Oel ngati kameie o ¿quieres aprender Na’vi?

Por Daniel Marín, el 26 diciembre, 2009. Categoría(s): Cine • Idiomas ✎ 96

Si otro día comentábamos por aquí el estreno de la película Avatar de James Cameron, hoy me gustaría hablar de un curioso fenómeno relacionado con el film. Me refiero al lenguaje de los Na’vi, esos “pitufotes” alienígenas de tres metros que habitan Pandora. Se lo crean o no, Cameron contrató a un lingüista profesional (Paul Frommer) con el objetivo de inventar una lengua “real” para los Na’vi, de modo que los extraterrestres azules no fueran menos que los Klingon de Star Trek.

Más de allá de ser una mera anécdota que hará las delicias de los fans de la película, el lenguaje ha cobrado vida propia y ya son miles las personas que desean aprender este curioso idioma. Aunque los detalles del lenguaje disponibles actualmente son relativamente pocos -sin duda a la espera de la publicación de los libros oficiales correspondientes (no olviden que al fin y al cabo esto es Hollywood)- ya se han creado páginas web dedicadas al aprendizaje del Na’vi. De entrada, el propio Frommer nos enseña las características principales del idioma en The Language Log y, por supuesto, ya tenemos una detallada entrada en la Wikipedia. Pero si se han quedado con ganas, no olviden pasarse por Learnnavi.org, una página no oficial donde encontraremos diverso material didáctico, incluido un foro para discutir nuestras dudas en el que participa mucha gente con tiempo libre y algún que otro trastorno mental.

Hasta la fecha se han creado miles de conlangs (lenguajes artificiales) y se seguirán creando en el futuro, pero creo que es la primera vez que asistimos al nacimiento “en directo” de uno con suficiente tirón popular y masa crítica para generar contenidos, corregir inconsistencias internas y evolucionar.

El lenguaje en sí, como sus hablantes nativos, no es especialmente diferente a los idiomas humanos. Una de las premisas básicas con las que jugó Cameron es que esta lengua pudiese ser pronunciada por los actores sin mayores problemas, así que, aunque original, no me parece en nada alienígena. La fonética es curiosa, pero muy similar a la de determinadas lenguas propias de indígenas americanos o de la Polinesia. El sistema de declinaciones recuerda al usado en las lenguas indeoeuropeas con toques de otros idiomas -como por ejemplo el euskera o georgiano (caso ergativo) o el japonés (uso de un caso similar a la partícula wa)- la conjugación verbal recuerda vagamente al turco, etc., etc. Habrá que ver si el apoyo popular a este lenguaje aguanta el paso del tiempo, pero en todo caso se trata de un fenómeno lingüístico muy interesante…y entretenido.

Pues eso, Eywa ayngahu.

(Gallifante para el primero que me deje un comentario en Na’vi)


Resumen del idioma Na’vi (Quentin Martinez/learnnavi.org).



96 Comentarios

  1. Joan: pues no lo sé, pero imagino que al ser una lengua básicamente “humana”, cumplirá esta Ley, pero habrá que estar al tanto.

    Eulez: yo con el esperanto tengo una relación de amor-odio: por un lado reconozco su importancia y considero que es una iniciativa muy interesante, pero por otro, ¡el idioma simplemente no me gusta!. Me parece demasiado similar a las lenguas indoeuropeas y, por lo tanto, demasiado eurocentrista. Pero bueno, que todo es cuestión de pillarle el tranquillo…

    Juanmahv: fpom! Oel gallifante-ti ngaru tìng!

  2. Hoy voy a ser un poco borde.
    Te pido disculpas de antemano.
    ¡Quillos!
    Una cosa es una pelicula de ciencia ficción y otra …
    ¡Aprender la lengua extraterrestre de la historia!
    Con franqueza me resulta algo lamentable. Al principio pensaba ser más borde, pero con toda mi sinceridad…
    ¡Me parece una estupidez aprender un idioma artificial!
    Pienso , nuevamente, que hay mucho tipo aburrido.

    Un saludo, como siempre, sincero.

  3. Para evitar ambiguedades en mi crítica me refiero a lenguajes “sintéticos” para darle sentido a una película.
    El esperanto no tiene nada que ver en mi comentario anterior; lo respeto como intento unificador a nivel linguístico.
    Como curiosidad el esperanto es la lengua que hablan las tripulantas de mi nueva historia de ciencia ficción: Ellas y Noé.
    Historia en la que tu, Daniel, me ayudaste en algunos cálculos puntuales. En el libreto constas como colaborador junto a mi hermano.

    Saludos de nuevo.

  4. Constantino: bueno, hombre, no te enfades 😉 Es un pasatiempo como otro cualquiera que no hace mal a nadie. Las conlangs me parecen interesantes si están bien desarrolladas desde un punto de vista lingüístico, y en este caso parece que lo está. Por otro lado, todo un honor lo del libro, Constantino. Sabes que puedes contar conmigo para cualquier otra duda.

    Un saludo navideño.

  5. Me parece increíble que exista gente interesada en aprender este idioma (por así decirlo) cuando podían dedicar ese tiempo y esfuerzo a aprender klingon, un idioma con mucha mas historia y proyección.
    Feliz dia de los inocentes.

  6. Vale que es una frikada como la copa de un pino, pero no entiendo por qué se enfada la gente. El fútbol es más inútil y mira, ahí tienes a millones de personas enganchadas a él…bueno, que digo enganchadas, si hasta se dan de hostias por defender a sus equipos.

    Mirarlo por el lado positivo: un montón de chavales van a QUERER aprender qué es el dativo y el genitivo! Más de un profesor de latín mataría por tener semejante poder de convocatoria…

    Eulez: tu padre es un hombre sabio 🙂

    Saludos!

  7. como mola …me encanta …lo que no entiendo es esta gente que se queja tanto por esto …simplemente no entres en la pagina si no te gusta pringado! que por algo la habras encontrado no ? osease …que la as buscado …tsss
    bueno …saludos a todos los que no critican este tipo de cosas

  8. A mí no me interesa ningún idioma “inventado”, por el simple hecho de que no tienen el encanto de los idiomas “auténticos”, evolucionados a lo largo de los siglos. Una de las cosas más interesantes de las lenguas es que un orden estricto y racional convive con algunos cuantos absurdos inexplicables. Por ejemplo, en el ruso las docenas se construyen de manera bastante previsible (20: “dvadtsat”, 30: “tridtsat”, 50: “pyatdesyat”, 60: “shestdesyat”, etc…), pero en medio de ellos tenemos el cuarenta, “sorok”. De dónde habrá venido esa palabra? Quisiera tener un diccionario etimológico para saberlo.
    El portugués y el castellano seguramente tienen sus absurdos, que ahora no se me vienen a la mente, provavelmente porque los utilizo con más frecuencia y pienso menos en ellos. Pero el esperanto, el klingon o el na’vi los tienen? Lo dudo. El esperanto, por cierto, es aburrídisimo: todos los verbos se conyugan de la misma manera, todos los adjetivos tienen la misma terminación, así como todos los sustantivos. Muy fácil para aprender; pero termina siendo un jeringonzo, sin ningún valor literario, feo y aburrido.
    Me gusta mucho más pelearme para tratar de entender el ruso. Bastante difícil, pero nos dio Pushkin, Tolstoi, Dostoyevski y inúmeros otros genios de la literatura.

  9. Y a veces se me escapan palabras en portugés. Creo que no necesito aclarar que “provavelmente” significa “probablemente”. El hecho de que sean tan parecidos algunas veces hace más difícil utilizarlos…

  10. Carlo: coincido contigo en que un idioma ‘natural’ es infinitamente más interesante que uno inventado. Por supuesto, donde esté el ruso que se quite el Na’Vi o el esperanto, faltaría más! Sobre la etimología de sorok, recuerdo que tenía que ver con una unidad de medida para las pieles de animales y que acabó por convertirse en sinónimo de 40. Por lo visto, los abrigos rusos (caftanes) se hacían con 40 pieles de no sé qué animal y de ahí la relación.

    Fassa: hombre, he aprendido alguna cosilla, pero no me considero ningún maestro. Si tienes alguna duda en concreto, puedes poner un comentario o mandarme un mail. Na’Vi keftue lu!

    Saludos.

Deja un comentario

Por Daniel Marín, publicado el 26 diciembre, 2009
Categoría(s): Cine • Idiomas