Recordando al UR-700

El UR-700 es uno de los cohetes más curiosos de la historia. Fue diseñado por la oficina de diseño OKB-52 de Vladímir Cheloméi en 1962 con el objetivo de poner un hombre en la Luna usando el método del ascenso directo. Con una capacidad de 150 toneladas en órbita baja (LEO), hubiese sido el cohete más potente jamás construido, todo un monstruo…y nunca mejor dicho, ya que empleaba peligrosos combustibles hipergólicos. Nunca se hizo realidad, puesto que las autoridades soviéticas apostaron -aunque no de forma decidida- por el cohete lunar N1 de Serguéi Korolyov (de “sólo” 80 toneladas de capacidad en LEO). Pero imaginar qué hubiese podido hacer semejante mastodonte es uno de los ejercicios de historia alternativa favoritos de los aficionados a la conquista del espacio. El UR-700 -de dos o tres etapas- empleaba la tecnología desarrollada con los UR-200 y UR-500 (Protón) y debía lanzar la nave lunar LK-3 (posteriormente transformada en la LK-700), un vehículo que debía alcanzar la superficie de nuestro satélite sin pasar por las órbitas terrestre o lunar.


La “carrera lunar soviética”: los tres cohetes propuestos para alcanzar la Luna. De izqda. a dcha., el N1 de Korolyov, el UR-700 de Chelomey y el R-56 de Yangel (Novosti Kosmonavtiki).


Versión del UR-700 con una etapa nuclear (Popular Mechanics).



La nave LK-1, predecesora de la LK-3 y la LK-700 (Popular Mechanics).

Montaje que muestra el despegue de la LK-700 desde la superficie lunar (Novosti Kosmonavtiki).


La LK-700 (Popular Mechanics).


El RD-270, el motor hipergólico más potente (www.astronautix.com).

Hasta aquí nada nuevo, pero si hoy me he decidido a hablar de este cohete es por unas imágenes que he visto en el foro de Novosti Kosmonavtiki sobre las instalaciones de lanzamiento de este lanzador. La rampa de despegue para un monstruo de este tipo superaba todo lo construido hasta la fecha. La oficina KBOM, encargada de diseñar las instalaciones de lanzamiento soviéticas, completó el primer diseño de la rampa en 1966 de acuerdo con las órdenes del Ministerio de Maquinaria General (el “ministerio del espacio”). Durante el lanzamiento, los nueve motores RD-270 de la primera y segunda etapas debían encenderse al unísono (como en un cohete Soyuz, por ejemplo). El UR-700 tendría una masa al lanzamiento un 50% superior a la del N1, como mínimo. El desafío tecnológico era tal, que los ingenieros de KBOM sugirieron que sería mejor cambiar el combustible del cohete, a costa de rediseñarlo completamente, para poder así usar las instalaciones de lanzamiento del N1 (el cual empleaba queroseno y oxígeno líquido). O, en todo caso, cambiar el diseño para que pudiese ser usado en las instalaciones del cohete de Korolyov.

Y, efectivamente, la oficina de Cheloméi -por entonces denominada TsKBM- cambió el diseño del UR-700 a finales de 1967, diseño que es el que aparece en la mayoría de referencias. La primera etapa estaría formada por seis bloques y la tercera por tres (basada en el UR-500, con tres RD-254 derivados de los RD-253). La masa del cohete sería de 4823 toneladas (el N1 tenía 2735 t) y el empuje al lanzamiento de 56500 kN (frente a 43000 kN del N1). La nave LK-3 sería ahora la LK-700, mas grande y con más capacidad. Por si los planes de Cheloméi no eran suficientemente ambiciosos, a finales de los sesenta se estudió la viabilidad del UR-700M (originariamente el UR-900), un cohete gigantesco de 16000 toneladas (y un empuje de 23000 t) que debía enviar la nave MK-700 Aelita a Marte. Este leviatán podría haber puesto en órbita baja hasta 750 toneladas. Es importante destacar que en muchas variantes del diseño del UR-700 se hacía uso del motor térmico nuclear YaRD RO-31. El empleo de una etapa nuclear hubiese podido aumentar la carga útil de la versión básica del cohete de 150 t hasta las 250 t.

El UR-700 fue abandonado a principios de los 70, cuando el gobierno soviético ordenó la paralización de los estudios sobre este sistema. Para entonces, el cohete Energía de Glushkó estaba en pleno desarrollo.



Las instalaciones de lanzamiento del UR-700 debían superar todo lo imaginable. El cohete sería trasladado hasta la rampa al “estilo soviético”, en horizontal (Novosti Kosmonavtiki).



11 Comentarios

  1. Impresionante, desde luego querían hacerlo a lo grande (ya de paso preparar una versión para marte).

    como bien dices este tipo de historias (alternativas) son apasionantes, al menos para mí. Espero que postees alguna más.

    Tu blog es de visita obligada a diario.

  2. Si un Protón, cuando estalla poco después del lanzamiento, ya causa serios problemas ambientales al desparramar hipergoles tóxicos por una enorme area, imaginen lo que pasaría con un accidente del UR-700 (que seguramente sucedería, considerando la complejidad del proyecto). Un proyecto demasiado ambicioso para utilizar combustibles tan peligrosos y poco eficientes como los hipergólicos.

  3. Hola Daniel, Que efectos causan sobre los humanos y el ambiente, los propergoles hipergolicos , ya que siempre leo que son peligrosos pero quisiera saber especificamente los daños.

  4. El tetróxido de nitrógeno es tóxico y corrosivo. Es muy tóxico al inhalarse y puede quemar la piel o la cornea al contacto.

    La hidracina también es tóxica y puede causar irritación de las vías respiratorias. Es también corrosiva.

    Saludos!

  5. Hola Daniel!

    Es cierto que los combustibles hipergólicos son tóxicos y difíciles de manipular, pero Chelomei tenía mucha confianza en Glushko. Una vez le preguntaron qué pasaría si su UR-700 explosionaba en la rampa y él contestó: “los motores de Glushko son confiables, y no fallan”.

    Julio Reátegui

  6. Sí, es verdad. Bueno, más bien tenía confianza ciega…porque poco después de decir esas palabras un UR-500 explotó sobre su rampa causando gran conmoción (el espectro de la catástrofe de Nedelin estaba aún fresco). Saludos!

  7. Hola,

    soy el director de una película llamada El Cosmonauta que cuenta la historia de la carrera espacial desde el punto de vista soviético. Concretamente, la historia plantea una misión secreta (ficticia) a la Luna, en 1975, usando el cohete de Chelomei.

    Buscando algo más de documentación pasé por aquí (gracias! muy buena info) y no quería irme sin invitaros a entrar en la web y leer el guión (en breve habrá una versión con muchos más detalles técnicos). Creo que a los aficionados a este tema os gustará 🙂

    Un abrazo

    La web es: http://elcosmonauta.es

  8. Muchas gracias por el comentario, Nicolás. He seguido desde hace algún tiempo el proyecto de “El Cosmonauta” y me parece tremendamente interesante, pero desconocía que la historia se basaba en el UR-700, ¡menuda sorpresa!

    Un saludo y mucha suerte con la película.

  9. Buenas Daniel;

    Como te he explicado en un email me encuentro colaborando con Nicolás modelando la UR-700, por lo cual nos sería de enorme utilidad que nos facilitaras información sobre este mítico cohete, especialmente de tipo gráfico, que nos pudiera ayudar para su modelización 3D. Estoy seguro de que poca gente en España tiene más conocimientos que tú sobre el tema y te agradeceríamos mucho cualquier aportación que nos puedas ofrecer.

    Un saludo y muchas gracias por tu atención.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 14 enero, 2010
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Cohetes • Historias de la Cosmonáutica • Marte • Rusia • Viajar a la Luna