Perseverance consigue recoger las primeras muestras de Marte que serán enviadas a la Tierra

Por Daniel Marín, el 12 septiembre, 2021. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • ESA • Marte • NASA • Sistema Solar ✎ 151

El rover Perseverance de la NASA ha superado uno de los hitos de su misión al recoger con éxito las dos primeras muestras destinadas a ser enviadas a la Tierra en los próximos años. Este logro pone fin a casi un mes de incertidumbre que ha tenido en vilo a los encargados de la misión. El pasado 6 de agosto el rover intentó recoger su primer testigo en la roca Roubion del cráter Jezero, pero, para asombro de todos, posteriormente se comprobó que el tubo de muestras estaba vacío. De alguna forma, aunque el taladro de Perseverance había extraído el testigo con éxito, la roca estaba pulverizada en vez de formar un núcleo sólido y los restos habían caído a la superficie. Aunque la NASA intentó minimizar el revés, es de imaginar que un sudor frío tuvo que recorrer la espalda de más de un miembro de la misión. La recogida de muestras no es solo uno de los objetivos fundamentales de Perseverance, sino que del éxito de esta fase depende el lanzamiento de dos sondas en los próximos años, SRL (Sample Retrieval Lander) y ERO (Earth Return Orbiter). Junto con Perseverance, estas tres sondas forman parte de la misión MSR (Mars Sample Return), un proyecto conjunto entre NASA y ESA con el objetivo de traer a la Tierra un pedazo de Marte para 2031.

La roca Rochette con los dos agujeros dejados por Perseverance tras recoger sus primeras muestras. También se aprecia la zona usada por la herramienta de abrasión (NASA/JPL-Caltech).

Tras el fiasco con la roca Roubion, Perseverance se desplazó 560 metros en dos semanas hacia la zona denominada Citadelle, repleta de rocas con un aspecto muy sólido. Estas rocas puede que no fuesen tan interesantes desde el punto de vista científico como Roubion, pero la prioridad ahora era comprobar que el rover era capaz de recoger muestras y que no había nada raro con el sistema de recogida o —peor aún— con las rocas marcianas en general. Tras analizar Roubion, los científicos estaban seguros de que el problema estaba en la roca y que su consistencia no era la adecuada. Buenas noticias, pero había que salir de dudas. El 25 de agosto el rover ya estaba en la zona de Citadelle y los investigadores habían identificado una roca candidata. Apodada Rochette, este bloque de casi dos metros de longitud ha resistido durante eones la lenta pero constante erosión eólica del planeta rojo, así que todo indicaba que debía ser lo suficientemente sólida de cara a la recogida de muestras. Si Perseverance no lograba hacerse con una muestra de esta roca, la cosa pintaba muy mal para esta misión y las dos siguientes.

Recorrido de Perseverance en el cráter Jezero. Se aprecia la distancia entre la roca Roubion y la zona de Citadelle  (NASA/JPL-Caltech).
Zona de Citadelle con la roca Rochette (NASA/JPL-Caltech).
Imagen de Rochette del 27 de agosto (sol 185) en la que se aprecia la huella dejada por la herramienta de abrasión (NASA/JPL-Caltech).
Huella dejada en Rochette por el instrumento de abrasión (NASA/JPL-Caltech).

El 27 de agosto Perseverance usó su taladro para retirar la capa superficial de roca. De esta forma, los instrumentos del rover pudieron estudiar su composición sin la parte externa, la más erosionada y alterada por el medioambiente marciano. Recordemos que el taladro de Perseverance puede funcionar en tres modos diferentes según la punta que lleve: para obtener testigos rocosos, para recoger regolito (todavía no se ha usado esta opción) o como herramienta de abrasión de rocas. Posteriormente, los análisis de los instrumentos PIXL y SHERLOC demostraron que Rochette es de origen volcánico, pero que presenta sales formadas en presencia de agua líquida. Por fin, el 1 de septiembre llegó el momento de la verdad. El taladro del rover procedió a extraer un testigo rocoso usando el tubo de muestra nº 266. Como en la anterior ocasión, el rover fotografió el tubo cuando todavía estaba en el extremo del brazo robot, pero, a diferencia de la primera vez, el proceso de almacenamiento se detuvo hasta que se comprobase que el tubo estaba lleno. Poco después, las imágenes llegaron a la Tierra. La primera mostraba claramente el testigo rocoso dentro del tubo. Sin embargo, la segunda, tomada después de sacudir a propósito el taladro para limpiar de polvo el borde del tubo —un proceso necesario para garantizar el posterior sellado del tubo—, era demasiado oscura y no se veía bien. Como si fuera una película, la tensión se mantuvo durante casi dos días porque la iluminación impedía ver claramente si el tubo estaba lleno o no. ¿Se había caído el testigo rocoso? Finalmente, nuevas imágenes demostraron que, para alivio de todos, el tubo estaba lleno con un testigo de 5,9 centímetros de longitud. Perseverance había recogido su primera muestra con éxito.

La muestra Montdenier, la primera recogida por Perseverance. Imagen tomada con Mastcam-Z el 1 de septiembre (sol 190) del taladro con el tubo de muestras en su interior. Se aprecia el testigo rocoso dentro (NASA/JPL-Caltech).
El agujero dejado por el rover en Rochette para recoger la muestra Montdenier (NASA/JPL-Caltech).
Composición de Rochette según el instrumento PIXL (NASA/JPL-Caltech).

El 6 de septiembre, el sol 194 de la misión, se superó otro hito cuando se procedió a almacenar el tubo y sellarlo para ser guardado en la parte inferior del rover. Previamente al sellado, se usó la cámara CacheCam para comprobar que el tubo había pasado por el interior del rover hasta la zona de almacenamiento sin que la muestra sufriese ningún percance y se midió el volumen de la muestra. Esta primera muestra rocosa recogida por Perseverance sería bautizada como Montdenier. Dos días más tarde, el 8 de septiembre, se procedió a recoger una segunda muestra de la roca Rochette para asegurarse de que el sistema de recogida funcionaba correctamente. En esta ocasión el proceso de recogida, procesado, sellado y almacenamiento se llevaría a cabo sin interrupciones. Todo fue bien y esta segunda muestra, conocida como Montagnac, resultaría ser un testigo rocoso de 6,1 centímetros (el máximo que puede alcanzar el taladro de Perseverance es 6,6 centímetros de longitud).

La roca Roubion (izquierda) y Rochette (derecha) (NASA/JPL-Caltech).
Imagen de la CacheCam en la que se aprecia la tapa colocada sobre el tubo tras completar el proceso de sellado (NASA/JPL-Caltech).
Partes de un tubo de muestras (NASA/JPL-Caltech).
El tubo nº 266 usado para recoger la primera muestra de Perseverance antes del vuelo (NASA/JPL-Caltech).

Aunque la NASA afirmó que el motivo de obtener una segunda muestra era para «asegurarse», en realidad esta decisión obedece a la posible estrategia que va a seguir Perseverance a la hora de depositar los tubos. La NASA no ha decidido dónde o cuándo soltará estos tubos en la superficie marciana, pero el plan que se baraja actualmente pasa por disponer de dos zonas separadas donde se depositarán los tubos: una en el cráter Jezero y otra en Nili Planum. Las dos zonas están muy lejos la una de la otra, así que es muy poco probable que el rover europeo de la misión SRL que debe despegar en 2026 sea capaz de recoger todas las muestras de las dos zonas. Por eso la estrategia actual pasa por obtener dos tubos de cada zona de interés —no necesariamente de todas—, uno destinado para cada depósito. Es importante recalcar que el futuro rover europeo no podrá capturar los tubos del interior de Perseverance si este ha dejado de funcionar —o lo ha hecho su sistema de recogida de muestras—, mientras que Perseverance no puede volver a recoger los tubos ya depositados en el suelo en caso de que el equipo de la misión cambie de idea sobre la mejor zona para un depósito de muestras.

