Descubierta la causa del último fallo del Protón

El pasado 2 de julio, un Protón-M/Blok DM-03 se estrelló espectacularmente contra el suelo poco después del despegue con tres satélites del sistema de posicionamiento GLONASS. Inmediatamente surgieron todo tipo de rumores sobre la causa del fallo, pero finalmente la comisión de investigación creada por agencia espacial rusa Roscosmos ha confirmado hoy que el culpable fue la incorrecta colocación de los sensores de velocidad angular del lanzador (DUS), como ya apuntaban algunas filtraciones.

Así acabó el último Protón (rt.com).
Sensores de velocidad angular de los Protón (Novosti Kosmonavtiki).

El impacto contra el suelo tuvo lugar 32,682 segundos tras el despegue por culpa de una orientación inadecuada de tres de los seis sensores DUS. Estos sensores de velocidad angular forman parte del sistema BDG de guiado mediante giróscopos formado por tres unidades redundantes. Existen tres DUS para el control del movimiento en el eje de guiñada y tres en el eje de cabeceo. Los tres conjuntos de sensores DUS del eje de guiñada de cada una de las tres BDG habían sido montados al revés, impidiendo la orientación del cohete durante el ascenso (si el fallo hubiese estado localizado en sólo una de las plataformas BDG, el ordenador del Protón habría aislado los datos erróneos y el Protón podría haber alcanzado la órbita). Las primeras informaciones apuntaban a que el cableado de los sensores se había instalado con la polaridad inversa, pero finalmente se comprobó que fueron tres sensores los que habían sido ensamblados cabeza abajo.

Una unidad DUS instalada en su plataforma BDG (Novosti Kosmonavtiki).

Los sensores DUS están diseñados para que no puedan ser montados al revés fácilmente (incluyen pines de 5 mm para tal fin), así que la comisión de investigación simuló una instalación defectuosa para comprobar la viabilidad de esta teoría. Comprobaron que solamente forzando y dañando ligeramente la estructura era posible colocar los DUS al revés, por lo que en un principio supusieron que ningún técnico en su sano juicio pudo ser responsable de esta chapuza. Para su sorpresa, cuando recuperaron los restos de los DUS del Protón accidentado pudieron ver que presentaban los mismos daños mecánicos que los DUS instalados al revés durante las pruebas. Para instalar los DUS, el técnico debe introducirse por una pequeña escotilla en el lanzador con un diámetro de apenas medio metro. Los DUS poseen unos indicadores para señalar la orientación correcta de instalación, pero la plataforma donde van instalados no tienen ninguna marca característica correspondiente. El cohete había sido montado a finales de 2011 y desde entonces había estado almacenado a la espera de ser lanzado. Los cuatro cohetes Protón que se encuentran en la actualidad a la espera de ser lanzados ya se han inspeccionado y se ha comprobado que sus respectivos DUS están colocados correctamente. Como anécdota, las redes sociales rusas se han llenado de teorías de la conspiración con respecto a este incidente. Según una de estas teorías, Khrúnichev saboteó el cohete adrede porque sabía que los GLONASS presentaban un fallo grave de construcción y no podrían funcionar adecuadamente una vez en órbita (esta teoría se olvida de que los GLONASS son fabricados por otra empresa, Reshetniov).

Vídeo del accidente desde el punto de vista del cohete. Se aprecia como el defectuoso sistema de orientación mueve las toberas de los motores intentando orientar el lanzador:

