Kepler-413b, el planeta con las estaciones extremas

Si el otro día hablábamos de cómo sería un planeta que tuviese el eje de rotación inclinado como Urano, ahora ya no hace falta que hablemos en condicional. Gracias a los datos del telescopio espacial Kepler ahora conocemos la existencia de Kepler-413b, un planeta donde las estaciones cambian de forma dramática. Kepler-413b es un super-Urano (su masa es 75 veces la de la Tierra), pero en realidad su sistema estelar es mucho más extraño que el nuestro.

hs-2014-12-a-print
Plano del sistema Kepler-413b y de su órbita (NASA/JPL).

En realidad el eje de Kepler-413b no está inclinado 90º como el de Urano. O mejor dicho, no tenemos ni idea de la inclinación -oblicuidad- del eje de este planeta. Pero sí sabemos que el plano de su órbita puede variar su inclinación hasta 30º en ciclos de once años, un fenómeno que recibe el nombre de precesión (y que no debemos confundir con la precesión del eje de rotación). El motivo de esta rápida precesión orbital radica en la extraña naturaleza del sistema Kepler-413, formado por dos estrellas que giran una alrededor de la otra en diez días y que se encuentran a 2300 años luz del Sol. Y es que Kepler-413b es un exoplaneta circumbinario, es decir, orbita alrededor de las dos estrellas al mismo tiempo con un periodo de tan sólo 66 días. Hoy en día estamos acostumbrados a hablar de sistemas circumbinarios como si nada, pero solamente hace tres años que se descubrió el primero, Kepler-16b.

Sin embargo, la órbita del planeta está inclinada 2,5º con respecto al plano de las dos estrellas y es ligeramente excéntrica (e = 0,12), lo que provoca la inestabilidad del sistema y su precesión orbital. Kepler-413b es un gigante gaseoso o de hielo situado fuera de la zona habitable, pero aún así debe presentar estaciones extremas a lo largo del ciclo de precesión de su órbita. Es importante resaltar que la causa de las estaciones -la precesión orbital- es distinta a la de nuestro planeta, causada por la inclinación del eje de rotación con respecto al plano de la órbita.

Debido a esta inclinación orbital, Kepler-413b no volverá a pasar por delante de una de sus dos estrellas hasta 2020.Este mundo es un lugar perfecto para poner a prueba los modelos de formación planetaria, algunos de los cuales predicen precisamente que, lejos de lo que uno podría pensar, los alrededores de un sistema binario podrían favorecer la creación de planetas.

Captura de pantalla 2014-02-04 a la(s) 22.57.25
Otra vista del sistema Kepler-413b (NASA).

Referencias:

__

Eureka se presenta a los Premios 20 Blogs. Puedes votar en este enlace. ¡Gracias!

 



4 Comentarios

  1. Hola:
    Poco que comentar sobre estas entradas y el blog (excelentes). Sólo compartir con vosotros, si queréis, la dirección https://class.coursera.org/otherearths-001 y los sitios web Coursera y Edx, dos plataformas geniales para cursos gratuitos online del MIT, Princeton, el Caltech y sitios así. La verdad es que está bastante bien.
    Espero que nos veamos por allí………..

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 5 febrero, 2014
Categoría(s): ✓ Astronomía • Exoplanetas • Sondasespaciales