¿Cuánto le ha salido a la NASA el apoyo a la iniciativa privada para llevar carga y astronautas a la estación espacial?

Como es bien sabido Estados Unidos decidió hace cerca de una década subvencionar a la iniciativa privada para llevar primero carga y luego astronautas hasta la estación espacial internacional (ISS). Esta iniciativa, conocida con el nombre genérico de CRS (Commercial Resupply Services), tomó un cariz fundamental a partir de 2011, cuando la NASA retiró el transbordador espacial sin un sustituto. Hasta ese momento el shuttle se usaba para llevar cargamento y personas hasta la ISS. Con el transbordador fuera de servicio EE UU no solo se quedó sin un medio de acceso independiente para sus astronautas, que desde entonces dependen de las naves Soyuz rusas para viajar a la ISS, sino también para su carga. La ISS pasó a ser abastecida solamente por las naves rusas Progress (las únicas que pueden trasvasar combustible y elevar la órbita de la estación), las japonesas HTV y las europeas ATV. En 2008 la NASA financió a SpaceX con 1.600 millones de dólares para llevar a cabo doce vuelos de carga hasta 2015 y a Orbital (actualmente Orbital ATK) con 1.900 millones para realizar ocho vuelos en el mismo periodo.

asas
Dinero invertido por la NASA en la iniciativa privada para desarrollar naves tripuladas y de carga (NASA OIG).

Este dinero permitió el desarrollo de las naves de carga Dragon (SpaceX) y Cygnus (Orbital), pero también de los lanzadores Falcon 9 v1.0 y Antares. Para SpaceX este contrato supuso una inyección de dinero fundamental justo cuando la empresa se encontraba muy cerca de entrar en bancarrota. Mientras SpaceX decidió invertir el dinero de la NASA de acuerdo con la visión de Elon Musk para desarrollar casi toda la tecnología por su cuenta, y así tener el control de la misma, Orbital optó por subcontratar la mayor parte de sistemas. Por eso el Falcon 9 y la Dragon son vehículos casi 100% estadounidenses, pero el cohete Antares es básicamente una creación ruso-ucraniana y los principales componentes de la Cygnus se fabrican en Italia o Japón, entre otros países. El dinero aportado por la NASA supuso aproximadamente la mitad del coste de desarrollo del Falcon 9/Dragon y Antares/Cygnus. El resto fue aportado por ambas empresas.

Las naves y lanzadores del CRS-1 (NASA).
Las naves y lanzadores del CRS-1 (NASA).

SpaceX efectuó la primera misión de carga de la Dragon a la ISS en 2012 y Orbital lanzó la primera Cygnus con carga en 2014. La decisión de la NASA de financiar dos vehículos independientes, aunque complementarios (solo la Dragon puede traer carga desde la ISS y transportar carga no presurizada, pero la Cygnus ofrece mayor volumen útil), se reveló más que acertada después de que las dos empresas sufrieran fallos catastróficos de sus respectivos lanzadores, fallos que se saldaron con la pérdida de naves de carga (Cygnus Orb-3 y Dragon SpX-7: por cierto que la pérdida de la Orb-3 le costó a la NASA 51 millones, mientras que la de la SpX-7 le salió por 118 millones, especialmente por culpa de una escafandra EMU). Además la NASA ha querido evitar que una sola empresa se haga con el monopolio de transporte de carga a la ISS y pueda decidir una subida los precios de forma unilateral de cara a futuros contratos. En 2015 la NASA ofreció una extensión del programa CRS con cinco misiones adicionales para SpaceX por 1.200 millones de dólares y tres para Orbital ATK por 475 millones.

En total la NASA invirtió 5.900 millones de dólares en el contrato CRS-1 para 31 misiones de carga de las dos empresas, lo que significa que cada misión salió por una media de 191,3 millones. En estas 31 misiones se transportaron 45 toneladas de carga a la ISS entre 2012 y 2017 y se espera transportar otras 33 toneladas hasta 2020. SpaceX ha transportado de media 1.569 kg de carga presurizada por misión y Orbital 2.723, cifras inferiores a las deseadas, de ahí que haya sido necesario lanzar más misiones de las previstas. Por eso en los nuevos contratos del programa CRS-2 la NASA ha exigido que se transporten entre 2.500 y 5.000 kg de carga presurizada por misión. Este contrato se hizo público en enero de 2016 con el objetivo llevar carga a la ISS hasta 2024. Además de SpaceX y Orbital ATK, la empresa Sierra Nevada también resultó ganadora con su pequeña lanzadera Dream Chaser.

Las naves de carga del programa CRS-2 (NASA OIG).
Las naves de carga del programa CRS-2 (NASA OIG).

Para los contratos CRS-2 la agencia ha invertido casi 14.000 millones para ocho vuelos en firme y otros trece opcionales. Teniendo en cuenta el número de vuelos previstos eso significa que las misiones del contrato CRS-2 van a salir por casi 300 millones cada una a pesar de que se transportarán seis toneladas de carga menos a la ISS. La culpa de este incremento del precio se debe a la necesidad de certificar la Dream Chaser y a que el coste de cada misión de SpaceX ha subido un 50% (!). ¿Por qué? Pues por la necesidad de incrementar el volumen útil de la Dragon 2 en un 30% al mismo tiempo que se ha aumentado la duración de cada vuelo. Por contra, el precio por misión de Orbital ha bajado en un 15%. Para reducir los precios SpaceX ya está usando cápsulas Dragon reutilizadas, pero la NASA quiere que se usen naves tripuladas Dragon 2 para misiones de carga CRS-2. El uso de la Dragon 2 como nave de carga no está siendo un camino de rosas y se esperan retrasos por culpa del desarrollo del software específico y otros sistemas. En el CRS-1 SpaceX también ha tenido problemas para aprovechar el volumen útil de la cápsula Dragon y en la mayoría de misiones no ha llegado a la mitad y solo se ha alcanzado el 61% de la capacidad de carga máxima (3.310 kg).

Nave Dragon 2 tripulada y de carga (NASA OIG).
Nave Dragon 2 tripulada y de carga (NASA OIG).

En su momento la mayor sorpresa del contrato CRS-2 fue la elección del Dream Chaser de Sierra Nevada, una decisión que se interpretó como el deseo de la NASA de subvencionar tecnologías asociadas con las naves reutilizables con alas y evitar que solo los militares estén en posesión de este tipo de vehículos (me refiero, claro está, al X-37B). Sin duda la apuesta ha resultado ser muy arriesgada, ya que Sierra Nevada solo planea construir un único vehículo Dream Chaser. Evidentemente cualquier accidente grave dejaría a esta empresa fuera de juego. La NASA también espera que más adelante Orbital utilice otro lanzador en vez del caro Atlas V para lanzar el Dream Chaser, como podría ser el Vulcan, también de ULA, o, quizás, el Falcon 9. En cuanto a Orbital, la NASA recela del uso de motores rusos RD-181 en el nuevo Antares, unos motores que podrían ser vetados por el Congreso.

El Dream Chaser de carga del CRS-2 (NASA OIG).
El Dream Chaser de carga del CRS-2 (NASA OIG).

Pero no todo es carga. En 2014 la NASA premió a SpaceX y Boeing con 3.900 millones de dólares para desarrollar las naves tripuladas Dragon 2 y CST-100 Starliner dentro del marco del programa CCtCap (Commercial Crew Transportation Capability), actualmente conocido como CCP (Commercial Crew Program). Ambas naves deben volar sin tripulación a finales de año después de muchos problemas, pero la primera misión tripulada ya se ha retrasado a 2019. La primera Starliner con astronautas debe despegar en enero del próximo año, mientras que la primera Dragon 2 tripulada lo hará en febrero. Sin embargo los rumores apuntan a que habrá más retrasos, especialmente en el caso de SpaceX. A las dos compañías les está resultando complicado alcanzar el estándar de seguridad de la NASA que exige que la probabilidad de perder una tripulación sea de 1 en 270 como máximo.

Dragon 2 de carga (NASA OIG).
Dragon 2 de carga (NASA OIG).

