Los planes lunares de Khrunichev

En el foro de Novosti Kosmonavtiki hemos podido ver hace poco una presentación de la empresa GKNPTs Khrunichev sobre un esquema de misión lunar ruso.

Se trata de un proyecto interno de Khrunichev con muy pocas posibilidades de hacerse realidad, pero resulta interesante por dos motivos: primero, porque podemos ver un modelo actualizado de la cápsula TKS que Khrunichev propone como sustituta de las Soyuz, y segundo, porque se trata de una de las pocas presentaciones públicas en las que aparece una posible arquitectura lunar rusa. A continuación, podemos ver las imágenes de la presentación:

En esta imagen podemos ver una nave lunar PK-L (ПК-Л, “nave tripulada lunar”) basada en la TKS. La cápsula tiene capacidad para seis cosmonautas tanto en misiones en órbita baja como en misiones lunares, a diferencia de la nave de RKK Energía, que sólo puede dar cabida a cuatro tripulantes en misiones lunares. A cambio, el vehículo es mucho más masivo: 28-30 toneladas (con una cápsula de 7,8 t).

Configuración durante el lanzamiento de la PK-L.

La siguiente diapositiva es más llamativa:

¡Sí!, un módulo lunar ruso. Algo inusual, sin duda. Su nombre es PVLK (ПВЛК, Посадочно-Взлетный Лунный Корабль: “nave lunar de descenso y ascenso”). Se trata de un diseño bastante conservador con una etapa de ascenso y otra de descenso (usando propergoles hipergólicos). Lo más llamativo es que el motor de ambas etapas es el mismo, simplificando muchísimo el vehículo. PVLK es una nave de 29,4 t (8,4 t corresponden a la etapa de ascenso) con capacidad para 3-4 cosmonautas y una autonomía de unos seis días en la superficie lunar. Para misiones más largas, debería enviarse antes un módulo vivienda, siguiendo el guión de las propuestas lunares soviéticas de los años 80.

Diversas variantes de hábitats lunares, incluyendo naves reutilizables.

Tanto la PK-L como la PVLK forman parte de un proyecto ambicioso de exploración lunar que incluiría estaciones espaciales en órbita lunar:

Como vemos, son necesarios cuatro lanzamientos para una misión lunar: dos para poner en órbita baja a la PK-L y la PKVL, y otros dos para lanzar las etapas de inyección translunar (ORB). Aquí podemos ver un detalle del ORB:

Lo destacable de esta propuesta es que no requiere usar cohetes gigantes como el Energía o el Ares V, sólo lanzadores con capacidad de 30 t y 50 t (¿basados en el Angará?). Por supuesto, esto no es nuevo: ya habíamos visto una arquitectura semejante en algunos proyectos chinos o europeos.

Bueno, el caso es que no faltan en Rusia ideas para volver a la Luna. Ahora habrá que esperar a ver si hay dinero para llevarlas a cabo.

10 comentarios

Participa Suscríbete

Carlo Carlo

Muy interesante. Me quedé pensando en el cohete lanzador: el nombre parece ser RN-30, por lo que se ve en las imágenes. Debe de ser una versión más grande del Angara, como dijiste.
Por cierto, Khrunichev propuso el desarrollo de un Angara más grande, el 7, que estaría en la misma clase que el Energiya, falta ver si la RKA va a financiarlo.

monsieur le six monsieur le six

Encuentro la idea perfectamente realizable. Los rusos tienen fama de enfocarlo todo de una manera más conservadora, y a la larga más práctica, que los americanos. Lo de usar varios módulos me parece mucho más realista que recuperar los enormes lanzadores a lo Saturno V.

De todos modos, no sé por qué no se plantean usar la ISS como paso intermedio. Se la podría transformar en un gran “puerto” donde las naves recogen o dejan astornautas, llenan combustible, dejan material lunar, etc. Hacerlo todo “de una vez” me parece un enfoque algo desfasado, de la época en la que lo importante era simplemente llegar.

En nuestra época, cuando se plantea incluso tener bases permanentes en la Luna, creo que hay que mirarlo de otra manera. Incluso tendría que ser normal hacer recorridos ISS-Luna sin descender a la Tierra hasta más adelante; simplemente para llevar y traer material o astronautas.

Pere Pere

No se yo… En teoría lo de los lanzamientos múltiples debería funcionar sobre el papel. Pero lo cierto es que los rusos lo intentaron sin conseguirlo.

El problema es que un fallo en uno de los lanzamientos compromete toda la misión. Esto puede ocurrir porque aumenta la complejidad.

Los “grandes éxitos” de los EEUU (Apolo, SkyLab) se consiguieron con un sólo lanzamiento del Saturno V.

Daniel Marín Daniel Marín

Carlo: a mí también me interesan mucho los lanzadores propuestos por Khrunichev. El caso es que esta empresa lleva unos años intentando imponer el diseño de nuevos lanzadores de 20-30 t y 50 t a Roskosmos, a veces en perjuicio del propio Angará, lo que no deja de ser irónico. El Angará es mal visto por muchas empresas rusas (Progress, Energía,etc) como una competencia peligrosa, lo cual es comprensible, pero es que muchos en Khrunichev…¡también se oponen al Angará!, pues lo ven como una competencia al rentable Protón, y de ahí su afán por diseñar versiones más potentes que les abran nuevos mercados sin competir con su lanzador favorito. Los cohetes de este estudio son dos: el RN-30 y el RN-50, de 30 y 50 t de capacidad cada uno. Tampoco es que “RN-30” sea un nombre propio, ya que como sabes “RN” son sólo las siglas de Ракета-Носитель, “cohete” (o mejor “lanzador”) en ruso.

Monsieur: te entiendo, pero desgraciadamente no hay ningún estudio que demuestre que el montaje de una nave en una estación espacial sea más barato. Quizás tenemos todavía la costumbre de comparar a la ISS con un “puerto”, pero la analogía no es correcta a la hora de la verdad. Eso sí, me parecería interesante usar la ISS de algún modo en la arquitectura lunar. A ver si se nos ocurre algo 😉

Pere: exactamente, ese es el dilema. Los cohetes menos potentes son más baratos, pero llevar a cabo cuatro lanzamientos por misión lunar debe ser toda una pesadilla logística.

Un saludo a todos

Carlo Carlo

No entiendo por que los de Khrunichev temen una competencia del Angara con el Proton. El Angara 5 no debería reemplazar el Proton?
Ya es hora de abandonar el Proton: es un excelente cohete, sin duda, pero los combustibles hipergólicos no son ni un poco ecológicos. La falla de un Proton el año pasado, que llevó a Rusia a pagar una pesada multa a Kazajstán y la suspensión, por varios meses, de los lanzamientos de los cohetes Proton (sólo resuelta después de largas negociaciones diplomáticas) prueba que será cada vez más difícil seguir utilizando un cohete con combustibles tóxicos. Si un Proton falla otra vez, es de esperarse que la reacción de Kazajstán sea más dura – y con razón. En mi opinión, si Khrunichev apuesta en seguir con el Proton, está cometiendo un grave error que les va a costar caro a la larga. Todas los cohetes hoy usan combustible criogénico. Rusia es la única potencia espacial que sigue con los peligrosos y contaminantes combustibles hipergólicos.

Daniel Marín Daniel Marín

Estamos de acuerdo Carlo. La oposición interna al Angará no tiene una explicación lógica, pero así son los comportamientos humanos. En Khrunichev muchos prefieren el beneficio a corto plazo, pero seguro, del Protón, a las ventajas inciertas a largo plazo del Angará 5. El Protón es un lanzador comercial que proporciona muchas divisas frescas de forma directa a la gente de Khruni. El Angará 5, aunque teóricamente superior, todavía debe ser construido y demostrar su valía. En el competitivo mercado espacial, lo único que cuenta son los resultados.

En cuanto al tema de Kazajistán, yo creo que es más complejo. Al gobierno kazajo le importan un pimiento los daños ecológicos del Protón (salvo excepciones puntuales, los campesinos kazajos afectados no han visto un euro, que yo sepa). Se trata de medidas populistas para apretar las tuercas a Rusia y sacarle más dinero por el alquiler de Baikonur. Claro que ahora con el tema de Vostochni los kazajos se están echando un poco para atrás en su chantaje, no sea que se queden si la gallina de los huevos de oro espaciales.

Un saludo!

loop2029 loop2029

Antes, cada tanto se escuchaba la idea de revivir al energia ¿hay algun estudio medianamente serio? o es que a la larga saldria mas caro que desarrollar un angara de 50t?
no me queda claro lo de la idea de la iss, yo cuando lei lo de monsieur enseguida estuve de acuerdo pero al rato se me ocurrio algo parecido a lo que dijo daniel, pero no se bien porque.

Carlo Carlo

El problema de revivir el Energiya es que hace 20 años que no se lanza ninguno de esos cohetes, no existe más la linea de producción, el hangar donde se armaba el lanzador colapsó, y la torre de lanzamiento está en mal estado. Imagino que reactivar el programa hoy sería casi tan caro cuanto desarrollar un cohete nuevo. Sé que en el 2003, después del desastre del Columbia, algunos propusieron reactivar el programa Energiya-Buran, pero, además de cuestiones políticos (dinero norteamericano siendo utilizado para hacer volar la “copia rusa” del Shuttle), creo que vieron lo caro y difícil que sería.

Daniel Marín Daniel Marín

Desgraciadamente, saldría mucho más caro. El cohete Energía es un proyecto muerto, lamentablemente. Hay varias razones que impiden su resurrección:

1- Muchas de las empresas que participaban en su construcción en tiempos de la URSS han desaparecido.

2- Una de las empresas principales que colaboraba en el Energía era NPO Yuzhnoe, ucraniana. Rusia quiere lanzadores 100% rusos.

3- El diseño del Energía estaba supeditado al Burán, proyecto también muerto.

El Energía-M, con más posibilidades de salir adelante, nunca vio la luz por las mimas razones.

Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *