Lanzado el satélite Beidou 3I-1 (Larga Marcha CZ-3C)

Por Daniel Marín, el 31 marzo, 2015. Categoría(s): Astronáutica • China • Lanzamientos ✎ 25

En cinco días hemos contemplado como cinco satélites de posicionamiento alcanzaban el espacio. El último ha sido el Beidou 3I-1, el primero de una nueva familia de satélites del sistema de posicionamiento chino Beidou. El 30 de marzo de 2015 a las 13:52 UTC despegó un cohete Larga Marcha CZ-3C que puso en órbita el satélite tras despegar de la rampa número 2 (LC-2) del Centro Espacial de Xichang, en la provincia de Sichuan. Es la primera vez que el CZ-3C despega con una cuarta etapa hipergólica denominada YZ-1 capaz de circularizar la órbita de un satélite geoestacionario. Este ha sido el primer lanzamiento espacial chino de 2015.

4r4r
Lanzamiento del Beidou 3I-1 (chinanews.com).

Beidou 3I-1

El Beidou 3I-1 (también conocido como Beidou 17 o Beidou 3I-1S) es el primer ejemplar de la nueva generación de satélites Beidou-3 del sistema de posicionamiento global chino Beidou. Sus características no están claras, pero se cree que tiene una masa de 850 kg (con 300 kg de carga útil) y dos paneles solares que generan 1500 vatios de potencia eléctrica. Estará situado en una órbita geosíncrona inclinada (IGSO) 55º con respecto al ecuador.

Captura de pantalla 2015-03-31 a las 20.30.36
Posible aspecto de un Beidou-3 (9ifly.cn).

El sistema de posicionamiento global chino Beidou o BDS (Beidou Navigation Satellite System), también conocido en mandarín como 北斗卫星导航系统 (běidǒu wèixīng dǎoháng xìtǒng) o en inglés como Compass Navigation Satellite System (CNSS), consta de tres tipos de satélites situados en órbitas geosíncronas (GEO), geosíncronas inclinadas (IGSO) y de altura media (MEO).

Entre 2000 y 2007 China lanzó cuatro satélites experimentales de la serie Beidou-1 (Beidou 1A, 1B, 1C y 1D) a la órbita geoestacionaria mediante lanzadores Larga Marcha CZ-3A. El sistema Beidou-1 sería cancelado oficialmente en 2012 y daría paso al Beidou-2, en principio concebido como un sistema de posicionamiento global similar al GPS norteamericano o el GLONASS ruso. Pero, a diferencia de estos sistemas, que solo cuentan con satélites en MEO, el Beidou-2 incluye los satélites Beidou 2G en órbita geoestacionaria, los Beidou 2I en órbita geoestacionaria inclinada y los Beidou 2M en órbitas de altura media. Actualmente están en órbita seis satélites Beidou 2G (lanzados entre 2009 y 2012), cinco Beidou 2I (lanzados entre 2010 y 2011) y cinco Beidou 2M (lanzados entre 2007 y 2012).

Situación de los satélites geosíncronos del sistema Beidou-2 (CNSA).
Situación de los satélites geosíncronos del sistema Beidou-2 (CNSA).

Como vemos, los 16 satélites del sistema Beidou-2 se lanzaron en un espacio de tiempo récord. En principio estaba previsto que el sistema Beidou-2 contase con 35 satélites, 27 de los cuales serían del tipo Beidou 2M, o sea, en MEO. Sin embargo, y por motivos que no están nada claros, China ha decidido sustituir el sistema Beidou-2 por el Beidou-3, que contará con satélites más avanzados. Por eso desde 2012 no se han mandado más satélites Beidou al espacio, a pesar de que el sistema Beidou-2 ya garantiza una cobertura regional en Asia. El Beidou 3I-1 parece ser el primero de cinco satélites experimentales del sistema Beidou-3, de ahí la denominación alternativa de Beidou 3I-1S (la ‘S’ viene de shiyan, ‘experimento’ en mandarín). En principio el sistema Beidou-3 contará con 24 satélites Beidou 3M, cinco Beidou 3G y tres Beidou 3I, sin contar los reservas. Cuando esté en servicio en 2020 permitirá alcanzar una precisión mínima de 10 metros en la posición, 0,2 m/s en la velocidad y 50 nanosegundos en el tiempo.

Frecuencias del sistema Beidou.
Frecuencias del sistema Beidou comparadas con otros sistemas.

El programa Beidou nació en 1993, aunque el primer satélite no sería lanzado hasta el año 2000. Běidǒu (北斗) es el nombre que recibe en mandarín la constelación de la Osa Mayor -o mejor dicho, el asterismo de El Carro-, usada desde tiempos ancestrales para la navegación. En 2003 China y la Unión Europea acordaron desarrollar conjuntamente el sistema de posicionamiento global Galileo, pero las presiones estadounidenses provocaron que China abandonase el proyecto. China decidió entonces desarrollar su sistema Beidou-2, que usaría algunas frecuencias similares a las empleadas por el sistema Galileo, lo que ha sido objeto de debate durante los últimos años.

Emblema del sistema Beidou.
Emblema del sistema Beidou.

Cohete Larga Marcha CZ-3C

El Larga Marcha CZ-3C (长征三号丙, Chang Zheng 3C o LM-3C) es un cohete de tres o cuatro etapas con una capacidad de 3,8 toneladas en la órbita de transferencia geoestacionaria (GTO) o 9,1 toneladas en una órbita baja (LEO) de 200 km y 28,5º. El cohete tiene una longitud de 54,838 metros y una masa de 345 toneladas. El CZ-3C es una variante del CZ-3B con sólo dos impulsores laterales en lugar de cuatro.

cz-3c-as
Larga Marcha CZ-3C (CALT).

La primera etapa, denominada L-180 (o CZ-3A-1), es similar a la empleada en el resto de cohetes Larga Marcha. Tiene una masa de 179 toneladas y unas dimensiones de 26,972 m x 3,35 m. Hace uso de un motor YF-21C (DaFY 6-2) de cuatro cámaras que quema tetróxido de nitrógeno y UDMH (una variante de la hidracina) con 2961,6 kN de empuje en total (740,4 kN cada cámara al nivel del mar) y unos 260 segundos de impulso específico (Isp). El motor YF-21C está compuesto por cuatro motores YF-20C. El control de vuelo de la primera etapa se consigue mediante el giro de los motores. La primera etapa se complementa con dos propulsores de combustible líquido LB-40 de 15,326 m x 2,25 m equipados cada uno con un motor YF-25 (DaFY 5-1) de 704,4 kN de empuje y 260 s de Isp.

La segunda etapa tiene unas dimensiones de 9,943 x 3,35 metros y carga 49,605 toneladas de propergoles hipergólicos. Emplea un motor YF-24E, formado por un motor principal YF-22E o DaFY20-1 (742 kN y 292 s) y un motor vernier YF-23C o DaFY21-1 de cuatro cámaras de combustión (11,8 kN y 291 s).

La tercera etapa es criogénica (usa hidrógeno y oxígeno líquidos) y tiene unas dimensiones de 3,00 x 12,375 metros. Cuenta con 18,193 toneladas de combustible y posee un motor YF-75 de dos cámaras de combustión con 78,5 kN y 440 s.

El CZ-3C puede incorporar una cuarta etapa hipergólica (UDMH y tetróxido de dinitrógeno) YZ-1 (Yuanzheng 1), dotada de un motor de 663 kgf, capaz de elevar el apogeo de la órbita de transferencia geoestacionaria e insertar la carga útil directamente en GEO.

Partes del CZ-3C (CALT).
Partes del CZ-3C (CALT).

Lanzamiento:

334343 £¨Ð»ªÖ±»÷£©£¨3£©ÎÒ¹ú³É¹¦·¢ÉäÊ׿ÅÐÂÒ»´ú±±¶·µ¼º½ÎÀÐÇ Im1 £¨Ð»ªÖ±»÷£©£¨2£©ÎÒ¹ú³É¹¦·¢ÉäÊ׿ÅÐÂÒ»´ú±±¶·µ¼º½ÎÀÐÇ 4r4r £¨¿Æ¼¼£©£¨2£©±±¶·¡°ÍûÔ¡±

Vídeo (en mandarín) sobre el nuevo satélite:

https://youtu.be/_ACX2z2qggc

Vídeo del lanzamiento:

 



25 Comentarios

  1. “El CZ-3C puede incorporar una cuarta etapa hipergólica (UDMH y tetróxido de dinitrógeno) YZ-1 (Yuanzheng 1), dotada de un motor de 663 kgf, capaz de elevar el apogeo de la órbita geoestacionaria e insertar la carga útil directamente en LEO.”

    Según lo poco q entiendo de Órbitas GEO esta encima de LEO y el apogeo es el punto mas alejado de una órbita alrededor de la tierra, por lo que no me cuadra q eleves el punto mas alejado de la órbita para poner el satélite en un punto mas bajo; podrías, si no es mucho pedir explicarlo un poco mas detallado?.

    Desde ya muchas gracias, sigue así con los artículos 🙂

    1. Creo que es una errata :), al fina se debería de decir “capaz de elevar el apogeo de la órbita geoestacionaria e insertar la carga útil directamente en GEO.”

  2. Hola Dani, oye, una pregunta. ¿Hay alguna razón para que en una semana se hayan lanzado los satélites de posicionamiendo de todas las constelaciones menos Glonass? ¿tiene este momento del año, algo especial, por la órbita o lo que sea? Es que en desde el 26 al 31 de marzo EEUU, Europa, India y China, ¿es mucha coincidencia en sus programas no?

    Saludos!

        1. Desde luego no es mala idea ir pensando en esto también para cuando vayamos a Marte. La ganadería debía comenzar con unos cochinos ibéricos de bellota. Un saludo.

          1. ¿Gastar un SLS para poner 4 guarros en órbita?
            A lo mejor hay que ir pensando en llevar embriones y que crezcan allí…
            Lo dejo caer… 😀

          2. Imposible Alfon… no serían de bellota, no sabrían igual, hay que mandarlos crecidos no se puede hacer otra cosa.

            O eso… o bueno… ahora que pienso… cultivar bellotas allí, lo cual no sería mala idea, porque podrían producir gorrinos marcianos y exportar de vuelta a la tierra los jamones, lo que serviría para incorporar un retorno de inversión al proyecto.

            PD: “Still a better project than Mar’s One”

          3. Claro, claro! habrá que llevar suministros porcinos de supervivencia, que no somos Mars One, no los vamos a soltar por ahí y decirles que se apañen ^^.
            Me apunto al mercado interplanetario de jamones y pancetas 😀 seguro que la menor gravedad les da un “toque” único.

        2. Vamos Alfon, un poquito de imaginación … 😉 Lo que llamas “materiales de desecho” es abono puro –> metano… ya sabes. Terraformamos aquello en menos que canta un gallo. Y respecto a la bellota, ¡anda y que no son duras las encinas de mi pueblo! Si crecen en esos pedregales, lo de Marte es un juego de niños.

          1. Mira! ya tenemos una forma eficaz de conseguir el combustible para la vuelta! jaja
            GASolinera marsol patrocinada por central lechera marciana… Lo veo 😀

    1. Aupa Txemary;

      Por lanzar se puede lanzar a órbitas de este tipo una o dos veces por día (dependiendo del centro de lanzamiento). Lo de que se han lanzado todos de golpe creo que es casualidad o al menos no tiene nada que ver con las órbitas.

      1. Eskerrik asko Itzalpean!
        Supongo que necesitando tanto lanzamiento, es normal que de vez en cuando coincidan los lanzamientos de este tipo.

        Saludos!

  3. Pues a mí me da coraje ver 8 lanzamientos en 6 días.
    Mientras nosotros nos peleamos por los presupuestos de los telescopios o sondas…
    Nadie se plantea el coste de mandar un satélite espía o GPS con lanzadores potentes y caros, lo mandan y punto.
    En fin… ;/

  4. Lo que está claro es el creciente interés de las agencias por tener un sistema de posicionamiento propio. Y se entiende que por cuestiones de defensa. Lo que inquieta es que piensen que en el futuro los nenecesitaran porque el mundo será más convulso. ¿Qué pensáis?

    1. ¿Que qué pienso? Pues, principalmente, que invertir en sistemas de posicionamiento por satélite es invertir en la paz mundial, o al menos en los conflictos a pequeña escala. El día que dos potencias espaciales serias se den yoyas de verdad, los sistemas de comunicaciones, posicionamiento, y los satélites espía serán las primeras bajas de la guerra. Es absurdamente fácil destruirlos, comparado con ponerlos arriba, y lo peor es que de paso dejas inservibles las órbitas medias/bajas durante un laaargo tiempo.

      Guerra asimétrica en su máxima expresión, cualquier potencia espacial puede negar el espacio a todas ellas con un mínimo esfuerzo.

        1. Lo cual nadie sabe es si es posible, o suficiente. Siempre me asusta que alguien decida que la posibilidad de provocad un efecto Kessler del copón es un “riesgo aceptable”, y acabemos lanzando mierdasatélites baratos de reconocimiento que duran horas o días antes de que un trozo de chatarra espacial se los lleve por delante.

          En serio, desarrollar un sistema de limpieza orbital realmente efectivo es una asignatura muy pendiente. No es sólo que un sistema ASAT se lleve por delante décadas de lanzamientos y miles de millones en inversión, es que suficientes de ellos dejan inservible el espacio cercano a la tierra en sí. Durante un tiempo que va desde las décadas para las órbitas bajas hasta los centenares o miles de años para las altas. Es la opción de guerra no nuclear más “nuclear” que se me ocurre, la verdad, y todo lo que necesitas es un lanzador marginalmente orbital y mucha puntería.

Deja un comentario