Fallo en el lanzamiento de la Soyuz MS-10 y regreso de emergencia de la tripulación

La dos cosmonautas de la nave Soyuz MS-10 han sobrevivido a un fallo de su lanzador y han podido aterrizar sanos y salvos en la estepa de Kazajistán pocos minutos después del despegue. Es el primer accidente de un vuelo tripulado en la historia de la Estación Espacial Internacional (ISS). El cohete Soyuz-FG despegó con la nave Soyuz MS-10 (Nº 740 o 56S para la NASA) el 11 de octubre de 2018 a las 08:40 UTC desde la Rampa Número 5 (PU-5, también conocida como Gagarinski Start o ‘Rampa de Gagarin’) del Área 1 del Cosmódromo de Baikonur. A bordo viajaban Alexéi Ovchinin (Roscosmos) y Tyler ‘Nick’ Hague (NASA), una tripulación de tan solo dos cosmonautas en vez de los tres habituales, que debían haberse sumado a la Expedición 57 de la estación espacial internacional (ISS). El lanzador se elevó correctamente hasta la separación de los cuatro bloques que forman la primera etapa del cohete Soyuz-FG unos 118 segundos tras el despegue. Todavía no está claro qué ocurrió exactamente, pero las imágenes revelan algún problema en la separación de los mismos, probablemente por culpa del sistema pirotécnico. Además de la «cruz de Koroliov» formada por los cuatro bloques de la primera etapa se pueden apreciar claramente más objetos. Posteriormente los cosmonautas informaron que estaban en ingravidez a pesar de que debían estar bajo aceleración. Unos seis segundos después de la separación de la primera etapa, y después de que se hubiese separado la «torre de escape», el sistema de emergencia SAS se activó y ordenó la separación de la Soyuz del lanzador a unos 50 kilómetros de altura y una velocidad de 1,8 km/s.

La cápsula Soyuz MS-10 tras el aterrizaje de emergencia en Kazajistán. Llama la atención ver la cápsula sin las quemaduras características de una reentrada atmosférica (TASS).

El sistema SAS no solo está formado por los dos conjuntos principales de cohetes de combustible sólido que forman la torre de escape, sino que también incluye propulsores sólidos en la cofia. Cuando el sistema se activó la cofia no se había separado aún y los cuatro propulsores RDG del SAS se encargaron de alejar el conjunto formado por la nave y la cofia. Los cosmonautas vieron como se encendió la señal de “авария” (fallo) en la consola de mando. Luego la cápsula pasó a alimentación interna —se desconectó de las baterías del módulo de servicio (PAO)— y se separó del módulo del PAO mediante mecanismos pirotécnicos. Una décima de segundo después se encendieron dos de los cuatro motores RDG y a los 0,32 segundos le tocó el turno a los otros dos para alejar la cofia con la nave dentro del lanzador Soyuz-FG. Unos 13 segundos más tarde el periscopio (VSK) fue eyectado y la cápsula (SA) se separó del módulo orbital (BO), que quedó dentro de la cofia, y cayó libremente. Los dos cosmonautas realizaron un descenso balístico y sufrieron una deceleración de unos 7 g, una cifra relativamente aceptable.

Momento de la anomalía (NASA).

Media hora tras el despegue aterrizaron a unos 380 kilómetros de Baikonur y 20 kilómetros de la ciudad de Zhezkazgan, paradójicamente la misma localidad a la que se dirigen las tripulaciones de las Soyuz después de regresar de una misión en órbita. Allí tuvieron que esperar más de una hora para que llegasen los equipos de rescate. Hasta que se pudo comprobar que la tripulación estaba en buen estado de salud se vivieron algunos minutos de incertidumbre. Varios paracaidistas se lanzaron desde aviones Antonov An-12 llegaron a la cápsula antes que el resto del equipo de rescate, formado por cuatro helicópteros y el personal de tierra. Uno de los vehículos anfibios se usó para voltear la cápsula y permitir la salida de los dos cosmonautas. Posteriormente fueron trasladados hasta Baikonur, donde pasarán una noche en el hospital.

La tripulación de la Soyuz MS-10 abraza a sus familias tras regresar a Baikonur (NASA).
Ovchinin (izquierda) y Hague con su nave antes del lanzamiento (RKK Energía).

Ahora la cuestión es cómo va a afectar este fallo a las operaciones de la ISS. Los tres cosmonautas a bordo de la ISS deben regresar a la Tierra antes de principios de enero de 2019, ya que para entonces expirará la vida útil de la Soyuz MS-09 en órbita (por cierto, esta es la nave donde se descubrió un pequeño agujero el mes pasado). Si no se identifica y se soluciona la causa del problema los tripulantes podrían verse obligados a regresar dejando la ISS sin tripulación. No olvidemos que la Soyuz sigue siendo el único vehículo capaz de transportar personas hasta la ISS, ya que la puesta en servicio de la Dragon 2 y la Starliner no se espera hasta bien entrado 2019. La siguiente Soyuz, la Soyuz MS-11, debía despegar el próximo 20 de diciembre mediante un Soyuz-FG. Estaba previsto que la MS-11 fuese de las últimas Soyuz tripuladas en usar un cohete Soyuz-FG, ya que a partir de la Soyuz MS-14 se usará el Soyuz-2.1a, más moderno. Ahora habrá que averiguar si el problema es específico de la variante Soyuz-FG o es común a toda la familia de lanzadores Soyuz. Si el fallo se limita al Soyuz-FG se podría adelantar la introducción del Soyuz-2.1a, pero de no ser así el retraso podría ser mayor.

Partes del sistema SAS (RKK Energía).
Otra vista del SAS (NASA).
En esta imagen de la cofia de la Soyuz MS-05 se aprecian los cuatro motores de combustible sólido RDG del sistema SAS que salvaron la vida de la tripulación de la Soyuz MS-10 (los cilindros del fondo)(RKK Energía).
Distintas fases de activación del SAS en función de la altura y velocidad (RKK Energía).

Es la primera vez desde el incidente de la Soyuz T-10-1 en septiembre de 1983 que se produce un fallo en el lanzamiento de una nave Soyuz tripulada y la segunda vez que el SAS salva una tripulación. En aquella ocasión, también con solo dos cosmonautas, el SAS fue activado remotamente en la rampa debido a un incendio en el lanzador. El SAS no puede ser activado por los cosmonautas y solo funciona automáticamente, salvo en las primeras fases del vuelo y en la rampa, que se puede accionar de forma remota por el control de tierra. También es la segunda vez que una Soyuz realiza un descenso balístico de emergencia tras el lanzamiento fallido desde la misión Soyuz 18-1 de 1975 (en aquella ocasión el fallo se produjo por una separación incorrecta de la segunda etapa cuando la cofia ya se había separado a una altura y velocidad mucho mayor, motivo por el que los cosmonautas llegaron a sufrir 26 g). Por lo tanto es el segundo vuelo suborbital de una Soyuz —y de cualquier nave tripulada rusa o soviética—, a pesar de que la Soyuz no superó los 80 kilómetros de altura en su apogeo. Además este ha sido el 55º lanzamiento de un Soyuz-FG desde su debut en 2001 y su primer fallo. Este vuelo era también el 139º de una nave Soyuz y el 56º de una Soyuz con destino a la ISS.

La Soyuz MS-10 en Baikonur. Se aprecian las agarraderas metálicas que sujetan la cápsula dentro de la cofia (RKK Energía).
Introducción de la Soyuz MS-10 en la cofia..
El cohete Soyuz-FG de la Soyuz MS-10 camino a la rampa (RKK Energía).
Lanzamiento de la Soyuz MS-10 (NASA).

Originalmente el cosmonauta Nikolái Tijonov debía volar en la Soyuz MS-10, pero fue retirado de la tripulación después del retraso en el lanzamiento del módulo Nauka, para el que se había entrenado. Roscosmos no pudo —o no quiso— encontrar un turista que ocupase el lugar de Tijonov y finalmente se decidió llevar 62 kg de víveres y equipamiento en vez de un tercer cosmonauta.

El lanzamiento visto desde la ISS (NASA).
Comparativa de la separación de la primera etapa de un vuelo normal de un Soyuz (arriba) con el de la MS-10 (https://twitter.com/DutraWeather).
Img 2010-12-15 a las 18.32.57
Fases del lanzamiento de un Soyuz-FG (Roscomos).
5b65bd7a8452
Zonas de caída de las fases del Soyuz (Roscosmos).

Este fallo se suma a una lista de problemas con los lanzadores Soyuz cada vez más frecuentes en los últimos años. En 2011 y 2016 se produjeron dos fallos del cohete Soyuz-U que se saldaron con la pérdida de las naves de carga Progress M-12M y Progress MS-04, mientras que en 2015 una avería en un Soyuz-2.1a provocó que la Progress M-27M no alcanzase la ISS. Pero esta es la primera vez que falla un vector Soyuz-FG con una Soyuz tripulada. Recordemos que, a pesar de llevar el mismo nombre, los cohetes Soyuz y las naves Soyuz están a cargo de empresas distintas. El cohete es obra de la empresa RKTs Progress de Samara, mientras que las naves son fabricadas por RKK Energía de Moscú (ambas empresas nacieron como parte de la oficina de diseño OKB-1 de Serguéi Koroliov).

La tripulación en Zhezkazgan (Roscosmos).
La tripulación de la MS-10 en el hospital de Baikonur (Roscosmos).

A partir de ahora nos movemos en terra incognita. Este accidente tendrá implicaciones políticas y técnicas muy graves, pero lo importante hoy es que la Soyuz ha demostrado una vez más su fiabilidad. Un accidente que fácilmente podía haberse saldado con dos víctimas mortales se ha quedado en un susto. La estampa de los tripulantes abrazando a sus familiares tras su regreso a Baikonur es el mejor resumen de esta corta y dramática misión.

