Cuando un satélite espía ruso reentra por error sobre los Estados Unidos

Por Daniel Marín, el 9 septiembre, 2014. Categoría(s): Astronáutica • Rusia • Sondasespaciales ✎ 21

Actualización 23:44: el Kremlin desmiente la reentrada del Kobalt M-9 sobre EEUU (aquí y aquí). Por otro lado, los análisis de las órbitas del satélite por parte de Itzalpean son coincidentes con una reentrada exitosa sobre Rusia y posterior aterrizaje de la cápsula en la región de Orenburg el 2 de septiembre, lo que concordaría con las observaciones de astrónomos aficionados en Kazajistán. Probablemente la reentrada observada desde EEUU correspondía a los restos de las otras partes del satélite que permanecieron en órbita. Es decir, el Kobalt M-9 habría reentrado tanto sobre Rusia como sobre EEUU (un día más tarde), pero la cápsula con película fotográfica habría aterrizado correctamente en Rusia, de ahí la confusión.

23d
Proyección de la trayectoria del Kobalt M-9 a las 18:14 UTC del 2 de septiembre (en verde). Concuerda con las observaciones desde Kazajistán y con una reentrada exitosa. En azul se puede ver las órbitas del satélite Yaogan 5, supuestamente el objeto observado desde Kazajistán (Itzalpean).
331
Órbitas del Kobalt M-9 (suponiendo que no hubiese reentrado) correspondientes con las observaciones desde EEUU del 3 de septiembre. Coinciden con las observaciones de aficionados estadounidenses (Itzalpean).

 

Podría ser uno de los mayores epic fails de la inteligencia rusa en mucho tiempo, quizás en toda su historia. Y es que parece que el satélite militar Kosmos 2495 no aterrizó en Rusia el pasado día 2 de septiembre tal y como estaba previsto, sino que se desintegró sobre los cielos de Estados Unidos. El incidente no pasaría de ser una anécdota un tanto bochornosa si no fuera porque el cacharro en cuestión era en realidad el satélite espía Kobalt M-9, lanzado el pasado 6 de mayo. A diferencia de la inmensa mayoría de satélites, los Kobalt-M están equipados con una cápsula (OSA, Otsek Spetsialnoy Apparaturi, ‘compartimento de equipos especiales’) donde se guarda la película fotográfica con imágenes de todo el mundo listas para ser analizadas por los servicios de inteligencia de la Federación Rusa. Y, ni que decir tiene, el incidente no ha tenido lugar en el mejor momento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

1
Satélite Yantar-2K, similar al Kobalt-M (TsSKB Progress).

El análisis de las órbitas excluye que el Kobalt M-9 haya reentrado de forma natural debido al continuo rozamiento con la atmósfera, así que la explicación más lógica para este fiasco es que el intentó de frenado orbital que tuvo lugar a las 03:30 UTC del día 2 de septiembre fracasó parcialmente, dejando el satélite en una órbita con un perigeo excepcionalmente bajo y provocando su reentrada incontrolada sobre Colorado a las 04:30 UTC del día 3 de septiembre. Varias decenas de testigos estadounidenses observaron la reentrada del Kobalt-M, como puede verse en el siguiente vídeo de Thomas Ashcraft filmado desde Nuevo México:

Cosmos 2495 Satellite Descent and Decay over New Mexico Sep 03 2014 – 0431 to 0433 UT from Thomas Ashcraft on Vimeo.

En cualquier caso, aún no se puede descartar que lo que haya reentrado sobre EEUU no sean fragmentos del satélite después de una entrada nominal sin la cápsula OSA, aunque esto último sería poco probable. Por supuesto, también podría ser una reentrada de otro satélite sin relación alguna con el Kobalt M-9, ya que algunos testigos habrían visto la reentrada de un objeto sobre Kazajistán (otros informes afirman que lo que vieron los aficionados rusos fue la reentrada del satélite chino Yaogan 5 el 2 de septiembre). El tiempo dirá.

1
Evolución de la altura del perigeo (azul) y el apogeo del Kobalt-M (Itzalpean).

Si realmente ha sido el Kobalt M-9 lo que vieron los testigos sobre los cielos estadounidenses, ¿ha sobrevivido la cápsula OSA a la reentrada? Nadie lo sabe. Se supone que estos satélites están equipados con un sistema de autodestrucción para evitar precisamente un escenario como este, pero no sabemos si fue activado. Si la cápsula OSA ha caído total o parcialmente intacta en manos del gobierno de los EEUU, estaríamos ante un suceso realmente vergonzoso para el Kremlin. Si, por el contrario, el satélite se desintegró siguiendo el patrón habitual en estos casos, es difícil que los servicios de inteligencia norteamericanos se hayan llevado una sorpresa teniendo en cuenta que los parámetros básicos del satélite son conocidos desde hace años. Eso sí, la parte más delicada y secreta de los Kobalt-M es precisamente su óptica… que está situada en la cápsula OSA. Y eso por no hablar de la electrónica y el software utilizados, que son alto secreto.

Captura de pantalla 2014-05-06 a la(s) 19.58.41
La cápsula OSA de un Yantar-2K tras el aterrizaje (TsSKB Progress).

El telescopio 17V311М de los Kobalt-M es capaz de tomar fotografías con una resolución de entre 20 y 40 centímetros, aunque todo depende de la altura orbital del satélite (normalmente las sesiones fotográficas se programan cuando la nave está cerca del perigeo, que puede llegar a ser de tan sólo 170 kilómetros de altura). Además de la cápsula principal OSA, los Kobalt-M llevan otras dos pequeñas cápsulas SpK (‘cápsula de descenso’) de 80 centímetros de diámetro que sirven para devolver a la Tierra una cantidad indeterminada de película antes de que finalice la misión principal del satélite.

Kobalt1
Sistema óptico de un Kobalt de primera generación (Novosti Kosmonavtiki).

Los Kobalt-M, también conocidos como Yantar-4K2M o 11F695M, son la última versión de los satélites espías rusos Yantar de los años 70. Han sido diseñados por la empresa estatal KB Arsenal de San Petersburgo y construido en colaboración con TsSKB Progress de Samara. Tienen una masa de 6,7 toneladas (incluyendo 900 kg de combustible) y unas dimensiones de 2,7 x 6,3 metros. Están divididos en tres módulos: sección de propulsión (AO, Agregatni Otsek/Агрегатный Отсек), sección de servicio (PO, Priborni Otsek/Приборный Отсек) y sección de equipamiento especial (OSA, Otsek Spetsialnoy Apparaturi/Отсек Специальной Аппаратуры). El primer Kobalt-M despegó en 2004 y hasta la fecha se han lanzado nueve unidades (que han permanecido entre 77 y 130 días en el espacio). Además de los Kobalt-M, Rusia tiene en servicio la serie de satélites espía Persona (14F137), que no requieren película fotográfica y envían las imágenes a Tierra en formato digital. No obstante, el programa Persona ha estado plagado de problemas de todo tipo, de ahí que Rusia siga confiando en satélites con película fotográfica. Precisamente, el Kobalt M-9 fue lanzado de forma urgente después de que se perdiese el contacto con el Persona-2.

IM 2012-08-16 a las 12.54.45
Satélite espía Persona (Ministerio de Defensa de la Federación Rusa).

Referencias:



21 Comentarios

  1. Desconocía completamente que aún en día se siguiesen usando satélites espía dotados de película fotográfica de forma asidua. ¿Qué tipo de problemas presentan los Persona para no poder transmitir los datos de forma correcta? Me parece increíble que esta información no sea transmitida de forma inalámbrica y cifrada.

    1. Los problemas concretos son secretos, pero se rumorea que estos problemas no radican en el sistema de imágenes. Hay que recordar que la URSS ya desarrolló satélites espía sin película fotográfica (Neman, Araks…), pero si usan los Kobalt es porque les son útiles.

    2. Que raro que sigan usando film. Deben diseñar el satélite para reentrar o para expulsar “sub-capsulas” de reentrada; necesitan proteger la emulsión del frío y el calor (especialmente en el retorno; deben cuidarse de que caiga dentro de su alcance y para colmo las observaciones nunca serán en tiempo real. En vez de utilizar alguna cámara electrónica de alta sensibilidad con los mejores lentes y transmitir las imágenes o stream en tiempo real y obviamente encriptado. ¿No sera otra cosa? Imagino algún tipo de laser.

  2. Los Neman y Araks usan un sistema de transmisión por microondas, susceptible de ser interceptado por los amigotes de la NSA.
    Mejor algo viejo y rudimentario pero fiable.
    Claro hasta que fallan los retro hehehehe.
    Saludos.

  3. Me sorprendería que no tuviese algun mecanismo de protección-autodestrucción para el caso de que caiga en manos enemigas. Algo como destruir la película y la óptica.

  4. ¿Por qué en la gráfica de variación de la altitud del perigeo y apogeo cambia entre distintas recolocaciones la pendiente si las altitudes son casi las mismas? Gracias.

    1. Cuando la altitud sube en linea recta corresponde a una maniobra de elevación de órbita hecho por el satélite, para mantener su altitud. De no hacerlas el satélite reentraría en cuestión de un par de semanas, ya que usaba una órbita super baja para estar mas cerca del objetivo a fotografiar y así conseguir una mayor resolución de imagen. Puedes ver a la velocidad que cae como las pendientes hacia abajo, del orden de kilómetros por día.

  5. La pregunta que me surge es: si el k remolón teme que la información de los satélites espía sin películas sean interceptados por la nsa, no deberían temer también que la cía tome control del satélite y simulando un fallo lo haga caer justamente sobre USA?
    o a caso salen completamente programados desde el lanzamiento y no reciben comando hasta el aterrizaje?

    1. Que alguien me corrija si me equivoco, pero si los USA toman el control de un satélite que no sea suyo, sería algo similar a una declaración de guerra… y según está Putin, no vamos a darle un motivo más, ¿no?

      1. Eso está claro, lo decía en el supuesto que lo pudiesen hacer pasar por un fallo…
        Luego vendrán las acusaciones cruzadas, etc.
        Pero mi pregunta es si sería posible.

        1. Los datos se transmiten altamente encriptados, usualmente el satélite lleva un software y placa electrónica encriptadora. De todas formas, esto es común en la mayoría de ingenios espaciales , si no imagínate posibles actos de ataque, sabotaje o terroristas.
          Es posible que tanto EEUU como Rusia dispongan de los medios necesarios para “hackear” los satélites del otro, pero en ese caso no hay excusa que valga , es un acto premeditado e intencionado mas allá de toda duda, y tal como dice Fer un acto de guerra al destruir una maquina militar.

  6. ¡Vaya fallo!.Por esto me pregunto si no sería más interesante y seguro tener un estación tripulada para estos menesteres.Sobre este tema podeís encontrar en la web de TVE el documental “Astroespias”que a mi me sorprendio mucho en su momento y creo que merece un comentario.

    1. El documental lo han sugerido por aquí y la verdad es que está chulo… pero si no recuerdo mal, en el mismo dicen que se dieron cuenta que era más barato y funcional utilizar satelites sin tripulación…

      Saludos!

  7. No quiero ser muy conspirativo, pero puede llegar a ser que los rusos lo hayan aterrizado apropósito en Estados Unidos??, para sacar alguna info por lo menos por unos segundos y digan que fue un “accidente”.

    1. Ezequiel, ¿podría ser lo que dices? Técnicamente, sí. ¿Tiene sentido? En mi opinión, ninguno. Es como si USA hace descender un satélite “por error” sobre el Palacio de algún gobernante de Corea del Norte, Venezuela, Cuba mientras están durmiendo… no colaría. Vamos, que no. ¡Anda que no tendrán los rusos gente sobre suelo USA recopilando información a ras de suelo! (al revés, también).

  8. Menos mal que cayo la capsula cayo en territorio ruso y no en norteamericano. ¿Se imaginan la tremenda raya para el Krelim? Por cierto la capsula OSA se me parece muchisimo a una capsula Mercury norteamericana. ¿No les parece?

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 9 septiembre, 2014
Categoría(s): Astronáutica • Rusia • Sondasespaciales