Misión Europa Lander. Objetivo: aterrizar en Europa en 2031 para buscar vida

Fue una de las pocas veces en la historia reciente donde las instituciones políticas se interpusieron en la selección de misiones científicas de la NASA, una forma de proceder hasta el momento reservada para el proceloso programa tripulado. A finales de 2015 el Congreso obligó a la NASA a llevar a cabo una misión de aterrizaje en Europa, la luna de Júpiter famosa por la presencia de un hipotético océano interno. La decisión causó conmoción en la agencia espacial, que a duras penas está intentando sacar adelante la misión EMFM (Europa Multi-Flyby Mission) para el estudio de este satélite. La NASA quiere lanzar la sonda EMFM mediante un cohete SLS Block 1 en 2022, pero no ha conseguido asegurar los fondos suficientes para ello. Si finalmente recibe el presupuesto previsto, EMFM llegará a Júpiter en 2025 y realizará 45 sobrevuelos de Europa. A raíz de la decisión del Congreso la NASA sopesó la posibilidad de incluir una sonda de aterrizaje con EMFM, pero los estudios previos demostraron que era imposible añadir una sonda que pudiera tener un retorno científico lo suficientemente importante (no obstante, no se ha descartado que EMFM pueda llevar algún tipo de subsonda independiente de pequeño tamaño). Finalmente, la NASA ha concluido que la mejor opción es llevar a cabo una misión independiente por todo lo alto.

Concepto de misión Europa Lander para buscar vida en Europa (NASA).
Concepto de misión Europa Lander de 2017 para buscar vida en Europa (NASA).

Como vimos el año pasado, los primeros estudios de esta misión se decantaban por una sonda formada por un orbitador que llevaría la sonda de aterrizaje propiamente dicha. Esta estaría formada por una etapa de frenado desechable y otra etapa propulsada que descendería hasta la superficie y la posaría usando la técnica sky crane desarrollada para el rover Curiosity. De hecho, el vehículo debía tener un diseño en forma de tetraedro muy parecido al de la sonda marciana Pathfinder de los años 90.

Sonda EMFM para el estudio de Europa (NASA).
Sonda EMFM para el estudio de Europa (NASA).
Diseño original de Europa Lander de 2016 después del mandato del Congreso (NASA).
Diseño original de Europa Lander de 2016 después del mandato del Congreso. Se aprecia el sistema de descenso ‘sky crane’ y el diseño similar a la Pathfinder (NASA).

Pero en estos meses el diseño ha evolucionado. La NASA acaba de publicar el informe pre-Fase A de la misión y, para sorpresa de muchos, han hecho acto de presencia cambios muy significativos. El primero es que la agencia espacial ya no disimula y ha optado por una misión a lo grande, tanto o más compleja —y cara— que la propia EMFM. Ahora la sonda de aterrizaje ya no es una réplica de la Pathfinder, sino un aterrizador hecho y derecho con cuatro patas que recuerda más a las Viking de los años 70 (aunque estas tenían tres patas), aunque sigue usando la técnica sky crane. El segundo cambio es que, al igual que las Viking, el objetivo de la misión ha pasado de ser la exploración genérica de las condiciones de habitabilidad de Europa a la búsqueda de vida propiamente dicha. Recordemos que desde las Viking no se ha lanzado ninguna misión de la NASA con este objetivo específico. Incluso el rover marciano de 2020 se centrará en la búsqueda de biofirmas, pero no de microorganismos vivos.

Elementos de la misión Europa Lander (NASA).
Elementos de la misión Europa Lander: orbitador CRO, etapa de descenso desechable, etapa sky crane y aterrizador. (NASA).
Elementos de Europa Lander (NASA).
Elementos de Europa Lander (NASA).

La nueva misión estará formada por el orbitador portador, denominado CRO (Carrier Relay Orbiter), que se encargará de llevar la sonda hasta Europa y transmitir los datos a la Tierra (usará paneles solares). La sonda de descenso se llamará, lógicamente, Europa Lander, y llevará 42,5 kg de instrumentos científicos. Pese a que la misión todavía se encuentra en pre-Fase A —o sea, que podría cambiar significativamente antes de ser lanzada o cancelada— su tren de aterrizaje ha sido concebido para adaptarse a todo tipo de terreno, algo muy importante teniendo en cuenta que no contamos con imágenes de alta resolución de la superficie de Europa.