Emblema de la misión (NASA).
El emblema original con el nombre de Tijonov (Roscosmos).
IM 2011-11-14 a las 00.56.37
Nave Soyuz TMA (ESA).

Vistas de la cápsula tras el aterrizaje:



234 Comentarios

  1. Pues me parece muy difícil que se complete una investigación y acciones correctivas de aquí a diciembre. Yo me veo a la ISS sin tripulación un par de meses. Y si me apuras los de la NASA igual ya no se suben más a otra Soyuz, o sea que no vuelven en casi un año.

  2. Buenas cifras, aún así, para esta maravilla de la ingeniería, casi única en el mundo (también están las Shenzou, y para de contar). Y no está de más recordar la importancia de las certificaciones, tests y comprobaciones, que aunque frecuentemente se están tachando de agotadoras y antieconómicas (agotadoras no niego que sean), finalmente dan sus frutos. Lo sucedido hoy es un buen ejemplo de la importancia de verificar que toda nave tripulada tiene:
    a) Una forma de evacuar a la tripulación (va por SpaceX, sí).
    b) Prácticamente ningún caso anómalo imprevisto.
    En los tiempos que corren, especialmente por EE.UU., no está de más recordarlo. Y me parece muy bien que los rusos tarden tanto con la Federatsia si es para asegurarse de que la sucesora de la Soyuz es, al menos, igual de fiable.

      1. Los peligrosos, sí que los tienen. Y el piloto cae en paracaídas. Eso solamente pasa en aviación militar, cierto; pero cuando una tecnología no está madura la probabilidad de que vuele por los aires no es mucho más baja que en un combate. Por supuesto que hay que arriesgarse, pero sin pasarse. Y si no, pensemos en la Soyuz, o en el transbordador: aún no podemos creernos que dominamos la exploración tripulada.

        ¿Es caro salvar vidas? Sí. Para no abrir el melón de un debate sobre pros y contras, quiero hacer notar que también estratégicamente es buena idea hacerlo. Una base en la luna, por poner un ejemplo, es mucho más cara, y se puede ir al traste si los cosmonautas mueren. Recordemos que cuando fue sencillo cancelar el trasbordador, fue cuando hubo muertos, así que incluso si estamos dispuestos a asumir enormes riesgos, vale la pena.

  3. Las sacudidas que se ven en un vídeo en Youtube desde el interior de la nave son acojonantes. Eso nos pasa a cualquiera de nosotros en un ascensor y seguro que pensamos que la vamos a palmar. No sé si los astronautas han podido hacer algo desde dentro o si todo ha ido automático, pero ahí es donde se demuestra la hombría del astronauta (los entrenamientos a varios g y las duras pruebas físicas).
    Creo que tardarán muchos meses en volver a enviar astronautas al espacio en una Soyuz.

      1. Anteayer mismo me pasó a mi regresando de NYork, el Boeing 787 parecía un tren de mercancías viejo durante el 80% del vuelo, había ratos q no podía acertar a pulsar en la pantalla digital de entretenimiento. Ya avisó el comandante que iba a ser una noche movidita. A cambio, llegamos unos 50 min antes.

      2. También hay vídeos de sacudidas en aviones que aterrizan en el aeropuerto de Bilbao.
        Sólo faltaba que la reentrada de la soyuz se hubiera topado, allí en Kazajistán, con esa brisita de Bilbao.

  4. A ver. Los cohetes pueden fallar. El espacio es un negocio arriesgado. Los astronautas se juegan la vida cada vez que se montan en un cohete. Conviene no perderlo de vista. Y me da igual Ruso que Estadounidense o Chino.
    Lo que demuestra esto es que el “turismo espacial” está en pañales y su seguridad no es comparable con la navegación aérea por infinidad de motivos.
    El Soyuz (nave/lanzador) es un sistema más que probado, y aún así se pueden producir errores e incluso aparecer problemas de diseño que no se habían observado antes.
    El problema de las nuevas cápsulas de EEUU es que tienen todo por demostrar en términos de fiabilidad y la única forma de hacerlo es en base al número de lanzamientos exitosos. Yo no estaría nada tranquilo si fuera un astronauta de EEUU montado en una cápsula que no ha volado nunca o sólo lo ha hecho media docena de veces. No hay estadísticas. Siempre puede haber detalles que se les escapen a los ingenieros. Y los tipos que están ahí sentados se juegan la vida.
    Por eso merecen un respeto, lo que implica no trivializar los viajes al espacio como si fueran una atracción de feria para millonarios. No lo son.

  5. FUERA DE TEMA. Acabo de ver la película “First Man”, parece rodada exclusivamente para espacitrastornados, no es muy comercial. Mooooooola.

    Es alucinante una escena de 1966, cuando Neil se dispone a entrar en la nave Gemini y se mira por una ventana. En ese momento asiste al lanzamiento de otro cohete, casi en el mismo instante. Ha transcurrido más de medio siglo de ese momento y ahora parece algo del futuro…

    ¿Qué nos ha pasado?

  6. -2011: Tras la retirada de los transbordadores, Rusia es el único país con acceso tripulado al espacio (aparte de una primeriza China).

    Además cuenta con lanzadores fiables y baratos como el Soyuz, Proton y Zenit que dominan el mercado comercial junto al Ariane 5 europeo.

    Más una pléyade de pequeños lanzadores baratos basados en ICBMs.
    Y proyectos como el Angara, Rus-M (o algún otro súper-lanzador) y la cápsula Federatsia.

    La situación rusa era envidiable.
    Yo creía (inocentemente) que iban a aprovechar la coyuntura para dar un paso adelante y convertirse en los grandes dominadores de la industria espacial.

    Los USA parecían perdidos por la falta de una visión y dirección claras para sus proyectos espaciales.
    En cambio, el programa espacial ruso daba sensación de eficacia, de tener las ideas claras. Construían buenos cohetes y un hardware eficaz con unos costes muy inferiores a los USA.

    El futuro parecía suyo.

    -2018: la industria espacial rusa está en modo supervivencia.
    El programa tripulado es un bastión del orgullo espacial ruso. Durante años, los estadounidenses han dependido de los Soyuz para acceder a la ISS. Parecía que, a pesar de los problemas del sector espacial ruso, el programa tripulado funcionaba a la perfección… Hasta ahora. Un duro golpe. Otro más.

    -¿Qué ha sucedido entre 2011 y 2018?
    Los cohetes son fiables en cuanto a diseño, y están más que probados. Parece que los errores están en los controles de calidad de fabricación y montaje.

    La inversión estatal ha sido insuficiente y diluida por la corrupción.

    El conflicto con Ucrania y el bloqueo se han cobrado su precio.

    Dirección errática (como la NASA). Muchos power-points, cohetes gigantes, etc. y poca innovación real.
    Falta de ambición tecnológica.

    Y, en el plano comercial, han sido geométricamente apisonados por la apisonadora SpaceX. En eso, al menos, no se diferencian del resto.
    El hecho de que una compañía USA les gane en costes debe ser particularmente doloroso.

    Afortunadamente, todo está arreglado: Rogozin dice que volverán a liderar el negocio de lanzadores con el Angara en pocos años. Todo resuelto, entonces.
    (y algunos terrícolas dicen que Musk vende humo…)

    En fin, en 2011 el espacio parecía suyo y ahora mira…

    1. Habría que matizar qué es el futuro, 5 años? 10? 30? eternamente?
      Los hermanos Wright iniciaron la era de los aviones. Sin embargo, hoy, hay aviones por todas partes y pocos nos preocupamos por si Airbus es más rica o domina más el mercado que Boeing. O Henry Ford, con su industrialización en la fabricación de coches.
      Cuando miras las cosas con suficiente perspectiva, las cosas se ven de otra manera menos ‘urgente’.

    2. Que los que sabian ya no estan y los que han entrado, a parte de no saber, cuando la cagan lo tapan con silicona. Mas todo lo que has comentado y que las aventuras militares salen muy caras.

    3. Nada ejemplifica mejor el cambio de guardia en el sector espacial que el siguiente dato:

      En 2025 los USA dispondrán de los súper-lanzadores New Glenn, Vulcan, Omega, FH, BFR, y SLS…
      …y de las naves tripuladas StarLiner, Crew Dragon, Orion y BFS…
      …y de las naves de carga Cygnus, Dragon y Dream Chaser.

      Es bastante impresionante. La decisión -tomada hace más de una década- de privatizar servicios espaciales ha resultado acertada e incluso providencial.
      Europa debería iniciar un programa COTS como el de la NASA.

      Supongo que sólo la arrolladora industria China podrá competir con la arrolladora industria USA en la próxima década.

      El sector espacial ruso, lamentablemente, parece haber caído en las garras de la entropía.
      Se ha perdido el Zenit; el Proton está deshauciado. Los Soyuz -de carga y tripulados- han sufrido problemas. El Angara y la Federatsia siguen desaparecidos en combate. El Angosat, un satélite de fabricación rusa para Angola, dejó de funcionar…
      …mientras se gastan grandes sumas en armamento. ¿Tan difícil sería gastar un poco menos en armas e invertir más en la industria espacial?
      Porque si no es así, Rusia está condenada a la irrelevancia espacial. Dependerá de alianzas con USA o China para poder financiarse.
      Y puede que pronto las cosas se pongan peor: el dinero que paga la NASA por llevar astronautas en la Soyuz es un porcentaje importante (creo que más del 25%) del presupuesto ruso para misiones tripuladas.

      Entre 2011 y 2018, Rusia ha dejado pasar su gran oportunidad de conseguir la hegemonía espacial.

    4. Sin humo: desde 2014, las potencias occidentales lideradas por EEUU atacan a Rusia con sanciones ilegales que afectan a su base económica y financiera, algunas directamente al sector espacial. Y aún así Rusia sigue siendo en 2018 el único país con capacidad para enviar naves tripuladas a la ISS. Quizás en 2019 veamos la primera nave tripulada estadounidense desde 2011. Quizás.

      1. Qué injusto que es el mundo con la administración Putin. Él que es tan pacifista con sus vecinos ucranianos y tan tolerante con los opositores políticos internos… Cada uno no ve lo que no quiere ver…

        1. Sr. Klein, céntrese en el tema por favor. Las sanciones ilegales de EEUU, la UE y otras potencias occidentales contra Rusia socavan gravemente su capacidad financiera y tecnológica y, en consecuencia, afectan negativamene a su industria espacial y a su programa espacial. Es un hecho objetivo. No he entrado a comentar cómo se ha llegado a esa situación. Pero si usted quiere discutir sobre el golpe de estado pro-occidental de 2014 en Ucrania que llevó al poder a ultranacionalistas y neonazis y puso en marcha una campaña de terror contra las regiones que se negaron a sumarse al régimen golpista de Kiev, le sugiero que lo haga en un foro político.

  7. espero que solucionen el problema y siga volando 200 años mas, así el diseño del 60 es cada vez más fiable…mejor 500 años así es súper segura…….

  8. Creo que se está siendo injustos con muchas cosas en los comentarios…disparando porque sí…

    Hablar mal de los transbordadores cuando lograron de 135 vuelos realizados, “solo” 2 con accidentes mortales como una nave peligrosa me parece un error, era una nave muy cara, innovadora que ha “roto” el récord de transporte en cantidad de personas por vuelo, y en cantidad histórica de gente lanzada al espacio… y si no era más segura era porque los cohetes sólidos no permitirían una separación a tiempo en caso de emergencia, por su diseño obligado por las necesidades de los militares…etc…

    El sistema Soyuz, cohete-nave, ha tenido varios fallos de lanzamiento en su 139 vuelos, con este, incluyendo dos vuelos mortales (los mismo que el shuttle) que murieran menos personas, a mí no vale, pues es como comparar un accidente en una avioneta y otra en avión, por supuesto en este último siempre van a ver más víctimas, pues también lleva más pasajeros…

    No el sistema Soyuz cohete-nave, NO ha sido más fiable…pero si más seguro…

    ¿Por qué?

    Pues porque tiene un maravilloso sistema SAS y es una nave jodidamente bien diseñada como la Soyuz, ojo como lo fueron también las Gemini, Apollo, etc…solo que estas fueron cambiadas por algo “supuestamente” mejor…

    Y si algo deja claro este y otros accidentes, es que no los cohetes Soyuz, ni los Proton, ni los Falcon, ni los Ariane, ninguno será nunca tan seguro como un avión…

    Ante esto se pueden hacer cálculos de porcentajes, lo que quieres, y buscar la máxima fiabilidad cada X cientos de vuelos…pero la realidad es que si quiere tener bastante opciones de contarlo en caso de algún fallo (que tarde o temprano llegan) se necesita un sistema SAS…

    Y esto es un problema, porque en naves “futuras” como las BFS, porque tienen X masa o por lo que sea no tienen sistema SAS, la cuestión es que quizás estamos ante un cuello de botella que hay que solucionar si no queremos subir en latas de sardinas que como mucho caben 7 personas…

    Y esto es un problema de rusos, americanos, chinos, indios y de cualquiera que quiera subir ahí arriba, en la realidad es un problema de la Humanidad…pues si no logramos avanzar con esto, la realidad es que la exploración espacial de verdad, será mucho pero mucho más difícil si no imposible…

    1. Totalmente de acuerdo.

      Los cohetes son muy peligrosos. Se pensaron para usos bélicos y, casualmente, han tenido éxito para alcanzar el espacio, pero no son una solución adecuada para ese fin.
      Ya es hora de desarrollar soluciones alternativas al cohete, que no requieran levantar tanta masa explosiva ni aceleraciones en en límite de lo soportable.

      1. ¿Cuales exactamente?. La pulso-propulsion nuclear (proyecto Orion) requiere basicamente detonar bombas nucleares con todo lo que conlleva.
        Un avion espacial que ascendiera utilizando motores a reaccion de tipo scramjet/ramjet (los que fueran) necesitaria en el espacio algo que diera mucho empuje en poco tiempo, y la propulsion ionica no funciona asi.

        La propulsion usando un laser debe de consumir una cantidad disparatada de energia, aunque podria ser limpia (paneles solares), y de nuevo queda como moverse en el espacio.

        Tenemos propulsion quimica para mucho tiempo a menos que alguien se las apañe para descubrir la antigravedad.

          1. No buscar referencias, que esto sólo es una ocurrencia mía. Pero seguro que no faltarán ideas mejores de gente mejor informada.

        1. Estoy de acuerdo en que tenemos propulsión química para mucho tiempo.
          Mientras tanto, pienso que no se le deben confiar naves grandes, para que las tragedias no sean tan grandes como las de los transbordadores.

          1. No sólo hay que transportar personas, sino también materiales, maquinaria, combustible, etc.

            El BFR sigue siendo además demasiado pequeño. Para un viaje a Marte necesitará más peso para combustibles, capas de antiradiación, más maquinaria y recursos de sustentación. Para llevar 100t a la superficie lunar, se necesitan 2 cohetes : 1 de combustible y otro de lo que queramos enviar. Eso resultará en un inconveniente grande.

            Se puede crear un cohete grande. Y nada más salir de los planos, será inseguro. Luego a medida que se produzcan los vuelos y los problemas, se irá corrigiendo y perfeccionando.

          2. Asumo que a corto plazo sea inevitable que se construyan cohetes grandes como el SLS o el BFR, pero a largo plazo las naves más grandes se tendrán que construir en el espacio, en ingravidez, a la escala de la ISS o mayor, y no descenderán a tierra, sino que se accederá a ellas con naves pequeñas y tan seguras como la Soyuz.

          3. No te quepa la menor duda de construcción en el espacio, sobre todo el día que por fin alguien se decida a montar un motor nuclear, o mejor cuando llegue fusión nuclear.

          4. La NASA ya tiene diseñado y probado el reactor de fusión Kilopower. Dicen que lo pueden fabricar en 1Kw ó 10Kw eléctricos.
            Y el desarrollo solo ha costado 20 millones de dólares.

            Imaginemos unos módulos propulsores de un Kilopower + una matriz de motores iónicos, perfectos para viajar la mitad del tiempo acelerando y la otra mitad decelerando.

          5. Para viajar de la tierra a Marte y vuelta por ejemplo. Se podrían tener unos cuantos en órbita de la tierra (no muy baja por si acaso) y acoplarlos a las naves en la cantidad necesaria según el tamaño de las mismas.

            Ya me veo un puesto en órbita con un cartel gigante que diga “SE ALQUILAN PROPULSORES IÓNICOS”.

          6. Usar energía nuclear en el espacio no me parece mal, siempre que el combustible fisionable se genere en el espacio, sin riesgo de caer a tierra. Pero lo veo innecesario para explorar el sistema solar interior, donde la radiación solar da energía de sobra a los paneles solares actuales, cada vez más ligeros y eficientes.

            El Kilopower es un generador de fisión, no de fusión:
            https://danielmarin.naukas.com/2017/09/27/un-reactor-nuclear-para-las-misiones-de-la-nasa/

          7. Huy que despiste, por supuesto que de fisión, error por mi parte, en que estaría pensando.

            También podrían ser módulos con paneles solares, por supuesto, para el sistema solar interior.

      2. Cuestión de pequeños o grandes números.
        Poquísimos vuelos espaciales tripulados, y cuando algo pasa, hecatombe político-mediático.
        Miles de vuelos diarios de aerolíneas comercias. Cada tanto alguno se estrola. No tienen SAS de escape y por lo tanto decenas o cientos de muertos.
        Nadie los tomará como héroes y no pondrán sus nombres en calles o escuelas.
        Dos días de titulares a lo sumo, pagaran lo seguros, algunos perderán el trabajo por responsables o como chivos expiatorios.
        Lo vuelos siguen despegando. Poquísimos deben asustarse y cancelar el vuelo que habían reservado.

  9. Mi impresión de todo esto es que lo que pudo haber sido una tragedia se ha convertido en uno de los éxitos más arrolladores de la historia en cuanto a sistemas de seguridad en los vuelos espaciales.

  10. No se puede discutir que las cápsulas Soyuz han contribuido de manera eficaz a la presencia del hombre en el espacio, que el sistema de lanzamiento es tan fiable como lo puede ser cualquier sistema de cohetes (nunca del 100%) y que disponen de medidas de seguridad muy efectivas.

    De todas formas viajar en ellas es lo mas parecido a viajar en un maletero. Creo que es el momento de que esto empiece a cambiar.

  11. Veo comentarios ridìculos. Si quieren innovaciòn primero hagan su colecta, nada es gratis. Rusia a pesar de sus problemas económicos sigue primera como potencia espacial, optimizando al máximo sus lanzadores. Veo mucho español que no fabrica ni chatarra quejandose como si fabricaran algo en el ámbito espacial.

    1. No te quepa duda de la admiración por la industria espacial rusa, por parte de las personas que mejor la conocen y comentan en este foro.

      Creo que los de nacionalidad española, al menos, apoyamos a empresas como PLD, con ingenieros que están desarrollando vectores españoles. Yo como opinador profesional que ni leo con suficientemente detenimiento algunos comentarios, entraría dentro de la categoría que no fabrico ni chatarra (estando en el paro). Siempre hay de todo por todas partes.

      Espero que seas más comprensivo en el futuro y no te sientas ofendido por los comentarios. Cada uno es libre de opinar y verás personas que atacan a la industria estadounidense, otros a la europea y otros a la rusa (China también existe). Y si ves argumentos para contradecirles : úsalos. Si es con respeto, se puede.

  12. ¿Te montarías en un avión si te dijeran que la probabilidad de muerte es del 1% y la probabilidad de castañazo no mortal es del 2%? Tal vez los pro-rosos del foro se consuelen pensando que el transbordador estadounidense era todavía peor pero yo veo como una mala noticia que después de 60 años de era espacial seamos incapaces de construir sistemas de cohetes-naves con una fiabilidad superior a esa.

    1. En 2015, una misión de carga a la ISS… En 2016, un satélite comercial israelí… En enero de este año, el satélite espía “Zuma” ha sido la tercera carga lanzada por un Falcon 9 que se ha perdido en cuatro años (ULA, el único competidor de SpaceX en el negocio de lanzamientos militares, no ha perdido una sola carga útil en 12 años y 124 misiones). Si a esto añadimos que en 2017 la última versión del motor Merlin explotó en un centro de pruebas en Texas, podemos prever que la primera misión tripulada de SpaceX no será apta para cardíacos…

      1. ¿Zuma? ¡Oh, vamos!
        Después del fallo de 2015 y el de 2016 el Falcon9 estuvo parado durante meses mientras se investigaba el fallo.

        Después del lanzamiento de Zuma, el F9 estuvo parado… cero días.
        Ni siquiera hubo investigación acerca de SpX, aparte de presentar los datos del lanzamiento.
        ¿Crees que la NASA y las aseguradoras comerciales permitirían eso sí el F9 hubiera fallado?
        Simplemente: el fallo fue de Northrop, responsable del procesado de la carga. El F9 funcionó nominalmente.

        El último fallo del Falcon 9 se remonta a Septiembre de 2016, y lleva más de 30 lanzamientos sin el más leve incidente.

        1. Aunque haya fallado el adaptador de Northrop Grumman, SpaceX como proveedor del lanzamiento tiene la responsabilidad final de la preparación “tip-to-tail” antes de que despegue un cohete. Su competidor ULA ha empleado diversos adaptadores de carga útil, para conectar satélites a sus cohetes, y siempre con éxito.

          1. No, SpX no empleó un adaptador de carga de Northrop.
            Fue Northrop quien empleó su propio adaptador de carga en un F9 y realizó su propio proceso de integración debido al secretismo de la carga.
            Northrop era el responsable de todo el procesado de la carga y del despliegue de ésta. No era un lanzamiento “normal” porque SpX no era quien procesaba la carga.

            El contrato gubernamental era con Northrop, que era el único responsable. SpX fue contratado por Northrop en su calidad de proveedor comercial de lanzamientos. SpX realizó su parte sin tacha.

            Respecto a la seguridad de las misiones tripuladas de SpX, he escrito un comentario sobre el SAS de la Dragon2, que ha pasado a la segunda página de comentarios.

          2. Supuse -error mío- que la responsabilidad de la puesta en órbita seguía siendo del Falcon9 aunque el adaptador no fuera de SpaceX. No he encontrado nada sobre ese adaptador, solo rumores de que había sido comprado y modificado por Northrop Grumman.

        2. Es como decir que en el Soyuz Flight VS09 (2014) no falló el Soyuz ST-B de TsSKB-Progress sino la Fregat-MT de NPO Lavochkin. Y es cierto técnicamente, pero a efectos de éxito o fracaso del lanzamiento, está claro que se considera un fracaso de un ‘cohete Soyuz’.

          1. Pues nadie lo considera un fallo de un cohete Falcon. A efectos de éxito o fracaso del lanzador, es un éxito:
            http://www.spacelaunchreport.com/log2018.html#rate

            Eso sí, al llegar a órbita, es decir, cuando el trabajo del F9 ha concluido, el adaptador de Northrop falla y no libera la carga.
            Recuerda que, a diferencia de lo habitual, no fue SpX quien procesó e integró la carga.
            ¿Tan difícil es aceptar que SpX no tuvo nada que ver?

            Por cierto, en el ejemplo que pones, se trata de un fallo del cohete Soyuz: falló una de las etapas.
            En el caso de Zuma, la primera etapa funcionó con normalidad; la segunda etapa funcionó con normalidad; la cofia se separó con normalidad. Y hasta ahí llega la responsabilidad de SpX y del Falcon9 en este caso concreto: poner la carga en órbita.

