Ya está aquí la ORKK, el nuevo gigante aeroespacial ruso

Aunque ya lleva un tiempo entre nosotros, el pasado 24 de abril las autoridades rusas dieron una rueda de prensa para darle la bienvenida oficial a la ORKK (Corporación Espacial y de Cohetes Unificada). La nueva organización -registrada formalmente el pasado 6 de marzo- reunirá a todas las empresas que actualmente forman parte del sector espacial ruso bajo una misma dirección conjunta. En teoría, la agencia espacial rusa Roscosmos seguirá dirigiendo la estrategia global del programa espacial ruso, mientras que la ORKK jugará el papel de ‘contratista principal’ del gobierno.

DSC_9347
Rueda de prensa del 24 de abril con Óleg Ostápenko (Roscosmos) e Ígor Komárov (ORKK).

El Kremlin quiere repetir con la ORKK el proceso de unificación empresarial que ha llevado a cabo con bastante éxito en otros ámbitos estratégicos como, por ejemplo, la aviación. Roscosmos debería limitarse a cumplir el papel de la NASA en EE.UU., aunque para ello el gobierno debería aumentar el nivel de financiación de los distintos centros de investigación que colaboran con la agencia espacial rusa. No obstante, a nadie se le escapa que una empresa tan poderosa como la ORKK tendrá voz e intereses propios y son muchos los que temen que Roscosmos quede relegada a un mero papel de figurante.

La reforma del sector espacial ruso es un tema que lleva discutiéndose muchos años, pero hasta hace bien poco la solución favorita del Kremlin era crear un puñado de empresas. Por este motivo, la propuesta de crear un único organismo como la ORKK fue una verdadera sorpresa. La ORKK agrupará a 48 organizaciones y 14 empresas tales como RKK Energía (constructora de las naves Soyuz y Progress), Khrúnichev (fabricante del cohete Protón y de módulos a la ISS), NPO Lávochkin (fabricante de satélites y sondas espaciales), TsSKB Progress (fabricante de los cohetes Soyuz), ISS Reshetniov (constructora de satélites), NPO Energomash (fabricante de motores y actualmente bajo control de Energía) o KBKhA (fabricante de motores), entre otras.

Rusia heredó de la Unión Soviética decenas de empresas y organismos relacionados con el programa espacial. Pero Rusia no es la URSS y todo el mundo está de acuerdo en que el país no puede soportar durante un tiempo indefinido la tremenda diversificación de los escasos recursos si quiere mantener una industria espacial competitiva a nivel mundial. El sector aeroespacial ruso arrastra una serie de problemas sistémicos desde hace años, siendo los principales la falta de recursos económicos y humanos (cada vez quedan menos profesionales cualificados formados durante la época soviética). La multitud de proyectos similares que han aparecido en los últimos años (algo que hemos podido ver muy claramente en ‘la guerra de los cohetes’) y que se han hecho la competencia unos a otros solamente han servido para malgastar recursos públicos y empantanar el desarrollo del sector.

Evidentemente, algún tipo de reforma es necesaria y se impone algún tipo de coordinación centralizada a la hora de gestionar el desarrollo de los distintos proyectos. Otra cuestión bien distinta es si la creación de un único conglomerado gigante como la ORKK es la solución a estos problemas. Aunque las distintas compañías que formen la ORKK tendrán cierto grado de libertad, aún está por ver cómo de efectiva será la organización entre las distintas empresas y cuál será el nivel de centralización en la toma de decisiones de la ORKK.

IM-2013-04-10-a-las-19.44.12
Proyecto de lanzador pesado de RKK Energía (RKK Energía).

Tampoco está nada claro cómo se gestionarán las relaciones entre la ORKK y Roscosmos. El anterior jefe de Roscosmos, Popovkin, fue destituido en buena medida por su oposición a la creación de la ORKK. A Ostápenko no le queda otra que pasar por el aro, pero ha presionando -sin éxito- para que sea Roscosmos la encargada de elegir el puesto de director general de la compañía, una medida destinada a controlar el nuevo gigante aeroespacial. Sin embargo, en los borradores oficiales sobre las competencias de la ORKK que han sido filtrados a la prensa prácticamente no se menciona a Roscosmos por ningún lado. Otro punto espinoso es el de los despidos de personal. La ORKK tiene como objetivo evitar la duplicación de esfuerzos y para lograrlo sus encargados han declarado que el sector está sobredimensionado en términos de recursos humanos. Habrá que ver cómo y dónde se realizarán estos ajustes.

En la rueda de prensa conjunta que dieron el jefe de Roscosmos Oleg Ostápenko y el director general de ORKK Ígor Komárov -nombrado el pasado 14 de marzo- se expusieron varios objetivos para el programa espacial ruso. El más llamativo es la creación de un lanzador superpesado, una propuesta recurrente que resurge cada cierto tiempo sin que exista por el momento ningún plan oficial que la respalde. Curiosamente, Ostápenko y Komárov declararon que el futuro lanzador deberá usar tecnologías desarrolladas para el cohete Energía de los años 80 (¿un brindis al sol o una mención expresa al proyecto Sodrúzhestvo de la empresa RKK Energía?). El nuevo lanzador deberá estar listo antes de 2025 y se desarrollará en dos fases. Primero entrará en servicio una versión con capacidad en órbita baja de 70-80 toneladas y posteriormente otra de 120-190 toneladas. Vamos, igualito que el SLS de la NASA.

31020212
La rampa del Soyuz-2 en Vostochni avanza a buen ritmo (Novosti Kosmonavtiki).

Otros objetivos, ya conocidos, son el desarrollo de la nueva nave tripulada PTK-NP y, en el futuro, la exploración de la Luna, los asteroides cercanos y Marte. O sea, nada nuevo bajo el sol. El cosmódromo Vostochni sigue siendo una prioridad nacional y lo cierto es que las obras marchan a muy buen ritmo. Hace poco Ostápenko visitó el futuro cosmódromo y, después de echar la bronca a los encargados del proyecto por una serie de pequeños escándalos y retrasos varios (algo muy normal en la política rusa), declaró que la rampa para cohetes Soyuz-2 estará lista el año que viene sin falta. A partir de 2015 comenzarán las obras de la rampa para cohetes Angará tal y como estaba previsto.

Son muchas las incógnitas que rodean a la nueva ORKK, pero en cualquier caso el nuevo gigante está aquí para quedarse. Pronto sabremos si su aparición supondrá una mejora del sector aeroespacial ruso. Tiempos interesantes se avecinan.



26 Comentarios

  1. Muy buen artículo! Esperemos que esto de un empujón a la industria y con ello halla mas recursos para exploración y ciencia.
    Un fuerte abrazo y feliz cumpleaños!!

  2. No conozco al dedillo todos los intersticios de un conglomerado de empresas, pero me suena a monopolio y todos sabemos lo que pasa con los monopolios, pero bueno esperemos que no sea el caso y que resulte en un buen empujón hacia arriba para la exploración espacial.

    Feliz cumple Daniel, pasala lindo!!!!

    1. Me sumo a las felicitaciones con retraso Dani 😉

      Horacio, en cuanto a lo del monopolio, el principal inconveniente sería si la demanda fuese exclusivamente Rusa, pero la demanda en el sector espacial es mundial. Además son empresas públicas, por lo que tampoco es tan peligrosa la cosa (a priori). En un mundo ideal, Rusia dispondría de los recursos para mantener todas sus empresas espaciales, haciéndolas competir entre sí. Pero como ni los tiene ni los va a tener, lo que han hecho es una buena idea, al menos sobre el papel, luego ya se verá la gestión, pero creo que a corto-medio plazo será un buen impulso.

  3. Una pregunta desde mi absoluta ignorancia: estas empresas eran privadas o públicas? Supongo que públicas. No tenia la URSS el equivalente a la NASA?

    off topic, que nombre más feo, ORKK, podían haber puesto ORKO directamente xD

  4. Oye, que no aflojas el ritmo ni en tu cumpleaños. Ya me figuro el pastel: una deliciosa maqueta de Baikonur con velitas que se encienden por su extremo inferior 🙂

    ¡Feliz cumple!

    1. Con todos los intereses políticos y económicos que hay en el sector en Rusia, que deja pequeño a los que hay en USA, sería una utopía ver una SpaceX rusa.

  5. Ojala esto ayude a unificar las ideas, porque lo que fue en la URSS no hay derecho que en la década de 1960 hubieran 3 o 4 programas lunares en paralelo.

    A propósito Daniel, ¿sabrás de algún enlace donde se puedan ver mas imágenes del estado de las obras o incluso maquetas del cosmódromo Vostochni? de una te digo que es para el simulador Orbiter, porque ya tiene toda la infraestructura de Baikonur, pero de Vostochni ni el terreno.

  6. Antes que nada, feliz cumpleaños Daniel.
    Ahora, tal vez con esto finalmente puedan concluir con éxito el lanzador Angará, que su desarrollo ya lleva buen tiempo (escandaloso??).

  7. Yo no sé si ahí afuera hay vida o no Daniel, lo que sí veo es que este Blog Eureka , está muy vivo ¡¡ Gracias por tu esfuerzo divulgativo y feliz aniversario ¡¡

  8. Esperemos que esta reorganización consiga que vuelvan a crear nuevos nuevos proyectos y sacarlos adelante. Estoy bastante desanimado con los logros del programa Ruso desde el 2000, hay fallos catastróficos de cohetes y sondas (Zenit, Proton, Fobos-Grunt) y en el 2014 prácticamente son los mismos lanzadores y naves que en 1984.

    1. Pero esto es generalizado, ¿no? Los lanzadores de la ESA no han ido tampoco mucho más allá, y su actividad espacial ha sido una línea delgada por encima de lo paupérrimo para el peso económico mundial que tienen. En cuanto a EEUU, el bajón desde el año 2000 ha sido brutal, y ahora mismo han retrocedido a 1970 (y ya veremos si se quedan ahí o retroceden más). Para la coyuntura política y económica de Rusia estos últimos 30 años, yo creo que lo han hecho bastante bien (obviamente siempre se puede hacer mejor), más bien me parece mucho más criticable, atendiendo a esto, la posición de EEUU o de la ESA, porque ahí sólo ha habido problemas políticos, no los han tenido económicos hasta hace 7-8 años. Simplemente no les interesó el tema. Rusia ha luchado como una fiera por mantener sus terrenos en el espacio.

      Y aún podríamos hablar de Japón, que en fracasos (lamentables) tampoco anda muy a la zaga, y en épocas que era la segunda economía mundial… O los proyectos de la DLR, aquella famosa sonda lunar de los 90 que aún sigue dando tumbos por los ministerios y que pura vergüenza no se atreven a cancelar definitivamente… Yo creo que se vende bien el prejuicio antirruso, porque en la práctica al final han sido los que han hecho el mayor esfuerzo, con diferencia (incluyendo los chinos, que tampoco se despeinan demasiado).

  9. Aunque con retraso, Felicidades Daniel!

    Tambien gracias por tu respuesta a mi anterior duda.

    Mi nueva duda. Todas las Agencias Espaciales parecen obsesionadas por crear un lanzador pesado desde cero, y siempre me ha sorprendido porque gastar esas millonadas cuando ya existen proyectos de base. Es decir EEUU ya creo el Saturn en los 60, acaso su tecnología ha quedado obsoleta?, que nuevas necesidades tiene la NASA que no pudiera cubrir el Saturn? No digo usar el mismo cohete de los 60, pero si modificarlo como hicieron los rusos con los venerables Soyuz.

    Lo mismo se podría decir de los rusos, en los 80 ya tenian proyectos viables de lanzador pesado con el Energia (que parece que ahora lo han desempolvado) y el proyecto Vulcan. Que ha pasado con ellos todos estos años? El problema es de patentes, de financiación (acaso estos cohetes son demasiado caros)?

    La verdad no lo entiendo, si pudieras arrojar algo de luz a estas dudas lo agradecería.

    Un cordial saludo!

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 26 abril, 2014
Categoría(s): ✓ Astronáutica • blog • Rusia • Sondasespaciales