El tren de aterrizaje se adaptará al terreno (NASA).
El tren de aterrizaje se adaptará al terreno (NASA).

De hecho, ahora que está claro que esta misión será independiente, Europa Lander dependerá de EMFM para obtener imágenes detalladas de la superficie y elegir la zona de aterrizaje más adecuada. Además también podrá usar EMFM como sonda retransmisora de reserva en caso de que el orbitador CRO falle. Aunque la misión será cara, la NASA ha puesto límites. Para evitar que se disparen los costes Europa Lander no llevará un generador de radioisótopos RTG con plutonio-238 y usará baterías convencionales (de 45 kWh) para sobrevivir entre veinte y cuarenta días en la superficie de la luna (se prevé que, por limitaciones en las comunicaciones, la sonda pase gran parte del tiempo hibernando). Ampliar la vida de la misión más allá no tiene mucho sentido porque los altísimos niveles de radiación en las cercanías de Júpiter hacen que sea poco probable que el orbitador CRO dure más de un mes en órbita de Europa, además de limitar seriamente la vida útil de la propia Europa Lander (aunque la radiación en la superficie es bastante menor que en órbita). Con el fin de soportar estos niveles de radiación la aviónica y los instrumentos estarán protegidos por blindaje adicional.

sas
Fenómenos energéticos que afectan a la superficie de Europa (NASA).

Puesto que el objetivo fundamental de Europa Lander es la búsqueda de vida, se ha priorizado el proceso de recogida de muestras. El brazo robot, de 1,4 a 2,2 metros, recogerá al menos diez muestras alrededor de la zona de aterrizaje, cada una de unos siete centímetros cúbicos, y las llevará hasta los instrumentos, que serán capaces de detectar un mínimo de un picomol de sustancias orgánicas por cada centímetro cúbico. El sistema de recogida podrá ‘excavar’ hasta una profundidad de diez centímetros como mínimo.

sas
Sistema de recogida de muestras de Europa Lander (NASA).

Estos instrumentos estarán formados por el detector de sustancias orgánicas OCA (Organic Compositional Analyzer), un espectrómetro de masas y cromatógrafo de gases basado en el instrumento SAM de Curiosity; el espectrómetro de tipo Raman VS (Vibrational Spectrometer) que debe detectar sustancias inorgánicas y orgánicas y tendría un diseño parecido al del instrumento SHERLOC del rover Mars 2020; el microscopio MLD (Microscope for Life Detection), que podrá buscar microorganismos de hasta 0,2 micras de diámetro; y, por supuesto, un par de cámaras estereoscópicas denominadas CRSI (Context Remote Sensing Instrument) con una focal de 34 milímetros, como las MastCam de Curiosity, y que estarán situadas sobre la antena de alta ganancia.

sas
Europa Lander recogiendo muestras (NASA).
as
Búsquedas de biomarcadores y formas de vida en Europa (NASA).

Aunque obviamente Europa Lander no podrá estudiar directamente el océano interior de Europa, esto no será un impedimento para buscar vida. Los instrumentos de la misión se encargarán de analizar la composición de las sales y posibles sustancias orgánicas presentes en el hielo de la superficie. También medirán la proporción de distintos isótopos —especialmente entre el carbono-13 y carbono-14— y comprobarán si existen enantiómeros más abundantes que otros (por ejemplo, los aminoácidos biológicos de las formas de vida terrestres son levógiros). El microscopio buscará bacterias procedentes del océano interno como las descubiertas en lagos terrestres bajo capas de hielo (el más famoso es el lago Vostok de la Antártida).

asas
Secuencia de recogida de muestras de Europa Lander (NASA).
as
La supuesta conexión entre el océano interno de Europa y la superficie hace que no sea necesario perforar kilómetros de hielo para buscar vida (NASA).
as
Interacción entre los distintos elementos de la corteza y el océano de Europa (NASA).

