La guerra por Marte entre Uwingu y la Unión Astronómica Internacional

Por Daniel Marín, el 11 marzo, 2014. Categoría(s): Astronomía • blog • Marte • Sondasespaciales ✎ 23

Tranquilos. Uwingu no es una especie alienígena que haya invadido el planeta rojo, sino una polémica organización terrestre cuyo objetivo es poner nombre a los objetos celestes. Hasta el momento se había limitado a engatusar al público para intentar bautizar varios exoplanetas, pero ahora ha decidido apuntar a Marte. En principio Uwingu es una organización sin ánimo de lucro en la que cualquiera puede proponer un nombre… previo pago de una modesta cantidad de dinero.

4382.Uwingu-logo.jpg-600x0
¡Uwingu es el mal! (Uwingu).

El problema es que ya existe una organización dedicada bautizar objetos celestes, que no es otra que el grupo especializado de la Unión Astronómica Internacional (UAI) formado por científicos de todo el mundo. Pero Uwingu también cuenta con el apoyo inesperado de varios científicos -la mayoría de ellos estadounidenses-, liderados por el Alan Stern. Para los que no lo recuerden, Stern es el investigador principal (PI) de la sonda New Horizons de la NASA para estudiar Plutón. A Stern no le hizo ni pizca de gracia que la UAI decidiese degradar a Plutón del rango de planeta. Debió pensar que la UAI le había robado su pasaje a la fama eterna y desde entonces libra una batalla sin cuartel contra esta organización. ¿Quién dijo que en el mundo real no existen supervillanos? La campaña para poner nombres a los exoplanetas de Uwingu no sólo ha resultado ser bastante ridícula a la luz de los nombres finalistas (¿quién demonios ha pensado que es una buena idea llamar a un planeta ‘LoveAA’?), sino que encima se ganó un rapapolvo oficial de la UAI. Pero si por algo se caracterizan los supervillanos es por tener siempre un ‘plan B’ para conquistar el mundo, o mejor dicho, otro mundo. En este caso, Marte. Uwingu no solo no ha reculado, sino que ha decidido abrir un segundo frente con otra bochornosa campaña, pero esta vez dedicada a los cráteres marcianos. En este caso, la ‘donación’ necesaria para poner un nombre dependerá del tamaño del cráter, desde unos pocos dólares si es pequeñajo hasta varios cientos si es uno grandote. Algunos nombres son pura poesía. Como botón de muestra ahí tenemos a los flamantes cráteres DJ’s nipple o Natasha’s little hole para demostrarlo. Pero si lo tuyo no son los cráteres y te sobra la pasta, puedes gastarte unos miles de dólares para bautizar provincias o regiones enteras del planeta. Que no digamos que Uwingu no piensa a lo grande.

Como era de esperar, la nueva tontería de Uwingu no le ha hecho ninguna gracia a la UAI, que ha vuelto a contraatacar con un comunicado bastante contundente que comienza con las siguientes líneas:

Recently initiatives that capitalise on the public’s interest in space and astronomy have proliferated, some putting a price tag on naming space objects and their features, such as Mars craters. The International Astronomical Union (IAU) would like to emphasise that such initiatives go against the spirit of free and equal access to space, as well as against internationally recognised standards. Hence no purchased names can ever be used on official maps and globes. The IAU encourages the public to become involved in the naming process of space objects and their features by following the officially recognised (and free) methods.

Por si no ha quedado claro, Uwingu es una aberración por varios motivos. Primero, porque hay dinero de por medio. No importa que sea una ONG, todo el tema de las donaciones ya daba bastante asquito en el caso de los exoplanetas y en esta iniciativa de Marte es algo simplemente insultante. Como dijimos en su momento con la campaña para nombrar exoplanetas, ¿se imaginan una iniciativa similar, pero china? Algo me dice que en ese caso la inmensa mayoría de gente que apoya a Uwingu, Stern incluido, no estaría tan contenta ante la idea de tener un cráter que se llamase 娜塔莎的小穴, por ejemplo.

Uwingu se quiere presentar como una respuesta a la ‘tiranía’ de la UAI, pero se olvida de que precisamente la UAI ha llevado a cabo numerosas campañas populares para bautizar varios cuerpos celestes. Como podemos leer en el comunicado, ése fue precisamente el caso de los últimos satélites de Plutón (¿una puyita dirigida a Stern?). Pero está claro que Uwingu no se va a detener aquí. Hace falta plantarles cara. ¡Y para eso la UAI necesita un superhéroe para enfrentarse al supervillano Stern!

PD: lo sé, soy un traidor, pero la vanidad me ha podido y he comprado un cráter en Marte. ¡Que alguien me pare!



23 Comentarios

  1. Jajajaj, un transfuga, y ¿Como se llama el crater? ¿A quien se lo has dedicado?, ¿A tu madre?, ¿A un idolo?, ¿A tu esposa?.

    A mi no me gusta salsa rosa pero en este caso hago excepción, ¡confiesa!

  2. Jajaja, a la UAI le salen los enemigos por todos lados… entre el Stern con Plutón y el equipo de la Curiosity con el Monte Sharp, van a tener que formar una liga de superhéroes o algo.

  3. Ahora más en serio, es una pena que todo el dinero que ha ido a parar a estos impresentables (por decirlo suavemente) no haya ido a proyectos mucho más importantes para la exploración espacial, como los de la Sociedad Planetaria o la Sociedad Marciana.

    1. Mira! antes que a estos… prefiero que el dinero vaya para Mars One! fijate lo que te digo! Estos dicen no tener ánimo de lucro, pero me parto yo de eso, a tenor de las salvajes aportaciones… ¿100$ por un crater? Habrá gente aburrida…

  4. Hola! pensadlo, podría ser peor, imaginad que a alguien se le ocurre comprar una región entera y llamarla por ejemplo: Meseta de Belén Esteban… Mejor me callo que a telecinco se le pira un poco la olla 😀 un saludo y gracias Daniel por la info que nos brindas

  5. No he podido evitar poner el nombre en chino en Google Translate para ver qué salía… Eres malvado xD

    Y por cierto, para seleccionar automáticamente todos esos cráteres no habrán usado encima los datos de algún proyecto del Zooniverse proporcionados de forma altruista por la gente, ¿no? Ya no recuerdo si para Marte había alguno de contar cráteres o eso era para la Luna, o si no pertenecía al Zooniverse. Pero vamos, sería ya la leche.

    Me sabe mal porque el dinero va a proyectos interesantes, pero me parece que el fin no justifica los medios, aquí…

  6. Ya puestos sumémosnos a la burbuja del crowdfunding proponiendo un ascensor espacial para 2032. Seguro que nos caen 60000€ por unos power points sobre como cambiar el curso de la humanidad.

  7. En serio tenemos que prestarles atención a esos monos de feria??

    La IAU seguirá siendo la única con voz y voto en este asunto.

    Dejemos esto en manos de profesionales y dejémonos de tonterias pasajeras.

  8. Gracias por no hacerme sentir raro… ya sé que un gran % de los lectores de este foro han metido (perdón) el nombre del cráter chino en translate.google….. JAJAJJAJA

  9. “Natasha’s little hole” tocate las narices…

    Por partes… Dani, eres un grande me he reido MUCHO con este post.

    Segundo, necesitamos saber como has llamado a tu crater.

    Tercero y ahora en serio. No me parecería mal una iniciativa que en el supuesto de que la UAI hubiese actuado caciquilmente, les plantase cara, pero es que no se da el caso… los únicos que podrían quejarse son los “descubridores” de esos elementos, no alguien desde su casa, aburrido y con pasta. Y desde luego, no impidiendo que quien no puede pagar, no tenga voz.

    1. Con el tema de los descubridores yo tengo cierto respeto y en este punto no estoy 100% de acuerdo con la UAI. Creo que si alguien se tomó la molestia de viajar hasta Marte, posar un rover y comernzar a explorarlo, están en su derecho de nombrar los accidentes geográficos como les parezca mejor. Esto se ha hecho así desde el comienzo de la exploración (al menos la occidental que es la que conozco). Aquí en Sudamerica tenemos todos los ejemplos que se te ocurran…
      Ojo, con esto no quiero decir que la UAI no deba nombrar nada, creo que el trabajo que hacen es fundamental para tener un orden y una coherencia en todos estos nuevos descubrimientos. Pero en el caso del Mt Sharp, podrían haber hecho una excepción. (Y la Nasa sin duda DEBIÓ haber consultado y seguido las reglas de nomenclatura).
      Por último, Uwingu es el mal, sin dudas. Cuando NH finalmente llegue a Plutón, creo que vamos a estar frente a la batalla final… Saludos!

      1. Pues yo no estoy de acuerdo 😛

        Si la NASA quería bautizar el monte, podía haber seguido el procedimiento habitual de proponérselo a la UAI, que no sería la primera vez que lo hicieran, ni mucho menos, y seguir la misma normativa que todas las agencias espaciales y todos los astrónomos del mundo.

        Aparte, ya hay un cráter en Marte con el nombre de Sharp, así que el hombre ya está homenajeado. No hay ninguna necesidad de seguir con lo de Monte Sharp, aparte de la cabezonería.

        1. Sisi, por supuesto, no digo que la Nasa haya hecho bien, sólo defiendo la libertad de los exploradores/descubridores de nombrar sus descubrimientos.
          Por otro lado, el homenaje que hizo la UAI nombrando un crater Sharp, fue posterior al “malentendido” con la Nasa…

  10. Natasaha’s littles hole… me parto…. ¿Y bien, tocayo mío?¿Qué nombre le has puesto al cráter? perdon por los familiarismos

  11. Disculpa, pero tengo una curiosidad. Sabes chino o buscaste expresamente a alguien que lo sepa y le preguntaste ¿”como se escribe xxxx de natasha “?

  12. Lo que me extraña es que Musk no haya metido pie en este negocio xD. No debe dejar mucho margen.

    Las tonterías como estas pueden acabar en que los chinos nombren a las cosas como les dé la gana, y sólo ellos son más del doble que todo el hemisferio Occidental. De hecho, la mitad de la Humanidad viven en China, la India e Indochina. Si se votara de forma estrictamente “democrática” (tal y como lo entienden algunos), se repartían los nombres entre ellos xD.

    De todos modos, según la legislación española yo creo que esto es una estafa, porque no se puede vender ni comerciar con algo de lo que no se es propietario (ni físicamente ni en propiedad intelectual). Y no estoy muy seguro de que no lo sea en la americana también. Claro que mientras nadie denuncie.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 11 marzo, 2014
Categoría(s): Astronomía • blog • Marte • Sondasespaciales