Radio Skylab 79: hiperbólico

Por Daniel Marín, el 3 octubre, 2019. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • Radio Skylab ✎ 20

Intento de conexión… señal adquirida… descarga completada. ¡Bienvenidos a un nuevo programa de Radio Skylab! Esta semana destripamos el reciente estreno de la película Ad Astra, de James Gray, protagonizada por Brad Pitt y Tommy Lee Jones. Según su director, es la película de ciencia-ficción más realista de viajes espaciales. ¿Estará la película a la altura? En la segunda parte, hablamos sobre el cometa 2I/Borísov, el segundo visitante interestelar, tras ’Oumuamua. Acompaña a Víctor Manchado (Pirulo Cósmico), Daniel Marín (Eureka), Carlos Pazos (Mola Saber) y Víctor R. Ruiz (Infoastro) en este viaje por la ciencia, el espacio y otras curiosidades.

ENLACE AL PROGRAMA

Síguenos en la página web de Radio Skylab, en iVoox (Podcast Radio Skylab) o iTunes. Además también estamos en Twitter (@radioskylab_es) y Facebook (@radioskylab.es). ¡A disfrutar del programa!

Club de lectura

  • De la Tierra a la Luna, Julio Verne.

Actividad destacada del Club de Fans de Radio Skylab



20 Comentarios

  1. Acabo de descargarlo… ¡¡JUAS!! En una ojeada rápida he visto que de las 3 horas que dura el audio, algo más de dos horas y cuarto se dedican a despellejar “AD ASTRA”.

    Creo que me lo voy a pasar fenomenal.

    1. Lo vas a disfrutar de lo lindo, yo me he reído un rato con ellos. Aún no he visto la peli, pero me parece que no vale ni para el día del espectador

      1. Ya lo he escuchado. Lo confirmo, muy, muy divertido. 🤪🤪

        Por cierto, la parte dedicada a AD ASTRA no es tan larga como decía… Es una hora y media. Lo que pasa es que no conté la parte del principio de comentarios varios.

        1. Es cierto, los comentarios cada vez son más largos 😂😂.
          Pero a mí es una parte que me gusta muchísimo, se tratan muchos temas interesantes en cada programa, aunque sea de forma breve

        2. Risas a granel 😀

          Impagable lo de Kavy tratando de oficiar como abogado del Diablo… y fallando miserablemente… porque NO hay modo, “el acusado” es indefendible, impresentable.

          La nula plausibilidad científica es casi anecdótica, una nota garabateada en el margen, porque Des Astra ni siquiera funciona en lo fundamental: en el plano ficción.

          Historia pretenciosa, apunta alto y no le atina a nada excepto a sus propios pies. Incoherente. Depresiva. Aburrida, no por ser lenta, que también, sino porque ya desde los primeros 5 minutos resulta patente que aquello va a tener poco sentido tirando a ninguno. Y oh sorpresa, efectivamente así es, da más vueltas que el perro sin llegar a ningún puerto merecedor de tal nombre.

          Ahora bien, al menos parte de la falta de coherencia interna de la historia puede interpretarse como intencional. Porque a todo esto, hay otro aspecto o plano de Ad Astra que no fue abordado por los 4 Radionautas.

          Creo que Ad Astra es una de esas pelis, las menos, que se proponen hacer lo que NUNCA se debe hacer… excepto si se hace BIEN. Arriesgada apuesta que pueda dar lugar a una obra maestra o a un pedazo de bodrio infecto.

          Me explico… pero antes asegurémonos de que hablamos el mismo lenguaje, sepan disculpar el rollo que sigue:

          Todos bien sabemos que una ficción es una realidad alternativa, un universo de mentira cuyas reglas pueden ser parecidas o muy diferentes a las del nuestro, no tienen por qué ser idénticas y casi nunca lo son, si lo fueran la mayoría de ficciones simplemente no podrían ser.

          Es un juego. Es a ver si el mentiroso logra contar su mentira de manera suficientemente convincente para que nos la creamos sin poner demasiado esfuerzo de nuestra parte.

          Accedemos a jugar porque deseamos entretenernos, maravillarnos, fantasear, absorber nuevas ideas… El juego empieza y nos va dando pistas para que podamos calibrar apropiadamente nuestra suspensión voluntaria de la incredulidad.

          Es un juego de seducción. El mentiroso tiene que cautivar nuestra atención y retenerla. Por eso lo que el mentiroso cuenta (tema) tiene que ser interesante… y cómo lo cuenta (tono, estética, ritmo) tiene que armonizar con lo que cuenta. Porque la gracia del juego es que NO se note que es un juego una vez que empezó. Y para eso la mentira tiene que ser autoconsistente, coherente consigo misma.

          Cuando las reglas de juego son “no hay reglas, puede suceder cualquier cosa en cualquier momento”… mal asunto, porque el lector/espectador no puede tener expectativa alguna. Cuando TODO es posible equivale a que nos están contando NADA. Por eso cuanto más claras sean las reglas de juego, mejor.

          Y una vez que el propio juego se ha encargado de definir y presentar sus reglas… cuidadito con violarlas… no sólo porque a nadie le gustan los tramposos (“jugar” y “que jueguen con uno” son dos cosas MUY distintas)… sino fundamentalmente porque ahí es cuando el juego pierde su gracia al quedar expuesto como lo que es… el mentiroso y la mentira quedan en evidencia… la ilusión se hace añicos… nuestra inmersión en la historia se va por el caño… nuestra atención se desvanece, empezamos a ojear el reloj, comienzan las risas no buscadas…

          Así llegamos a Des Astra, que falló en todo eso y más. Y al menos parte de la culpa de haber fallado se debe a que se propuso “jugar” con el espectador de manera que éste nunca tenga muy claro si lo que ve debe entenderlo en sentido literal o en sentido figurado.

          TODO lo que muestra la peli viene dado por el punto de vista del protagonista-narrador… un profesional de máxima categoría a cuyo lado el resto de los mortales es una troupe de ineptos… racional a ultranza, demasiado racional a decir verdad, da la neta impresión de algún que otro tornillo flojo, obviamente tiene problemas de sociabilidad y severos traumas emocionales reprimidos.

          Por lo tanto es válido, incluso forzoso cuando empiezan a sucederse incoherencias una detrás de otra… que dudemos acerca de si lo que este tío nos muestra es “la realidad” (la realidad literal de esa ficción, que para nosotros ya es una realidad de mentira)… o si es una versión distorsionada de “la realidad” tal como él la percibe… o si es una “construcción mental” suya, una especie de sueño o delirio o fantasía introspectiva… o si es todo eso al mismo tiempo superpuesto de manera indiscernible.

          Sorpresa, sorpresa, Des Astra tampoco funciona por ese lado…
          https://danielmarin.naukas.com/2019/09/25/ad-astra-critica-para-espaciotrastornados/comment-page-5/#comment-475432

          Y ya que… Je Je… los propios Radionautas sacaron a colación Interstellar… y no lo hicieron por casualidad sino porque viene a cuento

          No cabe ninguna duda de que Interstellar es indeciblemente superior en todo aspecto y sentido a Des Astra. Vamos, es que Interstellar se puede decir que ES una historia.

          Un colador de historia plagada de agujeros, en mi opinión. Sin embargo, concuerdo con los 4 Radionautas en que como ficción funciona a nivel dramático y emocional. La historia cierra en el sentido de que todas las idas y venidas de los personajes al final encuentran satisfactoria resolución, una resolución a la altura a la que apuntaba la ambiciosa historia.

          PERO… para que esas resoluciones cierren… las piezas, en vez de caer en su lugar por su propio peso, son colocadas a fuerza de martillazos… y se nota que son colocadasse ven los hilos de las marionetas y la mano del titiritero.

          Porque los personajes no van de una “situación A” a una “situación B”… y no van porque simplemente no pueden ir de la “situación A” a la “situación B”. Para lograrlo hay que saltar un agujero lógico impasable, y me refiero NO a nuestra lógica SINO a la lógica de las reglas de juego que la propia historia ha establecido desde su comienzo.

          El agujero lógico es impasable porque las reglas que hacen posible la “situación A” son distintas a las reglas que hacen posible la “situación B”. La “situación A” y la “situación B” son dos realidades alternativas diferentes e incompatiblesunidas con cinta adhesiva.

          Es la omnipotente mano del guionista-director la que quita a los personajes de la “situación A” y los coloca en la “situación B”. Mágicamente. Incompetentemente. Evidentemente. Lamentablemente. Y eso ocurre en promedio cada 5 minutos.

          La suspensión voluntaria de la incredulidad del espectador tiene que saltar un agujero impasable, tiene que teletransportarse de una realidad alternativa a otra, cada 5 minutos.

          La historia viola su propia coherencia interna TANTAS veces que en definitiva la realidad alternativa principal que es la historia resulta ser una tira de muchas realidades alternativas incompatibles secundarias pegadas con moco.

          Y todo eso para presuntamente poder colocar a los personajes en situaciones que den sentido a los aportes de Kip Thorne y su intención de divulgar ciencia en formato ficción, Interstellar nació por y para eso, precisamente.