Teniendo en cuenta que Europa Lander aterrizará en un lugar del sistema solar potencialmente habitable deberá cumplir con los requisitos de la Categoría IV de las normas de Protección Planetaria (es decir, que la probabilidad de contaminación de microorganismos terrestres sea inferior a una diezmilésima), lo que significa que los criterios de esterilización serán excepcionalmente estrictos. La sonda de aterrizaje viajará a Júpiter dentro de una biobarrera (las Viking también iban dentro de una) para evitar llevar microorganismos terrestres. Además de seguir los procesos de descontaminación habituales (someter la sonda a temperaturas superiores a 125º C y exponerla al vacío o a una atmósfera de nitrógeno puro durante horas o días), las partes más críticas, como el tren de aterrizaje, las baterías (por si explotan) o el sistema de recogida de muestras, serán irradiadas con altas dosis de radiación ionizante para garantizar su esterilización. La obsesión con estos protocolos es tal que la NASA estudia incorporar un dispositivo incendiario (!!!) que viajaría dentro de la zona blindada para destruir y esterilizar la aviónica y los instrumentos una vez finalizada la misión (sí, como lo oyen).

as
Etapas de la misión Europa Lander (NASA).
Posible trayectoria de la misión en caso de usar un SLS Block 1b (NASA).
Posible trayectoria de la misión en caso de usar un SLS Block 1b (NASA).

Europa Lander será una sonda mucho más pesada que EMFM. Tanto que, incluso usando la potente versión Block 1b del SLS —capaz de situar en órbita baja 100 toneladas frente a las 70 del Block 1—, no podrá viajar directamente hasta Júpiter y será preciso una maniobra de asistencia gravitatoria con la Tierra además de una maniobra propulsiva de espacio profundo para llegar al gigante joviano (la misma trayectoria que siguió la sonda Juno). Con el fin de efectuar esta maniobra de espacio profundo, la sonda transportará cuatro tanques de combustible se que separarán una vez completada. La misión Europa Lander debería despegar en 2024 o 2025 y pasaría por la Tierra en 2026. La llegada a Júpiter tendría lugar en 2029 y el aterrizaje en Europa en abril de 2031, como muy pronto.

as
Posibles lugares de aterrizaje de Europa Lander (NASA).
Thera Macula, uno de los lugares de aterrizaje posibles para Europa Lander (NASA).
Thera Macula, uno de los lugares de aterrizaje posibles para Europa Lander (NASA).
as
Esta es la imagen de mayor resolución de Europa, tomada por la sonda Galileo. Su resolución es de 6 m/píxel (NASA).

El lugar de aterrizaje se elegirá teniendo en cuenta varios factores, pero, sobre todo, las imágenes de alta resolución de EMFM. La precisión en el aterrizaje debe alcanzar los cien metros y para ello la sonda usará un sistema activo ayudado de radar y lidar para evitar obstáculos y seleccionar la zona más segura. En total se espera que la sonda envíe más de cuatro gigabits de datos durante el transcurso de su misión.

Secuencia de descenso de Europa Lander.
Secuencia de descenso de Europa Lander. Se usará la etapa propulsora desechable y el sistema sky crane (NASA).
Órbitas del orbitador CRO durante la misión (NASA).
Órbitas del orbitador CRO durante la misión (NASA).

Y esta es la presentación oficial de Europa Lander. Con este informe la NASA parece haber lanzado un órdago al Congreso, algo así como «¿no queríais una misión a la superficie de Europa? Pues tomad dos tazas». Resulta obvio que una misión tan cara y compleja lo tiene muy difícil para salir adelante. Pero por otro lado, la fecha de la presentación del informe puede que no sea casual: la administración Obama se mostró tremendamente hostil a la misión EMFM, así que quizás estemos ante un intento de captar la atención del presidente Trump. El caso es que el cuartel general de la NASA ha concebido una misión de tipo flagship —el tipo más caro— que debe seguir los pasos de EMFM y convertir a Europa en el Marte de la década de los años 30. ¿Existe vida en Europa? La respuesta puede que la conozcamos a partir de 2031.

Referencias:

 

  • http://solarsystem.nasa.gov/docs/Europa_Lander_SDT_Report_2016.pdf


81 Comentarios

  1. Como es la moda en las últimas décadas, los experimentos de búsqueda de vida son geocéntricos, buscando compuestos orgánicos, enantiómeros… Hubiera preferido experimentos del estilo de la Viking, coger una muestra, encerrarla y ver qué pasa con la química ahí dentro, según los organismos mueran o se alimenten.

    1. ¿Qué organismos? Si hay algo que, geocénricamente o no, podamos llamar “organismo” se verá con el microscopio, no sólo si parece un organismo sino si realmente está vivo. Pero también puede ser que parezca una bacteria, una célula, pero no haga nada, que no tenga metabolismo porque está latente, o por las bajas temperaturas; entonces tendremos que ver si está basado en el carbono y si por las moléculas que lo componen se le puede llamar organismo vivo, geocéntricamente hablando desde luego, o si es algo que puede ser “otra forma de vida”. Pero si no es orgánico y no tiene metabolismo, decir que es una forma de vida desconocida es pura especulación. A lo mejor en el océano junto a las fuentes de calor revive eso que parece un organismo pero no está hecho de carbono

      1. “Si hay algo que, geocénricamente o no, podamos llamar “organismo” se verá con el microscopio”

        No es la única forma. Como dije, se podría intentar algo como lo de las Viking.

        “Pero también puede ser que parezca una bacteria, una célula, pero no haga nada, que no tenga metabolismo porque está latente, o por las bajas temperaturas”

        O puede que no esté compuesto por proteinas ni ácidos nucleicos, y entonces la misión no habrá servido para nada. De hecho, por pura estadística, es probable que no esté compuesto por ellos. En cambio, toda vida, sea como sea, debe interactuar químicamente con su ambiente.

        “entonces tendremos que ver si está basado en el carbono y si por las moléculas que lo componen se le puede llamar organismo vivo”

        Algo no está vivo por su composición, sino por su actividad.

        1. Pero es que también hay actividad en las reacciones químicas no biológicas, y ese fue justamente el problema de los tests de las Viking: ¿metabolismo… o reacción inorgánica exótica en la Tierra pero normal en ese ambiente alienígena?

          Sería un error volver a confiar en tests que sólo detectan metabolismo cuando no tenemos idea de qué clase de metabolismo estamos buscando. Lo desconocido tiene tantas posibilidades latentes que no hay modo de calibrar expectativas. ¿Qué probabilidades hay de que los tests vuelvan a ser no concluyentes? Es un enigma.

          En cambio con un microscopio capaz de tomar series de fotos tenemos un registro morfológico (estructura y/o composición) y su evolución en el tiempo (actividad: cambio, crecimiento, desplazamiento). Ciertamente no es perfecto (el bicho podría estar hibernando, o ser una microestructura puramente mineral), pero es más preciso y admite mayor análisis a posteriori que el otro tipo de test.

          Obviamente lo ideal sería que el lander lleve ambos tipos de test. Pero claro, eso significa más complejidad, más peso y más presupuesto. Si sólo es posible llevar un tipo de test es preferible el microscopio.

        2. Estamos dándole vueltas a lo de siempre: si hay otras formas de vida distintas a lo que conocemos en la Tierra. Si “algo” está vivo primero hay que definir ese algo, si tiene una forma concreta, si está delimitado respecto al ambiente, y si tiene una forma de metabolismo. Una nube cambia de forma, aparece y desaparece, pero no es un ser vivo, un cristal de cuarzo crece, pero tampoco es un ser vivo. La actividad no significa nada, el sol está activo, las olas del mar son una forma de actividad, en fin, que no tiene que ver con lo que llamamos actividad biológica. Si se va a buscar vida en Europa es precisamente porque se supone que allí se dan condiciones similares a las que albergan vida en la Tierra (las chimeneas volcánicas submarinas). Se busca vida porque hay agua y una fuente de energía, así que implicitamente se admite que se va a buscar vida basada en el carbono y no formas exóticas de vida basadas en el molibdeno por ejemplo. No se busca vida en la Luna porque no reúne las condiciones, y de hecho no hay vida en la Luna. Pero teóricamente nada impide que haya vida basada en el regolito, y que nos esté pasando desapercibida… cosa muy improbable.

          1. Añado: si hay algo vivo que no está formado por ácidos nucleicos, aminoácidos o fosfolípidos, pero sí por otras moléculas orgánicas (hechas de carbono) se podrán detectar. Detectar moléculas orgánicas es precisamente el objetivo de la misión.

  2. Yo noto un exceso de pensamiento positivo
    En el caso trump. Cuando en realidad deberían esperar lo peor,su vicepresidente es creacionista y también su ministra de educación 🙁

  3. No, el planeta Próxima b no puede albergar vida..
    http://www.abc.es/ciencia/abci-no-planeta-proxima-no-puede-albergar-vida-201702091604_noticia.html
    La NASA acaba de poner a punto un nuevo modelo para averiguar si un planeta lejano puede considerarse habitable. Y aplicando ese modelo al mundo rocoso que órbita a nuestro vecino estelar más cercano, Próxima Centauri b, resulta que no es adecuado para albergar ningún tipo de vida.
    P.D.: ¿como seria la vida en un planeta con el doble de gravedad que la tierra?¿podria evolucionar formas de vida complejas?

