El Pentágono le regala a la NASA dos satélites espía para estudiar la energía oscura

Por Daniel Marín, el 4 junio, 2012. Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • Cosmología • NASA • sondasesp ✎ 15

Todo el mundo sabe que el telescopio espacial Hubble es uno de los instrumentos científicos más famosos de todos los tiempos. Lo que no es tan conocido es que el Hubble no fue creado desde cero, sino que su óptica fue adaptada de la empleada en los satélites espía KH-11 Kennan.

Entre 1976 y 2011, los Estados Unidos han lanzado quince satélites Kennan y Crystal. Quince telescopios espaciales con un espejo primario de 2,4 metros de diámetro. Un solo telescopio espacial Hubble ha sido capaz de revolucionar casi todos los campos de la astronomía durante sus cerca de dos décadas de servicio, ¿se imaginan lo que podríamos haber descubierto con quince telescopios de este tipo?

Representación artística de un KH-11 (Wikipedia).


El Hubble durante la misión STS-125 (NASA).

Pues bien, y aunque no son quince, la NRO (National Reconnaissance Officeacaba de ceder a la NASA dos telescopios completos construidos para satélites espía en los años 80. Eso sí, no están en órbita, sino que se trata de “material sobrante” y se encuentran actualmente en un almacén del estado de Nueva York. Por lo tanto,  la NASA tendría que dotarlos de instrumentos y lanzarlos al espacio si quiere aprovecharlos. Teniendo en cuenta que el diámetro del espejo primario es de 2,4 metros y que no hay muchos tipos de satélites espía de reconocimiento óptico de este tamaño, todo indica que son dos satélites KH-11 Kennan. No en vano, la empresa que construyó el espejo del Hubble (Parkin-Elmer) fue la misma que participó en el diseño de la óptica de varios satélites espía, incluyendo el KH-11 (aunque el contratista principal del proyecto era Lockheed).

Uno de los artífices de esta rocambolesca operación ha sido John Grunsfeld, astrónomo y antiguo astronauta que participó en tres misiones de servicio del Hubble. En enero de 2011, la NRO (encargada de gestionar los satélites espía norteamericanos y una de los organismos militares más secretos de los EEUU) se puso en contacto con la NASA para ver si la agencia espacial estaba interesada en adquirir estos telescopios antiguos. Como resultado, Grunsfeld lleva varios meses negociando con los militares las condiciones de la entrega, algo que se ha sabido hoy mismo.

Satélites espía de reconocimiento óptico norteamericanos (Giuseppe De Chiara).


Espejo primario del Hubble (con aberración esférica incluida) (NASA).

En principio, los telescopios tienen un diámetro similar al del Hubble, pero su focal es más corta, lo que implica que para un instrumento dado su campo de visión es mayor. Justo lo necesario para estudiar la energía oscura, uno -si no el mayor- de los grandes misterios de la ciencia actual. La energía oscura constituye el 73% de la masa de todo el Universo, pero desconocemos su naturaleza y muchas de sus características. Una forma de estudiarla es observando supernovas en galaxias muy lejanas -y por tanto muy jóvenes- para ver cómo ha ido variando la velocidad de expansión del Universo. Pero las galaxias jóvenes y lejanas son objetos muy débiles, de ahí la necesidad de usar grandes telescopios de corta focal (para observar el mayor número posible de supernovas). La NASA ha propuesto en los últimos años varias misiones espaciales para el estudio de la energía oscura, de entre las cuales destaca JDEM, actualmente integrada en WFIRST (Wide Field Infrared Survey Telescope). No obstante, esta misión, con un coste de 1500 millones de dólares, ha sido retrasada hasta 2024 como mínimo por culpa de la crisis. Estos telescopios militares permitirían a la NASA ahorrar mucho tiempo y dinero en WFIRST, además de obtener mejores resultados que los inicialmente previstos (el espejo de WFIRST tendrá la mitad de tamaño que el de un KH-11). Con la ayuda del NRO, se cree que la NASA podría lanzar WFIRST en 2020 y ahorrarse de paso un mínimo de 250 millones de dólares (el coste del telescopio propiamente dicho).

Por supuesto, la NASA debe decidir si acepta o no el regalo de la NRO. De hacerlo, tendría que diseñar las cámaras y demás instrumentos del telescopio, además de añadir los paneles solares y otro equipamiento necesario, así como pagar por el lanzamiento, obviamente. En todo caso se trata de una gran oportunidad que la agencia no debería desperdiciar.

Telescopio JDEM/WFIRST (NASA).

KH-11

La serie de satélites espía KH-11 (el nombre en código es desconocido, pero se cree que es Kennan o Kennen, o quizá Crystal) fue introducida en diciembre de 1976. Tras cinco lanzamientos, se introdujo la serie Crystal (por supuesto, el código es una suposición) en 1984, con una órbita más alta y con mayores capacidades para ver en el infrarrojo. Entre 1992 y 2001 se lanzaron cuatro KH-11 de la serie Advanced Crystal, también denominada en ocasiones de forma incorrecta como serie KH-12. En 2005 se lanzó el primer Advanced Crystal de nueva generación, con características desconocidas. El último KH-11 despegó el año pasado. Los KH-11 originales tenían una masa de unas 14 toneladas y una resolución espacial de 15 centímetros de media (la resolución precisa depende de la altura de la órbita). Para el telescopio espacial Hubble se utilizó un sistema óptico modificado y aviónica procedentes del KH-11.



15 Comentarios

  1. Anda que ya se podian haber estirado y haberselo dado completito y en orbita, esto es como el que te regala un coche pero solo la chapa de fuera y sujetado por cuatro ladrillos.
    Parece que estan haciendo sitio en el trastero y te dejan la chatarra en la puerta de tu casa.
    No creo que la nasa este en condiciones de desviar un dolar del sumidero del Webb para rellenar estos dos telescopios.
    Que desastre es la industria militar, millones de dolares tirados a la basura en 15 hubbles mirando al suelo, cuando hay tanto que ver en las estrellas.

  2. Buenas tardes a todos.

    Celebrar esta noticia… PERO… creo que la NASA no puede derivar ni un solo dolar mas en algo que no sea el telescopios James Webb.

    Y punto.

    Muy bonito lo de los militares.. PERO TARDE en mi sincera opinión.

    Por cierto: Al pobre transbordador Enterprise “lo acaban” de “estampar” en un puente, mientras se le trasladaba en barcaza.

    Enlace a la noticia:
    http://www.dailymail.co.uk/news/article-2154686/Space-shuttle-Enterprise-damaged-crashing-bridge-journey-Intrepid.html?ito=feeds-newsxml

    Un Salu2

  3. Una vergüenza que EEUU puede leer qué hora es en el reloj de Chávez, y no invierte en ver los misterios de la galaxia. Y como dijeron antes, no hay que gastar ni un dólar q no vaya al Webb, el cual corre serios peligros de que lo aborten (y ahí los quiero ver por dos décadas más sin telescopios espaciales a los yankees, salvo estos trastos viejos espías)

  4. Y si los militares regalan estos telescopios a la NASA, ¿qué no tendrán ya? si esta tecnología ya es “para regalar” significa que tienen algo mucho más avanzado y potente que usarán para sus fines única y exclusivamente.

  5. Y si los militares regalan estos telescopios a la NASA, ¿qué no tendrán ya? si esta tecnología ya es “para regalar” significa que tienen algo mucho más avanzado y potente que usarán para sus fines única y exclusivamente.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 4 junio, 2012
Categoría(s): Astronáutica • Astronomía • Cosmología • NASA • sondasesp