Adiós, Stephen

Hoy es un día triste para la ciencia. Ha fallecido Stephen Hawking (1942-2018). Puede que Hawking no fuese el científico vivo más brillante o con más premios, pero sin duda era el más famoso. Y con motivos de sobra. ¿Qué decir de Stephen que no se haya dicho mil veces? Podríamos decir que había tres Hawking. Por un lado tenemos a Hawking el físico teórico. Desde el punto de vista profesional Hawking pasará a la historia por sus estudios sobre los agujeros negros. Fue el primero en obtener una fórmula en la que se relacionaba claramente la relatividad general con la mecánica cuántica, las dos teorías antagonistas que describen nuestro universo. La relación, conocida como fórmula de Hawking-Bekenstein, explica la entropía de un agujero negro en función de su superficie. Aunque sin duda su descubrimiento más popular es su aportación a la definición de Radiación de Hawking, el mecanismo que explica cómo todos los agujeros negros pueden evaporarse hasta desaparecer (algo que sucederá en un futuro muuuy lejano).

Crédito: http://www.nbcnews.com/
Crédito: http://www.nbcnews.com/

El segundo Hawking es el ser humano. No cabe duda de que su actitud ante esa terrible enfermedad que es la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica) le dio, desgraciadamente, fama a nivel mundial. Hawking no solo continuó con su vida y su carrera profesional después de que le diagnosticasen esta enfermedad en 1963, sino que, a la vista está, se convirtió en un referente en su campo a pesar de tenerlo todo en contra. A nivel familiar su vida fue igual de intensa. No en vano se casó dos veces y tuvo tres hijos. Por último, el tercer Hawking es el divulgador. Sus libros Breve historia del tiempo (1988) y El universo en una cáscara de nuez (2001) han sido leídos por millones de personas. Gracias a estas obras y a multitud de charlas, conferencias, artículos y cameos en series de televisión Hawking se convirtió en una auténtica celebrity de la ciencia, un modelo a seguir por miles de niños y jóvenes en todo el mundo. Sus opiniones sobre dios, la inteligencia artificial o las civilizaciones extraterrestres lo mantuvieron en el candelero mediático de forma más o menos continua.

Tuve el placer de coincidir con el profesor Hawking durante la edición del Festival Starmus de 2014 y pude comprobar de primera mano su poder de convocatoria, más propio de una estrella del rock que de un físico teórico. Para el gran público Hawking logró convertirse en la nueva imagen tópica del científico por excelencia, una persona dedicada por completo a sus estudios y tan ajena al mundo exterior que ni siquiera una gravísima enfermedad como la ELA podía distraerle de sus ensoñaciones. Estos últimos años la película biográfica La teoría del todo (2014), basada en las memorias de su primera mujer, logró atraer el interés hacia su turbulenta vida personal. La película es eso, una simple película, pero ha servido para que mucha gente se diese cuenta de que Hawking era algo más que el estereotipo de un científico brillante en silla de ruedas absorto en los misterios de la ciencia. Además de un genio, Stephen era un ser humano con sus contradicciones y sus pasiones. Sus logros profesionales y su actitud ante las adversidades son un ejemplo y una inspiración para todos. Hasta siempre, Stephen.

DYOkV65W0AAGl_w

Para saber más sobre la vida, obra y milagros de Stephen Hawking, recomiendo el programa especial que Coffee Break le dedicó hace muy poco.

PD: una pequeña digresión lingüística. Ahora que vamos a oír hablar mucho de Hawking estos días conviene recordar que Stephen se pronuncia exactamente igual que Steven. Son el mismo nombre.



54 Comentarios

  1. D.E.P.
    Sólo por puntualizar, está en discusión el diagnóstico de ELA, probablemente fuera una AMS ( Atrofia Muscular Espinal) que tiene mejor pronóstico.
    De hecho ya hay autorizado un fármaco para formas infantiles.

  2. Pues qué decir… Una pena, pero así es la vida.

    No por esperada, la muerte de Hawking ha supuesto la pérdida de un personaje icónico. Y por «esperada» me refiero a que la enfermedad que padecía era una espada de Damocles que ha tardado en caer sobre él mucho mas de lo esperado. La realidad es que Hawking había emperorado mucho en los últimos tiempos. No deja de ser irónico que la enfermedad que le dejó postrado y absolutamente dependiente le dio también una popularidad que dificilmente habría tenido de ser una persona sana.

    Porque seamos sinceros: la mayoría de la gente no especializada que se sentía fascinada por Hawking no entendía la mayor parte de lo que hacía o contaba. La idea que el común de los mortales tiene sobre los agujeros negros tiene que ver con la ciencia ficción que con la cosmología. Pero era Hawking, el físico afectado por ELA que hablaba sobe el universo, el Big Bang y los agujeros negros esos tan molones.

    ¿Se merecía Hawking el Nobel? Bueno, en la facultad nunca estudiamos demasiado sus trabajos al estar mas centrado en la cosmología que en la física general. Sus trabajos más importantes consistieron en aportar, junto a Roger Penrose, teoremas respecto a las singularidades espaciotemporales en el marco de la relatividad general, y la predicción teórica de que los agujeros negros emitirían radiación, lo que se conoce hoy en día como radiación de Hawking (o a veces radiación Bekenstein-Hawking). Aportaciones muy importantes en su campo específico pero quizás no lo suficiente para optar al premio porque -como se ha dicho mas arriba- no ha habido todavía demostración experimental de sus teorías o simplemente hay otros físicos que también se lo merecen y se considera que sus aportaciones son mas influyentes. Y como dicho otro comentarista, en torno a los premios Nobel hay de todo.

    Pero vamos, creo que el Nobel era la menor de las preocupaciones de Hawking. Tenía un reconocimiento público y académico que seguramente nunca soñó alcanzar, sobre todo cuando los médicos le diagnosticaron !a ELA hace medio siglo y le dijeron que no viviría demasiado. Otros enfermos no han tenido tanta suerte, tanto tesón ni tanto apoyo.

    No sé si después de la muerte habrá algo, pero en el remoto caso de que así sea, espero y deseo que Hawking pueda seguir con su partida de poker en la Enterprise… Sin necesidad de sillas de ruedas ni de ordenadores parlantes. Y que todos podamos verle ganar en su momento.

    Me quedo con uno de sus mejores chistes: “Cada ecuación que introduces en un libro reduce las ventas a la mitad”.

    Saludos

    (Por cierto, no creo que a Hawking le hubiese gustado «Aniquilación». De lo peorcito que he visto junto con «The Coverfield Paradox» y «Prometheus». Él tenía mejor gusto).

  3. se nos fue una gran mente pero lamentablemente sus últimos días se la paso metiendo miedo ala gente sobre la IA y asciendo ridículas afirmaciones sobre la vida extraterrestre una verdadera lastima porque su trabajo fue mucho mas importante como la dibulgasion científica

    1. No acabo de ver que tiene de malo que dé su opinión sobre esos temas. Mucha gente de calado las dá, sin entrar en estar a favor o en contra.

    2. Voto por poner grilletes y mordazas a las grandes mentes. Que los científicos se dediquen a lo suyo y dejen las opiniones ilustres a los que saben: los ciudadanos de a pie con IQ 50.

Deja un comentario

Por Daniel Marín
Publicado el ⌚ 14 marzo, 2018
Categoría(s): ✓ Astronomía • Física