2018: el año del retorno de las naves tripuladas de Estados Unidos

En 2011 despegó la última nave tripulada estadounidense. Desde entonces los astronautas de la NASA solo han podido acceder al espacio usando naves Soyuz rusas pagando una suma que ha aumentado paulatinamente (cada asiento a bordo de una Soyuz en 2018 le ha salido a la NASA por 82 millones de dólares). Pero este año todo debe cambiar. Si la NASA se sale con la suya en 2018 despegarán por primera vez las dos naves que deben devolver a Estados Unidos la autonomía para llevar sus astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS): la CST-100 Starliner de Boeing y la Dragon 2 de SpaceX. Por fin, después de varios años de retrasos sus primeras misiones están previstas para agosto de este año.

asa
Dragon 2 (izquierda) y CST-100 Starliner (NASA).

Boeing está construyendo un total de tres cápsulas Starliner —denominadas de forma muy original como Spacecraft 1, 2 y 3 (SC1, SC2 y SC3)— que serán reutilizadas después de cada misión, además de un vehículo de pruebas. La Starliner será la primera cápsula estadounidense que aterrice en tierra firme en vez de amerizar en el océano, una medida introducida para facilitar el rescate de la tripulación y facilitar la reutilización. Para ello la cápsula ha sido equipada con un sistema de airbags que amortiguarán el choque contra la superficie. Hasta finales de octubre de 2017 se habían llevado a cabo en el centro Langley de la NASA once ensayos de aterrizaje de un total de catorce previstos. El año pasado también se soltó la cápsula desde un helicóptero para comprobar el correcto funcionamiento de los airbags y los paracaídas. Por si acaso, el sistema de paracaídas fue sometido a otra prueba en la que se desplegaron a la altura correspondiente a una misión real, por lo que fue necesario elevar un modelo de la cápsula mediante un globo aerostático.

as
Cápsula CST-100 Starliner de Boeing (Boeing).
La Starliner durante una de las pruebas de aterrizaje en Langley (NASA).
La Starliner durante una de las pruebas de aterrizaje en Langley (NASA).

Después de los problemas imprevistos que aparecieron el hace unos años relativos al mal comportamiento aerodinámico de la cápsula una vez integrada con el cohete Atlas V N22 (un Atlas V 412 sin cofia), Boeing decidió introducir un anillo estabilizador alrededor de la cápsula y un ‘faldón’ en la parte trasera del vehículo. Las pruebas en túneles de viento de esta configuración han sido satisfactorias. La Starliner usará un lanzador Atlas V con una segunda etapa Centaur dotada de dos motores, a diferencia de las versiones normales, que solo tienen un motor. A principios de enero de este año la Starliner pasó el DCR (Design Certification Review), un paso necesario que demuestra que la nave está lista para entrar en servicio. Las cápsulas Starliner se preparan en el edificio C3PF (Commercial Crew and Cargo Processing Facility) del Centro Espacial Kennedy. Este edificio se conocía antiguamente como OPF-3 y que antes estaba dedicado a preparar el transbordador espacial entre cada vuelo.

asas
Montaje de la primera Starliner que viajará al espacio con los airbags ya instalados (Boeing).
asas
El interior de la cápsula Starliner con los trajes de presión IVA (Boeing).

La rampa SLC-41 desde donde despegarán las naves Starliner ya ha sido equipada con la pasarela para la tripulación y la característica «habitación blanca» para preparar a los astronautas antes de entrar en el vehículo. También se han probado el sistema de escape de la rampa en caso de emergencia, consistente en una tirolina que permitirá evacuar a los astronautas hasta una distancia segura si surge un problema antes del despegue. No obstante, la Starliner tiene aún que superar su prueba más importante antes de la primera misión: comprobar el funcionamiento del sistema de escape, consistente en cuatro motores de 8,2 toneladas de empuje en total situados en el módulo de servicio. Estos motores funcionarán también como sistema de propulsión una vez en órbita. Esta prueba, denominada PAT (Pad Abort Test), tendrá lugar en las instalaciones de la NASA en White Sands (Nuevo México).

as
Pasarela de acceso a la cápsula para la rampa SLC-41 (Boeing).
Sistema de escape de emergencia de la rampa de la Starliner (Boeing).
Sistema de escape de emergencia de la rampa de la Starliner (Boeing).
Cohete y rampa de lanzamiento de la Starliner (Boeing).
Cohete y rampa de lanzamiento de la Starliner (Boeing).

La primera misión no tripulada de la Starliner, la Boe-OFT (Boeing Orbital Flight Test) está prevista para finales de agosto y tendrá una duración de dos semanas durante las cuales se probarán todos los sistemas de la nave (este vuelo será también la misión AV-080 del Atlas V). La cápsula se acoplará automáticamente al PMA-2 del módulo Harmony de la estación espacial y la tripulación de la ISS inspeccionará su interior. La primera misión tripulada, Boe-CFT (Boeing Crewed Flight Test), tendrá lugar oficialmente en noviembre de 2018 antes del primer vuelo con astronautas de la Dragon 2 de SpaceX y también será alargará durante dos semanas. No obstante, es vox populi que las primeras misiones tripuladas de los dos vehículos no van a tener lugar antes del 31 de diciembre de 2018. En cualquier caso estas fechas son —muy— provisionales y dependerán del comportamiento de las naves en los vuelos de certificación anteriores.

Structural Test Article (STA) de la Starliner (Boeing).
Vehículo de prueba Structural Test Article (STA) de la Starliner (Boeing).
Configuración de lanzamiento de la Starliner con el faldón aerodinámico (Boeing).
Configuración de lanzamiento de la Starliner con el faldón aerodinámico (Boeing).

La primera misión regular a la ISS será la CTS-1 y debe despegar en mayo de 2019. La nave permanecerá acoplada a la estación hasta noviembre y llevará dos o cuatro astronautas. Por si acaso la Starliner y la Dragon 2 no están listas para el año que viene la NASA ya ha encargado a Roscosmos asientos para sus astronautas en dos naves Soyuz adicionales. Si no lo hubiera hecho se arriesga a quedarse sin astronautas en la estación espacial, un escenario lógicamente inaceptable. Por el momento, y al igual que la Dragon 2, la Starliner llevará un máximo de cuatro tripulantes en sus misiones a la ISS, aunque ha sido diseñada para transportar hasta siete personas.

Interior de
Interior del edificio C3PF donde se están montando las tres Starliner (Boeing).
Starliner (Boeing).
CST-100 Starliner (Boeing).

En cuanto a SpaceX, el desarrollo de la Dragon 2 (Dragon V2) continúa a buen ritmo, aunque los detalles disponibles son mucho más escasos que en el caso de la Starliner. En 2015 SpaceX ya realizó la prueba PAT del sistema de escape, una prueba que presentó varios problemas y riesgos potenciales que no gustaron nada a la NASA. Se supone que desde entonces la empresa de Elon Musk ya ha corregido los posibles fallos del sistema, formado por cuatro propulsores Super Draco a base de combustibles hipergólicos. El hecho de que este sistema de emergencia use combustibles tóxicos y rodee la cápsula en vez de estar situado por encima (Soyuz) o por debajo (Starliner) del compartimento de la tripulación ha sido una de las principales fuentes de conflicto entre SpaceX y la NASA en materia de seguridad. A pesar de las presiones de SpaceX, la agencia espacial se negó en redondo a que la Dragon 2 usase este sistema para llevar a cabo aterrizajes propulsados, lo que ha forzado a SpaceX a abandonar la posibilidad de aterrizar mediante retropropulsión en un futuro cercano (y, de paso, ha provocado la cancelación del proyecto de nave marciana no tripulado Red Dragon). En abril de este año tendrá lugar una nueva prueba del sistema de escape en vuelo, IFA (In-Flight Abort).

sasas
Nave Dragon 2 tripulada en construcción (NASA).
La Dragon 2 durante la prueba del sistema de escape en 2015 (SpaceX).
La Dragon 2 durante la prueba del sistema de escape en 2015 (SpaceX).

Por este motivo durante 2017 SpaceX ha tenido que comprobar nuevamente el sistema de paracaídas de forma intensiva (a finales del año pasado ya llevaba ocho ensayos). Además se han realizado pruebas específicas del sistema de propulsión del Falcon 9 (los motores Merlin 1D y MVac Full Thrust) para comprobar que son aptos de cara a vuelos tripulados. También se ha estudiado la seguridad de la nueva versión del Falcon 9, la Block 5, que debe volar por primera vez este febrero. El año pasado SpaceX presentó el traje de presión que llevarán los astronautas de la Dragon 2, aunque prácticamente no dio ningún detalle técnico del mismo. No obstante, SpaceX realizó con éxito una prueba de la tripulación dentro de la cápsula con las escafandras puestas.

Nave tripulada Dragon V2 de SpaceX con su escafandra (SpaceX).
Nave tripulada Dragon V2 de SpaceX con su escafandra (SpaceX).
Prueba del sistema de paracaídas de la Dragon 2 en el lago seco Delamar (NASA).
Prueba del sistema de paracaídas de la Dragon 2 en el lago seco Delamar (NASA).

Al igual que Boeing, SpaceX está construyendo tres cápsulas Dragon 2 —y un vehículo de prueba (Qualification Module)— para las primeras tres misiones. Estas cápsulas serán reutilizadas posteriormente, aunque no está claro si planea construir alguna más. Ahora que ya sabemos que la Dragon 2 amerizará en el océano en todas sus misiones en vez de aterrizar sobre tierra firme, la NASA ha insistido en los entrenamientos de rescate de la tripulación en alta mar, para lo cual ya se ha fabricado un modelo de la nave destinado a este fin.

sas
Compartimento presurizado de la Dragon 2 y su escudo térmico (SpaceX).
asas
Maqueta de la Dragon para pruebas de rescate en el océano.

La Dragon 2 despegará desde la rampa 39A del Centro Espacial Kennedy mediante un Falcon 9 Block 5. La rampa está lista, aunque SpaceX debe instalar en las próximas semanas la pasarela de acceso para la tripulación. La primera misión de la Dragon 2, no tripulada, será la Demo 1 (SpX Demo-1) y está prevista para agosto. Al igual que el vuelo inaugural de la Starliner se probarán los sistemas de la nave durante dos semanas y se acoplará al puerto PMA-2 de la ISS. Oficialmente la primera misión tripulada, Demo 2, será en diciembre de este año después del primer vuelo tripulado de la Starliner, pero ya hemos comentado que lo más probable es que se retrase a 2019 y es muy posible que SpaceX adelante a Boeing en la carrera por poner una persona en el espacio. La misión Demo 2 durará dos semanas y llevará dos astronautas, mientras que la primera misión operativa, Crew-1, transportará entre dos y cuatro tripulantes, permaneciendo acoplada a la ISS entre abril y junio de 2019.