Esto significa que la NASA gastará unos 20.000 millones de dólares en naves de carga y tripuladas para la ISS hasta 2024, de los cuales ya ha entregado 17.800 millones. No es una cifra pequeña precisamente. De hecho supone la mitad del presupuesto anual de la agencia destinado a la estación espacial. SpaceX es la empresa que más dinero ha recibido de la NASA: 7.700 millones, seguida por Boeing, con 4.900 millones, y Orbital ATK, con 3.800 millones. 7.700 millones es mucho dinero, sin duda, pero si tenemos en cuenta los plazos y que se trata aproximadamente del coste de dos misiones de tipo Flagship o es una cantidad mil millones inferior al precio del telescopio James Webb, entonces ya no parece tanto. Y a cambio la NASA ha contribuido a crear un lanzador revolucionario (el Falcon 9), una nave de carga (Dragon) y una nave tripulada (Dragon 2). Eso sí, ninguno de estos vehículos será propiedad de la NASA, sino de las empresas privadas a las que ha ayudado, un modelo no exento de polémica.

El Antares 230 de Orbital ATK (NASA OIG).
El Antares 230 de Orbital ATK (NASA OIG).

Por otro lado, los nuevos lanzadores desarrollados con financiación de la NASA han abaratado el mercado, favoreciendo a la propia agencia espacial de rebote. El Falcon 9 de SpaceX ha roto el monopolio de ULA, lo que ha permitido a la NASA adquirir cohetes Atlas V de ULA para sus misiones por veinte millones de dólares menos. Veinte mil millones de dólares para ayudar a desarrollar dos lanzadores, tres naves de carga y dos naves tripuladas. No es barato, ni de lejos, pero es una ganga si lo comparamos con el presupuesto del programa SLS/Orión, que ya lleva gastados cerca de 23.000 millones sin producir resultados tangibles.

Referencias:

  • https://oig.nasa.gov/docs/IG-18-016.pdf
  • https://www.gao.gov/assets/700/691589.pdf

 



100 Comentarios

  1. Vaya dineral otro motivo para abandonar la ISS cuanto antes , De solo pensar la cantidad de sondas tipo new frontier que se podrían hacer mi hierve la sangre
    En mi humilde opinión la NASA debería centrarse en las misiones robóticas y de dejar la orbita baja a las empresas de turismo espacial

    1. La ISS no solo está para tener a 6 personas dando vueltas, es un enorme laboratorio en el que se realiza investigación y experimentos que no serían posibles realizar en la Tierra. Muchos de ellos tienen que ver directamente con el ser humano y la salud, así que no es tirar el dinero. Es mas, espero que de aquí a 2024/2028 o cuando quieran abandonar la ISS, se haya desarrollado un plan para otra gran estación espacial y poder continuar la investigación.

        1. Ha permitido desarrollar procedimientos tecnicos, probar materiales, diseñar herramientas, experimentos de fisica clasica, cuantica, quimica, robotica, lubricantes, electroceldas, procesos de fabricacion en ingravidez o frio extremos, resistencias biologicas, sintesis proteinica en ingravidez, experimentos en humanos sobre descalcificacion, efectos de la ingravidez o radiacion, limites psicologicos de habitar el espacio etc….me canso..

          1. Y siempre nos olvidamos de la enorme motivación e influencia que tiene cada misión espacial en la gente. Es seguro que muchísima gente se mete a cursas carreras de ingeniería o ciencia porque el espacio le encanta, muchos acaban en otras ramas que no tendrán nada que ver pero la chispa inicial sigue siendo la misma.

            Ese, creo yo, es el mayor retorno que tiene la exploración espacial. Aunque sea solo lanzar un Tesla a orbita solar.

      1. No serían realizables en la tierra. De acuerdo. Pero que obliga a la presencia de humanos? Un robot telecomandado no podría hacer lo mismo, con sus controladores comodamente estacionados en un bunker bajo 100 metros de tierra?

  2. “La NASA también espera que más adelante Orbital utilice otro lanzador en vez del caro Atlas V para lanzar el Dream Chaser,”

    Ayudar a otras empresas para que al final el éxito de estas revierta en beneficio propio, visto desde nuestra España se ve “extraño” pero desde el punto de vista USA no lo es tanto…
    Gracias por tu tiempo blog 10

  3. Para mi, dinero bien invertido. Demuestra que la NASA es capaz de llevar dos sombreros. Espero que el programa SLS Orión, no les pete en las manos y consigan una salida digna o su presupuesto puede peligrar.