          Pues bien, conozco personalmente a unos cuantos cinéfilos que, tras ver Interstellar y antes de conversar conmigo, todavía estaban por enterarse de la auténtica ciencia sepultada bajo tanta chorrada. Ninguno de ellos tiene un pelo de tonto, simplemente tienen formación humanística y sus conocimientos científicos son básicos tirando a escasos. Curiosamente, a estas personas “de letras” la dilatación temporal relativista les había caído como la “chorrada” más fantasiosa de toda la peli.

          Resultó muy graciosa su reacción cuando les dije que esa “chorrada” es justamente lo más realista de toda la condenada peli. Hasta que no les terminé de explicar bien el asunto, se me quedaron mirando de esa manera que refleja el intento por calibrar si la persona que tenemos delante está de broma, nos quiere meter un bulo, o ha perdido un tornillo 🙂

          Cositas que pasan cuando en una peli metes ciencia real mezclada con ciencia altamente especulativa y contada en una historia que permite situaciones como por ejemplo (uno de los tantos ejemplos que se suceden cada 5 minutos) el acoplamiento entre una nave y una estación en plena entrada atmosférica, escena igual de absurda, o más, que la equivalente de Armageddon cuando los transbordadores se acoplan a la MIR de la peor manera imaginable: en el “ecuador” centrífugo de la MIR.

          Estas personas “de letras”, siendo incapaces de discriminar de antemano la auténtica ciencia de la ciencia-ficción, vieron Interstellar y simplemente vieron otra Armageddon… otra Star Trek… otra Star Wars… ¡Gracias, Nolan!

          Saludos.

          1. Buena crítica 👍

            Volviendo a AD DESASTRA, y a propósito de la crítica radiofónica, una pregunta (alerta spoiler):

            ¿Por qué el padre del prota estaba empeñado en cargarse la Tierra con sus rayos cósmicos? No sé si se explica en la peli.

          2. ¡Excelente pregunta! Ese es uno de los tantos disparates de la peli que no quedan claros, por decirlo suavemente.

            Primero que nada: ¿eran pulsos electromagnéticos, rayos cósmicos, torrentes de partículas de antimateria, no sabe/no contesta? Pues no tengo idea.

            Al principio de la peli los superiores de McBride junior (Brad Pitt) le explican que “the surge” (así es como llaman al fenómeno) está ocasionado por reacciones de antimateria y provienen del Proyecto Lima que está orbitando Neptuno. Listo.

            Le muestran un gráfico del sistema solar donde “the surge” se ve como una especie de chorro gaseoso cónico y turbulento cuyo vértice es Neptuno y su base difusa creo que (no recuerdo bien) abarcaba toda la órbita de la Tierra.

            Vamos, una especie de super tormenta solar x 10 a la potencia 1 billón atravesando todo el sistema solar en sentido contrario. No me preguntes más. Eso sí, lo que sea capaz de generar esa monstruosidad ha de quedar vaporizado o convertido en agujero negro al emitir uno de esos “pulsos”. O el emisor usa tecnología fantabulosa. O vaya uno a saber.

            Monumental “momento Kodak” cuando McBride junior llega a Neptuno y la nave del Proyecto Lima resulta que ni era especialmente grande ni su tecnología era particularmente avanzada. Tiene una antenita parabólica parcialmente derretida y engalanada con “chispazos de cortocircuito” que presuntamente es el foco emisor de “the surge”. Y aquello es el NO-VA-MÁS del disparate. ¿En serio me están diciendo que esta cagadita de mosquito es la fuente de…? ¡Naaahhh!

            Y no me preguntes para qué infiernos el Proyecto Lima originalmente quería o necesitaba toda esa antimateria o de dónde la sacó. No tengo idea.

            En cuanto a tu concreta pregunta, la narrativa de la peli es tan ambivalente o “difusa” que caben al menos dos respuestas.

            Si hay que creer lo que McBride padre (Tommy Lee Jones) le dice a McBride junior (Brad Pitt), “the surge” es accidental, consecuencia de la violencia ocurrida durante los amotinamientos…

            …estooo, sí, parece que hubo amotinamientos en la nave del Proyecto Lima. Parte de la tripulación (quizá toda, pues la credibilidad de McBride padre es bastante dudosa) quería regresar a la Tierra, mitad porque ya no soportaban el aislamiento de décadas, mitad porque el Proyecto ya estaba demostrando su inutilidad al no encontrar rastro alguno de inteligencias alienígenas.