Taladro de Perseverance con la herramienta de abrasión (NASA/JPL-Caltech).
Taladro de Perseverance con una punta para recoger muestras. El tubo va dentro (el rover lleva varias de estas puntas) (NASA/JPL-Caltech).
Detalle de un tubo de muestras (en verde) dentro de la punta del taladro de Perseverance (NASA/JPL-Caltech).
Herramientas usadas por el sistema de recogida de muestras de Perseverance (NASA/JPL-Caltech).
Comparativa del tamaño de un testigo típico comparado con el tubo de muestras (NASA/JPL-Caltech).

Con la captura de Montdenier y Montagnac, Perseverance ya ha usado 3 de los 38 tubos que lleva disponibles para muestras (el primero, usado con Roubion, se ha almacenado vacío con la intención de estudiar la atmósfera marciana). El rover lleva además cinco «tubos testigos» destinados a analizar los posibles contaminantes que ha llevado la nave desde la Tierra (uno de los tubos estaba expuesto durante todo el lanzamiento y viaje a Marte). Algunos de estos tubos serán devueltos a la Tierra para calibrar el resto de muestras y garantizar que el rover no ha transportado sustancias «extrañas» al planeta rojo (no se suele comentar mucho, pero la contaminación que experimentó Curiosity fue en su momento uno de los principales quebraderos de cabeza de la misión).

Los elementos de la misión MSR (NASA/JPL-Caltech).
El rover europeo SFR (Sample Fetch Rover) que debe recoger las muestras de Perseverance y llevarlas al MAV de SRL (ESA).
Comparativa del rover europeo SFR con otros rovers (ESA).
El orbitador europeo ERO será el encargado de traer las muestras de Perseverance a la Tierra no antes de 2031 (Airbus Defence and Space).
Detalles de ERO (ESA/NASA).

Cada tubo de nitruro de titanio tiene una masa de unos 57 gramos —la masa de las muestras es de unos 15 gramos—y está recubierto de pintura blanca para minimizar la acción solar durante los años que debe pasar en la superficie esperando al rover europeo SFR (Sample Fetch Rover) de la misión SRL. El próximo objetivo de Perseverance es la zona sur de Séitah, localizada a unos 200 metros de distancia de Citadelle, que presenta rocas más antiguas e interesantes que las de Citadelle. De todas formas, las dos muestras de Rochette podrán servir para establecer un límite superior a la edad de la actividad más reciente del cráter Jezero. En cualquier caso, no todas las muestras recogidas por Perseverance tienen que ser necesariamente seleccionadas para volver a nuestro planeta. Por otro lado, los investigadores de la misión todavía creen que Roubion es una roca interesante y no descartan regresar para obtener una muestra ahora que conocen mejor su consistencia y que saben que el sistema de recogida de muestras funciona correctamente. Lo importante es que el proceso para traer muestras de Marte ya se ha puesto en marcha. Ahora bien, los tubos de Perseverance no llegarán a la Tierra a bordo de la sonda ERO antes de 2031. La pregunta que se hace la NASA con temor es, ¿se adelantarán los chinos con su misión de recogida de muestras?

Las dos sondas de la misión china Tianwen 2 de recogida de muestras. A la izquierda, la sonda para recoger las muestras. A la derecha, el orbitador para traerlas a la Tierra (con una cápsula similar a la de la misión Chang’e 5). Despegarán en 2028 mediante dos lanzamientos (uno del CZ-5 y otro de un CZ-3B o similar, o en un único lanzamiento del futuro CZ-9B). Las muestras deben regresar a la Tierra en 2031 (CASC).


151 Comentarios

  1. En el puto suelo. Hay abundancia de fotos comparativas sobre cómo cambia el suelo (marciano), la más antigua es esta de la Viking 1, la izquierda es de 19761004 (4 octubre, es el formato ISO), la derecha de 19770124,

    https://www.jpl.nasa.gov/spaceimages/images/mediumsize/PIA00397_ip.jpg

    Juzga tú mismo. Nadie va a firmar un papel que diga que un tubo no se va a extraviar cuando perdemos cosas en nuestras casas y las encontramos mucho (a veces mucho mucho) tiempo después, pero ni se van a dejar en cualquier sitio ni tampoco debería ser difícil ubicarlas aunque se hubieran cubierto de polvo. Pero vamos, de todas las improbabiliades que he ventilado en este hilo, ésta con certeza es la más. No creo que se vuelvan locos y los escondan en hoyos y agujeros. Pero vaya, imposible no es.

    Si lo que subyace es el concepto de que esta forma de hacer las cosas es un disparate, hombre, pues sí, lo es, como bajar una sonda colgada con cables (que técnicamente no es una grúa), pero es lo que hay. It is what there is.

    1. De todos modos, ya no tiene sentido alguno criticar o aplaudir el diseño de esta misión (yo era de los que veía eso de ir dejando por ahí tubitos era demasiado «riesgoso»). Eso nos podía entretener en la fase de planificación, pero ahora es absurdo. La misión está en marcha en Marte recogiendo muestras y ya está. Ahora a cruzar los dedos para que todo salga como debe salir, en especial la recogida de los tubos y su regreso a la Tierra.

      1. Pues sí.

        Si al final lo de los tubos aún puede ser una gran historia. Ya lo es, qué demonio, pero tiene potencial para mucho más. No deja de ser (una gran) verdad que enormes descubrimientos comenzaron por una idea peregrina a más no poder (algún día hay que hablar de aquel tránsito de Venus del siglo XVIII con gente desparramada por todo el planeta). Creo que hay un refrán chino. O dos.

    2. Lo que sería realmente tremendo es que dejaras las muestras en un sitio muy claro, evidente, sin pérdida y, cuando fueras a recogerlas… ya no estuvieran. 🛸😲🤣

      1. Lo dicho, y lograr ver a cierta distancia (unos 10m) como cierto rover con una bandera sospechosamente roja se aleja a gran velocidad intentando esquivar piedras del tamaño de un ladrillo.

        1. Puede ser peor:

          Que se los hayan llevado y hayan dejado artefactos marcianos como «contrarregalo», jajajajaja

          Había un cuento corto, no recuerdo el título ni el autor, acerca de un agujero que se abría en un pueblo y bajaban una linterna atada a una cuerda. Al rato, suben la cuerda y la linterna no estaba; en su lugar, una nota escrita en un idioma desconocido. Se les ocurre a continuación bajar un diccionario y varios libros, y suben otra nueva nota en inglés de agradecimiento, y literatura de los seres subterráneos. Y así varias veces con varios objetos y comidas (no voy a hacer más spoiler, por si alguien se interesa, jajajaja).

          Pues lo «mesmo» con los tubitos, jajajaja.

          Eso sí que sería el apoteosis…

          1. Pues no, no era un cuento corto. Bueno, sí, pero no.

            Me explico:

            Lo que yo ví era un capítulo de Amazing Stories de Steven Spielberg, de las primeras, concretamente el 9: Thanksgiving, basado en el cuento corto Hey, You Down Here! de 1.971 y escrito por Harold Rolseth.

            Por si alguien lo quiere ver… Sale David Carradine, haciendo de paleto malvado.

  2. Gracias como siempre por tu labor Daniel!!!

    Una pregunta, ¿sabes si ha jugado Ingenuity algún papel en la elección de las últimas rocas a taladrar? Los responsables de la misión han cambiado drásticamente la política sobre el pequeño dron y me preguntaba si se debería en parte a haber sido útil en esto.

    Saludos!

  3. Preguntas chorras, fruto del desconocimiento:

    Si realmente va a venir en unos años otro rover para coger los tubos y devolverlos a casa, ¿no podría recoger las muestras entonces? Estarían más «frescas» 🙂

    Si de lo que se trata es de buscar vida, ¿realmente van a aportar algo dos trozos de roca, de una duna en medio de ninguna parte? Es como si vienen unos ETs, aterrizan una sonda en el desierto del Sáhara, analizan un trozo de pedrusco más seco que la mojama, y concluyen que la tierra es un erial sin vida. ¿Qué tal si, ya que parece que el tema de los róvers está rodado (pun intended), intentamos aterrizar en lugares más interesantes que el enésimo cráter?

