Al final no eran tan malas…

Me refiero a las imágenes de las viejas sondas soviéticas Luna 3 y Zond 3 (tomadas en 1959 y 1965 respectivamente) y que ahora han sido reprocesadas usando técnicas modernas, revelando detalles curiosos, como el borde de la mayor cuenca de impacto del Sistema Solar, la Polo Sur-Aitken.

Y es que las imágenes de las antiguas sondas todavía guardan sorpresas (ver este enlace).

Imagen de la Luna 3. El óvalo amarillo marca el límite oeste de la cuenca de impacto Polo Sur-Aitken.

El borde de la cuenca en una imagen procesada de la Zond 3.

Otra imagen procesada de la Zond 3.

Vista de la gigantesca cuenca de impacto desde el polo sur lunar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *