Primer lanzamiento de un satélite ruso de alerta temprana de la serie Tundra (Soyuz-2-1B)

Por Daniel Marín, el 18 noviembre, 2015. Categoría(s): Astronáutica • Lanzamientos • Rusia ✎ 17

Rusia ya tiene en órbita el primer ejemplar de la nueva familia de satélites de alerta temprana Tundra capaz de detectar lanzamientos de misiles nucleares. El 17 de noviembre de 2015 a las 06:34 UTC las Fuerzas de Defensa Aeroespacial de Rusia (VKO) lanzaron un cohete Soyuz-2-1B/Fregat-M desde la rampa PU-4 (SK-4 o 17P32-4) del Área 43 del cosmódromo de Plesetsk con el satélite Tundra 11L (Kosmos 2510). El sistema Tundra tiene como objetivo detectar lanzamientos de misiles balísticos dirigidos contra Rusia y debe reemplazar al antiguo sistema Oko desarrollado en tiempos de la Unión Soviética. Los últimos dos satélites Oko en servicio dejaron de funcionar desde principios de este año.

Captura de pantalla 2014-07-24 a la(s) 20.30.38
Hipotético aspecto de los satélites Tundra (TsNII Kometa).

Tundra 11L

El Tundra 11L (Тундра 11Л), o YeKS 1 (EKS 1/ЕКС 1) o Kosmos 2510, es el primer satélite del sistema de alerta temprana de nueva generación Tundra (14F142), también conocido como YeKS/EKS (Yedínaia Kosmícheskaia Sistema/Единая Космическая Система, ‘sistema espacial unificado’). Su masa y características son secretas, pero ha sido construido por la empresa RKK Energía para el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa usando probablemente un bus diseñado originalmente para los satélites de comunicaciones Yamal. La carga útil, formada por sensores ópticos infrarrojos capaces de detectar el calor del escape de los misiles balísticos, ha sido diseñada por TsNII Kometa. Estará situado en una órbita elíptica de 24500 x 47000 kilómetros de altura y 63º de inclinación sobre el polo norte con un periodo de 24 horas, por lo que también incluye una carga útil clasificada para garantizar las comunicaciones en caso de conflicto nuclear. Este tipo de órbitas permite vigilar especialmente la zona ártica, que es la región que sobrevolarían los misiles intercontinentales norteamericanos (ICBM) lanzados desde tierra hacia Rusia en caso de un hipotético conflicto nuclear. De aquí a 2020 se espera el lanzamiento de un total de seis satélites del nuevo sistema mediante cohetes Soyuz-2-1B desde el cosmódromo de Plesetsk. Más adelante está previsto situar algunos satélites en órbita geoestacionaria para controlar los lanzamientos de misiles balísticos desde submarinos (SLBM) desde otras regiones del globo.

El sistema Tundra fue aprobado en 2000 bajo el nombre de EKS y se preveía que el primer lanzamiento tuviese lugar en 2009, pero los recortes presupuestarios y la por entonces relativa buena relación entre EEUU y Rusia hicieron que el proyecto sufriese numerosos retrasos. Los satélites Tundra serán controlados desde los dos centros de alerta temprana, uno situado en Komsomolsk na Amure y otro en la región de Kaluga (denominado Serpujov-15).

Captura de pantalla 2014-07-24 a la(s) 20.28.56
La Tierra vista desde un satélite geoestacionario Oko US-KMO (TsNII Kometa).

El sistema Tundra será el encargado de sustituir al antiguo sistema Oko-1 (‘ojo’), una constelación de satélites de alerta temprana desarrollada en tiempos soviéticos que incluye vehículos en órbitas Mólniya (de 500 x 39 000 kilómetros) y en la órbita geoestacionaria (GEO). Para que el sistema cubriese toda la superficie terrestre debían estar en servicio un mínimo de cuatro unidades en órbitas Mólniya y siete en GEO, ya que las órbitas Mólniya permiten la cobertura de una misma zona durante unas seis horas al día. Los satélites del sistema Oko en órbitas Mólniya se llamaban US-K, 73D6 u Oko-S, mientras que los situados en GEO eran conocidos como US-KMO, 71Kh6 o Oko-KMO.

Captura de pantalla 2014-07-24 a la(s) 20.10.31
Sistema de alerta temprana Oko-1 formado por satélites en órbitas Mólniya y en órbita geoestacionaria (TsNII Kometa).

El sistema Oko es en realidad el segmento orbital del Sistema de Alerta de Ataque por Misiles o SPRN (Sistema Preduprezhdenia o Raketnom Napadenii). La Unión Soviética lanzó el primer prototipo de los satélites Oko (5V95) el 19 de septiembre de 1972, el Kosmos 520, que demostró la capacidad del sistema para ver el escape de los motores de un cohete Soyuz lanzado desde Plesetsk. El tercer prototipo, el Kosmos 665, pudo detectar el lanzamiento de un misil balístico norteamericano Minuteman I. Como consecuencia, el Comité Central del PCUS y el Consejo de Ministros de la URSS autorizó el desarrollo del sistema Oko (posteriormente denominado Oko-1) el 14 de abril de 1975. Los Oko serían capaces de detectar el escape de un misil en el borde de la Tierra contra el fondo estelar entre 20 y 30 segundos después del lanzamiento, dando suficiente margen al sistema de alerta para planear un contraataque nuclear.

Captura de pantalla 2014-07-24 a la(s) 20.16.39
Satélite Oko (US-K) de primera generación (TsNII Kometa).
Img 2010-10-01 a las 12.56.10
Oko US-KS geoestacionario de primera generación (Novosti Kosmonavtiki).

En un principio los ingenieros de TsNII Kometa probaron sensores de televisión en el visible (tubos vidicón tradicionales) y cámaras infrarrojas. Las cámaras de televisión no ofrecían una buena capacidad de detección en el hemisferio diurno, pero a cambio eran mucho más sencillas de implementar que las cámaras infrarrojas, por los que los primeros satélites incorporaban ambos sensores. El 8 de octubre de 1975 se lanzó el primer ejemplar de serie US-K (Kosmos 775) y en 1982 el sistema Oko sería oficialmente declarado operativo y a partir de 1984 entró en servicio el segmento geoestacionario US-KS (74Kh6), cuyo primer prototipo había sido lanzado en 1975 (con un diseño prácticamente similar al de los US-K). En 1991 alcanzó la órbita el primer satélite de la constelación US-KMO con nuevos sensores infrarrojos mejorados y un nuevo diseño. Conviene aclarar que a veces a los satélites US-KS y US-KMO se les denomina sistema Oko-1, mientras que a los US-K se les llama sistema Oko a secas. En cualquier caso, es común usar el nombre Oko-1 para referirse a toda la constelación.

Entre 1972 y 2010 la URSS y Rusia lanzaron un total de 86 satélites US-K (incluyendo 38 prototipos de la serie 5V95). El primer satélite geoestacionario de la constelación despegó en 1975 y hasta 1997 se lanzaron siete unidades de los US-KS (74Kh6) geoestacionarios. El primer US-KMO, serie mejorada que sustituyó a los US-KS, sería lanzado en 1991. En 2012 despegó el octavo y último ejemplar de los US-KMO (que también sería el último de toda la serie Oko). En ocasiones a los US-KMO se les denomina erróneamente como ‘Prognoz’, ya que la URSS reservó las posiciones GEO de estos satélites bajo la ‘tapadera’ de este programa civil. El último US-KMO dejó de funcionar en abril de 2014 y a principios de este año fallaron los dos últimos US-KS. Desde entonces Rusia ha carecido de un sistema de alerta temprana espacial operativo.

Captura de pantalla 2014-07-24 a la(s) 20.26.21
Satélite Oko US-KMO geoestacionario (TsNII Kometa).

Por su parte, los Estados Unidos cuentan con dos sistemas de satélites de alerta temprana. El más veterano es el DSP (Defense Support Program), del que se han llegado a lanzar 23 unidades desde 1970 hasta 2007. A pesar de tener todos el mismo nombre, lo cierto es que bajo el programa DSP se han lanzado cinco versiones de satélites de alerta temprana muy distintos. Los DSP de primera generación apenas tenían una masa de 900 kg, mientras que la última versión -Phase 3- alcanzaba los 2386 kg, lo que nos da una idea de la evolución en las capacidades del sistema. A diferencia del sistema Oko, todos los DSP han estado situados en la órbita geoestacionaria para garantizar una mejor cobertura del globo terráqueo.

Los DSP han sido reemplazados por una nueva generación de satélites denominados SBIRS-GEO (Space Based Infra Red Sensor – Geostationary), de los cuales se han lanzado dos unidades (uno en 2011 y otro en 2013). Complementando a los SBIRS-GEO el Pentágono ha desarrollado los SBIRS-HEO, situados en órbitas Mólniya como los Oko US-K. En realidad, la carga útil SBIRS-HEO se supone que viaja a bordo de los satélites de espionaje electrónico (ELINT) de tipo TRUMPET. Hasta ahora se han lanzado dos SBIRS-HEO en 2006 y 2008. Para garantizar una cobertura global, el sistema SBIRS debe contar con seis satélites SBIRS-GEO y cuatro SBIRS-HEO. Es decir, la constelación norteamericana tampoco está completa.

SBIRS-GEO_3
Satélite de alerta temprana SBIRS-GEO (Wikipedia).

Cohete Soyuz-2-1B

El Soyuz-2-1B (14A14-1B) es un cohete de tres etapas (más la etapa superior Fregat) basado en el Soyuz-U/Soyuz-FG capaz de colocar en LEO un máximo de 8250 kg lanzado desde Baikonur (200 km y 51,6º) o 7850 kg lanzado desde Plesetsk (220 km y 62,8º). Está fabricado por la empresa RKTs Progress de Samara (Rusia) y emplea queroseno (T1) y oxígeno líquido. Tiene una masa de 312 toneladas, una longitud de 46,3 metros (51,1 m con la cofia) y 10,3 metros de diámetro máximo.

Imagen 2
Cohete Soyuz-2 (Arianespace).

A diferencia del Soyuz-U o el Soyuz-FG, el Soyuz-2-1B incorpora una nueva aviónica digital y una cofia agrandada para lanzar cargas más voluminosas con la etapa Fregat (la cofia estándar mide 4,1 x 11,4 metros). El Soyuz-2-1B se basa en el Soyuz-2-1A, incorporando una tercera etapa con un motor RD-0124 en vez del RD-0110 de las otras versiones, lo que le permite aumentar su carga útil en más de una tonelada. Para simplificar las operaciones, TsSKB Progress planea sustituir todos los cohetes Soyuz-U y Soyuz-FG por lanzadores de la serie Soyuz-2. El Soyuz-2-1B se lanza desde la Guayana Francesa bajo la denominación de Soyuz-STB.

La primera etapa está formada por cuatro bloques aceleradores (Bloques B, V, G y D) de 19,6 x 2,68 m y 43,4 toneladas al lanzamiento equipados con motores RD-107A (14D22) de cuatro cámaras y dos vernier (derivados de los RD-107 del R-7). Cada RD-107A tiene un empuje de 838,5-1021,3 kN y un impulso específico de 263,3-320,2 s. La primera etapa funciona durante 118 segundos.

IM 2011-10-21 a las 21.56.33
Bloque de la primera etapa de un Soyuz-2 (Arianespace).

La segunda etapa o etapa central (Bloque A), de 27,1 x 2,95 m y 99,5 toneladas al lanzamiento, emplea un RD-108A (14D21, derivado del RD-108) con cuatro vernier. Este motor tiene un empuje de 792,48-990,18 kN y un Isp de 257,7-320,6 s. Funciona durante 286 segundos.

IM 2011-10-21 a las 21.55.42
Etapa central o segunda fase de un Soyuz-2 (Arianespace).

La tercera etapa (Bloque I), de 6,7 x 2,66 m y 25,3 t, usa un RD-0124, con un empuje de 294 kN y 359 s. Funciona durante 300 segundos.

IM 2011-10-21 a las 21.55.15
Tercera etapa de un Soyuz ST-A (izquierda) y la de un Soyuz ST-B (derecha)(Arainespace).

La etapa superior Fregat-M ha sido construida por NPO Lávochkin y usa 6638 kg de propergoles hipergólicos (UDMH y tetróxido de nitrógeno). Tiene una masa inerte de 950 kg (1050 kg para la versión MT), una masa total de 7100 kg (dependiendo de la misión) y unas dimensiones de 1,50 x 3,92 metros (3,35 metros de diámetro para versión clásica). Usa seis tanques esféricos que rodean la estructura central, cuatro para los propergoles y dos para la aviónica. La versión MT posee ocho pequeños tanques de propergoles adicionales situados sobre los tanques principales. Emplea un motor S5.98M (o un S5.92 en la Fregat tradicional) de 332 segundos de Isp y dos modos de empuje (19.85 kN y 14 kN) que puede encenderse repetidamente (hasta 20 veces o 1100 segundos en total). Para las maniobras de control de posición emplea hasta 8 propulsores de hidrazina de 50 N de empuje. La etapa Fregat se ha empleado con los vectores Soyuz-FG, Soyuz-U, Soyuz-2 y Zenit-3F (en este caso con una Fregat-SB modificada). El primer lanzamiento de la Fregat (con una masa en seco de 930 kg) tuvo lugar en el año 2000. En 2010 se introdujo la versión mejorada Fregat-M para el Soyuz-2 y la versión pesada Fregat-MT, diseñada en principio para los lanzamientos de los satélites europeos del sistema de posicionamiento Galileo desde la Guayana Francesa mediante cohetes Soyuz-STB (Soyuz-2-1B). 

IM 2011-10-21 a las 21.54.08
Etapa Fregat (Arianespace).
Captura de pantalla 2014-07-11 a la(s) 13.07.19
Etapa Fregat-MT (NPO Lávochkin).
Soyuz-2-1B (Roscosmos).
Soyuz-2-1B (Roscosmos).
El cohete con el primer Tundra en la rampa.
El cohete con el primer Tundra en la rampa (MORF).
Lanzamiento (MORF).
Lanzamiento (MORF).

Vídeo del lanzamiento:



17 Comentarios

        1. De la luz, no creo, pero lo que no es es tonto. No se puede decir de otros.

          No lo hace entre otras cosas porque Rusia no tiene esa capacidad (tampoco la tiene Alemania, o Francia, China no se sabe). De hecho él no tiene móvil (por más razones aparte del espionaje). Por otro lado, no tiene sentido que Snowden les vaya a contar cosas a personas que ya las están haciendo, ¿no te parece?

          El tema es serio, y las analogías con los pinchazos telefónicos no sirven de mucho. No tienen nada que ver. A mayores, la tecnología, sobre todo tal y como la hemos aplicado en Occidente, presenta numerosos riesgos, entre ellos que todo lo que queda obsoleto desaparece de la circulación. Es decir, no existen ya redes de conmutación analógicas, o incluso hay problemas con los radioaficionados, por decir algo relacionado con el tema. Esto se hace por varias razones, pero entre ellas para crear una dependencia del actor que monopoliza esa tecnología (la obsoleta evidentemente no puede competir), pero trae como daño colateral la falta de protocolos de respaldo.

          Los sistemas biológicos son redundantes y “sistemas antiguos” funcionan con los “nuevos” (evolutivamente hablando). Aquí mañana simplemente se va la luz y se va todo al pedo, internet y todo lo demás. Lo del espionaje igual, a fuerza de consumir recursos en la nueva tecnología (la NSA tiene 2 millones de contratistas, así como suena, por eso esto es imposible para Alemania, no para China), todo el sistema antiguo, el de toda la vida, el de espías, peña que saca fotocopias, soplones, agentes dobles, etc., lo descuidan.

          Y no parece que haya quedado obsoleto respecto del nuevo. O en palabras de Snowden, es una cosa enfermiza que no aporta ninguna mejora sobre lo existente, todo lo contrario.

          Y volvemos a la primera frase.

    1. El hecho de que Rusia y EEUU no tengan un sistema de alerta temprano satelital puramente operativo no significa que estén vulnerables a ataques sorpresa. Hay otros sistemas de alerta, como radares basados en tierra, que dan menos tiempo de reacción, pero aun así sería suficiente para garantizar un lanzamiento de contraataque.

    2. Si se trata de destruirse mutuamente, incluso pueden prescindir de él. Tanto Rusia como EEUU tienen sistemas de “Mano Muerta”, es decir, que si han sido alcanzados (y destruidos, el país me refiero, claro, no los misiles de represalia) por misiles enemigos, el lanzamiento es automático y además no se puede detener. Es la forma de asegurarse que si me matas, te mueres.

      Pasa que un sistema de alerta temprana podría evitar un bombardeo nuclear, hay interceptores, etc. (están gastándose todos mucha pasta en esto). Además sirve para otras cosas, para muchas otras cosas. Pero para asegurarse la mutua destrucción no es imprescindible en absoluto.

      1. Eso del sistema “mano muerta” es un tema polémico y Daniel ya lo trató, no sé si el artículo está disponible en Naukas, pero estaba en su antigua página de blogspot. Parece que no hay ningún sistema totalmente automático e indetenible como la “máquina del juicio final” del doctor Strangelove. Pero sí lo que posiblemente hay es un sistema que permite que los oficiales locales (en los silos, submarinos, camiones, etc) puedan lanzar ellos mismo los misiles sin recibir órdenes del alto mando político o militar, en caso que ellos sean eliminados o no puedan comunicarse.

        1. Por lo que he leído, es real y es automático, aunque se supone que está desactivado si no hay un riesgo inmediato. Tiene que ser automático porque tiene que funcionar en la eventualidad de que TODOS los centros de decisiones estén destruidos. Es de suponer que se activa en casos de crisis políticas o, como en este caso, cuando la cobertura no está plenamente operativa. Tal cual una alarma.

          En realidad esto es algo totalmente lógico. Toda la estrategia nuclear se basa en que si disparas, te disparan, si dejas resquicio para que eso no sea así, estás muerto. Fïjate que es el único tipo de guerra donde la diferencia de recursos entre los bandos es irrelevante (a partir del umbral necesario para implementar), por eso supone lo que ha supuesto en la historia.

  1. De donde mierda ha sacado TODA esta información espía Marín? Ni una fuente ha podido dejar compadre. Felicitaciones, esperamos no tener que llamarlo “El Topo”, Edward o que este algunos años en la embajada de Ecuador. Jajajajaj

Deja un comentario