Primer vuelo de una etapa del Falcon 9 por tercera vez y fallo en el aterrizaje de la etapa de la misión SpX-16

Por Daniel Marín, el 5 diciembre, 2018. Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • Comercial • Lanzamientos ✎ 59

El pasado 3 de diciembre de 2018 a las 18:34 UTC SpaceX lanzó un cohete Falcon 9 v1.2 Block 5 desde la rampa SLC-4E de la Base Aérea de Vandenberg (California). La noticia no tendría nada de especial a estas alturas si no fuera por dos particularidades. La primera es que en esta misión se pusieron en órbita 64 pequeños satélites, que no es un récord mundial (en posesión de India, con 104 satélites lanzados en la misma misión), pero sí lo es para SpaceX. Esta fue la primera misión dedicada a lanzar satélites de pequeño tamaño, SSO-A (SmallSat Express Mission), para lanzar pequeños satélites a la órbita baja heliosíncrona (SSO). Los 64 satélites (15 microsatélites y 49 cubesats) pertenecían a 34 organizaciones de 17 países distintos (incluyendo España). El segundo hecho destacable es que esta ha sido la primera ocasión que se utiliza por tercera vez la primera etapa de un Falcon 9. La etapa, la B1046, había sido utilizada en el primer vuelo de un Block 5 en mayo de 2018 durante la que se puso en órbita el satélite Bangabandhu. Posteriormente se usó en la misión que lanzó el satélite Merah Putih en agosto de 2018.

Lanzamiento de la misión SSO-A desde Vandenberg, la primera vez que se usa una primera etapa de un Falcon 9 por tercera ocasión (SpaceX).

Hasta ahora todas las etapas del Falcon 9 habían realizado dos vuelos como máximo. La variante Block 5 del Falcon 9 fue introducida en mayo de este año precisamente para permitir múltiples reutilizaciones, pero el proceso ha resultado ser más complejo de lo esperado, especialmente con respecto a determinados elementos de la etapa, como el tren de aterrizaje. La etapa B1046 aterrizó posteriormente en la barcaza Just Read the Instructions, situada a unos 50 kilómetros de la costa de California. Curiosamente, esta etapa ha despegado desde tres rampas distintas a lo largo de sus tres misiones: la 39A y la SLC-40 en Florida y la SLC-4E en California.

Lanzamiento de la misión SSO-A desde Vandenberg (SpaceX).

Esta misión es la 32ª ocasión en la que SpaceX logra recuperar una primera etapa del Falcon 9 y la sexta vez que una etapa aterriza en la barcaza Just Read the Instructions. En total SpaceX ha recuperado 22 etapas distintas, cuatro de ellas de tipo Block 5. También ha sido el 19º lanzamiento de SpaceX en 2018, superando el récord de 18 lanzamientos efectuados el año pasado. La cofia de la misión no pudo aterrizar en el barco Mr Steven, pero amerizó suavemente mediante paracaídas y las dos mitades fueron recuperadas después de mojarse ligeramente. Según Elon Musk esto no impedirá que sea reutilizada en una misión posterior.

La etapa B1046 tras aterrizar exitosamente en Just Read the Instructions (SpaceX).

La quinta etapa Block 5, B1050, despegó el 5 de diciembre de 2018 en la 66ª misión de un Falcon 9 en la que puso en órbita con éxito la nave de carga Dragon SpX-16. Lamentablemente, la etapa no pudo ser recuperada porque perdió el control durante el descenso por culpa de un fallo con la bomba hidráulica que controla las rejillas y no fue capaz de aterrizar verticalmente en la zona LZ-1 de Cabo Cañaveral, cayendo en el agua. El coste de perder una etapa Block 5 es muy superior al de anteriores versiones, pero, como vemos, se pueden lanzar en más ocasiones. La última vez que SpaceX no logró recuperar una etapa con éxito, dejando a un lado las misiones donde se deshizo de la primera etapa a propósito, fue en el primer lanzamiento del Falcon Heavy en febrero de este año. En esa ocasión no se pudo recuperar la etapa central, B1033, que se estrelló contra la barcaza. A pesar de la pérdida de la B1050, SpaceX dispone de nueve o diez etapas Block 5 listas para ser usadas (las etapas B1051 a la B1057 no han volado aún). Una de cal y otra de arena para SpaceX en un año que ha sido muy positivo para la empresa de Hawthorne, aunque no tanto como esperaban.

La etapa B1050 regresa a la costa de Florida después del lanzamiento de la Dragon SpX-16, pero no logra aterrizar correctamente (John Kraus).



59 Comentarios

  1. Oof-topic : Haya va el chang-e 4 hacia el cráter Von Karman ojala salga todo bien , pronto sabremos algo de lo que se cuece en la cara oculta , a ver si funciona también Quequiao para que transmita bien la telemetría a este . Esto si que puede ser histórico y a ver si acelera a todas las agencias los programas lunares de una vez .

  2. Estaba en el directo de la etapa perdida y se veía venir desde hacía cerca de 30 segundos creo que también pudo influir que parecía haber viento intenso durante el descenso. Cuando vi que cortaban la transmisión estuvo claro que la habían perdido y de repente un rato después entró en el Twitter haber si habían dicho algo de las causas y veo que ha aterrizado perfectamente vertical, aunque crei que ivan a poder reutilizar la etapa sin duda puede ser enviada como pieza de museo al museo del aire y del espacio de EEUU

  3. Mientras tanto, en el lejano oriente …

    China lanza su cohete CZ-3B, dispuesto a plantar una patata en el lado oscuro de la luna. Una hazaña que EEUU no ha realizado antes. Sólo en película y en Marte. El cohete, que tiene capacidad de 11500kg a LEO, lanzará un rover además, que tendrá que soportar durante la noche 14 días terrestres de frío y oscuro clima del espacio lunar.

    http://www.spacedaily.com/reports/China_launches_rover_for_first_far_side_of_the_moon_landing_999.html

    Lo he comentado un poco con cierto sarcasmo, pero … es un gran logro. Aunque estén por detrás de EEUU y además EEUU tenga todo el apoyo de occidente, si no miras mucho los detalles, puedes llegar a la conclusión de un logro significativo que puede motivar a EEUU a tomar cartas en el asunto. Pero si ya ha tomado cartas en el asunto. De hecho no vamos a Marte, sino a la luna e invertiremos los euros en la Gateway en vez de invertir en la colonización de Marte. La luna no se puede colonizar, al menos no en este milenio. Demasiado caro. Es más barato colonizar Marte. Y por colonizar no me refiero a meter una base donde la gente estará meses, sino algo que la gente considerará su ‘hogar’. Es más, en cuanto los demócratas entren en la Casa Blanca, posiblemente habrá un viro en los objetivos espaciales hacia el planeta rojo.

    1. The lander is equipped with a Low Frequency Spectrometer (LFS) and the German-developed Lunar Lander Neutrons and Dosimetry (LND), as well as a Landing Camera (LCAM) and Terrain Camera (TCAM).

      Like Chang’e-3, the rover will carry a Panoramic Camera (PCAM) and Lunar Penetrating Radar (LPR) which will reveal subsurface geological structures to depths of up to 500 meters. A Visible and Near-Infrared Imaging Spectrometer (VNIS) and Advanced Small Analyzer for Neutrals (ASAN)—the latter developed by the Swedish Institute of Space Physics, Kiruna—will also be aboard.

      Bueno, occidente, también colabora con China (menos mal).

      1. Ah! Y alguno lo sugirió para la InSight de Marte, de meter algo de botánica. En esta misión sí que se ha hecho:

        A mini biosphere experiment designed by 28 Chinese universities, containing potato and Arabidopsis seeds and silkworm eggs, will also be part of the mission to test respiration and photosynthesis in the low-gravity and high-radiation environment on the lunar surface.

        A mi me gustan mucho estos experimentos. Sólo que … me da algo de pena el final de esos gusanos de seda lunares. Ojalá pudieran sobrevivir.

        1. No entiendo cómo un lanzador de 11500kg a LEO pueda lanzar una carga de 4000kg a la luna. La wiki del CZ-3B debe estar desactualizada. Normalmente es 4 veces menos o así que a LEO, o quizás es fruto de lo poco que entiendo de los cohetes.

  4. Según Musk las bombas hidráulicas que mueven las aletas no tienen redundancia por ser la recuperación del booster un “objetivo secundario” de la misión.

    Desde Space X se están planteando ahora el añadir redundancia al sistema hidráulico. Los F9 Block 5 son mucho más caros que los Block 4.

    Una redundancia hidráulica supone añadir más peso al lanzador, lo que reduciría su eficiencia.

    La cuestión es que quizás no sea esa la mejor solución a este tipo de incidentes. Lo mejor sería realizar ensayos de de control del booster mediante software con solo 3 aletas. Seguro que se puede aterrizar correctamente, con un algoritmo adecuado.

    Probar su eficacia en la vida real es extremadamente sencillo. Lanzas un booster a 5km, le bloqueas una aleta y pruebas a estabilizarlo con el nuevo sofware.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 5 diciembre, 2018
Categoría(s): Astronáutica • Cohetes • Comercial • Lanzamientos