            Como sea, durante los amotinamientos “algo pasó” (no preguntes) y las “reacciones de antimateria” (no te gastes, no preguntes) “se salieron de control” y “de alguna manera” (que no preguntes, hombre, no insistas) empezaron a emitir aleatoriamente esos “pulsos”.

            Pero… da la casualidad que McBride padre es el único sobreviviente de esos turbulentos acontecimientos, está obviamente más loco que una cabra, es un sujeto despreciable, un fracasado (ha dedicado su vida a un proyecto fallido), y su opinión acerca de la especie humana no es nada buena (no hay nada ahí afuera, y nosotros no somos más que generadores de basura, devoradores de mundos, nos estamos extinguiendo, nada tiene sentido, y todo ese rollo).

            Por eso cabe la posibilidad de que McBride padre esté mintiendo, que él tenga pleno control sobre la “reacción de antimateria”, y que con total premeditación esté provocando esos “pulsos” con el expreso propósito de aniquilar a toda la especie humana.

            Porque… ¡qué casualidad que la antenita emisora de una nave orbitando Neptuno está siempre apuntando al sistema solar interior!

            O sea, si es cierto que él no tiene control sobre la “reacción de antimateria”, y si tampoco tiene control sobre la antenita emisora, y si la especie humana le importa un poquito… pues entonces con ponerse un traje espacial y serruchar la condenada antenita lo tiene hecho. Pero no. ¿Entonces?

            Pues entonces cabe la posibilidad de que “the surge” sea la venganza personal de McBride padre contra la “perversidad del universo”… su psicopática manera de “desquitarse” por todos los años perdidos en vano, los condenados aliens inexistentes, la parásita humanidad, el sinsentido de la existencia, Dios que si existe se hace el sordo y no contesta… todo… ¡Hala!

            Y por supuesto, también cabe la posibilidad de que yo me haya perdido algo, pues a esas alturas de la peli mis neuronas lógicas se estaban tomando una merecida siesta, yo estaba más concentrado en mirar (la estética de la peli es muy bonita y su cinematografía está muy lograda, todo hay que decirlo) que en escuchar, porque ya todo daba igual, era obvio que ninguna explicación podía salvar la historia ni devolverme las 2 horas que llevaba perdidas en este bodrio infecto.

            Saludos.

  2. Buen programa muy divertido!! En cuanto a los objetos interestelares parece que el encuentro con ellos es mas regular de lo que se pensaba. Cuántos de estos habrán coincidido con un planeta estrellándose o siendo desviado al interior del sistema solar, cuantos habrán dejado su carga química en la Tierra. Quizás en parte, los océanos de nuestro mundo es una mezcla galáctica de los restos de estos intrusos interestelares.

  3. No he terminado de verlo. Mmm … una recomendación, si eres diabético no te recomiendo que te inyectes la insulina escuchando el podcast, o si no los espasmos de la risa, pueden provocar que hagas varios agujeros involuntariamente.

    Gracias por el podcast. Buen trabajo!

    1. Sobre el tema de la materia oscura. Existe algún tipo de análisis sobre el grado de superposición de la materia bariónica respecto a la materia oscura? Me refiero, si se ha encontrado algún tipo de vínculo entre zonas de espacio teóricamente vacías y que se detecte que influye como si hubiera masa? O sólo hay materia oscura donde debería haber materia normal?

  4. Hay un aspecto, que para mi, además del tema de la física, me parece que no es correcto. Y es el efecto de estar tantos días sólo, sin hablar con nadie. Una persona tan ‘aislada’ emocionalmente previamente y concentrada en su trabajo, no debería sufrir mucho en caso de un viaje largo incomunicado. Me puedo equivocar, pero es algo que otras personas del foro defienden como un gran problema de los viajes interplanetarios.

  5. Hola Daniel,
    gracias como siempre por vuestro trabajo, es un grandísimo placer escucharos.

    Creo que fue en este último programa, comentasteis que la Luna se está alejando lentamente de la tierra, dato que me ha sorprendido. Había dado por hecho, que las órbitas entre astros tendían a 0, es decir, a un impacto entre los cuerpos involucrados.

    Si ambos cuerpos se atraen (debido a su masa), y no existe una aceleración que aumente la fuerza centrípeta de estos dos astros, por qué se separan entre sí?

    Dentro de mi ignorancia, la única explicación que encuentro es que aquí entren en juego las fuerzas que ejercen el resto de los astros, como en este caso el Sol. Es entonces el Sol el culpable de que la Luna se aleje de nosotros?

    Gracias de nuevo, un abrazo muy fuerte para todos!
    Ruben

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 3 octubre, 2019
Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • Radio Skylab