  4. Me pregunto porqué no envian a Marte un equipamiento como este, que busca vida además o en vez de marcadores biológicos; ¿no sería mas rápido/ directo cavar digamos medio metro bajo la superficie de Marte y buscar directamente con el microscopio microorganismos?.

    1. En el caso de Marte y con todas las misiones de medio pelo que se mandan es mas barato mandar unos astronautas y ponerlos a cavar y analizar en un laboratorio en su superficie en una sola mision, que mandando navecillas y rovers limitados por docenas

          1. pero es la complejidad aquello que nos caracteriza frente a otros hongos, protistas, hierbas y animalia más simples. Ser realista es exigir lo imposible (por posible justamente).

  5. Yo la veo un poco más probable si nos ponemos a pensar en lo siguiente: por qué el congreso le ordenó a la NASA buscar vida en Europa?

    Creo que no quieren que nadie se les adelante en encontrar vida en otro mundo, y quizás saben algo sobre planes de algún otro país que nosotros no… /modo conspiración off

    1. Es una buena razón. Personalmente me parece un proyecto de misión insulso, inferior a otros donde se quería llegar al supuesto océano líquido utilizando plutonio para calentar y derretir la capa helada, y que una sonda con forma alargada cayera por su propio peso atravesando su espesor.

      Lo siento, me gusta como lo describe Daniel, pero me parece Sy-Fi hoy en día. De nuevo noticias para justificar gastos sin ningún rigor científico, pero fáciles de colar ante la opinión pública…. para mantener empleos basicamente, los de los científicos y dirigentes claro, que saben a la perfección cómo vender imposibles.

      I’m so sorry mates. No cuela.

      1. Primero dices que es insulso y que mandemos un perforador para luego decir que es SciFy, no entiendo.
        Es una sonda flagship dentro de unos límites con unas baterías que son la mitad que las de un Tesla.
        El perforador que comentas es muy chulo, pero contaminar Europa sería un desastre, hay que tener paciencia.

        1. Hola, no has leido bien. Lo que digo es que o se hace bien o mejor no se hace. Y en el caso de Europa merece la pena tener un mejor proyecto, que cubra todas las expectativas. El espacio es demasiado caro para ir a medias, como si fuese poner un bote para pagar cervezas! A la diana se tira con buen pulso.

          Ahora si?

        2. Bueno, yo la veo bastante ambiciosa el perforador sería muy chulo, pero creo que en una fase posterior. Es una jodienda porque será de aquí mucho, pero
          1- si se convierten en “too big to fail” se encarecen exponencialmente
          2- meterse en el agua es muy arriesgado, imagina que es un vergel de vida y entra un extremófilo terrestre que se empieza a reproducir. Creo que hay que ser muy cautos en esta

          1. Una alternativa al taladro y que se ha propuesto para estudiar el interior de nuestro planeta podría ser una sonda con un penetrador de material radiactivo -un mini RTG-, que utilizara el calor producido por la desintegración radiactiva para penetrar en el hielo derritiéndolo. Los problemas, eso sí, son obvios (de donde sacar el plutonio, radioactividad, como de profundo sería el hielo, comunicación con la sonda nodriza…)

          2. El taladro (derretidor térmico o barrena de toda la vida) podría estar unido a la sonda nodriza mediante un cable, vieja tecnología probada y comprobada en los misiles filoguiados (guiados por cable, wire-guided) como SACLOS o Swingfire cuyo alcance (limitado por el largo del cable) es de unos 4 km.

            Como el taladro no es un misil volador, el cable podría ser mucho más largo. También podría ser más grueso para que oficie no sólo como canal de datos sino además como cable de poder eléctrico. Así el taladro no tiene que cargar con su propia fuente de energía, ésta se encuentra en la sonda nodriza.

            En cuanto a la profundidad del hielo, bueno, los posibles lugares de aterrizaje elegidos fueron elegidos precisamente porque ahí el espesor de la corteza es muchísimo menor a la media o eso se supone.

            Saludos.