Pasarela de acceso de la tripulación en la rampa 39A (todavía no instalada).
Pasarela de acceso de la tripulación en la rampa 39A (todavía no instalada).

Sin embargo, el principal problema al que debe hacer frente la Dragon 2 de SpaceX es la seguridad. En un reciente informe del ASAP (Aerospace Safety Advisory Panel) encargado por el Congreso de los EEUU se señalan los riesgos que presenta la segunda etapa del Falcon 9 para los vuelos tripulados. En 2016 el Falcon 9 F9-29 explotó en la rampa por un defecto en uno de los tanques de helio, denominados COPV (Composite Overwrap Pressure Vessel), usados para presurizar los tanques de propelentes. Ni que decir tiene, el fallo hizo saltar todas las alarmas en la NASA. SpaceX ha trabajado en una nueva versión de los COPV para la segunda etapa, pero por lo que se ve la NASA no está del todo convencida. Otro punto preocupante que apunta el panel ASAP es el plan de SpaceX de cargar el cohete con oxígeno líquido a muy baja temperatura —para aumentar la densidad del mismo— con la tripulación dentro de la nave. El panel considera que se trata de una práctica de alto riesgo que, junto con las incógnitas de los tanques de helio, podrían justificar retrasar la certificación de la Dragon 2 para vuelos tripulados hasta más allá de 2019 si es necesario, siempre y cuando Boeing ponga en servicio la Starliner y permita el acceso al espacio de astronautas de EEUU.

Así que hagan sus apuestas. ¿Quién volará primero?¿Boeing o SpaceX? Y lo más importante, ¿cuál de las dos empresas llevará antes astronautas?

Referencias:

  • https://oiir.hq.nasa.gov/asap/documents/2017_ASAP_Annual_Report.pdf


141 Comentarios

  1. Es un poco fastidioso que la NASA no otorgue certificación a la práctica de «load and go». Se hicieron cientos de estudios ya en su tiempo para certificar la actual manera de llenar el cohete y estabilizarlo, ¿por qué no hacer esos estudios en el Falcon 9 o haberlos hecho en su momento cuando SpaceX se lo propuso allá por 2014-2015? Es que a veces creo que exigen mucho pero luego terminan haciendo poco y así pues no se puede. He leído artículos diciendo de que es posible que SpaceX tenga que hacer cohetes enteros especiales solo para las misiones tripuladas por si acaso la NASA no les aprobara lo del «load and go» pero es que también he visto otros en los que decían que la NASA tenía sus dudas pero que por lo general estaban conformes siempre y cuando volaran muchas veces con el procedimiento actual de llenado de combustible (supongo que para cerciorarse de que funciona en condiciones el procedimiento). Ya uno no sabe ni qué pensar, sinceramente… :c

    1. SpaceX recibe MUCHO dinero para desarrollar esta cápsula por parte de la NASA, así que ellos son los que le dicen a SpaceX qué pueden hacer y qué no.

      Con vidas humanas NO se puede correr más riesgo de esa manera.

      1. Te sorprendería saber que le dan bastante más dinero a Boeing que a SpaceX y Boeing ni siquiera tiene su propio sistema de lanzamiento, lo compran a ULA (que vale, en parte es Boeing, pero se supone que son cosas distintas y a efectos administrativos son distintas entidades). Y según el GAO (Govermment Accountability Office) en su último informe (que han sacado hoy, después de mi comentario) dice que la NASA y SpaceX han llegado al acuerdo de certificar el sistema de «load and go» repitiendo esa técnica 5 veces al menos en misiones del F9 Block 5 y así entender mejor el proceso y asesorar en los posibles riesgos que puedan surgir.

        1. A SpaceX le han petado dos cohetes por fallos en la segunda etapa.
          Uno en la rampa cargando combustible. Entrar en la cápsula con el cohete cargado también tiene sus riesgos.
          Todo depende de lo bueno que sea el sistema de escape y sus consecuencias sobre los pilotos.
          En los aviones pequeños, hay que bajarse para repostar ya que es uno de los momentos de mayor riesgo de incendio. Igual la NASA en esta tiene razón.

    2. El proceso de SpaceX comete dos pecados: es ‘nuevo’, y casi peor, es ‘no inventado aquí’. Para un ingeniero a sueldo del gobierno encargado de certificarlo como seguro, lo más fácil de lejos es decir: haz más pruebas, que no me fío. Ni siquiera es malicia, es inercia burocrática.

  2. Genial artículo, Daniel.

    En cuanto a la pregunta final… Volará antes Boeing, pero no porque lo haga mejor, sino porque le pondrán trabas a SpaceX con la certificación. Al fin y al cabo, el «Gran Contratista» no puede quedar segundón contra una «empresilla» privada de advenedizos (que con todo lo de la reutilización y sus innovaciones, los están dejando a todos en evidencia).

    Eso sí, también cabe la posibilidad de que Elon acelere los planes y cargue la nave con SUS astronautas, a sueldo de la empresa… Tienen rampas en propiedad, tienen lanzadores y tienen nave… si no les dan la certificación por las buenas, lanzarán a su gente por las bravas. Capaz.

    1. Esperemos que la vida de los posibles candidatos de pilotar las privadas naves de Elon, sean contemplados en sus derechos, no como meros objetos privados de un empresario.
      Su «entusiasmo» Noel, puede llevar a la gente a morir. Digo, no son conejillos de indias, para satisfacer caprichos propios.
      Recuerde, se habla de personas, no de objetos privados o tuercas desechables de alguien.

