Las próximas sondas chinas Chang’e e ILRS a la Luna

Por Daniel Marín, el 17 octubre, 2022. Categoría(s): China • Luna ✎ 48

El Programa de Exploración Lunar de China (CLEP) tiene como núcleo central las sondas de la serie Chang’e (嫦娥), que en los últimos años han logrado ser las primeras en aterrizar con éxito en la Luna y traer muestras de nuestro satélite a la Tierra desde 1976. Aunque la Chang’e 4 y su rover Yutu 2 siguen funcionando en la cara oculta de la Luna, China sigue adelante con el programa y planea nuevas misiones. Ya conocíamos en líneas generales el objetivo de las Chang’e 6, 7 y 8, pero en el Congreso Astronáutico Internacional de 2022 hemos podido enterarnos de más detalles. Actualmente, el programa CLEP se halla en su cuarta fase tras completar las tres primeras (orbitar la Luna, alunizar y traer muestras), una fase de consolidación que incluye a la Chang’e 4. La próxima misión será la Chang’e 6, algo que pudiera parecer obvio si tenemos en cuenta que la última fue la Chang’e 5, pero en realidad el orden numérico del programa no tiene por qué coincidir con el de lanzamiento.

La Chang’e 6 traerá muestras de la cara oculta de la Luna por primera vez en la historia (CNSA).

La Chang’e 6 (CE-6) será una misión de retorno de muestras como la Chang’e 5. De hecho, se usará la sonda que se construyó como reserva por si la CE-5 fallaba, ya que se trataba de una misión prioritaria para el programa espacial chino. Eso sí, la Chang’e 6, a diferencia de la CE-5, aterrizará en la cara oculta de la Luna, en la cuenca de impacto Polo Sur-Aitken (46º de latitud sur y 180º de longitud este, aproximadamente). Recordemos que, durante muchos años, la comunidad científica estadounidense consideró una prioridad el retorno de muestras de esta cuenca de impacto e incluso ha mantenido una misión de este tipo —denominada MoonRise— como uno de los objetivos de cara a la próxima misión de tipo New Frontiers. La razón es que todas las muestras que tenemos de la Luna son de la cara visible, pero existe una importante dicotomía entre ambas caras cuyo origen no se comprende muy bien.

Calendario del programa Chang’e (CNSA).
Participación internacional en la Chang’e 6 (CNSA).

Chang’e 6 ( 嫦娥六号) debe despegar desde Wenchang mediante un cohete CZ-5 a finales de 2023 o en 2024. En principio estaba prevista para 2024, pero no sería de extrañar que se adelantase, algo extraño en una misión espacial, pero que en el programa espacial chino comienza a ser una costumbre cada vez más frecuente. Como la Chang’e 5, la CE-6 estará formada por dos vehículos, un orbitador y una sonda de aterrizaje, a su vez cada uno de ellos divididos en dos (el orbitador y la cápsula de reentrada con las muestras por un lado y la etapa de descenso y de ascenso del vehículo de aterrizaje por otro). Como su predecesora, la sonda de aterrizaje contará con un doble sistema de captación de muestras: un taladro para recoger muestras a profundidades superiores a un metro y un brazo robot para adquirir regolito y rocas de la superficie. Una novedad de esta misión es que contará con una importante participación internacional, especialmente europea. Francia suministrará el instrumento DORN (Detection of Outgassing RadoN), destinado a medir la presencia de radón-222, un isótopo que se asocia con la actividad sísmica y tectónica lunar. DORN está a cargo del IRAP (Institut de Recherche en Astrophysique et Planétologie).

El experimento francés DORN detectará radón-222 desde la Chang’e 6 (CNSA).
Elementos de la Chang’e 6 (CNSA).

Por su parte, Italia colaborará con un retrorreflector láser de nueva generación para estudios geodésicos denominado INRRI (INstrument for landing-Roving laser Retroreflector Investigations), desarrollado por el INFN (Italian National Institute for Nuclear Physics) y que ha sido instalado en otras misiones de ESA y NASA. La Agencia Espacial Europea y Suecia suministrarán el instrumento NILS (Negative Ions on Lunar Surface), destinado a medir el viento solar reflejado por la superficie lunar (en concreto, iones negativos del plasma, que no han sido detectados todavía) y que está siendo desarrollado por el Instituto Sueco de Física Espacial. Además, Pakistán colabora con el cubesat ICUBE-Q, que se quedará en órbita lunar.

Sondas Chang’e 7 y 8. A la izquierda, Chang’e 5. Luego, el proyecto inicial de la Chang’e 7, seguido a la derecha del proyecto actual. A la derecha, la Chang’e 8 (Weibo @YHY10250927).

La siguiente misión del programa es la Chang’e 7 (嫦娥七号), prevista para 2025 o 2026 y que tiene como destino el polo sur lunar (el borde de algún cráter que esté situado a una latitud de 85º sur o mayor). Y aquí sí que hay novedades. Como ya sabíamos, la Chang’e 7 es un nuevo tipo de sonda que combina elementos de las misiones de retorno de muestras Chang’e 5 y 6 con las de aterrizaje Chang’e 3 y 4. Será lanzada mediante otro CZ-5 desde Wenchang e incluye un orbitador y una sonda de aterrizaje con varias subsondas. El orbitador, a diferencia del de las CE-5 y CE-6, se quedará en órbita lunar y no regresará a la Tierra. Será el primer orbitador lunar de larga duración que lanza China desde la Chang’e 2 en 2010, así que llevará múltiples instrumentos científicos, incluyendo una cámara de alta resolución comparable a la cámara HiRIC de la sonda marciana Tianwen 2. Originalmente estaba previsto que la misión incorporase además un rover y un satélite retransmisor para garantizar las comunicaciones entre la Tierra y el polo sur de la Luna, así como un ‘saltador’, o sea, una pequeña sonda capaz de desplazarse por la superficie dando saltos.

Elementos de la misión Chang’e 7. Atención al ‘saltador’ (CNSA).
Diseño inicial de la Chang’e 7 («Chang’e polar») de 2018, ahora cancelado (CNSA).

El rover —¿Yutu 3?— se mantiene, pero el satélite retransmisor se ha eliminado. A cambio, China lanzará en 2024 un satélite Queqiao 2 mediante otro cohete hacia el punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Luna. Eso sí, tanto el rover como la nave de descenso llevan ahora un panel solar vertical más adecuado para el bajo ángulo que forma el sol con el horizonte en los polos lunares. Asimismo, el saltador también ha visto alterado su diseño y ahora incorpora otro panel solar vertical y seis patas de mayor tamaño que le permitirán desplazarse «andando» por la superficie lunar, aunque también podrá dar saltos de un punto a otro. El saltador estará equipado con un taladro para investigar varios puntos de la superficie. Esta original sonda saltadora combina ventajas de los rovers y de las sondas estáticas y una versión de la misma podría volar también en la misión de retorno de muestras marciana Tianwen 3. Además de Yutu 3 y el saltador, la Chang’e 7 llevará un pequeño rover emiratí. De forma similar al primer Rashid, que debe despegar en noviembre de 2022 a bordo del aterrizador japonés Hakuto-R con un Falcon 9, este pequeño rover —¿Rashid 2?— tendrá una masa de unos 10 kg. En estos momentos, China sigue abierta a la inclusión de otros instrumentos o cargas útiles internacionales para esta misión espacial.

Chang’e 7 llevará un rover emiratí y otras cargas internacionales (CNSA).
El rover Rashid de Emiratos Árabes Unidos despegará en 2023 con el Hakuto-R japonés (Mohammed Bin Rashid Space Center).
Los saltadores de las misiones Chang’e 7 (arriba) y Chang’e 8 (CNSA).

