Medio minuto para el alunizaje: el simulador del módulo lunar soviético

¿Es posible simular en la Tierra el descenso de una nave tripulada sobre la superficie lunar usando un vehículo real? En principio parece imposible. Además de la baja gravedad -una sexta parte de la terrestre-, la Luna no posee atmósfera, una característica imposible de imitar a no ser que empleemos una cámara de vacío de dimensiones gigantescas (y, aunque realmente existen grandes cámaras de vacío, no son lo suficientemente grandes). Sin embargo, en los años 60 no existían simulaciones informáticas lo suficientemente avanzadas y tanto Estados Unidos como la Unión Soviética se vieron obligados a buscar un vehículo que imitase el descenso de un módulo lunar de forma fiel.

El simulador soviético del módulo lunar VI-4-LK. En la parte trasera se aprecia la cabina del simulador.
El simulador soviético del módulo lunar VI-4-LK. En la parte trasera se aprecia la cabina del simulador.

La respuesta de la NASA fue el extraño LLTV (Lunar Landing Training Vehicle), usado por los astronautas del Apolo para ensayar la maniobra de descenso final en el módulo lunar LM. Esta curiosa aeronave, desarrollada a partir del LLRV (Lunar Landing Research Vehicle), era básicamente un chasis con cuatro patas y una cabina que rodeaba a un potente turborreactor situado en la parte central. El LLTV regulaba su empuje de tal forma que permitía al astronauta creer que estaba sometido a la gravedad lunar y además era capaz de contrarrestar las rachas de viento, eliminando la influencia de la atmósfera terrestre. Pero no todo era bueno: tanto el LLTV como el LLRV eran vehículos broncos de muy difícil pilotaje.

Sin ir más lejos, el 6 de mayo de 1968 el LLRV-1, pilotado por Neil Armstrong, sufrió un fallo a sesenta metros de altura que provocó la eyección del astronauta. Armstrong aterrizó sano y salvo tras apenas cuatro segundos de descenso en paracaídas mientras el LLRV se estrellaba violentamente contra el suelo. Posteriormente, dos de los tres LLTV construidos tendrían un fin idéntico. A pesar de todo, tras la misión Apolo 11 Armstrong declararía que los vuelos de entrenamiento de los LLRV/LLTV habían sido muy similares a lo experimentado durante el descenso final del módulo lunar Eagle. Como resultado, y a pesar de su peligrosidad, la NASA decidió continuar con el LLTV para entrenar a las tripulaciones del Apolo (sí, eran otros tiempos).

Un LLRV (NASA).
El LLRV (NASA).

¿Pero qué pasó en la Unión Soviética?¿Existió algún equivalente del LLRV/LLTV al otro lado del telón de acero? El programa de alunizaje N1-L3 dirigido por la oficina de diseño OKB-1 (TsKBEM) de Serguéi Koroliov no llegó jamás a alcanzar el grado de madurez del programa Apolo, pero evidentemente se consideró que era necesario simular de algún modo el descenso en la Luna. Eso sí, el módulo lunar soviético LK (Lunni Korabl, ‘nave lunar’) debía seguir una trayectoria diferente a la del LM de la NASA. El LM era una nave de dos fases con capacidad para dos astronautas en el que la etapa de descenso se encargaba de controlar el alunizaje desde la órbita lunar hasta la superficie. Pero, debido a limitaciones de potencia del cohete N1, el LK era un vehículo mucho más pequeño, con capacidad para un único cosmonauta.

Comparativa entre el LK soviético y el LM de la NASA.
Comparativa entre el LK soviético (izquierda) y el LM de la NASA.

Como resultado, el LK usaría una etapa Blok D para descender desde la órbita lunar hasta casi la superficie. En una arriesgada maniobra, la etapa Blok D se debía separar del LK a apenas 1,5-2 kilómetros de altura de acuerdo con la señal del radar Doppler denominado Planeta. A partir de ese momento se encendería el motor principal del LK para continuar con el descenso. Este motor, situado en el Blok Ye (en realidad se trataba de un motor principal y otro de reserva) que también debía ser el encargado de hacer regresar a la órbita el LK. El único cosmonauta tendría medio minuto para decidir si continuaba con el descenso tal y como estaba planeado o si elegía una nueva zona de aterrizaje.

Tras estos segundos de infarto el LK aterrizaría ayudado por unos cohetes de combustible sólido que apuntaban ‘hacia arriba’ para asegurar que la nave no rebotase (el LM solucionaba esta papeleta apagando el motor a poca altura, una maniobra que los soviéticos consideraban demasiado arriesgada). Como vemos, el esquema de descenso del LK, además de ser más ‘emocionante’ que el del LM norteamericano, no dejaba mucho margen de acción al piloto. Por este motivo la construcción de un sistema equivalente al LLTV no fue considerada una prioridad absoluta, pero por otro lado el limitado tiempo de reacción del plan soviético hacía necesaria la introducción de algún sistema de entrenamiento.

Módulo lunar LK.
Módulo lunar soviético LK.

Las autoridades soviéticas decidieron usar helicópteros convencionales Mil Mi-4 y Mi-8 para afinar las capacidades de pilotaje de los cosmonautas involucrados en el programa lunar, pero evidentemente esto no era suficiente, así que se decidió introducir un vehículo imitador del LK que reprodujese de forma más fiel el descenso lunar. El resultado sería el VI-4-LK (ВИ-4-ЛК, Vertoliotni Imitator, es decir, ‘imitador helicóptero’), un helicóptero Mil Mi-4 modificado con una cabina trasera donde se instaló una réplica de los mandos del LK.

asa
Leónov tras una de las misiones de entrenamiento en un helicóptero Mil Mi-4 (¿un VI-4-LK?).
ada
Vista interior de la cabina del LK.

Como ya dijimos, el programa N1-L3 nunca llegó a una fase tan avanzada para que se seleccionasen tripulaciones definitivas, pero sí que se llegaron a elegir catorce cosmonautas(*) para el programa de sobrevuelo lunar 7K-L1/Zond, el otro programa tripulado lunar que desarrolló la URSS a finales de los 60. De entre ellos, Alekséi Leónov y Oleg Makárov debían haber pilotado la primera misión circumlunar de la nave Soyuz 7K-L1 si todo se hubiese desarrollado según lo previsto. Por este motivo también fueron asignados informalmente como una de las tripulaciones del programa N1-L3, pero no hay ninguna prueba de que realmente hubieran sido la tripulación principal de la primera misión de alunizaje soviética (es de suponer que si Leónov y Makárov hubiesen rodeado la Luna antes que el Apolo 8 las autoridades soviéticas los hubieran retirado del servicio activo, al menos durante unos años).

Sea como sea, sabemos positivamente que Leónov se entrenó en el VI-4-LK, aunque sigue siendo un misterio cuántos cosmonautas se entrenaron realmente en este simulador y durante cuánto tiempo. De hecho, prácticamente no sabemos nada sobre los detalles de esta aeronave que en un universo alternativo habría sido la responsable de garantizar un alunizaje tripulado de la URSS. Ya ven, el programa lunar tripulado soviético todavía guarda unas cuantas sorpresas medio siglo después.

Leónov en la Luna con el LK.
Leónov en la Luna con el LK.

(*): los catorce cosmonautas del programa 7K-L1 eran Beregovoy, Bikovski, Gagarin, Jrúnov, Leónov, Komarov, Nikoláiev, Shatálov, Volínov, Grechko, Kubasov, Makárov, Vólkov y Yeliséiev.

Referencias:

  • http://testpilot.ru/review/week/mi4.htm
  • http://www.cosmoworld.ru/spaceencyclopedia/publications/index.shtml?tg_moon.html

13 Comentarios

Participa Suscríbete

FERNANDO GENERALEFERNANDO GENERALE

Yo me acuerdo ave visto a finales de los 90s la serie”de la tierra ala luna ” ese veiculo de entrenamiento incluso el incidente ya mencionado
PD : Párese que la enciclopedia daniliana es mucho mas vasta de lo que imagine 😉

yoyo

El LLRV parece un desvarió sacado del kerball space program, es tan delirante.
Creo que me voy a poner y a hacer uno 😀

elemepeelemepe

Hola Daniel.
Me ha alegrado ver una entrada sobre los simuladores, (aunque sea cortita) y que sea sobre los simuladores de alunizaje, un tema por lo general muy poco tratado.
Me parece que sin los simuladores no podrían haber habido vuelos tripulados y sin tripulación, al menos al inicio, los diversos programas no hubieran progresado tan rápidamente. Por ejemplo, cómo se utilizó el simulador del CM en la crisis del Apollo XIII .
El tema da para mucho más, seguro que tienes algún borrador empezado por ahi…
Un abrazo!

Francisco GalueFrancisco Galue

Ey! Los astronautas norteamericanos también utilizaron helicópteros para entrenarse en la labor del alunizaje, como complemento de LLRV. Recuerdo haber leído las memorias de Eugene Cernan “The Last Man On The Moon” sobre un accidente que sufrió en Enero de 1971 en el Indian River de Cabo Cañaveral cuando pilotaba un helicóptero Bell 47G. Cernan se estaba entrenando para el alunizaje como comandante backup del Apolo 14. El accidente por poco le cuesta la vida a Cernan, ya que, no llevaba chaleco salvavidas. Sufrió quemaduras de segundo grado en la cara y el pelo se le chamusco.

La declaración oficial fue una falla mecánica, pero Cernan confesó años después en sus memorias que voló demasiado bajo y no pudo ver el borde del agua. El helicóptero entro en un patin de agua y se estrello.

TALsite

Cernan no estaba en un vuelo de simulación propiamente dicho.
Pilotaba un helicoptero en tiempo libre, y -creo- que cometió el fallo por acercarse demasiado para ver “gente” en la playa.
Él siempre dijo que había sido error suyo, pero Slayton (como cuenta en su libro de memorias “Deke!”) le salvo el trasero para que no perdiera el puesto de comandante en Apollo 17 diciendo que había sido un fallo mecánico.
Carlos

redheadredhead

Sabías que el acoplamiento de la Soyuz 4 y 5 fue un ensayo de cómo debía de abordar el cosmonauta su módulo lunar? sería por fuera, como se abre la puerta de un coche.

TALsite

Estupenda fotografía, aunque la cabina simulada en la parte trasera parece un prototipo, ya que no se parece al diseño final de la ventana del LK.
Siempre he pensado que hacía falta un par de “cojines” para emprender ese alunizaje, por la propia configuración de la misión y por el hecho de descender un solo cosmonauta, en lugar de 4 manos y 4 ojos como hicieron los americanos. En fin, esa era su solución elegida, una pena que no continuara.
Particularmente me encantaría algun día ver un cosmonauta (ahora ruso) en la superficie de la Luna. Creo que la historia se lo debe .
Por cierto, hasta marzo hay una exhibición “Cosmonauts: Birth of the Space Age” en el Museo de ciencia de Londres. Entre las exhibiciones está un vehículo de prueba del LK.
¿Nos hacemos un safari de espaciotrastornados y unas pintas? 😉

Carlos.

XX

La escena del cosmonauta solitario en la Luna es espectacular. Si así hubiera sido, que le pasaria por la cabeza? No es lo mismo tener a otra persona ahi al lado que tener un mundo para ti solo.

🙂

AngelAngel

Buenos dias.

Leo algun comentario sobre la serie de TV “de la tierra a la luna” de la productora HBO que pudimos ver en la tele allá a final de los años 90.
He intentado comprar DVD o descargar (legal) y no la encuentro para el mercado europeo (si hay copias para USA).

?Me podriais indicar donde conseguir una copia de esta magnifica serie?

Gracias y disculpad el off topic.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>