saber si puede existir vida en Europa .
    !ojala que el prosimo presidente de EEUU se sander!

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 21 febrero, 2016
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Júpiter • NASA • Sistema Solar