          2. El cohete Soyuz es de DOS etapas y el fallo en el VS09 se produjo en la Fregat, una etapa adicional de otro fabricante. Y de hecho la Fregat -no el cohete Soyuz- fue sometida a diversas modificaciones tras las conclusiones de la comisión de investigación.

          3. Es obvio Sr. Gabriel Domínguez, lo que viene del imperialismo yanqui es todo una porquería y lo que viene de la ex URSS y de la Federación Rusa del neozar Putin es todo una maravilla… Ahora sí que entendí qué es lo que pasa. Me siento más tranquilo.

          4. Lo obvio, Sr. Klein, es el poco tino de su comentario. Si me cita, que sea por algo que he escrito y no por algo que se ha inventado usted. No conozco a nadie tan ignorante que crea que en Rusia todo se hace bien y en EEUU todo se hace mal, ni al revés: que en Rusia todo se hace mal y en EEUU todo bien. Si revisa los comentarios de este blog verá que hay críticas y elogios hacia cualquier país, agencia o empresa que se mencione, cierto que muchos son discutibles o equivocados pero en conjunto dejan claro que nada es blanco o negro.

  13. Daniel, antes de que esto se vuelva incontrolable, pienso que deberíamos cortar por lo sano con los TROLES que han empezando a inundar este magnífico blog y web.

    Y es fácil identificarlos, a tenor de su practicamente nulo conocimiento científico/técnico, pero si politizado, difamatorio y paranoico estilo de expresión.

    O bien, cerrar los comentarios por un tiempo prudencial: los “espaciotrastornados” disfrutamos de tus artículos igual de bien… pero los TROLES, sin público ni atención… en poco tiempo desaparecen.

    Gracias por tu trabajo. Y mis me jores deseos para la familia.

    1. Pido disculpas por mi supina ignorancia. Tenía la esperanza de que con el tiempo, leyendo los artículos y los comentarios de la gente, algo se me quedaría.

      Personalmente comento que soy consciente de lo poco que aporto (nada diría), pero me cuesta dejar de leer el blog y de opinar. Si es mejor censurar, pues podría entenderlo. Entiendo que actualmente es bajar el nivel, pero no puedo evitarlo.

      No sé si cambiando el sistema de comentarios, por uno con usuario o email y contraseña, se podría mitigar. La primera entrada para deshacerse de los trolls:

      https://www.genbeta.com/redes-sociales-y-comunidades/quien-no-tiene-un-troll-no-tiene-un-foro

      Deshacerse de nosotros es muy complicado. La tesitura actual es la más adecuada quizás.

    2. Desde prácticamente el inicio de Internet ha habido Trolls, y te garantizo que el único arma eficaz contra ellos, es ignorarlos. Es lo que más les jode y les hace desaparecer.

      1. Astrofan tienes toda la razón, pero a mi lo que me jode es que habiendo secciones AMARILLISTAS de ciencia en el ABC y demás caverna mediática donde estos troles podrían sentirse a sus anchas… vengan a “manchar” con su diarrea mental a foros mucho mas profesionales y específicos.
        Sin salir del entorno de Naukas, p.ej. el Sr. Villatoro es todo un hacha en cortar por lo sano… aunque claro, parece que la física elemental llama menos a estos troles (y se puede polemizar/politizar/vomitar mucho menos).
        Pero como bien dice nuestro estimado editor… montar la familia y tener niños… se acabaron los tiempos de la bicicleta (alegoría, eh?).
        Cordial saludo para todos los espaciotranstornados.

  14. Yo lo que no entiendo es que cayendo a 20km de la ciudad, y viéndose en las fotos que la zona es plana, y que fueron en helicóptero, tardarán más de una hora en llegar

    Y otra cosa que me crea curiosidad.

    En la foto “El cohete Soyuz-FG de la Soyuz MS-10 camino a la rampa (RKK Energía).” el cohete es prácticamente negro (gris oscuro) excepto la cofia, pero en la siguiente foto “Lanzamiento de la Soyuz MS-10 (NASA).” es prácticamente blanco excepto las toberas.

    1. Lo de la hora es una cifra aproximada, hay informaciones contradictorias. Ten en cuenta que nadie sabía que iban a aterrizar a 20 km de Zhezkazgan y los equipos de emergencia no estaban exactamente allí.
      El cohete no es gris exactamente, es un gris verdoso. Y el blanco es por la formación de escarcha sobre los depósitos de oxígeno líquido.

  15. Se podría prorrogar la estancia en la ISS de la tripulación actual lanzando una Soyuz vacía. Que parece buena opción ya que:

    -No dejas la estación sin tripulación, algo para lo que no está preparada.
    -Evitas usar la Soyuz “pinchada” por seguridad y también para poder investigarla mejor.
    -Un lanzamiento en vacío vendría bien para reafirmar el funcionamiento del Soyuz.

    Lo único es que se tendrá que reajustar toda la programación.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 11 octubre, 2018
Categoría(s): ✓ Astronáutica • ISS • NASA • Rusia • Soyuz