      1. Eso dígaselo a las empresas aeronáuticas privadas que cuentan con pilotos de pruebas a sueldo para sus prototipos. Esto es exactamente lo mismo, sólo que, qué duda cabe, más peligroso.

        No obstante, no ha comprendido una sutileza del argumento: no se trata de obligar a nadie ni de usarlo como conejillo de indias… porque, le aseguro, que los voluntarios van a salir hasta de debajo de las piedras. Yo sólo he aventurado una hipótesis a mi juicio completamente objetiva, sin implicación emocional por mi parte.

        Como dato, también lleva a morir el «entusiasmo» por la velocidad a CIENTOS de personas cada año con los coches en las carreteras… y no veo que se hagan certificaciones de vehículos «anti muerte», ni limitadores de velocidad, ni tests actitud al volante, etc… (cierto, cada vez son más seguros y los test Euroncap, o equivalentes en otros ámbitos, hacen cada vez los vehículos más resistentes y protectores… pero también son cada vez más rápidos, potentes y el tráfico aumenta sin cesar cada día, por lo que la probabilidad de morir en un accidente de circulación apenas a variado en décadas).

        Salu2

        1. Antes de que un avión despegue en un vuelo de pruebas se han sometido tanto el avión como los componentes individuales a un sin fin de ensayos y pruebas. La autoridad FAA, EASA, CTA… exige tantas pruebas análisis y demostraciones como considera pertinentes para emitir el «experimental type certificate» y el «permit to fly». Sin ellos por muy privada que sea la empresa y/o descerebrados los gestores, ninguna aeronave puede volar. En vuelos suborbitales y espaciales tripulados aplican reglas similares.

          Me cansan las soflamas neoliberales. (Perdón por esta última apreciación personal, pero si no lo digo no me quedo tranquilo).

          1. Pero eso no quita que, en los vuelos EXPERIMENTALES, es un piloto (o un equipo) el que se juega el pellejo. Las nave también se prueban un sinfín de veces, tanto a nivel de componentes individuales como en pruebas diversas, con criterios mucho más estrictos que los de un avión (o deberían).

            Por ello es por lo que he dicho que SpaceX, si quiere, puede lanzar a sus propios tripulantes, una vez que la nave demuestre ser segura, para forzar la mano de la certificación.

            Esto es una apreciación personal de lo que PODRÍA suceder, y más con Musk en el fregado. En ningún momento he expresado que YO esté de acuerdo o en contra, o que me parezca A MÍ mejor o peor. Me he limitado a dar una opinión objetiva y a ofrecer comparaciones objetivas. De ahí a chorradas de neoliberalismos y similares, va usted patinando un buen trecho.

          2. No. No puede. Lo repito por si no queda claro. SpaceX NO puede aunque quiera lanzar sus propios tripulantes en una nave sin la debida autorización. Incumpliría la ley e iría gente a la carcel.

          3. Por no hacer dos comentarios he añadido la queja contra el neoliberalismo junto a la explicación de los ensayos en vuelo de aviones. La queja venía más por el comentario de JulioSpX aunque suele ser algo generalizado en los comentarios sobre SpaceX.

            Mis disculpas por el error.

          4. Le acepto las disculpas, y las hago extensivas a mí mismo, por mi mala interpretación. Nada más lejos de mi intención que ofender a nadie.

            Salu2

    2. Comparto todo lo dicho. El Estado sera siempre super exigente de la seguridad porque no puede permitir (cualquiera sea el partido gobernante) la utilizacion politica en su contra de una tragedia rspacial. Y por lo tanto todo es mas exhaustivo y mas lento y en consecuencia, mas caro. A nivel privado es mas simple: el ofrecimiento de servicio espacial de un privado a otro sigue adelante si un cliente cualificado acepta los riesgos. No creo que sea tan facil con el publico en general, el Estado podria considerar licito meter las narices en la seguridad. Pero en general, las relaciones comerciales privado-privado parecen ser mas simples, expeditivas y baratas.

      1. Qué duda cabe que obviar la seguridad es simple y barato (expeditivo no siempre), y que en ello lo privado arrasa, y también que frecuentemente «el Estado» interviene para evitarlo, por lo de la «utilización política». Pero hablamos de investigación y exploración espacial, y no de relaciones comerciales; hablamos de temas donde lo privado es inexistente. No es caro o lento, sino que no es.

        1. No perdona, solo tienes que ver la cantidad de lanzamientos comerciales que hay al año y como no es ni medio normal que se retrasen o tengan cientos de millones en sobrecostes como pasa con la práctica totalidad de las misiones a cargo de Estados o estructuras estatales. Y encima, habitualmente las misiones y lanzamientos encargados por estructuras estatales, para mas colmo, fallan

          1. Pues yo no veo ningún lanzamiento comercial de exploración espacial, ¿o acaso me lo he perdido? Y respecto a los lanzamientos de satélites para servicios en la Tierra, que ahí sí están las privadas, la tasa de misiones fallidas es excesiva, elijas la empresa que elijas, si se van a transportar personas. Para los objetos, claro está, no importa; y si sale más rentable que de vez en cuando reviente uno o quede en una órbita inadecuada, pues vale.

    3. O se que Boeing se ha ajustado a lo que ya sabía que iba a ser más fácil de que NASA y el congreso de los EEUU certifiquen para vuelos tripulados, pero resulta que es porque tiene un trato de favor. El problema es que la NASA ya sabe lo duro que resulta para su imagen perder astronautas en pleno vuelo (o incluso antes en la desgraciada Apolo 1), y minimiza cualquier riesgo. SpaceX ha propuesto cosas nuevas, que son innovadoras, pero que al carecer de menos datos, resultan más difíciles de certificar que conceptos anteriores. Si queremos buscarle tres pies al gato, pues adelante.

      1. Por supuesto que los grandes contratistas tienen tratos de favor. ¿Acaso hay algo en política, y menos con estas cantidades de dinero (y prestigio, que lleva a más dinero) que no funcione por esos baremos?

        La carrera espacial es arriesgada, mucho, muchísimo. E, inevitablemente, habrá vidas que se queden en el camino. Pero si sólo nos preocupa la imagen y el qué dirán si muere alguien… bueno, aún estarían América, la mayor parte de África, Australia y la Antártida por descubrir.

        TODO tiene riesgos. Todo. Sin ni una excepción. La seguridad POR SUPUESTO ha de primar ante todo. Pero el Riesgo Cero NO EXISTE, en ningún ámbito. Por tanto, hay que alcanzar un compromiso entre seguridad y riesgo que, de otro modo, nos impediría incluso salir a la calle. Cada vez que cualquiera de nosotros coje el coche, se juega la vida. Todas las veces, aunque vaya a la vuelta de la esquina. ¿Y pensamos en ello? NO. Tomamos las precauciones debidas y, la inmensa mayoría de las veces no nos pasa nada… pero de vez en cuando….

        Es muy cierto que a las agencias espaciales, por ese mito del «con la cantidad de pasta que se gastan en…» (y que no parecen tenerle en cuenta a los trapicheos de los políticos y a las empresas de armamento…), les resulta muy lastrante la pérdida de una nave… Pero oye, en un solo accidente de aviación muere MUCHA más gente QUE EN TODA LA CARRERA ESPACIAL… y nadie deja de montar en avión ni condena a la empresa aeronáutica de turno al ostracismo. Investigación, responsabilidades, y p’alante, que ésta no ha valido.

        Y ojo, que estamos en lo mismo: los aviones podrían ser más seguros, incluso ante una pérdida total en pleno vuelo, si se quisiese, hay tecnología y diseños como para garantizar que gran parte del pasaje sobreviva… pero sale muy caro, y los beneficios se resienten… Así pues, cada vez que subimos a un avión, desde que despega hasta que aterriza NO VAMOS EN EL VEHÍCULO MÁS SEGURO POSIBLE, sino en el que alcanza el mejor equilibrio entre seguridad y beneficios. Y no veo a nadie protestar por ello, ni exigir niveles de seguridad «humanos» en vez de «económicos».

        Por tanto, aunque esto es mucho más vistoso, mediático y «caro», el acceso al espacio siempre tendrá riesgos y se perderán vidas… como en los vehículos, los barcos y los aviones cada año, ni más ni menos. No podemos lastrarlo todo a ese concepto, por mucho que ese concepto haya de ser PRIORITARIO en cualquier diseño.

        1. La seguridad es prioritaria porque, al tratarse de un asunto que al público en general le parece innecesario, un accidente mortal lo único que consigue es que desaparezca todo el programa que estés llevando a cabo. Esa es la razón fundamental. Y cito como ejemplo a los Shuttle.

        2. Sobre lo que dices de «equilibrio», lo siento pero no termino de verlo. La fisica es la fisica y dudo mucho que exista una tecnologia que, por ejemplo, hubiera podido salvar a las victimas del Vuelo 103 de Pan Am o a las del Germanwings 9525.

    4. cabe la posibilidad de que Elon acelere los planes y cargue la nave con SUS astronautas, a sueldo de la empresa… Tienen rampas en propiedad, tienen lanzadores y tienen nave… si no les dan la certificación por las buenas, lanzarán a su gente por las bravas

      Pues puede ser pero incluso el intrépido Elon se lo pensará dos veces antes de poner en un apuro a la NASA. No es buena idea molestar al gobierno, más aún cuando depende fuertemente de él. Saludos.

    5. no te extrañe, si Elon esta haciendo un túnel en california y no le pidió permiso ni al estado de california ni a ningún ayuntamiento. La FAA igual es un poco mas dura con Elon.

  3. Pedazo de artículo Daniel. Enhorabuena.

    Mi apuesta: primero será Space X.
    Que ganas de que llegue Agosto para verlas por el espacio.

    Un saludo para todos/as.

  4. Por cierto, se me pasó comentar que yo no me esperaría un primer vuelo de alguna de estas cápsulas, incluso sin tripulación, antes de Octubre-Noviembre de 2018. Lo están teniendo crudo para conseguir alcanzar los niveles de seguridad que les piden desde la NASA y aun tienen que sortear los típicos retrasos típicos de antes de lanzar una nave espacial por primera vez… Está chunga la cosa.

  5. El futuro de la astronautica, (para bien o mal) esta sin duda de parte de la empresa pribada.
    Pregunta. Te gusto el ultimo jedi? Se que no tiene mucho que ver pero…..

  6. Y lo más importante ¿cuál sobrevivirá y terminará imponiéndose? No creo que la NASA ni los contratistas puedan mantener dos naves tripuladas privadas.

    1. Exactamente, creo que al principio se va imponer la nave de Boeing pero al final
      se decidirán por la nave de SpaceX. No por razones de seguridad sino por razones
      de costos.

    2. Las dos sobrevivirán como mínimo hasta que la NASA abandone la ISS.

      Junto con 2/3 naves de carga: Cygnus, Dream Chaser y Dragon/Crew Dragon.

      Si la ISS es prorrogada, algunos -o todos- de estos contratos serán renovados.
      Dudo que patrocinen nuevos desarrollos relacionados, ya que tienen naves tripuladas y de carga para décadas.

      Puede que luego compitan por contratos en la DSG.

      Además, Boeing y SpX son libres de explotar sus cápsulas (si cumplen primero con la NASA). SpX ya ha vendido un vuelo circumlunar para el futuro.

      O sea, tienen soporte oficial hasta 2024 mínimo. Puede que entonces puedan mantenerse sin la NASA gracias al turismo, estaciones Bigelow, ciencia orbital, etc.

      Y si parecen muchas cápsulas, ni siquiera hemos hablado de la Orion!

  7. Sobre lo de mantener dos naves tripuladas, al final todo depende de la pasta. Si pueden contratar con Boeing y SpaceX cápsulas suficientes para que les salgan los números a ambas compañías, y a la NASA le sale todo por menos que los 82 millones de dólares por Soyuz, al final todos ganan: la NASA ahorra, Boeing y SpaceX colocan sus productos y la ISS está surtida con su correspondiente cuota de tripulación americana.

    Lógicamente, Elon Musk jugará su carta de optimización de costes y bajada de precios para que la Dragon sea sensiblemente más barata para la NASA que la CST, pero eso ya será una decisión de la NASA que puede o no tomar. Quizás les interese no depender de un único proveedor, visto lo que han hecho los rusos con su monopolio de acceso tripulado a la órbita baja.

    1. Yo creo que la parte occidental de la ISS está cubierta con una tripulación permanente de 4 personas. Si permanecen 3 meses son 4×4= 16 billetes anuales, que quedarían cubiertos con 4 misiones de estas naves (2 de SpaceX, 2 de Boeing). A mí me resulta antieconómico.

  8. Es posible que Boeing cumpla el calendario. SpaceX lo descarto. Están teniendo infinitos problemas en el desarrollo debido a su inexperiencia y falta de talento.

      1. Son andanadas dirigidas a nuestra línea de flotación emocional.

        Lo peor de todo es que los acontecimientos le dan cuerda hasta 2019, por lo menos. ¡Que nos pille confesados!

          1. hace ratico que me lo pregunto… ponia ameno esto, aunque a veces se pasaba la verdad, ahora hay que conformarse con secret, que es gracioso pero no se compara con el buen Stewie 🙁

          1. Yo no soy el fan número 1 de spx, pero esas comparaciones están metidas con calzador… Lo que han conseguido con sus cohetes (orbitales, líquidos y no metidos en un shuttle, por ser pedante) tiene MUCHO mérito.

          2. Ya, tienen todo el mérito que quieras, pero el de ser los primeros en reutilizar un cohete que haya salido al espacio, ese no, lo siento. El estar metidos en un shuttle no les quita mérito, todo lo contrario, son unos de los motores más complejos jamás consturidos, obras maestras de la ingeniería de la época (no olvidemos que fuerons diseñados en los años 70).

          3. Sin quitarle un ápice de mérito a BlueOrigin, que es enorme, no se puede comparar el aterrizaje de Blue Origin con el de SapceX. Son ligas distintas en muchos aspectos y tu ya sabes cuales.

            Y llamar a los SRB reutilizables también es retorcer la realidad como bien sabes. Reutilizarlos costaba más que hacerlos nuevos. Y faltaría más que no se reutilizaran los cohetes del transbordador (que no cohete). Para eso se gastaron ese dineral en el concepto completo. MITO ha dicho claramente 1ª etapa de un cohete.

          4. Los SRB se podian considerar como la primera etapa del Shuttle, y si eran reutilizables, que saliera muy caro no cambia ese hecho. Estamos hablando de los primeros en reutilizarse, no en los más económicos. Lo mismo con lo de blue origin, hablamos del primer cohete en salir al espacio y ser reutilizado, que sea suborbital o no es otro asunto. Tu argumento es como decir que los vikingos o Colón no cuentan como los primeros europeos en llegar a América porque la tecnología y capacidades de sus barcos no tienen ni remota comparación con la de un transatlántico, o que los vuelos de los hermanos Wright o de Santos DuMont no cuentan porque sus aviones eran juguetes al lado de un Airbus. Primero en algo es primero en algo, sin importar si lo hizo con menos medios o menos elegantemente que los que le siguieron, punto, hechos son hechos. Hay naves espaciales reutilizándose desde los 80, por mucho que nos guste y entusiasme Space X y lo haga más eficientemente (sería el colmo que no, con tecnología casi 40 años posterior) no podemos cambiar la historia.

  9. Yo siempre lo digo, pero nadie me entiende. La seguridad es excesiva pero no tendría por que ser así, ya que si en vez de mandar 3 hombres al espacio cada X meses, mandamos 3 cada semana, no pasaría tanto si se estrella una nave con la tripulación, porque saldría menos del 1% al ano. Es como los accidentes de tráfico, hay victimas, pero todo el mundo coge el coche por las mananas, se asume. En el espacio lógicamente no puedes perder un astronauta por

  10. Yo siempre lo digo, pero nadie me entiende. La seguridad es excesiva pero no tendría por que ser así, ya que si en vez de mandar 3 hombres al espacio cada X meses, mandamos 3 cada semana, no pasaría tanto si se estrella una nave con la tripulación, porque saldría menos del 1% al año. Es como los accidentes de tráfico, hay víctimas, pero todo el mundo coge el coche por las mañanas, se asume. En el espacio lógicamente no puedes perder un astronauta cuando solo mandas uno de higos a brevas. Pero donde quiere incidir es que la seguridad va de la mano del número de lanzamientos, no puedes incrementar la seguridad a estos extremos. Es mejor bajar los requerimientos, y aumentar los vuelos. Pero es solo mi opinión…

    1. A ver si lo he entendido… ¿Dices que si mandamos más tripulaciones al año podemos rebajar el nivel de seguridad y, aún así, reducir el número de accidentes?

      Pues personalmente me parece una burrada de las gordas. Si tienes un nivel de seguridad del 99,9%, por decir una cifra, la probabilidad de tener al menos un accidente en un año con un lanzamiento por mes será del 1,2%. Con esa misma probabilidad, si lanzas una nave por semana, la probabilidad de tener al menos un accidente en un año será del 4,7%. Si encima bajas la seguridad, esa cifra sólo puede aumentar…

    2. O sea, que si los astronautas murieran con cierta frecuencia, la gente y los medios se insensibilizarían ante los accidentes.

      ¡Y esa es tu solución!

      Dios, adoro Internet!

      Sin duda es una estrategia admirable, con un sereno y entrañable desprecio estadístico por la vida humana.

      Yo propongo que, como en un reality-show, los espectadores voten qué astronautas viajarán en las misiones fatídicas. Sería una forma televisivamente insuperable de librarse de participantes molestos!

      Se me ha ocurrido un título para el programa: «Single Stage to Obit».

      Tu primer comentario resulta extraordinariamente lúcido y premonitorio:

      » Yo siempre lo digo, pero nadie me entiende.»

      1. Lo pongo más desgranado para que se me entienda:
        a) Solo los astronautas viajan al espacio, solo pueden morir ellos.
        b) La seguridad es lo primero, por eso no se va al espacio con la frecuencia deseada. Es como la ruleta rusa, cuantas menos veces participes, más probabilidades tienes de sobrevivir. No hay más accidentes porque soyuz hay 1 o 2 al año.
        c) China llegara antes a Marte que los demás, porque a ellos no les importa perder alguna nave y su tripulación.
        d) Si te parece que el ser humano ha llegado hasta aquí sin ningún experimento fallido en los muchos millones de anos desde el Cámbrico, no te costara trabajo pensar que a lo mejor conquistar el espacio puede ser «evolutivo», a más tragedias, más aprendizajes. Si no, pues nada, a esperar hasta 2050 0 2060 para visitar Marte.
        e) En una tecnocracia seríamos más valientes porque los resultados se valorarían en términos de probabilidad y estadística, no en función de la mala o buena prensa ante la opinión pública.

        1. Yo no daría por sentado el punto c). Hay muchas facciones hostiles al programa tripulado dentro del gobierno y las altas esferas chinas. Un fallo con LOC no sería un incidente menor, ni mucho menos.

  11. El desarrollo de dos naves paralelas es debido a la necesidad de asegurar el regreso al espacio por si una empresa fallara.
    La Star Liner tiene la ventaja de que aterriza en tierra y la dragón lamentablemente en el mar.
    Lo logico sería que una vez que Spacex consiguiera hacer vuelos tripulados que aterrizaran en el mar, los vuelos que fueran de suministro a la ISS los aprovechara para hacer pruebas de aterrizaje en tierra usando los super draco.
    Me veo a muy largo plazo los vuelos de BFS ya que va a tener que hacer pruebas de aterrizaje en tierra, no tiene sistema de escape y tiene el deposito de combustible pegado atrás.
    A no ser que la parte habitable de BFS fuera despegable y tuviera su propio sistema de escape.
    La recuperación de la segunda etapa vendrá con la recuperativo de una versión cambiada del BFS.
    Me gustaría poder seguir todos estos futuros desarrollos a través de Daniel.

    1. Hace poco vi un test de una version tripulada del Dream Chaser (aunque la NASA contrato solo la version de carga). Corrigieron el problema de la rueda delantera. En la version anterior se les quebro el soporte de esa rueda que habia pertenecido a un avion de combate (un F5 Tiger?)

      1. Pues el F5 sigue volando en muchos países, incluida España, donde los F5 B construidos por CASA en los 70 continúan formando pilotos en la base de Talavera la Real, donde está la escuela de reactores.
        Así que hicieron una buena elección con ese tren de aterrizaje.

  12. Bueno. Alguien más arriba quería que llegase agosto para verlas volar… Volveremos de las vacaciones de verano, y no habrán despegado. Esa es mi predicción primera, y la segunda, la que nos plantea Daniel sobre cual lo hará primero tripulada, mi apuesta es para «la niña bonita», o sea Boeing. Otro de los indicadores sobre el retraso de estas naves es que la NASA no se ha pronunciado sobre la composición exacta de las tripulaciones entre los cuatro astronautas propuestos hace tiempo, Boe-Hurley-Williams-Benhken, y se hablaba de un entrenamiento estimado de un año.

    Que USA financie dos naves, es como ya se ha dicho para que, en caso de suspensión de vuelos de una de ellas, no vuelvan a tener un hiato de tiempo tan grande sin medios propios para volar. Claro que esto no es del todo cierto porque a su vez la NASA sigue con el desarrollo de la Orion… con lo que en un momento dado se van a juntar con tres cápsulas. Un DreamChaser les hubiera quedado estupendo en lugar de tanta cápsula.

    Y sobre lo que se ha comentado más arriba de que SpaceX se salte los requerimientos de seguridad de la NASA y tire hacia adelante lanzando una misión a su costa con su propios astronautas corporativos, yo me imagino que habrá una clausula del tipo «…os damos la pasta para que contruyais esto y esto será exclusivo para mi, y en los terminos que yo diga…»

    Carlos

    1. Sabes si los cuatro se están entrenando para las dos naves o cada pareja de astronautas para una? Y si se están entrenado estos mismos u otros para la Orion?

      1. En un primer momento se habló de las parejas Boe-Benkhen y Hurley-Williams.
        Lo último que he leido es Hurley-Benkhen en la Starliner, y Boe-Williams en la Dragón. Pero no he visto ninguna confirmación oficial.
        Supongo que estas predicciones se basan en fotos de los astronautas vistas en las factorías correspondientes. En cuanto NASA haga oficial cualquiera que sean las asignaciones, lo leerás en Eureka, por mi blog e incluso en prensa no especializada.

        Carlos.

      2. Para la Orion no sé cuanto entrenamiento han hecho. Recuerdo algo de ingresos y salidas de capsula con los trajes de presión puestos.
        Chris Cassidy y una ingeniero mecánico:
        https://www.youtube.com/watch?time_continue=37&v=Gm8ECUMYBFg
        Mike Fincke:
        https://www.youtube.com/watch?v=d7Ofjkexqmc

        Los cuatros astronautas que nombramos en el comentario anterior son para el programa comercial Dragon y Starliner. Bastante trabajo tienen con eso.
        Entiendo además que unos serán reservas de los otros en la otra nave. Hay que tener en cuenta que cuando ya estén volando, cualquier astronauta de NASA podría volar en una u otra cápsula, y estos cuatro no hacen ahora sino definir metodos de entrenamiento para el futuro en estas naves.

        Carlos

  13. Creo que las fechas son muy optimistas. ¡Ojala me equivoque ! Como todos, estoy deseando ver nuevas naves tripuladas. Y apuesto por SpaceX para conseguir ser el primero.
    Pero tengo una inmensa duda: ¿quienes serán los tripulantes de estas naves ? ¿No deberían, a estas alturas, estar ya entrenándose? ¿Tienen estas dos empresas astronautas propios?

  14. Genial artículo Daniel, como siempre.
    Apuesto a que vuela primero la Dragón, SpaceX es menos burocrática que Boeing, estos últimos llevan muchas décadas acostumbrados a los contratos gubernamentales y eso conlleva burocracia a mansalva.
    Saludos

  15. Creo que será Boeing la que pueda poner a personas en la ISS, por experiencia y conceptos más probados, no dudo de que la Dragon 2 no vaya a ser una gran nave, pero es obvio que está costando más de certificar. Una vez que estén las dos funcionando, el coste de recuperación de ambas va a ser fundamental para su mantenimiento, el hecho de que Starliner aterrice en tierra juega mucho a su favor.

    ¿Podríamos ver un lanzamiento de un Falcon9 o Falcon Heavy con una Starliner en lo alto?

  16. Gracias Daniel por otro peazo artículo.

    No me queda claro según las imágenes cómo va el escudo térmico de la Boeing. Se supone que «taparía» los propulsores pero aún no han hecho una reentrada de las buenas, no lo veo en las fotos. Por otro lado, ¿cómo se fija y abre la compuerta de atraque en esa nave? A ver si alguien me lo aclara… Gracias 🙂

  17. El misterioso fallo de Zuma tendrá incidencia en el calendario de spacex? Alguien sabe que paso con el test de motores del Falcón heavy programado para el día 15 de enero? Si e ha sabido algo de Zuma?

    1. La presidenta de SpaceX ya dijo que el lanzamiento había sido perfecto, osea que si la misión fallo fue por culpa de sistema de Northrop Grumman. Además hace poco han llegado satélites a Cabo Cañaveral para su próximo lanzamiento, el FH sigue de pruebas (siguiente ventana para el Static Fire El 19) y Iridium iba a anunciar la próxima fecha en breve. Además el CEO de Iridium salió a defender a SpaceX por lo de Zuma.

      Así en resumen, no, no ha afectado para nada que Zuma probablemente esté en el fondo del mar.

    2. Ni siquiera se ***sabe*** si realmente hubo un problema. Se tomo como cierto un chisme de The Wall Street Journal que no revelo sus fuentes. SpaceX nego en redondo (y hasta con cierta indignacion) que ellos hayan tenido algun problema. Norton Grumman no dijo ni pio. El Pentagono tampoco. Tanto SpX como NG siguen con sus rutinas, sin retrasos.

      1. Es un satélite militar secreto… si la gente cree que esta en el fondo del océano el pentágono y spaceX lo han bordado!!!

        Y si luis dice que vale 1000 millones habra que creerlo, el sabe mas de spaceX que el propio Elon Musk!!!

  18. Qué ilusión, ahora ya se ve mucho más cerca.

    Eso si, parece que a SpaceX le van a penalizar bastante, ya que algunos de sus diseños están chocando con las estrictas especificaciones de seguridad (me parece que está pagando cara la disposición elegida para los propulsores de la Dragon). Sin embargo, a largo plazo me parece que va a adelantar a Boeing en abaratamiento de costes y eficiencia de operación (pero sin embargo, Boeing tiene más «aldabas»).

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 17 enero, 2018
Categoría(s): ✓ Astronáutica • Comercial • ISS • NASA • SpaceX