    1. La misión tiene una historia y se ha desarrollado de la manera que se ha desarrollado, no hay que darle más vueltas. Ha salido así…
      Por otro lado, no se trata sólo de buscar vida. La geología y las eras de Marte y saber lo que ha pasado en la historia del planeta también es importante.

    2. 2015
      https://danielmarin.naukas.com/2015/08/14/como-planea-la-nasa-traer-muestras-de-marte-a-la-tierra/
      «Traer muestras del planeta rojo a la Tierra es una misión prioritaria para la NASA y lo lleva siendo desde hace varias décadas. No obstante, la agencia espacial no dispone del dinero necesario para llevar a cabo directamente una misión de este tipo, así que ha optado por un plan por etapas más modesto. La primera fase de esta ambiciosa misión comenzará con el rover de 2020, que recogerá varias muestras del suelo marciano y las irá depositando a lo largo del camino (en un principio estaba previsto que las almacenase todas juntas). Lo que todavía no está claro es qué hacer a continuación, aunque las opciones se han ido reduciendo en los últimos años.»

      2012 (La idea de entonces era más sencilla, como la que pretenden hacer los chinos)
      danielmarin.naukas.com/2012/06/13/traer-una-roca-de-marte-la-mision-espacial-mas-importante-para-la-comunidad-cientifica/
      «La sonda de recogida de muestras debía aterrizar en algún lugar de Marte y usar su brazo robot -junto con un rover auxiliar- para cargar un contenedor con algunas muestras. El contenedor sería puesto en órbita marciana por un pequeño cohete de combustible sólido o MAV (Mars Ascent Vehicle) de dos etapas, donde esperaría pacientemente a ser recuperado por un orbitador construido por el CNES francés.»

    3. Hombre, sobre la primera pregunta, No tengo los datos, pero me parece que las muestras dentro de los tubitos perfectamente selladas van a estar igual de «frescas» recogidas el mismo dia que meses y dias después.

      Sobre la segunda pregunta…esta vez han ido a un los sedimentos de un delta, es decir a los sedimentos de una geoforma que en la tierra suelen ser hervideros de vida ya que es donde confluyen rios con mares (o lagos) además de sedimentos traidos desde zonas más lejanas por los cursos fluviales. Es decir se pueden hallar datos referentes a ambientes marinos o lacustres, a ambientes fluviales y de ambientes «aguas arriba» del propio delta.

      Sí estimamos los ambientes acuáticos como prioridad para la posibilidad de vida, un delta es un lugar muy propicio para ir a echar un vistazo. Que esté dentro de un crater o a los pies de una cordillera es solo un aspecto secundario.

      Otra cosa sería ir a un crater reciente, que no hubiera acogido un mar o lago en su interior.

  4. No veo el problema si se hubiera fallado también con esa roca. Hay tubos de muestras de sobra, y tiempo de sobra para probar con otra.

    Sí, los chinos seguramente se adelanten sobre todo si no pierden el tiempo en planes con tantos pasos en los que algo puede salir mal y van al grano.

  5. Ot : faltan 48 horas para el lanzamiento de la mision inspiración 4 de spacex que pondra en orbita a cuantro civiles a ver como sale eso espero que Daniel haga un gran blog 🙂

        1. Al parecer tienes bien afinado el detector 🙂

          Puede decirse que es un eufemismo, sí señor.
          Eufemismo con un poquito de vitriolo irónico.
          Pero sólo «un poquito», ¿eh? 😉

      1. Yo me he visto los 4 primeros episodios de Netflix, y hay que reconocer que la misión que ha montado Jared con SpaceX es otra historia, a todos los niveles posibles. Personalmente voy a estar emocionado y nervioso. Y espero que haya una cámara en el cono de la Dragon para verles asomar la cabeza desde fuera de la cúpula.

  6. Gracias Daniel por la emoción y la aventura que transmites en cada entrada.
    Algunos , como Pelau, han entrado “on fire”. Jjjj

    Incendiario del espaciovecindario que eres.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 12 septiembre, 2021
Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • ESA • Marte • NASA • Sistema Solar