El cohete lunar soviético y el satélite espía estadounidense

A finales de los años 60 el programa Apolo estaba a punto de poner un ser humano en la Luna gracias a un generoso desembolso de dinero que muchos consideraban excesivo. Porque, ¿y si después de todo la Unión Soviética no tuviese un programa lunar?¿Y si los Estados Unidos estuviesen compitiendo únicamente contra ellos mismos? Al fin y al cabo, el secretismo con el que las autoridades soviéticas gestionaban las actividades espaciales impedía conocer con seguridad si la URSS podía ganarle la partida al Apolo o no.

Cohete lunar N1 soviético (Novosti Kosmonavtiki).

Pero el gobierno estadounidense sí sabía a ciencia cierta que los soviéticos iban en serio. La URSS estaba construyendo un cohete gigante equiparable al Saturno V cuyo propósito era claramente competir con el Apolo. El misterioso lanzador se denominaría provisionalmente como G-1 o SL-15, pero los medios de comunicación occidentales seguían dudando de su existencia. Sin embargo, el gobierno no podía hacer públicas las evidencias que demostraban que el cohete lunar soviético era real, porque dichas evidencias habían sido obtenidas por una ultrasecreta flotilla de satélites espía.

Durante décadas, las imágenes realizadas por estos satélites espía han permanecido clasificadas, aunque en 2002 se hicieron públicas las obtenidas por los satélites KH-4 CORONA. El misterioso cohete lunar soviético era en realidad el N1, construido por la oficina de diseño OKB-1 (TsKBEM) de Serguéi Koroliov. Y, efectivamente, su misión era lanzar el complejo tripulado L3 con el fin de poner un hombre en la superficie de la Luna antes que Apolo. En las imágenes del KH-4 obtenidas en septiembre y octubre de 1968 se podía ver claramente a un N1 en una de las dos rampas de las que disponía este lanzador en el complejo del Área 110 de Baikonur. En realidad no se trataba de un vehículo operativo, sino de la maqueta 1M1, construida para los ensayos de las tripulaciones de tierra y que carecía de torre de escape (SAS) en el extremo. En cualquier caso, las imágenes del CORONA demostraban más allá de cualquier duda la existencia del monstruoso lanzador soviético.

Imagen del N1 1M1 en la rampa obtenida por un KH-4 CORONA el 2 de octubre de 1968 (NRO/Charles P. Vick/globalsecurity.org).
Otra imagen del N1 1M1 obtenida el 24 de septiembre de 1968 (NRO/Charles P. Vick/globalsecurity.org).

Pero las fotografías del CORONA, aunque buenas, dejaban mucho que desear. Su resolución impedía discernir los principales detalles del N1. No obstante, el cohete también había sido fotografiado en su rampa por un KH-8 GAMBIT-3, más avanzado y con mayor resolución que el CORONA. El GAMBIT era capaz de obtener imágenes con una resolución media de 60 cm, aunque en una fase posterior alcanzó resoluciones de casi 6 cm. Hasta el pasado septiembre, las características de esta serie de satélites, así como las fotografías realizadas por los mismos, eran absoluto secreto. Entre las imágenes recientemente desclasificadas del GAMBIT podemos ver una del N1 1M1 donde se aprecia el incremento de resolución con respecto a las borrosas fotografías del CORONA.

Imagen recientemente desclasificada del N1 tomada el 19 de septiembre de 1968 por un KH-8 GAMBIT (NRO).
Satélite espía GAMBIT, desclasificado en 2011 (NRO).
Misión típica del GAMBIT (NRO).
Cosmódromo de Baikonur visto por un satélite KH-9 HEXAGON en agosto de 1984 (NRO).

Esta fue la imagen que la CIA presentó al administrador de la NASA James Webb para demostrar la existencia del N1 y del programa de alunizaje soviético. A partir de esta fotografía, la CIA construyó una maqueta del complejo de lanzamiento que también ha permanecido clasificada hasta el año pasado. Ante estas evidencias, George Low -encargado del programa Apolo- decidió saltarse las más elementales reglas de seguridad y propuso mandar la siguiente misión Apolo, el Apolo 8, alrededor de la Luna. Aunque Webb se mostró reticente al principio, finalmente cedería y daría el visto bueno a la primera misión tripulada fuera de la Tierra. Bien es cierto que la principal amenaza al programa Apolo no era el proyecto N1-L3, que arrastraba un retraso considerable y que presentaba un gran número de problemas técnicos sin resolver, sino el relativamente modesto programa de sobrevuelo lunar Zond/L1. De hecho, de no haber sido por la funesta racha de lanzamientos fallidos del cohete Protón, la URSS podía haber tenido una oportunidad real de adelantarse al Apolo en una misión de sobrevuelo lunar.

Mauqeta del N1 y su rampa de lanzamiento construida por la CIA (Wayne D. Day/The Space Review).

El N1 también fue fotografiado por el KH-9 HEXAGON, otro satélite desclasificado en septiembre de 2011, pero todavía no hemos podido ver las imágenes de este lanzador realizadas en 1968. El 3 de julio de 1969, el segundo lanzamiento del N1 resultó en fracaso, destruyendo la rampa de lanzamiento al caer el enorme cohete sobre la misma. Las cicatrices de este accidente también quedaron documentadas gracias a las imágenes de los satélites espía norteamericanos. Los EEUU ya no tenían nada que temer. Poco después, Armstrong se convertía en el primer hombre en pisar la Luna. La carrera lunar había terminado.

Así vio la CIA los resultados de la explosión del segundo cohete N1 en la rampa de lanzamiento de la derecha, en julio de 1969. La foto fue tomada por un satélite espía Corona un mes más tarde (NRO).
Satélite espía HEXAGON (NRO).

Referencias:

18 comentarios

Participa Suscríbete

Gabriel Garcia Sagario Gabriel Garcia Sagario

Más allá de los detalles del diseño del fabuloso N-1, la historia de cómo se logró conocer el diseño del cohete es muy interesante.
Los diseños que hiciera Charles P. Vick sobre el N-1 son bastante ajustados al diseño original. ¡Cómo olvidar esos diagramas!.

Genial post, Dani, gracias por la mención… me pongo… rojo!.

🙂

Tomás y no digo más Tomás y no digo más

Charles P. Vick y otros estudiosos de la exploración espacial tenian amigos el la CIA/NRO que les filtraban estos datos, incluidos diseños muy próximos a la realidad del KH-9 hexagon.

Miguel Rodríguez Miguel Rodríguez

Que bien sabes lo que nos gusta Daniel… este es uno de esos post que crean afición a Eureka.

Aún recuerdo los tiempo en que la única información sobre el programa espacial soviético se conseguía a partir de lo que filtraban los servicios de espionaje, mas lo poco que mostraban los medios oficiales con fines de propaganda.

Canencio Canencio

Es cierto que el cohete Protón fallaba mucho, pero la propia nave “SOYUZ 7K-L1” tambien tuvo problemas,, Astronautix dice esto ..
“With a complex genesis, the spacecraft was flown as a replacement for Chelomei’s LK-1. The 7K-L1 never actually demonstrated that it could safely take a cosmonaut around the moon and return him to earth until August 1969, a month after the successful American Apollo 11 landing on the moon “.
Zond-4 se destruyó sobre Africa,Zond-5 reentró de forma balística(20 g´s) y amerizó en el O. Indico, Zond-6 se estrelló cerca de Baikonur y Zond-7 ya fué lanzado despues del APOLO-11

Eduardo Eduardo

Hola

Me parece muy apropiado que hagan mención del trabajo de C. P. Vick, quien ha seguido aportando mucha información y análisis sobre los programas lunares soviéticos.

¿Pueden por favor indicar cómo localizar las páginas concretas en que han aparecido artículos y fotos en Novosti Kosmonavtiki? Esa página Web es bastante amplia, por lo que he tenido dificultades para ubicar las fechas de publicación de los artículos de Novosti en que se basan las entradas de Eureka. ¿Cómo hago para localizar alguna nota a las que ustedes han hecho referencia?

Regresando al tema del cohete Vulkan, quisiera saber datos como los diámetros de las etapas del cuerpo central, tanto el bloque básico con diámetro de entre 8 y 9 metros como la etapa superior, donde iba a ir instalada la cargha útil.

Resulta que al tomar la escala del dibujo publicado en Eureka el pasado octubre, si tomo como diámetro de la etapa inferior el diámetro del cohete Energuiya, la etapa superior me da un tamaño sospechosamente cercano a una medida exacta en metros. Si por otro lado le doy a la etapa superior el diámetro del Energuiya, la etapa inferior me queda con diam. muy parecido a la que parecen dar otros dibujos publicados en Internet, cercano a los 9 metros.

¿Podrían dar estos datos con precisión de decímetros o centímetros? ¿O alternativamente, el dámetro del módulo de descenso de la nave LEK, derivado del SA del Soyuz pero con dámetro mayor a los 2.20 metros?

Gracias

Eduardo

Txemary Txemary

Genial el post! nada más… bueno sí que me generas ánsias de información! el problema es que las mejores páginas a parte de tu impagable blog, sobre los programas espaciales rusos están en… ruso como es evidente y el traductor de google de ruso es una puuuuuurquería.

Anonymous Anonymous

La desclasificación de imágenes y programas de satélites espias no debería extrañarnos por numerosas razones .La primera es económica, el US Geological Survey vende imágenes de los KH-4 Corona y ya de otros satélites posteriores principalmente para cartografía ,investigaciones arqueológicas,etc..; tambien publicar alguna foto de alta resolución era un “aviso para navegantes ” (LO VEMOS TODO !!!), en 1984 la revista Jane’s Defense Weekly publicaba una foto desde un KH-11,de la construcción de un portaaviones soviético con detalles asombrosos. Finalmente la resolución de los satélites comerciales y militares de cualquier pais deja obsoletas, pero interesantes para la Historia, muchas imágenes antíguas.
No he visto imágenes por radar de muy alta resolución
de los espias LACROSSE, aunque las imágenes de los radares SIR-A,C/X ( unos 8 metros de resolución )nos
dan una idea …

cienciaficcionuruguaya cienciaficcionuruguaya

en Rockets and people, esta fascinante saga de libros hablaba sobre el anillo de pruebas para la primera etapa del N1, por motivos diversos, hasta de costumbre y costos, no se le realizaron test a fondo, se hacian teniendo en base los propios vuelos.Todos sabemos lo que sucedio con estos vuelos… la historia hubiera cambiado si se le hubieran hecho pruebas exaustivas a esta bestia? teniendo los planos tanto del Saturno como del N1 y el Energia, porque es tan dificil reflotar algo parecido?

cacodilo cacodilo

Tienes toda la razón ; la NASA tenia por costumbre ensayar los motores (en stands de pruebas )uno a uno, agrupados en configuarcion de vuelo y montados ya en su fase; aunque era mucho mas costoso ,las posibilidades de fallo en vuelo se reducian enormemente, no tenian que aprender de los fracasos en vuelo.

Anonymous Anonymous

Cuando esas maquetas llegaron a la rampa Korolov estaba muy enfermo. Según la version de la BBC, Korolov llegó a ver como 2 geminis volavan en formacion en orbita baja y murió antes que los N1 estallen en el aire, como sucedió después
Los royos de estas fotos caían por paracaídas???
Como siemrpe, excelente entrada de Daniel Marin, cada día que me levanto, en lugar de mirar el noticiero asesinatos, robos, coimas, accidentes… miro Eureka que me lleva al espacio!!
Saludos a todos

Eduardo Eduardo

Ajem Ajem

La “foto” del N-1 en su plataforma de lanzamiento está muy impresionante, pero en realidad es una imagen hecha por computadora, el cohete está girado 90 grados alrededor del eje de longitud, el lado pintado de gris no debería verse del lado en que se ve, sino debería apuntar hacia la torre de servicio.

Saludos

Eduardo

Daniel Marín Daniel Marín

No. Son fotos verdaderas, no simulaciones por ordenador. Hay que tener encuenta que no es un modelo de vuelo del N1, sino una maqueta. Quizás te hayan despistado los modelos de Charles Vick de su página de 2004. Estas imágenes se han desclasificado hace sólo unas semanas.

Saludos.

Televisores Televisores

Me parece muy apropiado que hagan mención del trabajo de C. P. Vick, quien ha seguido aportando mucha información y análisis sobre los programas lunares soviéticos. A parte es pertinente mencionar el honroso trabajo que adelantan en este blog, ya que la información publicada es excelente. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *