Adiós, Spirit

Por Daniel Marín, el 25 mayo, 2011. Categoría(s): Astronáutica • Marte • NASA • sondasesp ✎ 18

El 4 de enero de 2004 millones de personas asistieron en directo al aterrizaje de una nueva sonda marciana. El pequeño vehículo se denominaba MER-A o MER-2 (Mars Exploration Rover), aunque sería más conocido por Spirit. Su nombre -así como el de su hermano Opportunity- había sido elegido por Sofi Collis, una niña de 9 años residente en Arizona. Reconozco que en un primer momento no me gustó nada. «Menudo nombre más absurdo para una nave espacial», recuerdo que pensé. Me parecía impropio para una sonda espacial, falto de carácter y sin emoción. Pero con el tiempo -como muchos, me imagino-, cambié de opinión y aprendí a apreciarlo.


MER (NASA).


MER y Sojourner (NASA).

Aún no había amanecido en España cuando Spirit inició su descenso a través de la atmósfera marciana y muchos nos despertamos para ver -o mejor dicho, escuchar- las noticias que esta pequeña nave transmitía desde otro mundo. Contra todo pronóstico, Spirit aterrizó perfectamente y no sufrió ningún percance mientras rebotaba por la superficie del cráter Gusev protegido por sus airbags. Aunque el aterrizaje de la sonda Pathfinder en 1997 también pudo seguirse en Internet, Spirit fue la primera misión cuyo descenso fue retransmitido por la red en tiempo real.

Spirit y Opportunity fueron la respuesta de la NASA a los sonoros fracasos de la Mars Polar Lander y la Mars Climate Orbiter. La agencia espacial norteamericana decidió usar el mismo escudo térmico y el mismo sistema de airbags de la Pathfinder para diseñar y lanzar hacia Marte dos pequeños robots en tiempo récord. Fue todo un desafío tecnológico que debía demostrar la capacidad de la NASA para sobreponerse a los problemas más graves.


Etapa de crucero y escudo térmico de los MER (NASA).


Zona de aterrizaje de Spirit (Phil Stooke)

La NASA esperaba que Spirit aguantase como mínimo 90 días marcianos o soles (92 días terrestres), pero al final resistió 2269 días. Sin duda, la palabra éxito se queda corta para describir el desarrollo de esta misión. Sin embargo, en un principio los resultados científicos fueron bastante deprimentes. La NASA había elegido el cráter Gusev como lugar de aterrizaje porque desde la órbita parecía obvio que se trataba de un antiguo lago marciano. Si existía algún lugar en Marte donde era posible encontrar pruebas de un pasado más húmedo, ése era Gusev. Al menos eso es lo que pensaban los científicos de la misión. Pero todas las rocas que analizó en un primer momento Spirit eran de origen volcánico. Mientras Opportunity se llevaba toda la gloria al descubrir evidencias pasadas de la presencia de agua en Meridiani Planum, Spirit se dedicaba a explorar una roca volcánica tras otra.


Primera imagen en color de Spirit (NASA).


Ruta de Spirit en el cráter Gusev (Unmannedspaceflight.com).

La suerte de Spirit cambió cuando alcanzó las Colinas Columbia. Allí pudo descubrir varios minerales formados gracias a la acción del agua (sales, sulfatos ácidos, hematita, etc.). Después de todo, el cráter Gusev había conocido la presencia de agua líquida hacía eones. Uno de los descubrimientos más inesperados se produjo por culpa de una rueda defectuosa. Spirit debía moverse por la superficie arrastrando la rueda inmóvil, abriendo en el proceso varias pequeñas zanjas de forma involuntaria. En una de estas zanjas se detectaron silicatos y sulfatos, algo que pilló por sorpresa a los investigadores.


Explorando por las colinas Columbia (NASA).


Dust devils en el cráter Gusev (NASA).


La rueda de Spirit dejó expuesto sulfatos y silicatos (NASA).

Los achaques del intrépido explorador se multiplicaron poco a poco. La última comunicación con Spirit tuvo lugar el 22 de marzo de 2010. La NASA ha intentado desde entonces comunicarse con la sonda utilizando otras naves en órbita marciana, pero todo ha sido en vano. Ayer, la agencia dio oficialmente por finalizada la misión de Spirit. No se puede decir que el anuncio nos haya pillado por sorpresa, porque tras varios meses sin obtener respuesta nos imaginábamos lo peor. Pero no por esperada, la noticia deja de ser triste. Con Spirit termina toda una época de la exploración de Marte. Es hora de decir adiós al primer mensajero de la Humanidad que recorrió las colinas del planeta rojo. Hasta siempre, Spirit.


Home Plate, el lugar de reposo definitivo de Spirit visto desde la MRO. Spirit se ve a la izquierda (NASA).


Hasta siempre, Spirit (NASA).



18 Comentarios

  1. Curioso, a mi tampoco me parecieron buenos nombres para ambos MER en un principio (pareciera que los niños norteamericanos tuvieran pésimo gusto: «Sojourner», que rayos es eso?! me preguntaba en 1997) pero al final ambos «carritos» se ganaron nuestros corazones con todo lo que descubrieron.
    Ahora que se queda mudo e inmovil en la frialdad de la superficie marciana espero que algún día cuando los humanos por fin vayan a Marte lo conserven como un monumento a las primeras exploraciones marcianas… me imagino un montón de gente a su alrededor enfundados en trajes espaciales tomándose fotos junto a él… nada mal para un robot que debería haber durado solo 4 meses.
    Por cierto, cuando repasas los grandes fracasos de la NASA resulta curioso como estos vienen justamente al tratar de utilizar tecnologías más ambiciosas y complejas (recuerdo que en una entrevista a un ingeniero de JPL en la pared de su oficina tenía colgado un poster que decía «Keep it simple, stupid!» y un horrible escalofrío me recorre la espalda al pensar dos palabras: «Curiosity» y «skycrane» :/…

  2. Gracias por el post, muy emotivo. Spirit y Oportunity han ayudado a hacer más cercana la exploración de otros planetas para el gran público, aparte de los evidentes logros conseguidos en la misión para la que fueron diseñados

  3. Gracias de verdad por esta emotiva entrada Daniel

    Desde que descubrí la existencia de estos dos pequeños exploradores de vez en cuando me metía en la web para buscar info sobre ellos.

    A modo de curiosidad, explicaba a mis allegados la fantástica historia del spirit y del opportunity, de como el primero tenía problemas con una rueda pero siguió trabajando para nosotros y nunca se me olvidará el día que le enseñé a mi madre fotos de marte del spirit… mi madre no se lo podía creer que hubiera allí tan lejos una parte de nosotros.

    Espero que el día que el viaje interplanetario sea asequible, el spirit se merece un sitio en un museo como los transbordadores.

    un saludo desde Albacete

    Miguel

  4. El casi-eterno explorador marciano (digo casi eterno por lo sorpresivo de su estadía). Se nota que estabas encariñado con esta sonda, y creo que en general con esos pequeños robots que nos lanzan información sobre el planeta rojo. Muy emotivo post, y aquí me entero de esta noticia.

    Saludos!

  5. Excelentes tus comentarios Daniel, desde que entre en tu pagina hace un año, no pude dejarla de ver un solo día.
    Me mantenés informado sobre lo que es este magnifico escenario.
    A estos robot los seguí a muerte desde el primer día y sos el complemento ideal junto a sondas.
    Expresaste tal cual mi sentir por ese robot con las palabras que hubiese querido decir.
    Tengo 60 años y viví la carrera espacial desde el primer momento.
    Quiero leer todos tus comentarios pero son muchos y algunos un poco largos, descansá los domingos, danos un poco de tregua, plis.
    Un afectuoso saludo y gracias por lo que haces.

  6. Muchas gracias por estos posts. El tuyo es un blog que sigo a diario.

    Spirit ha cumplido su misión más que sobradamente. Pasará a los libros de historia junto con las Luna, Venera, Mariner, Viking, Voyager o Huygens.

    Aunque los que deberían entrar en los libros son los ingenieros, técnicos y demás personal a cargo de la misión, que han hecho posible conseguir todos estos conocimientos y hacerlo funcionar durante tanto tiempo. Se podría hacer algo parecido a este libro: «Voyager Tales: Personal Views of the Grand Tour», disponible en

    http://www.amazon.com/Voyager-Tales-Personal-Library-Flight/dp/156347252X

    En él dejan sus impresiones sobre su participación en las míticas misiones Voyager desde Ed Stone, jefe del proyecto hasta la telefonista, el mecánico de coches de la flota del JPL 😉 o el vigilante del edificio. Quizás en un futuro se hará algo similar con los MERs.

    Puestos a soñar (aunque sé que es muy difícil), me gustaría poder ver algo parecido a esta imagen. No importa que sea una de las Viking en vez de Spirit, la cuestión es poder ver humanos en Marte algún día:

    http://spacegizmo.livingdazed.com/wp-content/uploads/2009/10/05-Viking-Mars.jpg

    …Y pensar que tengo libros que hablan de misiones tripuladas a Marte para 1985…

    De nuevo gracias por tu blog, y disculpa la extensión del comentario.

    Saludos desde Madrid.

  7. Qué duro se hace el haber perdido a Spirit. Fue glorioso. Y en cuanto al nombre, tiene mucho caracter, no como Curiosity, ese si que es soso. A Spirit solo le podemos decir una cosa: Gracias

  8. Gracis Spirit por todos tus logros. Gracias por tu información y tus bellas imágenes del planeta rojo. Gracias por haber aguantado más de siete años en vez de los cuatro meses para los que estabas programado. Gracias compañero.

    Y gracias a ti Daniel, por este blog único y maravilloso lleno de ciencia y sabiduría.

  9. Gracias Spirit, ya puedes descansar.

    Si en un futuro lejano (me temo) tenemos capacidad para traer cosas de otros planetas y siguen existiendo museos … este robot debería estar en él (se lo ha ganado).

    Saludos.

    P.D.: Coincido con lo comentado el otro día de que la NASA debería reutilizar más sus diseños exitosos.

  10. Spirit ha sido una gran máquina, ¡y cuanto han estirado su vida útil los técnicos del jpl! Nos ha descubierto maravillas de Marte. La calidad y nitidez de las imágenes que mandaba me estremece, tienen la inmediatez de una foto que haríamos nosotros mismos de excursión en el campo, ¡pero en Marte!

    Aun nos queda Oportunity un poco más.

  11. Me acuerdo cuando amartizaron esos dos aparatitos y cómo seguía con entusiasmo cada novedad que nos traían de Marte. También me acuerdo de la pena que me dió el fracaso del Beagle 2 en esas Navidades. Por esa época estaba todavía en 4º de la ESO y decidiendo qué quería estudiar… y ahora estoy terminando la carrera de ingeniería aeronáutica. Esos bichines me animaron mucho a estudiar esta carrera, por eso les tengo un especial cariño 🙂

    Sé que es de hace tiempo el artículo, pero me ha encantado encontrarme con esto y me ha entrado la morriña ^^ Tenía que comentar 😀

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 25 mayo, 2011
Categoría(s): Astronáutica • Marte • NASA • sondasesp