  4. Con cifras relativas se entiende mejor si es caro o barato:
    – Teniendo en cuenta los costes de desarrollo, cada vuelo de la Lanzadera Espacial costó del orden de 1.500 millones de dólares.
    – Según un estudio de 2017, cada kilogramo de carga trasnportado por la Lanzadera Espacial a la ISS le costaba a la NASA el doble que con una Cygnus y el triple que con una Dragon.
    http://www.thespacereview.com/article/3372/1

    1. Son caras las lanzaderas pero a mi me contenta que aún se mantenga la tecnología con el Dream Chase (aunque más no sea financiando un único vehículo) porque a largo (tal vez muy largo) plazo (decadas?) eso de que un solo y mismo vehículo haga muchos viajes sea redituable pese a que las muy malas experiencias y desmesurados costes, por ahora, no lo hagan suponer.

    2. No comparto ese calculo de coste. El desarrollo de la Shuttle y sus equipos de tierra estaban pagados. Lanzar o no a la ISS no afectaba a eso. Para saber el coste de hipotéticas misiones adicionales de suministro a la ISS debes considerar el coste marginal de un lanzamiento adicional. Unos 500 M$ creo.

      Tomemos una misión como la STS-105 del Discovery. Envió a la ISS 9.000 kg de carga y rotó una tripulación de tres astronautas. Al coste de carga del programa CRS de 1.900 M$ / 12 lanzamientos / 2700 kg/lanzamiento ~ 50.000 $/kg y estimado para el CCt de 58 M$/seat el valor de STS-105 es de

      50 k$/kg*9000kg + 58 M$/seat*3seats = 624 M$.

      La conclusión es que era más barato continuar utilizando el Space Shuttle, que además mantenía capacidad tripulada sin el lapso de años dependiendo de Rusia y con capacidades adicionales de EVA, brazo robot, >20ton a LEO que los contratos con compañías privadas y nuevos cohetes/capsulas.

      El motivo de jubilar la Shuttle es la seguridad de la tripulación. De ahí la insistencia de la NASA en que la tasa de accidente catastrófico sea < 1/270.

      1. Cada misión del shuttle salía por mucho más que 500 millones, y no por costes de amortización de desarrollo sin por costes operativos. Y toda la infraestructura de mantener los Shuttle y todos los gastos asociados al programa no los tienen una vez cancelado el programa. Y esos gastos eran nada despreciables, lanzaran o no. Ese dinero y ese personal, aunque no los eches, se dedican a otra cosa.

        Cuando contratas el lanzamiento con un tercero no te haces cargo más que de ese pago por lanzamiento, no pagas toda su infraestructura cuando no están lanzando para ti.

        Esos calculos que has hecho son el escenario megaoptimista del shuttle y a pesar de todo no hay gran diferencia (en estos menesteres espaciales con tripulación de por medio, entiéndase).

        El shuttle fue siempre un desastre porque en su diseño metió mano todo el mundo, chulísimo, pero un desastre. A las pruebas me remito.

        1. Ya que me puesto, voy a rehacer tus propios cálculos y hacer mis propias consideraciones.

          Mantener, si, mantener, el programa Shuttle era un billon anual, lanzaran o no. Y luego 500 millones por lanzamiento aprox. No hablamos de desarrollo, claro.

          1 lanzamiento, 1500 millones
          2 lanzamientos, 2000 millones, 1000 millones por vez
          3 lanzamientos 2500 millones, 825 millones por vez
          etc…

          Para contener el coste real de cada lanzamiento en este escenario idílico a ‘solo’ 624 millones, necesitamos al menos 8 lanzamientos anuales del shuttle.

          Todos estos son cálculos muy optimistas, claro, porque no olvidemos que lanzar un shuttle es si o si, lanzar tripulación con el. Y mantener tantas tripulaciones, o pocas tripulaciones rotando tanto, y el riesgo asociado, no es ninguna tontería, ni barato.

          Preguntemos a SpaceX el coste por lanzamiento si le garantizamos 8 lanzamientos de carga y tripulación por año durante una década. La cosa cambiaría, ¿no?

          1. Estoy más o menos de acuerdo contigo. Cuál es tu fuente para el coste del shuttle? Mí fuente es un informe del GAO que no enlazo porque es muy viejo y me da vergüenza, jeje.

            En dicho informe se cifra el shuttle en 2700 millones “solo por existir” (mucho más de lo que tú indicas) más tan solo 45 millones por lanzamiento.

            La tasa de lanzamiento media del shuttle creo que estuvo entre 4 y 5 lanzamientos anuales. Lo que daría un coste por lanzamiento entre 725 y 590 millones.

            La baja tasa de lanzamiento es consecuencia de la falta de seguridad. Lo que obligaba a jubilar el programa.

      2. No comparto. La lanzadera espacial parte de un concepto básicamente erroneo, el mezclar carga con gente.
        Me explico:
        Un vector para tripulación debe tener una seguridad del 99.9 %. Eso lleva al uso de sistemas redundantes y otros para poder abortar el lanzamiento.
        En cambio, para uno de carga basta, como ejemplo, el 98 % de fiabilidad. El resto lo cubren las aseguradoras. Entonces es muchísimo, pero muchísimo mas barato por kilo puesto en orbita que el anterior.

  5. Ha sido el dinero mejor invertido, y a cambio, tiene todo un ecosistema de naves de cargas, lanzadores y tripulada que puede ser revolucionario para el futuro de la ISS, y las futuras estaciones privadas o la propia Gateway si sale adelante…además parte de ese desarrollo indirecto también ha beneficiado el Falcon Heavy, que le da a la NASA una puerta abierta para proyectos muy ambiciosos, incluyendo futuras sondas que se beneficien de su increíble capacidad de carga…

    Este es el futuro no solo de la NASA, a la larga Roscosmos, ESA y hasta la propia China, no duden que elijan un sistema parecido para financiar su iniciativa privada…

    El SLS-Orión por otra parte está siendo un quebradero de cabeza y con resultados cada vez más discutibles, con ese dinero podríamos tener muestras de Marte y hasta sondas a Urano y Neptuno…

  6. 23.000 millones lleva el sls-orion!!?? que impresionante lo que logran los lobbistas del congreso.
    Gracias daniel por esta buen entrada, muy esclarecedora con el tema costos y porque aun rusia sigue liderando el tema de los viajes de astronautas.

  7. Imaginemos que ocurre un accidente sin víctimas que hace que se tenga que abandonar la ISS y esta se deba destruir en una entrada controlada
    De la noche a la mañana nos quedamos sin estación espacial.
    ¿Para que se querría mandar a nadie al espacio? ¿Para que querremos naves tripuladas?

  8. Es asombroso como los especuladores nos revenden a precio de diamante la ciencia y la tecnología desarrolada por toda la humanidad durante siglos.
    En mi opinión el acceso al espacio debería ser patrimonio de la humanidad y debería gestionarse democráticamente.

    El espacio y la ciencia tienen muchísimo que ofrecer grátis. Como a los negocios privados no les conviene lo grátis, a no ser que nos impidan su acceso y nos lo revendan caro, estos negocios son el principal obstáculo para avanzar en la exploración espacial.

      1. Nada de violencias, que en ese terreno siempre ganan los autoritarios y se lo quedan todo, como Franco y el partido comunista de la URSS.

        Quizá baste con sortear el mercado especulativo y quedarlo fuera de juego. En parte es lo que hace China.

    1. “En mi opinión el acceso al espacio debería ser patrimonio de la humanidad y debería gestionarse democráticamente”.

      Así es como se gestiona en USA: Se eligen democráticamente a los representantes que van indicando los proyectos de la NASA.

    2. Comparto tu opinión. Mientas sea necesario que empresas lucren y no exista planes globales científicos (es decir que no se superpongan esfuerzos sino que todas las naciones acuerden dedicarse a diferentes tareas y los resultados se compartan), la “conquista del espacio” (me encanta esa expresión) será como la que estamos viendo. No está mal pero… quiero más. Y me imagino que ese es un sentimiento compartido por los demás comentaristas.

      1. Al menos todavía nos queda la ISS para la cooperación internacional. Creo que merece la pena que la mantengan en órbita. Se me ocurre, no se si se podrá, que podrían ensayar a propulsarla con algún motor que aproveche como propelente los deshechos y la chatarra del material que quede obsoleto, alimentado con los paneles solares.

  9. En primer lugar, ir a a luna en 1969 salió por alrededor de 23.900 millones de dólares totales, entonces lo SLS y la Orión con 23.000 millones de dólares de gastos actuales y ningún hombre en la superficie lunar es el mayor fracaso de la NASA hasta la fecha. Porque, o esos 900 millones son milagrososos, o va salir este programa por más de lo que costo en los años 60, teniendo en aquel caso que desarrollar la tecnología de cero.

    Sin duda habría que ver con qué precios se maneja Roscosmos, la CNSA, la ISRO y la ESA con sus contratistas públicos y privados, porque por algo será que las agencias con menor presupuesto que la NASA cumplen sus objetivos de su progrma tripulado de esta forma, y algunas mejor que esta.

    A mi parecer, este salto de los contratistas privados a las empresas privadas, es como la reforma laboral de 2012, atractivo para las empresas en una crisis (Shuttle); pero no sostenible en el tiempo porque lleva al empleo precario.

    A fin de cuentas, esto no ha llevado a la inversión privada en el espacio, ya que tanto Space X, Blue Origin, Orbital ATK, Boeing, etc sobreviven del dinero público principalmente, y no hacen muchos más pinitos en el sector privado que otros cohetes anteriores, acaparando cuota de mercado aprovechando la obsolescencia inherente al monopolio a nivel interno en cada país de los lanzadores actuales (Ariane y Protón M).

    El mercado no ha crecido más de lo esperado, han aparecido nuevos postores internacionales (EUA o Arabia Saudí), han deparecido otros (India o China, que se autoconsumen); pero no existido un crecimento más del esperado, no ha habido un boom.

    Es más, sin la operación estadounidense de Ucrania que acabó con el Dnepr-1 y el Zenit, las tensiones dentro Krunichev por el Angara en detrimento del Proton M, y como Space X atrajo a los militares con el Falcon Heavy en detrimento del Atlas (que sin subvención es caro), gracias a su puesto de asesor de Obama. Nunca habríamos tenido nuevos competidores en lanzadores de cubesats como el Electrón y en las cargas medias como el Falcon 9 y el Antares. Más de lo mismo de siempre.

    1. ¿y esos 23000 millones son ajustados a la inflaccion acumulada desde 1969?¿ y para todo el proyecto apolo y los precedentes o solo el vuelos del xi?

    2. Asi es. General Motors se olvido de ese elemental detalle ademas de hacer un analisis sesgado lleno de odio bolchevique (con la tradicional jerga correspondiente) y falsedades, como si ser asesor de Obama borrara de un plumazo las ventajas tecnologicas de SpaceX o como si ademas de la Nasa SpX solo tuviera tres clientes privados (este año espera duplicar los lanzamientos de 2017). Ignora el crecimiento de la demanda mundial (estimulada por la caida de los precios) y la nueva carrera espacial desatada, y describe el panorama actual como si estuvieramos en los melancolicos 80. Vive en otro planeta o esta a punto de suicidase.

      1. No, pero tu a tu bola.

        Tienes razón. Que Elon Musk y Jeff Brezos fueran asesores de Obama no tuvo nada que ver en el Pentágono pasara de dar espaldarazos constantes al Atlas V, pese a sus RD-180, a pedir su retirada fulminante por el Falcon Heavy y Falcon 9 (de Elon Musk) y el Vulcan (similar al Atlas V) con el motor BE-4 (de Brezos).

        ¿Claro, no? Como el gobierno Estados Unidos se mueve por valores inmateriales.

    3. El mercado no esta esperando al vector ‘barato’ para ser lanzado. Es la existencia de vectores ‘baratos’ lo que hace que muchos proyectos que antes no existían arranquen. El mercado crecerá mucho en la próxima década, con lanzadores para todos los gustos.

      1. Es lo que iba a decir.

        El aumento de lanzamientos llegará cuando existan varios cohetes baratos y los precios bajen sensiblemente.

        SpaceX ha bajado un poco los precios, pero no es un descuento disruptor.

      2. El caso del huevo y la gallina.

        Es cierto que deprecio bastante este factor de la bajada de costes y la mayor eficiencia de los nuevos lanzadores en mi comentario.

        Pero eso no altera mi argumento, ya que con las nuevas versiones del Protón y del Larga Marcha, el nuevo GSLV MK III, el nuevo Ariane 6 y la vuelta del Zenit (Feniks); es irrelevante este factor.
        Debido a que cuando ULA, Blue Origin, Orbital ATK, SpaceX y Boeing (con su Delta IV) no puedan competir en costes con los más baratos (aunque tecnológicamente más arcaicos y nada “eco-friendly”) lanzadores extranjeros a nivel global, eso si va a ser una carnicería por sobrevivir y conseguir contratos dentro y fuera de EE.UU.

        En el mercado de los pequeños-medianos lanzadores, probablemente sea peor; tendremos en el mercado internacional a los tradicionales Kuaizhou y Larga Marcha chinos, Soyuz rusos, PSLV y GSLV Mk II indios, Épsilon japonés, Vega europeo, Minotaur estadounidense y Rokot ruso. A cohetes de consumo nacional como el Shavit israelí, el Unha-3 norcoreano y el Safir y Simorgh iraníes. Y otros futuros cohetes nacionales con proyección nacional e internacional como KSLV-2 coreano, el Arion-2 español, el Tronador III argentino, el AUSROC australiano, el Pengorbitan indonesio, el Haas rumano, el Cheeta-1 sudafricano, el TSLV taiwanés, el UFS turco, el Cyclone-4M ucraniano/canadiense o el VLM brasileño.
        Por lo que los nuevos lanzadores Electrón y Vector R tendrán mucha competencia ahora y dentro de unos años.
        Y no a todos sus potenciales clientes les importa si reutilizan misiles o lo fabrican con una impresora 3D con gran fiabilidad; las coberturas y seguros pueden acabar con esas ventajas comparativas, siempre y cuando su volumen de fallos y contaminación no sean catastróficos o evidentes.

        1. No entiendo a qué te refieres: tanto Rusia como China han dejado claro que no pueden competir con los precios de SpX.

          ¿Por qué dices, entonces, que SpX no podrá competir en costes?

          En realidad, será justo al revés.

          1. En que, si se aplican coberturas (seguros sobre el cohete y la carga) y componentes y sistemas más baratos (que no mejores o iguales) por motivos de amortización efectuada, apoyo estatal, mayor sencillez tecnológica o ventaja competitiva en costes a nivel internacional (coste/hora y coste/materiales); pueden suponer que un cohete que no sería rival para el Falcon 9 en condiciones normales sea su peor pesadilla (GSLV MK III, Protón, o CZ-5).

            Y lo de meter a ULA y SpX en el mismo saco: son competidores, se mueven por los mismos contratos, están radicados en el mismo país, etc.

            Puede que te parezca un pecado capital juntar a tu amado SpX con este otro, pero valoro sus ofertas como cliente, no sus organizaciones ni tecnologías asociadas. Ya que en el fondo al cliente le importa poco si su satélite va en un modelo u otro mientras dure los años prometidos y cumpla su función. Si no, ningún cliente internacional hubiera cambiado nunca de lanzador para lanzar su carga.

          2. De todas formas, si la ISS desaparece en 2025 y tenemos Gateway, Tiangong y ROS para décadas; y si el Orbital Hub u otro similar no salen adelante, dará igual lo avanzadas que estén la Cygnus, la Dragon, la CTS-100 Starliner o la Dragon V2 si no hay demanda.

            Ya alguno pensará en la luna con los complejos Falcon Heavy-Dragon V2, Omega-Cygnus o Delta IV-Starliner; pero todos sabemos que la demanda será varias veces menor, y por tanto, habrá menos lanzamientos.

    4. Cito:
      “De acuerdo a un reporte del Congreso, elaborado en 2004, llamado “Un análisis presupuestario de la nueva visión de la NASA del espacio”, se estimó el costo del programa Apolo en 20.4 mil millones de dólares de aquel entonces o 114.5 mil millones de dólares actuales. Esto pondría el costo de cada alunizaje en 19 mil millones de dólares.”
      http://www.dailytrend.mx/natural/cuanto-costo-que-el-hombre-pisara-la-luna#pageview-1
      Otro:
      “El administrador de NASA James Webb estimó el costo total del programa en unos 25.000 millones de dólares, que es lo que salió finalmente -unos 170 mil millones al costo actual-“, comentó a Infobae Gustavo Romero, investigador superior del CONICET, profesor titular de Astrofísica Relativista en la UNLP y expresidente de la Asociación Argentina de Astronomía.
      https://www.infobae.com/salud/ciencia/2017/07/20/a-48-anos-de-la-llegada-del-hombre-a-la-luna-por-que-nadie-volvio-desde-apolo/

      Daniel ha escrito sobre esto hace tiempo, puedes usar el buscador y encontrar más datos y fuentes.
      Revisa tus fuentes por que esos 20mil millones, eran de los 60s é inflación en Usalandia ha habido, poca, pero existe.

      Saludos.

    5. Obsolescencia:
      Ni el Ariane 5, Proton, Delta, etc. eran obsoletos hasta que apareció el Falcon 9.

      Y decir que SpX “no hace muchos más pinitos en el sector privado que otros cohetes anteriores” significa que no sigues las noticias desde finales de 2016.

  10. La cápsula Dragón no puede cargar todo lo que debería por problemas de espacio y manejo. Supongo que es culpa de la forma de la cápsula.
    La Dragón 2 creo que se quedaba en un 15% de incremento de precio por kg. Teniendo en cuenta que también se acoplará automáticamente salvando tiempo se los astronautas no sale tan cara.

    PD:
    Es raro que
    la NASA ponga infocomerciales como este:

    httpss://twitter.com/NASA/status/993643757986775042?s=19

  11. De nuevo siento que mi comentario parezca antipatico pero cuando Daniel pone ” la Nasa espera que mas adelante Orbital utilice otro lanzador que no sea el caro Atlas V para lanzar el Dream Chaser…..”, creo que Daniel se refiere a Sierra Nevada y no a Orbital.

    1. Debe ser eso, porque con el Antares 230 en 2016 y 2017 ya volvierón a usar sus propios lanzadores.

      Aunque no descartaría algo relativo al uso de RD-181 rusos para propulsar este lanzador, que senadores estadounidenses como McCain no aprueban.

  12. Desde luego las cifras marean, pero al menos antes o después los resultados acaban llegando (Dragon, Flacon 9, Antares, Cygnus, Dream Chaser…) excepto en el tema SLS, ahí no sólo marean con las cifras, sino con el todo el proyecto en sí.

  13. Pues sí, 20.000 M$ no es precisamente poca cosa, pero se ha logrado mucho con ello. Basta ver la odiosa comparación con el SLS/Orion. No creo que falte mucho para que empiece a haber un mercado de vuelos tripulados. Saludos.

  14. Me he mareado con tantas cifras y quizá no he entendido muy bien el artículo… Pero con 23 mil millones SLS/Orion aún no ha conseguido gran cosa… mientras que con 7 mil millones SpaceX ya tiene un cohete y una cápsula para transportar suministros a la EEI.

    Lo siento, pero personalmente no me lo creo… Esos 7 mil millones tienen que ser un pequeña parte de una inversión considerablemente mayor.

    1. No. SpX tiene un cohete y una cápsula por menos de 1000 millones.

      7000 millones es el total ingresado: corresponden a los servicios prestados, no es el coste del cohete+cápsula.

      1. Y también la crew Dragon, claro. Pero entonces ya cuesta más de esos 1000, pero mucho menos de 7000. Ese total incluye los servicios como los lanzamientos, etc.

    2. Elon ha invertido el 50% de la financiación de los proyectos Facons/Dragons, de su propio bolsillo ó de inversores (hasta de su hermano) lo ha dicho más de una vez, en Youtube están las entrevistas.
      Por otro lado lo innovador de los contratos COTS de la NASA era justamente que los privados también tenían que invertir dinero en el proyecto a cambio de que cualquier cosa q saliese de ahí no se lo quedaba la NASA sinó q podían comercializarlo por su cuenta.

      Saludos.

  15. Hace tiempo leí que el coste de mantenimiento del Shuttle era de 1000 millones al año. Si es cierto, vale, la NASA se gasta 20000 millones desde el 2012 hasta el 2024, pero en esos doce años se ha ahorrado 12000 millones. Y encima ha dado “alas” al sector privado que es hoy en día el mejor del mundo. Muy por encima del chino (aunque en los próximos años veremos cómo también la agencia espacial china subvenciona a las empresas espaciales chinas privadas).
    Por otro lado, no entiendo tanta crítica al programa SLS/Orión. Vale es un agujero que traga mucho dinero. Pero en cualquier sector industrial (el ejemplo más claro es el ITER del sector de energías renovables, pero hay muchos otros) siempre suele tener un producto que será un bombazo y que no para de costar pasta.

  16. 5.900 millones entre 45 Tm me salen a 131.111 dólares el kg puesto en la ISS. ¿se supone que esto es una mejora? válgame dios.
    Así nunca saldremos de la órbita baja.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 8 mayo, 2018
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Comercial • ISS • NASA