¿El fin del cohete Dnepr?

El pasado 30 de diciembre, el ministro de defensa ruso Anatoli Serdyukov anunció que no iba a destinar un sólo misil R-36M1 adicional al programa Dnepr. Esta decisión significaría el fin de este lanzador comercial. ¿Qué ha pasado para que un programa tan exitoso acabe de esta manera tan abrupta?

Dnepr (15A18) es un cohete de tres etapas con capacidad para poner 3,7 toneladas en órbita baja basado en el misil intercontinental (ICBM) R-36MUTTKh o RS-20B Voevoda, más conocido en Occidente como SS-18 “Satán”. Según los tratados de desarme nuclear, Rusia se vio obligada a eliminar de sus arsenales más de cien misiles RS-20. El programa Dnepr surgió como una alternativa para sacar provecho de estos misiles al mismo tiempo que se cumplían con las demandas de los acuerdos internacionales. Por cierto, no piensen que Rusia es el único país que ha reconvertido sus viejos ICBM: los EEUU han hecho lo mismo con sus misiles Minuteman y Peacekeeper, transformándolos en los lanzadores Minotaur y Taurus I.

El cohete Dnepr (Roskosmos).

Para explotar comercialmente los lanzamientos de este cohete, en 1997 se creó la empresa Kosmotras gracias al esfuerzo conjunto de las agencias espaciales de Rusia (Roskosmos) y Ucrania (el RS-20B fue fabricado originalmente por KB Yuzhnoe, una empresa ucraniana). Desde su primer lanzamiento suborbital en 1998, el Dnepr ha llevado a cabo 16 misiones orbitales, entre las cuales sólo una de ellas ha sido un fracaso. Como resultado, el Dnepr se ha convertido en el lanzador comercial con una capacidad de carga considerable más barato en servicio, superando incluso al Rokot (basado en el misil UR-100NU/SS-19). El éxito del programa ha permitido crear la base de lanzamientos Yasni (antigua base de ICBM de Dombarovski) para complementar las operaciones efectuadas desde el cosmódromo de Baikonur (Área 109). En 2011 se esperaba que tuviesen lugar entre tres y cuatro misiones del Dnepr.

El complejo organigrama de Kosmotras (Kosmotras).

Pero las relaciones entre los respectivos gobiernos de Rusia y Ucrania con los subcontratistas y el ministerio de defensa ruso han sido bastante complejas. En teoría, Kosmotras disponía originalmente de 150 misiles Satán para sus operaciones, pero el ministerio de defensa ruso decidió reducir esa cifra para supuestamente utilizar algunas piezas de los misiles que debían ser desmantelados como repuestos para las unidades del Satán que aún permanecen en servicio dentro de las fuerzas estratégicas. Kosmotras sólo tendría disponibles unas 70 unidades para usar hasta 2027, año en el que vence la vida útil de estos misiles. Sin embargo, recientemente se han podido escuchar algunos rumores que apuntan a que sólo existirían diez unidades disponibles.

El origen del problema no es otro que el dinero. El ministerio de defensa ruso considera que no le sale a cuenta continuar con el programa Dnepr y que sería más barato vender los misiles como chatarra. Ya en el pasado hubo problemas cuando el ministerio se negó a modificar silos adicionales para permitir el lanzamiento de este cohete. Las recientes declaraciones del ministro de defensa contradicen abiertamente el apoyo que Roskosmos ha manifestado en repetidas ocasiones al programa y todo indica que se trata de una pataleta-chantaje cuyo único fin es presionar a Kosmotras para forzar un nuevo reparto de los beneficios. No sería de extrañar que dentro de unas semanas las operaciones del Dnepr continuasen con normalidad…después de haber acordado un aumento de los precios comerciales, claro está.

9 comentarios

Participa Suscríbete

Anonymous Anonymous

Cuanto vale el kilo de chatarra de cohete, si vele poco se podría comprar uno entero.
No entiendo a los telediarios, cuando se firmo el tratado ultimo de desarme, tan solo le daban noticia a Hobama como el participe absoluto del éxito. Corrígeme si me equivoco pero los EEUU era el país que mas impedimentos ponían a la hora de la firma,
Domingo@

Anonymous Anonymous

La dinerocracia siempre por medio…

Seria una lástima usar estas fantásticas obras de ingenieria para chatarra…

Jimmy Murdok Jimmy Murdok

Mañana me paso por un desguace Ruso, me pillo unas toberas, un par de motores y un depósito y me lo enchufo al buga…

Vaya historial los Rusos, un Buran destrozado por que cae un techo, motores olvidados que luego se reciclan, cohetes perfectamente funcionales que se pueden mandar a la chatarreria… Son capaces de aunar genialidad y despropósito como nadie

Anonymous Anonymous

Ummm, tengo unas ganas de ir de “shoping” por los basureros espaciales Rusos, puede que me encuentre un cohete en buenas condiciones a precio de ganga.

José Alfredo José Alfredo

Coincido con varios de los comentaristas, quisiera darme una vueta por los deshuesaderos rusos cuando conviertan en chatarra los últimos RS-20… muy dudosamente lograríamos armar un choete funcional (así como por ejemplo ahora no creo que logremos armar un jumbo jet con la basura aeronáutica que yace en el desierto de Arizona EEUU)pero creo que por lo menos podríamos hacer unas bonitas mesas y otros muebles decorativos con esas toberas y otras piezas de dichos cohetes =)

francisco jiménez alvarado francisco jiménez alvarado

¿Qúe pasa con el lanzamiento del satélite español paz que creo que iba a ser lanzado con uno de estos cohete?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *