Kepler-18, un sistema planetario distinto

El equipo del telescopio espacial Kepler anunció la semana pasada el descubrimiento de un sistema planetario formado por tres exoplanetas. Ya se conocen varios sistemas multiplanetarios, así que esto no es ninguna novedad. Lo realmente interesante estriba en la heterogeneidad de los mundos que forman Kepler-18, como se ha denominado al sistema.

El sistema Kepler-18 (NASA).

Los tres planetas giran alrededor de su estrella a escasa distancia, con unos periodos («años») de 3,5, 7,6 y 14,9 días, respectivamente. El planeta más cercano, Kepler-18b, es una supertierra con una masa de 6,9 (± 3,4) veces la de la Tierra, mientras que los otros dos mundos, Kepler-18c y Kepler-18d, son exoneptunos cuyas masas son  17,3 (± 1,9) y 16,4 (± 1,4) veces la de nuestro planeta. Es decir, Kepler-18 se parece mucho a Kepler-9, el primer sistema con tres exoplanetas descubierto mediante el método del tránsito.

Pero Kepler-18c y Kepler-18d llaman la atención por sus bajas densidades. Aunque tienen una masa ligeramente inferior a la de Neptuno, su radio es un 40% y un 80% superior al de este planeta. Además, todo apunta a que la proporción de hidrógeno y helio es mayor en estos mundos. Es decir, estaríamos ante un nuevo tipo de planetas con masas parecidas a la de Neptuno, pero con una menor proporción de elementos pesados en su composición. Son los llamados exoneptunos de baja densidad.

Clasificación de los planetas de Kepler-18. Kepler-18d es excepcionalmente poco denso para su masa

Esta clase de exoplanetas es de gran interés porque parece que sus miembros pueden tener masas muy bajas, de tan sólo cuatro veces la terrestre. Esto implica que a partir de ahora es necesario calcular el tamaño de un mundo -mediante el método del tránsito- para asegurarse que estamos ante un planeta rocoso, ya que no podemos descartar que un exoplaneta poco masivo no sea un neptuno de baja densidad. Por su parte, Kepler-18b sería muy similar a CoRoT-7b, es decir, un planeta cubierto por océanos de lava.

Con cada nuevo sistema planetario descubierto, queda patente la gran diversidad de mundos que existen ahí fuera. Y lo que nos queda por descubrir.

Referencias:

Si te ha gustado esta entrada, puedes votar por Eureka en los Premios Bitácoras 2011:

Votar en los Premios Bitacoras.com


9 Comentarios

  1. Interesante entrada Dani,como siempre,mi pregunta es,por que tienen esas orbitas tan cercanas comparado con nuestro sistema solar? con orbitas tan cercanas literalmente van rozando la estrella,entiendo que es mas facil localizar planetas asi con la tecnologia que disponemos,pero resulta muy chocante al compararlo con nuestro sistema solar.Sigue asi Dani!!!
    Saludos desde Bilbao

  2. Supongo que un planeta de una masa terrestre muy poco denso sería probablemente un planeta océano con un núcleo prácticamente carente de hierro.

  3. Hola Daniel,

    Acabo de ver el vídeo con las fotos de Opportunity en Marte y me ha venido a la cabeza una pregunta: olvidándonos del viaje, con tecnologías actuales o que podamos pensar que «están a tiro», suponiendo que nos plantamos en ese sitio con maquinaria pesada (una excavadora, máquinas para conseguir agua, fabricar oxígeno…), ¿en qué lugares del Sistema Solar sería posible establecer una colonia humana permanente? ¿qué entornos son los más amigables?

    Vale, lo primero en lo que he pensado ha sido: ¡joder, Marte tiene buena pinta para plantar unas lechugas! ¡y bellotas… para criar cerdos!

  4. @DarkSapiens: la estrella tiene una Fe/H = +0.19

    @Lobezno: como dice Orlando, uno de los lugares más favorables para la vida son las capas altas de la atmósfera de Venus. Pero si lo que queremos es situar una colonia, Marte es el mejor lugar con diferencia.

    ¡Saludos!

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 11 octubre, 2011
Categoría(s): ✓ Astronomía • Exoplanetas • sondasesp