Los rumores apuntan a que el culpable de la instalación defectuosa fue un joven técnico de Khrúnichev, quien podría enfrentarse a una condena de cárcel por negligencia y daño de propiedades pertenecientes al gobierno federal. También se ha señalado que su superior inmediato y el ingeniero encargado de revisar la calidad de la instalación acreditaron con su firma la operación de colocación de los DUS (obviamente, se supone que no revisaron directamente el trabajo del técnico). El viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, ha anunciado que los tres deberán someterse a la prueba del polígrafo. Ni que decir tiene, el fallo no es responsabilidad de ningún técnico, sino del sistema de control de calidad de Khrúnichev, que ha permitido que semejante chapuza pase inadvertida. La industria aeroespacial rusa se enfrenta desde hace años a una pérdida constante de profesionales formados durante la época soviética que lastra su desarrollo. Los bajos salarios y la perspectiva de acabar en la cárcel si se comete algún error no son precisamente los mejores alicientes para atraer a los jóvenes ingenieros y técnicos. El sector privado ofrece mejores perspectivas para los jóvenes profesionales, que saben que no terminarán ante un juez incluso si, por ejemplo, quiebran un banco.

La política de los jefes de Khrúnichev -y otras empresas aeroespaciales rusas- consistente en lavarse las manos desvergonzadamente y señalar con el dedo al eslabón más bajo e indefenso de la cadena de mando no sólo es cobarde, sino contraproducente a largo plazo. Un sistema así es perverso y va contra los principios más elementales de la gestión y el trabajo en equipo. Si alguien piensa que despidiendo o metiendo en prisión a técnicos jóvenes se soluciona el problema, se equivoca totalmente. Por otro lado, y a diferencia de otros fallos anteriores del Protón, en esta ocasión las etapas superiores -la Blok DM-03 de RKK Energía en este caso- no han tenido ninguna responsabilidad en el fiasco.

La comisión también ha confirmado que, según la telemetría, el cohete despegó 0,4 segundos ante de lo previsto debido a un contacto defectuoso con los umbilicales electroneumáticos de la rampa. Esta irregularidad, ya observada en otros lanzamientos, no tuvo nada que ver con la pérdida del cohete. Ahora que sabemos las causas de este espectacular accidente, sólo nos queda esperar a que el Protón vuelva a remontar el vuelo otra vez.

Vídeo de la comisión sobre el accidente (en ruso):


32 Comentarios

  1. No puedo estar mas de acuerdo, pero tambien tiene ****** que montes algo al reves forzandolo. Mas cierto es que hay que ser muy lumbreras para que el control de calidad pase inadvertido tal fallo.
    Todos cometemos errores, y creo que por ese pequeño fallo no merece ir nadie a la carcel pese al desaguisado que se ha montado

  2. «La industria aeroespacial rusa se enfrenta desde hace años a una pérdida constante de profesionales formados durante la época soviética que lastra su desarrollo.»

    Me hizo recordar que en mi país, el Metro de Caracas sufre constantes fallas al meter técnicos apenas formados que siempre cometen errores o simplemente descuidan su trabajo.

    Por otro lado, es siempre ha sido la actitud rusa, la de buscar un culpable. Sale ese técnico y meterán a otro incluso menos incluido porque es mentira que van a poner a técnicos con años de entrenamiento en tareas de ensamblaje. Ahora me pregunto, cuantos jóvenes técnicos terminaron en la cárcel durante las muchas fallas de cohetes durante la época soviética.

    1. Hola, Srengel. El artículo de Daniel de hoy es buenísimo y pone el dedo en la llaga. Más que buscar presuntas idiosincrasias rusas (o venezolanas, o norteamericanas), en mi opinión esto es un problema generalizado de occidente y su forma de funcionar, y eso sí, en cada país aparece bajo una forma ligeramente diferente en función de qué parte de su estructura productiva es la más indefensa ante las presiones del capital (o del sistema de acumulación de capital, vía los agentes que la mangonean, usualmente banquitos).

      Podríamos decir totalmente lo contrario: que otros campos de la tecnología, para favorecer precisamente el hacer dinero y no hacer que colapse el negocio, pasa exactamente al revés: que se fomenta la irresponsabilidad que además suele acabar en desastre, con muertos y desgracias. En general, cuando hablamos de reducción de costos para que agentes al margen de los que se dedican a la tarea que sea mantengan su nivel de beneficios, vamos a tener problemas. Pueden ser estos, pueden ser aviones que se caigan al mar (y luego no hay culpables, «son cosas que pasan», eso sí, las compañías de seguros se rascan el bolsillo… salvo que quiebren y pague papá Estado)… pueden ser muchas cosas.

      Dicho sea de paso, la verdad es que parece un sabotaje xD.

  3. Por otro lado, calidad no lo ensambló. Ellos no cometieron el error original. Un análisis de causa raíz bien hecho, indagaría en la supervisión de los superiores y capacitación por parte de los gerentes. Incluso deben evaluarse condiciones de presión o estrés por cargas de trabajo

  4. Por lo visto los rusos no han leido a KAORU ISHIKAWA y su filosofia » A prueba de errores» tan sencillo como poner conectores de una forma que sea totalmente imposible encajarlos entre ellos ni aun forzandolos .

    1. En la industria aeroespacial, no se puede llevar a cabo en muchas ocasiones esa teoría, ya que el tener que minimizar diseños para ahorrar sí o sí peso y depender de diseños que por fiabilidad se remontan décadas en el tiempo dificulta su inclusión, aunque estoy totalmente de acuerdo en que el objetivo debe ser diseñar así las piezas.

    2. Los conectores en general tienen un diseño irreversible para evitar fallos, por qué estos sensores no? En todo caso, ¿no se comprueba exhaustivamente cada subsistema? ¿No hay alarmas, pilotos rojos intermitentes? Un técnico monta varias piezas al revés y nadie se entera? ¿No se supervisan esos montajes?

    3. Por lo que informa Anatoly Zak, parece que no hicieron una inspección visual, y las pruebas eléctricas no detectaron la falla porque los sensores estaban conectados y por lo tanto respondían:
      «It appeared that no visual control of the faulty installation had been conducted, while electrical checks could not detect the problem since all circuits had been working correctly.»
      http://russianspaceweb.com/proton_glonass49.html

    4. Aunque la verdad viendo la imagen del sensor… poner en un lado pines y en otro tomas (machos y hembras vamos) no es ni difícil ni implica ningún coste económico o en peso, la verdad es que el diseño es bastante mejorable en ese aspecto.

    5. Pero tanto el artículo de Daniel como el de Anatoly Zak afirman que la estructura fue dañada para poder ser armada al revés. Eso indica que el diseño de por sí incorpora una protección contra la instalación errónea. Me parece que el técnico que los instaló tiene casi toda la culpa: si la pieza no encaja de la manera que él imagina que sea, debería haber parado y preguntado, en vez de ponerse a martillarla para que entre como sea. Claro que control de calidad también falló al no hacer una inspección.

  5. Rusia no es como EEUU o Europa que tiene un sector aeroespacial unificado, las industrias que participan en un sector no están en otro. Lavochkin, Khrunichev, RKK Energiya, TsSKB Progress, solo se dedican a vehículos espaciales, mientras que Sukhoi, MiG, Tupolev, Irkut, KnAAPO, solo a vehículos atmosféricos. La industria aeronáutica rusa tiene sus problemas, pero mucho menos graves que la espacial, y por lo general tienen un control de calidad mucho mejor y lograron remplazar técnicos e ingenieros de la época soviética con jóvenes calificados. Es interesante comparar fotos de la línea de producción de RKK Energiya con la de Irkut (que produce aviones Sukhoi, como el Su-30 y el Superjet): en esta se ve mucho más gente joven. Nuevos desarrollos de la industria aeronáutica rusa, como el Sukhoi Superjet, tienen todavía sus problemas y fallas, pero son poco graves (ninguno jamás puso en riesgo la seguridad de pasajeros o tripulantes) y son del tipo que se puede esperar en un avión recién introducido. Pero la industria espacial tiene problemas mucho más graves y la pérdida de naves y cohetes por errores muy estúpidos. Quizás podrían aplicar la experiencia adquirida en la creación de la OAK (la corporación unificada aeronáutica) para hacer algo similar en la industria espacial, que tendría la ventaja adicional de eliminar la competencia desnecesaria entre las empresas y el desperdicio de recursos en proyectos redundantes.

    1. Eso que apuntas es muy relevante. En EEUU y Europa occidental, los fabricantes de cohetes, salvo alguna excepción como Spacex, son divisiones de las compañías aeronáuticas, que mantienen una política de calidad muy estricta.

      Junto a lo que dice Daniel, creo que en este caso debe haber fallado el trasvase de información. Es como si en una planta petroquímica hay un error y se instala una válvula normalmente abierta cuando tiene que ser normalmente cerrada (puede venir de un error en un diagrama que no se ha filtrado), esa diferencia puede provocar un accidente muy grave por derrame de combustible, por ejemplo.

  6. Durante mucho tiempo hemos comentado en este blog la increíble diferencia de coste entre los lanzamientos rusos y los de otros países. Ahora entendemos un poco más por qué…

    Lo barato sale caro, y esa mentalidad de tirar de becarios y ahorrar en control de calidad, que tan bien conocemos en España, está fastidiando bien a los rusos. Ya no es solamente perder las sondas marcianas, sino los satélites de una red tan importante como GLONASS, y justo ahora que se estaba completando.

    Da mucha pena ver un lanzador de una eficacia tan probada como el Protón sufriendo estos lamentables accidentes. Ojalá haya un verdadero cambio de actitud, y no sólo unos cuantos cortes de cabezas para que parezca que se hace algo.

  7. Hombre, pues por una vez, no estoy muy de acuerdo Daniel.

    A mí me parece que montar al revés, no una, sino tres piezas del sistema de guiado de un cohete, teniendo que forzarlas y dañarlas las tres para poder hacerlo tiene mucho mérito por parte del técnico que lo haya hecho.
    Yo me veo en su situación, sabiendo que cualquier error por mi parte puede suponer la pérdida de muchos millones, o incluso vidas humanas en el peor de los casos, y a la mínima dificultad para encajar la pieza en su sitio llamo a un ingeniero y que revise el problema.

    1. Ya pero ¿enfrentarte a la carcel? hombre en el caso de que se tratase de un sabotaje sí, esta claro, al talego o a Siberia, pero digo yo que por una negligencia, con que te sancionen, despidan y no vuelvas a trabajar en el ramo (porque lo iba a contratar quien yo te diga…) ya está bien. No se, también depende muchísimo del contexto que no tenemos, no es lo mismo que el técnico montase mal los sensores porque no había manual disponible y le habían dicho que los montase ya o hiciese las maletas a que el colega los montase puesto de vodka hasta las cejas, pues en un caso yo sería más comprensivo que en otro.

      Si quieres tener buenos ingenieros tienes que darles algo más que buenos sueldos (y si encima no te los dan pues ni te cuento) un mínimo de seguridad en la cadena de fabricación, que si la cago con algo porque creo que lo estoy haciendo bien, haya un sistema de control fiable que me lo diga.

    2. Hombre, evidentemente lo de carcel a mí también me parece excesivo.
      Y también comparto lo de que si el hombre estaba muy muy presionado o falto de herramientas o manuales, le puede pasar a cualquiera.
      Pero sabiendo lo que sabemos, creo que en este caso el técnico tuvo la mayor parte de la culpa. Más que nada porque del informe se desprende que tuvo que colocar mal tres piezas y forzrlas para que entraran, no fue un despiste, fueron tres y haciendo fuerza!

      De todos modos, lo que me gustaría saber, y le traslado la pregunta a Daniel, es si cuando el cohete está ya listo para el lanzamiento, se hace o no una comprobación completa de todos los sistemas o solamente se comprueban los sistemas básicos.

    3. Se comprueba el sistema de guiado, pero no visualmente. En este caso, las plataformas de guiado respondieron y se pudo ver que funcionaban correctamente, pero era imposible saber que los DUS estaban situados al revés porque sólo se comprobó que estaban conectados.

      Saludos.

    4. Como ingeniero electricista, les cuento que si uno acá en Costa Rica la embarra y el daño a la propiedad/vida es serio, uno va enchorpado (a la cárcel/chorpa/presidio/peni/chirola/…)… ahora, al pobre alicatero hasta capaz que lo matan… Supuestamente, hace uno o dos años, mataron al técnico que descuidó la manguera de LOX del DM-03 que llevaba los GLONASS que acabaron en el pacífico en diciembre de 2010…

  8. Independientemente de esta chapuza en particular y de las injustas consecuencias que probablemente acarreará al novato lo que más me preocupa del Proton es que, desde los años 60, tiene una fiabilidad aproximada del 95% y no logran pasar de allí.

  9. Yo creo que si avanzan en las investigaciones descubrirán que la ilustración del manual de ensamblaje del Proton la figura donde señala cómo instalar el sensor está al revés. Se salvaría el pobre técnico.

    Bromas aparte, hay varias fallas en estructura organizacional en la agencia rusa. Una es la calificación del personal de ensamblaje. Otra la supervisión y control de calidad. Otra más es en el departamento de diseño que no prevee el error humano a la hora de ensamblar piezas.

    En fin no me reía tanto desde el incidente del Mars Climate Orbiter.

  10. No soy nada amigo de las conspiraciones, pero o se dedican a contratar como técnicos a verdaderos manazas y sin ninguna inteligencia o se trata de un sabotaje con la esperanza de que el accidente destruya las pruebas. Por cierto, que el técnico esté borracho de vozka entra en la primera posibilidad. ¡Que tuvo que forzar ni más ni menos que tres piezas, por Dios! Eso no es un error de novato.

    Y eso al margen de los controles de calidad posteriores, por supuesto.

  11. Dios, no nos mintamos. Esto no es accidental. me van a decir que este muchachito no sabía que pasaría si lo descubrían??? y no es teoria de conspiración. Pensemos. En una crisis internacional por fugas de informacion sobre internet (Snowden) sucede esto. Me tratarán de loco pero muchos me dijeron lo mismo cuando decía lo que después confirmó Snowden…

    1. Un hecho que demuestra que no pudo haber sido un sabotaje es que el cohete que falló fue terminado de construir en diciembre de 2011, y la instalación de los sensores fue el 16 de noviembre de 2011:
      http://russianspaceweb.com/proton_glonass49.html#outcome
      El link arriba también excusa en parte el técnico de su error, y sugiere mejoras en el proceso de instalación, documentación y control de calidad. Con los resultados oficiales, parece que no van a usar el técnico como chivo expiatorio.

  12. Muy interesante el artículo.

    Lo que más me ha gustado es un de las soluciones propuestas para que no vuelva a ocurrir…poner un flechita que ponga «este lado pa´rriba»!

    Me llama la atención también esta parte: «the failed vehicle had been manufactured and delivered to Baikonur before his administration restored the military certification of rocket technology.»

    ¿Significa esto que todos los cohetes Rusos deben ser examinados por el ejército aunque sean lanzamientos civiles?

  13. A mi me parece muy bien que acaben en la cárcel si cometen un fallo tan garrafal como el que ha sido cometido, si es que al final no ha sido un sabotaje, que todo podría ser.
    En cuanto a los sueldos, deberían cuidar mejor a los ingenieros, eso está claro, aunque no creo que cobren tan poco, puesto que como bien dicen por ahí muchas de las empresas que participan en la construcción de la nave y los satélites son privadas.
    1saludo.

  14. Sí, en la aviación pasa exactamente lo mismo para los que trabajan ahí, las perspectivas de terminar en la carcel son reales y la responsabilidad es aún mayor debido a que se transportan personas.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 18 julio, 2013
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Cohetes • Rusia • sondasesp