Tras la Chang’e 7 le tocará el turno a la Chang’e 8 (嫦娥八号), que es básicamente similar a su predecesora. Como la CE-7, la CE-8 aterrizará en el polo sur lunar y llevará un orbitador y una sonda de aterrizaje con un rover —¿Yutu 4?—, además de otro saltador. Según las imágenes de la CE-8 que hemos visto, la sonda de aterrizaje llevará dos paneles solares en vez de uno y el panel solar del saltador será más grande. En cuanto a la fecha de lanzamiento, debe despegar ‘antes de 2030’. La Chang’e 8 debe ser el ‘modelo básico’ de la Estación Lunar de Investigación, una serie de sondas que formarán una base lunar no tripulada primero y que, posteriormente, es muy posible que reciban la visita de los astronautas chinos que pisarán la Luna alrededor de 2030. Las misiones ILRS (International Lunar Research Station, o 国际月球科研站 en mandarín) que sucederán a la Chang’e 8 debían tener una fuerte colaboración con Rusia y, de hecho, el programa fue presentado formalmente por ambos países el año pasado. No obstante, China mantiene las distancias con su vecino y, como ya pudimos ver en 2021, ILRS es una iniciativa de tipo ‘juntos, pero no revueltos’. O sea, Rusia lanzará sus sondas con sus cohetes y lo único que tendrán en común con las misiones chinas será la zona de aterrizaje, compartir datos y poco más. Es más: en las presentaciones del Congreso Astronáutico Internacional de 2022 ni siquiera se hace mención a Rusia, al mismo tiempo que China pide colaboración internacional con otras naciones en este proyecto.

Elementos de la misión Chang’e 8 (CNSA).
Lugares de alunizaje de las sondas Chang’e. Muchos de ellos también son candidatos para misiones Artemisa y CLPS de la NASA (CNSA).

Las sondas ILRS estarán destinadas a objetivos concretos en vez de ser sondas genéricas multipropósito y para su lanzamiento también se usará el cohete gigante CZ-9. ILRS-1 desplegará paneles solares para alimentar de energía a las futuras sondas, entre otros objetivos, mientras que ILRS-2 se centrará en radioastronomía de muy larga base (VLBI). ILRS-3 llevará radares de prospección geológica y retornará a la Tierra muestras recogidas por las anteriores ILRS. Por su parte, ILRS-4 llevará módulos de energía ‘de larga duración’ (es de suponer que hablamos de RTGs o reactores nucleares) y ILRS-5, entre otras cosas, será un observatorio astronómico. No obstante, los detalles específicos de cada misión todavía están en el aire.

Las distintas misiones ILRS de 2030 a 2035 (CNSA).

Las Chang’e 7 y 8, así como las ILRS, aterrizarán en el polo sur lunar. Como ya hemos visto en este blog en varias ocasiones, las zonas de aterrizaje de esta región que presentan una iluminación casi permanente y están cerca de los puntos en sombra continua (donde hay hielo de agua) no son muy numerosas. Es decir, que China y Estados Unidos tienen una competición abierta para hacerse de facto con la mayor cantidad de estos puntos antes de que sea demasiado tarde.

Propuesta de base lunar china (CNSA).


48 Comentarios

  1. Xi estará contento. El mundo espaciotranstornado también. !Suerte y que veamos muestras de la cara oculta pronto y como saltan esos Chang !

    Por cierto… INRRI lo habrá patrocinado el Vaticano, supongo.
    (no me he podido resistir)

    Gracias Daniel.

      1. Qué mierda de sistema de comentarios.

        El anterior tendría que haber salido debajo del todo. Pero Naukas vive en la era del PC y desconoce que hay una cosa que se llama «navegador de teléfono móvil»

        1. Es un coñazo comparado con la versión de escritorio, al menos para mí.

          Eso de colaboración UE y otros países-China es algo agradable de ver, igual que las colaboraciones entre la ESA y la NASA.

          1. Pues… al ritmo que vamos lo mismo se termina la colaboración Europa-China antes de que se lance la sonda. Yo no apostaría mi vida por ello, desde luego.

          2. Hilario, riete, pero los EEUUa nos están dando por saco cada vez más en economía y, a la larga, creo que nos va a salir mejor aliarnos con los chinos. Además, las embajadas chinas ya están en todas las esquinas de nuestras calles. La putada, y lo que más va a dar por saco, va a ser que, después de llevar tooooda la vida sin llegar a aprender bien el inglés, ponerse a aprender chino desde cero. Por eso, aun mantengo mi dilatador anal a punto para ver con qué intenciones vienen los americanos esta noche. Me pregunto qué opinará nuestro chino de cabecera…

          3. Eso es fliparse, Mikelga. El inglés te sirve casi que en todas partes; el chino, no (eso no significa que aprender chino sea algo improductivo, pero el inglés te sacará de más apuros en mayor número de situaciones).
            Creo que Europa debe tener su propia personalidad en política exterior, pero teniendo en cuenta que tenemos una alianza con los USA, en todos los sentidos. Desgraciadamente, ahora mismo sólo hacemos seguidismo sin más de lo que nos dicen desde Washington. Y eso no es bueno ni para ellos ni, sobre todo, para nosotros europeos.

          4. No específicamente en materia espacial, en todo en general. Por supuesto, lo general termina afectando a lo espacial. Europa debería haber mantenido la colaboración científica con Rusia, pese a la guerra de Ucrania, por ejemplo (es más, nunca debió haber consentido que la situación llegase a la guerra, pero como somos idiotas, pues así nos va…)

        2. Saludos desde las sombras

          Siempre a la vanguardia tecnológica, NAUKAS por mi intermedio pone en vuestro conocimiento una cosa que se llama «un PC en tu dispositivo móvil»…

          https://shadow.tech/

          Ideal para el smartphone del Caballero Oscuro y la tablet de la Dama Sombría.

          «Desde que uso Shadow™ comento sin problema alguno en Eureka… y desvío asteroides con más Fuerza de la estrictamente necesaria… MMMBWAAA-HA-HA-HA-HAAA !» — DART Vader

          Never underestimate THE POWER of the Dark Cloud ! ! !

          1. O sea que inicias una sesión en tu máquina virtual en el cloud y lo estrimea wherever necesites?
            Pero siempre necesitarás un PC o algo donde recibir el stream y una buena conexión al interné, no?
            Y, que tal va ?

          2. Lo que viene a ser un servidor de aplicaciones de toda la vida, corriendo instancias virtuales de escritorio en remoto con (probablemente) rsync…

            Le voy a quitar el sombrero de pesimista a Pochi (es un momento, te lo devuelvo en un plis) para deciros que eso no soluciona el problema.

            Es un problema de tamaño de pantalla x comentarios anidados y no hay una solución 100% satisfactoria…

            Naukas podria cambiar el tema de WordPress que usa (Marinate Pro) pero es costoso hacer eso en un multisite con 15 blogs y seguramente habría quien diga «antes molaba más»

            Aunque sí que es cierto que la usabilidad de Marinate Pro en móvil podria estar mejor, mucho mejor. Hace tiempo que perdí la cuenta de cuantas veces me ha saltado el formulario de comentarios al hacer scroll al pulsar el botón accidentalmente.

            Toma Pochimax, gracias por el préstamo.

          3. Pues sí, viene siendo un «escritorio remoto» de toda la vida que corre una máquina virtual Windows «potentita» dentro de un servidor en la Nube al que te conectas por internet («15 Mbps of download speed and less than 30 ms of ping are recommended») desde tu cacharrito móvil o de escritorio…

            https://shadow.tech/requirements/

            Ni idea de «qué tal va» porque no lo he probado ni lo haré, yo no necesito en lo absoluto el tipo de servicio que ofrece Shadow. Al margen de la curiosidad tecnológica, mi comentario fue más una humorada para HG que otra cosa 🙂

          4. En cuanto al «problemilla móvil» de Naukas…

            Cargar la versión de escritorio (desktop site) de la página debería funcionar impecable al menos en modo de visualización horizontal (orientación landscape) en cualquier smartphone con resolución de pantalla «XXXX x 1280 pixels» o superior.

            Y si el OS de tu cacharrito o tu navegador o el sitio de turno se resisten al modo horizontal… hay apps gratuitas que fuerzan el modo horizontal a placer…

            https://play.google.com/store/search?q=rotation+orientation&c=apps

      1. El INRRI me tiene intrigado. Entiendo que será para reflejar láser desde sondas en órbita, porque no creo que donde aterrice la Chang’e-6 sea accesible a los láseres terrestres, no? (por aquello de la cara oculta)

  2. Yo sigo perplejo por el avance del programa espacial chino y no puedo esperar a ver esos robot saltarines en el polo Sur de la luna ojalá que EEUU se ponga a trabajar o el retorno de la humanidad ala luna será tramitida en Chino 😃

  3. Por cierto como están en la NASA!
    J.McDivitt acaba de morir con 93 años y en el primer obituario ponen que el Apolo9, su último vuelo, estuvo en órbita lunar.
    Han tenido que sacar una corrección.

    1. Bueno, él lo tendria en mente supongo… pero anda queeeee……
      y luego fue responsable del programa Apolo y parece que estuvo muy «conectado» con el rescate del Apolo XIII.

      «El vuelo de prueba del Apolo 9 duró 10 días en marzo de 1969, cuatro meses antes del alunizaje, y estuvo relativamente libre de problemas y sin incidentes».

      !Pues que ritmo de lanzamientos del Saturno ! y en aquellos tiempos.

      «Así que McDivitt pasó a la gestión, primero del módulo de aterrizaje lunar Apolo, luego de la parte de Houston de todo el programa».

      https://www.infobae.com/america/eeuu/2022/10/18/murio-a-los-93-anos-el-astronauta-james-mcdivitt-comandante-del-apolo-9/

  4. Con tanto avance, me extraña que el programa lunar chino no esté ya buscando el
    famoso HELIO-3 en el regolito, para asegurarse su primer puesto en sistemas de energía.

    Hace tiempo, era el Santo Grial que Lancelot debía traer de tan lejanas tierras, para regalo y goce de la humanidad.
    .

    1. Bueno, la ILRS-3 está previsto que haga «lunar in situ resource utilization technology» que bien podría incluirlo aunque, honestamente, no lo creo. No le veo mucho sentido teniendo otras prioridades (cosillas como que los astronautas tenga aire y agua). Además, ojalá me equivoque, pero para que la fusión sea viable todavía queda un rato. Saludos.

  5. Lo de los franceses con los reflectores láser en la Luna ya debe ser una tradición. Si mal no recuerdo, las Lunokhod soviéticas ya llevaban un reflector láser francés.

      1. Por supuesto. Pero me llama la atención que pese a las visitas turísticas de Napoleón y Napoleón III por las rusias (Moscú, Crimea…), Francia normalmente ha tenido buenas relaciones con Rusia (o la URSS), y no solo en el ámbito científico. Quizás para contrapesar a Alemania.

          1. No. Alemania, desde Bismarck, siempre intento aislar políticamente a Francia. De ahí sus acercamientos a Rusia.
            Pero entre Alemania y Rusia siempre estuvo por medio la cuestión Polaca. Alemania sabia que tarde o temprano Francia intentaría recuperar Alsacia y Lorena (anexión que Bismarck no quería porque sabía que los franceses querrían recuperarlas) y quería tener las espaldas cubiertas.
            Por los mismos motivos, Francia cultivo la amistad con Rusia. En la corte rusa se hablaba francés, y el Partido Comunista Francés era ciegamente prosoviético.
            Y los ingleses mirando y tomando nota.
            Un poco de historia de brocha gorda.

      2. @Jx
        Y militar tambien, recuerden todo el show de los clase Mistral, tambien las camaras termicas Buran/Catherine-E para blindados, hace poco estuvieron por venderles (o les vendieron) designadores DAMOCLES para aviones de combate de la VKS.

    1. Me contesto a mi mismo. Esta charla sobre la amistad Franco-Rusa ha sido por culpa de un patinaje de neuronas mío. El retro reflector laser no es francés, es italiano. Como el párrafo anterior hablaba de un instrumento francés, al leer las palabras «reflector» y «Laser» asumí lo que no era. Al releer el artículo he visto la metedura de gamba.

  6. Un lujo enterarnos por Daniel.
    En cuanto a a si colaboraremos Europa con China, yo solo lo vería aceptable si rompen definitivamente con Mordor. No basta con que China los ignore y los desplace, debe ser una ruptura frontal.

Deja un comentario