Mundos habitables en enanas marrones y enanas blancas

Hace un tiempo ya hablamos por aquí sobre los posibles planetas habitables alrededor de estrellas enanas blancas. Sí, sí, enanas blancas. Y no son los únicos astros ‘peculiares’ en los cuales podemos encontrar planetas con agua líquida en su superficie. También podríamos encontrarlos alrededor de enanas marrones, esos cuerpos celestes que se encuentran a medio camino entre las estrellas y los planetas.

Evolución de la zona habitable de una enana marrón con una masa de 40 veces la de Júpiter (marrón) y una enana blanca (azul) con una masa de 0,06 veces la solar ().

A primera vista, una enana blanca y una enana marrón no tienen mucho en común, más allá del nombre obviamente. La primera es un cadáver compacto proveniente de una estrella similar al Sol, mientras que la otra nunca fue una estrella propiamente dicha. Pero si de lo que hablamos es de planetas sí que comparten una cosa, y es que ambos tipos de astros poseen zonas habitables que se encogen con el tiempo. Sin reacciones nucleares de fusión estables que mantengan su temperatura, las dos clases de enanas se enfrían lentamente. Pero, ¿sería posible la existencia de algún planeta habitable a su alrededor?

En principio parece imposible. La zona habitable de una enana blanca está situada muy cerca de la misma, así que un planeta que gire a su alrededor habría sido engullido por la estrella durante la fase de gigante roja. Para salvar este escollo hay varias soluciones. Es posible que el planeta se haya migrado desde una órbita lejana. O quizás se haya alcanzado esa posición por culpa de varias carambolas planetarias. Sea como sea, un planeta así tendría que soportar altas dosis de radiación ultravioleta y rayos X provenientes de la enana blanca. En el caso de una enana marrón, las condiciones iniciales son más benignas, aunque no está muy claro aún cómo es la emisión ultravioleta de estos cuerpos.

Un mundo en la zona habitable de una enana blanca o una enana marrón sufriría además un aumento de su temperatura por culpa de los efectos de las fuerzas de marea, pudiendo calentar el interior del planeta hasta crear un ‘super-Ío’ en los casos más extremos. Cuanto más cerca se encuentre y cuanto más elíptica sea su órbita, mayores serían los efectos. De hecho, es muy posible que una excentricidad de tan sólo una millonésima pudiese causar un efecto invernadero descontrolado en uno de estos hipotéticos planetas (suponiendo que posean agua, claro). Por supuesto, estos mismos efectos provocarían que cualquier mundo habitable siempre mostrase el mismo hemisferio hacia su ‘sol’.

Posibles destinos de un planeta gemelo a la Tierra alrededor de una enana blanca para distintas edades ().
Posibles destinos de un planeta gemelo a la Tierra alrededor de una enana marrón para distintas edades ().

Las enanas marrones ofrecen mejores perspectivas para encontrar planetas habitables que las enanas blancas, pero la zona habitable alrededor de estas estrellas fallidas varía con el tiempo de forma más acusada que en el caso de las enanas blancas. Además, un mundo habitable tendría que estar ciertamente muy cerca de una enana marrón -apenas 150 mil kilómetros de distancia para una enana marrón de más de cinco mil millones de años de edad- por lo que los efectos del calentamiento de marea serían más importantes.

La probabilidad de que exista algún mundo habitable alrededor de uno de estos dos tipos de estrella es evidentemente muy baja… pero no nula. Si tenemos en cuenta que el número de enanas marrones y blancas en la Galaxia es gigantesco, eso significa que tienen que haber algunos planetas potencialmente habitables alrededor de estos astros extremos. ¿Cómo serían las hipotéticas formas de vida que evolucionasen en estos mundos?

Referencias:



12 Comentarios

  1. La existencia de rayos X y la radiación ultravioleta, así como el efecto marea, y no debería ser un problema para mundos al estilo de ‘luna Europa’ ‘ no??

    Puede que en Europa no exista vida finalmente pero teóricamente no hay nada que impida a un mundo congelado con océano interno tener vida en su interior

    si se asume que no es necesaria una atmósfera para tener un planeta habitable (basado en la vida que conocemos) las posibilidades se multiplican.

    creo que en el futuro acabaremos convenciendonos que el planeta modelo estándar y más común habitable no es el nuestro.

    magnífica entrada como siempre 🙂

  2. Bueno. Dichos efectos de marea podrían ser benignos, ¿no?
    Incluso un gigante de gas errante, que casi no emite calor, con una luna gigante tipo terresrte, podría ser un tipo de superEuropa, con fuentes hidrotermales gigantes, generando la posibilidad de vida por quimiosíntesis.

  3. TITAN:El problema seria durante cuanto tiempo permaneceria en la zona habitable a medida que fuera envejeciendo y enfriandose.Por lo que he visto en los graficos no parece que pueda permanecer mucho tiempo.Solo los mundos que en un primcipio estarian demasiado cerca para ser habitables tienen alguna posibilidad.

  4. TITAN:He leido el otro articulo sobre la habitabilidad de las enanas blancas,¿8000 millones de años puede permanecer un planeta en la zona habitable?.Madre mia no he dicho nada en el otro comenterio.Perdon, excelente articulo daniel una vez mas felicidades.

  5. Eduardo.

    La verdad que la noticia me sorprende mucho, ahora resulta que los alienígenas no son grises y cabezones. Son enanos y de color marrón y blanco. Que moderneces.:-)

  6. No se me ocurre como pueden ser las hipotéticas formas de vida de un mundo en la zona habitable de una enana blanca o marrón, si me imagino que debieran de estar protegidos naturalmente contra la radiación emitida por su estrella madre, tal vez su piel sería resistente a la radiación como lo son algunos plásticos o polímeros, que tal lagartijas recubiertas de piel de polietileno de alta densidad.

  7. Bueno, venir de talibán gramatical siempre es desagradable, lo creais o no. Máxime cuando es una chorrada como esta lo único que uno puede sugerir para mejorar un artículo como el escrito. En mi descargo me gustaría decir que me importan un pimiento las faltas de ortografía (que a todo el mundo se le escapa alguna, es inevitable, por eso antes había unos puestos de trabajo en las editoras llamados «correctores» que ya no existen y vaya si se nota), porque mucho más importante es cómo se dice que la apariencia ajustada a una normativa que no deja de ser una convención totalmente arbitraria (y política, además).

    Dicho todo lo cual, «eso significa que *tienen* que haber algunos planetas potencialmente habitables», es una expresión que según la norma vigente no es correcta (entender se entiende, eso está fuera de toda duda), porque se supone que tiene que concordar con el sujeto «el hecho es (…)», que es singular (y no con «los planetas»), y según la norma en cuestión es «tiene que haber». Ni osaría corregir esto de no ser porque veo que está de un extendido (como lo de «mientras más» por «cuanto más», tampoco correcto según la norma) que no sé si es reversible (ni si vale la pena), y yo tengo una cierta esquizofrenia: si bien soy un crítico brutal y despiadado de la norma, la sigo aunque parezca incoherente, y aunque normalmente me da igual que pongan hestrella o tuvo de hensallo, si veo en un punto concreto que la norma hace aguas por lo que en un lenguaje marxista-leninista sería «total falta de apego popular» pues me veo impelido a denunciar el hecho, para estar en paz con mi conciencia (aunque una parte de mí aprueba silenciosamente el hecho de que la dinamiten xD).

    Pues eso. Cuando pongo tanto rollo es porque me es violento, de verdad. Y más con un pedazo de blog como este.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 3 diciembre, 2012
Categoría(s): ✓ Astronomía • Exoplanetas • sondasesp