  6. Es comprensible que la NASA haya optado por proponer una misión tan ambiciosa. Primero, porque se acostumbra solicitar más fondos del mínimo requerido como una forma de compensar el que casi siempre te asignen menos. Segundo, porque quieren aprovechar la inusual ¡exigencia! del Congreso por la misión (no hay quien le den pan y llore). ¿Será también una razón lo que yo decía antes, que no es sensato “quemar”, ante la opinión pública, un destino tan interesante como Europa con una misión tipo Discovery?

  7. Excelente. Se corta con la locura de gastar todo el presupuesto de las sondas de la NASA solamente en Marte.
    Se avanza con un objetivo mucho más prometedor como es Europa, que no fue visitado por el tema de distancias y costos.
    Se avanza a la vez con la tecnología necesaria para sondas a Titán y Encelado (una vez que podramos mandar una sonda a Europa, nada nos parará repetir el ejemplo con otras lunas interesantes).
    Por último, se rompe con la lamentable práctica de los científicos de gastarse el presupuesto “de a poco, in crescendo”. Por lo cual, primero mandan sondas de bajísimo valor, para mandar otra que tiene lo necesario “pero hasta ahí nomás” y luego recién mandar la sonda “de las buenas, esta sí tiene lo que queremos para hacer ciencia”. Algunos dirán que está bien y es para ir tomando práctica. Pero hay un tema vital: no podemos estar 30 o hasta 50 años haciendo pruebas con sondas de bajo costo, con orbitadores baratos y sondas de descenso que están sólo “para cumplir” y con nulo valor científico.
    Acá se va al todo por el todo. No se puede mandar una sonda todos los días a Europa, así que si lo hacemos, que tenga un brazo mecánico y que vaya y busque vida. No como Marte que los científicos no quieren perder el curro y se oponen a ir directo a ello (no, no, que no, que primero hagamos cosas que interesan menos, porque muchos vivimos de esos proyectos y no queremos perder el sueldazo que cobramos). Si lo de Europa además llega a ser un éxito y encuentran, o siquiera sospechan, la presencia de organismos orgánicos, a ni dudar que será la campana de largada de “la edad de oro” de las sondas interespaciales y nos cansaremos de ver lanzamientos hacia cada lugar existente con posibilidad de vida.
    El cielo es el futuro, pedir no cuesta nada, y como los REPUBLICANOS (los anti-Obama, les recuerdo señores) son quienes EXIGIERON a la NASA una sonda con aterrizador y AUMENTARON el presupuesto especialmente para ello; pues la NASA dijo “esta es la mía y si quieren exigir resultados, yo ofrezco un proyecto SERIO y costoso, y les paso la gorra pidiendo fondos”. Ahora si Trump llega a dar el visto bueno y el presupuesto crece enormemente para “explorar las estrellas”, más de uno va a colgarse la gorra roja de M.A.G.A. y abogar por la reelección del Donald.

    1. Hay una diferencia entre el rendimiento, y otorgar recursos eternos para misiones que apenas cubren expectativas. Hay que hacerlo bien y justificar cada gasto que pagamos… no misiones a medias tintas que se quedan cortas antes de proyectarse.

      Pero tranki, que los chinos lo entienden de maravilla y hablan en otro idioma, por suerte (para éllos) van a pasar como un meteoro y tendremos que espabilar.

      Un saludo y mejora ese odio, antes que te contrate El Pais como redactor jefe.

      1. Los Chinos a dia de hoy estan como los Norteamericanos y los Sovieticos en los 70,han puesto un monopatin en la Luna y para de contar y una estacion que es la octava parte de la Skylab de 1973,a dia de hoy eso es China en el espacio.
        El futuro dentro de 2o años quizas les hable de tu a tu,pero hasta la fecha esos son sus logros.

        1. Je, je, je… ya le gustaría a la N.A.S.A. tener el apoyo que tenía en los 70… y probablemente lo vuelvan a tener, en cuanto a los mandamases de EE.UU. les entre en la cabeza que China les va a superar si siguen como hasta ahora.

          ¿Sigues hablando de una prueba para la instalación de un telescopio en la cara oculta de la Luna como si de un monopatín se tratase? ¿Y el observatorio de partículas energéticas es también un monopatín espacial? ¿La sonda que enviará a Marte en 2020 te parece adecuada o crees también que es cosa de niños?

    2. Hay varios problemas, y al menos dos de ellos no son negociables:

      1) El mapa NO es el territorio. Siempre que vas y pones los pies en el territorio te encuentras con sorpresas, típicamente desagradables, que no están cartografiadas. Enviar exploradores antes de ir “al todo por el todo” está en la tag de Amazon, que no ya en la tapa del libro.

      2) Soñar es fácil:
      https://www.nasa.gov/feature/soft-robotic-rover-with-electrodynamic-power-scavenging
      Hacer los sueños realidad ya es otro cantar. Se hace lo que se puede con lo que hay. No es conformismo, es que en este mundo imperfecto casi todas las soluciones son “de compromiso” porque el ideal “todo o nada” generalmente resulta en “nada”.

      Hay un tiempo para todo. A veces se puede forzar y adelantar el momento un poco. A veces no. Los intereses científicos son inseparables de los demás intereses humanos, corrientes de un mismo océano de complejas interacciones sociopolíticas.

  8. Buenas, mi primer mensaje no se colgo. Aqui voy con mi segundo intento.

    Vamos a ver, muchos de los comentarios se centran en que si la nasa esto o lo otro y la politica del congreso de los usa.

    Pero que pasa con el verdadero asunto sobre la posibilidad de hallar vida o no en Europa?

    Creo que hace falta esperar 14 anyos a la mision de NASA para determinar is hay o no vida en la luna Europa.

    Teniendo en cuenta varios factores pienso que no se va a encontrar ni tan solo una celula.

    Que pensais?

    1. Osti!!

      Cometi un error en mi comentario anterior.

      Correccion:

      “Creo que NO HACE FALTA esperar 14 anyos a la mision de NASA para determinar is hay o no vida en la luna Europa.”

      Vaya, que apoyo cualquier mision para explorar el espacio y cuanto antes mejor.

      En cuanto al tema de encontrar otros seres vivos en NUESTRO sistema solar he llegado a la conclusion de que no existe la mas remota posibilidad de encontrar ni siquiera una celula, y de las mas simples.

      saludos.

      1. No voy a preguntarte cómo llegaste a esa conclusión porque la pregunta podría interpretarse a manera de ironía o burla y esa no es en absoluto mi intención. Te invito a reflexionar un poco.

        A la naturaleza le resbalan nuestras conclusiones y preconceptos. Cada tanto la realidad nos abofetea con hechos “imposibles”, léase inimaginables para nuestra limitada experiencia. La ciencia es un camino pletórico de tales bofetadas.

        Europa y otros lugares del sistema solar son considerados “habitables” (decir “pontencialmente habitables” es redundante) porque lo que sabemos de esos sitios nos sugiere que allí hay condiciones no muy diferentes a las de ciertos ambientes “extremos” que hay aquí en la Tierra.

        En la Tierra hay cadenas tróficas basadas en quimiosíntesis, esto es, ecosistemas que no dependen de la fotosíntesis. Estos organismos pueden vivir y viven en completa oscuridad y/o altas presiones (tanto en los abismos oceánicos como en el inframundo rocoso a kilómetros de profundidad) y/o calor hirviente o frío antártico y/o salinidad o acidez extremas.

        Los llamamos organismos extremófilos porque viven en condiciones que para nosotros son extremas. Sin embargo, a poco que miremos más allá de nuestro jardín, caeremos en la cuenta de que esas condiciones “extremas” son en realidad mucho más habituales que las de nuestro jardín.

        Nosotros vivimos en condiciones muy cercanas al punto de congelación del agua y muy cercanas al vacío. Así pues, ¿quién es el “extremófilo” aquí? ¿Cuál rama de la vida surgió primero, la nuestra o la “extremófila”?

        Y con todo esto en mente, ahora sí, ¿cómo podemos descartar alegremente la existencia de vida “extremófila” (o de tipo aún más “imposible”) en Europa, Encélado, etc.?

        Saludos.

        1. Y así llegamos al nudo gordiano del problema: la vida comenzó por quimiosíntesis o lo hizo por fotosíntesis y mucho antes de la clorofila magnesiana, no tiene 132 orígenes diferentes todo el modularizado de las moléculas de C12. Entiendo que lo hizo por radiación ultravioleta del sol primigenio aquí en la Tierra, no por las fumarolas; ahora bien, el intercambio de protio entre moléculas y la unión de CHON no da tan fácilmente GATC por bases nitrogenadas, nos falta algo desconocido que no podemos tener remota idea de si se cumple en las nubes de Venus, la superficie marciana o el interior de Europa. Todo me hace pensar que aunque H2O abunde no hay vida allende, ese algo no está en las corrientes hidrotermales, allí los módulos no se apilan si no provienen de información previa ARNoica por llamarle en modo alguno. No se lo sabe recrear en laboratorio, lo que lo vuelve todo muy sugestivo. Se intentó con rayos y centellas en la década del ’50, pero la vida no se basa en metales conductores, evidentemente no cede electrones. Los quimiótrofos (arquea) se tienen que haber adaptado desde vida previa no extremófila (procaria). La Selección Natural (presión selectiva) tiene que ser termodinámica del entorno o no sería, mutación genética no azarosa del código genético citogerminal y no del individuo para la especiación. Abro el debate Pelau, para que no se cierre practiquemos Dialéctica.

