Ares V para estudiar el Universo

El cohete gigante Ares V ofrece un número casi ilimitado de aplicaciones más allá del Programa Constellation para volver a la Luna. El pasado agosto se celebró el Ares V Solar System Science Workshop, donde se presentaron varias propuestas de sondas espaciales usando el Ares V. Se trata de naves tan «bestias» que probablemente no sean aprobadas jamás, más que nada debido su tremendo coste, pero sin duda son impresionantes. Veamos unas pocas:

  • CEMMENT (Constellation-Enabled Mars Mission Exhibiting New Technology): se trata de una misión para traer muestras de suelo marciano a la Tierra. Pero no una cualquiera: CEMMENT es una nave de 40 toneladas (!) que se pondría en órbita marciana mediante aerocaptura. Ocho toneladas de carga descenderían hasta la superficie en forma de dos vehículos: uno con un gran rover y otro con cohetes para el regreso a la órbita marciana. Tras la recogida de muestras, y mediante el empleo de ISRU, se lanzarían TRES cohetes MAV (Mars Ascent Vehicle) con muestras, los cuales deberían acoplarse automáticamente con el ERV (Earth Return Vehicle). El ERV, que habría quedado en órbita marciana tras la aerocaptura, emprendería posteriormente la vuelta a la Tierra.


Esquema de CEMMENT.


Los tres vehículos principales dentro del escudo de aerocaptura.


El aterrizador principal utilizaría un curioso sistema de aterrizaje e incluye mini-rovers tipo MER, además de los cohetes MAV, que funcionarían a base de metano sintetizado en la atmósfera marciana.


El ERV: destacan las tres cápsulas para el retorno a la Tierra de las muestras marcianas y la cápsula principal, destinada a probar el escudo térmico de una nave tripulada.

  • Constellation Enabled Missions to NEOs: en este caso se trataría de usar las naves tripuladas del Programa Constellation (Altair, Orión…) para estudiar asteroides NEO, algo que se ha propuesto en numerosas ocasiones. Dos o tres astronautas podrían viajar a un asteroide y estudiarlo durante unos 14 días. La duración total de la misión sería de 90 días, pero añadiendo un módulo Altair modificado podrían llevarse a cabo misiones de 120-180 días. Según la presentación, hoy en día conocemos 9 asteroides que podríamos visitar con este tipo de misión (¿cuáles?).


Esquema de la misión con una etapa EDS y una nave Orión.


La misma misión empleando un Altair modificado.


Un planeta, un planeta enano y dos asteroides.


Gráfica comparación entre Eros y el pequeño Itokawa.


Itokawa a escala con la ISS y la Orión.

  • Science at Venus with Ares V: esta ambiciosa misión propone el estudio de Venus mediante una misión tripulada. Como mandar humanos a la superficie es prácticamente imposible, la tripulación quedaría en la órbita venusina controlando varios rovers que se moverían por la superficie. En definitiva, una versión de la misión Apollo-Venus de los años 60.
  • Planetary Exploration Possibilities Enabled by the Ares-V Launch Vehicle: en esta presentación he visto algunas de las propuestas más «locas» de toda mi vida: una misión con un rover para explorar los polos de Mercurio y otra de recogida de muestras de Titán (!!!). Think big:


Otro documento muy interesante es Launching Science: Science Opportunities Provided by NASA’s Constellation System, donde podemos ver estos conceptos y otros para el estudio no ya del Sistema Solar, sino del Universo:


Solar Probe 2: estudiaría el Sol desde una distancia de sólo 4 radios solares.


Sonda interestelar para el estudio del límite de la heliosfera a 200 UA de distancia. Debería tardar 20 años en llegar a esa distancia.


Solar Polar Imager: deberá transmitir imágenes de las regiones polares de la fotosfera solar en alta resolución. Tendría una órbita inclinada 75º respecto a la eclíptica y a una distancia de 0,5 UA.


Orbitador de Neptuno: entraría en órbita con aerofrenado en 2029 y tendría dos sondas adicionales. Una sonda estudiaría la atomósfera de Neptuno y otra entraría en órbita o aterrizaría en Tritón en 2033.

¿Llegarán a hacerse realidad algún día estos monstruos sondiles?



5 Comentarios

  1. Me gustaría acudir a una conferencia de esas aunque sólo fuese para disfrutar un rato. ¡Descenso sobre Tritón y muestras de Titán! Han tirado la casa por la ventana sin duda.

    Saludos.

  2. El uso del Ares V para lanzar un telescopio de 5 m es la aplicación más popular y quizás la única que pueda ser aprobada algún día. A mí todo esto me recuerda al AAP (Apollo Applications Program) de los 70, cuando se intentó buscar por todos los medios aplicaciones científicas al hardware del Apollo. Al final, sólo vio la luz el Skylab.

  3. Veamos si la NASA realmente llevará adelante alguno de esos proyectos, que son muy interesantes y ambiciosos.
    El Saturno V, un cohete realmente maravilloso, fue muy mal aprovechado – y podemos temer que el Ares V tenga la misma suerte.
    Respecto a la Skylab, me parece que fue una estación lanzada con el único propósito de competir con los soviéticos, que habían lanzado antes la Salyut 1. La Skylab fue otro proyecto muy mal utilizado: nada más que 3 misiones tripuladas, hasta que la estación reentró en la atmósfera antes de lo esperado.
    Por cierto, los rusos también tienen un mal precedente: el excelente Energiya, abandonado después de sólo 2 lanzamientos. No es triste ver cómo excelente proyectos son cancelados, y la ingente cantidad de tiempo y dinero que se pierde por ello?

  4. Alguna vez propusieron al Saturno V para lanzar las Viking a Marte y las Voyager a los planetas exteriores.

    Ahora la historia parece repetirse.

    Yo creo que estos proyectos no pasarán de los pdf y/o las presentaciones en PP, tal vez sirvan para seducir a los contribuyentes y al flamante gobierno norteamericano, aunque mejor agradezcamos si tenemos el proyecto lunar.

    Espero que no se esté vendiendo la piel del oso antes de cazarlo.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 15 enero, 2009
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Cohetes • Constellation Program • Marte • NASA