Una misión espacial a los asteroides troyanos

Una de las misiones espaciales recomendadas por la comunidad científica, y que sin embargo ha recibido muy poca atención por parte de los medios, es el estudio de los asteroides troyanos. Sin ir más lejos, en el último informe Decadal Survey elaborado para guiar la política de exploración de la NASA se propuso una sonda que debería resolver el misterio de los asteroides troyanos.

Captura de pantalla 2014-01-30 a la(s) 22.59.58
Una sonda con propulsión iónica para estudiar los asteroides troyanos (Boeing). 

Pero, ¿qué son los asteroides troyanos?¿Y por qué son tan importantes? Los troyanos son una familia asteroides situados en los puntos de Lagrange L4 y L5 del sistema Sol-Júpiter (en realidad, a los del punto L4 se les llama ‘griegos’ y a los del L5 ‘troyanos’). O sea, que están situados en la órbita del gigante joviano, pero a 60º por delante y por detrás del gigante gaseoso. Se calcula que hay unos seiscientos mil asteroides (!) troyanos con un tamaño superior a un kilómetro de diámetro y se caracterizan por ser muy variados Algunos tienen un albedo muy bajo -vamos, que son muy oscuros- y presentan un color rojizo indicativo de la presencia de moléculas orgánicas complejas (algo que también vemos en los núcleos de cometas). Otros sin embargo no se parecen en nada a los cometas y parece que poseen pocas sustancias orgánicas.

Captura de pantalla 2014-01-30 a la(s) 23.32.56
Situación de los asteroides troyanos (NASA).

De acuerdo con el modelo de formación del Sistema Solar más aceptado, el llamado Modelo de Niza, los asteroides troyanos habrían sido capturados por Júpiter después de los episodios de migración planetaria. Cuando Urano y Neptuno se movieron hacia el exterior del Sistema Solar enviaron cometas del Cinturón de Kuiper hacia el interior del sistema, cometas que serían interceptados por la gravedad de Júpiter. Algunos de los troyanos podrían ser por tanto objetos transneptunianos primigenios formados en las regiones exteriores del Sistema Solar, mientras que otros provendrían del cinturón de asteroides principal. Estudiar los asteroides troyanos nos permitiría averiguar si el actual modelo migratorio es correcto y abriría una ventana a los distintos procesos que tuvieron lugar durante el nacimiento del Sistema Solar.

La misión propuesta por el equipo de Mike Brown para el Decadal Survey consistía en una sonda de 1200 kg alimentada por generadores de radioisótopos de tipo Stirling (ASRG). También se estudió la posibilidad de dotarla de paneles solares y/o de un sistema de propulsión eléctrica. De haber sido aprobada, hubiera despegado en 2019 o 2020. Tras pasar por Júpiter para realizar una maniobra de asistencia gravitatoria habría alcanzado el asteroide troyano 911 Agamenón (o el 4060 Deypilos) diez años después del despegue. Estaría unos 270 días en órbita alrededor de su objetivo y luego la sonda se dedicaría a llevar a cabo un tour por los troyanos durante cinco años, analizando de cerca varios objetos.

Captura de pantalla 2014-01-30 a la(s) 23.23.04
Sonda para el estudio de los troyanos del Decadal Survey de la NASA con ASRG (NASA).
Captura de pantalla 2014-01-30 a la(s) 23.23.10
Versión de la sonda con paneles solares (NASA).
Captura de pantalla 2014-01-30 a la(s) 23.25.14
Trayectoria primaria de la misión (NASA).

Puede que la misión a los asteroides troyanos no sea una de las prioridades de la NASA, pero no obstante siguen apareciendo propuestas de sondas similares. Hace dos años pudimos ver un estudio de Boeing para llevar a cabo una misión hacia el asteroide troyano 1143 Odiseo usando propulsión solar eléctrica. El empleo de este tipo de propulsión a 5 UA (770 millones de kilómetros) del Sol es todo un desafío por el enorme tamaño que deberían tener los paneles solares. La sonda, basada en la plataforma comercial 702HP de Boeing, tendría una masa de 2600 kg, incluyendo 777 kg de combustible en forma de xenón y tres motores iónicos de tipo NEXT. Lo interesante del caso es que podría llegar a su objetivo en tan sólo 2,5 años en vez de los diez de la propuesta del Decadal Survey.

Captura de pantalla 2014-01-30 a la(s) 23.42.51
Sonda de Boeing para el estudio de los troyanos (Boeing).

Lamentablemente, teniendo en cuenta el penoso estado del programa de exploración del Sistema Solar exterior de la NASA -que recientemente canceló el desarrollo de los ASRG- no parece que una misión así vaya a ser aprobada pronto. Y es lamentable porque una sonda así podría revelarnos las claves del origen de nuestro Sistema Solar.

Referencias:



9 Comentarios

  1. Bueno, a ver si la ESA se anima a mandar una misión a los troyanos después de la Rosetta.

    Por cierto, ya tenemos nueva misión de clase M. And the winner is… ¡Plato!

  2. ¿En la tierra tenemos algo parecido a estos Troyanos? en su día había leído sobre unos asteroides q acompañan a la Tierra en su órbita

    P.D: Este blog sigue siendo la pera 🙂

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 31 enero, 2014
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Astronomía • NASA • Sistema Solar • Sondasespaciales