          1. No sé lo suficiente de bioquímica para debatir. Sólo sé que este debate está que arde en las más altas esferas, llueven pros y contras por todos lados.

    2. Se habla de la NASA y el congreso porque es una sonda de la NASA asignada por el congreso. El artículo no es sobre la habitabilidad de Europa.
      Se puede discutir sobre la habitabilidad, pero estaría bien que abras la discusión explicando cuales son los factores varios a los que te refieres, sino poca discusión.
      Saludos

      1. – Las misiones de la NASA tipo ‘DISCOVERY’ son de bajo costo, con un tope máximo, de si bien no me equivoco, de 450 millones de dolares.
        La NASA no escoge los objetivos de estas misiones para explorar el sistema solar, simplemente recibe una serie de propuestas de alto valor científico de la comunidad científica compuesta por universidades, industrias, negocios, personas, etc., a partir de ahí selecciona con un filtro muy estricto a los mejores candidatos
        Este tipo de misiones esta ligada también de forma paralela a un programa llamado ‘ Programa de Misiones de Descubrimiento de Oportunidades’ en el que la NASA aporta capital, tecnología, instrumentos, apoyo: a misiones QUE NO SON DE LA NASA.

        – Las misiones de la NASA tipo ‘NEW FRONTIERS’ son de mediano costo, su valor va hasta los 850 millones de dolares mas o menos. El tiempo de la etapa de construcción y lanzamiento de estas misiones no supera los 36 meses. A diferencia de las misiones ‘Discovery’, aquí la NASA es la que fija los objetivos. Grupos de Investigadores presentan sus propuestas. Los objetivos siguen las directrices del estudio ‘Decadal Survey’, publicado regularmente por las Academias Nacionales de EEUU, y que recoge las prioridades de la comunidad científica
        Solo ha existido tres simones de este tipo, y las tres están activas en el presente: ‘New Horizons’, ‘Juno’ y ‘Oxiris Rex’. En el 2019 se seleccionara la próxima misión ‘New Frontiers’ de entre cinco candidatos que están compitiendo en estos momentos.

        – Las misiones de la NASA tipo ‘FLAGSHIP’ son las mas caras, de hasta 3 mil millones de dolares. Son misiones de alto valor estratégico, trascendentales, de alta proyección.
        Este tipo de misiones depende de los objetivos de la NASA, de su directivas, aquí las instituciones políticas tiene peso, y el Congreso de los EEUU es el que aprueba o desaprueba, con capacidad de imponer la misión.
        Misiones como las ‘Mariner’, las ‘Pioneer, ‘Survejor’, etc, del viejo programa espacial evolucionaron en las misiones tipo ‘Flagship’.
        Misiones ‘Flagship: las ‘Voyager, las ‘Viking’, ‘Galileo’, ‘Cassini’, Chandra XRO, MSL (Curiosity).
        Futuras misiones: ‘Mars 2020, y la recién ya definida y aprobada pro el Congreso ‘Mission Europa Lander’, mucha mas compleja que la propuesta inicial (EMFM) que constara de un orbitador y un aterrizador.

        – Caso aparte, no se sabe si es una misión tipo ‘Super-FlagShip’ o un nivel superior con un única misión hasta ahora existente, estoy hablando del JWST, Telescopio Espacial James Webb, cuyo costo llego a los ¡8 mil millones de dolares!. Claro que si todo sale bien,sera nuestro mejor telescopio espacial en tierra o el espacio exterior..

  9. Tiito Trump vendrá y dirá “puedo sacar algún provecho con esto yo o el lobby de ricachones a los que represento? No? Pues fuera, demasiado caro. “

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 10 febrero, 2017
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Europa Clipper • Júpiter • NASA • Sistema Solar